Page 1

Año 3 | Número 244 | Viernes 27 de setiembre de 2013 2. En 2010 – 2011 se trabajó sobre la nueva estructura del organismo y la nueva escala salarial. 3. De este último trabajo, quedaron cosas por el camino como, por ejemplo, nada más y nada menos que el análisis y estudio de puestos de trabajo, homologación de títulos, reubicar a los compañeros del escalafón B, análisis de las compensaciones a la función a los efectos de determinar la pertinencia en la creación de cargos, entre otros tantos temas.

NO VA MÁS

ATSS se declaró en pre-conflicto y dice no va más El corolario de esta historia fue la resolución de Directorio del pasado 11/9/2013 respecto de los tres reglamentos: Evaluación de desempeño, Formación y Desarrollo de Carrera. Este hecho surge de forma unilateral, negando el trabajo, compromiso y dedicación de los trabajadores organizados. Ahora bien, ¿este es un hecho aislado? Lamentablemente la respuesta es NO. Veamos: 1. Durante el año 2009 ATSS participó y aportó a la reestructura impulsada por el BPS de los niveles de mando, aun con cargos sin ser ocupados, jefaturas sin concursar.

4. En procura de mejorar la salud laboral de los trabajadores del BPS, se realizaron varios estudios de investigación por parte del instituto y de ATSS. Luego de estar todos estos diagnósticos disponibles, lo que se obtuvo fue NADA. Hoy por hoy la salud laboral de miles de compañeros sigue sin contar con un abordaje profesional, con seguimiento permanente. 5. ATSS participó, aportó, analizó, buscó y propuso en relación a los excelentes servicios del Área de la Salud al servicio de la población del país, en la especificidad que le compete. Hoy y sin que aún medie Resolución del Directorio, llevamos tres años con el cierre del Centro 5, las no respuestas a las necesidades del centro de Pando, el vaciamiento del DEMEQUI, la desidia del Canzani con camas ociosas cuando en otros centros públicos faltan camas. La realidad es tangible, los deseos y anhelos son utopías. ¿Dónde quedó el rol tan importante del Área de la Salud del BPS en el Sistema Nacional Integrado de Salud, del que hablaba el presidente del BPS

1


allá por el año 2008 en la Jornada CientíficoSindical del DEMEQUI? 6. Sobre los tres reglamentos hubo compromiso y trabajo de ATSS en torno al tema, tan tangible que fueron materializados en propuestas concretas, diferentes a lo presentado por la Administración, si, pero propuestas abiertas a la negociación. El resultado, la Resolución de Directorio del 11/9/2013.

A. Si el trabajador pretende un desarrollo vertical, accediendo a un cargo de mayor jerarquía que el que detenta. B. Para aquellos trabajadores que han continuado su formación académica, y pretenden un cambio de escalafón. C. En aquellos trabajadores que estén en condiciones y busquen su desarrollo horizontal. D. También para los trabajadores que no tengan más pretensiones que terminar sus años de trabajo. E. En un futuro (no tan lejano) para el pago del cumplimiento de metas individuales (hoy se hace en base a Metas Institucionales y Sectoriales). En cuanto al Reglamento de Formación, se destaca un porcentaje (20%) de los mejores calificados mediante la aplicación del Reglamento de Evaluación de Desempeño para aquellos compañeros que pretendan acceder a un cargo de mayor jerarquía. Adicionalmente, los cursos serán dictados fuera del horario laboral.

LOS REGLAMENTOS Hagamos un alto para analizar estos reglamentos. Hablemos de lo general a lo particular. La Evaluación de desempeño abarca a los 4500 compañeros. ¿De qué manera? Mediante la aplicación de este reglamento se dotará a cada trabajador de una “nota” o calificación. Ésta será utilizada en varios escenarios, veamos cuales:

En lo que tiene que ver con el Desarrollo de Carrera Horizontal, no solo dependerá de haber estado cuatro años en el cargo presupuestal, sino que estará en estrecha relación y condicionado a los dos reglamentos anteriores. Este último reglamento refleja claramente las contradicciones de las que hemos venido hablando. ¿Cómo surge la propuesta de Desarrollo de Carrera horizontal? Nace del convencimiento de ATSS y BPS, de valorar la experiencia organizacional, apostando a la motivación del trabajador. 2


Nos preguntamos por qué destruir lo que funciona bien, y esto aplica a varios de los temas aquí mencionados. Una de las fortalezas con las que cuenta la Institución según el estudio de la Universidad de Salamanca, es la interrelación personal entre los trabajadores, lo cual juega como un mecanismo de protección y sostén. El Reglamento de Evaluación de Desempeño resuelto por la Administración atenta contra esta fortaleza comprobada en el mencionado estudio.

Nos preguntamos cómo se puede motivar al trabajador si de los tres reglamentos, los factores predominantes son la subjetividad, la disputa de los unos contra los otros, pero por si eso fuera poco, no se ofrecen garantías que promuevan y sustenten el cambio cultural de verse calificados. En ATSS estamos convencidos de la necesidad de apostar a un sistema de calificación, pero no podemos ignorar el escenario en el cual nos encontramos. Somos conscientes de que en BPS no existe una adecuada organización del trabajo ni política de RRHH, no existen los dispositivos necesarios para contribuir al cuidado y fomento de la salud laboral de los trabajadores, no existe la cultura de evaluación en ninguno de los niveles de la estructura, o sea, los requisitos básicos para que estos procesos se desarrollen con garantías para todos los trabajadores. Es necesario incorporar este procedimiento en forma progresiva, mientras se va generando a todos los niveles la cultura organizacional necesaria y se construyan las mayores garantías del proceso, prácticas que permitan la motivación y realización de los trabajadores.

El tema evaluación del desempeño, es muy complejo, existe mucha literatura al respecto, pero estos modelos deben ser adaptados a cada organización en particular, para lo cual deben existir las condiciones, esas mismas que hoy el BPS no tiene. Por la complejidad del tema, porque una vez institucionalizado afectará a todos los trabajadores del BPS, porque los daños y lesiones que provoquen serán irremediables, es que ATSS se planta firme y, una vez más, nos encontramos coordinando con los delegados de los núcleos realizando asambleas en cada rincón del país, para transmitir y analizar con todos los trabajadores lo trascendente y negativo que tendrá en el futuro inmediato y mediato este proceso resuelto y aprobado en forma unilateral por parte del Directorio del BPS.

Alexandra Zapirain Presidente de ATSS

3


debamos andar corriendo de un lado para otro. Salimos de nuestras casas temprano en la mañana, volvemos cuando cae el sol, muchas veces cansados y sin paciencia para sentarnos a escuchar lo que tienen para decirnos nuestros hijos, mucho menos para darnos cuenta por nosotros mismos si algo les aflige.

¡NO TENEMOS TIEMPO! (?)

UN TIEMPO PARA VIVIR

Siempre tiempos pasados fueron mejores Años atrás, la vida transcurría más lentamente. Había tiempo para pensar, para dedicárselo a la familia; disfrutar de los amigos, y hasta a veces para aburrirnos. Es decir ¡PARA VIVIR! En esa época yo crecí. Recuerdo que mi padre tenía horario cortado en el trabajo, yo salía de la escuela a las 12 y llegábamos todos juntos a la hora de almorzar. De la hora del almuerzo, recuerdo (y añoro) la sobremesa y las charlas que manteníamos en familia en esas instancias. En esas charlas afloraban, nuestras vivencias; miedos; inseguridades; incertidumbres y necesidades, por lo que nuestros padres, a partir de ellas, podían saber o intuir, en que andábamos mis hermanos y yo. Ellos, sin saberlo, estaban construyendo y administrando nuestra “seguridad social”. Hoy los tiempos son otros. La velocidad de vértigo con que se mueve el mundo, hace que

En este mundo tan competitivo, en el que nos toca vivir, y que NOSOTROS MISMOS ESTAMOS CONSTRUYENDO, donde el “tener” muchas veces se confunde con el “ser”, no nos deja tiempo para vivir. ¡Claro!, después nos quejamos de los resultados, cuando constatamos que los antivalores le van ganando a nuestra sociedad, sin detenernos a pensar que esto es la consecuencia de la “falta de tiempo”. ¿Quién nos convenció que no estar “ocupados” todo el tiempo es una deshonra, y que el ocio (ese inmoral!) es motivo de vergüenza? ¿Cuándo el trabajo dejó de ser un medio para convertirse en un fin?

LO ÚNICO PERMANENTE ES EL CAMBIO Antes, en el BPS, una persona entraba a trabajar, transcurría toda su vida laboral; se jubilaba, y nada, o muy poca cosa, cambiaba. Hoy todo es efímero, nada permanece y estamos llegando al punto de tener que cambiar el cambio. La realidad de hoy día requiere que constantemente nos estemos capacitando para poder cumplir con nuestra tarea en forma “eficaz y eficiente”, como les gusta decir a quienes imponen las reglas de juego. 4


Los funcionarios del organismo hemos dado sobradas muestras de que estamos dispuestos a transitar por ese camino, conscientes que no hay alternativa. Que el tiempo y las exigencias actuales nos lo imponen y que estamos en la misma sintonía. Una clara muestra de ello, es que todas las grandes reformas estructurales que se han ido concretando en el marco de la Reforma del Estado, las hemos llevado adelante con el compromiso de todos, sin importar si es una tarea propia del BPS, o si por el contrario, corresponde a otro organismo o área del Estado. Entonces me pregunto: ¿por qué, a la hora de implementar nuevos programas nos resulta tan difícil acordar con el Directorio? ¿Será que a las actuales generaciones, nos están cobrando deudas viejas, que fueron contraídas por otros? En el BPS en una época se trabajaba seis horas; luego siete; más tarde ocho. Ahora no basta con que le dediquemos ocho horas al organismo. Tenemos que seguir en nuestra casa. ¡Faltaba más! No sea cosa que malgastemos nuestro tiempo descansando o compartiéndolo con la familia. Mientras tanto, países del primer mundo apuestan a la reducción de la jornada laboral y estudian volver al horario cortado. ¿Será cierto que en Uruguay las cosas pasan 30 años después?

LA RELATIVIDAD DE GANAR O PERDER El Reglamento del Plan de Formación Institucional, aprobado por el Directorio, nos exige eso. Que luego de trabajar ocho horas, sigamos en nuestra casa, pero no nos asegura que aunque nos dediquemos, nos capacitemos y obtengamos las mejores calificaciones, vayamos obtener uno de los cupos, ya que en

caso de empate se define por sorteo( si fuera un partido de futbol, por lo menos, se definiría por penales). Eso podría implicar que ganando, perdamos. ¿No es un contrasentido? Dos personas, empatan en puntaje, uno asciende y al otro le dirán. Felicitaciones, ¡¡¡PERDISTE!!! No tengo duda que lo que se busca con esta medida es encontrar en la competitividad la excelencia. Pero en mi opinión, por el contrario, esto no hará más que complicar las relaciones entre los funcionarios, generando resentimientos; divisiones y rencores entre quienes tenemos que compartir la tarea día a día, y redundará en un perjuicio para el organismo, ya que repercutirá, sin duda, en el rendimiento, conspirando contra la concreción de la tarea y por ende, con la propia misión del BPS.

UNA CUESTIÓN DE JUSTICIA Al comienzo de la aplicación de la NES, el criterio que tuvo la Administración para ubicarnos dentro de la escala horizontal fue, si se tenía más o menos de cinco años en el cargo. La antigüedad fue lo único que se tuvo en cuenta. Ahora, por una cuestión de equidad, parece excesivo que además de capacitarnos (cosa en la que estamos de acuerdo) debamos hacerlo fuera de horario, y que aún habiendo aprobado los cursos, no se nos asegure el ascenso horizontal. Estamos a tiempo de corregir esta situación. No consagremos otra inequidad. El Directorio tiene la palabra. Ryder Pintos Trabajador de la UDAI Paysandú y delegado del Núcleo Paysandú – Guichón 5


UNA VEZ MÁS, ATSS ESTUVO PRESENTE

El paro general parcial convocado por el PIT-CNT tuvo importante adhesión y participación de los trabajadores Bajo la consigna: “En esta ronda de Consejo de Salarios si a los trabajadores les va bien, le va bien al pueblo”, se realizó este miércoles el paro general parcial del PIT-CNT en reclamo de mejoras salariales. En sus discursos, Jorge Bermúdez, Secretario General de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS) y Fernando Pereyra, coordinador del PITCNT pusieron énfasis en los elementos que integraban la plataforma del paro, en especial en los bajos salarios en algunos sectores de actividad. “¿Alguien puede sostener que los supermercados no pueden pagar salarios de 15 mil pesos. Alguien me va a decir que con esos salarios tienen que trasladar aumentos a los precios? No tienen vergüenza”, afirmó Pereyra, quien cuestionó que “800 mil trabajadores ganan un salario neto inferior a 14 mil pesos, mientras 490 mil trabajadores tienen un ingreso mensual inferior a 10 mil pesos. ATSS estuvo presente, con una participación importante de compañeros que llevaron adelante nuestro reclamo de “Libertad para los presos de las AFAPS”. Toda la información a este respecto está disponible en el grupo “Prisioneros de las AFAPS” en la red social facebook y en nuestro sitio web www.atss.org.uy.

6

Boletín atss, edición digital 244 27092013  

Publicación digital de la Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you