Page 1

13

¿Qué seré? ¿Sabemos cuando nacemos que somos personas o lo vamos averiguando poco a poco? Lo primero que hizo al nacer el animal protagonista de esta historia fue intentar averiguar qué era. Pero ¿le gustará ser lo que es? ¡Esperemos que no se lleve una decepción!

CONOCE AL

ESCRITOR…

BERNARDO ATXAGA Dice Bernardo Atxaga que le llevó más de diez años averiguar qué historias quería contar. Le ayudaron muchos amigos suyos que eran escritores, músicos, pintores... Gracias a ellos y a su gran esfuerzo, Bernardo es ahora uno de los escritores más importantes del País Vasco.

Por lo visto tenía que nacer, y acabé naciendo en un bosque del País Vasco a poco de terminar la guerra de 1936. El bosque pertenecía a los terrenos de la casa llamada Balanzategui; allí tuve mi primer establo y mi primer hogar, y allí pasé también la primera época de mi vida, la más importante. ¡Mi querido Balanzategui! ¡Cuánto me acuerdo de ti! Y todo ello a pesar de los pesares, a pesar de todos los reveses y disgustos que tuvimos que aguantar en aquellos años de después de la guerra. Mi mismo nacimiento, por ejemplo. ¿Recuerdas, querida casa mía, lo mal que lo pasé nada más nacer? Yo al menos sí me acuerdo, y muy bien. De pronto, supe que había nacido. No recuerdo exactamente lo que sentí, quizá un poco de frío o el cosquilleo del viento, pero de cualquier modo me pareció que estaba ante algo inusual, y que a lo mejor era que había venido al mundo. Esa era, además, la única seguridad que yo tenía en aquel momento, porque, por no saber, ni siquiera sabía qué clase de animal era. Hacía todo lo posible para mirarme y conocer la verdad, pero los ojos no me respondían: estaba como cegada, como deslumbrada por una sábana blanquísima que alguien me hubiera puesto delante. Ante aquella incertidumbre, no me quedaba otro remedio que recurrir a la imaginación, y eso es lo que, con cierto exceso, hice inmediatamente. –¿Qué seré? –me pregunté a mí misma–. No hay forma de saberlo en concreto –me respondí–. Pero, al menos, no soy un animal cualquiera. De lo contrario no hubiera venido al mundo sobre un suelo tan mullido y agradable. Para confirmar mi impresión, daba unos pasos a un lado y a otro, y palpaba lo que me encontraba debajo. Y siempre, siempre, aquello tan mullido, aquello tan agradable. –¿De qué será esta blandura? –me pregunté. –Una de dos. O de la alfombra de un palacio, o del césped muy cuidado de un jardín –me respondí. Como andar me resultaba cansado, me recosté. Mi cuerpo, que en aquel primer momento tenía unos cuarenta kilos, se sintió a gusto inmediatamente, y la hipótesis de la alfombra fue cobrando fuerza. –Parece persa, además –me dije–. O sea, que es seguro que soy animal de palacio. Para entonces, la sábana que veía ante mis ojos ya no era tan blanca, sino que tenía unas manchas oscuras en su parte superior. Parecían árboles, o mejor dicho, las copas de unos cuantos árboles. Al mismo tiempo –pues, por lo visto, también el oído se me iba afinando– sentí ruido de agua y el canto de unos pájaros.

1

LENGUA 6.º EP MATERIAL FOTOCOPIABLE


“Pues no es tan pequeño el palacio –pensé medio riéndome–. Tiene sus árboles y sus fuentes. Y yo, ¿qué seré? ¿Uno de esos caballos que son todo elegancia y a los que peinan y cepillan todos los días? Y, si no, ¿qué? ¿Uno de esos gatos de pelaje fino que suele haber en todos los palacios?”. De cualquier forma, no está nada mal. No sé cuánto tiempo pasó. Una hora, quizá, o una hora y media. Mientras tanto, y al tiempo que la sábana de mis ojos iba deshaciéndose, las manchas iban tomando cuerpo. Al final, la sábana se fundió por completo, y todo lo que había detrás quedó al descubierto. Los árboles, entonces, se afirmaron y se hicieron árboles enteros: raíz, tronco y ramas. Y en las ramas había hojas verde oscuro o verde claro; y en las hojas había bichos y larvas; y había pájaros –pájaros de cabeza roja, sobre todo– que se acercaban a comer aquellos bichos y aquellas larvas. Tenía el corazón oprimido: ¿qué clase de animal sería? Pero a qué alargar la cuestión, me bastaba con girar la cabeza para saberlo. Y giré la cabeza, vi lo que vi, vi el rabo, las patas, la espalda y todo lo demás, y un bramido desgarrador me salió de las entrañas: –¡Pero si soy una vaca! Cegada por la decepción, a trompicones, cayéndome de bruces aquí y levantándome a duras penas allá, comencé a correr y a alejarme de aquel lugar maldito, aquel lugar que había sido testigo de la rotura de mi primera ilusión. Salí al prado y, tras atravesar el riachuelo por delante del molino, me adentré en el bosque al otro lado del valle. La casa se encontraba a unos cien metros del viejo molino, más abajo en el valle. Era blanca, de dos pisos, y tenía el tejado rojo; una casa bastante bonita, pero no un palacio. Ni falta que le hacía, por supuesto. Yo tampoco era muy palaciega, que digamos; no era ni caballo de paseo ni gato de Angora, sino vaca, una pura vaca. Me quedé pensativa, y al final me resigné. Sí, había que conformarse. Si tenía que ser una vaca, sería una vaca. –¡Pero no seré una vaca vulgar! –grité. BERNARDO ATXAGA Memorias de una vaca. Ediciones SM

2

reveses: contratiempos. mullido: blando y esponjoso. bramido: voz característica del toro y de la vaca.

LENGUA 6.º EP MATERIAL FOTOCOPIABLE


comprensión lectora Personajes 1

¿Quién es la protagonista? ¿Qué momento de su vida está recordando?

2

¿En qué lugar se desarrolla la historia? ¿En qué época?

Estructura 3

Ordena los pensamientos que tuvo la protagonista cuando nació. A

B ¡Pero no seré una vaca vulgar!

¿Qué seré?

D

C Seguro que soy animal de palacio.

4

¡Pero si soy una vaca!

Indica en qué orden ocurren estas escenas.

A

C

B

Acción 5

¿Por qué no podía la protagonista saber al principio qué animal era? Explica por qué empezó a creer que era un animal de palacio.

6

¿Cómo averiguó qué animal era? Explica cómo reaccionó al saberlo.

Opinión y valoración 7

¿Por qué crees que la protagonista decidió aceptar su condición de vaca? ¿Alguna vez has tenido que aceptar algo que al principio no te gustaba? Coméntalo con tus compañeros.

8

¿Qué tiene de especial la vaca protagonista? ¿Crees que también tú eres especial? Nombra los tres aspectos de tu forma de ser que te definen mejor.

9

Balanzategui es un lugar muy querido para la protagonista. ¿Qué lugares son importantes para ti? ¿Qué recuerdos te traen? Escríbelo en tu cuaderno.

Creación 10 Imagina qué hizo la vaca en su primer día de vida. ¿Dónde crees que fue? ¿Con quién se encontró? Escribe qué hizo durante el día. No olvides que su intención es, sobre todo, no ser una vaca vulgar. Puedes empezar así: Ya estaba claro que era una vaca distinguida. Así que...

3

LENGUA 6.º EP MATERIAL FOTOCOPIABLE

Lectura comprensiva.  

Lecturas y actividades para mejorar la lectura comprensiva.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you