Issuu on Google+


En una granja en una zona muy lejana con problemas de violencia, la seĂąora pata decidiĂł empollar, todas sus amigas de la granja estaban deseosas de ver a sus patitos, que esperaban fuesen unos patos de bien dado que tenĂ­an una madre ejemplar.

2


Lleg贸 el gran d铆a en que los patitos comenzaron a abrir los huevos poco a poco y todos se reunieron en la granja ante el nido para verles por primera vez.

3


Uno a uno fueron saliendo del cascaron, eran unos preciosos patitos, cada uno acompa単ado por la euforia y gritos de alboroto de la Se単ora Pata.

4


Era tanta la alegrĂ­a de tener unos patitos tan bellos y juiciosos que no se percataban de que uno de los huevos no se habrĂ­a.

5


El señor perro se percató y dijo en voz alta que pasa con ese que no quiere salir, todos concentraron las miradas y su atención en el huevo restante que permanecía intacto, incluso los recién nacidos esperaban algún movimiento de su hermano.

6


Pero “joh”, sorpresa!, el patito recién nacido tenía un aspecto extraño y una mirada de maldad, pero era feo y desgarbado al lado de los otros patitos...

7


La Señora Pata en un acto racial con su propio hijo, se moría de vergüenza por haber tenido un patito tan feo y le apartó con el ala mientras prestaba atención a los otros.

8


El patito se quedó tristísimo porque se empezó a dar cuenta de que allí no le querían que su propia madre le aparto de los demás y su corazón de rabia se llenaba...

9


Pasaron los días y su aspecto no mejoraba, al contrario, empeoraba, pues crecía muy rápido y era flacucho y su mirada cambiaba, además bastante torpe el pobrecito “pero eso no sería por mucho”.

10


Sus hermanos le jugaban pesadas bromas grave error ya que con esto lograban que su coraz贸n fuera frio y duro.

11


Dado que su corazón erra solo rabia, el patito decidió que debía buscar un lugar donde pudiese encontrar amigos ya que el sentía que la maldad le estaba ganando y decidió que era hora de irse de la granja y una mañana muy temprano, antes de que se levantase el granjero, huyó por un agujero dela cerca

12


El patito creyó que con suerte contaba en el momento que con otra granja dio pero él no contaba con que era una zona guerrillera y de allí le hicieron desplazar unos cerdos el patito triste emprendió la huida dado que querían hacer pato a la plancha.

13


El patito corrió y corrió durante horas, y el invierno llegaba y el patito ya llevaba días huyendo por miedo del encuentro con las guerrillas, pero ese no era su único temor tuvo que buscar comida entre el hielo y la nieve y el patico sufría solo.

14


Al fin llegó la primavera y el patito pasó por un estanque donde encontró las aves más bellas que jamás había visto.

15


Eran elegantes, con mucha gracia y se movían con tanta distinción que se sintió totalmente acomplejado porque el estaba sucio y con miedo. De todas formas, como no tenía nada que perder se acercó a ellas y les preguntó si podía bañarse también.

16


Los cisnes, pues eran cisnes las aves que el patito vio en el estanque, le respondieron:

17


- ¡Claro que sí, eres uno de los nuestros! A lo que el patito respondió: -¡No se burlen de mí!. Yo soy desplazado estoy sucio con miedo tengo hambre y soy desgarbado, pero no se deberían reír por eso...

18


- Mira tú reflejo en el estanque -le dijeron ellosy verás cómo no te mentimos. Puedes estar sucio nosotros ya pasamos por eso pero en este tiempo has crecido mira tú figura y notaras el parecido El patito se introdujo incrédulo en el agua transparente y lo que vio le dejó maravillado.

19


¡Durante el largo invierno se había transformado en un precioso cisne!. Aquel patito feo y desgarbado que tuvo que huir de su hogar era ahora el cisne más blanco y elegante de todos “bueno estaba un poco sucio”

20


As铆 fue como el patito se uni贸 a los suyos y vivi贸 feliz para siempre con un grupo de cisnes que huyeron de sus hogares para ahora ser una gran familia.

21



El patito feo diferente