Page 69

2 Prologo Jacobo final_Antologia fantastica 19/09/13 09:56 Página 65

a la luz del día, sin apenas dejar lugar a la vacilación. Poco después, petrificados por el asombro, sus testigos ya no podrán dar fe de lo que han visto con sus propios ojos. El resto lo hace la hermosa, densa y extraña prosa de su autora. Axolotl es uno de los cuentos más conocidos de Julio Cortázar, y también de los mejores. En Allal, el escritor (y compositor) norteamericano Paul Bowles (1910-1999), afincado en Tánger muchos años, nos narra la desventurada historia de un joven marroquí que siente tanta fascinación por una serpiente que acaba convirtiéndose en ella. –El doble, o el enigma de la duplicidad o desdoblamiento del yo, ha capturado la imaginación de muchos escritores: E. T. A. Hoffmann, Andersen, Goethe, Poe, Stevenson, Maupassant, Dostoievski, Henry James, Thomas Mann, Borges, Cortázar, Nabokov… Todos ellos han desarrollado este tema recurrente de la literatura occidental desde su aparición en el Romanticismo. Para los hebreos la leyenda del doble significa el encuentro con Dios; para los escoceses, la proximidad de la muerte. En cambio, en los cuentos modernos gira en torno a la identidad y duplicidad del yo. En Dos imágenes en el estanque, de Papini, el protagonista se encuentra con su yo de hace siete años, en un melancólico jardín de hojas muertas, y lo que ve le horroriza.22 En 1989 Javier Marías (n. 1951) publicó en la editorial Siruela una singular antología titulada Cuentos únicos, sobre autores ingleses olvidados (la mayoría de ellos cultivadores de la rica tradición inglesa de las horror stories) que a su juicio escribieron un único cuento por el que serán recordados. Entre los diecinueve relatos que forman la antología, uno de ellos, La canción de Lord Rendall, firmado por un tal James Denham, es obra del propio Javier Marías. En cualquier caso, esta pequeña travesura apócrifa ha permitido a su autor atreverse a hacer algo que a lo mejor bajo su propio nombre nunca hubiera hecho: escribir un 22. Antes de ser católico hasta la médula, Giovanni Papini (18811956) fue un joven nihilista, un adelantado del existencialismo francés. Durante este corto período, que duró casi las dos primeras décadas del siglo pasado, Papini escribió los que posiblemente son sus mejores libros: Lo trágico cotidiano (1906), El piloto ciego (1907) y el mejor de todos, Palabras y sangre (1912). Todos respiran un desesperado lirismo.

65

79 issuu antologia  
79 issuu antologia