Issuu on Google+

Mayo/2014


Mayo/2014

DIRECTORIO Abel Barraza

Editor

Abel Barraza Diseñador Gráfico Fotografía Fernando Méndez Rafahu Ilustración de Portada


Julia Sosa conserva su cultura / Jose Soto

4

Morgan Davidsonilustración

7

Materiales del arte Huichol / Johannes Neurath y Olivia Kindl

8

El piano: Un gusto caro / Amado Nervo

9

Rafahu -ilustración

10

Rafahu -Entrevista

14

Chimpancés Diseñadores / Fernando García

16

La imagen lo es todo / Pablo Bertero

18

Tejer destellos en la oscuridad / Margarita de Orellana

19

Memorial Nahua de la muerte / Miguel León Portilla

20

Elogio de la mosca / Al berto Ruy Sánchez

22

c o n t e n i d o


Julia Sosa Conserva su cultura Julia Sosa dirigirá la nueva obra llamada “A Solid Home,” como parte de la serie de teatro chicano.

Aquí en UTEP, no es fácil encontrar artistas que conservan las raíces de su cultura, de la convivencia de nuestra frontera y de las costumbres mexicanas. Julia Sosa, estudiante de teatro y sociología, comparte su tiempo, sus esfuerzos y sobre todo su arte en ambas ciudades—lo cual es importante para ella, ya que dice que es muy difícil quitársela. “No que me la quiera quitar, es lo que me construye como persona y artista. Es mí identidad”, dijo Sosa. “A donde quiera que yo vaya y cualquier cosa que yo haga, mi influencia mexicana va estar ahí. Ya viene contigo. Así es como haces arte orgánico. Si la niegas, el arte va estar muy deprimido”. Sosa es vocalista de la banda Lunatic, que se presenta en Juárez, otras ciudades de la república mexicana y aquí en El Paso. Formada en el 2012, Lunatic ha aprovechado de la tur-gencia de la vida social en Juárez. Por la violencia, la escena artística fue reducida y muchos optaron por asistir a eventos aquí en El Paso. Hoy, las cosas han cambiado. Ambas ciudades gozan de la música local y eso hace posible que Sosa y su banda se muevan entre El Paso y Juárez, manteniendo las hermanas cuidades en sincronización.

“Hoy, las cosas están renaciendo. Ahora, vez a la gente de Juárez con ganas de recibir arte y entretenimiento”, dijo Sosa. “El Paso está notando de eso. La gente de ambas ciudades son muy nobles y nos gusta que sepan que no somos ni tanto de aya, ni tanto de acá. Somos unidos. Somos la gente de la frontera”. Aparte de su esfuerzo musical, Sosa dirige obras de teatro en UTEP y la mayoría de las veces, escoge obras que llevan tintes de la cultura mexicana y son relevantes a la comunidad hispana. Sosa dirigió “Sazón de Mujer” y actualmente esta en el proceso de dirigir “A Solid Home” que es una traducción de “Un Hogar Solido” como parte de Chicano Theatre Series en UTEP. “Me gusta que las obras que dirijo lleven algo de valores mexicanos, que son universales, pero a nosotros nos gusta apropiarnos de ellos”, dijo Sosa. “Sobre todo el respecto, el amor, el cariño a los padres y adultos, pero también toques de catolicismo y revolucionarios que hacen pensar en los sistemas de creencias como mexicanos”. Aunque “A Solid Home” será en inglés, Sosa dijo que los que no sean de habla hispana podrán entender un poco de la historia y cultura mexicana.

4


Esa convivencia entre dos mundos ha hecho que Sosa aprenda a coexistir como artista y estudiante, haciendo que su arte refleje la actualidad de ser integrante de una sociedad mezclada por raíces en la madre tierra y el esfuerzo americano. De acuerdo a la estudiante, mantener una identidad fija es la manera de construir arte relevante y honesto. Evdokia Romanova, una estudiante de Rusia, dice que para ella, las artistas como Sosa la han ayudado a entender a la cultura de El Paso. “Creo que sus obras llevan una connotación cultural que dejan a la audencia con un entendimiento de lo que es ella como persona” Sosa toma en cuanta que muchos estudiantes de UTEP vienen desde Chihuahua y otras ciudades de México y hay que complacerlos. Demográficamente, UTEP es una universidad compuesta de no solo estudiantes ni temas estadounidenses, pero también de elementos mexicános. Aristas como Sosa hacen posible que no nos desviémos de eso.

Es inevitable tener influencia americana viviendo aquí. Yo la tengo, como todos que vinimos en la frontera. También, vivimos hoy en la globalización

Pero tenemos que tomar en cuenta de dónde vinimos y qué es lo que nuestro ecosistema anterior puede aportar a lo que ahora hacemos. Mucha gente se viene a los Estados Unidos y no se acuerda de su patria. Mi arte se esfuerza a recordarles de eso

5


morgandavidsonart.tumblr.com

6


Morgan Davidson “

I’m a 21 year old Illustration major at Ringling College of Art and Design from south Florida. My passion lies in saturated colored pencil portraits that focus on expressions and nature. I also enjoy exploring new artistic ideas, techniques and styles.

7


8

MATERIALES DEL ARTE

huichol Johannes Neurath y Olivia Kindl

E

l arte y la artesanía huicholes surgen del arte ritual, sobre todo, de los objetos votivos como jícaras (xukurite) y pequeñas tablas de estambre (wewiya). No todas las técnicas tradicionales se usan en la artesanía. La pintura, que puede realizarse sobre diversos tipos de superficies, es una de las técnicas reservadas al ámbito ritual. Destacan entre este tipo de manifestaciones plásticas las pinturas faciales amarillas que usan los peregrinos y todos aquellos que entran en contacto con el peyote. El pigmento con el que se elaboran (uxa) se extrae de la raíz de un arbusto que crece cerca de Tatei Matinieri, un ojo de agua sagrado ubicado en la entrada a Wirikuta. Los diseños de estas obras representan el reflejo de la luz solar en las caras y mejillas (nierika) del peregrino, y poseen un significado religioso, así sean simples manchas o elaboradas pinturas, como las que documentó Lumholtz. Sobre los objetos rituales huicholes que están en contacto con el desierto de Wirikuta o el peyote, incluyendo los instrumentos musicales de los peregrinos, se aplican diseños similares. Para las flechas votivas se usa un pigmento muy distinto, de colores rojo y “oscuro” (y+wi), que puede ser azul o negro. Los diseños de estas piezas representan las plegarias enviadas a los dioses por su conducto. Lumholtz señala que “los trazos en zigzag (sáuliki’a), que representan al rayo, simbolizan la velocidad y la fuerza de la flecha; las líneas longitudinales paralelas indican su trayectoria (hâ’ye)”. Y es que estas flechas, en cuanto mensajeras entre dioses y hombres, deben ser veloces y llegar a un destino preciso. Su eficacia depende de las figuras que se dibujen en ellas. El mito de origen de estas obras, registrado por Lumholtz, cuenta que las flechas fueron decoradas por primera vez con sangre. Con esta sustancia vital —señala el viajero— “se volvieron fuertes y buenas. Entonces [los antepasados] cazaron un venado grande en Palia’tsia”. En la actualidad, cuando los huicholes cazan un venado, pintan las flechas ceremoniales con la sangre del animal, pero no las flechas de caza. La sangre tiene la función de fortalecer las flechas, de darles eficacia simbólica y ritual. Sólo después de haberlas untado con ella, las jícaras y las flechas votivas se pueden colocar en un lugar sagrado.


El piano:

un gusto caro -Amado Nervo

H

ace tiempo que tener maestro de piano en México es algo completamente indispensable, algo que entra en lo imprescindible de la vida. Naturalmente ser profesor de piano es un negocio, y bueno, entre nosotros. Si el profesor es modesto, cosa muy rara, cobra de 16 a 20 pesos mensuales por su indispensable enseñanza. Si es profesor de taco cobra ocho o diez pesos por lección. Si suponemos que una señorita normalmente estudia ocho años el piano, y que paga mensualmente 20 pesos, tendremos que en cada casa se invierten 1 920 pesos de maestro, más 1 200 de un piano por la primera hija que estudia. Si suponemos que las niñas son tres, ya tenemos una fortuna de 5 760 pesos, más 1 200 pesos del piano, es decir, 6 960 pesos invertidos en la educación musical. Sigamos suponiendo. En la República hay, poco más o menos, 40 000 muchachas que estudian piano, y como hemos supuesto que cada una gasta en el término de ocho años, con piano y todo, cuando menos 6 960 pesos, tendremos, multiplicando esa cantidad por 40 000, la enorme suma de 278 400 000 pesos, gastada en ocho años en el país.

Ahora bien, en cada temporada de ocho años,

¿cuántas artistas logramos en México? ¡Dése usted una vueltecita por esas calles de Dios y luego eche sus cálculos! De 40 000 muchachas en pleno estudio, 39 000 son boxeadoras del piano y no pasan de ahí. Nos quedan mil; mas de estas mil, 950 aturden a los vecinos con trocillos de zarzuela, tales como los Marineritos, el dúo de La verbena o las seguidillas del Certamen. Restan 50, 40 de las cuales tocan algo, al pertinaz tejemaneje merced al cual se logra leer una mazurca de Chopin, un nocturno de Schumann, un minueto de Thomé. De matices…, nada; no advertiréis el menor nuance que

9

dicen los franceses. Donde el autor, merced a una habilísima inspiración, dejó un sollozo, un grito, un gemido, los amanerados dedos de la que toca algo, hunden dos o tres teclas blancas y ya está. Pero nos quedan aún las diez últimas: ¿serán artistas? ¿Sabrán dar a la música ese colorido sin el cual se convierte en el más fastidioso de los ruidos? Supongamos que sí. Ya es tiempo de suponerlo. Tendremos entonces, en un lapso de ocho años, en la República, diez artistas. ¿Se quiere saber lo que han costado, supuestos los anteriores cálculos? Veintisiete millones de pesos, cada una, poco más o menos. Entre esas diez no habrá, empero, sino por rarísima casualidad, una gran pianista… Y ahora, a tocar, señoritas.


R A F A 10


11

H U DISEÑADOR ILUSTRADOR ANIMADOR MEXICANO

“vivo de dibujar y pintar todo lo que está en mi mente“


behance.net/rafahu


Rafahu nos comparte un ¿Cuál es tu especialidad en ilustración?

Pintura digital, vector y técninas tradicionales

¿Dónde podemos ver tu portafolio online? http://www.rafahu.com http://www.behance.net/rafahu http://rafahu.deviantart.com/

¿Has realizado estudios formales de arte, o eres autodidacta?

Desde niño mi formación ha sido autodidacta, comenzo rayando las paredes con crayones como todos los niños.

¿Qué ilustradores históricos o contemporáneos admiras más?

De históricos admiro a: -Norman Rockwell -Jesús Helguera -Jorge González Camarena -Miguel Covarrubias Contemporaneos admiro a: -James Jean -Papa Ninja -Michael Kutsche -Denis Zilber -Mr Kone

¿En qué se parece lo que dibujas hoy a lo que dibujabas durante tu infancia? ¿En qué ha cambiado? En realidad mi estilo sigue marcado por las pesadillas y los monstruos que alimentaban mi imaginacion cuando niño, siguen siendo la fuente de mi inspiracion

14

¿Cuál era el cómic favorito de tu infancia? “Zor y los invencibles” de Oscar Gonzalez Loyo

¿Tienes un estilo muy definido, o eres todoterreno? Me gusta explorar muchos estilos, ir desde la caricatura, hasta el realismo, la ciencia ficción, la fantasía. Trato de ser multifacético, estar siempre fresco en propuestas

¿Qué es lo que más te cuesta dibujar? Autos y naves

Mientras trabajas, ¿qué tipo de música te pones? Rock progresivo, instrumental, música clásica, ambient, electrónica...

¿Tu obra de arte favorita? “La Nueva Democracia” de Siqueiros

¿Qué haces cuando el cliente dice sencillamente “no me gusta”? Le propongo tener una junta para que ambos expongamos nuestros puntos de vista acerca del proyecto, buscando tener un acuerdo para llegar a un resultado que no solo “le guste” sino que se adapte a lo que necesita.


n poco de su experiencia

¿Qué nuevas técnicas estás experimentando ultimamente? Actualmente estoy regresando al noble lápiz, tratando de proyectar mis ideas con él.

¿Qué parte de tu trabajo lo realizas en papel y qué parte en digital? El boceto base (lápiz) siempre es en papel, me gusta mucho tener montones de bocetos guardados, la parte del color puede terminar siendo tradicional o digital

¿Cómo te documentas para realizar tus ilustraciones? Google es un buen recurso, muy economico. También revisar libros y revistas, o visitar insitú lugares que puedan servir de referencia viva

¿Tienes colegas con quien compartir técnicas, trucos, ideas?

Claro, es bueno mantener siempre contacto con colegas, a manera de generar un quorum que nos inspire y enriquezca a todos. Siempre hay algo nuevo que aprender, algo que compartir.

¿Tienes metas específicas como ilustrador? Tener un estudio de ilustracion y animacion en forma, con proyectos grandes y clientes internacionales, aportando ideas frescas al medio

¿Qué portales de ilustración frecuentas online?

GGHUB, Deviantart, Behance, Drawn, CG Society.

¿En qué estás trabajando ahora? En un cartel que se imprimirá en serigrafía. Se trata de una escena llena de fantasia, y poesía

¿Qué aconsejarías a alguien que le gusta dibujar y le gustaría vivir de ello?

Que tengan fé en sus instintos, los grandes artistas y genios de la humanidad se convirtieron en lo que eran gracias a que seguian sus pasiones. A menudo la labor del ilustrador se encuentra con muchas dificultades, pero saber tener la entereza para enfrentarlas y salvarlas es lo que nos hace mejores personas y profesionistas.

15


Sorprende conocer la prolífera obra de diseño de los chimpancés, con la cual han resuelto, desde hace millones de años, sus problemas para adaptarse al medio ambiente.

D

esde que Charles Darwin sugirió que una especie muy similar a los simios formaba parte de los ancestros evolutivos del ser humano, poco a poco la ciencia ha ido comprobando que tales reflexiones han tenido razón en gran parte, principal­mente en lo referente a las demostraciones de la inteligencia y la elaboración de instrumentos por parte de los chimpancés (Pan troglodytes). En 1964 la primatóloga inglesa Jane Goodall1 sacó a la luz sus investigaciones sobre este tema. Tales descubrimientos (junto con los otros importantes primatólogos) han contri­buido a presentarnos un panorama más sorprendente acerca de la creatividad, el diseño y la cultura2 que es capaz de desarrollar esta especie. En 1999, la revista Nature3 expuso una síntesis de las soluciones formales en varios campos de investigación en África, que se desarrollaron en dis­tintos trabajos de estudio e investigación de chimpancés sin influencia del ser humano. Si bien no todas se repiten, hay interesantes diseños que sobresalen por su originalidad e in­genio, complementados con otras soluciones descritas en otros estudios que, en conjunto, suman por lo menos un total de cuarenta soluciones, de las cuale, a contiinuación se muestran las primeas 17.

16


17 1. Adorno o vestimenta.

Pedazo de piel colocado en su cuerpo.

2. Asiento. Conjunto de palillos que protegen al cuerpo al sentarse sobre las espinas. 3. Bastón catador. Palo investi-

gador para probar y oler.

4. Batidor. Palo con que se baten y se sacan insectos. 5. Broca. Palo usado como excavador al girar dentro del nido de termitas. 6. Cachiporra. Palo para golpear fuertemente. 7. Caña de pescar. Palo con punta en forma se

cepillo, que se utiliza para pescar termitas.

8. Cepillo. Hoja usada para frotar áreas retiradas. 9. Cojín. Hojas grandes usadas para amortiguar su cuerpo. 10. Colchón o cama. Base en el suelo para nido nocturno. 11. Clip. Hoja doblada con los labios. 12. Cuña. Roca usada para nivelar una piedra mayor. 13. Cuchara. Varita usada para sacar algas. 14. Envase. Contenedor (hueso) que se usa para albergar algo. 15. Escoba. Hojas utilizadas para limpiar los insectos. 16. Espantamoscas o abanico. Palo frondoso que se utiliza para ventilar y

asustar moscas.

17. Esponja. Hojas comprimidas para beber agua.

FERNANDO GARCÍA


LA IMAGEN LO ES -PABLO TODO BERTERO

U

De las emociones al emoticón, síntesis radical de lo sensible. Siempre conectados a la pantalla, donde la imagen lo es todo.

na imagen es una representación de algo real o imaginario. Por lo tanto la imagen precede al concepto o la cosa. Entonces, si depende de la existencia de aquello que representa, ¿puede la imagen tener más valor que el contenido? La respuesta es evidente: la importancia de la imagen sobre lo real ha sido estudiada desde que Platón escribió el mito de la Caverna.

producto. Y como tal, vende imágenes, pertenece al mundo de la promesa, a la «dimensión del engaño», según Lacan.

Desde el punto de vista del consumo, la imagen puede, y suele ser, más importante que la utilidad de una cosa.

Los mensajes tienden a estandarizarse bajo las normas del canal, Internet, como los tweets en 140 caracteres, los posteos y los emoticones. Todo se transmite con brutal inmediatez y reduccionismo. En el mundo digital la imagen predomina. Hasta el momento, el tacto, el gusto y el olfato nos resultan inútiles para interactuar a través de Internet, y si bien los dispositivos digitales reproducen sonido, el 90% del impacto entra por los ojos. En promedio, a nivel mundial, una persona pasa un día a la semana conectado a Internet. En Argentina existen casi dos celulares por habitante y por lo menos una cuenta de Facebook cada dos personas. Somos grandes consumidores de imágenes en un mundo que ya es pornográficamente visual y que tiende vertiginosamente a la virtualidad absoluta.

Los objetos que consideramos « reales y tangibles solo cobran realidad

cuando, mediante el mundo simbólico (el de la imagen), tienen para nosotros un significado determinado

»

-Wilensky La ropa no es únicamente para abrigarse, los autos no son solo medios de transporte y muchos relojes no marcan la hora. El logotipo de Coca Cola representa más de la mitad del valor de toda la companía. Es decir, el logotipo es muchísimo más importante que la fórmula. La imagen, más que el contenido. La imagen «es» el contenido.

«No es raro que con el tiempo las imitaciones lleguen a confundirse con el original» -Jean Baudrillard Consumimos imágenes, y casi todo es un producto de consumo. Un curso de postgrado es un producto. Un político, un cantante, un libro, una universidad es un

Sabemos que vivimos en la civilización de la imagen y del consumo. Pero ¿qué sucede bajo el paradigma digital, en el que una persona puede pasar a veces más de la mitad de su día frente a una pantalla (dispositivo generador de imágenes)?

Se sabe que en 2012 se vendieron más de un millón de vacas digitales. Es decir, muchos «unos y ceros» que generan valor para un comprador y que tienen un impacto económico real. El mundo digital es tan fuerte que ya tiene su propia moneda, el «Bitcoin», que llegó a valorarse en 1000 dólares la unidad. ¿Qué pasaría si pudiéramos vivir, percibir nuestro entorno totalmente a través de una pantalla? Tal vez el juego Second Life demandó demasiado para su época, pero Facebook, sin gráficos

18

en 3D ni avatares voladores, no deja de ser un mundo virtual paralelo. Google Glasses ya es una realidad. ¿Y si a través de esta pantalla (los anteojos) pudiéramos aplicar un filtro al estilo Instagram, que altere las imágenes de algunas personas en tiempo real, de forma que las percibamos diferentes? Las posibilidades son ilimitadas. Aprendemos cada vez desde más pequeños a educar nuestro ojo para interactuar con imágenes. Ya no es raro ver a un bebé frustrarse al tratar de accionar una revista como si fuera una tablet, y no nos sorprende la facilidad con que incorporan los códigos gráficos de las nuevas tecnologías, que para algunos adultos pasan desapercibidas. En contraposición, vivir a través de soportes digitales disminuye nuestra interacción con la realidad física del entorno, atrofiando gradualmente nuestra capacidad perceptiva que, nutrida de 5 sentidos, queda supeditada a lo visual. La realidad ha sido distorsionada por la imagen. ¿Y eso está mal? ¿Acaso el ser humano, a diferencia de otras especies en el planeta, no tiene la capacidad de modificar la realidad del entorno en función de su bienestar? Estimado lector

¿si tuviera la posibilidad de conectarse a la Matrix Visual y vivir una vida más placentera, lo haría?


Margarita de Orellana, escribe esta editorial dedicada a los textiles mazahuas.

Tejer destellos en la oscuridad

Margarita de Orellana

Margarita de Orellana escribe esta editorial dedicada a los textiles mazahuas.

C

uántas veces han observado en el Paseo de la Reforma, quienes viven en la ciudad de México, esas peregrinaciones que vienen de fuera para ir a ver a la Virgen de Guadalupe. Desde la carretera de Toluca se extiende una larga fila de hombres y mujeres con estandartes, que caminarán pausadamente durante toda la noche. Una procesión nocturna salpicada de colores chillantes en los vestidos plisados, de satín brocado, llenos de encajes, que lucen las mujeres mazahuas. Si le preguntamos a cualquier transeúnte quiénes son estos devotos personajes cuyas mujeres destacan por su indumentaria, nos darán cualquier respuesta menos la acertada. A pesar de la cercanía que los habitantes del valle de México tienen con los mazahuas que vienen del Estado de México y Michoacán, la suya sigue siendo una cultura invisible para la mayoría de los mexicanos. Incluso ha sido menos estudiada que otras por antropólogos e historiadores. Y sus textiles son aún menos atendidos. Textiles que dan cuenta de su forma de vivir, de ver lo que las rodea, y de representar ciertos símbolos que pertenecen a sus comunidades. Textiles que cumplen

diversas funciones, desde la de vestir hasta la de servir para la venta de todo tipo de objetos, como manteles, colchas, carpetas, cojines, morrales, etcétera. Y que también son ofrendas, ya que en las fiestas patronales podemos apreciar en las iglesias los bordados que cubren paredes y altares para los días ceremoniales. Desde hace varias décadas, en las esquinas de los semáforos pudimos observar, los que vivimos en la megalópolis que es la ciudad de México, la presencia de mujeres vestidas de manera tradicional vendiendo frutas. Después, esas mismas mujeres vendían unas muñequitas de trapo con tocados de listones de colores o sombreritos de manta, mientras bordaban sentadas. La gente las empezó a llamar “marías”. Nunca escuché a alguien decir “son mazahuas”, y hoy que no las vemos ya con la misma frecuencia, se confunden en los ojos de los citadinos con mujeres que vienen de otras culturas indígenas. Sin embargo, los mazahuas poseen un antiguo origen, una lengua propia que tiene una relación cercana con el otomí y algunas tradiciones centenarias.

19


Memorial nahua de la

MUERTE E

ntre los mexicas la muerte era una preocupación constante a la que los sabios, tlamatinime, supieron poner palabras. Este memorial, tejido con los cantos de los antiguos nahuas, nos invita a descubrir su geografía, sus rituales y sus fiestas relacionadas con la muerte. Y nos permite comprender que, desde siempre, el temor ante la incertidumbre ha sido fuente de la palabra poética y de la filosofía. En todo tiempo y lugar hay testimonios que dejan ver la existencia de una preocupación profundamente humana: la certeza de la muerte y la incertidumbre respecto de lo que a ella sigue. ¿Hay un aniquilamiento o un tránsito hacia un más allá desconocido? En el rico legado literario de la antigua tradición conservada en náhuatl hay no pocas expresiones que dan vida a un memorial en el que se refleja una preocupación de los sabios, tlamatinime. De ello es una muestra este poema, incluido en los Cantares mexicanos:

Miguel León Portilla

“Muy cierto es: de verdad nos vamos, / de verdad nos vamos. / Dejamos las flores y los cantos y la tierra. / ¡Es verdad que nos vamos, es verdad que nos vamos! / ¿A dónde vamos, a dónde vamos? / ¿Estamos allá muertos, o vivimos aún? / ¿Otra vez viene allí el existir? / ¿Otra vez el gozar del Dador de la vida?” Atormenta al hombre la duda sobre lo que puede traer consigo la muerte. Entre otras varias expresiones, en este manuscrito se plantean disyuntivas sobre cuál puede ser el destino en el más allá: “¿A dónde iré? / ¿A dónde iré? / El camino de Ometéotl, el dios de la dualidad. / ¿Acaso es tu casa en el lugar / de los descarnados?, / ¿o en el interior del cielo?, / ¿o solamente aquí en la tierra / es el sitio de los descarnados?”

Para los nahuas la preocupación en torno a la muerte abarcaba mucho más que lo concerniente a la existencia personal. En términos de su visión del mundo y su pensamiento cíclico, su angustia comprendía la realidad entera del universo. Son numerosos los testimonios que se conservan —en esculturas con inscripciones, en códices y en textos en náhuatl— que registran la idea de acabamientos del mundo, acompañados de periodos de oscuridad. La conocida como Piedra del Sol y otras esculturas registran las varias edades cósmicas, los Soles que han existido y han terminado en forma violenta. Y se presenta también en ellas el signo calendárico de la edad presente, el nahui ollin, cuatro movimiento. Del origen de esta edad cósmica hablan varios textos. Se dice que la restauración del sol implicó la muerte y el sacrificio de los dioses en Teotihuacan. Literalmente se expresa: “ipamapa in teteo topan otlamacehuaque, timacehualtin”, “porque los dioses por nosotros hicieron merecimiento y se sacrificaron, nosotros somos los merecidos”. Consecuencia de esto es que los humanos deben corresponder transmitiendo al sol la energía de la sangre. En ese primordial acontecer de la restauración del sol y la vida se halla la raíz de la práctica de los sacrificios humanos.

20

Ahora bien, los textos en náhuatl y las imágenes de algunos códices dejan ver lo que puede ocurrir si el sol desfallece y no se enciende el fuego sagrado que es prenuncio de vida. Como lo muestra el Códice Borbónico, cada 52 años, cuando debía renovarse el fuego


sagrado, todos, anhelantes, estaban atentos a lo que pueda ocurrir. De hecho tenían la certeza de que un día, con temblores de tierra y la entrada de espesas tinieblas, el mundo habría de acabar, y entonces, citando la antigua palabra de los Anales de Cuauhtitlán, “tipolihuizqui”, “todos pereceremos”. Sin embargo, en la mentalidad nahua afloró la idea de que a la muerte podía seguir un renacer. Otro poema, también recopilado en Cantares mexicanos, lo insinúa: “De verdad no es lugar del bien / aquí en la tierra. / De verdad hay que ir a otra parte / ¿o es que sólo en vano vinimos a la tierra?” También el mítico relato acerca de la huida del héroe cultural CeÁcatl Topiltzin Quetzalcóatl, 1-Caña, Nuestro Príncipe Quetzalcóatl, según una reciente interpretación de Patrick Johansson —en “La mort de Quetzalcóatl: un modèle exemplaire pour les obsèques des seigneurs mexicains”— deja ver una idea afín. Quetzalcóatl, al sucumbir a las acechanzas de deidades adversas, tiene que abandonar la metrópoli y la grandeza cultural que son creaciones suyas. De ello, en otro antiguo canto en náhuatl dice que abandonó Tula y dejó a su pueblo sumido en la aflicción. Entre otras cosas, expresa: “Ahora nuestro Príncipe es llorado. / Con música de caracoles / marcha él a su acabamiento, / va más allá, a Tlapallan, / la Tierra del Color Rojo”. En el canto se nombran luego los lugares por los que pasó Quetzalcóatl rumbo a la orilla del mar. “Hallándose ya allí —según el texto que recogió en náhuatl fray Bernardino de Sahagún— se detuvo y construyó una casa dentro de la tierra, en el Mictlan, la Región de los Muertos. Y aunque se piensa que allí pereció, aparece luego llegando a la orilla del mar, donde hace una balsa de serpientes que lo llevó a Tlapallan, la Tierra del Color Rojo. Su fin, que ocurrió allí, fue a la vez principio de otra existencia. Tras encender una hoguera y rodeado de aves preciosas, Quetzalcóatl se arrojó al fuego. Su corazón ascendió entonces al cielo, donde se convirtió en la Huey Citlalin, la Estrella Grande, la estrella de la mañana. Para siempre superó la muerte, pues fue ya un astro que, como el sol, gobierna al tiempo y es vida en sí mismo”.

asiento, porque en verdad allá es nuestra casa en común, allá donde todos perecemos, allá donde se abre la tierra, donde para siempre se sale de este mundo. Has llegado al lugar del misterio, al lugar de los descarnados, a donde se llega, el lugar que no tiene salida, el que no tiene chimenea. No podrás ya encontrar camino de regreso, no podrás retornar. No podrás ya venir a conocer lo que dejaste atrás, hace cinco, diez días. Porque has dejado abandonados, huérfanos, a tus hijos, a tus nietos. Tampoco vendrás a saber cómo perecerán ellos. Nosotros te alcanzaremos, nos acercaremos a ti, dentro de poco tiempo”. Los destinos después de la muerte A diferencia de las creencias cristianas, según las cuales el destino final está determinado por las acciones buenas o malas realizadas durante la vida, entre los antiguos nahuas el destino estaba ligado a la forma y tiempo de la muerte del ser humano. Para ellos el comportamiento bueno o malo tenía una compensación inmanente en la tierra. Debemos a las palabras de fray Bernardino de Sahagún y a otros testimonios, entre ellos el incluido en el Códice Vaticano A, la descripción de cuatro posibles destinos después de la muerte...

continua con este artículo en el siguiente número de Batik

Justamente en los rituales mortuorios de los grandes gobernantes, se evocaba la huida de Quetzalcóatl. El gobernante dejaba su ciudad y su pueblo y marchaba hacia Tlapallan. Su cuerpo llegaría así a la Región de los Muertos pero, al ser consumido por el fuego, recobraría nueva vida en compañía de los dioses. A la luz del recuerdo de estas creencias, pueden comprenderse mejor las palabras rituales que se pronunciaban frente al difunto, envuelto ya en sus atavíos mortuorios. Como Quetzalcóatl, debía ser quemado para poder cruzar luego las nueve aguas, hasta encontrarse con el Señor de la Región de los Muertos. Antes de recordar las varias acciones del ritual funerario, citaré las palabras, recopiladas en el Códice Florentino, que un sacerdote dirigía al muerto, ataviado para la cremación: “Hijo mío, has recobrado tu aliento, has padecido, pero el Señor Nuestro se ha apiadado de ti. Porque no está aquí en la tierra nuestra casa en común. Sólo por breve tiempo, por un momento, hemos venido a calentarnos, sólo por obra del Señor Nuestro hemos venido a conocernos. Pero ahora Mictlantecuhtli, el Señor de la Región de los Muertos, el que es Acolnahuácatl y Tzontémoc, así como Mictecacíhuatl, la Señora de la Región de los Muertos, te han presentado, te han ofrecido un

21


Elogio de la mosca Alberto Ruy Sánchez

Uno de los textos clásicos en torno a la mosca es este elogio de Luciano de Samosata, genio de la sátira que alababa lo pequeño para burlarse de los autores grandilocuentes de la época. Esta nueva versión nos permite conocer el acopio de maravillas que la ciencia y la literatura de aquel momento pudieron ver entre las alas tornasol de este insecto.

De cuando vuela y canta

De sus alas al sol

De su sombra humana

No vuela como murciélago, aleteando sin parar, ni brincando como saltamontes, ni zumbando como abeja, más bien planea con gracia en la región del aire donde se eleva. Tiene, además, la ventaja de que no se queda en silencio sino que canta mientras vuela, sin ser insoportable como los moscardones o los mosquitos, ni amenazante como la avispa. El canto de la mosca es más melodioso, como la flauta comparada con la trompeta y los címbalos.

La mosca no es el más breve de los seres alados si la comparamos con sus primos los mosquitos, o con otros insectos más ligeros, pero junto a la abeja es muy pequeña. A diferencia de otros habitantes del aire, el cuerpo de la mosca no está cubierto de plumas cortas y largas que le sirvan para volar. Sus alas están hechas de membranas finas como las de la cigarra, el saltamontes y la abeja. Pero las de la mosca son más delicadas que las de otros insectos, de la misma manera que una tela de la India es más ligera y sedosa que una de Grecia. Y cuando la mosca extiende las alas para elevarse, las vemos florecer tornasoladas como plumas de pavos reales.

La cabeza de la mosca se une a su tronco por una membrana muy delgada que le permite girarla porque no está fija como la de los grillos. Tiene ojos saltones y duros que parecen hechos de cuerno. Su pecho es firme y sostiene a las patas, pero sin mantenerlas pegadas como las de las avispas. Su vientre es duro, con bandas y escamas que lo hacen parecer una armadura. No se defiende de sus enemigos con la cola, como las avispas y las abejas, sino con la boca y la trompa como los elefantes. Con ella atrapa los alimentos y los sostiene. Puede colgarse de los objetos con una especie de ventosa que ostenta en la trompa. Y también tiene un diente con el que pica y bebe la sangre. Puede tomar leche pero prefiere la sangre. Su piquete es muy fino y no es doloroso. Tiene seis patas pero sólo camina con cuatro. Las dos delanteras le sirven de manos. Es gracioso verla caminar sobre las cuatro traseras mientras sostiene en las manos algún alimento que se lleva a la boca exactamente como nosotros los humanos.

22



Batik