Page 7

mayoría de especialistas contemporáneos fue compues-

adquirir la tetrarquía de Galilea y Perea.

to entre los años 80 y 90 del s. I. (Imagen 1) Imprescindible su genealogía davídica y su Natividad en Belén

La Matanza de los inocentes El 2º capítulo de Mateo es todo un auténtico thriller,

En consideración de Raymond Edward Brown, el gran

arranca con una solemne estrella que sólo vislumbran

exégeta bíblico especialista en la infancia de Jesús, en

unos magos, luego las argucias palaciegas del rey

la Introducción de su libro El nacimiento del Mesías2,

Herodes, el suspense en la batida y persecución al bebé

ya advierte en Mateo y Lucas una evidente necesidad

Mesías, la angustia por la Matanza de inocentes y la

intrínseca de legitimar la mesianidad de Jesús acredi-

apremiante escapada a Egipto de la sagrada familia.

tando su nacimiento en Belén de Judá, expone: «Más

La valoración histórica de este 2º capítulo de Mateo

plausible resulta la sugerencia de que el relato del naci-

es exigua e inconsistente. Esta supuesta Matanza de

miento de Jesús en Belén pretendía ser una respuesta

los inocentes (bebés varones) sólo es enunciada en

[dar complacencia] al judaísmo, que no creía en un

el Evangelio de Mateo y en el Protoevangelio de

Mesías procedente de Galilea (Jn 7, 41-42. 52). Si el

Santiago , un apócrifo tardío de finales s. II. ¿Por qué

judaísmo comenzaba ya a acusar a Jesús de ilegitimidad

este hecho tan execrable no transcendió en ninguna cró-

[mesiánica] …» (Brown, 1982: 23).

1

nica extrabíblica de la época?. El historiador y cronista judío Flavio Josefo (37-101), un cuasi coetáneo de Jesús

Para el judaísmo de la época era inaceptable que el

de Nazaret, fue un versado biógrafo de la vida del rey

esperado Mesías naciese en la comarca de Galilea, en

Herodes el Grande y su dinastía. En su compendio de

la conocida como «la tierra de los gentiles», de gran

Antigüedades judías narró todas las tropelías cometidas

influencia pagana y politeístas. Algo capital motivó a

por este sádico rey de Judea, tanto las infringidas en su

Mateo y Lucas a introducir en sus respectivos evan-

propia familia como a su plebe. En Antigüedades judías

gelios los dos capítulos concernientes a la genealogía

(XVIII, v, 2) Flavio Josefo nos narra el encarcelamiento

de Jesús y a su Nacimiento (o Natividad) en Belén.

y la ejecución de Juan el Bautista por orden de Herodes

También a Brown le suscita esta cuestión: «…, ¿por

Antipas, muy acorde a como también lo narran los tres

qué Mateo y Lucas sintieron la necesidad de poner un

Evangelios sinópticos, entonces ¿por qué el cronista F.

prologo al bautismo [al Ministerio público de Jesús] con

Josefo (contemporáneo de Mateo) no recopiló también

dos capítulos relativos a la infancia?» (Ídem).

la tal infame Matanza de bebés inocentes?. Para el evangelista Mateo, al igual que Lucas, el proLucas desconoce todo esto. En los versículos de Lc

pósito de introducir en sus evangelios los pasajes de

23, 8-10, cuando -el ya inculpado- Jesús es presentado

la Natividad e infancia de Jesús fue para demostrar al

e interrogado por el tetrarca Antipas (hijo de Herodes

judaísmo ortodoxo que Jesús era el auténtico Mesías,

el Grande) «que en aquellos días estaba en Jerusalén»,

aquél que anunciaron los clarividentes profetas de la

vemos que Antipas y todo su séquito sólo conocen a

Sagradas Escrituras (AT), como «el verdadero Hijo de

Jesús de Nazaret por las referencias de ser una persona

Dios», el «Ungido Mesías» que esperaba el pueblo de

admirada por sus milagros y sanaciones, «porque había

Israel.

oído hablar de él y esperaba verle hacer algún milagro». Nadie en este interrogatorio es capaz de advertir

En el entorno del s. I y II el pueblo judío estuvo muy

en la persona de Jesús aquél bebé Mesías a quien el

ofuscado en dos inminentes venidas, ésta del Ungido

rey Herodes (su padre), poco tiempo antes de fallecer,

Mesías y otra siguiente e inminente predicha como la

mandó matar. Ni siquiera, aquí, Herodes Antipas es

«segunda venida del Hijo del hombre», referenciada

capaz de recordar aquella supuesta Matanza de inocen-

como la del Juicio Final (Mt 24, 34) y que también

tes ordenada por su padre, unos pocos años antes de

queda muy descrita en el libro del Apocalipsis.

Huygens nº 105

noviembre - diciembre 2013

Página 7

Huygens 105  

Boletin oficial de la Agrupación Astronómica de la Safor

Advertisement