Page 1

d e

Grisel Bastan V alls Rosa Galindo Guimerà Cristina García M artín B elén Jaime M anzana Cristina M artínez Raurich Olga M erino Quevedo A urora M onfort Puig

U n n i ñ o l a p r e h i s t o r i a


Érase una vez, hace mucho, muchísimo tiempo, vivía en Europa un niño muy espabilado que se llamaba Pedro. Él os va a contar su historia. ¡Hola, soy Pedro! un niño del Neolítico, de la Prehistoria, hace miles y miles de años.


Vivo con mi tribu en una de las muchas poblaciones campesinas florecientes en las llanuras boscosas del norte de Europa.


Aunque sólo tengo 5 años y ayudo a mi madre a deshierbar los campos, y a espantar los pájaros u otros animales destructores.


Mi madre junto con otras mujeres de la tribu siembra trigo, cebada, centeno, y como cada vez somos mรกs personas, mรกs extensos se estรกn haciendo nuestros cultivos y tenemos que trabajar todos.


TambiĂŠn ayudo a pulir la piedra, esto es una nueva tĂŠcnica que se utiliza para obtener mayor filo de ella, con esta piedra pulimentada fabricamos utensilios, herramientas y sobre todo flechas y armas que luego se utilizan para cazar animales.


En nuestra aldea tenemos animales, perros, ovejas, vacas, cabras, gallinas y cerdos. Estos animales junto con los cereales es lo que nos permite abastecernos sin tener que depender como hace algunos a単os simplemente de la caza.


Los animales ademĂĄs de servirnos de alimento nos ofrecen estiĂŠrcol como fertilizante para nuestras cosechas y su uso para tiro y carga, y sobre todo algo fundamental lana y pieles que...


junto con materiales especiales, como el lino y el algod贸n que sacamos del cultivo de plantas espec铆ficas podemos hacer nuestros vestidos en el telar, una pieza de maquinaria muy complicada y fundamental para tejer.


Pero lo que más me gusta a mí es algo que hemos descubierto recientemente, la alfarería, la fabricación de objetos con arcilla, ollas, vasijas y objetos variados


como nuestra diosa de la fertilidad que está enterrada en nuestro campo de cultivo para propiciar la buena cosecha, ¡La alfarería es una maravilla!, ¿Cómo puede producirse una forma donde ésta no existe ?


Ademรกs las vasijas permiten guardar y conservar nuestros alimentos y poder hacer viajes mรกs largos pudiendo llevar provisiones de agua y comida con nosotros.


En estos viajes visitamos otras comunidades o tribus, compartimos con ellos nuestras ideas y descubrimientos y hacemos intercambios o trueques con nuestras mercancĂ­as, asĂ­ todos nos beneficiamos.


Mi abuelito es el hombre más viejo y sabio de la tribu, ha elaborado un calendario para conocer las épocas propicias a las cosechas, y para contabilizar la producción, lo hace porque conoce muchas cosas sobre la Naturaleza, la astronomía y las matemáticas y me las va a enseñar a mí para que cuando yo sea mayor pueda ocupar su lugar.


Todo esto que os he contado a vosotros puede pareceros muy normal, pero tened en cuenta que ya han pasado más de 7000 años y que hace nada íbamos desnudos intentando alimentarnos cazando lo que podíamos, la adaptación al medio ha sido algo fundamental para nuestro desarrollo, esto junto al aprovechamiento de las riquezas que nos ofrece la naturaleza es lo que ha permitido nuestra evolución.


fin


¿Habéis visto lo diferente que es la vida de Pedro a la vuestra? Y colorín colorado... este cuento se ha acabado, pero... la historia siempre continúa.

Un niño de la Prehistoria  

Cuento que narra la historia de Pedro, un niño de la Prehistoria.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you