Page 7

RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LIMA CENTRO CARISMÁTICO DE FORMACIÓN – 2003

como don, y que lanza hacia el reconocimiento, hacia el amor, al diálogo amoroso en la palabra o en el silencio. Es una novedad que nos sorprende y se considera plenamente natural, en que se ha entregado al Señor y está bajo su influjo, se ve igual que vemos un esplendoroso amanecer. Esa paz es signo de la presencia de Cristo, que no sólo nos da su paz, sino El mismo es nuestra Paz. Ef 2,14; Col 2,14. Alegría, (Filipenses 3,1; 4,4) "Hermanos míos alegraos en el Señor, estad siempre alegres en el Señor, os lo repito estad alegres". El mismo apóstol San Pablo, enumera como un fruto del Espíritu Santo el Gozo. (Gal 5,22) Es el gozo del Señor, porque es El quien lo produce, y en quien los participantes se alegran. Es una emoción discreta, en el mejor sentido de la Palabra, todo el ser toma parte, y con particular relieve los sentimientos. Tengamos cuidado con los sentimientos y emociones desbordados, son la muerte de los auténticos afectos. Pero el sentimiento que brota de la consideración y de la Alabanza del Señor, no hemos de temer. El gozo que frecuentemente inunda la oración de los grupos, brota del clima de amor y de paz a impulsos del Espíritu. dentro del sosiego dominante, se recibe una discreta y natural seriedad. Pero nunca debe dar paso a la tristeza. Llegamos al grupo de oración oprimidos por el peso de la preocupaciones, de intranquilidad, el sano contagio del gozo de nuestro hermanos y la acción del espíritu, a quien nos abrimos, van transformando nuestro clima interior hasta sentirnos apacibles, alegres, inundados de gozo de Dios. 6. UNA ORACIÓN EN EL ORDEN El Señor no es un Dios de confusión sino de paz (1 Cor 14,38) "Todo debe hacerse convenientemente y con orden" (1 Cor 14,40). Los motivos de la insistencia de Pablo respecto del orden en la Asamblea de Oración, válidos para nuestros grupos. Si el grupo de oración es el lugar donde el amor de Dios puede trabajar para hacer de nosotros su pueblo elegido, el desorden se convierte en obstáculo que bloquea la ac-ción transformadora del Se-ñor. El desorden nos arranca del clima de paz, amor y unidad, Dios no actúa en el desorden. Impresiona a los que se acercan por primera vez, constatar el orden que reina dentro de una sana libertad. Hay condiciones que pueden obstaculizar o ayudar a la obra del Señor. No es ajeno a nuestra cooperación. Los principales tenemos:

SEGUNDO SEMESTRE MANUAL DE ESTUDIO

No podemos ir al grupo de oración a resolver mis problemas psicológicos, aunque me ayude, no es este precisamente el lugar. No debo ir a cultivar amistades, no es malo la sana amistad en Cristo pro no cabe convertirlos en lugar de encuentro con las personas que me simpatizan, para compartir ideas, ni aprovechar la ocasión de conversar o discutir. Hay muchas cosas laudables que pueden hacerse fuera del grupo de oración no dentro de El. En éste sólo debemos dominar el deseo de alabar al Señor y centrarnos en El. hay dos cosas que ayudan mucho: El Responsable de un grupo de Oración debe ser elegido cuidadosamente. El orden empieza por él, deberá ser una persona exterior e interior ordenada. Una persona con problemas psicológicos o espiritualmente, está contraindicado. Este hace que la reunión se deslice dentro de un pacificante orden externo e interno. Su papel no se agota con saber iniciar los diversos aspectos flexibles de una oración comunitaria ni con animar a los participantes. Debe dar cohesión a todo el grupo, solucionar comprensivamente y eficazmente los problemas que surjan, evitar y preveer con oportunas indicaciones las dificultades que aparezcan en el curso de la oración.No caen en el peligro de esperar cómodamente que el Espíritu guiará al grupo y descuidar su preparación como servidor y dirigente. La experiencia indica que la mayoría de las desviaciones de los grupos de oración o que esta asamblea resulte débil, fatigosa, se debe a las deficiencias de los servidores, sean sacerdotes o laicos. Segundo aspecto para que la oración proceda con orden en el comportamiento del grupo. El grupo debe acoger al servidor con fraternal acogida, debe ayudarle a cumplir con su deber de hacer una oración en el orden. Una manera eficaz para lograrlo es la obediencia y cooperación a las indicaciones que dé el servidor. Un dirigente de oración necesita además de experiencia nuestra ayuda y aliento. Debemos responder a sus directrices, le animaremos en su tarea, y le ayudaremos en su servicio y a beneficiarse en sus aciertos y aun en sus errores.

“SEÑOR ESTA ES TU OBRA PARA NUESTROS HERMANOS”

Profile for AULA VIRTUAL

ALABANZA1  

1. LA ORACIÓN 2. ¿ QUE ES ALABAR ? 3. RAÍCES BÍBLICAS DE LA ALABANZA 4. CONDICIONES PARA APRENDER A ALABAR 5. ALABANZA Y ADORACIÓN 6. CUALI...

ALABANZA1  

1. LA ORACIÓN 2. ¿ QUE ES ALABAR ? 3. RAÍCES BÍBLICAS DE LA ALABANZA 4. CONDICIONES PARA APRENDER A ALABAR 5. ALABANZA Y ADORACIÓN 6. CUALI...

Advertisement