Issuu on Google+

MANUAL D E LOS SE RV I C I O S D E A SE O U R BA NO

I N T RO DUCCIÓN AL SERVICI O D E L I M PIEZA VIARIA


Introducción al servicio de limpieza viaria

ÍNDICE 1 . I N T RO DUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 2 . A S P E C TOS GENERALES DEL SERVICIO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 3 . AC T I V I DADES DE B ARRIDO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4

3 . 1 . G E N E R A L I DA D E S . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4

3 . 2 . B A R R I D O M A N UAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 3 . 3 . B A R R I D O M E C Á NICO DE ACERAS

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7

3 . 4 . B A R R I D O M E C Á NICO DE C ALZADAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9 3 . 5 . B A R R I D O M I X TO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10

3 . 6 . B A R R I D O D E R E PASO DE TARDE Y/O DOMINGOS Y FESTIVOS . . . . . . . . . .10

4 . AC T I V I DADES DE B ALDEO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10

4 . 1 . G E N E R A L I DA D E S . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10 4 . 2 . B A L D E O M A N UA L . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .11

4 . 3 . B A L D E O M E C Á N ICO DE ACERAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13 4 . 4 . B A L D E O M E C Á N ICO DE C ALZADAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13 4 . 5 . B A L D E O M I X TO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .14

5 . OT R A S ACTIVIDADES DE LIMPIEZA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 4

5 . 1 . AC T UAC I O N E S E SPECIALES EN LAS ZONAS DE OCIO JUVENIL . . . . . . . . .14 5 . 2 . L I M P I E Z A D E P I N TADAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .14 5 . 3 . R E T I R A DA D E C ARTELES Y B ANDEROLAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .15

5 . 4 . L I M P I E Z A Y M A N TENIMIENTO DE PAPELERAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .15 5 . 5 . R E C O G I DA D E L A HOJA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .16 5 . 6 . S I T UAC I O N E S D E EMERGENCIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .16 5 . 7 . P L A N D E N E VA DAS

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .16

5 . 8 . L I M PI E Z A E S P E C I ALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .16

6 . R E S U M EN

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .17

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

2


Introducción al servicio de limpieza viaria

1 . I N T RODUCCIÓN En este primer capítulo del manual, dedicado a la limpieza viaria, se pretende dar una visión general de las actividades que conforman dicho servicio, el verdadero responsable del aspecto de una ciudad. El objetivo de este capítulo y los sucesivos es conseguir que la limpieza viaria pase de ser la gran desconocida a ser el servicio mejor conocido y valorado pasando a ocupar el lugar que le corresponde dentro del Aseo Urbano, tanto por su peso económico como por lo trascendente de su ejecución frente a la percepción ciudadana.

2 . A S P ECTOS GENERALES DEL SERVICIO Probablemente la división más acertada de las actividades que conforman el Servicio de Limpieza Viaria sea la que se divide en: - Barrido. - Baldeo. - Otras actividades. A su vez en cada una de ellas, hay subdivisiones que permiten clarificar los conceptos que se desean transmitir. Así, dentro del barrido se encuentran incluidas habitualmente las siguientes actividades: - Barrido manual. o barrido manual. o barrido manual mecanizado. o barrido en brigada.

- Barrido mecánico. - Barrido mixto. Para cada una de las actividades que conforman el Servicio de Limpieza Viaria, se han analizado los siguientes factores: ZONAS DE APLICACIÓN En ellas, se indican las condiciones que deben reunir los viales para poder ser sometidos a uno u otro tipo de tratamiento. CONSTITUCIÓN DEL EQUIPO En este apartado, se exponen los recursos humanos y materiales, que conforman habitualmente el equipo, y se analizan las características de las diferentes máquinas existentes en el mercado para la realización de una determinada actividad.

Figura 1.- Actividades que conforman habitualmente el Servicio de Limpieza Viaria

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

3


Introducción al servicio de limpieza viaria CONDICIONES DE PRESTACIÓN Las habituales serán: frecuencia, horario y rendimiento. Además, en los casos en los que se ha considerado necesario, se ha descrito, con mayor o menor extensión, cómo se presta la actividad y los aspectos fundamentales de la misma no incluidos en los tres apartados anteriores. A continuación, se expondrán brevemente los aspectos fundamentales de un servicio que, en los últimos años, ha sufrido un importante impulso. En 1993, el coste anual de la limpieza viaria para todos los municipios que conforman el Estado español se cifraba en 47.000 millones de pesetas, mientras que, en 2003, el gasto estaba cercano a los 165.000. La preponderancia sobre la recogida se ha ido haciendo más ostensible, de tal forma que, si en el año 1993 el coste de la limpieza era un 15 % superior al de recogida, en el momento actual esa relación supera ligeramente el 100 %.

3 . AC T IVIDADES DE B ARRIDO 3 . 1 . G E NERALIDADES Comprendidas en este concepto, se encuentran las siguientes actividades: - Barrido manual, manual mecanizado y en brigada. - Barrido mecánico de aceras. - Barrido mecánico de calzadas. - Barrido mixto. - Repaso de tarde y/o domingos y festivos. En cualquiera de las modalidades expuestas, se entiende esta operación como la limpieza, recogida y posterior transporte a los puntos de depósito, de todos los desperdicios existentes en aceras, calzadas o en cualquier otra parte de la vía pública objeto de este tratamiento. No está de más remarcar algunos de los residuos que deben ser objetivo primordial de las operaciones de barrido: - Lo residuos dejados por los peatones y los vehículos. - Los restos de la recogida domiciliaria de basura que estén esparcidos por la vía pública. - Las hojas caídas en los árboles - Todo objeto o residuo depositado en la vía pública, que pueda ser admitido y MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

transportado por el equipo de limpieza. Dejando a un lado rendimientos, frecuencias, etc…, de las que se hablará más adelante, sí que es cierto que, en algunas zonas, se ha de realizar un esfuerzo especial de barrido: - El entorno de los centros comerciales - Los puntos de recogida de basuras - Las paradas de autobuses - Los cruces y , sobre todo, los chaflanes - Los alcorques de los árboles Las diversas modalidades de barrido que se enumeraban al principio de este capítulo, serán escogidas para cada lugar en función de una serie de factores: - Las ventajas y limitaciones en cada tramo de vial. - El entorno urbanístico, particularmente en el caso de los siguientes factores, que han sido ordenados de forma aleatoria: o Amplitud de aceras y calzadas. o Estacionamiento de vehículos. o Densidad del mobiliario urbano. o Tipos y estado de conserva-

ción del pavimento o Densidad del tránsito rodado y de paso de peatones. o Pendientes y rasantes. o Densidad y nivel socio – económico de la población de la zona. o La configuración urbana de cada área: residencial, turística, comercial, industrial, etc. Realizado el análisis conceptual de la actividad de barrido, llega el momento de analizar de un modo general, cada uno de los procesos que la integran. Cabe señalar, que todas las actividades que aquí se detallan, se analizarán de una manera más exhaustiva en capítulos posteriores del Manual.

4


Introducción al servicio de limpieza viaria

3 . 2 . B A R RIDO MANUAL El barrido manual sigue siendo en España la actividad más importante del Servicio de LimpiezaViaria, no sólo porque con diferencia sea la más costosa, sino porque sobre ella sigue recayendo, en gran medida, el resultado final de la limpieza. La mecanización ha resultado de gran ayuda pero, por el momento, no se ha desarrollado ninguna máquina con la versatilidad del ser humano.

El Barrido manual sigue siendo en España la actividad más importante del Servicio de Limpieza Viaria, no sólo porque con diferencia sea la más costosa, sino porque sobre ella sigue recayendo, en gran medida, el resultado final de la limpieza. La mecanización ha resultado de gran ayuda pero, por el momento, no se ha desarrollado ninguna máquina con la versatilidad del ser humano. De todas formas, la mecanización no avanzará mucho más si no se toman medidas para que en el diseño de los viales, además de cumplir su función, se hayan tenido en cuanta que los mismos han de ser limpiados. Al mismo tiempo, desde el departamento de vialidad deberán fijarse las premisas (aparcamiento alterno, eliminación de obstáculos en las aceras, etc.) que faciliten la mecanización de las zonas ya consolidadas. La actividad de barrido manual da comienzo cuando el operario y su carro portacubos salen del parque de maquinaria o del cuartelillo, con dirección a su zona de trabajo. Dado que en esta actividad el operario se desplaza andando, en todas las ciudades de cierta magnitud existe la figura de los cuartelillos (instalaciones donde se dispone de vestuarios, duchas y aseos para los operarios, y zona destinada a estacionar los carritos. Estas instalaciones se ubican estratégicamente en la ciudad, de manera que MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

Fotografía 1.- Carro Portacubos acerquen al operario de barrido manual a su zona de trabajo Una vez que el operario se encuentra en el comienzo de su ruta, con la ayuda del cepillo, la pala y el escobijo, comenzará a realizar su labor, consistente en la retirada de los residuos que encuentre a su paso. Habitualmente, también suele formar parte de su trabajo el vaciado de las papeleras, la limpieza de los alcorques y del entorno de los puntos de recogida que haya en su ruta. Con el paso del tiempo, los clásicos alcorques de tierra empleados para regar los árboles han dado paso a filigranas de fundición, ornamentalmente muy bonitas pero, en muchos casos, imposibles de abrir para proceder a su limpieza. Los residuos recogidos son depositados por el trabajador en los recipientes que están dispuestos para ello en los carros portacubos. Estos recipientes deben contener en su interior una bolsa que, una vez llena, será trasladada por el operario hasta los puntos de depósito, habitualmente los contenedores de la recogida domiciliaria, aunque gradualmente se está imponiendo en las ciudades la incorporación de recipientes con sistema de cierre, destinados únicamente para ser utilizados por los operarios de barrido (los cuales suelen ser vaciados al menos dos veces al día, al final de los turnos de mañana y tarde). La implan-

tación de estos contenedores impedirá la picaresca de que algún operario de barrido deposite sin bolsa los residuos recolectados en el interior de los contenedores, cargando la culpa una vez se detecta el suceso a la baja colaboración ciudadana Dos variantes del barrido manual son el barrido manual mecanizado y el barrido en brigada. El primero se diferencia del sistema clásico al proporcionar al operario un medio de desplazamiento similar a los clásicos motocarros. Con ello, se consigue disminuir, en gran medida, los tiempos improductivos de aproximación a la zona de trabajo y retorno al cuartelillo, además de permitir solucionar rápidamente cualquier emergencia de limpieza en cualquier parte de la ciudad. El barrido en brigada se suele plantear en los extrarradios de las ciudades o en los polígonos industriales. El mismo es realizado por un conductor y varios peones que, utilizando un camión de caja abierta, recorren su ruta, recogiendo los residuos voluminosos abandonados en la cuneta por cualquier desaprensivo. Tras esta exposición sobre el barrido manual, se analizarán los tres conceptos que se estudiarán en cada una de las actividades que conforman el servicio de Limpieza Viaria: zonas de aplicación, constitución del equipo de trabajo y condiciones de su prestación. 5


Introducción al servicio de limpieza viaria ZONAS DE APLICACIÓN Utilizando adecuadamente los tres sistemas que se engloban bajo el nombre de barrido manual: manual, manual mecanizado y en brigada, el ámbito de aplicación de esta actividad es todo el término municipal, sin excepciones, si bien es cierto que, si se cuenta en algunos lugares con el apoyo de los elementos mecánicos, los rendimientos del operario serán más elevados, dado que la máquina realiza una parte de su trabajo. La utilización de cada uno de los tres sistemas debe dejarse a los profesionales del sector. CONSTITUCIÓN DEL EQUIPO Aunque este es un aspecto que también debe dejarse abierto a la experiencia del profesional, sí se pueden acotar algunos aspectos, sobre todo, aquellos relacionados con la “estética” del servicios: carros portabolsa (una sola unidad) en lugar de portacubos, carros portacontenedores de 120 litros con estructura de acero inoxidable, vehículos para el barrido manual mecanizado de caja cerrada y propulsión eléctrica, etc. CONDICIONES DE SU PRESTACIÓN · Frecuencia de prestación de la actividad En la definición de las frecuencias, en general, se debe ser muy claro para no dar pie a diferentes interpretaciones. Así, por ejemplo, decir que la frecuencia de prestación de la actividad es “diaria” puede dar pie a dos interpretaciones: 1ª.- Fundada en el convenio colectivo del personal; de tal mantera que, si en el mismo la distribución del trabajo es de lunes a sábado, como es habitual, se entenderá por diario seis días a la semana. 2ª.- La basada en el diccionario de la lengua, en virtud del la cual se debe interpretar como diaria la prestación de la actividad los 365 días del año., ¿Cuál sería, entonces, la forma correcta de expresar la frecuencia de prestación de la actividad? 1.- Diaria (365 días) 2.- Diaria (Excepto domingos y festivos) 3.- Diaria (incluyendo uno de los dos festivos consecutivos). Se entiende por festivos consecutivos la coincidencia de un domingo y una fiesta en sábado o lunes, o dos días de fiesta adyacentes. Aunque la expresión expuesta es lo suficientemente clara para los profesionales del sector, no estaría de más aclarar que, en uno de los dos días, el servicio debe plantearse como un día cualquiera de la semana.La segunda y tercera posibilidad de frecuencia de prestación de una actividad debe ir acompañada de la fijación de los valores correspondientes a los domingos y festivos (todos o solamente uno de los consecutivos). Habitualmente, el servicio en esos días suele realizarse con menos recursos, que afectan sobre todo al barrido manual. · Horario Es importante, a la hora de definir los intervalos horarios, no olvidar el convenio colectivo al que están sujetos los trabajadores, dado que en el mismo pueden haberse definido horarios de trabajo. Habitualmente el turno de mañana comienza a las 07:00, y es en él cuando se produce el mayor esfuerzo de barrido. En la mayoría de las localidades, dicho turno es el único en el que se realizan actividades de barrido, lo cual tiene poco sentido, dado que hay numerosos viales que soportan el mismo nivel de tráfico, tanto en turno de mañana como de tarde, e incluso hay algunos en los que el turno de tarde soporta un mayor flujo de viandantes. Por ello, y a costa incluso de reducir los recursos empleados por la mañana, es importante mantener un servicio de barrido, por mínimo que sea, durante las 24 horas del día aunque, en algunos casos, sea solo para atender las incidencias de limpieza que suelen producirse.

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

6


Introducción al servicio de limpieza viaria · Rendimientos En cualquier actividad, el rendimiento es la cantidad de trabajo realizado en una unidad de tiempo. En el caso del barrido manual, habitualmente, se mide el rendimiento en metros lineales de bordillo (m.l.b.). Ésta es una simplificación que se utiliza para realizar la primera aproximación a la determinación de los recursos necesarios; la misma suele tener en cuenta una acera de entre dos y tres metros de media, y una distribución ordinaria de papeleras, alcorques y contenedores. Ahora bien, cuando se plantea el cálculo definitivo, debe realizarse una evaluación de tiempos, que contemple al menos los siguientes factores: 1. Nivel de estacionamiento de vehículos 2. Anchura de los diferentes tramos de acera 3. Número y características de las papeleras a vaciar 4. Número y características de los alcorques a limpiar 5. Tipología del pavimento a limpiar 6. Densidad de tráfico de viandantes en las diferentes horas del día. Este factor actúa como elemento corrector de los cinco anteriores, dado que un mayor número de personas y vehículos no solo ensucian más, sino que también ralentizan las labores de limpieza. En la exposición realizada para el barrido manual, se han incorporado a la misma conceptos que son válidos para todas.

3 . 3 . B A R RIDO MECÁNICO DE ACERAS Siguiendo el esquema fijado para analizar cada una de las actividades del Servicio de Limpieza Viaria, se analizarán a continuación para el Barrido Mecánico de Aceras, las zonas de aplicación, la constitución del equipo y las condiciones de su prestación.

ZONAS DE APLICACIÓN Esta actividad consiste en la utilización de un vehículo especialmente acondicionado para desarrollar su labor en aceras con anchura superior a 2,5 metros (Este valor debe de considerarse como la anchura mínima libre de obstáculos, tales como: mobiliario urbano, kioscos de prensa, etc.). Entre los fabricantes existe una fuerte pugna por diseñar el vehículo de menores dimensiones, que permitiría su utilización en viales con anchura inferior al mínimo fijado. En la Figura 2 se muestra un croquis acotado de uno de los más pequeños del mercado con la tipología tradicional.

Figura 2.- Equipo de barrido mecánico de aceras de reducidas dimensiones MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

7


Introducción al servicio de limpieza viaria

Los equipos de barrido mecánico pueden ser de dos tipos: los que introducen en el interior del vehículo los residuos recolectados por medio de un sistema de arrastre, o los que lo hacen por medio de aspiración.

Dado que la mayor parte de las aceras españolas no reúnen los requisitos mínimos para el desarrollo de esta actividad, en la mayoría de los casos, sus zonas de trabajo se circunscriben a las calles peatonales, cada vez más abundantes en España, plazas, carrilbici, paseos marítimos, etc. No está aún suficientemente contrastada la mejora de rendimientos en viales más estrechos que los fijados respecto al barrido manual, que sigue siendo necesario también en zonas donde se emplee el barrido mecánico, al menos para realizar el vaciado de las papeleras. CONSTITUCIÓN DEL EQUIPO La constitución del equipo es muy sencilla, dado que el mismo estará siempre integrado por un operario y una barredora de aceras. La sencillez no es tal a la hora de definir qué se entiende por barredora mecánica de aceras. Los equipos de barrido mecánico pueden ser de dos tipos: los que introducen en el interior del vehículo los residuos recolectados por medio de un sistema de arrastre, o los que lo hacen por medio de aspiración. El sistema de arrastre está pensado para zonas de muy alto nivel de suciedad y con la presencia de residuos de gran volumen y densidad, que raramente aparecen en las aceras. Su campo de actuación suelen ser habitualmente los polígonos industriales y, en casos extremos, los extrarradios. En el sistema de aspiración, los residuos recogidos por los cepillos son acercados a una boca longitudinal de aspiración, que les introduce en el interior de la tolva. Este procedimiento está pensado para los residuos habituales en la acera de una ciudad, mucho menos densos y voluminosos que los anteriores.

Figura 3.- Esquema de los sistemas de “Arrastre”

Figura 3.- Esquema de los sistemas de “Aspiración”

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

Explicados los dos sistemas de recolección de residuos, sigue aún en el aire la pregunta ¿Cuándo un equipo debe considerarse como barredora de aceras y cuándo como de calzadas? En el caso de pequeñas localidades, el equipo suele ser el mismo mientras que, en las grandes ciudades, hay una cierta claridad en la definición. Así, se entiende por barredoras de aceras aquellas que cumplen los requisitos reseñados en el punto anterior, y como de calzadas, las que disponen de mayor capacidad de almacenamiento de residuos, mayor velocidad de desplazamiento, anchura de la boca de carga, que permite introducir residuos más voluminosos, etc. Incluso cuando parece que se ha llegado al final a la ahora de acotar lo que se entiende por barredora mecánica de aceras, han aparecido en el mercado un nuevo tipo de equipos que, disponiendo de los mismos elementos básicos que las barredoras tradicionales (dos cepillos laterales, sistema de humectación para evitar el levantamiento de polvo, boca longitudinal de aspiración e incluso mangote para los residuos más voluminosos), reducen mucho sus dimensiones, tal y como puede verse en la Fotografía 3.

8


Introducción al servicio de limpieza viaria En muchas ocasiones, estos vehículos llenan sus tolvas de residuos antes de que finalice la jornada laboral, siendo necesario su vaciado para continuar su actuación. Los equipos más pequeños empiezan a utilizar como tolva un contenedor de 240 litros, mientras que la mayor parte del resto permite su vaciado en contenedores normalizados. Por último, es importante resaltar que los equipos destinados a barridos industriales no suelen ser susceptibles de transformación para su actuación en aceras. CONDICIONES DE SU PRESTACIÓN · Frecuencia de Prestación de la Actividad Habitualmente suele ser la misma que la considerada en el barrido manual, para aquellos viales en los que pueda desarrollarse esta actividad. · Horario Coincidente con el considerado para la ejecución del barrido manual.

Fotografía 3.- Barredora Mecánica de Aceras con diferente tipología a las habituales.

· Rendimientos El rendimiento de estos equipos suelen ser función de factores similares a los del Barrido Manual.

3 . 4 . B A R RIDO MECÁNICO DE C ALZADAS El barrido mecánico de calzadas se aplica en sustitución del barrido manual, cuando el mismo implica un alto riesgo para el operario: medianas, rotondas, túneles, etc. En el caso de esta actividad, y dado que se han hecho varias referencias a la misma en el punto anterior, la exposición será muy breve.

ZONAS DE APLICACIÓN El barrido mecánico de calzadas se aplica en sustitución del barrido manual, cuando el mismo implica un alto riesgo para el operario: medianas, rotondas, túneles, etc. Por otro lado, colabora con el mismo en la limpieza de la parte de la calzada próxima a la acera, evidentemente siempre que no haya coches estacionados que lo impidan. Este es un claro ejemplo de cómo el departamento de vialidad puede colaborar para mejorar el nivel de limpieza en un municipio. CONSTITUCIÓN DEL EQUIPO Evidentemente el equipo está constituido por un operario y una barredora, la cual, en algunos casos, puede ir dotada de un tercer brazo para mejorar la limpieza del entronque entre acera y calzada, además de ampliar la zona de actuación en la calzada. CONDICIONES DE SU PRESTACIÓN · Frecuencia de Prestación de la Actividad Habitualmente, suele ser la misma que la considerada en el barrido manual, cuando actúa en la colaboración con ellos, pudiendo sufrir modificaciones cuando lo hace en sustitución de los mismos. · Horario Coincidente con el considerado para la ejecución del barrido manual.

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

9


Introducción al servicio de limpieza viaria · Rendimientos El rendimiento de los equipos de barrido mecánico de calzadas está directamente ligado al nivel de comportamiento cívico que los conductores tengan en las zonas donde está prohibido aparcar.

3 . 5 . B A R RIDO MIXTO En opinión de numerosos especialistas, esta actividad, dentro de las que conforman el barrido, es la que aporta un mayor grado de limpieza, si bien es cierto que también una de las más costosas desde el punto de vista económico. Consiste en la actuación simultánea de medios mecánicos y manuales. Esta combinación posibilita que los operarios de barrido se ocupen únicamente, y valga la redundancia, de barrer, actuando la barredora como recogedor de los residuos que los barrenderos van depositando en la intersección de la calzada y

la acera, a la vez que realiza el barrido de la calzada. Evidentemente, este equipo necesita el apoyo de otro que se ocupe al menos del vaciado de las papeleras. El barrido mixto debe realizarse necesariamente en viales libres de estacionamiento de vehículos y con aceras muy amplias, que justifiquen la acción simultanea de tres barrenderos, número habitualmente ideal para optimizar el rendimiento de la barredora. El resto de los conceptos son similares a los considerados en el barrido mecánico.

3 . 6 . R E PASO DE TARDE Y/O DOMINGOS En el caso del repaso de tarde, el mismo sirve para mantener, en determinadas zonas de la ciudad, un grado de limpieza similar al obtenido en el barrido realizado en el turno de mañana. Esta actividad requiere un menor número de operarios que los que desarrollan su trabajo en el turno de mañana, disponiendo habitualmente de vehículos ligeros para atender cualquier emergencia de limpieza que se produzca. La función de estos equipos se centra en el vaciado de papeleras y la recolección de los residuos que encuentren en su zona. Solo en el caso de existir viales con una problemática similar en los turnos de mañana y tarde, se plantea disponer de un número similar de operarios con sus correspondientes carros portacu-

bos. La diferencia está en que los vehículos ligeros se estructuran en zonas de actuación, mientras que estos últimos se determinan indicando el número de viales afectados. En los domingos y festivos no consecutivos también se reducen significativamente los recursos utilizados. Se intenta habitualmente que todo el personal disponga de un vehículo, dada la importancia que en esos días tiene una emergencia de limpieza al disponer de muchos menos recursos que los habituales. Como norma general realizan su trabajo en las “zonas de copas” y en las calles y plazas a las que habitualmente los ciudadanos suelen dirigirse en esos días.

4 . AC T IVIDADES DE B ALDEO 4 . 1 . G E NERALIDADES El baldeo consiste en el lanzamiento de agua a presión sobre los viales, con el fin de arrancar los residuos que, por sus características físicas o de ubicación, no pueden eliminarse mediante el barrido.

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

Comprendidas en este concepto, se encuentran las siguientes actividades: • Baldeo manual y manual mecanizado • Baldeo mecánico de aceras • Baldeo mecánico de calzadas • Baldeo mixto

10


Introducción al servicio de limpieza viaria Como concepto general, el baldeo consiste en el lanzamiento de agua a presión sobre los viales, con el fin de arrancar los residuos que, por sus características físicas o de ubicación, no pueden eliminarse mediante el barrido. Es importante resaltar que no debe confundirse el baldeo con el riego, indicándose a continuación algunas claras diferencias: • El baldeo es una actividad de limpieza, mientras que el riego tiene como fin aumentar el confort de los viandantes. En la época estival, al evaporarse rápidamente la cortina de agua que se genera, se incrementa la humedad en las ciudades interiores y, dado que la evaporación es un proceso endotérmico, disminuye la temperatura, tanto en zonas costeras como del interior. • La presión y el caudal también son diferentes. Para analizar esta diferencia, se considerará un equipo que combina habitualmente los sistemas de riego y baldeo.

El mayor problema al que se enfrenta esta actividad es la escasez de agua. En cuanto comienza a vislumbrarse la posibilidad de un verano seco, los responsables municipales ordenan inmediatamente suspender la actividad de baldeo. Esto se debe a que, en casi todas las localidades, se baldea con agua de calidad, aprovechable para el consumo humano. Para evitar perder uno de los denominados pilares de la limpieza -el baldeo- algunas ciudades han planteado el aprovechamiento de aguas subterráneas no aptas para el consumo e incluso se han realizado experiencias con agua residual depurada. Siguiendo el mismo esquema planteado para las actividades de barrido, a continuación se expondrán las características fundamentales de cada una de las actividades incluidas en el baldeo, para en posteriores capítulos analizar estas actividades con mayor profundidad.

- Equipo de baldeo: 15 kg/cm2 – 15 m3/hora. - Equipo de riego: 6 kg/cm2 – 60 m3/hora.

Foto 4.- Riego/Baldeo

4 . 2 . B A L DEO MANUAL O MANUAL MEC ANIZADO El baldeo manual es, sin duda, si se realiza correctamente, la actividad que consigue una mayor calidad de las englobadas en la denominación de limpieza viaria.

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

El baldeo manual es, sin duda, si se realiza correctamente, la actividad que consigue una mayor calidad de las englobadas en la denominación de limpieza viaria. La misma es desarrollada por dos operarios. Uno de ellos conecta la manguera a la “boca de riego” y lanza un chorro de agua a presión que debe incidir lo más próximo posible al cepillo de su compañero, que estará continuamente frotando el pavimento. Cuando el operario de la manguera finaliza su actividad y cambia de posición, el segundo operario recoge los residuos arrancados o desplazados. Uno de los problemas más importantes al que se enfrenta el baldeo manual es el estado de las bocas de riego, en la mayor parte de los casos, obsoletas e inservibles. Plantear modernizar o implantar una red de riego para su utilización en las labores de baldeo manual tiene un coste prácticamente inasumible, debido fundamentalmente a la necesidad de levantar el pavimento de las aceras. La realidad es que, en la mayor parte de los casos, se utilizan las denominadas “bocas de riego móviles”, un camión cisterna con una bomba que proporciona la presión necesaria para realizar un correcto baldeo. Estos equipos cuentan con una pértiga, que permite salvar de una forma sencilla los vehículos aparcados. Este apoyo al baldeo manual es lo que se conoce habitualmente como baldeo mixto. A continuación, se analizan los tres conceptos que se estudian para cada una de las actividades que conforman los pilares de la limpieza viaria: • Zona de aplicación. • Constitución del equipo de trabajo. • Condiciones de su prestación. 11


Introducción al servicio de limpieza viaria ZONA DE APLICACIÓN El baldeo manual, que habitualmente se desarrolla en forma de baldeo mixto, tiene un coste muy elevado para el rendimiento que se consigue, dado que en la realización del mismo intervienen un conductor, dos peones y una cisterna. En muchos casos, para reducir costes, la labor se realiza con un solo peón, que lanza el agua a presión sobre los viales. Evidentemente, no es lo mismo. Por lo anteriormente expuesto, el baldeo manual debe circunscribirse a las zonas más relevantes de la ciudad y las que tienen un elevado caudal de viandantes.

Foto 5.- Baldeo manual. El ayer.

CONSTITUCIÓN DEL EQUIPO DE TRABAJO Ya se ha comentado antes que hay diferentes planteamientos: • Dos peones. Cuando se dispone de bocas de riego. • Dos peones y un vehículo auxiliar para evitar pérdidas de tiempo en desplazamientos y, en algunos casos, para trasladar un equipo de impulsión que permita actuar donde la presión de la red de riego no alcanza los límites necesarios. La actividad que desarrollan este tipo de equipos es la que habitualmente se conoce como baldeo manual mecanizado. • Un conductor y dos peones, más una cisterna. Es lo que ya se ha definido como baldeo mixto. CONDICIONES DE SU PRESTACIÓN A continuación se analizarán dentro de este apartado los aspectos ya considerados en el análisis del barrido: • Frecuencia de prestación de la actividad • Horario • Rendimiento Antes de definir ámbitos y frecuencias del baldeo manual, es muy importante conocer la situación en la que se encuentran las bocas de riego. · Frecuencia de prestación de la actividad Suelen plantearse diferentes frecuencias para un mismo municipio: • De lunes a domingo para unas pocas calles emblemáticas del municipio, que en muchos casos suelen estar adoquinadas y el barrido no resulta demasiado eficaz. • De lunes a sábado en las zonas comerciales más transitadas. • Alterna, hasta completar las zonas comerciales. • Una vez por semana hasta completar la zona central del municipio. • Frecuencias quincenales o mensuales para las zonas residenciales y extrarradios. (Aunque pueda parecer una “verdad de Perogrullo”, el baldeo sólo se desarrolla si hay aceras). · Horario El baldeo, en cualquiera de sus modalidades, debe realizarse preferentemente en horario nocturno, habitualmente con la excepción de las zonas residenciales, donde el grado de molestia al ciudadano es menor en el horario diurno. · Rendimientos Los rendimientos del baldeo manual son muy similares a los correspondientes al barrido manual. Para el resto de actividades incluidas en el baldeo, no se realizará un desglose tan exhaustivo como el realizado para la actividad manual, dado que muchos de los conceptos serían repetitivos.

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

12


Introducción al servicio de limpieza viaria

4 . 3 . B A L DEO MECÁNICO DE ACERAS El baldeo mecánico de aceras consiste, al igual que en todos los tipos de baldeos, en el lanzamiento de agua a presión en plazas, zonas peatonales, avenidas y en general en cualquier zona destinada al tránsito de peatones que permita la maniobrabilidad de un equipo denominado habitualmente “Lavaceras”. En general, las zonas coincidirán con aquellas en las que se aplica el barrido mecánico de aceras. Este vehículo está equipado con una vara extensible en la que se han practicado una serie de orificios para lanzar el agua a presión. Suele también ir dotada de una lanza similar a las empleadas para lavar los coches, que permite actuar en los lugares donde la eficacia del equipo estándar, es muy baja o nula.

Foto 6.- Baldeadora mecánica de acera tradicional

4 . 4 . B A L DEO MECÁNIC O DE C ALZADAS Esta actividad consiste en el lanzamiento de agua a presión por medio de un equipo montado sobre un camión de 2 ó 3 ejes. Los elementos incorporados habitualmente son: • Una cisterna de diferentes capacidades, en función de la anchura de los viales por los que debe efectuar su trabajo. • Una bomba de impulsión (esta bom¬ba suele ir accionada por el motor del camión, salvo cuando la insonorización es un factor importante. En ese caso, se monta un motor auxiliar para el accionamiento de la bomba. Al ser un añadido, este motor puede insonorizarse de una forma más eficaz que si se pretendiera reducir el ruido del motor del camión). • Bocas de “pato”. Estas son unas boquillas planas a través de las cuales se lanza agua a muy alta presión y baja altura. Habitualmente, suelen montarse dos unidades, una en cada lado del equipo, orientables simultáneamente a derecha o izquierda, según el lado de la calzada sobre el que se esté actuando. Las mismas pueden situarse también de forma divergente, de manera que en viales estrechos, de una sola pasada se realice la limpieza en ambos lados de la calle. • “Piñas” de riego. Este accesorio, mon¬tado a ambos lados del equipo, es MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

el que realiza la función de riego. El mismo está constituido por un cilindro con numerosos orificios, que permite generar la cortina de agua a la que se ha hecho referencia en apartados anteriores. • Barra. Este complemento consiste en una barra similar a la descrita en el baldeo mecánico de aceras, teniendo como misión la limpieza de la calzada en la zona entre ejes del camión. • “Pértiga”. Accesorio que permite salvar de una forma sencilla los vehículos aparcados. El baldeo mecánico de calzadas suple, con menor nivel de calidad, una de las funciones más importantes del baldeo

manual: la limpieza del tramo de calzada ubicada bajo los vehículos en zonas con estacionamiento constante durante las 24 horas del día. El agua lanzada a través de las bocas de pato incide en la zona indicada, arrastrando una importante cantidad de residuos, algunos de los cuales van directamente a los sumideros de la red de alcantarillado y otros se aglutinan en zonas donde el operario de barrido los puede recoger. La velocidad de trabajo de estos equipos permite alcanzar rendimientos del orden de los 30.000 mlb en una jornada. Lo que permite aplicar frecuencias muy elevadas al desarrollo de esta actividad en un determinado municipio.

Foto 7.- Baldeadora mecánica de calzadas 13


Introducción al servicio de limpieza viaria

4 . 5 . B A L DEO MIXTO Este tratamiento es similar al baldeo manual, con la salvedad de que la manguera va conectada a un vehículo baldeador, el cual suministra el agua y la presión necesarias para llevar a cabo esta actividad, en lugar de ir conectada a una boca de riego como es el caso del baldeo manual. El camión va equipado de una pértiga que permite salvar de una forma sencilla los vehículos aparcados, elevando la manguera por encima de los mismos.

5 . OT RAS ACTIVIDADES DE LIMPIEZA VIARIA A continuación, se analizarán brevemente otras actividades incluidas habitualmente en el servicio de limpieza. Dado que no se trata de actuaciones principales, no tendrán un desglose tan exhaustivo como el barrido y el baldeo.

5 . 1 . AC T UACIÓN ESPECIAL EN LAS ZONAS DE REUNIÓN DE JUVENTU D Mucho han cambiado los hábitos de diversión de la generación actual respecto a las anteriores. En primer lugar, sus horarios de reunión, que han pasado a ser totalmente nocturnos, comenzando en torno a las once y media de la noche. En cuanto a los locales que frecuentan, la mayor parte de ellos solo tiene una barra, de manera que la gente tras coger su bebida se sale a la calle. Si unimos esto al denominado “botellón” tenemos un importante cóctel generador de ele-

vados niveles de suciedad, que permanece hasta las cuatro o las cinco de la madrugada. La situación expuesta no sólo se produce la noche del sábado al domingo, sino que también se plantea la noche del viernes al sábado; y, en las grandes ciudades, empieza a aparecer el fenómeno de la diversión nocturna del jueves al viernes. De las tres mencionadas, sólo las dos primeras hacen necesario un ser-

vicio especial de limpieza. El dispositivo debe estar preparado para actuar inmediatamente, una vez que la mayor parte de los jóvenes ya se ha retirado. El mismo suele estar integrado por equipos de barrido y baldeo. Los primeros recogen los residuos: botellas, papeles, cristales, latas, etc., mientras que los equipos de baldeo, que actúan tras ellos, limpian las aceras y plazas de los restos adheridos al pavimento.

5 . 2 . L I M PIEZA DE PINTADAS

Foto 8.-Limpieza de pintadas MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

En alguna ocasión, alguien definió las pintadas como la forma de expresión utilizada por grupos marginales. La realidad es que el paramento vertical que se construye, en menos de un mes, dispone ya de la obra de arte de los futuros Dalís. Para eliminar las pintadas, se ha utilizado habitualmente agua a presión, con o sin sílice, decapantes y espátula. Ahora bien, generalizar que esta operativa es la adecuada para cualquier tipo de pintada y material constructivo del paramento vertical es cuando menos imprudente. En el momento actual, se han desarrollado equipos que, en vez de proyectar arena, envían a alta velocidad unas pequeñísimas esferas que ejecutan la labor de limpieza, eliminando en teoría toda la pintada. En la realidad, aunque es con diferencia un método mucho más eficaz que el tradicional, incluso en los materiales donde obtiene los mejores resultados origina una cierta variación del color o “sombra”. 14


Introducción al servicio de limpieza viaria

5 . 3 . R E T IRADA DE C ARTELES Y B ANDEROLAS En cuanto a las banderolas se refiere, esta actividad poco a poco va siendo menos necesaria, dado que habitualmente los mismos que las ponen las retiran (para evitar confusiones derivadas de la nomenclatura empleada, se entiende por banderolas en este artículo los carteles publicitarios que se mueven libremente, sujetos por medio de una brida a la farola). Los carteles, aunque no alcanzan ni por el número ni por la dificultad de limpieza a las pintadas, siguen proliferando por la mayoría de las ciudades. La sistemática de la actuación es similar al método tradicional de la limpieza de pintadas, no alcanzándose, salvo en casos específicos, la recuperación del estado original del paramento.

5 . 4 . L I M PIEZA Y MANTENIMIENTO DE PAPELERAS El estado de las papeleras es valorado por los vecinos como una muestra permanente del nivel de limpieza de su ciudad.

Foto 9.-Papelera Covarrubias Al igual que sucede con los contenedores de recogida, el estado de las papeleras es valorado por los vecinos como una muestra permanente del nivel de limpieza de su ciudad, dado que habitualmente no se cruzan con operarios de barrido y de baldeo. Existe un equipo que por un proceso conceptualmente similar al utilizado para el lavado de los contenedores, se ocupa de la limpieza del cuerpo de las papeleras, zona en la que se concentra la suciedad. Otro procedimiento consiste en retirar una cantidad determinada de papeleras sucias y sustituirlas inmediatamente por otras limpias, llevándose las primeras a las instalaciones fijas de la empresa para proceder a su limpieza. Por último, queda el procedi-

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

miento de limpiarlas en la vía pública, con lo que no queda claro si se limpian las papeleras o se ensucia el suelo. La frecuencia de limpieza de las papeleras, al igual que sucede con el barrido o el baldeo, no debe ser homogénea en toda la ciudad. Las papeleras de las zonas céntricas reciben una mayor cantidad de residuos que las ubicadas en entornos residenciales y, por lo tanto, la frecuencia de lavado debe ser mayor. Si hubiera que fijar un valor mínimo de frecuencia de limpieza, este debería implicar al menos seis lavados al año. En la actualidad, muchas ciudades, asumiendo que no consiguen mantener limpias sus papeleras, están procediendo a colocar bolsas en su interior, que son retiradas una vez llenas. Esta actuación,

como casi todas, tiene puntos positivos y negativos. Entre los positivos, está que no se ensucia la papelera y, dado el escaso rigor habitual en su limpieza, al menos se evitan los olores. En cuanto a los negativos, se encuentra el deplorable aspecto estético, ¿para qué se invierte en papeleras que no rompen el entorno si luego se las coloca una bolsa? En cuanto al mantenimiento de papeleras, deben conocerse al menos los siguientes datos: • Tipo de papeleras • Número de unidades por modelo • Cantidad anual de sustituciones e incorporaciones • Histórico de las papeleras destrozadas por actos vandálicos (con indicación de fecha y ubicación). 15


Introducción al servicio de limpieza viaria

5 . 5 . R E C OGIDA DE LA HOJA Cada vez más las ciudades se van llenando de árboles, lo que dulcifica en cierta medida vivir en las grandes urbes, no obstante, la mayoría de los árboles plantados son de hoja caduca, con lo que cuando llega el otoño se aporta un nuevo grado de “suciedad” a los viales. En las pequeñas localidades, los operarios de barrido hacen lo posible por retirar las hojas, pero, en las grandes ciudades, es necesario crear equipos específicos para apoyar a los operarios de barrido manual. Sólo la experiencia permitirá conocer los recursos necesarios

5 . 6 . S I T UACIONES DE EMERGENCIA Algunos ejemplos de situaciones de emergencia son: • Incendios. En ese caso, las cisternas de riego y baldeo realizan una importante labor, acercando el agua a los puntos necesarios. • Problemas en la red de abastecimiento de agua. Aquí otra vez las cisternas constituyen un elemento fundamental para distribuir agua potable a los ciudadanos. • Inundaciones. Hay pocas estructuras en la administración local que puedan aportar efectivos, tan rápido y en tan elevado número como en el aseo urbano.

5 . 7 . P L A N DE NEVADAS Dependiendo de la frecuencia con que se produzca este evento meteorológico, la situación deberá englobarse en el apartado de actuaciones de emergencia o contemplarse como otra actividad más del servicio de limpieza no previsible. Un buen plan de nevadas incluye numerosos aspectos estratégicos, que van desde la acumulación de sal en cantida-

des y ubicaciones adecuadas, hasta la logística de distribución: camiones de caja abierta disponibles, operarios, vehículos de recogida a los que se implanta una cuchilla y, obviamente, donde sea necesario, equipos quitanieves. También se toman medidas preventivas: no baldear si la temperatura desciende por debajo de los 4 grados para evitar la

formación de hielo. Por otro lado, en base a la experiencia y con los sistemas de información geográfica, modelar posibles situaciones y, una vez conocido el resultado, ponerlo en conocimiento de los diversos departamentos afectados de la administración local.

5 . 8 . L I M PIEZAS ESPECIALES Esta actividad recoge situaciones no periodificables que no tienen la característica de catástrofe de las expuestas anteriormente Sirva como ejemplo las manifestaciones, las celebraciones por eventos deportivos o de otro tipo en vía pública, etc. Pero también suelen incluirse en este apartado actuaciones conocidas en el tiempo: • Limpiezas intensivas: tienen como fin desarrollar un esfuerzo importante en cada zona, de manera que las labores ordinarias actúen en cierta medida como mantenimiento de lo conseguido periódicamente por equipos con una gran cantidad de recursos humanos y materiales. • Limpiezas en el clásico mes de vacaciones de la ciudad, ya comentado. • Limpieza de fin de semana para aquellas ciudades en las que disminuye sensiblemente la población en esos días, ya comentado. Dado que esta actividad es un cajón de sastre donde cabe todo lo no clasificado con anterioridad, puede incluso contener actividades que, en la mayoría de los casos, son básicas.

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

16


Introducción al servicio de limpieza viaria

6 . R E S UMEN Queda constancia que el Servicio de Limpieza Viaria de una ciudad, es una tarea de gran importancia; tanto percepción ciudadana como por su repercusión económica. El objetivo de este servicio no es otro que dotar a nuestras ciudades de un inmejorable aspecto estético. Tener una ciudad más limpia redunda en una mayor calidad de vida en todos los ciudadanos.

Qué se entiende por Limpieza Viaria: se define como el Conjunto de actividades programadas con el fin de mantener la ciudad y en particular las vías de uso público en perfecto estado de higiene. En general, las actividades englobadas dentro de la Limpieza Viaria y clasificadas como Básicas son y que se han desarrollado brevemente en este capítulo son: • Barrido. • Barrido Manual. • Barrido mecánico de Aceras y Calzadas. • Barrido Mixto. • Barrido de Repaso. • Baldeo. • Baldeo Manual. • Baldeo Mecánico de aceras y calzadas. • Baldeo Mixto. Y actividades complementarias como: • Actuaciones especiales en las zonas de ocio juvenil. • Limpieza de pintadas. • Retirada de carteles y banderolas. • Limpieza y mantenimiento de papeleras. • Recogida de la hoja. • Situaciones de emergencia. • Plan de Nevadas. • Limpiezas especiales.

MANUAL DE LOS SERVICIOS DE ASEO URBANO

17


Introducción al servicio de limpieza viaria