Page 73

Número 10 ·

Armada empezó, probablemente sin pretenderlo, el proceso de identificar un ámbito territorial; de momento, las fronteras marítimas. La bandera de los castillos costeros guarnecidos por el Ejército y la de la Armada se diferenciaban sólo por la distinta representación de las armas reales, cuarteladas en el primer caso y partidas en el segundo. Antes del fin del siglo XVIII se vio la bandera rojo-amarillo-rojo en los campamentos del Ejército en la guerra contra la Convención francesa y a principios del XIX, o antes, se izaba también en fortificaciones fronterizas. Con ello, el proceso se completó: en las costas y en las fronteras terrestres se izaba una misma bandera rojo-amarillo-rojo que decía ya de modo general e interpretado adecuadamente por todos, españoles y extranjeros: “aquí empieza el territorio de España”.

EL ÁMBITO POPULAR

La sacudida causada en los españoles por la invasión francesa de 1808 y la entendida como equívoca actuación del rey y las más altas autoridades, provocó la aparición de nuevos sentimientos populares. Un caso significativo de los que se buscaba excitar para facilitar el alistamiento lo da la bandera “de recluta” del Batallón de Voluntarios de Fernando VII de Valencia –ver la ilustración más adelante-, que buscaba un nuevo tipo de español: el que

73 00

quede desgastada al ondear. La bandera original, que muestra dudas sobre las proporciones de los colores, se conserva en el Museo Nacional de Buenos Aires.

LÁMINAS DEL AUTOR

La bandera para los buques de guerra de 1785 tenía el escudo “partido” -sólo un castillo y un león- y desplazado hacia el asta para mantenerlo bien visible aunque la bandera

Atenea

empezaba a ser consciente de su propio protagonismo y dejaba de ser súbdito. De acuerdo con los estudios del eminente vexilólogo, ya desaparecido, Carlos Fernández Espeso, tras la guerra de la Independencia el pueblo llano fue haciendo un uso creciente de los colores rojo-amarillo-rojo al sentirse representado en ellos, por ejemplo, cuando engalanaba sus calles en las fiestas patrióticas, populares y religiosas, también, decorando las plazas de toros, las banderillas y las mulillas para la Fiesta Nacional y otros detalles, como en las espirales rojas y amarillas de las astas de las banderas exteriores de ayuntamientos, principalmente de Castilla la Vieja. En la actualidad, las explosiones de banderas nacionales, sin y con escudo, con el toro negro o con Don Quijote y Sancho que se ondean con el impulsor más potente de los sentimientos nacionales, como hoy por hoy son las victorias

EL CASO CARLISTA Los batallones carlistas, en contra de lo comúnmente creído, utilizaron, al igual que sus enemigos los liberales, banderas nacionales rojo-amarillorojo, tal como se aprecia en las piezas originales conservadas. Eso fue después de 1843, en la Tercera Guerra Carlista. No hubo más razón que ambos bandos, cada uno desde su posición ideológica, ondeaban la bandera de España a la que superponían símbolos propios.

Atenea 10  

Número 10 de la Revista ATENA, publicación dedicada a la Seguridad y Defensa en todo el mundo

Atenea 10  

Número 10 de la Revista ATENA, publicación dedicada a la Seguridad y Defensa en todo el mundo

Advertisement