Page 20

Management & Organizaciones

Colaboración entre abogados:

el dilema del prisionero el retaceo de información, LA DESCONFIANZA y el individualismo llevan a los ESTUDIOS jurídicos A OBTENER resultados subóptimos. Por Jaime Fernández Madero

Abogado. Socio fundador y ex managing partner de Bruchou, Fernández Madero & Lombardi. Magister en Estudios Organizacionales, Universidad de San Andrés.

20

David Maister, el reconocido experto internacional en management de firmas de servicios profesionales (FSP), dijo en su último libro, “Strategy and the Fat Smoker: Doing what´s obvious but not easy” (The Spangle Press. Boston. MA. 2008), que luego de 25 años de sostener que todos los servicios profesionales son parecidos y enfrentan problemas similares, está dispuesto a reconocer que los estudios jurídicos son diferentes. Dicho autor sostiene que los abogados, además de la tendencia a la autonomía que es característica de todos los profesionales, son “escépticos profesionales”. Están formados para poner en duda los argumentos ajenos y tratar de imponer su posición frente a los demás, en beneficio de sus clientes. Esa característica positiva en el ejercicio de la profesión, se torna complicada cuando el abogado la aplica a las relaciones con sus colegas en el estudio. De allí que Maister sugiere que la combinación del deseo de autonomía y los altos niveles de escepticismo hagan que los estudios jurídicos sean ambientes con bajos

niveles de confianza. Asumiendo como válida la hipótesis de Maister, la pregunta que surge es: ¿En qué medida es relevante la confianza para el buen funcionamiento de una firma? La respuesta que aparece, entonces, es: en la medida en que los profesionales necesiten interactuar entre sí para lograr sus objetivos profesionales. En una firma donde los abogados trabajan aisladamente con sus propios clientes y hay escasa interacción o sinergia de sus capacidades, la falta de confianza no afectará seriamente el funcionamiento de cada uno. Las pocas actividades o tareas comunes pueden controlarse para evitar riesgos imprevistos. En firmas donde los abogados comparten clientes y se necesitan entre sí, la colaboración es esencial para lograr materializar con éxito los objetivos comunes. Pero la colaboración se vuelve muy trabajosa e ineficaz si no hay confianza entre los miembros, si predomina el individualismo y el consenso es la excepción y no la regla. Esta tensión en el abogado, entre su tendencia al individualismo y la dificultad de confiar en otros, por un lado, y la necesidad de colaborar con sus colegas en el estudio para lograr los objetivos comunes, trae a colación el Dilema del

Auno 2011 nro 04  

Revista Auno Abogados 04 2011

Auno 2011 nro 04  

Revista Auno Abogados 04 2011

Advertisement