Page 66

entrevista promoción júnior una buena actuación y una gran temporada. — Tu prueba fue una de las de más calidad del Mundial, con cinco chicas bajando de 13.00 en la final, impresionante, ¿verdad?, ¿te gustó alguna atleta en especial (de las vallas o de cualquier otra especialidad)? — Es una bestialidad lo que corren las chicas de mi edad. Daba gusto verlas calentar en la pista de calentamiento, me pasaría horas y horas viéndolas. Me gustó mucho en especial la que ganadora, la bielorrusa Elvira Herman, ya había coincidido con ella años antes en los trials juveniles y en el europeo juvenil, pero, no deja de sorprenderme. Ojito también con las estadounidenses Tia Jones y Alexis Duncan y la nigeriana Oluwatobiloba Amusan. — Hace ahora un año, con tu ingreso en la Universidad tuviste cambiar de residencia, de entrenador, de compañeros… ¿podrías comentarlo con detalle? — El año pasado tuve que mudarme a Getxo (Bilbao) a vivir, para poder estudiar Medicina en la Universidad del País Vasco, y poder compaginarlo mejor con el deporte. Donde yo vivo, en San Sebastián, no hay facultad de Medicina, solo a partir del cuarto año de carrera, cuando se empieza con las prácticas. Estoy durmiendo en una residencia de deportistas del gobierno vasco, en Fadura, hay muy buenas instalaciones deportivas justo al lado, y tengo la pista de atletismo a un par de minutos andando. Tuve que cambiar también de entrenador y de grupo de entrenamiento porque entrenar a distancia y sola no me parecía una buena opción. Mi entrenador actual es Aitor San Millán, y debo decir que estoy muy contenta con el grupo, me acogieron muy bien desde el minuto uno. — A nivel de entrenamientos, ¿qué diferencias básicas crees que hay con respecto a cuándo entrenabas en San Sebastián con Ramón Cid? — Son entrenamientos planteados desde diferentes puntos de vista, pero, no por eso uno es mejor que el otro. El tipo de entrenamiento de Bilbao está dirigido para rendir exclusivamente en una fecha concreta de la temporada, que suele ser en el campeonato de España o en algún campeonato internacional. El de San Sebastián, intenta mantenerte en forma a lo largo de toda la temporada, no solo

66

noviembre 2017  atletismo español

con el fin de rendir en una competición concreta. También hacíamos una puesta a punto para estar en el mejor estado de forma en campeonatos importantes, pero en general no nos obsesionábamos en eso. Este año en Bilbao he entrenado muchas series lácticas y aeróbicas (en pretemporada), aspecto que hasta ahora no había trabajo tanto. En ese sentido sí que he notado mejoría y aguanto mejor los entrenamientos. También había días de técnica, pero diría que en casa le dábamos más importancia al perfeccionamiento de esta, aunque también tocaban días de series largas. — ¿Cuáles dirías que son tus puntos fuertes como vallista y tus aspectos a mejorar? — En cuanto a mis puntos fuertes, diría que soy muy constante en el trabajo, no me gusta dejar las cosas a medias y confío mucho en mí, no me dejo comer por los demás. En cuanto a los aspectos a mejorar, tendría que mejorar más mi capacidad de sufrimiento en las series largas (risas) — Medicina no es una carrera cualquiera, ¿cómo te las ingenias para estar en varios frentes a la vez, qué tal fue el primer año? — No es fácil compaginarlo todo, pero si quieres, se puede, soy de las que piensa que el estudio y el deporte son compatibles. Tengo clases de lunes a viernes de 9 a 3, y tengo toda la tarde para entrenar y estudiar. Hay periodos de agobio cuando coinciden los exámenes y competiciones importantes, el querer hacerlo todo bien genera bastante tensión, pero, esto en su justa medida es bueno, a mí al menos me mantiene activa. El primer año fue muy bien, hay muy buen rollo en clase entre los compañeros y he conseguido aprobar todo a la primera, así que no me puedo quejar. — Es curioso que tu marca de 60 vallas, 8.47, date de 2014 cuando dos años después, este año en Gallur, fuiste subcampeona absoluta; aparte de que 8.47 es una gran marca, ¿por qué crees que se te ha resistido el bajar de ahí? — Llevo dos años sin poder rebajar esa marca del 60 vallas, el año pasado terminé la temporada con 8.49 y este año con 8.52; sin embargo, en el 100 vallas es todo lo contrario, he ido mejorando la marca cada año, de 13.71 a 13.61 el último año. Es verdad que la pista cubierta siempre me cuesta

un poco más; aunque este año estaba para bajar de 8.47 no salió la marca, no siempre es tan fácil. Es una prueba que requiere mucha concentración, a la mínima que cometas algún fallo técnico durante la carrera, penaliza mucho. De todas formas, soy más de 100 vallas, el 60 se me queda muy corto. — Actualmente la mejor especialista española es Caridad Jerez; ahora mismo su nivel es muy superior al resto, ¿confías en ir reduciendo año a año la distancia que os separa o de momento lo ves complicado? — Caridad está muy por encima de nosotras. De momento veo muy complicado el poder llegar a su nivel, lo veo muy lejos. Habrá que trabajar mucho para ir reduciendo esa distancia que nos separa, pero con ganas e ilusión todo es posible. — En verano no pudiste estar en el Nacional de Gijón al coincidirte con el Mundial, ¿te fastidió la coincidencia de fechas y con ello la posibilidad de ganar una medalla? — Sí que me hubiese gustado ir también a Gijón, pero no me fastidió para nada el

691 Atletismo Español Noviembre 2016  

Revista de Actualidad Deportiva

691 Atletismo Español Noviembre 2016  

Revista de Actualidad Deportiva

Advertisement