Page 148

[ 148 ]

entrevistas

fresco; pero no, el fresco aún no lo hacía. Es muy delicado, su preparación debe ser perfecta para que duren los colores.

dos siglos y siguen brillando. Composición, tema, ejecución y materiales han trascendido en el tiempo.

E. O.: La selección del material es muy importante para lograr un resultado óptimo y perdurable. Lo mismo sucede cuando se construye una casa, un poema y hasta un grupo de amigos. R. H.: Los materiales son muy importantes. Es necesario un buen gesso para el lienzo, pigmentos de alta calidad, un buen papel para la tinta china, preparar la tinta. El proceso es un ritual y es lo más importante del llamado que fundamenta al artista. El respeto a la fase creativa es indispensable. Por ejemplo, en el fresco, la primera capa se aplica en la superficie sin delicadeza y ha de ser gruesa, se expande y se deja secar muy bien. No hay que desesperar. La siguiente capa es un poco más lisa y, la tercera, mucho más diluida, se pone con estopa o rodillo. Al final se hace el dibujo y, dentro del dibujo, se aplica yeso ligero mezclado con pigmentos. Ésta es la parte más sabrosa porque es cuando el color entra en el fresco. Casi nadie sabe que la buena calidad de un fresco está en las dimensiones que proyecta a través del color, como los de Diego Rivera. Cuando veo lo que hicieron en el Metro de la Ciudad de México, los acrílicos, pienso que no hay punto de comparación; los colores agreden, se te vienen encima. El ritual se lleva a cabo para producir algo valioso. En ello se nos va la vida. Hay que saber cómo se forja una obra para comprender su importancia. Los colores de los cuadros de Goya, su intensidad es excelente. Han pasado

E. O.: Las cosas no se te dieron siempre a pedir de boca y tomaste riesgos que hoy en día muchos no se atreven a enfrentar. En aras de la seguridad, del control y la comodidad, también del miedo, las personas arriesgan y comprometen menos. R. H.: Cuando mi familia no pudo mandarme más dinero a París trabajé de lavaplatos y luego en el Hospital Curie, donde trataban a los enfermos de cáncer. Casi nadie quería ocuparse allí; por eso empleaban a extranjeros con o sin documentos y a personas jubiladas que aún tenían fuerzas y mucha necesidad. En el hospital hice amistad con un africano que cubría el turno de la noche y por el día estudiaba Ciencias Políticas en la Sorbona. Él me defendió una vez contra un árabe que quiso asaltarme. Este tipo de experiencias, cuando no te doblan, fortalecen la estructura del espíritu. El problema está en la pobre formación, en estar lleno de inseguridades o falsa confianza y en que los padres o el gobierno faciliten de más el camino. Es necesario independizarse en todos los sentidos. Mucha gente elige el camino seguro como si existiera uno que condujera al éxito casi sin riesgos. Tal vez algo hay de cierto en ello cuando por éxito se entiende una vida cómoda y estructurada. A esas personas el cambio no les agrada. Suelen comportarse como si no fuesen a morir. Pienso que gracias a la muerte el hombre tiene conciencia de lo que es; sin ella, seríamos insoportables.

AVISPERO

Profile for Avispero

Avispero | N° 8 | Japón  

Avispero | N° 8 | Japón  

Advertisement