Page 1

LA SINIESTRA -­‐  La  propia  palabra  lo  dice  Esperancita…   >>¿cómo  es  posible  que  una  simple  voz  provoque  tanta  dentera…?-­‐  rumiaba  para  sus  adentros  la  niña  llena   de  exasperación.  Aquella  mujer  no  se   cansaba  de  repeAr  siempre  la  misma  canAnela…  Si  al  menos  tuviese   el  dulce  Ambre  de  la  úlAma  esposa  de  papá… -­‐   Diestro   es  sinónimo  de  derecho,   de  lo  correcto,  de  habilidoso…,   -­‐conAnuó  incansable  la  mujer-­‐,   incluso  a   los  buenos  matadores  de  toros  los  llaman   diestros.   Por   algo   será  ¿no  Esperancita?,   por   algo   será…   ¿O   es   que  has  oído  decir  al  señor  cura  alguna  vez  que  Jesucristo  nuestro  redentor   se  siente  a  la  izquierda  de  Dios   todopoderoso…?  No,  Esperancita,  no…  siempre  a  la  derecha,  siempre  a   la  derecha.  ¿Por   qué  te  crees  que   en   los   parlamentos   de   todo   el   mundo,   los   políAcos   como   dios   manda   se   sientan   en   ese   lado   del   hemiciclo…?   Pues  para  que   hasta  las  personas  más  vulgares,   por   pocos  conocimientos  que  tengan,   no   se   confundan  y  sepan  a  quién  han  de  votar… >>   ¡Como  me   vuelva  a  gritar  en  el  oído  no   voy  a  poder  contenerme  más  y  terminaré  clavándole  el   lápiz  en   una  de  esas  manos  suyas  que  tanto  le  gusta  cuidar!  –se  promeAó  a  sí  misma. >>   No   seas   tonta,  que   luego  padre   se  pone  hecho  una   furia…   -­‐le  replicó   su  voz   interior-­‐.  Y,   cuando  no   le   vemos,  sabes  que  a  veces  incluso  llora  de  pena.  Seguro  que  él  también  echa  de  menos  a  mamá. >>   ¿Si?   –se   respondió   Esperancita   mentalmente-­‐.   Pues   si   tanto   la   echa   de   menos,   ¿por   qué   se   sigue   empeñando  en  susAtuirla…?  Y,  encima,  con  una  más  joven  cada  vez…   -­‐   Usar   la  mano  izquierda  es  sinónimo  de  maldad,  Esperancita  –conAnuó  sermoneando  la  mujer-­‐.  Por  eso,  en   las  escuelas,  a  los  niños  zurdos  os  casAgan  y  os  atan  la  mano   mala  a  las  sillas.  Si,  incluso,   recibís  algún  que   otro   reglazo,   no  es  más  que  para  evitar  que  realicéis  acAvidades  importantes  con  esta  mano,   como  escribir   o  comer...  La  “siniestra”  se  asimila  como  lo   contrario   a  lo  bueno.  ¡Es  indicio  de  pecado,  Esperancita!  Esa  es   la  razón  por  la  que  hay  que  desterrar  esa  mala  costumbre  ahora  que…  ¡¿Pero  cómo  hay  que  decírtelo  para   que  hagas  caso?!  –gritó  la  mujer  al  Aempo  que  le  estampaba  a  la  niña  un  sonoro  bofetón  en  la  mejilla-­‐.   Esperancita,  hija…,  es  que  a  veces  no  me  dejas  otro  remedio… -­‐  No  me  llames  hija…  Tú  no  eres  mi  madre  –gruñó  la  niña  volcando  la  silla  al  ponerse  súbitamente  en  pie. >>   Ahora   es   cuando   vas  a  decir   que   padre   ya   debería  irse  buscando   otra  esposa,  ¿verdad?   –oyó   que   le   inquiría  su  voz  interior.

La siniestra  
La siniestra  

Ruben Chacón. www.rubenchacon.es