__MAIN_TEXT__

Page 1

nº 18

Educar con gusto |

revista pedagógica para la familia

Transmitir a los hijos la admiración por la belleza

A FONDO | pág 4

PARA SER FELIZ | pág 12 EL ARTE DE APRENDER A DESCANSAR

El descanso en familia para aminorar el estrés

ENFOQUE PERSONAL | pág 17 FERNANDO ALBERCA

Autor de Todos los niños pueden ser Einstein


¿Educar con gusto? Sí, gracias ¿El gusto se educa o nacemos con él? A estas y otras preguntas responde el reportaje de “A fondo”, en este nuevo número de la revista Signos, dedicado a la educación del gusto desde la infancia. Mucho depende de los padres, de saber transmitir que la esencia de la belleza está en lo más cotidiano, y de brindar a los pequeños oportunidades para descubrirla. El escritor y asesor en rendimiento escolar, Fernando Alberca, autor de numerosos libros como Tu hijo a Harvard y tú en la hamaca, o Todos los niños pueden ser Einstein, nos ofrece, en “Enfoque personal”, algunas consideraciones sobre la importancia de ejercitar la inteligencia desde edades tempranas, para conseguir el éxito en el futuro, así

04

como el papel que juega la motivación en los niños, para que sean felices y saquen lo mejor de sí mismos. En la sección “Para ser feliz”, los lectores podrán “aprender el arte del descanso” y su necesidad para el bien propio y el de la propia familia. Y en “Siempre Creciendo”, las claves sobre la educación de la sociabilidad en los

28

A fondo

Educar con gusto

Para ser feliz

niños. Un artículo sobre el deporte como el aliado perfecto para la salud de cuerpo y mente, a cargo de la Clínica Universidad de Navarra; recomendaciones literarias de la mano de TROA; y el “El valor de lo singular”, sobre las oportunidades de igualdad que ofrece la educación diferenciada, son otros de los contenidos de este nuevo número.

Siempre creciendo

Aprender a integrarse en el grupo

22 12

EDITORIAL

signos revista pedagógica para la familia Edita: Attendis Periodista Ramón Resa, 10 41012 Sevilla Dirección: Departamento de Comunicación

El valor de lo singular

Una oportunidad de igualdad

Redacción: Departamento de Comunicación

36

El arte de aprender a descansar

Familia saludable

Deporte y salud

Colaboradores de este número: Fernando Alberca de Castro Belén González García-Negrotto Agradecimientos: Catherin L’Ecuyer Diseño y maquetación: Ele Medios Fotografías: Attendis Ele Medios Imprime: Gráficas Andalusí

26 17

Depósito Legal: GR-1581-98 issn: 1577-5127

Hogares bilingües

Kitchen Equipment

40

Enfoque personal

Fernando Alberca,

autor de Todos los niños pueden ser Einstein

Libros recomendados

Los mejores títulos para el verano signos

3


signos

4


a fondo

La formación del sentido estético puede mejorar la capacidad social y emocional de los niños

Miguel Ángel Carrasco Barea Con la colaboración de Belén González García-Negrotto, doctora en Bellas Artes

¿Es posible hablar, en plena posmodernidad, de “buen” o “mal gusto”? Y, más aún, ¿podemos contemplar la posibilidad de que la educación del gusto sea una parte fundamental del aprendizaje de nuestros hijos? Toda una corriente de artistas y educadores afirma que sí. Sostienen que la educación de la sensibilidad es más necesaria que nunca para proteger a los niños de la avalancha de contenidos a los que les someten la televisión, internet y los videojuegos. El gusto, desde este enfoque, no se reduce a la valoración de obras artísticas, sino que se convierte en una herramienta para afinar el juicio crítico y mejorar la competencia social y emocional. signos

5


No por casualidad, las palabras “sabor” y “saber” proceden de la misma raíz. El verbo latino sapere guardaba relación con la capacidad de discernir, de tener juicio y valorar —gustar— la bondad o maldad de las cosas. Y es que el gusto, en su acepción original, tiene mucho que ver con la formación del espíritu crítico y con la adquisición del criterio necesario para juzgar la calidad de todo lo que nos rodea.

“Los gustos se pegan con el trato y se heredan con la continuidad: es una gran suerte tratar con quien lo tiene en su punto” Baltasar Gracián

Algo más que estética Las ventajas de la educación temprana del gusto, afirman los especialistas, alcanzan a todas las facetas del niño: “La educación estética lleva al perfeccionamiento de muchas cualidades y particularidades físicas y psíquicas de los niños, ya que desde pequeños se sientan las bases de la futura personalidad —señala Belén González García-Negrotto, doctora en Bellas Artes y profesora del colegio de Attendis Grazalema (El Puerto de Santa María)—; el gusto estético completa la integridad de la persona por su importancia en el desarrollo de los campos afectivos, además de los terrenos cognitivos”. Sin embargo, la mentalidad pragmática imperante en la sociedad ha ganado terreno en los hogares, y la educación del gusto ha perdido protagonismo en relación a otros ámbitos: “Los padres, algunas veces, desconocen los propios objetivos de la creación artística, que es interdisciplinaria”, afirma la docente. En ocasiones, las aficiones de carácter artístico quedan ahogadas por “el temor a ser diferentes, manifestado en el niño por el miedo al rechazo por parte de su entorno, de la sociedad en general, de la moda...”. Por último, el auge del ocio tecnológico supone una amenaza para la transmisión del gusto en la infancia, ya que “elimina el poder creativo y el pensar dentro del campo humanístico y de las ciencias”, opina González.

Educar para la belleza a través de la belleza Quizás el punto de partida más evidente para la educación del gusto es la transmisión a los hijos de la idea de “belleza”. A este respecto, González García-Negrotto subraya: “Hay que aprovechar la sensibilidad emocional de los niños. La interdisciplinaridad del entorno junto al buen hacer educativo, propicia el encantamiento hacia la belleza, la estética y la propia

ética. Se educa para la belleza a través de la belleza. Hay que enseñarles que en la vida lo ordinario se puede convertir en extraordinario”. No basta, advierte la especialista, con familiarizar a los pequeños con las grandes obras artísticas: “Se puede rodear a los niños de cosas bonitas, pero si no se les muestra la unión entre la belleza y su vida, todo resulta en vano. Debemos enseñarles el sentido de las cosas, la unión entre la belleza y la realidad, es decir, el sentido de la vida”.


Catherin L’Ecuyer:

El asombro y la belleza, motores del aprendizaje Catherine L’Ecuyer es abogada y madre de cuatro hijos. Esta canadiense afincada en Barcelona comenzó a interesarse en 2008 por la educación en los primeros años de la infancia. Fruto de su investigación surgió el libro Educar en el asombro (Ed. Plataforma, 2013), que en menos de dos años ya ha alcanzado las nueve ediciones. Tras un estudio a fondo de los procesos cognitivos, Catherine llegó a la siguiente conclusión: el verdadero detonante del aprendizaje de los niños es la capacidad de asombrarse por el mundo que les rodea. “Educar en el asombro es educar al niño en el agradecimiento por la vida, por la belleza y el misterio que le rodea”, explicó en una reciente entrevista para el diario La Vanguardia. A Catherine le gusta repetir en sus intervenciones públicas una cita de G. K. Chesterton: “En cada niño, todas las cosas del mundo son hechas de nuevo y el Universo se pone de nuevo a prueba. Cuando paseamos por la calle y vemos debajo de nosotros esas deliciosas cabezas, deberíamos recordar que dentro de cada una hay un Universo recién estrenado, como lo fue el séptimo día de la creación”. Y es que la capacidad de asombro es la forma natural que tienen los niños de descubrir el mundo: un auténtico tesoro que los adultos deberíamos custodiar pero que, con demasiado frecuencia, desaprovechamos. La sobreestimulación —televisión, videojuegos (incluidos los supuestos juegos “educativos”)— y el consumismo afectan a ese proceso de descubrimiento natural, convirtiendo a los niños en seres pasivos, incapaces de desear nada de verdad, porque ya lo tienen todo. Por el contrario, el asombro permite “ver lo extraordinario que se esconde en lo ordinario… Lo que nos lleva a una actitud de profunda humildad y agradecimiento”. Catherine L’Ecuyer reivindica el poder educativo de la Belleza y aboga por ayudar a los pequeños a desarrollar su capacidad natural para reconocer lo bello, “porque la belleza es lo que asombra”. Con el fin de facilitar a los padres esta tarea, ofrece en su blog (www.apegoasombro.blogspot.com) una lista comentada de DVDs y libros “bellos” para cada edad de la infancia.

“La belleza es el resplandor de la verdad; y como el arte es belleza, sin verdad no hay arte” Antonio Gaudí “El hombre es el único ser que goza con la belleza de lo sensible” Santo Tomás de Aquino “Belleza cuya contemplación no nos hace mejores, no es tal belleza” Miguel de Unamuno


¿Por dónde empezar? Consejos para educar el gusto en casa Una aclaración: cuando hablamos de educar el gusto de los hijos no nos estamos refiriendo a programar continuas visitas a museos, convertirlos en unos pequeños eruditos del arte, cambiar los dibujos animados por cine de autor…, ni a ninguna otra cosa que esté fuera del alcance de una familia normal. Se trata, por el contrario, de iniciarlos, desde los primeros años, en la apreciación de la belleza —también de la llamada belleza moral— presente en los objetos y en las personas que están a su alrededor. Estas son algunas recomendaciones prácticas:

Fomentar, desde la primera infancia,

el contacto con la naturaleza. La

observación del cielo, el mar, un bosque, los animales…, despiertan una primera intuición de la belleza en los niños. Por el contrario, una exposición descontrolada a formas de ocio tecnológicas, como la televisión o los videojuegos, puede privar a nuestros hijos de desarrollar adecuadamente su percepción sensorial. La saturación de estímulos conduce a la insensibilidad.

La educación sensorial en los primeros años de la infancia está dirigida al reconocimiento

de formas, tamaños, texturas, colores… Pero

hay que tener en cuenta que, “como en cualquier faceta de la educación, en la sensorial, el lenguaje va a estar muy asociado, siendo a veces difícil el percatarnos de si los fallos cometidos se deben a deficiencias perceptivas o a un vocabulario deficiente”.1 Por eso, cuando el pequeño comienza a desarrollar el lenguaje, es conveniente ayudarle a adquirir el vocabulario básico relacionado con la descripción de los objetos de su entorno. 1 La educación sensorial en la escuela infantil. Eduardo Soler Fiérrez. Rialp, 1992.

“El arte debe ser la base de la educación” Platón

Favorecer el silencio. Hoy en

día, todos corremos el riesgo de sufrir una sobreestimulación, que, en el caso de los niños, puede causar daños irreparables para su desarrollo. El ruido —en sentido literal y figurado— es una de las características del mundo en que vivimos. Los padres tienen un reto por delante, y es favorecer la serenidad en el hogar, posibilitando la reflexión, la escucha, la observación de las personas y de la naturaleza. El ejemplo es fundamental: unos padres que están todo el día pendientes de whatsapp y twitter difícilmente prestarán la suficiente atención a los hijos, pero además les estarán transmitiendo, sin darse cuenta, un peligroso hábito: el de atender permanentemente a lo efímero. Como señala el músico bilbaíno Íñigo Pirfano, “el que se agita absorbido por las pequeñas y múltiples preocupaciones y fatigas diarias, se encuentra imposibilitado para reparar en la belleza de cuanto le rodea”.2 2 Ebrietas: El poder de la belleza. Íñigo Pirfano Laguna. Encuentro, 2012.

Emitir en presencia de los hijos juicios sobre objetos susceptibles de una valoración estética: sobre un

dibujo, un juguete, una flor, una melodía… Preguntar a los pequeños para que ellos mismos reflexionen sobre por qué hay cosas que les parecen “bonitas” y otras que no. El orden es una de las fuentes de la belleza: podemos hacer ver a los niños que un cuarto ordenado es más “bello” que uno desordenado…


“Una cosa es bella cuando no se le puede añadir ni quitar nada” Aristóteles

Manifestar nuestro desagrado ante el feísmo de muchas creaciones actuales: determinados juguetes, dibujos animados… Es importante en estos casos no imponer nuestro propio criterio, ni adoptar medidas prohibitivas. En estos casos es más efectivo explicar a los hijos por qué no nos gusta un determinado objeto, y qué elementos lo convierten en algo vulgar, cursi, kitsch… No cabe duda de que lo “feo” puede tener valor artístico; pero para llegar a esa conclusión hay que partir de una primera experiencia de la belleza.

Aprovechar el poder de la imagen. La doctora

en Bellas Artes Belén González GarcíaNegrotto hace notar la riqueza educativa que encierran las ilustraciones de los cuentos infantiles: “ayudan a transmitir diferentes sentimientos, escenarios y situaciones que muchas veces las palabras no describen con la misma precisión. Pero además, permiten educar el gusto estético de los niños. Elaboradas con diferentes técnicas (fotografía, dibujo, collage, acuarela…), muestran la diversidad que existe al representar la realidad, para que el niño llegue a valorar ilustraciones tanto realistas como imaginativas o abstractas y se aleje de los estereotipos”.

Iniciarles en la observación de las obras artísticas, de una manera adecuada a su edad. Por ejemplo,

podemos hacerles ver la perfección en la representación del cuerpo humano del Discóbolo de Mirón, la delicadeza de un vaso de agua en El Aguador de Velázquez, la armonía matemática de una pieza de Bach…; o bien aprovechar una excursión para mostrarles la diferencia entre una iglesia barroca y otra gótica. Existen en el mercado editorial diversas historias del arte para niños que nos pueden servir para este propósito.

“Se educa para la belleza a través de la belleza. Hay que enseñarles que en la vida lo ordinario se puede convertir en extraordinario” Belén González

Plantear la posibilidad, sin forzar los gustos de los hijos, de optar por

alguna actividad extraescolar de tipo artístico: música, pintura, danza…

Repasar cuáles son los hábitos de ocio en el hogar y, en

particular, los de los padres: qué programas de televisión y películas se ven en casa, qué música se oye, en qué sitios tienen lugar las excursiones familiares…, ¿reflejan algún tipo de inquietud artística?


La educación del gusto: una breve mirada a la historia

La educación del juicio estético siempre estuvo en la mente de los estudiosos de la cultura y la educación. Platón, en La República, afirma que “El arte debe ser la base de la educación”. Pero es a partir del siglo XVIII cuando —como señala Petra Mª Pérez Alonso-Geta, catedrática de Antropología de la Educación de la Universidad de Valencia— “se llevan a cabo los planteamientos centrales en la reflexión sobre el gusto estético. Giran en torno a las siguientes cuestiones: ¿es el gusto una facultad o una capacidad adquirida y condicionada por la cultura?; ¿es esencialmente racional o fundamentalmente sensible?”1 Las ideas en torno a esta materia se sucedieron hasta el siglo XIX. Pero poco a poco las propuestas de los intelectuales fueron alejándose de los criterios objetivos y universales, dando paso a un subjetivismo que, a la postre, supuso el fin de cualquier posible teoría sobre el gusto y su aprendizaje. Este proceso que, en el mundo del arte, llegó a su punto álgido con las vanguardias del siglo XX, acabó por poner en cuestión la existencia de parámetros de valoración válidos para todos. Sin embargo, ya desde mitad del siglo pasado comenzaron a surgir, desde diversos ámbitos del pensamiento, manifestaciones y estudios que reivindicaron la necesidad de recuperar la educación de la sensibilidad estética en la infancia. Especialmente emblemática fue la publicación del libro Education through Art (Educación por el Arte), del escritor y crítico de arte inglés Herbert Read. Retomando la tesis platónica del arte como base de la educación, Read afirma que la estética es parte fundamental de la educación integral del ser humano, contribuyendo a la canalización de sentimientos y emociones, así como a la formación del sentido ético.2 En sintonía con estas ideas, docentes e instituciones educativas de todo el mundo han llevado a cabo durante las últimas décadas programas que tratan de potenciar el binomio Arte-Educación. Entre los muchos ejemplos más o menos recientes de estas iniciativas podríamos mencionar Learning through Arts, en las escuelas públicas de Nueva York o Creative Partnerships en Reino Unido. En definitiva, hoy es ampliamente aceptada la idea de que la educación del gusto o sentido estético en la infancia tiene un indudable interés, tanto en el entorno escolar como en el familiar. Sus efectos van más allá del ámbito artístico, aportando beneficios en todos los ámbitos del aprendizaje y contribuyendo a la formación integral del ser humano. Como dice de una manera algo más poética Íñigo Pirfano, fundador de la Orquesta Académica de Madrid, en su libro Ebrietas. El poder de la belleza: “La educación del gusto, inseparablemente unida a la formación del intelecto, es absolutamente primordial para saborear el mundo, para habitarlo con entusiasmo”. 3

1 “El gusto estético. La educación del (buen) gusto”. Petra Mª Pérez AlonsoGeta. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, 2008. 2 Educación por el Arte. Herbert Read , Paidos Iberica, 1982. 3 Ebrietas: El poder de la belleza. Íñigo Pirfano Laguna. Encuentro, 2012.

Las claves de la educación estética De “El gusto estético.

La educación del (buen) gusto”

Petra Mª Pérez Alonso-Geta Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, 2008 a) debe desarrollar el gusto estético a través del conocimiento de los artes y la imaginación; b) debe crear actitudes estéticas, es decir, las actitudes propias del contemplador y creador artístico; c) debe familiarizar al ser humano con lo bello, tan válido para las artes en sentido estricto como para la visión estética. Para ello, debe partir de lo bello en general sin que importe dónde y cómo aparezca, reconociendo, en este sentido, igual dignidad a lo bello en la naturaleza que en la obra de arte; d) debe propiciar la familiarización con el arte actual y con las obras del pasado, pues se puede llegar al propio sentimiento del valor estético abriéndose a los valores peculiares del arte intemporal; e) finalmente, es papel de la educación ayudar a reflexionar sobre lo estético a la vez que liberar al ser humano de posturas seudoestéticas que aspiran a que las artes sirvan a un fin práctico o centran el disfrute estético no en el objeto sino en sí mismo. Las posturas seudoestéticas son perversas pues destruyen cualquier donación de sentido que parta de los valores estéticos.


Para ser feliz

EL ARTE DE APRENDE

DESCANSAR Diana Pérez Camarasa

El descanso en familia y el disfrute de las pequeñas cosas, pueden aminorar los síntomas de depresión y estrés

El trabajo, las responsabilidades, las preocupaciones, los niños, la casa, la facturas, las contradicciones del día a día, la continua e inmediata comunicación, las prisas, las citas... Nuestra agenda nos colapsa, haciendo que florezcan el estrés, el cansancio, la tristeza, o el desasosiego. Es tiempo de aprender a descansar, y qué mejor lugar, que en la propia familia.

“Lo que realmente más hace descansar psicológicamente a una persona y contribuye a prevenir el estrés o el cansancio psíquico crónico es el disfrute, hacer actividades en el que uno se lo pase bien”

signos

12


El dispositivo móvil de un amigo

ER A

le avisaba así la noche anterior: “Mañana tendrá un día ajetreado. Tiene 11 eventos programados: el próximo comienza a las 08.30 horas”. Los continuos quehaceres y responsabilidades del día a día llenan nuestra actividad diaria sin dejar hueco al descanso. Sin una cuidada programación y sin un criterio firme, con el que saber discernir lo importante de lo que no lo es, quizá ese descanso nunca llegue. “Al igual que durante nuestra vida tenemos que aprender a hablar, comer, andar, etc., también tenemos que aprender a descansar”, afirma Fernando Sarráis, psiquiatra de la Clínica Universidad de Navarra. En su libro “Aprendiendo a vivir: el descanso”, defiende que, “después de la tensión, viene la depresión”, por lo que “el descanso es un deber”. Sus datos indican que un 20% de la población tiene el riesgo de padecer, a lo largo de su vida, patologías vinculadas a la depresión y la ansiedad, y de ellas un 80% se relaciona con el cansancio psíquico crónico, que “tiene mucho que ver con la forma de vivir” y que produce emociones negativas, como temor, tristeza y ansiedad. Y puntualiza: “Se trata de personas que ponen toda su atención en el mundo exterior: trabajo, familia, amigos, y procuran hacerlo muy bien, de modo oportuno y agradando a todos. Sin embargo, apenas prestan atención a su mundo interior”.

“La vida no se disfruta tanto por el descanso como por el trabajo gustoso” Para combatir ese cansancio crónico, el doctor Sarráis propone “hacer actividades en las que uno se lo pase bien”. Y matiza: “lo que realmente más hace descansar psicológicamente a una persona y contribuye a signos

13

prevenir el estrés o el cansancio psíquico crónico es el disfrute”. Por esta razón, y por el bien individual y el de la propia familia, conviene “ejercitarse en el descanso”, y más aún cuando las cifras de estrés de los españoles se sitúan a la cabeza de Europa, con el 49% de estresados, frente al 35% de la media europea, según el Global Workforce Study, publicado en 2013 por la consultora Towers Watson.

Combatir la tristeza Por su parte, José Benigno Freire, psicólogo y profesor de la Universidad de Navarra también ve en el descanso la respuesta a nuestra felicidad: “El gran remedio para combatir la tristeza es saber descansar”. “La sociedad del bienestar está produciendo muchos lugares de entretenimiento y disponemos de más tiempo libre que nunca. Sin embargo, aumenta el número de personas que padecen alteraciones de ánimo y diversas patologías psíquicas”. Es tarea de cada uno descubrir si sufre cansancio físico, o va más allá del cuerpo, y se trata en cambio de un cansancio psíquico, que pueda traer consecuencias peores. Ya sea el deporte, jugar con nuestros hijos, hacer jardinería, bricolaje, ver una película en familia, programar una excursión, hacer una nueva receta: cualquier actividad que nos haga verdaderamente disfrutar, y disfrutar con la familia. Y por ende, descansar también en ella. Según el II Informe del Instituto Coca-Cola de la FELICIDAD se consideran más felices aquellas personas que dedican su tiempo libre a actividades culturales y alternan visitas a museos con música o lectura en casa. No es de extrañar entonces que el descanso se asocie con la felicidad, y que los momentos de mayor felicidad para los españoles sean las vacaciones de verano y las comidas en familia, como se concluye en el informe antes citado.


El doctor en Psicología Javier Urra señala la importancia de disfrutar con lo cotidiano: “cada amanecer debe traernos algo con lo que estar entusiasmados. Disfrutemos con optimismo de los pequeños y efí-

meros placeres y detalles de la vida. Hagamos inmediatamente lo que sabemos que propicia la felicidad. Es de sabios ser feliz con casi cualquier cosa, pues segundo a segundo se teje nuestra felicidad”. Quizás la cla-

ve de la felicidad esté en eso mismo: en la capacidad personal del disfrute, en ser verdaderos “disfrutones” de la vida, a través del descanso y de la propia familia.

Aprende a descansar en familia (en 5 pasos) Anota en un papel lo que más te gusta hacer y lo que más te despeja: leer, estar al aire libre, pintar, escuchar música, hacer nuevas recetas de cocina, ver tu serie favorita, practicar algún deporte, darte un chapuzón, etc.

Piensa cómo puedes ponerlo en la práctica en tu día a día. Y cómo puedes compartirlo en la propia familia, en tu matrimonio, o con tus hijos.

Proponte sacar 20 ó 30 minutos para hacer diariamente eso que más te gusta.

signos

14

¡Puedes hacerlo! Desecha aquellas actividades que en el día a día te impiden descansar.

Organiza las demás tareas a las que no puedes decir que no, que puedes delegar, o que simplemente no son tan importantes como tu salud física y psíquica.


10

1

consideraciones para descansar mejor

4

El hombre es un ser para la acción. Lo genuino del hombre es hacer.

3

2

Incluso la contemplación es una acción.

El descanso es una inevitable necesidad de la limitación del ser, no de la condición del ser.

5

El descanso es una actividad del hombre cansado para reponer fuerzas para volverse a cansar. El “arte de descansar” consiste en encontrar actividades que El descanso es una faciliten y no entorpezcan necesidad de la persona, no sólo el trabajo posterior. del cuerpo. Uno de los mejores descansos son aquellas actividades que refrescan el hecho de que somos criaturas, nos distancian momentáneamente de lo material y nos reponen La pereza fuerzas psicosomáticas. no descansa; por el contrario, cansa. El aburrimiento

6

7

8

cansa todavía más que la pereza.

9

El trabajo que más cansa es el que se realiza mal o sin orden.

En condiciones de normalidad, para reparar el cansancio habitual no se necesita mucho tiempo de descanso.

10

La vida no se disfruta tanto por el descanso como por el trabajo gustoso.

* Por José Benigno Freire, psicólogo y profesor de la Universidad de Navarra signos

15


enfoquel persona > Nació en Córdoba hace 48 años. > De forma paralela a su actividad docente, ha ido desarrollando una prolífica labor como ensayista, fruto de su investigación sobre diversas cuestiones educativas. > Es autor de títulos de éxito como Nuestra mente maravillosa, Tu hijo a Harvard y tú en la hamaca o Todos los niños pueden ser Einstein, que han encabezado las listas editoriales de “no ficción” en España. > Conferenciante, asesor en rendimiento escolar y especialista en motivación de niños y adolescentes, Alberca habla con conocimiento de causa, pues a su variada trayectoria profesional añade su experiencia como padre de ocho hijos. > En esta entrevista, explica a los lectores de Signos las claves para ayudar a los pequeños a desplegar todo su potencial intelectual.

Fernando Alberca Autor de Todos los niños pueden ser Einstein

“El cociente intelectual con el que nacemos no importa, lo que importa es qué hacemos con él a lo largo de nuestra vida” signos

17


n El título de uno de sus libros es “Todos los niños pueden ser Einstein”, pero ¿todos los niños deben ser Einstein? ¿El deseo de alcanzar un gran cociente intelectual no podría convertirse en un motivo de estrés para niños y padres? o En efecto, cuando la inteligencia lo es de verdad, se convierte en un medio que permite la felicidad. La inteligencia amortigua el efecto del estrés y hace superar los obstáculos del camino. El cociente intelectual no es la inteligencia. Cada ser humano nace con un cociente diferente: unos más altos y otros menos. Y este permanece casi inalterable a lo lago de la vida según sabemos hoy. La inteligencia sin embargo cambia a lo largo de la vida, va creciendo o menguando. De forma que no es que aprendemos porque seamos inteligentes, sino que nos hacemos inteligentes cuando aprendemos. Especialmente más inteligentes si aprendemos lo más importante. La inteligencia, así, tiene mucho que ver con la experiencia y la reflexión. Por eso, el cociente intelectual con el que nacemos no importa, lo que importa es qué hacemos con él a lo largo de nuestra vida. Todos los niños pueden ser Einstein. Él mismo no desarrolló su capacidad hasta pasados los veinte años, porque hasta entonces no se encontró con las personas que supieron estimularle. Todo ser humano tiene el don de una cabeza y un corazón perfectamente diseñados para la inteligencia y la felicidad. Pero hay que aprender a ejercitarla para que cumpla su fin como realmente podría. n ¿Cuál es la relación entre inteligencia y felicidad? ¿Son más felices las personas inteligentes? En la historia hemos conocido a muchos genios que no han sido felices… o Como he dicho, la primera es un medio para la segunda. Si alguien emplea su inteligencia para realizar doctorados universitarios o ganar un premio nobel, será sin duda inteli-

gente, pero mucho menos que si aprende a resolver los problemas más importantes del ser humano, como los afectivos, su sentido en este mundo, su relación con todos, incluido Dios, y su felicidad y la de los que más quiere. Quien logra doctorados y no es feliz no es tan inteligente como quien sí es feliz aunque no haya estudiado ninguna carrera universitaria. n ¿Cuál es la etapa del crecimiento decisiva en el desarrollo de la inteligencia? o Todas. Los tres primeros días de vida son decisivos y así lo describí en mi libro Guía para ser buenos padres signos

18

“La inteligencia amortigua el efecto del estrés y hace superar los obstáculos del camino” “No es que aprendemos porque seamos inteligentes, sino que nos hacemos inteligentes cuando aprendemos”


(Almuzara); pero los tres primeros años del niño lo son especialmente para el gobierno de algunas de sus destrezas intelectuales, su libertad y otros recursos necesarios en su búsqueda de la felicidad. Y por otros motivos también lo será hasta los siete años de vida, donde se fija la lateralidad y comienza a consolidarse su autoestima, baja o alta; hasta los 12 se desarrollará su personalidad; hasta los 18 el juego de su libertad y autonomía; hasta los 35, el resto de su adolescencia —porque hoy la adolescencia llega hasta esa edad habitualmente—. Y, después, es importante en la inteligencia la edad de la madurez, que permite de una

forma nueva enfrentase a lo que realmente uno es y conocerse mejor a uno mismo y a los demás, alimento necesario de la auténtica inteligencia; y así hasta los 90 y más. Es decir, la inteligencia es una compañera de viaje del ser humano desde que es concebido, mucho antes de nacer, y hasta que muere; e incluso después para los creyentes, de una forma plenamente inteligente, con una inteligencia dada entonces, como la que ahora disfrutamos. Por eso, todas las etapas son propicias para aprender cómo desarrollarla mejor en cada una de sus partes y en su conjunto eficaz que es la solución de problemas y la felicidad: la solución del problema de la vida. signos

19

Con todo, si hubiera que elegir una etapa en la que padres y profesores podríamos ayudar mucho más de lo que habitualmente se hace en nuestro país, escogería desde los 0 años hasta los 10. n ¿Cree que los medios tecnológicos —tablets, ordenadores…— ofrecen nuevas posibilidades de estimulación cerebral en la primera infancia? o Están conformando, queramos o no, más allá del aula, en los hogares, una nueva forma de estimular el cerebro, de reaccionar ante los estímulos sensoriales y en su forma de asociar la información y reflexionar sobre ella o no, dependiendo del código y canal en que nos llega. Es algo que merecería más nuestra atención


y apenas percibimos, creyendo que padres y profesores procesamos la información de la misma manera en fondo y forma que lo hacen los menores de 14 años, y por eso a veces nos sorprenden los resultados obtenidos. Los niños menores de 14 años no perciben las palabras oídas o vistas como lo hacía la generación anterior. El uso de las nuevas tecnologías no solo es una realidad incuestionable que es parte del presente y futuro de todos los alumnos, aunque aún sea mayor en unos que en otros. Lo importante es emplear las nuevas tecnologías en la escuela y en la familia como un medio proporcional para un fin adecuado. Educar con ellas, a través de ellas, gracias a ellas. Las nuevas tecnologías permiten mayor estimulación, implicación, motivación, de una forma incuestionable. Pero siempre deberíamos acompañarlas de una acertada educación de la reflexión, responsabilidad, imaginación, la lectura comprensiva, la expresión, la deducción e inducción, el razonamiento lógico y emocional, la creatividad, por ejemplo. Sin esta educación, las nuevas tecnologías no nos servirían hoy y aún menos mañana. El error sería olvidar que las nuevas tecnologías por sí solas únicamente ayudan a educar, y a menudo en algunos centros las nuevas tecnologías han distraído a muchos profesores de lo verdaderamente importante y humano de la educación: la educación lógica y emocional, más que sensitiva. Vivimos una etapa bisagra, el antes y el después de la aparición de internet, y esto ha cambiado el papel de la información. Lo importante ya no es saber información (todo el mundo tiene acceso en segundos a ella), sino saber discriminar la importante de la innecesaria, la cierta de la falsa y decidir acertadamente para qué puede servir. n Según sostiene en sus libros, la motivación es la clave del desarrollo intelectual, ¿qué prácticas son las co-

“Estudiar con ánimo e ilusión es facilísimo, si uno sabe cómo hacerlo y está seguro de que el éxito está siempre aguardando tras el estudio. Pero hoy son pocos los alumnos que tienen esta experiencia” rrectas y cuáles no para motivar a niños pequeños a ser, progresivamente, menos dependientes de sus padres? Nunca decirle “tú puedes” si él cree que su experiencia ha sido que no ha podido; evitar expresiones como “demuestra lo que vales”, que indican que ya es notorio el fracaso y que los buenos son los padres o profesores que siguen confiando en él, mucho más que él, que no es eficaz; evitar la sobreprotección, que consiste en solucionar los problemas que un hijo signos

20

puede solucionar o aprender a hacerlo; mostrarles nuestra satisfacción e indicarles cuándo ponen en acción las cosas buenas que tiene, sus puntos fuertes, sobre todo los méritos propios. Enseñarles qué hacen bien de hecho, en el presente. No en el pasado, ni en el futuro que esperan los padres. Todas las personas son más buenas que malas, tienen más puntos fuertes que débiles: los padres y profesores deberían hacer una lista de 15 puntos fuertes de cada hijo o alumno y asegurar que este comprueba cuáles son y dónde se manifiestan. En definitiva, para motivar hoy hay que: 1. Evitar la sobreprotección que lo destruye todo, incluso la educación del amor y la felicidad. 2. Mejorar el concepto que tenemos de un hijo o un alumno. 3. Demostrarle cuándo ha acertado, qué tiene bueno. 4. Indicarle cuál es el primer paso pequeño, posible y asequible del


merecer la pena, y entonces se hace capaz. En el libro Todos los niños pueden ser Einstein escribí un capítulo sobre cómo hallar la fuerza de voluntad entre otras cosas, que se titula esfuerzo+necesidad=capacidad.

“La sobreprotección, el error educativo más extendido en el primer mundo, ha provocado la baja autoestima generalizada que está detrás de muchos abandonos, malos comportamientos, agresividad…”

cambio que merece dar, después el segundo…, y así, poco a poco. Pero sobre más consejos prácticos están mis libros llenos, porque al fin y al cabo solo he escrito sobre educación, motivación y felicidad. n Y una vez que llegan a la preadolescencia, ¿cómo conseguir que se esfuercen en el estudio? Estudiar con ánimo e ilusión es facilísimo, si uno sabe cómo hacerlo y está seguro de que el éxito está siempre aguardando tras el estudio. Lo que ocurre es que hoy son pocos los alumnos que tienen esta experiencia. El esfuerzo nunca es el obstáculo para no estudiar y sacar buenas notas. El obstáculo es el fracaso. El ser humano tiene capacidad para poner un esfuerzo casi sobrehumano —y el estudio no lo es siquiera— cuando está seguro del éxito de ese esfuerzo. La necesidad del éxito llama al esfuerzo y el ser humano inteligente solo pone esfuerzo si sabe que va a

A todos los alumnos les gustaría estudiar. Probemos a asegurar que saben cómo hacerlo concretamente (no con técnicas de estudio generales) y que obtienen la experiencia del éxito y la satisfacción personal, de él, sus profesores, compañeros y sus padres en su estudio. n Tradicionalmente se ha asociado la capacidad intelectual con los buenos resultados en matemáticas, pero ¿cuál es, en su opinión, el papel de la lectura en el desarrollo de la inteligencia? Uno de los peores enemigos que tiene el desarrollo intelectual es no aprender a leer correctamente. No ser capaz de entender bien, comprender, hacer un posterior esquema de lo leído, un resumen, confeccionar una opinión en una sola oración. Si aprendiéramos en Primaria a leer mejor, calcular mejor, expresarnos mejor oralmente y por escrito y las nociones básicas de la cultura general útil e inmutable, daríamos por bien empleada la Primaria, y la Secundaria sería una etapa con un fracaso muy reducido. Pero hoy musignos

21

chos niños se presentan a obstáculos en Secundaria que les parecen insalvables simplemente porque no han aprendido bien y rápido a leer de verdad más allá de la articulación fónica. Detrás de la mayoría de las dificultades en los problemas matemáticos se esconde una mala lectura de los enunciados, poca destreza imaginativa o la predominancia del hemisferio cerebral derecho. Ese que cuando a uno le preguntan cuánto es 5 y 7 le hace contestar 57, y lleva razón, porque lo ha hecho con su hemisferio derecho y no con el izquierdo, que es donde se origina el razonamiento lógico matemático. Porque el enunciado fue el que estuvo mal hecho, no se preguntó cuánto es el resultado de la suma de 5 y 7. La inteligencia no está en las Matemáticas, ni en la Lengua, ni en las ciencias más que en las letras ni en estas más que en aquellas, sino en la combinación de todas. n Usted afirma en sus escritos que un ingrediente de la motivación es la autoestima, ¿cree que los padres, en general, alimentan la autoestima de los hijos? Creo que la mayoría de estudiantes españoles de hoy tienen una autoestima demasiado baja en los aspectos en los que resultaría más decisivo tener una alta autoestima. Y esto desde los 3 años hasta los 22, y así lo compruebo cada día en mis clases en la ESO, como orientador de centro y en el Centro Magisterio donde imparto clases a los futuros profesores de Primaria e Infantil. La sobreprotección, el error educativo más extendido en el primer mundo, ha provocado como consecuencia esta baja autoestima generalizada, que está detrás de muchos abandonos, malos comportamientos, agresividad, falta de disciplina, desinterés y conformidad, falta de reacción y frustración ante la incoherencia que supone alimentar grandes deseos y sentirse incapaces de lograrlos de hecho en la realidad.


El valor de lo singular

Una oportunid La educación diferenciada, lejos de discriminar en igualdad Numerosos estudios y experiencias educativas ponen de manifiesto que la ‘single sex’ permite una igualdad real de oportunidades, sin limitar las capa cidades ni las opciones de futuro de niños y niñas. La nueva Ley Orgánica española para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), aprobada en diciembre de 2013, añade en uno de sus artículos: “no constituye discriminación la admisión de alumnos y alumnas o la organización de la enseñanza diferenciada por sexos, siempre que la enseñanza que impartan se desarrolle conforme al artículo 2 de la convención relativa a la lucha contra las discriminaciones en la esfera de la enseñanza, aprobada por la Conferencia General de la UNESCO el 14 de diciembre de 1960”. María Calvo Charro, profesora de la Universidad Carlos III de Madrid y presidenta de EASSE-España, defiende que “el modelo de escuela diferenciada actual parte de la idea de que no hay asignados unos roles en la sociedad, sino que cada hombre y mujer deben

tener las mismas oportunidades para poder optar con entera libertad por el papel que quieran desempeñar profesional y personalmente”. Calvo, experta en educación diferenciada y autora de numerosos artículos sobre este modelo pedagógico, acentúa que el objetivo prioritario de la escuela diferenciada es “la igualdad de oportunidades: un modelo pedagógico que considera que las diferencias entre los sexos son siempre enriquecedoras y que lo que hay que eliminar son las discriminaciones”1. En su discurso, Calvo se centra en la experiencia de los colegios que en España imparten esta opción pedagógica: “Los colegios diferenciados en España, algunos con más de cuarenta años de experiencia, no se han quedado anclados en el pasado, antes al contrario, han sido capaces de incorporar los nuevos progresos de la ciencia y las actuales sensibilidades culturales”. 1 María Calvo Charro. El Confidencial, 5 de septiembre 2012. signos

22


Diana Pérez Camarasa

ad de igualdad a ambos sexos, sitúa a los escolares de condiciones ante su futuro académico y laboral Alemania y Francia En un estudio realizado por la profesora del Centro Universitario Villanueva, Teresa Artola2, doctora en Psicología, se nombra el caso del Tribunal Supremo alemán, que en una sentencia de enero de 2013, establecía que, “por regla general, los colegios de educación diferenciada no son inferiores a los colegios públicos de educación mixta en cuanto a su aptitud para transmitir conocimientos y cultura (…), y tampoco a la hora de transmitir el conocimiento relativo al principio de igualdad entre hombres y mujeres”. El Alto Tribunal concluyó que la educación diferenciada “no vulnera el criterio de no desfavorecer a mujeres y niñas por su sexo”. En su estudio, Artola señala que “la clave del éxito de la educación diferenciada radica precisamente, según los expertos, en el equilibrio entre el reconocimiento de la diferencia y la garantía de la igualdad entre los sexos” (Gurian, 2006).

Por su parte, Francia aprobó en el mes de agosto de 2012 la Ley n° 2012-954, por la que se establece la validez de la educación diferenciada como modelo pedagógico y rechaza que sea discriminatoria.

Amplía las salidas profesionales La educación diferenciada proporciona a chicos y chicas más libertad de elección en las materias y salidas profesionales no asociadas a su género. Las diferencias de resultados y habilidades en el periodo escolar condicionan las opciones académicas y profesionales que ambos sexos elegirán en el futuro. 2 Educación diferenciada: Algunas razones educativas, Teresa Artola, profesora del Centro Universitario Villanueva.

signos

23


6 razones de PESO EASSE celebró su IV Congreso Internacional de Educación Diferenciada los días 19 y 20 de abril de 2013 en Lisboa. Las conclusiones sobre los beneficios de la educación diferenciada fueron las siguientes:

1

2

3

4

5

6

Igualdad de oportunidades para niños y niñas

Facilita el éxito escolar

Mejora el clima escolar

Amplía las opciones profesionales

Favorece la cohesión social

Enriquece la pluralidad educativa

Según publicó en 2009 Eurydice3, la Agencia Ejecutiva en el Ámbito Educativo, Audiovisual y Cultural de la Comisión Europea, en su estudio Diferencias de género en los resultados educativos: medidas adoptadas y situación actual en Europa, “este tipo de educación proporciona a chicos y chicas más libertad para elegir materias no asociadas a su sexo. Ofrece más espacio a las chicas, contribuye a aumentar su autoestima, y fomenta el esfuerzo en los hombres en no tener que preocuparse por su imagen como estudiantes”. El Informe Pisa de 2012 señala que solo el 5% de chicas de los países de la OCDE, como media, aspiran a una carrera de ingeniería o informática, mientras que el 18% de chicos sí desean hacer una carrera en estos campos. En los países de la OCDE, hay más chicas que chicos que aspiran a una carrera en sanidad y medicina.

“La clave del éxito de la educación diferenciada radica precisamente, según los expertos, en el equilibrio entre el reconocimiento de la diferencia y la garantía de la igualdad entre los sexos” Según un estudio realizado por EASSE (European Association of Single-Sex Education), entre sus 231 centros asociados de educación diferenciada, con más de 200.000 alumnos, el porcentaje de escolares de colegios femeninos que optan por carreras universitarias del ámbito científico-técnico ha incrementado notablemente. Por signos

24

otro lado el número de chicos que decide estudiar Magisterio, una carrera universitaria con escasa presencia masculina, es muy superior a la media. En uno de estos centros, la única escuela de niñas de Cambridge, su directora, Charlotte Avery, refuerza con su experiencia la idea de que la educación diferenciada ayuda a las niñas a destacar en materias ‘estereotípicamente masculinas’, después de conocer los resultados de una investigación realizada por la Asociación de Escuelas de Niñas, que concluyó que el 75 por ciento de las alumnas se inclinaba a elegir las Matemáticas y el 70 por ciento, a la Química.

3 Diferencias de género en los resultados educativos: medidas adoptadas y situación actual en Europa. Eurydice, 2009.


Hogares bilingües [Sección dirigida al aprendizaje del inglés a edades tempranas mediante juegos y recortables]

Kitchen Equipment ! Here you may show your talent with scissors

GRATER

CUP

CUTTING BOARD

signos

26

CA KN


ARVING NIFE

7 10 años

Learn these kitchenware’s names in English by cutting and pasting them into the picture. If necessary, use a dictionary and, above all, enjoy!

OVEN GLOVES/ OVEN MITTS

WHISK

TEAPOT

LADLE

ROLLING PIN

signos

27

MIXER


Siempre creciendo

Aprender a integ La educaci贸n de

signos

28


La sociabilidad es una virtud que permite el desarrollo de otras muchas, por crear los cauces necesarios para relacionarnos con otras personas. Educar en la sociabilidad implica cultivar en los hijos la preocupación por los demás, aumentar su capacidad de comunicación y orientarles hacia la solidaridad. En este artículo repasamos algunas de las claves para conseguir que los niños desarrollen sus competencias comunicativas y sociales; unas habilidades que, cuando alcancen la madurez, les serán de gran ayuda tanto en el entorno familiar como en el profesional.

rarse en el grupo

la sociabilidad en niños y adolescentes

signos

29


La virtud de la sociabilidad aprovecha y crea los cauces adecuados para relacionarse con distintas personas y grupos, logrando la comunicación con ellas a partir del interés y preocupación que muestra por lo que son, por lo que dicen, por lo que piensan, por lo que sienten. El cultivo de esta virtud desde la infancia, hará de los niños adultos compresivos, comunicativos, solidaros, interesados por los demás, por sus preocupaciones, sin esperar nada a cambio.

Niños pequeños: aprender las reglas del juego El niño pequeño establece sus primeros contactos con su familia, en un ambiente de intimidad. Después de unos años, comienza a tener relación con otras personas fuera del ámbito familiar. De esta forma, va aprendiendo que es necesario contar con los demás para realizar ciertas actividades, por lo que la comunicación se hace necesaria.

signos

30

La misión de los padres en esta etapa es introducir a los hijos desde pequeños en grupos ajenos a la familia. Es bueno que el niño pequeño aprenda pronto que no es el “único” en el mundo. Si los padres pueden incorporar a su hijo en la vida de familia de algunos amigos quizá esto le pueda ayudar, porque no solo ve que no es el más importante, sino también que existen reglas del juego propias de cada hogar. Convivir supone aprender


las reglas del juego del grupo correspondiente. Un primer obstáculo en la educación de esta virtud podría darse en el caso de niños que muestren timidez ante este tipo de situaciones, ajenas al entorno familiar. La timidez de un niño puede ser compensada, en gran parte, apoyándole afectivamente y ayudándole a confiar más en sus propias posibilidades. Esto supone observarle y encontrar aquellas cosas que hace bien, para potenciarlas. No se tra-

“La misión de los padres durante la etapa de la niñez es introducir a los hijos desde pequeños en grupos ajenos a la familia. Es bueno que el niño pequeño aprenda pronto que no es el “único” en el mundo”

ta de obligarle a participar en situaciones que le producen ansiedad —algo que sería contraproducente— sino en explicarle las reglas del juego de la convivencia y fomentar esas habilidades que pueden ser objeto de aprecio o reconocimiento por parte de otros niños.

Los preadolescentes y las amistades “exclusivas” Al llegar a la preadolescencia, puede que el niño busque el modo de establecer unas pocas amistades íntimas para olvidarse del grupo. Los motivos para este “exclusivismo” son, en parte, naturales. Quiere compartir los aspectos de su intimidad con unas personas elegidas como amigos. Una correcta educación de la sociabilidad, no obstante, deberá hacer ver al preadolescente que este hecho no debe hacerle descuidar sus relaciones con los demás. Los hijos aprenderán a interesarse por otras personas si comprenden que los demás tienen mucho que aportar. Y esto supone aprender a preguntar. La habilidad para preguntar correctamente, interesándose de forma sincera por la otra persona, puede desarrollarse en casa, aprovechando las visitas de familiares, amigos de la familia, etc. Por ejemplo, al recibir a algún invitado, los padres pueden explicar a los hijos adolescentes quién es y sugerirles cuestiones que le pueden plantear. De este modo, el joven ganará confianza en saber preguntar, y se interesará por los demás, porque “consigue” que digan cosas interesantes.

El papel de la comunicación El interés y la preocupación por los demás que caracterizan a esta virtud, no pueden manifestarse si no se ha aprendido a expresar, verbalmente y también con los gestos, las propias ideas. En definitiva, no solo requiere saber preguntar, sino tamsignos

31


bién saber comunicar a los otros temas que puedan ser de interés. Los padres pueden estimular a los hijos para que aprendan a expresarse entre ellos. Desde pequeños pueden contar cuentos a sus hermanos, organizar algún juego en que los hijos tienen que hablar durante un tema limitado, pedirles que cuenten lo que ha pasado en un programa de televisión… Y nunca se debe olvidar lo importante que es la lectura para que los hijos vayan aprendiendo vocabulario y estilo en la expresión. También se da el caso de los niños y adolescentes que no son sociables por no saber callarse. En estos casos, se tratará de hablarles a solas e intentar conseguir que sean más reflexivos.

La “vida social” de los hijos Se puede favorecer el proceso de la sociabilidad creando cauces o aprovechando otros que surjan por iniciativa ajena. Llega un momento en que la vida social de los hijos tiene que desarrollarse por iniciativa propia. Suele empezar este proceso en las fiestas de cumpleaños en que el niño invita a sus compañeros a casa o algún sitio donde puedan estar juntos. Esto cuesta poco esfuerzo por parte de los hijos, porque ya conocen a los amigos o compañeros que han invitado. La prueba de la sociabilidad surge cuando invitan a desconocidos, o casi desconocidos, como puede ocurrir al veranear en algún lugar lejos de su casa. Y puede ocurrir ya en la adolescencia cuando empiezan a relacionarse con personas que no son del mismo colegio o del mismo barrio. Los padres pueden sacar partido de estas situaciones para enseñar-

les a ser sociables. No se trata de estar presentes siempre. No obstante, estar con ellos de vez en cuando,

RAZONES PARA EDUC

Vida de familia

Éxito profesional

La sociabilidad es una facultad imprescindible para mantener buenas relaciones familiares. Posibilita la comunicación con el cónyuge, una de las claves del éxito en el matrimonio. En relación a los hijos, las personas sociables lo tienen mucho más fácil para crear vínculos afectivos y de mutua confianza con ellos, que serán cruciales en etapas como la adolescencia.

La facilidad para conocer a gente nueva, de saber tratar a las personas según su posición o sus circunstancias, de mantener una comunicación bidireccional con compañeros o subordinados... es un parámetro muy valorado por los departamentos de recursos humanos de cualquier empresa. Ser sociable posibilita el trabajo en equipo y el liderazgo.

signos

32


“La sociabilidad tiene que basarse en un profundo respeto a todas las personas. Y este respeto no solo significa no actuar para perjudicarles, sino también actuar a favor de los demás para no dejar de beneficiarles”

preguntándoles sobre sus opiniones, haciéndoles pensar y conversar entre sí, etc., puede ayudar a los jó-

venes a mejorar sus destrezas sociales. Por otra parte, los padres harán bien en estar pendientes de otras iniciativas adecuadas para sus hijos: actividades de clubes, excursiones, competiciones deportivas, etc., para animarles a participar en grupos de personas menos conocidas, pero en un clima de confianza. Un último aspecto que los padres deben tener en cuenta en la educación de la sociabilidad es que el objetivo de esta virtud no es simplemente logar establecer una relación con los demás de una manera, más o menos, “exitosa”. Es conveniente, enfocar el desarrollo de las habilidades sociales hacia un fin más alto: la solidaridad y el amor a los demás. La sociabilidad tiene que basarse en un profundo respeto a todas las personas. Y este respeto no solo significa no actuar para perjudicarles, sino también actuar a favor de los demás para no dejar de beneficiarles.

AR EN LA SOCIABILIDAD

Equilibrio

Más queridos en su entorno

Gracias a su preocupación desinteresada por los demás, las personas sociables llegan a adquirir un mayor conocimiento de las emociones y los sentimientos de quienes les rodean, lo que les ayuda a conocerse mejor también a sí mismos, desarrollando la capacidad de tomar distancia de los acontecimientos y dar una respuesta emocionalmente equilibrada a cada situación.

La sociabilidad va conectada con toda una serie de virtudes como la empatía o la solidaridad, que promueven el acercamiento a los demás y la amistad. Las personas sociables son, por lo general, más queridas. Su interés sincero por conocer a los otros, con sus sentimientos y preocupaciones, hace que su compañía resulte grata y deseada por los demás.

signos

33


¿Sé

Guía de

autoevaluación

educar a mis hijos en la sociabilidad?

01

sociabilidad.

06

Es natural que los adolescentes tengan amigos íntimos, ¿procuro que esa amistad no les impida mantenerse abiertos a los demás? En esta etapa, lo más preocupante puede ser el “exclusivismo”, porque lleva a los jóvenes no solo a abandonar a los demás sino también, en algún caso, a despreciarlos.

¿Enseño a mis hijos a cumplir con las reglas necesarias para convivir con otros en un mismo espacio? Saber estar con otros es el primer paso en el camino hacia la

02

¿Organizo actividades para los pequeños en las que necesitan aprender a contar con los demás? El niño pequeño comienza jugando solo, pero para juegos en equipo necesita de los demás.

07

¿Enseño a los hijos adolescentes a preguntar, con el fin de que puedan conocer a los demás? Mediante la pregunta descubren que los demás son interesantes, que tienen algo interesante que decir.

03

¿Estimulo a los niños para que vayan conociendo a sus compañeros poco a poco? Por ejemplo, al elegir a los componentes de su equipo en algún juego, están descubriendo criterios para conocer y para relacionarse con los demás.

08

¿Enseño a los hijos adolescentes a expresarse en público? Los jóvenes necesitan tener cosas interesantes que contar y saber contarlas. La expresión oral es un objetivo educativo de gran importancia.

04

¿Ayudo a los niños tímidos a desarrollar algunas capacidades concretas con el fin de aprovecharlas para insertarlo en el grupo? Si la falta de sociabilidad está en la timidez, conviene no obligar al niño directamente para que sea más sociable. Así lo más probable será que fracase. Lo importante es que sepa hacer algo que los demás necesitan.

09

¿Les enseño a buscar temas conocidos por todos cuando están en un grupo? La integración del grupo depende de que haya temas de interés común. Con cierta frecuencia se observa cómo un subgrupo empieza a hablar de temas que únicamente les afecta a ellos y los demás quedan rechazados. Esto no solo es “mala educación”, sino también una falta de sociabilidad.

05

¿Ayudo a los hijos únicos o autosuficientes a darse cuenta de la necesidad de adaptarse al grupo y de que no se trata de que el grupo se adapte a ellos? El hijo único tiene poca experiencia en adaptarse a los demás. Los autosuficientes jamás han necesitado de los demás. Por eso ser sociable es difícil para muchos de ellos.

10

¿Les ayudo a aprovechar y crear situaciones para desarrollar su sociabilidad? Por ejemplo, en reuniones para celebrar algún acontecimiento, en un viaje, en actividades parroquiales, en las actividades de un club, en excursiones al monte, en actividades deportivas, etc.

Para saber más: La educación de las virtudes humanas. David Isaac, ed. Eunsa. signos

34


signos

35


y

Familia saludable

[Sección elaborada por especialistas de la Clínica Universitaria de Navarra]

Deporte salud Dr. Calabuig, director del Servicio de Cardiología Intervencionista y especialista del Área de Medicina Deportiva de la Clínica Universidad de Navarra

No cabe duda de que practicar ejercicio es beneficioso para nuestra salud, a cualquier edad y en todas las etapas de nuestra vida. “El cuerpo humano no está hecho para la inactividad ni para la comodidad que existe hoy en día. Antiguamente, había que ir a buscar la comida, cazar, etc. El organismo, si cae en el sedentarismo, va a arrastrar consigo una serie de factores de riesgo”, explica el Dr. José Calabuig, director del Servicio de Cardiología Intervencionista y especialista del Área de Medicina Deportiva de la Clínica Universidad de Navarra. Una de las consecuencias más relevantes es el sobrepeso, la denominada plaga del siglo XXI, que arrastra otros factores de riesgo como son la hipertensión arterial, el colesterol y, a partir de los 60 años, la diabetes.

Beneficios para el cuerpo y para la mente Son numerosos los beneficios que acarrea la práctica de ejercicio regu-

lar: mejora el movimiento intestinal (el estreñimiento en muchas ocasiones tiene que ver con el sedentarismo), sube el nivel de colesterol ‘bueno’, baja la tensión arterial, se desarrolla musculatura y mejora el sistema inmunitario. Además, aumenta la masa ósea, que permitirá disminuir la frecuencia y la posibilidad de la artrosis y reducir la osteoporosis. “Esto tiene especial relevancia sobre todo en personas de edad más avanzada, que es cuando más caídas y roturas de huesos se producen. Si tiene los huesos fuertes, tendrá menos fracturas”, puntualiza el cardiólogo. A los beneficios físicos hay que añadir que, con el deporte, liberamos endorfinas que nos harán sentir bien y mejorar el estado de ánimo. “En definitiva, tenemos un sinfín de beneficios con tan solo unas zapatillas y una dedicación mínima de 45 minutos de 3 a 5 días por semana”. Por otro lado, según el especialista, “una persona que practica ejercicio

regularmente, de una manera inconsciente tenderá a llevar una vida más sana en cuanto a alimentación, abandono del hábito tabáquico, etc., porque su organismo rechazará lo que le limite a la hora de realizar deporte”.

Aumento del tamaño del corazón y mejora del sistema inmunitario Otro de los principales beneficios de la práctica de ejercicio es que aumenta el tamaño (diámetro y volumen) del corazón. “Esto hace que tienda a la bradicardia, que significa que late menos veces por minuto en reposo, consume menos energía y, por lo tanto, tiene mayor durabilidad porque se desgasta menos. Y produce mayor respuesta durante el ejercicio. Además, otra consecuencia muy positiva es que aumenta el tamaño de las arterias coronarias. Todo esto revierte en una buena prevención cardiovascular, muy importante a partir de los 35 años”.


Además, las personas que realizan ejercicio tienen un mejor sistema inmunitario. El ejercicio nos protege de una manera indirecta frente a los catarros, infecciones invernales (que pueden ser importantes según la edad del individuo), etc. Incluso las personas que practican ejercicio moderado y de manera continuada son candidatas a tener menos enfermedades graves. “Y es que cuando el sistema inmunitario está bien, interviene a todos los niveles”, indica el cardiólogo de la CUN.

Elección del deporte adecuado La elección del ejercicio más adecuado a cada persona depende de diversos aspectos. Lo importante es no tener ningún factor de riesgo y definir bien cuál es el nivel al que quiero llegar. Para descartar cualquier peligro, es recomendable acudir a un especialista en medicina deportiva para que le haga una valoración. signos

37


Para practicar ejercicio de forma segura, es recomendable realizarse un chequeo médico por un especialista en medicina deportiva para descartar factores de riesgo.

No obstante, en general, se aconseja evitar los deportes de contacto como el fútbol, por ejemplo, donde se dan muchas lesiones de ligamento, fracturas, etc. Por el contrario, son recomendables el tenis y el pádel (en parejas y de manera no intensa), la natación, pasear (a ritmo medio y alto), correr y la bicicleta (estática y normal). “Esto habría que complementarlo con ejercicios de fuerza, en el gimnasio o en el propio domicilio, donde podemos, por ejemplo, ejercitar brazos con un paquete de 1 kilo de arroz o con utensilios fáciles de conseguir, como gomas elásticas para brazos”. Otro factor importante es determinar la intensidad del ejercicio, que viene dado por la frecuencia cardiaca y por el tiempo de dedicación. “Debe ser de una intensidad baja,

donde deberíamos poder hablar. No hace falta que sea extenuante. Una hora al día, 3-5 días por semana es suficiente. A ser posible, el 80% de trabajo aérobico y el 20%, anaeróbico”, explica el especialista. Podemos calcular aproximadamente la intensidad más conveniente a cada persona con una sencilla fórmula: a 220 le restamos nuestra edad y, al resultado, le calculamos el 70-80%. Esa sería, si la persona no tiene otros factores de riesgo añadidos, la frecuencia cardiaca de trabajo ideal.

El sobreesfuerzo continuado, perjudicial para la salud A pesar de que la práctica de ejercicio conlleva numerosos beneficios para nuestra salud, el exceso o la práctica de un deporte inadecuado signos

38

a nuestras características y circunstancias pueden provocar el efecto contrario y afectar a nuestro bienestar. “Un ejercicio extenuante no dilatará el corazón, no aumentará el tamaño de las arterias coronarias, bajará las defensas y el individuo estará a expensas de más infecciones que una persona normal. Incluso, por mi experiencia, curiosamente gente que ha practicado ejercicio de manera muy exagerada ha desarrollado alguna patología grave, porque deprime el sistema inmunitario”, puntualiza el Dr. Calabuig. “En los últimos años, se han publicado estudios donde indican que estos individuos son candidatos a padecer miocarditis, periocarditis o algún otro tipo de infección como consecuencia de esta bajada de las defensas”.


signos

40


signos

41


Profile for Attendis

Signos 18  

Revista Pedagógica para la Familia Attendis Colegios

Signos 18  

Revista Pedagógica para la Familia Attendis Colegios

Profile for attendis
Advertisement