Page 1

LAS MALAS  LENGUAS   Recuerdo  el  día  que  nació  César.   El   pobre  ya  venía  al  mundo  con  el  es:gma  de  ser  un  niño  “conveniente”.   Para  Yéssica  era  la  rúbrica  de  le  aseguraba  poder  vivir  del  cuento  por  lo  menos  un  cuarto  de  siglo.  Para  Rafa   la  tapadera  perfecta  para  sus  escarceos  homosexuales  (se  dice  que  incluso   pedófilos  –ya  sabéis  cómo  es  la   gente  de  lenguaraz-­‐)  extramatrimoniales  de  cara  a  su  familia.   Porque  lo  que  es  Yéssica…,  no  sólo  lo  sabía;   también  lo  consenOa.  Y  si  me  apuras,  hasta  lo  aplaudía…  Menos  se  tendría  que  abrir  de  piernas  para  él.   Por  eso  el  día  que  nació  César  todos  se  afanaban  en  buscarle  parecidos  con  su  padre.   Y  efec:vamente  a  su   padre  se  parecía.   Sólo  que  su  padre  no  era  el  que  figuraba  en  el   libro  de   familia.  Desde   el  minuto  uno  fue   patente  que  aquel  moreno   bebé   de  cíclope   poco   o   nada  tenía  que  ver   son   sus  más   bien   rechonchos   y   pelirrojos   progenitores.   Y,  a   medida  que  pasaban  los  años,  las  quinielas  (en  las  que  el  listado  de  gónadas   masculinas  era  kilométrico),  dieron  paso  a  una  certeza  tan  absoluta  como  silente.  Hoy  cumple  seis  y  parece   que  ya  tuviera  doce.  Su  peso  es  un   tema  tabú  en  casa.  Sólo  sabemos  que  el  médico   le  ha  recomendado  no   caminar  más  de  dos   horas  diarias  por   miedo  a  que  sus  :ernas  caderas  se  malformen  de   soportar  tamaña   criatura.  Su  escaso   y   ralo  pelo   negro   le   confieren  una  imagen   de  calvo  prematuro.  Y   como   desde  bebé,   sobre  aquella   mirada  estrábica  ya  lucía  un   poblado   entrecejo,  y  la   boca  se  le   fue  llenando   de  dientes  sin   orden   ni   concierto,   no   hacía   falta   ser   un   experto   fisonomista   para   sospechar   que   tras   tan   desproporcionados  rasgos,   laOa  un  retraso   mental.   Las  malas  lenguas  –siempre   las  malas  lenguas-­‐   decían   que  Yéssica  intentó  abortar  de  mala  manera,  evidentemente  sin  mucho  éxito,  en  el  úl:mo  momento. -­‐   ¿Habéis  visto  a  mi  marido?   –se  oye  preguntar  a  Pepa  entre  el  genOo-­‐.  Juraría  que  he  venido  con  él.  Ah,  ahí   está   :rado   en   el  suelo.   Cuanto   más   grande  más   ganso…   ¡Mírale…   cómo   se  lo   pasa  con   los  hijos   de   los   demás!  En  casa  Héctor  se  :ra  las  horas  muertas   mirando  la  tele.  ¡Pasa  de  Lucas  que  ni  te  imaginas!  Y   es   venir  a  casa  de   la  Yessi  y   ¡hala…!  –mientras  la  oigo   rezongar,  me  da  por  pensar  que   Pepa  es  quizá  la  única   del  grupo  a  la  que  no  se  le  da  bien  lo  de  encontrar  parecidos  ^sicos.  

Las malas lenguas  
Las malas lenguas  

Ruben Chacón. www.rubenchacon.es

Advertisement