Issuu on Google+

En este apartado vas a descubrir una serie de ejercicios toistas muy sencillos. La fuente procede del libro de Daniel Reid ( edición urano ) El tao de la salud. Todos estos ejercicios taoistas Puede practicarse de pie, sentado o tendido en la cama. Si los practicas frecuentemente observarás los beneficios prácticos de la filosofía del tao. Yo llevo varios años practicándolos y realmente funciona a nivel a nivel energía y cuerpo físico. Esta relación fluye mucho mejor en mi vida. Os lo recomiendo. No es una tabla de gimnasia. Podéis practicar alguno durante unos cuanto días y ya veréis como sentís los beneficios y querréis practicarlos diariamente y enseñárselos a vuestros familiares y amigos Estiramiento de cara y cuello Levante la cabeza hacia arriba y estire verticalmente el rostro todo lo que pueda, como en un profundo bostezo. Abra completamente los ojos y la boca (figura 4.15a) y a continuación contraiga los músculos faciales en Una mueca. Repita unas doce veces, estirando los músculos individuales a medida que vaya cobrando Conciencia de ellos. Luego eche la cabeza tan atrás como pueda y proyecte al máximo la barbilla, estirando las «cuerdas» de la garganta entre la laringe y el maxilar inferior (figura 4.15b). Relaje y repita unas doce veces.


Beneficios: Estira y relaja la multitud de pequeñísimos músculos que controlan el rostro y las mandíbulas. Ayuda a prevenir y eliminar las arrugas, irriga los músculos faciales con sangre fresca y atrae energía a la cara y cabeza. Tonifica la garganta y estimula poderosamente las glándulas tiroidea y paratiroidea, con lo que regula el metabolismo.

Rotación de ojos Abra bien los ojos y hágalos rodar en el sentido de las manecillas de reloj formando un amplio círculo y aumentando progresivamente la velocidad. Haga unas veinte o treinta rotaciones y repita en sentido contrario. Beneficios: Estira y tonifica los músculos que controlan los globos oculares, lo cual mejora la visión. Aumenta la circulación sanguínea en los ojos y nervios relacionados. Atrae energía vital al cerebro. Equilibra la circulación de las energías Yin y Yang en todo el organismo. Presión sobre los puntos vitales de la cabeza


a) Cierre los puños de forma que sobresalgan los nudillos de ambos índices. Presione firmemente con estos nudillos sobre los puntos vitales de las sienes, a unos 3,5 cm. de los ángulos exteriores de los ojos. Presione, mantenga la presión unos segundos y afloje. Repita tres o cuatro veces

Beneficios: Estimula y equilibra la circulación de energía en la cabeza. Elimina las obstrucciones al flujo de energía. Proporciona un rápido alivio a ciertos dolores de cabeza debidos a la tensión nerviosa.

b) Presione firmemente con el nudillo del índice de una mano sobre el punto vital que se halla en la depresión central del labio superior, justo debajo de la nariz. Presione con fuerza, mantenga brevemente la presión, afloje y repita tres o cuatro veces. En este punto termina el


Meridiano de Control Beneficios: La presión sobre este punto ayuda a estimular el Meridiano de Control para que ascienda energía de la columna a la cabeza. También elimina los obstáculos a la circulación de energía. c) Coloque las palmas sobre la cabeza con los dedos entrelazados y utilice los pulgares para localizar los puntos vitales situados en la nuca, allí donde las vértebras cervicales se unen con la base del cráneo. Presione con fuerza, frote y afloje. Repita varias veces Beneficios: La presión sobre estos puntos despeja los conductos nasales obstruidos y ayuda a equilibrar el flujo de aire por ambos agujeros de la nariz.

Presión en los oídos y tamborileo sobre el cráneo . Presione fuertemente con las palmas sobre los oídos y en seguida apártelas bruscamente. Repita tres o cuatro veces. Luego, coloque las palmas sobre los oídos


y apoye firmemente los dedos índice y medio de cada mano sobre la base del cráneo, en los puntos «Almohada de Jade». Haga chasquear el índice sobre el medio de forma que golpee sobre el cráneo, produciendo un sonido resonante en su interior. Beneficios: Equilibra la presión del aire en las trompas de Eustaquio y los conductos auditivos. Elimina el zumbido en los oídos y alivia ciertos dolores de cabeza. Ayuda a evitar mareos y desmayos. Expulsa el Qi estancado de los puntos Almohada de jade.

Rechinar dientes y encías . Cierre con fuerza las mandíbulas para apretar los dientes. Hágalos rechinar y crujir, de forma que los músculos de la mandíbula se abomben en las sienes. Afloje y repita tantas veces como quiera. Beneficios: Fortalece la dentadura y las encías, tonifica los músculos de la mandíbula y favorece la circulación en las encías. También ayuda a atraer energía a la cabeza y a interiorizar la atención.

Estiramiento y rotación de la lengua Primero saque la lengua y estírela todo lo que pueda,


y luego retráigala; repita cinco o seis veces. Luego deslícela por el interior de la boca en el sentido de las agujas del reloj, siguiendo la línea exterior de las encías. Repita en sentido contrario. Beneficios: Estimula poderosamente las secreciones salivares por los conductos situados debajo de la lengua. Esta saliva debe tragarse, pues favorece las funciones digestivas del estómago; además, contiene enzimas que ayudan a eliminar el mal aliento, ya que digieren las bacterias de la boca y del estómago que originan esta desagradable condición. Como el músculo de la lengua está directamente relacionado con el cardíaco, este ejercicio favorece también al corazón. Fricciones en la cara Frótese vivamente las palmas de las manos para generar calor y atraer energía hacia las palmas, y a continuación friccione con los dedos índice y medio describiendo círculos en torno a los ojos cerrados, en el sentido de las cejas, unas doce veces. Recargue las palmas con otra vigorosa frotación y haga lo mismo en torno a las orejas, empezando en las sienes y yendo por encima de las orejas para bajar por detrás, unas doce veces. Frótese de nuevo las palmas, apoye los dedos índice y medio a ambos lados de la nariz y desee una friega vigorosa hacia arriba hasta la parte interior de la cuenca del ojo, bajo las cejas, y hacia abajo hasta la esquina inferior de las aletas de la nariz. Beneficios: El hecho de frotarse las palmas de las manos las carga de Qi. La fricción alrededor de los ojos con las manos cargadas mejora la visión y favorece la circulación de sangre y energía hacia los ojos, lo cual alivia la fatiga debida al esfuerzo visual.


La fricción en torno a las orejas mejora la audición y estimula la energía mental. La fricción a lo largo de la nariz atrae sangre y energía a los senos paranasales, en preparación para los ejercicios respiratorios. En invierno, la fricción nasal constituye una eficaz medida preventiva contra los resfriados. Torsión de cabeza y cuello Estire el cuello y dirija la vista al frente, sin enfocarla en ninguna parte. Gire la cabeza 90 grados a la derecha mediante una torsión del cuello, hasta que ambos ojos puedan ver el hombro derecho. A continuación, gire la cabeza 180 grados a la izquierda, hasta que ambos ojos puedan ver el hombro izquierdo. Repita entre 10 y 20 veces, aumentando ligeramente la torsión a cada giro, pero sin olvidar que se trata de un ejercicio «blando». Beneficios: Estira y flexibiliza los músculos y tendones del cuello y de las vértebras cervicales, estimula los nervios correspondientes y masajes la laringe y la tiroides. Masaje nasal Frótese las palmas hasta que estén calientes, coloque la palma abierta de una mano directamente sobre la punta de la nariz, apriete ligeramente y friccione en círculos unas doce veces en cada sentido. Esto hace que la punta de la nariz gire también, arrastrada por la palma. Beneficios: Estimula los nervios de los senos paranasales, abre los conductos, desprende las incrustaciones de mucosidades secas y resulta una buena medida preventiva contra los resfriados de invierno. Masaje abdominal


Frótese vivamente las palmas para generar calor y cargarlas de Qi. Descubra el abdomen y coloque la palma izquierda sobre el ombligo, con la derecha encima de ella. Comience a trazar pequeños círculos en torno al ombligo, siguiendo la dirección del flujo colónico, o sea, desde la esquina inferior izquierda. Aumente gradualmente el diámetro de los círculos hasta que sus manos sigan el recorrido real del colon. Beneficios: Estimula el centro del Mar de Energía y equilibra la energía abdominal. Estimula el estómago y los intestinos, favorece la peristalsis y facilita los movimientos intestinales. Masaje en la región lumbar . Frótese las palmas de las manos para cargarlas de Qi y calor. Levántese la camisa y apoye firmemente las palmas sobre la parte blanda de la región lumbar, unos siete u ocho centímetros a cada lado de la columna y justo por debajo de las costillas. Utilice las palmas y los dedos para dar un vigoroso masaje a toda esta zona, moviendo rítmicamente las manos arriba y abajo en direcciones opuestas. Beneficios: En tiempo frío, este masaje acumula rápidamente calor corporal, atrayendo energía Yang hacia los canales de la parte baja de la columna y calentando los riñones. Estimula la circulación de la sangre y la energía en las regiones lumbar y sacra, y constituye una excelente terapia para la rigidez y el dolor crónicos en dicha región. Contracciones del esfínter anal . Inhale y retenga brevemente el aire


mientras realiza una rápida serie de profundas contracciones del esfínter anal. Mantenga firmemente la última contracción durante unos segundos y luego relaje por completo los esfínteres mientras exhala. Cuando los pulmones estén del todo vacíos, realice otra contracción profunda y aflójela antes de empezar la siguiente inhalación. Repita el ejercicio dos o tres veces. En posición tendido, puede dirigir la estimulación de las contracciones hacia el colon si las realiza con las rodillas encogidas sobre el pecho, rodeadas por ambos brazos. Beneficios: Expulsa gases nocivos y ayuda a prevenir el estreñimiento. Estimula el diafragma urogenital y, en los hombres, proporciona un excelente masaje a la próstata. Previene la formación de hemorroides, pues expulsa la sangre viciada de los esfínteres anales y músculos asociados y elimina la estancación de sangre y energía en este punto tan importante. Ayuda a los hombres a conseguir el control del canal urogenital, necesario para el control de la eyaculación, y ayuda a las mujeres a conseguir el control voluntario del «músculo del amor» situado en la vagina. Previene el prolapso del recto y del útero. En las mujeres embarazadas, este ejercicio ayuda a preparar los músculos y tendones pélvicos para el momento del parto. Practíquelo con frecuencia a lo largo del día, con o sin respiración profunda.

Presión sobre los puntos del «Valle de la Armonía»


. Uno de los puntos de energía más poderosos del

cuerpo se sitúa en el dorso de la mano, en la base de la «V» formada por los huesos del pulgar y del índice, a unos 4 cm. del borde de la membrana que los une. Puede localizarlo apretando con el pulgar de la otra mano en esta zona carnosa hasta que encuentre un punto sumamente sensible a la presión. Este punto recibe el nombre de «Valle de la Armonía». Presione con fuerza unas seis veces en cada mano. Punto del «Valle de la Armonía», en las manos Beneficios: La presión sobre el Valle de la Armonía envía descargas de energía por los canales de los brazos que llegan a la cabeza, estimulando el cerebro. Esta maniobra alivia muchos dolores de cabeza y dentales en el lado en que se ejerce la presión. También favorece la circulación de Qi en las manos, cosa importante para los practicantes de artes marciales, pintores, médicos y artesanos. Puesto que este punto se halla situado en el canal que controla el intestino grueso, también ayuda a regular este importante órgano excretor. Presión sobre los puntos de la «Puerta Interior»


. La «Puerta Interior» se sitúa justo entre los dos tendones centrales de la muñeca, a unos 5 cm. de las líneas transversales que separan el final de la mano y la superficie interior de la muñeca. Explore esta zona con la punta del índice o del medio hasta que localice el punto, muy sensible a la presión, y cuando lo haya encontrado aplique la acupresión con fuerza, unas doce veces más o menos.

Punto de la «Puerta interior» en las muñecas

Beneficios: La Puerta Interior se halla en el meridiano relacionado con el pericardio. La presión en este punto estimula la circulación sanguínea y ayuda a regular el pulso. Es el mejor punto del cuerpo para un tratamiento de emergencia en caso de ataque cardíaco: una rápida y poderosa presión en este punto puede hacer que el corazón vuelva a latir antes de que sea demasiado tarde para aplicar otras medidas. Flexiones de pie y tobillo


Coloque las manos en el suelo para apoyarse y levante una pierna unos centímetros en el aire. Doble el pie por el tobillo de forma que apunte tan hacia adelante como pueda, y luego dóblelo hacia atrás todo lo posible. Al extenderlo, doble los dedos hacia adelante, y échelos hacia atrás durante la retracción. Repítalo 20 o 30 veces, con bastante energía, y luego pase al otro pie. A continuación, haga girar el pie en círculos alrededor de la articulación del tobillo, un pie por vez, 20 o 30 giros cada uno. Beneficios: Estira y flexibiliza los numerosos músculos y tendones de pies y tobillos, estimula los nervios de los pies y la circulación sanguínea, cosa que constituye una buena terapia para quienes tienen los pies crónicamente fríos, sobre todo en invierno. Estimula los canales de energía que bajan por las piernas hasta los pies y vuelven a subir hacia diversos órganos vitales. Es un buen método para ayudar a despertar el cuerpo por la mañana, antes de abandonar la cama.


Presión sobre el punto del «ManantialBullente

. En el centro de la planta está el punto llamado «Manantial Bullente ». Presiónelo firmemente con la yema del pulgar y friccione con fuerza unas cuantas veces, descanse y repita más o menos unas doce veces. Luego, pase al otro pie. Beneficios: Este punto está relacionado con los riñones y las glándulas suprarrenales. La presión sobre él calma todo el cuerpo y ayuda a equilibrar la red de energía. Muy recomendable por la noche, antes de acostarse, para aquellas personas que sufran de insomnio.


Presión sobre los puntos del «Supremo Empuje» Técnica: Siéntese en una silla o en el suelo y localice en el empeine del pie el punto denominado «Supremo Empuje», que es el punto más poderoso del meridiano del hígado y equivale en sus efectos y ubicación al Valle de la Armonía situado en la mano. Lo encontrará entre los tendones del pulgar y segundo dedo del pie, a unos 5 cm. del borde de la zona carnosa que los conecta a ambos. Explore esta zona con el índice o el pulgar hasta localizar el punto, y entonces aplíquele acupresión más o menos unas doce veces. A continuación repita en el otro pie. Beneficios: Cuando se encuentre fatigado, este punto le proporcionará un «empujón» de energía. Una vigorosa presión aplicada sobre él a diario produce buenos efectos en las personas aquejadas de hepatitis u otras enfermedades del hígado. También alivia ciertos dolores de cabeza y es un buen remedio para las resacas


La alegrĂ­a y la actitud armoniosa nos mantendrĂĄ saludables y prolongarĂĄ nuestra vida. F


ejercicios taoistas de autocuracion