Page 44

[ 44 ]

literaturas nacionales

muchacho, comienza en ella un sentimiento de atracción. La historia llega a su clímax cuando los dos asisten a un concierto de la modelo. El joven trata de acercarse a su amada y no puede porque los guardias no se lo permiten. Ante esa escena la muchacha admite que tiene una atracción hacia él, pero no sabe qué es. La espalda que quiero patear puede ser vista como una novela juvenil sin mucha gracia. No hay viajes surreales como en las obras de Murakami, tampoco el exotismo que a los “orientalistas” les gusta. Es una novela que narra el inicio de un amor inmaduro y su gran mérito es que nos permite ver una faceta de los adolescentes japoneses desde su propio mundo, vista por una persona más cercana a ellos, por lo menos en términos de edad. Como lo señaló la

avispero

escritora Nobuko Takagi (Hofu, 1946), una de los miembros del jurado del Premio Akutagawa que dictaminó la novela, si bien esta obra trata un mundo diminuto de una estudiante de preparatoria sin madurez, la forma en que está descrito no es la visión de una persona inmadura. No es una comedia de la vida adolescente sino que busca mostrar cómo son las relaciones humanas. Cabe señalar que La espalda que quiero patear logró vender más de un millón de ejemplares y muchos la equipararon con la ópera prima de Ryu Murakami (Nagasaki, 1952): Azul casi transparente (1997). Ésta obra ganó el Premio Akutagawa en 1976 y se volvió una de las novelas más importantes de la literatura japonesa contemporánea. Este éxito literario y comercial cambió por completo la vida de Risa Wataya. La prensa la comenzó a perseguir y varios fanáticos la acosaron. Esta experiencia tuvo un impacto directo sobre su narrativa y tres años después de haber obtenido el Premio Akutagawa publicó su tercera novela: Dar un sueño (Kawade Shobo Shinsha, 2007). Esta obra narra la vida de una modelo que debutó a una temprana edad y conforme va creciendo, la fama va consumiendo su vida hasta destruirla por completo. Dar un sueño no tuvo el éxito que todos esperaron, parecía entonces que, como el personaje de la novela, Wataya quedaría también destruida, pero no fue así. Su narrativa siguió madurando, aunque mantuvo el mismo estilo mostrado en sus obras previas: los personajes principales eran los álter egos de Wataya, por lo menos en términos de edad y género. De este

Profile for Avispero

Avispero | N° 8 | Japón  

Avispero | N° 8 | Japón  

Advertisement