Issuu on Google+

Año 3 | Número 217 | Martes 16 de abril de 2013

EL HOGAR ESTUDIANTIL DE ATSS

26 años de historias, sueños y realidades Esta semana, el Hogar cumple 26 años. Decimos “esta semana” porque así como fue un proceso, un conjunto de esfuerzos, de logros, avances y hasta gestos personales lo que permitió a ATSS crear y fundar un Hogar Estudiantil para hijos de trabajadores del interior del país, su fundación fue también un proceso que se inició el 14 de abril de aquel 1987, cuando ingresó la primera de las jóvenes que formaron parte de la primera generación del Hogar. Con el paso de los días fueron comenzando a llegar más becarias y así nacía, en aquellos abriles otoñales, una historia que está cumpliendo 26 jóvenes años y que promete muchos más. Es, entonces, un momento muy oportuno para rescatar “historias del Hogar”, sabiendo que es imposible contarlas todas y menos aún contarlas todas juntas, pero que podemos repasar sus inicios, los motivos, los primeros esfuerzos para hacerlo realidad. Para ello entrevistamos a Constante Mendiondo, uno de sus fundadores, compartimos el testimonio de Martha Damasco, compañera que desde Artigas nos cuenta en una hermosísima carta parte de la historia de sus tres hijos, como fundamento para que ahora su nieto también cuente con el Hogar para hacer realidad sus anhelos. Y finalmente transcribimos la carta de Patricia Wetsch Varietti, joven profesional que culminó sus estudios de grado y recurre ahora al Hogar para poder -nuevamente con gran sacrificio- avanzar en sus conocimientos en el campo de la medicina. 1


CONSTANTE MENDIONDO

“El Hogar era la única posibilidad para que hijos de trabajadores del interior y de bajos ingresos pudieran acceder a estudios superiores” Constante Mendiondo, trabajador de BPS en Fray Bentos, era Secretario General del Interior de ATSS en aquellos años y en 1988 fue electo presidente de nuestro sindicato. Cuando se habla de los orígenes del Hogar Estudiantil, su nombre es uno de los que siempre es mencionado, por lo que lo contactamos para que compartiera como habían sido aquellos comienzos de este logro que forma parte de la vida diaria del sindicato. Esta es una síntesis de la entrevista que amablemente nos concediera.

¿Cuáles son los primeros recuerdos que te vienen de aquellos tiempos? ¿Cómo surgió la idea de un Hogar Estudiantil de ATSS? Eran los años del regreso a la democracia y eso generó un impulso fuerte de las actividades gremiales. En el caso de ATSS, fuimos la unión, la confluencia de varios sindicatos relacionados a las cajas de pasividades, de Asignaciones Familiares, los seguros de salud, de desempleo, etc. Un montón de miradas distintas que el tiempo fue acercando. Si no recuerdo mal, el Consejo Directivo de ATSS que surgió luego de la primera elección integró a cinco agrupaciones sindicales y muchos independientes. Entre los postulados de alguna de las agrupaciones estaba el Hogar Estudiantil. Ubiquemos aquel momento, retrocedamos casi treinta años en el tiempo. La DGSS era un artículo del presupuesto del MTSS, los sueldos eran bajísimos. Las posibilidades de estudio de hijos de compañeras y compañeros del interior eran mínimas. Por tanto "la casa" para seguir estudios de nivel terciario era absolutamente necesaria. Para llegar a lograr un Hogar Estudiantil probablemente no alcance con la voluntad. ¿Cómo fueron esos primeros intentos? No fue fácil. Norberto Sanguinetti, Director General de la Seguridad Social se negó a adjudicar una casa de las múltiples que existían abandonadas propiedad del organismo. Además, cuando se impulsaba desde nuestro sindicato una iniciativa como ésta, que implicaba generar el hecho político-sindical de crear y financiar nuestro propio Hogar, chocábamos contra miradas históricas 2


de corrientes sindicales que pensaban que no es un fin de la lucha gremial gestionar este tipo de obras. Al final logramos construir una mayoría en el sindicato y se resolvió impulsar su creación. Son hechos que ya tienen mucho tiempo, recordarlos no tienen el sentido de “ajustar cuentas con el pasado” sino comprender que las conquistas, que los logros cuestan, que no es solamente “querer”, que hay escollos a salvar. Recuerdo que el impacto de estas acciones del sindicato, los avances y la concreción del Hogar Estudiantil fueron importantes. En cada visita de las autoridades de la DGSS de ese entonces nuestros compañeros exigían y recordaban su actitud prescindente sobre el Hogar. Terco como era, (Norberto) Sanguinetti resolvió la obra de la Guardería, que fue diseñada por arquitectos y técnicos compañeros, hecha a escala, entre las pioneras del tipo, y cuya inversión fue tan importante que Sanguinetti resolvió no hacer acto de inauguración, según decía él en aquellos tiempos, para que no se conociera el monto gastado. De alguna forma la Guardería es hija de la decisión del sindicato de crear y sostener el Hogar. O sea que en los comienzos del Hogar, hubo que alquilar una casa… Exacto. La primera casa fue alquilada y estaba situada en la calle INCA. Alquilarla requirió del aval de garantías personales de compañeros. Espero que la memoria no me falle: hasta que ya en tiempos de Rodolfo Saldain en la presidencia de BPS se nos concedió la actual casa de la calle 8 de Octubre, hubo que aportar garantías para alquilar las primeras sedes del Hogar. Y fueron los compañeros Collotuzzo (padre e hijo), Luis Olano (compañero ya fallecido) y Zelmar Piazza los que aportaron esas garantías, garantías reales, eran sus bienes personales los que las respaldaban. Me imagino además que el presupuesto para llevarla adelante y el aporte en tiempo militante era importante... El Hogar requería de un alto porcentaje de los recursos provenientes de la cuota sindical. Compañeras y compañeros de Montevideo, solidaria y generosamente contribuían para que los hijos de sus iguales del interior accedieran a la formación profesional. De esto nunca se hablará lo suficiente, porque en la creación del Hogar fue fundamental la enorme solidaridad de la capital con el interior. Recuerdo que cuando lo inauguramos nos consumía buena parte de nuestro tiempo, angustias, expectativas. Era algo nuevo: el primer Hogar Estudiantil de un sindicato y eso generaba una responsabilidad enorme. Si tuvieras que señalar una entre tantas decisiones relevantes que hubo que tomar en esos primeros tiempos, ¿cuál elegirías? El llamado para la Encargada o Encargado del Hogar. Se presentaron cuatro personas, todos ellos con excelentes antecedentes, intachables. El nombramiento de Teresita Cúneo fue toda una definición. Frente a antecedentes y experiencias muy difíciles de dejar a un lado, nos decidimos por Teresita. Daniel Levrato, queridísimo compañero fallecido, nos contó que Teresa Cúneo, cuando falleció un amigo de él, se hizo cargo de sus tres hijos pequeños, o mejor dicho aún, ayudó a la viuda a criar esos hijos. Eso nos definió. En el acierto o en el error no queríamos una figura capacitada pero no involucrada en los aspectos humanos de quienes venían al Hogar. Nos planteábamos la necesidad de lograr la continuidad de las vivencias del hogar de cada uno. Alguien que estuviera al lado de cada uno, con sus problemas, vicisitudes, angustias, enfermedades, que les diera alguna maña. Nunca soñamos con tantas como las que les dio Teresita..., pero alguna estaba bien. Por eso lo del querido Chivo Levratto nos daba garantías de haber encontrado lo que buscábamos. Teresita tenía y tiene hasta hoy ese perfil, es un pilar del Hogar. 3


Si te preguntara por un ejemplo, alguna o alguno de los jóvenes que han formado parte del Hogar, ¿de quién nos hablarías? Siempre que puedo hablo de Jacqueline Perroux, la primera que se recibió. No fue la única, pero esa misma situación de ser la primera le permitió por opción y desde su corazón devolverle al colectivo algo de lo recibido. Nuestra idea era obtener gente capacitada con un alto sentido de la solidaridad. Agradecer lo recibido, devolviendo con lo que fuera al colectivo que le ayudó. Jacqueline fue, también en eso, de las pioneras, de las primeras de una larga lista de muchachas y muchachos que nos enorgullecen con su esfuerzo, con su tránsito por el Hogar y por la vida misma.

Te agradecemos tu tiempo, Tany. Es notorio que te entusiasma compartir historias del Hogar y del accionar sindical de ATSS… Siempre consideré que no se ven en plenitud. Quizá se debería trabajar más sobre los ya recibidos y los estudiantes. Contarles nuestros sueños, nuestros costos. Lo que esperamos de cada uno. Pasada la zaranda, algo deberá quedar. Lo mismo con el sindicato, con nosotros mismos. Si algún día reflexionáramos sobre el punto de partida y el proceso hasta lo que tenemos, se valoraría lo conquistado con más justicia (y se apreciaría más por supuesto). Las conquistas de nuestro sindicato, en diferentes órdenes, han sido centrales. Y mucho más relacionadas al colectivo que conformamos de trabajadores públicos. Seguramente deberíamos buscar algún ámbito, foro, o como sea, que nos permita valorar adecuadamente con información de las diferentes épocas, las distintas luchas y sus logros. Y con las disculpas del caso por meterlo por la ventana, pero hay una frase de nuestro Presidente, para los cercanos, Pepe, que quiero rescatar: "yo soy rico porque necesito poco". Y esa es la vida: tener trabajo, armar familia, tener prole, educarlos lo que más se pueda. El Hogar fue parte de eso y es la obra de todo un colectivo, que aportó y aporta generosamente aunque nunca se beneficie del mismo porque vive y vivía en la capital, donde se puede acceder a muchas más cosas que en el interior del país.

4


DESDE EL LEJANO NORTE

Los hijos y el nieto de Martha Damasco En octubre de 2012 y respondiendo al llamado realizado por ATSS, fueron nuevamente muchas las solicitudes de inscripción para formar parte del Hogar desde el presente 2013. Desde Artigas, la compañera Martha Damasco escribió una hermosa carta al sindicato, la que compartimos, por supuesto, con su conocimiento y aceptación. La carta habla por sí misma, no es necesario que agreguemos comentarios. “Quien suscribe Martha Helena DAMASCO, funcionaria Nro. 3576, perteneciente a UDAI ARTIGASPRESTACIONES PASIVOS, afiliada a ATSS solicita considerar la viabilidad de otorgar una beca en el Hogar Estudiantil de esta Institución, a mi nieto Francisco Sebastián GONCALVEZ PINTOS que está actualmente cursando Bachillerato Orientación Medicina 6to.año en la ciudad de Maldonado y tiene como objetivo poder ingresar a la Escuela de Tecnología Médica de la Facultad de Medicina, después de aprobar la evaluación de ingreso a la carrera de Licenciado en Fisioterapia perteneciente a la UDELAR. Teniendo en cuenta la ubicación estratégica que significa vivir en una zona que tiene acceso rápido a dicha Escuela que se encuentra en el Hospital de Clínicas, sino también por la actividad deportiva que tiene prevista desarrollar con el basquetbol en un club de la capital, además de la terminal de ómnibus y todos los servicios que están disponibles, sin la necesidad de traslados, es que sería de suma importancia para él pero también para nuestra familia, que se pudiera autorizar su ingreso. Para nosotros es importante también resaltar que anteriormente su padre Eduardo Gabriel, y sus tíos Sergio Daniel y José Guillermo Goncalvez Damasco, estuvieron dentro de los estudiantes del interior que compartieron grandes experiencias en ese lugar, aunque en generaciones diferentes. Y si bien no está demás referirnos a los primeros pasos que un adolescente empieza a dar sólo y toda la importancia que ello reviste, sin duda la contención que se logra con el equipo de profesionales que trabajan en el Hogar y la muy querida Regenta "TERESITA", persona intachable para nuestros hijos y los demás becarios, con un trato maternal que aunque todos los que estaban tenían diferentes propósitos y objetivos, a todos trataba por igual, donde llegar a la capital, es indescriptible la riqueza en valores que se logra de la experiencia misma de caminar por uno mismo. Gracias a esta oportunidad que se les dio a mis hijos en su momento, ellos hoy han logrado formar sus familias con independencia económica, con sus propios logros y objetivos cumplidos, pero con la convicción de haber obtenido la riqueza de valores que les permitió a nuestros hijos crecer en un ambiente familiar acorde a sus necesidades, y con plenas convicciones respecto de las realidades sociales del momento. Es por todo esto que solicito, la autorización de la beca para el ingreso al Hogar Estudiantil de mi nieto. Saludos cordiales, atentamente, Martha Damasco Pasivos - UDAI Artigas” 5


Año a año, nuevas generaciones de jóvenes forman parte de la familia del Hogar Estudiantil de ATSS

DESDE EL LITORAL

Patricia Wetsch Varietti Me dirijo a ustedes como área responsable del Hogar Estudiantil de ATSS, para plantearles una inquietud. Mi nombre es Patricia Wetsch Varietti, soy hija de la funcionaria María Cristina Varietti de Young, Río Negro. Como muchos tal vez saben yo fui becaria del hogar en el período que va desde 2004 hasta 2007. Ingresé para cursar la carrera de Doctor en Medicina, la cual completé en julio de 2012. Mi pasaje por el Hogar fue una experiencia muy buena, enriquecedora desde muchos puntos de vista. Incluso desde el personal, ya que ahí conocí a quien hoy es mi marido. Y mi salida fue absolutamente voluntaria, debida a un cambio de domicilio hacia Paysandú, donde completé los últimos años de mi carrera. Actualmente estoy comenzando a trabajar como médico general, haciendo cursos, y concurriendo en calidad de postgrado a la Cátedra de Medicina Legal de Facultad de Medicina, lo cual exige una carga horaria limitada pero se realiza en Montevideo. Es por este motivo que solicito mi reingreso como becaria del Hogar Estudiantil. Mis horarios de clases obligatorias y opcionales son en la mañana y en la tarde del martes y miércoles de cada semana, aunque podrían extenderse dependiendo de otros cursos o actualizaciones. La verdad es que sería de gran ayuda contar con la Beca del Hogar estudiantil, porque como ustedes sabrán, iniciar el camino laboral es muchas veces engorroso y cuesta arriba. Y mi objetivo es poder seguir trabajando en Nueva Palmira como médico a la vez que hago el Postgrado en tres años como corresponde. Desde ya les agradezco su consideración, y lamento lo tardío de mi solicitud, es que no fue sino en el día de ayer que supe de mis horarios curriculares. Saludos para todos, Dra. Patricia Wetsch Varietti

6


ATSS | Boletín Informativo Digital 217