Page 1

I

WWW.NATIONALGEOGRAPHIC.COM.ES

I SEPTIEMBRE 2008

NATIONAL

ELEFANTES DE SAMBURU LAS CHOLITAS DE BOLIVIA METEORITOS: EL PRÓXIMO IMPACTO ANTIGUOS POBLADORES DEL SAHARA


Si

piedras. hablasen

las

EN BUSCA DEL SIGNIFICADO DE STONEHENGE


L

a primera imagen suele vislumbrarse desde la A303, la * carretera que corta sin piedad el paisaje a las puertas del monumento: Stonehenge aparece como una agrupación de prominencias insignificantes sobre la amplia llanura. Sin embargo, incluso desde esa perspectiva fugaz, su silueta de espaldas anchas es tan prehistórica que quien la observa juraría que una distorsión del espacio-tiempo lo ha transportado a un mundo perdido. ' Visto de cerca, en medio de & estudiados del mundo, aunque seguimos sin tener claro qué uso la confusión de las piedras, unas ESCOCIA derruidas y otras aún en pie, da le daba la gente que lo erigió. En el pasado, los arqueólogos la impresión de no estar a la alIRLANDA / tura de su fama, pese a la evidentrataban de descifrar el enigma @ m ~ REINO te proeza que supuso levantar IRLANDA UN'D0 a fuerza de exprimir de las propias piedras hasta el último dato: las famosas piedras sarsen (los GALES INGUITERRA grandes bloques de un tipo de StonchcnsaEl *Lo,,dnr escrutaban los perfiles, las mararenisca característica del sur de O k m 150 cas y hasta las sombras. RecienInglaterra), la más grande de las temente, en cambio, la búsqueda de respuestas los ha llevado a cuales pesa 50 toneladas. Sin par en la actualidad, probablemente Stonehenge ampliar su campo de análisis, distanciándose de también fue un lugar único en su época, hace Stonehengepara estudiar los restos de una aldea unos 4.500 años: la versión en piedra de ante- neolítica vecina y un pico montañoso del sudoesriores estructuras de madera. De hecho, los enor- te de Gales. Aunque todavía no se ha dado con mes dinteles están unidos a las jambas que los la respuesta definitiva,estas dos líneas de invessustentan con encajes de mortaja y espiga copia- tigación en curso han puesto a los expertos sobre dos de la carpintería, un signo elocuente de lo la pista de nuevas y sugerentes posibilidades. radicalmente novedoso que debió de ser en su día este monumento híbrido. Ese carácter innova- STONEHENGE SURGIÓ de una rica tradición de dor aún se palpa hoy en sus piedras consumidas estructuras no menos enigmáticas. Henges (tepor el tiempo. Los constructores de Stonehenge rraplenes circulares con un foso concéntrico en habían descubierto algo hasta entonces desco- su interior), túmulos y montículos, estructuras nocido, se toparon con alguna verdad, tuvieron circulares de madera, monolitos y composiciones una revelación. No hay duda: esas piedras, colo- en piedra en forma circular o de herradura eran cadas con un claro propósito, están cargadas de comunes en toda la Gran Bretaña del neolítico significado. Pero, jcuál es ese significado? y en partes de la Europa continental. (Pese a su Pese a las innumerables hipótesis formuladas nombre, Stonehenge no es un henge en sentido a lo largo de los siglos, nadie lo sabe. Stonehenge estricto, porque las posiciones habituales del es una de las reliquias más famosas de la prehis- terraplén y del foso están intercambiadas.) En toria de Europa, y uno de los monumentos más diversos estadios de su evolución, Stonehenge reflejó muchas de estas tradiciones. Las prime- . El último libro de Caroline Alexander, The Bounty: 'he ras piedras estructurales, las piedras azules, proTrue Story of the Mutiny on the Bounty, estuvo en la cedentes del sur de Gales y transportadas por lista del New York Times de los más vendidos en 2003. tierra y por mar, llegaron probablemente antes

(

4

NATIONAL GEOGRAPHlC

S E P T I E M B R E 2008

7I

I

a

.",

j

!

1


Estas ancestrales piedras verticales de 35 toneladas se inclinan peligrosamente mientras los operarios impiden un desplome en 1919. Tras años de deterioro en manos privadas, Stonehenge fue cedido al patrimonio nacional en 1918.

del año 2500 a.c. Las gigantescas piedras sarsen completaron el monumento, que en su día estuvo conectado al río Avon por una avenida. Stonehenge representa, pues, la culminación de una evolución dinámica;los terraplenes que en un primer momento alteraron la fisonomía de la pradera probablemente respondían a unas creencias distintas de las que inspiraron el posterior monumento de piedra y su conexión con el agua. En el interior de los círculos de piedra medio desplomados, cuesta distinguir el esquema original del monumento. Más fácil es imaginar las acciones que lo hicieron posible: los trabajos de planificación e ingeniería, la diplomacia necesaria para transportar la piedra a través de distintos territorios, las maniobradogísticas para abastecer y equipar a la mano de obra, la capacidad de persuadir u obligar a unos hombres sanos para que abandonasen ganado, cultivos y cazaderos; en suma, toda esa intervención humana que aún hoy reconocemos, por poco que sepamos de aquellos antiguos britanos. CROWN COPYRIGHT. NATlONAL MONUMENTS RECORD

Sabemos que algunos de ellos se dedicaban a la agricultura y el pastoreo, y que mucho tiempo atrás habían empezado a domesticar su territorio, abriendo caminos en los bosques primigenios de abedules, pinos y avellanos. Los restosióseos indican que, a pesar de las exigencias físicas de la vida que llevaban, los pobladores de la Gran Bretaña neolítica tenían una complexión más liviana que la nuestra. La relativa ausencia de caries dental apunta a una dieta baja en carbohidrato~,y aunque es difícil calcular cuál era su esperanza de vida, parece que en general la población gozaba de buena salud. Pero vivir entrafiaba riesgos impredecibles. «El cinco o seis por ciento de estas poblaciones, tanto hombres como mujeres, presentan traumatismos craneales producidos por objetos contundentes)),explica Michael Wysocki, profesor de ciencias forenses e investigación criminal en la Universidad de Central Lancashire. Tales traumatismos pudieron deberse a una violencia de tipo ritual o al hecho de que en aquellos tiempos la vida fuese brutal. STONEHENGE

5


Una serie de descubrimientos tan casuales Andrew Fitzpatrick, director de la excavación. como espectaculares realizados en los últimos Posibles lugares donde pasaron su infancia son años han permitido esbozar las biografías de al- el noroeste de Gran Bretaña, Gales o la Bretaña gunos individuos. En 2002, los arqueólogosque francesa. «Lomás importante no es de dónde protrabajaban en Boscombe Down, en la margen cedían -recalca Fitzpatrick-, sino el hecho de que oriental del río Avon, cuatro kilómetros al sudes- en aquella época se viajase. Es el mejor ejemplo de te de Stonehenge,desenterraron dos tumbas que migración prehistórica descubierto en Europa.)) datan de entre 2500 y 2300 a.c. Contenían los restos de un hombre de entre 35 y 45 años con AUNQUE NO SERÍA DESCABELLADOespecular una grave lesión en una pierna, que debía de pro- que estos inmigrantes vieron Stonehenge, e ducirle una acusada cojera, y de un familiar más incluso que participaron en su construcción, recientemente han salido a la joven, quizá su hijo. La tumba del hombre de más edad alberluz nuevas evidencias acerca de la comunidad que sin ningaba el ajuar funerario más guna duda hizo uso del monurico jamás hallado en enterramento. El Proyecto Stonehenge mientos de esa época en Gran Riverside, financiadopor NaBretaña: joyas de oro para el y tional Geographic Society y cabello, navajas de cobre, útiles codirigido por Mike Parker de sílex, dos muñequeras de arquero en piedra pulida, un Pearson, de la Universidad de «yunque»de piedra para traSheffield,y otros cinco colegas Cabeza de maza de gneis finamente pulida bajar el metal, y cerámica del ,al,ada ,,,,, c,ana a p,d,s, a la cabeza de otros tantos equicaracterístico estilo de la culpos, ha realizado desde 2003 tura del vaso campaniforme, que en ese período una serie de excavaciones en las inmediaciones era común en la Europa continental pero no en de Stonehenge, centrándoseen un enorme henge Gran Bretaña. El análisis químico del esmalte de unos 450 metros de diámetro,conocido como dental de los dos hombres arrojó unos resultados Durrington Walls. Situado a casi tres kilómetros asombrosos: el más joven era oriundo de las cer- al nordeste de Stonehenge, Durrington ya se cocanas tierras de Wessex; el mayor, bautizado como nocía en 1812y fue excavado en la década de 1960. En el interior y alrededor del descomunal «elarquero de Amesburp, procedía de una zona de los Alpes que hoy ocupan Suiza y Alemania. henge había tres estructuras circulares de madeLos testimonios arqueológicossugieren una his- ra, cuyas huellas perviven en los huecos dejados toria romántica: emigrado del continente y Ile- por los postes. Dos de estas estructuras, los círvando consigo un nuevo estilo de cerámica y su culos norte y sur, estaban situadas en el interior técnica metalística, el arquero adquirió fortuna y del henge,mientras que un monumento posteposición social en Wessex, y fundó una familia. rior, conocido como Woodhenge, se erigía en el Un año después del descubrimiento del ar- exterior. «Las pruebas sugieren que los círculos quero, y a menos de quinientos metros de dis- de madera eran lugares de secretismo,ya que el tancia, unos operarios que tendían unas tuberías interior de los mismos quedaba oculto por la se toparon con otra tumba más o menos de la colocación de pantallas y por la propia acumumisma época, ésta con los restos de siete perso- lación de postes», explica Alex Gibson, de la nas, al menos cuatro de las cuales eran hombres, Universidad de Bradford. Hace poco, el Proyecto aparentemente emparentados y, igual que el Riverside desenterró dentro de los terraplenes arquero, de procedencia extranjera. El análisis del henge dos estructuras muy elevadas y con de los premolares y molares de los tres adultos foso y empalizada propios, tal vez las residencias reveló «quevivieron en un sitio hasta los seis años de altos funcionarios encargados de supervisar y en otro hasta los trece», explica el arqueólogo el círculo, o tal vez espacios para el culto.

m

TODOS LOS OBJETOS MOSTRADOS PROCEDEN DELMUSEO DE SALISBURY Y SOUTH WlLTSHlRE


LAS FASES DE STONEHENGE RECINTO DE TIERRA En tomo al aiío 3000 a.c. se construyó en las tierras calizas de la llanura de Salisbury un monumento circular de unos 115 metros de dlbmetro compuesto por un foso y un terrapl4n. Es el henge que da nombre a Stonehenge, diferente a la mayoría de los henges neollticos, construidos con la zanja en el inteiior del terraplBn. Es posible que en algunos de los 58 agujeros circulares que delimitan el borde interior del terraplbn hubiese postes de madera.

MONUMENTOS DE MADERA Entre el neolltico medio y el final se levantaron postes de madera en disposición lineal cerca de la entrada nordeste y. pasando por el centro, hacia la entrada sur. Los restos de Incineracioneshacen pensar que el lugar se utilizaba como cementerio.

APARECEN LAS PIEDRAS Piedras azules Los monolitos, dispuestos en circulo o en semicirculo, aparecieron probablemente antes del aiío 2500 a.c. Los mbs antiguos son las parejas de piedras azules (así llamadas por el tono que adquieren al mojarse con agua de lluvia) de cuatro toneladas, procedentes de Gales y transportadas a lo largo de 400 kilbmetros. De la misma Bpoca son las llamadas-piedras de las estaciones,, la *piedra del alta^ y la *piedra tal6n* de la entrada nordeste.

Círculo de piedras sarsen Stonehenge adquiri6 el aspecto que hoy conocemos cuando se erigió el circulo de piedras sarsen. de cinco metros de altura y compuesto por 30 piedras labradas unidas por dinteles. Dentro del circulo, dispuestos en forma de herradura, se levantaban cinco trilitos independientes, formado cada uno de ellos por dos jambas unidas por un dintel. El mbs alto alcanzaba los 7,50 metros. Se rehizo el terraplbn calchreo, se aiíadieron pequeiías estructuras de tlerra circulares y se abri6 una avenida de unos 3kil6metros hasta el rio Avon, flanqueada pot-terraplenes.

Posteriores modificaciones Algunas piedras azules que hablan sido desechadas en su momento se dispusieron en circulo y en forma de herradura dentro del circulo de sarsen. y se cav6 un doble circulo de hoyos. Hacia 1500 aC. Stonehenge ya estaba abandonado. ILUSTRAC16NDE OUVER UBERTI. NG. NENTES: MlKE P*RKER PEARSOH UNlVERSiDAO DE SHEFFIED. 9CIENCE iWDSTONEIIENOE.BARRY WNUFFE Y WUN RE.EDS


Los hombres del neolitico utilizaron cornamentas de animales, hoy con las puntas ya romas, para cavar las tierras calizas del lugar y crear enormes terraplenes y fosos en Stonehenge y Durrington Wails. Las astas permiten realizar una dataci6n por carbono 14, y conocer asĂ­ la edad de los emplazamientos donde se hallan estas herramientas.


b

Las dagas de metal m8s antiguas halladas en Gran BretaAa son las de la tumba de un potentado enterrado a pocos kilómetros de Stonehenge hacia el año 2400 a.c. Forjadas en cobre.blando procedente de Francia y España, presentaban probáblemente un filo rnhs romo que los cuchillos de sílex tlpicos de la Bpoca, y tal vez sólo tenían un uso ceremonial.

.


ubierta hace poco en Duaington Walls, la mรกs a entre 2600 y 2500 a.c., estรกn pistas. El arqueรณlogo Mike que las cerca de 300 viviendas mas de madera 3 suelos

verano e invierno. ILUSTRIU316NDE W U H I K O SANO

-


E+-,

.

:

c..

.

. .-- ..,,

--

-. - .

--..--

-<

.

...

-==-,

-.

--'

-


Fuera del henge, al pie del terraplkn, el equipo descubrió un grupo de siete casas pequeñas. Con una datación no concluyente que las sitúa entre 2600 y 2500 a.c., flanquean una avenida empedrada de 30metros de ancho que conduce al Avon. Desde el interior del perímetro de los cimientos de una de las viviendas, Mike Parker Pearson señalóvarios detallesdomésticos,como una ligera depresión ovalada en el centro del suelo, que indica un hogar. «Esto son marcas de talones, o quizá de nalgas)),nos explicó, acuciiliándosesobre el pavimento de revoco. En cinco casas hay señales de ?nobiliario, como las muescas dejadas por camas de madera. El arqueólogo señaló la arboleda que se divisaba en la distancia. Las excavaciones y los análisis geofísicos apuntan a la posible presencia de un gran número de hogares en el vale. «Podría haber hasta 300 casas», aseguró, lo que haría de la zona el mayor asentamiento neolítico descubierto en Gran Bretaña. Parker Pearson tiene su propia interpretación de Stonehenge, inspirada en su experiencia de campo en Madagascar. En la cultura malgache se venera a los antepasados con monumentos de piedra, que simbolizan el endurecimiento de los cuerpos al convertirse en esqueletos y la inmutabilidad de la conmemoración de la muerte; la madera, que, por el contrario, se descompone, está asociada con la transitoriedad de la vida. La piedra es ancestral y masculina, mientras que la madera es, en palabras de Parker Pearson, «suave y dúctil, como las mujeres y los bebés)). Guiándose por este modelo, Parker Pearson ve sugerentes conexionesentre Durrington Walls, caracterizadopor las estructuras de madera, y la sólida y pétrea monumentalidad de Stonehenge. El camino que parte de Durrington y conduce al río Avon podría ser una avenida ceremonial, a pesar de sus escasos 167metros, mientras que el que sale de Stonehenge recorre casi tres M6metros, y su naturaleza procesional queda manifiesta por los fosos y terraplenes que lo flanquean. Para Parker Pearson, los contrastes invitan de nuevo a la reflexión. Stonehenge está alineado a Beca NGS Las cuotas de los miembros de la Sociedad financian en parte esta investigaci6n. 18

NATIONAL GEOGRAPHIC

SEPTIEMBRE 2008

en busca de objetos de factura humana. El año pasado unas 270 personas participaron en el Proyecto Stonehenge Riverside, una megaexcavación destinada a estudiar varios yacimientos del antiguo paisaje ceremonial de la llanura de Salisbury. La meta es descubrir si los monumentos de la zona conformaban una red de usos relacionados.

la vez con el eje del orto en el solsticio de verano y con el del ocaso en el solsticiode invierno, mientras que el círculo sur de Durrington Walls capta el momento del alba en el solsticio de invierno. La abundancia de restos de cerámica y de huesos de animales, sobre todo de cerdos, sugiere que Durrington Walls fue escenario de muchos banquetes, mientrasque en Stonehenge hay muy poca cerámica. En Durrington apenas se han hailado restos humanos, pero en Stonehengehan salido . a la luz 52 incineraciones y otras muchas inhumaciones, que podrían contener hasta 240 difuntos: el cementerio neolítico más grande de Inglaterra. Según esta nueva teoría, Durrington representa el reino de los vivos, y Stonehenge,


i

. -, ,

-

C

.

'

el de los ancestrosmuertos, ambas esferas unidas por procesiones de carácter estacional a lo largo de una ruta conformada por las avenidas y el río. Es probable que las cenizas de la mayoría de los muertos fuesen confiadasal río, mientras que otros restos de cremaciones, posiblemente los de la &te social, eran depositados en Stonehenge. ((Muchosespecialistascoincidjrían,en líneas generales, con la hipótesis de los vtvos y los muertos»,dice Mike Pitts, director de British Archaeology. El problema surge al entrar en detalles. Siempre se había dado por hecho que los restos de enterrarnientosde Stonehengecorrespondían a prácticas comunes en las fases de terraplenes y estructuras de madera, previas al levantamiento ANOREW HENMRSON

de las piedras, pero ahora Parker Pearson cree que continuarondurante el período de los monolito~.Al mismo tiempo, en el paisaje que circunda Stonehenge,hay evidenciasde que se llevaban a cabo actividades cotidianas como la agricultura y el pastoreo, que no parecen encajar con la hipótesis de un reino de los muertos tan grande y con semejantecarga ritual. Tampoco hay acuerdo a la hora de fijar la fecha de la llegada de las piedras sarsen. Ni suficientes pruebas para la datación de la avenida que conduce de Stonehenge al Avon, e1 vínculo imprescindible entre los dos yacimientos. Llenar estas lagunas es crucial para establecer una correlación coherente entre las actividades de ambos emplazamientos. STONEHENGE

19


20 N A T I O N A L G E O G R A P H I C

S E P T I E M B R E 2008


l

EL VIAJERO Era un hombre libre y rico. El análisis isotópico de la dentadura indica que *el arquero de Amesburp, descubierto en 2002, se crió en los Alpes. Fue enterrado hacia el año 2400 a.c., junto con sus herramientas de metalista, una aljaba de flechas finas, y unos adornos para el cabello elaborados con el oro más antiguo descubierto hasta hoy en Gran Bretaña (inferior, izquierda). ¿Qué lo trajo hasta las inmediaciones de Stonehenge en la 6poca de máximo esplendor del lugar? Un misterio mhs.

«Elvalor de su interpretación no estriba sólo en la vinculación de las piedras con los antepasados -resumió Pitts acerca de la teoría de Parker Pearson-, sino en el hecho de estudiar el paisaje en su integridad. Las interpretaciones anteriores analizaban los yacimientos por separado.)) ES IRÓNICO que un

enfoque más directo para desentrañar el significadode Stonehenge pueda proceder de un pequeño emplazamiento situado a pocos kilómetros, en los rugosos y fracturados afloramientos de dolerita y esquisto de los montes Preseli, en el sudoeste de Gales: el lugar de origen de las piedras más antiguas de Stonehenge, las legendarias piedras azules. La colocación de las piedras azules marcó una fase crucial entre los escenariosde madera originalesy el monumento que ha llegado hasta nosotros. «Bañadas de magia)),así describió un arqueólogo aquellas colinas situadas en una región desde siempre conocida por sus misteriosos círculos de piedra, dólmenes y otros monumentos megalíticos. En 1923 se determinó que las piedras azules de Stonehenge procedían de unos afloramientos concretos de la zona de Carn Menyn, en el extremo oriental de los montes Preseli; los análisis geoquímicos realizadosen 1991redujeron el área a una zona de unos 2,50 kilómetros cuadrados. Durante más de 80 años después de descubrir el origen de la piedras azules, «nadie ha cogido una paleta y se ha puesto manos a la obran, comenta el arqueólogoTimothy Darvill, de la Universidad de Bournemouth. Junto con Geoffrey Wainwright, estudioso del neolítico y artífice de la excavación original de Durrington Walls en los años sesenta, Darvill emprendió en 2001 un estudio sistemático de las inmediaciones de Carn Menyn, acompañado de un reducido equipo de investigadoresde la Universidad de Bournemouth, entre ellos la profesora Yvette Staelens. «En ese lugar ocurren cosas muy extrañas)),dijo Staelens acerca de los montes, y nos describió cómo, al llegar a lo alto de un afloramiento escarpado, se encontraron con un zorro clavado en la roca. «Piedras abajo corría un río de tripas y sangre. Creemos que debió de dejarlo caer una rapaz grande. A esas cosas extrañas me refiero.)) S T O N E H E N G E 21


mi,,.,. '

-

.,

>p - 4 .


m:

,y,!:* 2 . : . m'.;

*::.

cd

h., .-..

1.-

*....'

. ;.d

*

.h2.,. *-

h.h.

~:5--<.',. . ._.- ;-., -

A\>'

.

.

.. -: ,

.

.,-x

.-<

.*,

.

.>


E

Rut.delarpledraaazldea

ProbaMe -- Alternativa (fluvial o marítima)

-

Akernatlva (tenestre)

)

«Esun monumento natural -dice Wainwright, refiriéndose a las formaciones rocosas de columnas y pilares que abarrotan el suelo-. Las piedras de Stonehenge no tuvieron que ser talladas; bastó con cogerlas y llevárselas.»Con una altura de hasta 1,80 metros y cuatro toneladas de peso cada una, las cerca de 80 piedras azules originales (no está claro cuántas se colocaron) están compuestas en su mayoría de dolerita con motas de feldespato pálido. Recién talladas y mojadas por la lluvia, es cierto que adquieren un brillo azulado, pero no son las únicas piedras llamativas de las islas Británicas. «iPor qué transportaron estas piedras 400 kilómetros para construir Stonehenge?»,se pregunta Wainwright. Por ahora los montes Preseli no han respondido esa pregunta, pero ofrecen algunas pistas. El mismo día que Wainwright y Darviil comenzaron su estudio de campo, recuerda Staelens, Wainwright tomó una roca al azar: «Y sobre aquella roca había arte rupestre)).Se trataba de un tipo de incisión en círculos concéntricos,que 24 N A T I O N A L G E O G R A P H I C

S E P T I E M B R E 2008

El análisis microscópico (abajo) de las piedras e que proceden de azules de ~ t ó n e h e n ~confirma un terreno montañoso de Gales. Su extracción y transporte por una ruta terrestre, fluvial y marítima de 400 kilómetros de longitud (mapa, izquierda) requirió la coordinación de diversas poblaciones. Pero más de mil anos antes los habitantes de los montes Preseli ya movían piedras y construían tumbas como la de Pentre lfan (derecha).

podría datar de entre 3800 y 2000 a.c. «No encontramos nada que sostuviese una datación segura)),explica Darvill. Lo único cierto es que quizás hacia el N miienio a.c., el ser humano ya construía monumentos en este lugar sugerente donde los pináculos de roca parecen clavarse en el cielo, y lo distinguía con motivos asociados a emplazamientos «especiales».En palabras de un arqueólogo, «el hombre neolítico acudía a los montes Preseli para venerarlos)). No sabemos si las piedras fueron llevadas a la llanura de Salisbury en una sola campaña o si la empresa se prolongó en el curso de una o más generaciones. Otro punto que alimenta encendidos debates es cómo fueron transportadas. Aunque es posible que la acción de los glaciares arrancaseinicialmente las piedras de los montes,. la antigua teoría de que fueron arrastradas por ellos y depositadasen la llanura de Salisburyhoy ha quedado totalmente descartada a la luz de los estudios modernos; las piedras azules fueron trasladadas a la llanura por la mano del hombre. SERVICIO OEOL6QICO BRIThNICOICONSEJODE INVE8TKUC16N DEL MEDIO NATURAL(NERC)


- .

La ruta más corta de todas las que se consideran plausibles (la que desciende por el río a lo largo de la costa de Gales y luego cruza el estuario del Severn hasta el tramo superior del Avon) mide unos 400 kilómetros. Es imposible calibrar hasta qué punto ese transporte supuso una hazaña en su día. Como apunta Darvill, en aquella época se acarreaban piedras aún más descomunalesen la Europa continental.«Elargumentodel "esfuerzo inconcebible" es cada vez menos convincente -Arma-. El Gran Menhir de la Bretaña pesa 340 toneladas, o algo así, y se movió varios ki16metros.))Sea como fuere, hayan sido arrastradas por tracción humana o animal, sobre deslizadores con guías engrasadas, sobre gigantescos rodillos de madera o con cualquierotro sistema, es evidente que el hombre neolítico, prosigue Darvill, «teníaresuelto el problema del transporte)). Por lo que se refiere a la significación de las piedras azules, los arqueólogos deben conformarse con avanzar especulaciones.Carn Menyn pudo haber sido un punto de referencia dotado

7

-

de un significado especial en una ruta clave para el comercio o para los viajes. Hay quien sostiene que la disposiciónde los distintos tipos de piedra azul (dolerita,riolita y toba volcánica) en Stonehenge reproduce la distribución natural qu'e presenta en Carn Menyn. También es posible que las piedras no tengan más sentido que el propio esfuerzo de transportarlaso su carácter exótico, como una demostración de habilidad y poder. Según Darvill y Wainwright, la respuesta se esconde en una antigua leyenda. En el siglo XII, Godofredode Monmouth escribió una historia, cuajada de divagacionesy fantasías, de los reyes británicos, en la que relata cómo Stonehengefue transportado, por orden del mago Merlín, desde Irlanda hasta la llanura de Salisbury, donde se convirtió en un lugar de curación. El relato podría recoger la antigua memoria popular, preservada con tenacidad y tergiversada por largos siglos de tradición: a decir verdad, las piedras de Stonehenge fueron traídas de lejanas tierras occidentales por medios aparentemente mágicos. STONEHENGE

25


a diferentes hábitats) indican que las tierras de Stonehenge eran despejadas para usarlas como pastos y campos de cultivo. Cualquiera que fuese su función, Stonehenge formaba parte integral de la comunidad a la que servía. «Yo lo imagino cumpliendo el papel de una catedral, o del estadio de Wembleyn, dice Allen. El hecho de que en los últimos tiempos se hayan efectuado tantos descubrimientos en un área tan rica en historia hace sospechar que aún queda mucho por descubrir. Los trabajos previstos en la avenida podrían revelar en qué época esta vía fue prolongada hasta el Avon, lo que CUANDO LAS PIEDRAS AZULES llegaron a lo aclararía en que momento el río quedó conecque hoy es la llanura de Salisbury, hacía siglos tado al monumento con una intención ritual. que el bosque primario había sido talado para De los restos de cremaciones que fueron excaabrir pastizales. Si llegaron por vía fluvial, tuvie- vados y enterrados de nuevo en 1935 podrían ron que ser arrastradas desde las márgenes del extraerse nuevas conclusiones gracias a los riguAvon, pobladas de sauces y juncias, hasta el lugar. rosos análisis que permite la tecnología más Decoradas con motivos punteados, acanaladu- avanzada. El pasado mes de abril, Timothy Darras y partes pulidas, las piedras se erigieron de vil1y Geoffrey Wainwright dirigieron una camdos en dos para formar un doble arco; y tal vez en paña de excavación de dos semanas en el interior su día estuvieron unidas por dinteles hoy caídos. del círculo de piedra (la primera realizada en En esa época se reformaron los antiguos terra- decenios),con la que confían poder determinar plenes para dar realce a la entrada nordeste, lo cuándo llegaron las piedras azules. Los dos estuque confirma la importancia de la alineación del diosos pretenden reexaminar los restos de monumento con los solsticios: un énfasis que tal esqueletos humanos procedentes de la región de vez reflejaba las creencias sobre el significado de Stonehenge, lo cual podría indicar si existía un las piedras en su ubicación original de Preseli, alto porcentaje de individuos necesitados de o quizá las nuevas ideas de una era de transición. «curación».Y el trabajo de campo hoy en curso Posteriormentese colocaron las gigantescaspie- en los montes Preseli podría traducirse en la dras sarsen procedentes de las colinas de Marl- localización de enterramientos datables, que borough, a unos 35 o 45 kilómetros de distancia. arrojarían luz sobre el significado de las piedras. Aunque en épocas sucesivas la estructura interna sufrió algunas modificaciones, las piedras PARA TODOS AQUELLOSque pretendan desvelar sarsen (los guardianes de espaldas anchas que el enigma de Stonehenge a partir de sus piedras, protegen las piedras interiores, más pequeñas, las fuentes escritas que recogen rituales de los procedentes de Gales) confirieron a Stonehenge albores de la historia encierran una buena lecsu atemporal aura de inquebrantable firmeza. ción. No hay trabajo de campo, por concienzudo Los estudios de Michael Allen, experto en ar- que sea, ni aplicación de la lógica y la razón que queología medioambiental, demuestran que puedan llevar a un arqueólogo, por visionario durante todo el tiempo que duró la construcción que sea, a reconstruir un ritual a partir únicade Stonehenge,los pobladores de la zona siguie- mente de sus hallazgos arqueológicos, restos de ron desempeñando las tareas normales de la vida huesos y fragmentos de cerámica. No hay textos cotidiana. Restos de carbón, pólenes de malas que expliquen Stonehenge.Protegido en su muda hierbas propias de los cultivos y, la prueba más prehistoria, puede prestarse a múltiples interprevaliosa de todas, conchas de caracol (asociables taciones: templo consagrado al sol (o a la luna),

Para rematar el asunto, en la zona existe una antigua creencia que atribuye poderes curativos a los manantiales que brotan en los montes Preseli. La suma de ambas tradiciones invita a ver Stonehenge como una suerte de Lourdes del mundo prehistórico. La teoría del santuario de curación ha sido acogida por los expertos con cautela e interés. Hasta que salgan a la luz nuevas pruebas, habrá que atenerse al único dato constatado: las antiguas poblaciones encontraron algo especial en los montes Preseli que les indujo a transportarlo hasta el sur de Inglaterra.

26

NATIONAL GEOGRAPHIC

SEPTIEMBRE 2008


Deteriorado, en ruinas, coraz6n de un paisaje esculpido al detalle, Stonehenge continúa siendo el custodio de sus secretos 4.500 arios despues de su constnicci6n. Las nuevas excavaciones efectuadas esta primavera en el interior del circulo permitirána los arque6logos desvelar algunos de sus secretos milenarios.

calendario astronómico, reino ancestral de los muertos, centro de curación, representaciónlítica de los dioses, símbolo de estatus y poder. La única cosa indiscutible es su capacidad de concitar, en igual medida, las convicciones más fervientes y los desconciertos más profundos. Stonehenge representa el último capitulo de la gran tradición de la arquitecturamonumental en la Inglaterra del neolítico. Fúe abandonado hacia 1500 a.c., y con el paso de los siglos muchas de sus piedras cayeron, se quebraron o fueron sacadas de allí, ya sea por obra del hombre o de la naturaleza. De vez en cuando alguien visitaba las enigmáticas ruinas, y daba noticia de ellas. Un historiador griego del siglo I a.c., Diodoro JASON HAWKES

de Sicilia, menciona una crónica ya perdida, escrita 300 años antes, que describía «un magnífico recinto consagrado a Apolo y un notable templo esférico» sobre una gran isla del lejano Norte, enfrente de la actual Francia. (Y, dato intrigante donde los haya, Apolo es el dios de la curación.) El gran diarista Samuel Pepys visitó el monumento en el verano de 1669, para lo cual alqui16 monturas y un guía que lo condujese hasta la llanura. La magia del lugar todavía resuena hoy en sus palabras. Las piedras, escribió, eran «tan prodigiosas como las razones que de ellas me dieran, y su vista, merecedora del viaje. Dios sabe para qué servían)). O STONEHENGE

27


Los Secretos de Stonhenge y Preseli  

Descubrimos unos pocos de los secretos de las Piedras azules, de las montañas Preseli y de Stonehenge. www.avanc.biz

Los Secretos de Stonhenge y Preseli  

Descubrimos unos pocos de los secretos de las Piedras azules, de las montañas Preseli y de Stonehenge. www.avanc.biz

Advertisement