Page 1

LORCA, EL DIBUJANTE Paralelamente a su obra poética, Lorca realizará toda una serie de dibujos, la mayoría a lápiz, con líneas imprecisas, y otros coloreados casi de una forma infantil. Estos dibujos, cada vez más valorados, son una forma de acercarse en mayor profundidad a la obra del poeta granadino, ya que son una plasmación plástica de la simbología que recorre su obra.


GarcĂ­a Lorca poseĂ­a la habilidad de transformar sus escritos en bellos y sensibles dibujos


Rafael Alberti dijo de él: "Lorca, cuando cogía unos lapicillos de colores o la misma pluma con la que escribía sus poemas, seguía teniendo una frescura de fontana, una gracia como de juego en la calle, de sonrisa de patio, de gallo de veleta, de todo aquello que había visto u oído no sabía cuándo con los ojos de su niñez granadina: jarrones con peces y flores, vírgenes atravesadas por puñales, niñas en las ventas y azoteas, ángeles de las torres, manolas, arlequines, bandoleros y marinerillos ebrios y enamorados, todos los temas y figuras de su poesía lírica y dramática, hasta el momento del "Romancero Gitano".


Cuando se marcha a Nueva York, comienza para él una época en la que cambia su estilo, contagiado sin duda por la atmósfera surrealista que ya se extendía por casi toda Europa.

Autorretrato en Nueva York


El dibujo para Lorca era una evasión, un desahogo, una pasión. Las figuras, las caricaturas, le acompañaron desde su infancia y sobre todo desde su época con "Los putrefactos"en la Residencia de Estudiantes junto a Dalí, Buñuel o Pepín Bello, origen del surrealismo español.


GarcĂ­a Lorca con su amigo Neruda


AquĂ­ tienes una de sus personalĂ­simas firmas


Amor, amor que está herido. Herido de amor huido; herido, muerto de amor. Decid a todos que ha sido el ruiseñor. Bisturí de cuatro filos, garganta rota y olvido. Cógeme la mano, amor, que vengo muy mal herido, herido de amor huido, ¡herido ! ¡muerto de amor !


Al igual que su obra su firma fue evolucionando


EL CRIMEN FUE EN GRANADA El crimen Se le vio, caminando entre fusiles, por una calle larga, salir al campo frío, aún con estrellas de la madrugada. Mataron a Federico cuando la luz asomaba. El pelotón de verdugos no osó mirarle la cara. Todos cerraron los ojos; rezaron: ¡ni Dios te salva! Muerto cayó Federico -sangre en la frente y plomo en las entrañas... Que fue en Granada el crimen sabed -¡pobre Granada!-, en su Granada. Antonio Machado

DIBUJOS DE LORCA  

Dibujos de García Lorca

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you