Page 19

¡FRAGMENTO!

IR Y VENIR —¿Nunca te preguntaste por qué las estrellas no se caen? —dijo Analía. —Ya era tiempo. Hace dos horas que estamos en la ruta y me preguntaba por qué tardabas en soltar tus preguntas filosóficas. —contestó Fabiana. —Será que estaba pensando. —Hay libros de astronomía, ¿no? —Pero yo no hablo de eso. Me pregunto si hay un motivo, aparte del físico, si las estrellas van a dónde quieren, si hay un destino para los planetas y asteroides, por ejemplo. —¿Ah, eso? ¿Y no te preguntaste si Dios las sostiene para que no nos aplasten y nos den la oportunidad de crear naves que nos lleven hasta esas mismas estrellas para que cumplamos con nuestro destino de rostizarnos? —¿Podría ser eso, no? —Ya lo creo. Sin embargo, no todos nos ocupamos en la construcción de las naves ni viajaremos en primer lugar, entonces, ¿cuál sería la misión de todos los demás? —¿A-yu-dar-los? —Distraerlos para que no se den cuenta de que se rostizarán. —Ah, uh. —Analía juntó las cejas y sacudió la cabeza— ¿Pero dónde entraría a jugar el libre albedrío en todo esto? —En el tipo de tornillo que le ponen a la nariz del cohete, en la mayonesa con más o menos grasa que le puso a su hot-dog el pintor que fue ayer a tu casa, y en los bigotes de tu gato. —Pero el pintor, ¿qué papel juega? ¿Me distrae? —La mayonesa lo distrae a él, quien para conseguir más debe ofrecerte a vos su mano de obra. Vos aceptás porque otros tantos intereses te movilizan. Luego otros quieren lo que a vos te interesa porque sueñan crear sus naves con ello. Mientras ustedes se tiran del pelo, alguien más ya consiguió los tornillos. Sin duda tendrá que decidir si coloca primero el izquierdo o el derecho y esta decisión no le permitirá pensar en la temperatura de una estrella. —No me parece que esa decisión te distraiga tanto. —No habrás usado un tornillo en tu vida vos. Te digo que es cosa seria. Si no tomás una buena decisión se cae todo. ¡Ah, ahí está, ves, las estrellas pueden tener tornillos! —¿Y los bigotes de mi gato qué tienen que ver? No creas que no te escuché. —Los bigotes de tu gato son un ejemplo de que con tu libre albedrío elegiste distraerte. ¿O acaso se los contaste? —¿Y qué cambia si no los conté? —Lo que hubiera podido cambiar podría ser tema de una miniserie. Acá lo que importa es que ese es un ejemplo de que no estás atenta a todo, y mientras tanto alguien ya encendió el motor de algún cohete. —Y bueno, se rostizará primero. —Justo, he ahí el misterio de la vida. —Fabiana levantó las manos con las palmas hacia el cielo—Todos van pero ¿cuántos han vuelto? Siendo así ¿por qué los seguimos? ¿Los seguimos? ¿Estamos yendo hacia algún lugar? Y si tuvieras que elegir, ¿sería el izquierdo o el derecho? —Pero che, qué preguntas hacés vos, no la dejás a una filosofar tranquila. —Filosofá nomás, filosofá, que estamos en el kilómetro ciento sesenta y faltan cientos más. Pero cuando lleguemos vamos a buscar unas salchichitas, porque ya se me antojó una mayonesa ol cáloris. —Yo creo que las estrellas van a donde quieren. —Y yo creo que vos ya sacaste boleto espacial y no me lo quisiste mostrar. “LEAN Fantasía para diferenciarse, todos están leyendo el CANON y los dragones esperan sorpresas, si se aburren, te comen.”

Verónica Gómez Vergagni Cuentos de Vero Humor 2

Pasen y lean! #15  

SUMARIO: Pág.3 Novedades. Pág.4 Entrevista a Leo S. Lee, por Vanina Rodríguez. Pág.7 Libros para los más chiquitos: Liliana Mendoza. Pág.8 P...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you