Issuu on Google+

REFLEJO  DE  UN  SUEÑO Noto  cómo  el  sueño  me  vence… De  pronto  me  veo  abriendo  la  puerta  y  dándole  el  que  sé  que  será  mi  úl<mo  beso. Recorro  el  pasillo  casi  a  <entas…  Jamás  se  me  había  hecho  tan  largo  y  angosto.  Oigo  sus  pisadas  tras  de  mí. -­‐   ¡Eres   un  hijo   de  puta!  –me  espeta  cruzándome   la   cara   de   un  bofetón.   No   sé  que   me   duele   más,   si   la   impotencia  que  des<la  su  insulto  o  la  certeza  de  saber  que,  haga  lo  que  haga,  todo  se  irá  a  tomar  por   culo   irremediablemente. Mi  lengua  se  <ñe  de  un  sabor  metálico  y  un  hilillo  de  sangre  brota  en  la  comisura  de  mis  labios.   El  clic  del  ga<llo  al  percu<r,  el  estruendo  del  disparo  y  la  bala  alojándose  en  mis  entrañas  son  todo  uno. Tengo  la  sensación  de  que  no  voy  a  ser   capaz   de  levantarme  del   sofá.   Ella  se  queda  de  pie,  frente  a  mí,   contemplándome  con  sobrecogedora  frialdad. Entonces,  me  despierto… Tengo  la  sensación  de  que  no  voy  a  ser   capaz   de  levantarme  del   sofá.   Ella  se  queda  de  pie,  frente  a  mí,   contemplándome  con  sobrecogedora  frialdad. El  clic  del  ga<llo  al  percu<r,  el  estruendo  del  disparo  y  la  bala  alojándose  en  mis  entrañas  son  todo  uno. Mi  lengua  se  <ñe  de  un  sabor  metálico  y  un  hilillo  de  sangre  brota  en  la  comisura  de  mis  labios.   -­‐   ¡Eres   un  hijo   de  puta!  –me  espeta  cruzándome   la   cara   de   un  bofetón.   No   sé  que   me   duele   más,   si   la   impotencia  que  des<la  su  insulto  o  la  certeza  de  saber  que,  haga  lo  que  haga,  todo  se  irá  a  tomar  por   culo   irremediablemente. Recorro  el  pasillo  casi  a  <entas…  Jamás  se  me  había  hecho  tan  largo  y  angosto.  Oigo  sus  pisadas  tras  de  mí. De  pronto  me  veo  abriendo  la  puerta  y  dándole  el  que  sé  que  será  mi  úl<mo  beso. Noto  cómo  el  sueño  me  vence…


Reflejo de un sueño