Page 1

BRE STEPHANIE MEMORIA FINAL

GERNIKA-LUMO

BERMEO

Auxiliar de conversaci贸n 2011-2012

1


I- Expectativas sobre participación en el Programa Participar en este año como auxiliar de conversación era para mi una gran oportunidad. Acababa de terminar mis estudios en filología española, y veía este año dando clases, aunque de francés, como perfecto para ampliar mis conocimientos de la lengua y de la cultura española. Además quiero ser profesora, por eso, ser auxiliar era la pura y lógica continuación de mis estudios. Darme cuenta de lo que significa dar clases, como actuar, preparar las clases, adaptarse a los alumnos y a sus dudas, es una experiencia, casi como una práctica. Antes de vivir esa experiencia estaba muy entusiasmada. Entusiasmada con la idea de compartir mi idioma, el francés, a través de diferentes aspectos, que yo nativa, podía llevar a los alumnos, es decir, culturales con la música, el cine, el arte por ejemplo, geográficos, culinarios... Quería proponer actividades varias, y para algunas más lúdicas de que lo que se puede hacer en una clase tradicional... Quería compartir todo lo que podía, para darles acceso, de otro modo, a la cultura francesa y así crear una apertura hacia este idioma. Esperaba también un encuentro humano, un reparto mutuo, un intercambio entre los alumnos y yo, dos culturas... esperaba enriquecer a los otros y ser enriquecida por ellos...y lo he conseguido. Nos hemos dado mucho, hemos aprendido mucho, todos, me abrí a una nueva cultura, a un mundo hasta ahora casi desconocido, que es el país vasco. La presencia de un nativo en una clase es una ventaja increíble.

II- Desarrollo de la experiencia. Aspectos didácticos, de organización y de participación en la vida del centro. o Valoración de las actividades de aula realizadas: su contribución a la mejora de la competencia oral del alumnado y a su conocimiento de otras realidades culturales. Estaba en dos sitios, unas horas en el instituto de Gernika, y en la Escuela Oficial de Idiomas de Bermeo lo que me permitió estar en contacto con dos públicos diferentes. Primero voy a hablar de mi función en la escuela de idiomas. Mi contribución, según las clases, no fue la misma. Con unas clases, tenía que supervisarlas como si fuera el profesor, sin embargo no tenía que hacer pura gramática por ejemplo, mis clases tenían que ser de conversación, hablar un máximum pero desde luego me paraba mucho para dar 2


unas palabras, expresiones lo que siempre fue un encanto eso y aclarar unos puntos de gramática que me pedían muy a menudo. Con otras clases, estaba como ayudante, auxiliar del profe, pasaba en los grupos cuando hablaban sobre una tema, añadía detalles necesarios a una explicación del profesor o de un articulo, video... He dado muchas palabras nuevas, expresiones, que podemos considerar como familiares, al menos cotidianas, eso es muy divertido porque les gustan aprenderlas. Por fin, estaba encargada de dos horas “opcionales” donde venían quien quería. Poca gente venia, siempre el mismo grupo de gente. Porque? Porque esta clase tenía lugar antes de sus dos horas de clases, según los días, lo que hace mucho para la gente, ademas de los horarios de trabajo y de la vida personal. Pero fueron muy agradables, divertidas y enriquecedoras. Reímos mucho, el ambiente siempre fue tranquilo y ligero, siempre proponía actividades orales basadas sobre varios fuentes, aprovechaba para hacerles descubrir otro aspecto del francés que la lengua en si misma. Según el nivel la gente hablaba o escuchaba (fue un poco difícil gestionar los niveles extremos, A1 et B2 por ejemplo, había que encontrar el mejor medio de dar la clase). Me preguntaban mucho sobre Francia, para poner en paralelo la situación de un hecho, eso fue interesante porque me permitió aprender sobre la situación misma de España, y del País Vasco. Las dos partes nos hemos abierto a otra cultura, fue un intercambio mutuo. En efecto, estaba también algunas horas en el instituto de Gernika, con diferentes niveles cada semana. He visto todas las clases aprendiendo francés y más las preparando el bachillerato. Acaban de empezar por al mayoría en septiembre, por consiguiente el nivel fue bajo, no se podía hacer una clase de conversación, hemos decidido con la profe aprovechar de mi presencia para enseñarles películas francesas, que les ha gustado un montón, como LOL que trata de jóvenes como ellos, que van al instituto, que viven entre amistad, amor y riñas con los padres, por ejemplo. Ponía los subtitulados para que entiendan al menos la historia, pero es un medio de hacer la oreja a la lengua. Hemos estudiado unas canciones también. A lo largo de los meses, empezamos a repasar puntos de gramática que habían hecho con la profe antes, desdoblábamos las clases para trabajar con un grupo reducido. Confieso que no fue lo mismo dar clase a los alumnos del instituto o de la escuela de idiomas. Tuve que confrontarme a un grupo de alumnos que no quería trabajar el francés, porque es una optativa para ellos, estudiaban otra asignatura sin esconderse, hablaban sobre todo en euskera lo que no entendía, pese a lo que les había dicho la profe etc.. tuve que intervenir para no dejar la clase salir así, tengo experiencia de este tipo de situación, pero perturba un poco, casi desanimaría... pero no me desanimé porque solo fueron unos grupos por suerte. 3


El trabajo fue totalmente diferente pero interesante, complementario y me permitió darme cuenta de los dos ambientes, fue positivo al final.

o Coordinación con el departamento de idioma. Supervisión y asesoramiento recibidos. La relación con mis tres profesores fue perfecta, gente maja con quien hablaba mucho, verdaderos compañeros de trabajo, les agradezco para este acogimiento y el desarrollo del año. Fue mi referente quien me ha encontrado un piso, cuando durante el verano nos pusimos en contacto, me dijo que conocía a alguien que buscaba a otro inquilino, mucho mejor de lo que había podido encontrar antes, es decir muy poco porque Gernika, o Bermeo no son ciudades estudiantiles donde la gente comparte pisos, sino más familias. Además, como yo tenía los mismos horarios que mi referente y que vivíamos en la misma ciudad, hacíamos los trayectos juntos, lo que nos permitió hablar y intercambiar sobre las clases y lo cotidiano. En cuanto a la supervisión y asesoramiento recibidos, todo pasó muy bien. La administración siempre estaba atenta, sobre todo cuando al principio no recibía mi sueldo, el profesor referente se preocupaba mucho de eso, y me ayudó. La comunicación y la relación con el resto del equipo entero fue cordial, al menos en la escuela de idiomas, porque en el instituto no fue presentada al resto del establecimiento. Siempre podía contar con alguien en caso de un problema, para pedir unas informaciones, eso ayuda mucho cuando llegas en una ciudad. Saber que no eres solo.

o Participación en otras actividades. Valoración del grado de aprovechamiento tanto a nivel de centro como personal. La escuela oficial de idiomas, que recibía a una de mis amigas de mi facultad, Emmanuelle De Sousa, le propuso dar una conferencia con la posible ayuda de una compañera cercana, por supuesto, y me llamó. Teníamos que hacer una conferencia sobre un aspecto cultural de Francia, elegimos los festivales ( música, teatro, cinematográficos...). Lo hemos preparado las dos juntas para presentarlo primero en Eibar, y después en Bermeo, en mi escuela, lo que pasó perfectamente bien. Los alumnos de todos niveles han entendido bien, hemos hecho algo simple, visual a través de un power point, y hemos hablado tranquilamente para que todos entendieran. Lo que ha dado lugar a un “lunch” francés. Teníamos que traer de Francia (el proyecto estaba decidido con antelación 4


para permitir la compra de los productos) unos productos típicos francés de nuestra región y otra... lo que fue un éxito. Este tipo de reuniones siempre son positivas para unir el grupo que esta aprendiendo juntos. He propuesto a mis profesores que hagamos si posible algo diferente antes de las vacaciones de Navidad, para cambiar y divertir un poco a los alumnos. Fue organizado un concurso de “quiche lorraine” un plato típico y fácil. Les hemos dado la receta unas semanas antes para que intenten hacerla en casa, y el miércoles y jueves con las clases respectivas a esos días tuvo lugar el concurso. Cada uno tenía que traer una “quiche”, por lo menos los que querían, y todo el mundo ha probado las quiche para votar luego para las dos mejores, lo que dio lugar a un regalo para los dos “ganadores”. Antes, habíamos preparado trabalenguas, pusimos dos canciones, aun han cantado, y el momento de la degustación, del voto, y de la entrega de los precios, un dvd y un cd. Fue dos días agradecidos por todos. Día de la mujer trabajadora, el 8 de Marzo, una alumna propuso que hiciéramos una merienda a finales de la clase, la ultima media hora, con las dos clases presentes este día. Cada uno trajo una cosa, salada, azucarada, con un fondo de música francesa, un momento privilegiado para mezclar a los alumnos y para que hablen juntos. Durante las vacaciones solía regresar un poco a Francia, y aprovechaba para traer unos productos típicos para hacer probar a mis alumnos, por ejemple, un pastel de mi región, la famosa “galette des rois”, hasta vino. He hecho “crêpes” para una clase opcional para agradecer a los habituales. Son pequeñas atenciones que saben valorar y que fueron propicias al comparto y al buen ambiente. Propuse traer una películas que podía comprar cuando estaba de regreso a Francia, para alimentar un poco más la biblioteca de la escuela. Durante una clase, hablamos de la cidra del País Vasco, de Asturias, total la semana próxima, dos alumnas trajeron dos botellas para que probemos cual era la mejor, todo eso hablando francés, como un grupo de amigos alrededor de una mesa disfrutando de la vida, no hemos perdido nada, fue una manera como otra de practicar. Aprender una lengua, no sólo es aprender detrás de una mesa, delante de una pizarra, son momentos así, diferentes que permiten una apertura del espíritu del alumno y un reparto. Estaban muy contentos, curiosos frente a todo eso. Fue muy agradable y positivo.

5


III- Valoración global de la experiencia: Este programa me ha dado la oportunidad de tener una experiencia como profesor, estar delante de una clase, preparar las clases, ver un poco la profesión y su cotidiano. Experimento la manera de ensenar el FLE, lo que me di ideas para mi futuro si decido cambiar mis previsiones o simplemente, añadir eso a mi carrera. Cada día es diferente. Al vivir en España eso me permitió mejorar mi castellano, aprender expresiones de la vida corriente, lo que no se ve en la facultad, fue un bien complemento. Durante mi periodo, fue el 75e aniversario del Bombardeo, aprendí, vi cosas que se añaden a mi formación. Como vivía con unos vascos, que me llevaba bien con unos alumnos, tuve la oportunidad de estar al tanto de las fiestas de pueblos, me abrí a la cultura vasca (artística, gastronómica), a su lengua el euskera aunque no lo he aprendido solo unas palabras, a su gente, a su modo de vida, a su naturaleza con muchos paseos y visitas, fue un encanto. Aprendí un poco sobre el sistema educativo de la ESO, del bachillerato, de la selectividad equivalente a los exámenes del bachillerato francés por ejemplo y sobre la manera en la que el profesorado está contratado (el sistema de lista de espera, las sustituciones..). Lo más positivo fue la experiencia en si misma, todo fue felicidad y buen ambiente. A lo largo de los meses hemos compartido mucho con todos los que encontré. Todo es fuente de conocimiento, de encuentros, de reparto, de apertura de espíritu... No pensaba relacionarme de tal manera con unos alumnos, muchos querían facilitarme mi estancia, recibí muchos regalos que me hicieron un gran placer, lo han hecho para agradecerme de mi manera de ser con ellos, es una recompensa enorme y muy gratificante. El programa nos deja tiempo libre a parte de la doce horas que impartimos de dar unas clases o encontrar otro tipo de trabajo, dar clases queda lo más frecuente y fácil de encontrar. Lo que permití también conocer a nueva gente, y aprender más sobre la manera de ensenar a los extranjeros. Aconsejo a la gente compartir un piso, porque al vivir con gente, tienes más posibilidades de encontrar a gente, salir, tener un poco de vida exterior y practicar la lengua. No tengo sugerencias de mejora. Es una experiencia única, tanto al nivel profesional como al nivel humano y cultural. Lo aconsejo a todos los estudiantes que tienen la oportunidad de hacerla. Si pudiera hacerla de nueva la hiciera. Nunca olvidaré esos ocho meses en el País Vasco, una tierra que siempre alabaré. Regresaré. Agradezco a mis profesores, mis alumnos y las personas que encontré. 6

Memoria Curso 2011-2012-Auxiiares Conversación  

Memoria final curso 2011-2012 - Auxiiares Conversación - Stephanie Bre - EOI Bermeo IES Gernika BHI

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you