Page 1


“De criticón cuya envidia contra mis versos la arme, y se empeñe en censurarme, tal vez porque no me entienda, Dios me libre y me defienda”

MANUEL BRETÓN DE LOS HERREROS


A Carlos Luis y SofĂ­a al universo y a los entes que me rigen


POETA EN EL CAMINO Ernesto Intriago me ha confiado su poemario Gimen de amor los muertos. Él tiene 22 años y forma parte de una familia donde reinan el arte y las letras. Una familia manabita, lo que quiere decir sensibilidad humana y espíritu libre, creativo. Ernesto es poeta. O con mejor precisión: se inicia en el duro y pedregoso camino de la poesía, en el cual son frecuentes el abandono y la caída. Pero él tiene madera para resistir y voluntad para avanzar. Creo será poeta en firme. Por de pronto nos entrega este poemario que nos hace pensar y a ratos nos sacude. Es que el hecho de que lloren de amor los muertos es más conmovedor que si lo hacen los vivos. Así, por ejemplo, el poema si hablaran las cosas es un extenso lienzo pintado con colores grises que nos muestra el canibalismo del odio fraticida, de la guerra y la injusticia social. La visión sombría del joven poeta abarca todo el entorno: la ciencia y la técnica están al servicio del desangre universal, mientras todos los seres vivos y la naturaleza, en su conjunto, están enfermos:


El sol tiene fiebre los volcanes epilepsia sida los bosques alzheimer el agua. A mí siempre me abruma el pesimismo de los humanos. Soy un optimista incorregible y me mueve la fe en el mañana. De allí que me afecta la visión sombría de Ernesto Intriago. La juventud y la poesía deben orientarse hacia horizontes de luz, con mayor razón si nos dominan las tinieblas. Por fortuna, Ernesto Intriago, si persiste, encontrará el camino, para lo cual debe permanecer vigilante de su obra, lejos de toda vanidad, autocrítico, recordando la sentencia del gran narrador ruso Maximo Gorki: El oficio de escritor es duro de aprender, como el de herrero. Jaime Galarza Zavala


Cuerda floja de doble filo

I Camino y observo (porque tengo dudas) a todas partes y ahĂ­ piso donde retroceder es arruinar el camino seguir es confiar en uno mismo y si es que existe en Dios.


II No hay desagravio algo quedó inconcluso y me arrepiento (no es permitido dudar) la rabia y la angustia truncan todo intento por seguir. Atrapado volviendo a dudar el final se torna incierto quedando otra vez sin comienzo a mitad de camino. III Aquella distancia desconocida se parte en dos di tantas vueltas que perdí el rumbo y así desorientado parece que atrás queda el futuro y adelante la historia


sin brújula en una hoja arrugada mitad llena de blanco mitad llena de nada. IV El viento muta a remolino repentinamente el sol surge desde el Sur (todo es raro) las sombras a medio día son largas y anchas me refugio entre sombras camuflado doy un paso al frente dos pasos atrás: hice algo distinto y es peor disipado disparejo ¿para dónde seguiré si perdí el destino? V Nadie mira cómo estoy


me hundo retrocedo avanzo en cualquier lugar estoy a mitad de camino preguntándome no sé qué respondiéndome. Tengo un largo camino lineal bajo los pies espiral frente a los ojos. VI Trato de creer en Dios y en mí si es que existo en los actos de benevolencia en el prójimo que está a mi lado y en el próximo que encontraré pero ya no se puede hacer lo que se debe es fracaso.


VII Camino en una cuerda floja de doble filo la duda ya no es sino certeza esconderse es igual a revelarse la vida ya no es sino la muerte caminando. VIII ÂĄYa no sĂŠ! si avanzo o quedo si todo es relativo siendo un paso adelante o atrĂĄs absoluto.


El muchacho

Tiene manos cortas para alcanzar lo suficiente pies chicos para pisar lo necesario el muchacho que abraza este poema no roza siquiera sus propios sueños no lo sigue siquiera su propia sombra no sabe de pasados ni de mañanas el muchacho que vive en este poema es un día sin claros tardes sin oscuros el muchacho que mira por este poema se avergüenza de todo cuanto ve finge ser indiferente cuando llora habla enmudeciendo su ira el muchacho que llora en este poema ríe burlándose del asco el muchacho que ronda estas letras vigila como un dios mi desagravio.


Es hermoso esperarte

Te espero frente a la mar viendo surfistas frustrados de esos que hay muchos como amores. En este Murciélago me quieren meter tagua por cuarzo a mí que esta mañana el panadero me gritó: polaco tremendo cholo con pinta de gringo hay que aprovechar esa pinta para que se abran solas las puertas de los lujosos hoteles me confunden con turista un orgullo falso me hace creer que el mar me hace la venia


me ofrecen helados y si digo que no tengo plata me siguen ofreciendo helados por eso digo mientras te espero I don’t have money y se van con una puteada entre los dientes. Un padre corre con sus hijos juegan a carreras locas: el último que llegue es comunista dice el padre los niños salen disparados pobres burguesitos con cara de cholos. Un crucero zarpa en treinta minutos ahí sí hay gringos de verdad y comunistas de los duros o sea socialistas tan burgueses como hipócritas mira para qué sirve la cara de gringo para que se te pare enfrente una cholita de espaldas con nalgas tan redondas como senos tan ocultos. Espero que estés antes de que zarpe el crucero qué raro en toda la costa que alcanzo a ver no hay una gaviota y qué bueno y qué pena


que en este poema no hayan gaviotas así es hermoso esperarte ojalá nunca llegues. Playa El Murciélago, Manta, 19 de abril de 2008


Cuántica sensualidad hay en nosotros

Hemos desformado lo habitual en el espacio es el final sobre el inicio agotado de tanto estar subyacente a lo desconocido el infinito al doble nace se reproduce a través de sus espejos (in)finitos agujeros negros (des)doblados adyacentes multiformes (in)conclusos superpuestos a la magia nos reproducimos a través de cada uno sin gravedad la fusión se esparce y vuelve:


miserentuserenmiser transfigurados nos dividimos a partir de cada uno transformamos los ĂĄtomos del silencio convergemos a partir de cada uno desfragmentamos el corpĂşsculo del tiempo. CuĂĄntica sensualidad hay en nosotros.


Yo caigo y tú vives

Yo caigo tus nervios se quiebran Tú vives mi cuerpo te afana Todas las noches caigo ríes blanca Todas las noches vives ríos blancos.


Madrugada

I Esa fusión que la vivo la duermo ese extenso-fugaz-tiempo más allá del crepúsculo más acá de la aurora donde las horas destruyen el reloj y se humedece el alba (y un sueño mío) está pendiente de mí.


II Un lucero duerme con los ojos abiertos me vigila lo sombrío y lozano se fija en mí amanecer frío febril. III Aquella sombra quieta como la luz me mira fijamente estoy ahí echado inquieto pendiente de la sombra igual que la luz de mí. Tengo incertidumbre de ti


entre dormido entre despierto cesa la noche que ya es ayer.


Siempre puede más la desolación A una mujer que se sentó a comer con el patíbulo

Despierta y dormida su sueño era uno sólo el peso de la desolación burlaba el de su propio cuerpo. Siempre puede más la desolación Tener hambre era igual a no tener. Un día temprano junto a fantasmas (esos inclementes infaltables) descifró


la altura perfecta (cuatro sillas para ella por favor) la mesa estaba puesta con ellos a ras de piso comía en el plato de la displicencia masticando saliva tragó sed tosió más de medio siglo girando bajo la perfección. Levita sostenida por las dudas.


Si hablaran las cosas

I Historia: Un rojo amanecer ĂĄrboles sangrando perros despellejados vivos con sus pieles de sangre niĂąos con armas letales que disparando rĂ­en respirando olor a sangre coagulada saltando charcos de sangre otros beben sangre otros donan sangre a los que quieren sangre y los que quieren sangre se desangran por vivir


y los de azul sangre

caminan felices en finas alfombras

color sangre. Veo un negro día mucha gente muerta de hambre comen tierra envenenada humanos que hacen humanos matan humanos soldados en español matan en inglés. muertos que se saludan vivos que se despiden mirar hacia cualquier lado conduce a la tumba. Escucho nuevos planes elementos que piden auxilio el hidrógeno comprimido desea libertad el uranio


pobre vive feliz el gas carbónico hierve lo cocinan el hielo se derrite en mares menos fríos que el alma humana los tsunamis gritan: al que a la mar mata por la mar muere: el sol tiene fiebre los volcanes epilepsia Sida los bosques alzheimer el agua. Nuevas formas de vida cables que piensan más que el hombre ese ser fabricado hace perfectas construcciones en un mundo imperfecto pantallas que hablan cosas muertas que ordenan los láser que sanan también son luces que iluminan la muerte los microbios se apoderan de todo


virus en las máquinas envidia en las mentes pena de conciencias sin ellas que se consienten y el mundo está peor. II Planetas: Veo que el sol se acerca a verme a la cara cara a cara el sol y yo y me sonrojo o me quemo es lo mismo siento vergüenza del día a la tarde de seis a seis todo el sol me mira y yo inocente doy vueltas y lo esquivo y lo esquivo (la luna nos vigila en su camuflaje luminoso) de nada sirve pensar todo es mi culpa


toco al sol con un dedo lo empujo lejos con las manos. *** Tengo hermanos y es como si no los tuviera de qué me sirve mi familia si todos taciturnos me miran y tuve un hermano que nunca visité y me lo quitaron él está ahí ya no es más mi fiel hermano, ni vecino ni pariente que no defrauden a Caronte como a mí que no digan luego que se hizo también luna de tanto que lo miraba. *** Escucho murmullos mi otro hermano mi otro hermano el que me sigue,


sí el que me sigue sus dedos vienen a mí sólo a visitarme sólo me observan vienen y van como volando pretendo extraerle las entrañas y él sólo me observa y yo lo sigo paso a paso, lo daño yo su enemigo inventado ¿quién soy yo para invadirlo en inoportunas horas? ¿en qué me he convertido si no tengo derecho sobrehumano? monstruo que me creo con derechos de Rojo sin pedirle permiso a nadie aun tú humilde me llamas y dices quedamente como pensando: “Mírate al espejo aprende del que se marchó callado


de aquel que hoy lo lloras mira en tu Caronte el reflejo de tu rostro no son buenos los comentarios de Venus Ella siente más su partida y tú sabes cuánto sufre al verlo y quiere decirle hermano como volviendo -mira el hielo de Azul que se derrite ayúdame a ayudarlo que se ahoga se ahoga y no puede hacer nada tiene las manos atadas a la espalda trata de librarse y no puede tiene los dedos carcomidos por el óxido la hipocresía, el odio la venganza. No te preocupes hermano


que aunque inerte y enrojecido por el tiempo sé que vivirás como el cielo de tus mañanas azul y vivo”. *** En medio de mi ser esquivo y salvo de toda culpa al hombre no es su culpa la tragedia que aposenta en su suelo sino de quien creó aquella raza mal llevada por los siglos invoco a los vientos a rebelarse a exterminar la inmundicia de sus mentes y crear en Azul la vida soñada por todos aquí reunidos: Si ni con la muerte se arregla toda esta miseria hagan de mí cenizas ahóguenme


en sus aguas hablo por todos

Astro sin permiso ahora soy el necio reflejo de mi doliente hermano: si vida extraña pretenda habitarme y sin vergüenza trastocan mi faz pido volcanes de Rojo si me hieren igual que Azul. *** Hiervo desde mi centro al aire turbulento y el pacífico centelleo que me viste espera ser sombra que ustedes miran mientras siglo tras siglo inerte me encuentro no esperen de mí nunca nada para Tercero en mí está el aura de la diosa que llaman sus hijos


al llorar por amores no lloren ustedes como yo mi mala suerte anhelante de tener en mi órbita cualquier cosa que se llame luna o compañía. *** Soledades vivimos todos y yo de interminables

días y noches

hielo metales y dudas como anillos agua y muerte al tiempo de un color clandestino. No llores lo que nunca tendrás lo que no cesa la rutina de hacernos sufrir ríe la fiesta de los cielos


que alguna tarde así de repente como surgimos estaremos equidistantes. III Sol: Hasta aquí opinaron súbditos sus cosas aquellas palabras parecen congelarme mortifican a Tercero y hasta a ustedes sus ánimos aturden solicito como a mí Supremo advierte que de aquí a futuro sean nobles sus palabras: (armonía en este minúsculo punto universal) desaparezcan sus miradas punzantes


no es causa mía el desorden que sufre Azul cada uno es dueño de sí qué sería si otra estrella fuese su centro pero qué centro sería si no fuese como yo qué absurdas horas habitarían en ustedes si echara chispas de hielo por calor en su piel no quiero imaginarme tal desgracia absurda tampoco saber si viviré para siempre salimos de la nada y por la misma nos iremos. Cómo vienen sus voces desde tu centro cómo se acercan los sonidos de la penumbra: son ecos repetidos en el vacío de la voz


suaves y duros rayos veloces son cantos de angustia que les cuesta florecer ¿Es acaso la conciencia resignada el último aliento que queda por vivir? Sabrá quién cómo suena la muerte al más hondo precipicio (silencio de gritos que calla el corazón) El suspiro de los pasos renuncia solitario a las cuevas de Olvido que salva tu quietud donde el oscuro paisaje dice mientras respiras: escucha la muerte que te viene a recoger tiene acentos de luto y amargura tiene manos de pesares


caricias vanas tiene carcajadas macabras máscaras de misterios disfraz de penumbras tiene la piel envenenada nadie sabe de qué. Me acusan tus seres de cáncer y me alaban en el día me llaman y me desconocen por las noches. Yo solo no hago aquí hay alguien que no da tregua

todo lo bueno ni todo lo malo poderoso

implacable monstruo que todos temen que todos llaman que todos


ignoran no se va y no regresa no se mueve culpable y cĂłmplice de no hacer nada luego te mata sin tocarte sin herirte sin verte sin saber que existes. IV Amor: Poco le importa el destino aĂşn siendo parientes (el destino desequilibra su actuar) Heme aquĂ­ tirado sin alguien que me utilice habiendo tantos que me necesitan


y te pregunto Supremo ¿qué ago aquí en cualquier parte si extrañamente siento que me odias? ¿por qué lo hiciste a él? ¿para que me pateara las costillas? cámbiame por Espacio que eso hay en todas partes yo que estoy en el corazón clavado (dicen) encadenado (dicen) fundido (dicen) sin escapatoria ¡amar amar amar! (como dicen) ¿Qué hago aquí si me dejas en Olvido?


V Tiempo y Olvido: Soy invento y pretexto un amigo siniestro un enemigo amable alguien sin espejos que existe por curiosidad cósmica un invento con fronteras y segmentos cada vez más pequeños esas cosas son tajadas en mi cuerpo que reclaman más a mi infinito espíritu soy el más impotente de las cosas ni Supremo me salva de esta vida ¿cómo le doy

un día al minuto una hora al segundo un año al mes dos lustros al año?


No no puedo hacer lo que me dice Olvido hacer lo que me pides es suicidio: le habría dado más al segundo al minuto menos me llevaría décadas perdidas impotencia miseria búmeran extraviado que regresa siempre al reloj. *** Ahora yo sonrío en locuras en llantos de soledad que Tiempo no entiende estamos ignorándonos y él todo lo alcanza y no se mueve todo lo tiene y no es nadie que entiende lo tengo todo


y nadie busca en mí lo perdido qué será de mí cuando fuese recuerdo y qué del tiempo cuando se acabe y qué del recuerdo cuando fuese olvido. VI Internet: Descifro códigos que no entiendo imágenes que no veo sonidos que nunca escucho movimientos que jamás veré me hacen esclavo de mí mismo Supremo tu gente se vale de mí para todo han creado en mí otro dios inmutable soy tan invisible

y sumiso


como tú y Tiempo Soy yo el perjudicado el mentiroso el falso la maravilla soy yo quien desvía la mente de los niños de ti no me culpes entonces la distracción que sufres sabes que no entiendo esa distancia absurda y absurdas coincidencias de tu espíritu qué contraste de semejanzas entre tú y los humanos quién es quién quién es bueno quién es malo soy testigo de cosas increíblemente más absurdas que ustedes


y quiĂŠn es quiĂŠn y Olvido me recuerda lo que dice Historia: humanos que hacen humanos matan humanos. ellos que te adoran te dividen contrabandean tu verdad fragmentada Soy testigo de cosas inefables que no quiero callar: duele ser neutro cuando prefiero la benevolencia duele ser utilizado duele saber tantos idiomas y no tener lengua para callarlos duele estar en el aire no logrando aterrizar duele ser vendido siendo el aire de nadie y de todos oh Dios oh Espectro duele tanto usarte duele tanto hacer


cosas que no quiero. VII Alguien de por ahí: ¿Es la vida el cuento y tú el escritor? ¿es un sueño y tú el que duermes? ¿un poema y tú el poeta? ¿es el limbo y el resto lo que sobra? ¡eres mago y el resto de ti magia! Responde mi principio mi fin mi centro. ¿Es este un mundo de pruebas para hacer otro perfecto? ¿Eres un simple milagro y el resto un complicado simulacro que se te ha ido de las manos?


Estoy calmado

Calma como la que tengo no es común en todos los seres es una calma que duele y pesa pesa toneladas de no sé qué pesa tanto y poco: aflige y no mi calma conflicto entre silencio y paz diálogo del ansia con la muerte círculo de risa-llanto-risa no hay calmante mi calma es tan simple: ya la dije.


Pacifista de un solo tiro

“Hijo es que usted no lleva en la conciencia el peso de una bomba” CARLOS INTRIAGO MACÍAS, MI PADRE

Soy pacifista no porque lea a Octavio es porque soy pacifista de los que buscan la Paz por el camino de la Paz no de esos que le cantan al pajarito trinando armas rastrillando voces yo pacifista de un solo tiro me uno a la guerra con la condición única condición de que nos maten a todos de un solo tiro. Padre cómo se ha de sentir el belicoso


si yo así como dices padre tú que me conoces estoy nervioso por la interminable culpa de la impotencia -que una golondrina no hace veranosí ya sé pero una gota significa invierno quizá ya es hora de cambiar de ave ya no una paloma que la tratan como la paloma démonos cuenta que también las hay moteadas no quiero una paz teñida dejemos que el símbolo sea un gallinazo un mirlo no sé de un gallinazo como el mármol y tampoco he visto un mirlo en mi inpacífica vida no sé cualquier cosa que no aburra no sé un perro que no ladre un tigre una ballena algo que no vuele una Paz que contente así que llegue de pronto que estemos dormidos y al otro día ¡pas! se hizo la Paz. Yo pacifista me uno a la guerra con la condición que en esa guerra no quede un ser humano vivo y si quedan los contendientes


en el parcial exterminio ¡que vivan los animales! que duerman felices y al otro día cuando escuchen el silencio absoluto eso que la humanidad no conoce sin embargo le llama paz ¡pas! los cague la Paloma de la Paz.


Cambiaré el dial de la vida A Claudia Villamayor, radiodifusora argentina.

De lejos así semidistantes como de una onda sonora a otra onda sonora de la primera voz al eco así. Con tu acento así: imagináte. cada segundo atentamente como buen alumno


aprendiendo tus gestos rasgos movimientos sonidos efectos milagros porque yo también creo en los milagros y los palpé en tu voz en tus ojitos en la sonrisa súper nítida. Vos no tú como decimos acá y digo vos es para escucharte si de vos a voz no hay diferencias Vos tenés que saber que recuerdo sonidos y sos vos


hago magia y sos vos vos sos voz de la gente que no la tiene de la mía que se quiebra de la radio que es arte de tu pueblo que es bello sos voz de vos que sos radio. Me da bronca saber que ya no te veré cinco días seguidos nunca más me contentaría con el micro segundo que demora cambiar el dial prefiero pensar


que estamos equidistantes como de una onda sonora a otra honda sonora que se chocan. Voy a retroceder el tiempo como se retrocede la emisora voy a intentarlo a escuchar si te encuentro. Quito, 1 de diciembre de 2007


Noche cualquiera “Pilares de la noche vana” OCTAVIO PAZ

Necesidad que existes existo necesitándote detente. Pasión que injuria la lujuria detente en mis garras a rogarme que la espere no quiero vivir otra vez ganas ajenas deténganse que la impaciencia hunde la esperanza


de que ella sea la que me espere. Deténganme que estoy cansado de pensarla con la mano de temblar sin frío de vomitar su nombre y ustedes así son una noche cualquiera como ella.


Gimen de amor los muertos

Tengo totales obligaciones: ser tu amante frío tu amor piedra tu hombre ido tengo derecho a mis escudos defenderme como pueda de tanta nada que me haces. Ya no me das la mano no me das tu boca tus gemidos están más idos que yo. Tengo la misión de buscarte donde a nadie se encuentra espérame que me cambio de ropa


en veinte minutos sabremos c贸mo gimen de amor los muertos.


Siempre estuvo hablándome la intuición

Nada es poema hasta que las letras lo componen hasta que lo escrito no se entienda Repetí que todo era poesía. Este ser no compone sus propias canciones mis claves de Sol las eclipsa el Si que no deviene de La sino de Mi. Son amarillos mis borradores siempre fueron eso nunca pasé a limpio los amores acrostiqué muchos nombres. dije lo que pude a toda esa mujer anonadada por mi cara toda hermosa para ella


yo idiota le creía hasta el amor que no concretamos más jamás de los jamases amaneceremos en cualquier cama. vinieron días que la amé hasta el alma a veces creí que se daba cuenta esas palabras ocultas se resumieron en babas en risas de figuras no vistas de muchas e interminables idas en el bus hasta la casa. Siempre estuvo hablándome la intuición todo ese sonsonete tenía razón de vez en cuando justo ese de vez en cuando nunca de los nuncases lo escuché y heme aquí intuyendo ahora yo los pasos de todo aquello vergonzoso que me sonroja enverdece tiñe azuleja y no aclara.


GIMEN DE AMOR LOS MUERTOS  

Libro del poeta Ernesto intriago

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you