Page 65

Siempre me recuerda que uno de los errores que cometía en las vallas, era correr de lado “como si fuese un cangrejo”, pero dice que era muy rápida y la verdad es que las marcas de los recortes del periódico también dicen eso (risas). En general, no creo que nos parezcamos mucho, somos como polos opuestos, aunque sí nos caracteriza a ambas la capacidad de conseguir lo que nos propongamos y de seguir adelante sin rendirnos. Es una mujer muy luchadora. — Ya has logrado ser tú también subcampeona de España, ¿le has dicho algo así como: “ya te he igualado, mamá”? — (Risas) Por supuesto, pero ella está muy orgullosa de que su hija la haya igualado. Eran otros tiempos totalmente diferentes y no se pueden comparar las marcas. Además, la mayoría de sus marcas son manuales, todavía no había cronometraje eléctrico. Ella siempre dice que no entrenaba nada, no había fundamento, no era como ahora. Sólo se preocupaban de ir a competir el fin de semana, ponerse en los tacos “a pelo” y correr. “El responsable del club habría el maletero de la

furgoneta lleno de zapatillas de clavos, cogías unos de tus talla y te ibas a competir” dice mi madre. — Tras dominar con mano de hierro la categoría júnior, consiguiendo los cuatro títulos en juego (60v y 100v) estas dos últimas temporadas afrontabas el Mundial de Bydgoszcz; avanzaste hasta las semifinales, tras ser segunda en tu serie sólo detrás de la bielorrusa posterior ganadora, Elvira Herman; a pesar de competir temprano, antes de las 10h, no quedaste excesivamente lejos con 13.70 de tu marca, ¿cómo te viste? — No había corrido nunca a esa hora, aquí en España no estamos acostumbrados a madrugar de esa manera. Tuve que levantarme a las 6 de la mañana para estar más que activa a esa hora, ya que me la jugaba en esa carrera, tenía que darlo todo para poder pasar a semis. Los entrenamientos previos al día de la carrera son un punto clave de confianza en ti mismo, y me sentí muy bien, con mucha fuerza. Esto me dio un plus para la competición, fui muy segura y conseguí el pase a la semifinal, corriendo muy cómoda y disfrutando de la carrera.

— Ya en la semifinal un tropezón te dejó sin posibilidades de acceder a la final, ¿cómo calificarías tu actuación global y qué pasó exactamente en las semifinales? — Llegué a la ‘semi’ con muchísimas ganas. Era consciente de que era muy difícil pasar a la final, pero no imposible, y menos en las vallas, donde puede pasar cualquier cosa. Hice una buena salida e iba en carrera hasta que golpeé la octava valla con la pierna de paso, cosa bastante usual en mí que debo corregir), me descoloqué totalmente y me comí la siguiente valla dándole con la pierna de ataque, yéndome al suelo de un planchazo. Me dejó un sabor muy agridulce, nunca me había caído de esta forma y tener que hacerlo en un mundial… además cerré la temporada y la categoría junior con ésa caída, ya que fue mi última carrera. Ya en frío, pensé que eso es parte del juego, son gajes del oficio y hay que seguir adelante. Además, siendo realistas, después de ver las marcas con las que se pasó a la final, no hubiese pasado, hubo mucho nivel en mi prueba. En todo caso, esta caída no va a nublar ni mucho menos

noviembre 2017  atletismo español

65

691 Atletismo Español Noviembre 2016  

Revista de Actualidad Deportiva

691 Atletismo Español Noviembre 2016  

Revista de Actualidad Deportiva

Advertisement