Issuu on Google+

PARTIDO COMUNISTA DE ESPAÑA Comité Federal C/ Olimpo 35, 28043 Madrid Tel. 91 300 49 69 Fax. 91 300 47 44 www.pce.es / comitefederal@pce.es

HACIA UNA SALIDA SOCIAL ANTICAPITALISTA DE LA CRISIS DESDE EL ÉXITO DE LA HUELGA GENERAL PIENSA EN ROJO, MILITA EN EL PCE Aprobado por 94 votos a favor, 1 en contra y 1 abstención

La Huelga General ha sido un éxito. Millones de trabajadoras y trabajadores se han sumado a la convocatoria realizada por CC.OO. y UGT y apoyada por otros sindicatos de clase como CGT y USO, para exigir a Zapatero que retire su regresiva Reforma del Mercado de Trabajo, los decretos de congelación de las pensiones y recortes salariales a los empleados públicos y el proceso de privatización de las Cajas de Ahorros de nuestro País. Esta huelga ha demostrado, además, el respaldo de las trabajadoras y trabajadores a los sindicatos de clase ante las agresiones de la patronal y de un gobierno que hace el trabajo sucio a las fuerzas reaccionarias para intentar, también, modificar las condiciones de la negociación colectiva con el objetivo de debilitar la capacidad de negociación de los sindicatos, en esta huelga se ha constatado también la participación de la juventud, tanto en los piquetes como en las manifestaciones del 29 de septiembre. Esta Huelga, que no podemos olvidar tiene una dimensión europea, culmina un trabajo de un año y ocho meses desde que desde IU y el Partido planteamos la necesidad de dar una respuesta global a las agresiones que el Gobierno Zapatero comenzaba a realizar contra la clase trabajadora desde una salida conservadora a la crisis. En este tiempo, a pesar de incomprensiones de dentro y fuera de la organización, nuestro trabajo político ha contribuido a la movilización sindical y a la reacción cívica de rechazo a las políticas conservadora del gobierno Zapatero, y, por tanto, se ha demostrado acertado. Nuestro empeño en mantenerlo ha ayudado a su éxito. El 29 de septiembre la clase trabajadora ha desenmascarado y derrotado al gran piquete antihuelga en el que han confluido desde la mayoría medios de comunicación hasta los voceros del gobierno pasando por las fuerzas de la derecha social, económica y política que han intentado convertir esta huelga en un pulso a los sindicatos. Sorprende que durante estos meses los medios de la derecha hayan atacado más a los sindicatos que al propio Gobierno, pero se han equivocado y han conseguido que la reacción a este “piquete”, cargado de ideología reaccionaria 1


ponga en marcha un proceso de recuperación del sindicalismo activo y reivindicativo que estaba adormecido. Este paro masivo debe tener consecuencias políticas, tanto para el Gobierno del PSOE, como para el PP quienes junto con la CEOE, han constituido el contra piquete más reaccionario y violento de los vividos en las seis Huelgas Generales que se han convocado desde la muerte del Dictador. Mostramos la solidaridad del PCE con los compañeros, compañeras y camaradas que han sufrido la violencia policial y exigimos responsabilidades ante la brutal reacción mediática y policial contra los piquetes informativos, resaltando la paradoja de que mientras no tenemos conocimiento de comerciantes o empresarios heridos, son varias las decenas de huelguistas que han sufrido las consecuencias de la violencia policial o de agresiones fascistas. Las irresponsables e interesadas voces mediáticas, las amenazas empresariales y las presiones del gobierno no han podido impedir esta gran movilización de la clase obrera y no han podido ocultar la oposición de millones de españoles y españolas a una salida conservadora de la crisis. Mas allá de la guerra mediática, la realidad es que las cifras de seguimiento aportadas por los sindicatos son contundentes, con una media de seguimiento por comunidades autónomas y sectores del 71,70 %, lo que representa a unos 10 millones de asalariados y asalariadas, al igual que las curvas de consumo eléctrico que son similares a las del ultimo día festivo y muy inferiores a las del miércoles anterior a la huelga, demuestran por encima de la guerra de cifras el alcance de la misma. Las manifestaciones vividas en todo el país ponen de manifiesto que hay una cierta recuperación de la ilusión, del imaginario colectivo de lucha, de que la unidad y la suma de esfuerzos es la única vía hacia la recuperación política de la sociedad española. Los intentos de situar el seguimiento en porcentajes ridículos no dejan de ser una prueba más de la incapacidad del gobierno y de la derecha para aceptar su error de considerar que el sindicalismo reivindicativo y sociopolítico estaba desactivado. La Huelga General ha puesto en evidencia una de las cuestiones que mas debatimos durante el ultimo Congreso como es la necesidad de la lucha ideológica en la sociedad. Mientras los sectores más ideologizados y con mayor implicación sindical la secundaban masivamente, los trabajadores del sector servicios y la administración no acudían en la misma proporción, aunque sí es cierto que en gran medida se sumaron a las manifestaciones de la tarde. En este sentido la lucha ideológica por la hegemonía frente al pensamiento 2


neoliberal, debe descansar sobre la movilización del tronco central de la clase trabajadora y sobre la construcción de una alternativa política, por ello el 29 de septiembre debe tomarse como un punto de partida para que esta lucha por la hegemonía consiga sumar sectores intermedios y a los sectores de la clase trabajadora con menos conciencia de clase. La posición solitaria que como organizaciones políticas, hemos mantenido IU y PCE en defensa de los intereses de las trabajadoras y trabajadores y en apoyo de las reivindicaciones sindicales, se ha visto fuertemente respaldada por el apoyo popular. Nos hemos encontrado muy cómodos en una plena identificación con los sindicalistas de todo signo a la hora de compartir acciones en el presente y de valorar propuestas de futuro. En este marco es necesario resaltar que, una vez más, el Parlamento no ha representado el día 29 de septiembre a la ciudadanía, ya que sólo 7 de sus diputados han secundado esta huelga respaldada mayoritariamente por la población, lo que viene a poner también en evidencia a un sistema electoral que deforma la realidad electoral de país a favor del bipartidismo. Ante el éxito de la Huelga General y las masivas manifestaciones desarrolladas en todo el país, el gobierno debe rectificar, tiene la obligación de llamar a los sindicatos y negociar la retirada de esta reforma laboral, acabar con la política de recortes sociales y olvidar las amenazas de alargar la edad de la jubilación. Ahora toca mantener la movilización para conseguir que lo que ha sido un éxito de convocatoria se convierta en un triunfo al conseguir que el gobierno rectifique, debemos mantener nuestra sintonía con los sindicatos en esta nueva fase de la presión. Políticamente no ha habido dudas, tanto IU como el PCE, cada una en el ámbito de sus competencias y características, son las organizaciones llamadas a encabezar el punto de inflexión que ha significado esta masiva respuesta social que, de forma democrática y masiva, ha tomado las calles y plazas de todo el Estado. Pero, no nos engañemos, no nos dejemos llevar por la euforia, nadie nos va a regalar nada. Nuestra participación en la campaña informativa en defensa de la huelga, nuestra implicación en los piquetes y nuestro trabajo para asegurar su éxito nos ha dado credibilidad y ganado la simpatía de muchos trabajadores y trabajadoras y del mundo sindical. Ahora el reto es dar respuesta a las expectativas creadas y, desde la mayor seriedad, ser capaces de demostrar que es posible una alternativa creíble, coherente y plenamente realista desde la izquierda. Es el momento de poner en valor la Unidad de la Izquierda en torno a la propuesta de una Alternativa Social Anticapitalista para salir de la crisis, para ello en un próximo Comité Ejecutivo debemos concretar y desarrollar los ejes de esta Alternativa con visión transformadora, teniendo en cuenta que sin movilización no hay 3


transformación social, es decir que cualquier alternativa que no esté ligada a la movilización no deja de ser un ejercicio teórico. A la vez que desarrollamos la ASA, también es el momento de ponernos a la ofensiva en la Refundación de IU y hacerlo en la mejor tradición unitaria del PCE desde la confluencia con las fuerzas políticas, sociales y culturales que han apoyado la huelga y sobre todo con los millones de hombres y mujeres que se han movilizado y que ahora deben encontrar su referente político en nosotros y nosotras, en este sentido la continuidad de las plataformas que han surgido estos meses para trabajar la huelga deben mantenerse en el tiempo. La refundación, tiene sentido si por encima de siglas, muchas veces vacías, sirve para aglutinar en torno a un programa y en una misma acción política a todas las personas que estos días se han convencido de que es necesaria una izquierda que no se rinda ante el capital, si sirve para dar forma a una estructura abierta, participativa que permita su integración desde nuevas formas de hacer política. Por ello desde el PCE tenemos que ser audaces a la hora de plantear una ofensiva que supere situaciones del pasado, que nos permita trabajar juntos a quienes estemos dispuestos a dar forma a este Movimiento Político y Social en el que toda la izquierda pueda sentirse cómoda y útil en la lucha social. Es el momento de anteponer la política, la necesidad de construir la salida social, anticapitalista, a la crisis, por encima de heridas del pasado o del mantenimiento de pequeñas parcelas de poder en lo interno, es el momento de resolver en positivo, desde la defensa de la honestidad política, todos los conflictos internos, hacerlo desde el respeto a la organicidad y a los acuerdos que hemos venido tomando en IU, a todos sus niveles, pero hacerlo desde la máxima generosidad y amplitud de miras políticas y sociales, porque frente a quienes tratan de situar al PCE como un freno para la apertura de IU, frente a quienes quieren desenterrar el fantasma de un PCE con voluntad de hacer una IU excluyente, el trabajo desarrollado estos meses nos da la autoridad política para poder ser claros y firmes en la defensa de los objetivos que nos planteamos de cara a la IX Asamblea de IU, luego ratificados y desarrollados en el XVIII Congreso del PCE, de conseguir la máxima unidad de la izquierda en una fuerza política de nuevo tipo, con una organización abierta, participativa, plural donde lo importante sea la unidad en torno al programa, lo que hemos venido llamando construir un Movimiento Político y Social Organizado. En función de estos objetivo hacemos hoy un llamamiento al conjunto de IU y a toda la izquierda que en estos momentos no se encuadrada en ninguna organización política, para ponernos juntos a trabajar, dando forma a lo que debe ser el Movimiento Político y Social que nos permita afrontar las próximas luchas sociales y la citas electorales, referenciando en las instituciones lo que ha sido el movimiento que ha sustentado el éxito de la Huelga General. El PCE va a ser leal y plenamente positivo en este trabajo, sin buscar espacios de poder que no le correspondan, 4


asumiendo responsabilidades en todos los ámbitos del trabajo, pero en la misma medida vamos a combatir políticamente los intentos de excluirnos o de demonizarnos porque estos movimientos no esconden otra cosa que el intento de desnaturalizar el proyecto de izquierda que entendemos necesita España en estos momentos para asegurar una salida de la crisis que no sea a costa de los más débiles. Ahora es el momento de ligar el éxito de la huelga al debate presupuestario, en el que debemos reflejar nuestras alternativas. La tramitación presupuestaria, así como los intentos del Gobierno para subir la edad de jubilación o alargar el tiempo de computo de las pensiones, deben servir de marco para una mantener el tono de movilización que hemos ido desarrollando en estos últimos meses, ya que nos permite tanto el plantear propuestas locales de inversiones como formular las grandes políticas alternativas a las del Gobierno a la vez que seguimos profundizando alianzas, tarea que solo es posible con la máxima unidad, basada en la defensa de alternativas comunes, unidad que ha comenzado a fraguarse en esta Huelga General, pero que hay que ampliar a todos los movimientos sociales, autónomos, redes de economía social, y PYMES, en la que tiene que estar tanto el PCE, como IU. Debemos impulsar con todos ellos una acción en la que se refleje la alternativa a una política económica y a unos PGE claramente contrarios a los intereses de la gran mayoría de la población. Antes de fin de años cada agrupación debe celebrar al menos un acto público, además debemos también implicarnos en el acto que IU convoque para exigir el cambio de la ley electoral que nos castiga, en el mismo sentido, proponemos que la dirección de Mundo Obrero organice una semana de salida a la calle para la difusión de nuestro periódico. Unos PGE que son los del tijeretazo, los que plasman la entrega del Gobierno de Zapatero y del PSOE a las políticas regresivas defendidas por el Fondo Monetario, unos PGE que no plantean ninguna movilización de fuerza de trabajo, incrementando los puestos de trabajo, al contrario asumen que este va a seguir creciendo, reduciendo las políticas activas de empleo, unos PGE que recortan lo publico, reducen la protección social en todo lo que se refiere a dependencia, vivienda, sanidad, educación, unos PGE que mantienen gastos militares superfluos tanto en el dinero que supone nuestra participación en operaciones militares en el exterior, como la compra de un nuevo submarino. Pero también son unos PGE que no tocan a los poderosos aumentando la recaudación del IVA y dejando sin recuperar los impuestos de patrimonio y transmisiones, ni plantear una verdadera lucha contra la economía sumergida y el fraude fiscal y por ultimo son unos PGE que renuncian al cambio de modelo, seguramente porque Zapatero ha comprendido que aunque cambiar de modelo de desarrollo no tiene que llevar parejo el cambiar de sistema si supone un avance en tal sentido y hasta esto no llega ni Zapatero, ni el PSOE. 5


Desde esta valoración felicitamos al conjunto de organizaciones y militantes del PCE que desde todas las federaciones del Partido han derramado esfuerzo en la preparación y realización de esta huelga de forma brillante tal y como ha sido reconocido por el conjunto de trabajadores/as y muy valorado por las Direcciones de CCOO y UGT de forma publica, y hacemos un llamamiento para continuar con el proceso de reconstrucción del PCE reforzando el trabajo organizativo de nuestro Partido para que nos permita avanzar en nuestra implicación en el trabajo sindical y en una mayor participación en las organizaciones territoriales y sectoriales de IU. Tenemos que conseguir la integración de sindicalistas en el Partido, para lo que debemos retomar la organización en los centros de trabajo, las agrupaciones sectoriales, de manera que mejoremos la coordinación de los camaradas que desarrollan su militancia en el mundo del trabajo, en la línea que está planteando la Secretaria, es el momentos de reforzar a las organizaciones sindicales de clase que van a seguir sufriendo los ataques de la derecha extrema y del gobierno del PSOE por lo que es fundamental que las y los comunistas nos impliquemos al máximo en las próximas elecciones sindicales para evitar el avance del sindicalismo amarillo. En la misma forma tenemos que avanzar en la reconstrucción orgánica del Partido, ya que sin un PCE fuerte, organizado, autosuficiente en lo económico nada podremos hacer en lo político, en este sentido este informe tiene que tener una correspondencia en el plan de recuperación del Partido que se presenta por la secretaria de organización. Estamos, por tanto, ante la responsabilidad de dar respuesta adecuada, seria y sobre todo unitaria a las políticas con las que Zapatero pretende satisfacer la avidez de los mercados, perpetrando la mayor agresión a los derechos de los/as trabajadores y sectores populares realizada nunca en nuestro país, una respuesta que ilusione a los millones de españolas y españoles que han secundado la Huelga General del pasado 29 de Septiembre y demostrar que es posible frenar y revertir la ofensiva neoliberal, que demuestre que es posible otra política económica y social que tenga al ser humano y sus necesidades como su prioridad. De esta forma la ciudadanía de izquierdas tiene que reconocerse en nosotros y organizarse con nosotros, para ello la coherencia entre el discurso que estamos desarrollando y la practica política e institucional es fundamental, es lo que nos da autoridad ante la gente que se encuentra hoy falta de referencia y a la que el sistema trata de “sacar” de la política, tenemos que transformar la rebeldía, el cabreo de muchos en respuesta organizada, en respuesta social y también en respuesta electoral para que las cosas cambien desde la izquierda. Respuesta que tiene que tener como hemos dicho una dimensión europea, ya que la crisis no puede tener una respuesta exclusivamente nacional, en este sentido nos felicitamos por el éxito de la manifestación celebrada el mismo día 29 en Bruselas y 6


mostramos nuestra solidaridad con las acciones que los sindicatos y fuerzas de izquierda están desarrollando en Grecia, Francia y otros Estado europeos, a la vez que señalamos que es muy importante que el próximo Congreso del PIE plantee una alternativa europea a las políticas antisociales que esta desarrollando la Comisión Europea, una alternativa que sirva de base para desarrollar un trabajo que frene el avance de la derecha europea y consiga generar hegemonía en el seno de la clase trabajadora para que no caiga en los cantos de sirena de la ultraderecha que plantea salidas xenófobas y claramente fascistas a los problemas de la falta de empleo y perdida de capacidad económica de la mayoría de la población. En estas circunstancias, enquistarse en conflictos, divisiones, o debates interiorizados, negarse a superar viejas situaciones y avanzar según lo aprobado en la ultima Asamblea Federal supone la mayor traición a quienes lo que necesitan en estos momentos son instrumentos para plantar cara y defenderse de las políticas antisociales del PSOE. Por ello desde el PCE queremos reiterar el llamamiento al conjunto de IU, para que desde nuestra responsabilidad política y social pongamos en primer lugar la acción política y superemos divisiones y enfrentamientos internos para pasar a la ofensiva y demostrar que es posible otra política que es posible una salida social y anticapitalista de la crisis. En el plano interno los acuerdos del Consejo Político Federal, celebrado el pasado 8 de mayo, que completan toda una serie de resoluciones que ponen las bases para acabar con los conflictos internos y sitúan por tanto a Izquierda Unida en las mejores condiciones para culminar el trabajo iniciado tras la IX Asamblea Federal. El camino ha sido lento, pero entendíamos que era necesario no avanzar en función de mayorías mecánicas, sino que era fundamental trabajar desde un consenso amplio que implicase al conjunto de las sensibilidades en la dirección y en los objetivos de la organización. En estos momentos IU tiene: - Un discurso claro, autónomo, que responde a la necesidad de plantear una alternativa social, anticapitalista, a la crisis; con propuestas claras que permitirían situar el incremento de los puestos de trabajo como instrumento fundamental de la acción de gobierno para superar la crisis, y a la lucha contra el fraude fiscal como el instrumento para dotar al Estado de los recursos necesario para la recuperación de una economía basada en un nuevo modelo de desarrollo, en el que el sector publico tuviera mayor protagonismo, junto con la planificación democrática y la participación de los trabajadores y trabajadoras. Al mismo tiempo se está definiendo nuestra opción federal y republicana como elemento fundamental en el trabajo político. 7


- Un instrumento para continuar avanzando hacia una Izquierda Unida Federal, en la que cada territorio tenga definidas sus competencias, su capacidad para dar respuesta a las demandas concretas en su territorio, mientras que a la vez queda clara la existencia de una instancia federal que armoniza Estatutos, tanto para la resolución de conflictos, como para la normalización de censos y sobre todo para tener un discurso coherente en todo el Estado. - Una Unidad de Afiliación y Recaudación que permita la total clarificación de nuestra afiliación y del cobro de sus cuotas que separará de la pugna política la cuestión de los censos. Entendemos por tanto que se dan las condiciones para la resolución total de los conflictos heredados de la etapa anterior, y de los que han podido surgir en los últimos tiempos, de manera que ninguna persona que acepte la política aprobada por los órganos de IU y que respete sus normas democráticas de funcionamiento, quede fuera de IU. Ambos elementos ofensiva política y resolución de los conflictos son elementos inseparables para la actuación de IU en el momento actual. En consecuencia, hacemos un llamamiento, por encima de las posiciones que cada cual mantuvo en la anterior asamblea federal, al conjunto de la organización, desde las asambleas de base a los órganos de federación, a todas las sensibilidades, partidos y corrientes, a todas y todos los que pertenecen a IU sin más afiliación política, para que situemos lo mucho que nos une, por encima de las naturales diferencias que deben existir en el interior de la organización y que debemos contemplar como elementos enriquecedores más que como fuente de conflicto para afrontar el futuro con ilusión, determinación y lealtad al conjunto de la organización desde la seguridad de que todas y todos tenemos cabida en el futuro de una IU Refundada. Por ello nos implicaremos al máximo en la normalización de los conflictos todavía existentes, dirigiéndonos, desde la lealtad al proyecto, a las distintas direcciones de IU para que se desarrollen y apliquen los distintos acuerdos adoptados por el CPF desde la máxima amplitud de miras, y que se produzca la más rápida reincorporación a la normalidad de IU de quienes asuman su legalidad interna y los acuerdos de sus órganos. Como ya hemos dicho, somos conscientes de que la refundación de Izquierda Unida va íntimamente ligada a una salida democrática y social a la crisis que empiece por reivindicar el valor del trabajo como base de la recuperación de la economía, como elemento generador de riqueza, frente a la especulación que sólo enriquece a unos pocos. En estos momentos tenemos el reto de construir una fuerza que sea capaz de dar alternativas a la crisis del capital y hacerlo en el horizonte de la construcción del 8


socialismo, una fuerza que sea capaz de participar en la construcción de una izquierda europea que haga frente, junto con otros movimientos y fuerzas democráticas y revolucionarias en todo el mundo, a los graves problemas que el modelo de producción capitalista provoca en distintas escalas a toda la humanidad. Hoy, en un contexto en el que las condiciones políticas, económicas, sociales y culturales plantean objetiva e imperiosamente la necesidad de la propia existencia de Izquierda Unida, y por extensión la izquierda transformadora y alternativa es aún más necesaria su refundación recuperando los principios de su constitución, sus principios básicos, e integrando las aportaciones que la izquierda en todo el mundo ha ido elaborando. Es necesario recuperar el Movimiento Político y Social Organizado, plural y participativo, que base su fuerza en la movilización y en su unidad de acción, desde la elaboración programática, recuperando para ello el programa como seña de identidad de IU, programa que expresa una alianza estratégica en lo concreto entre las viejas tradiciones del movimiento obrero y los nuevos sujetos emancipatorios, eso que intentamos definir como alianza roja, verde y violeta, Izquierda Unida como movimiento político y social tiene que fundamentar su trabajo político en el seno de la sociedad, de las organizaciones obreras y de los colectivos culturales y alternativos, recuperando el discurso rojo, verde, violeta y blanco, apoyando un ecologismo radical y social que no ponga parches al sistema capitalista sino que pretenda un nuevo modelo económico en el que se tenga una visión de la economía que respete a la Naturaleza, que debe significar trabajar por una sociedad donde la tierra, el agua, los recursos, la energía, los instrumentos de trabajo en suma, sean gestionados por aquéllos y aquéllas a quienes afecta directamente. Por ello la Refundación que ahora debemos afrontar debe ser un amplio proceso de convergencia donde a los componentes actuales de IU se sumen nuevos colectivos y sobre todo personas que sin renunciar a su identidad conformemos un movimiento político, social y cultural, amplio y participativo. El gran reto de IU en este momento histórico es convertir su propia refundación en la del conjunto de la izquierda y avanzar hacia una gran confluencia donde decidamos nuestro futuro desde las señas de identidad que hoy dan la razón a la alternativa anticapitalista, democrática, federal y republicana que IU encarna, en un proceso que debe ser sumamente participativo, ligado a la movilización social y capaz de agrupar a partidos, colectivos y personas. Ahora, lo fundamental en esta fase de preparación de las elecciones municipales y autonómicas es abrirnos para recibir aportaciones a los programas, y también abrirnos en las candidaturas a personas que vengan trabajando con nosotros y converjan desde el punto de vista del programa o de la movilización, de forma que 9


transformemos en organización los avances políticos de estos meses y el éxito de la Asamblea de Refundación, en un nuevo encuentro activo con toda la fuerza social que se ha movilizado en torno a la convocatoria de la Huelga General del pasado 29 de septiembre. Para ello es fundamental recuperar el Programa como vínculo, y base para el proceso de refundación y de preparación de las elecciones autonómicas y municipales, hablando de programa en sentido profundo, de diagnóstico de la situación, objetivo estratégico, objetivos generales y propuestas concretas para la acción de gobierno en las instituciones y para la movilización reivindicativa, en este sentido debemos continuar nuestro encuentro con la sociedad que está significando el proceso de Refundación en un Convocatoria para la elaboración de un programa para las elecciones generales del 2012. Pero también consideramos necesario aumentar el perfil de movimiento político y social, para lo que entendemos deberíamos:  Adecuar la estructura organizativa actual de IU a una mejor capacidad de intervención y acción política, con una centralidad de la estructura organizativa para la elaboración colectiva dando cuerpo a una estructura organizativa donde las Áreas, y las jornadas de trabajo programático, deben ocupar el primer plano del proyecto. En lo concreto proponemos la constitución de Áreas de elaboración a todos los niveles, local, comarcal, provincial, de federación y por supuesto en el nivel federal, proponemos, en definitiva, cambiar la tendencia para hacer de la elaboración programática el centro de ocupación fundamental de este proyecto político. En este marco queremos resaltar que las Áreas de elaboración colectiva deben pasar a tener un protagonismo nuevo, como ámbitos de participación voluntaria, flexible y abierta a las personas no inscritas funcionando en grupos de trabajo a cada nivel y en plenos anuales para la aprobación y revisión del programa y de su gestión, siempre respetando la horizontalidad, ya que nuestra propia concepción de las áreas así lo exige. El principio de equilibrio de sexo tiene que aplicarse escrupulosamente a todos los niveles, Como método de trabajo con carácter general las Asambleas crearán comisiones de trabajo abiertas y limitadas en el tiempo para cada campaña, movilización o actividad concreta a las que se invitará a participar a personas y colectivos implicados.  Nuevas formas de participación en el movimiento político y social, para facilitar el acercamiento de miles de personas a través de áreas de elaboración, grupos de trabajo estables a temporales ante un problema concreto, como la forma más natural, directa y realista de crecimiento de nuestro proyecto, teniendo en cuenta que la preocupación de muchas personas puede ser exclusivamente participar en reuniones en que el orden del día consiste en analizar problemas que le afectan e hilvanar alternativas por las que estamos dispuestos a pelear, como MPS debemos 10


saber tejer un entramado de participación a través de fórmulas estables o puntales para elaborar propuestas alternativas por las que se está dispuesto a pelear desde todos los ámbitos de la lucha política, esta es la forma de integrar en un primer momento a quienes han participado en la huelga, a quienes empiezan a entender la necesidad de implicarse en la vida política como complemento a su actividad social o sindical. La mayoría de las reuniones de los órganos de IU, y en cualquier caso las asambleas de base, deben ser abiertas, bien preparadas y destinadas a conseguir síntesis programáticas. En consecuencia, la participación de nuevas personas y de colectivos y movimientos sociales en IU no debe ser tanto orgánica como participación y aportación a elaboración colectiva en torno al programa, para ello el programa de IU debe expresar de forma dialéctica la unidad y pluralidad de IU, reflejar el consenso y ser medida de la aplicación de la democracia interna. Por tanto el programa debe elaborarse colectivamente, con la participación directa de afiliados y simpatizantes. Pero también el programa debe reflejar la coherencia en la práctica política de los representantes, tanto institucionales como orgánicos de IU, debe ser una seña de identidad del Movimiento Político y Social que queremos construir. De esta manera el Programa, una vez discutido y aprobado se convierte en obligada referencia para la actuación política a todos los niveles de la Organización. Por ultimo es necesario dejar claro el carácter federal de IU, de forma que el programa Federal que se define como Programa Marco sea la referencia que de coherencia a los programas locales y de las comunidades que ahora celebran sus elecciones autonómicas. En función de esta declaración CONVOCAMOS a todas las personas que desde dentro de IU, o desde fuera de ella, perciben la necesidad de construir una alternativa política económica, social y cultural de izquierdas, a participar activamente en el proceso de Refundación para que en un primer momento en las próximas elecciones autonómicas y municipales, e inmediatamente después en el horizonte de las elecciones Generales del 2012, conformemos colectivamente, UNA ORGANIZACIÓN DE NUEVO TIPO un PROGRAMA y UNAS CANDIDATURAS que den respuesta y sean referente político, social e institucional de quienes se han movilizado el pasado 29 de septiembre. Como se ve tenemos buenas condiciones para nuestro trabajo, ahora solo falta que el conjunto del Partido, desde la agrupación de base hasta la dirección federal esté a la altura que demanda el momento político que nos toca vivir. Madrid 16 de octubre 2010 11


HACIA UNA SALIDA SOCIAL ANTICAPITALISTA DE LA CRISISDESDE EL ÉXITO DE LA HUELGA GENERAL