Page 5

Begoña Fleitas os: José Caballero

entrevista

Lleva semanas sacando recuerdos de los cajones y estanterías de su despacho. José María Odriozola (Pontevedra, 1939) concluye en noviembre sus 27 años, casi 28, al frente de la presidencia de la Real Federación Española de Atletismo, un tiempo que ahora repasa sin tapujos. — A dos meses para que concluya el año olímpico, ¿qué balance realiza de la pasada temporada? — Deportivamente ha sido un año muy intenso, fundamentalmente por los Juegos, que en muchas ocasiones ensombrecen el resto de resultados de la temporada, y el Europeo, que para muchos atletas es 'su' campeonato. En conjunto creo que ha sido un buen año, pese a lo crítico que soy a veces. Pero no me he quedado contento de los resultados. Esperaba más del Europeo y de los Juegos, muchos de los que han estado allí no han estado a la altura de lo que se esperaba de ellos. Mi mensaje es siempre que deben competir, al menos, al nivel por el que se han clasificado y si se superan, mucho mejor. Pero creo que hay gente que sigue con la idea de que con la clasificación casi han cumplido. A algunos les falta empuje, ambición, y otros son conformistas. En general me quedo con esa especie de regusto negativo de que la actuación colectiva ha podido ser mejor. — ¿Y por qué cree que ocurre eso: es un problema mental o de actitud o quizás de planificaciones incorrectas? — No creo que sea cuestión de las planificaciones porque eso lo estudia cada atleta con su entrenador. Ellos evalúan por orden de preferencia sus objetivos del año. Yo me las leo todas y veo dos cosas: algunos atletas algo fantasiosos y otros pocos ambiciosos, que ponen la misma marca del año anterior, por ejemplo. Igual yo soy exigente y crítico con la actuación de nuestros atletas. He recibido muchas críticas por eso, pero creo que tengo derecho a decirlo. — En Río las medallas llegaron con Ruth Beitia, una atleta de gran veteranía, y Orlando Ortega. Hubo destellos, como los

de Bruno Hortelano o Sergio Fernández, pero ¿cree que son insuficientes para hablar de renovación? — En unos Juegos es difícil hablar de renovación porque los más jóvenes no están en ese tipo de campeonatos. En categorías inferiores hay atletas con buenos mimbres. Por la medallitis que hay en España, el oro de Ruth y la plata de Orlando son lo que más se valora y en ese sentido, como deporte, hemos estado casi en el olimpo. Llevamos muchos años con un grupo de atletas excepcionales que han tirado del carro y han ayudado a otros, con menos agresividad competitiva, a beneficiarse con estos éxitos, que son los que atraen a la opinión pública. — ¿Cómo valora esas dos medallas? — Lo de Ruth Beitia es excepcional, un caso insólito e increíble, que haya podido aguantar tantos años. Es impresionante por su carácter, su capacidad de divulgación, lo que hace por el atletismo... Es una atleta enormemente popular en España e internacionalmente. En cuanto a Orlando, era un atleta muy bueno y ahora es mejor. Lo demostró en Río. Ha hecho mejores marcas desde que está en España. Y aprovecho para dejar claro que nuestra política no es de cazatalentos ni de nacionalizaciones exprés. Me duele que se diga eso, aunque entiendo que algunos atletas puedan sentirse perjudicados. Los atletas, o ingenieros o futbolistas, vienen a buscar una mejor vida y algunos se quedan en España. Orlando llevaba ya casi tres años en nuestro país y había pedido la nacionalización. Una vez que demostró su intención de quedarse en España, ahí sí que le dimos un empujoncito para acelerar el proceso. — ¿Cuál es la salud actual del atletismo español? — La salud es buena aparentemente, pero de puertas hacia dentro se trata de un atletismo artesanal, cogido con alfileres. Nuestra sociedad, pese a que ahora mucha gente corre, sigue haciendo relativamente poco ejercicio, sobre todo a nivel escolar. Yo he sido profesor y mi preocupación ha sido siempre destacar la importancia de la educación integral. — ¿Y cómo se puede aumentar la captación de talentos a edades tempranas? — Hay que apostar porque la juventud haga más ejercicio y así terminarán haciendo más deporte. Hay una etapa, desde los 15 a los 35 años, en la que la gente deja la actividad física y ahí se produce un abandono enorme del deporte de competición, atletas que desaparecen. De un mayor número de licencias

noviembre 2016  atletismo español

5

691 Atletismo Español Noviembre 2016  

Revista de Actualidad Deportiva

691 Atletismo Español Noviembre 2016  

Revista de Actualidad Deportiva

Advertisement