Page 1

LA CAQUITA  DEL  PERRO

La opinión  de  mi  amigo  Luis  es  muy  importante  para  mí.  Siempre  me  ha  dado   mucha  curiosidad   conocer  su   punto   de  vista  de  las  cosas.  Quizá  porque  casi  nunca  coincide  con  el  mío.   Es  muy  probable  que  la  clave  de   nuestra  longeva  amistad  radique  precisamente  en  este  minúsculo  ma@z. El  caso  es  que,  cuando  mi   obsesión  comenzó   a  rayar  en  la  paranoia,   decidí  recurrir  a  él  en  busca  de  una  de   sus   célebres  sentencias.   Reconozco   que   ya  de   por   sí  le   tengo   especial   manía  a   los   pekineses.   Y   no   me   refiero  a  los  chinos  capitalinos,  si  no  a  los  miembros  de  tan  reconocible  raza  canina.  En  lo  que  ya  no   estaba   tan  seguro  era  sobre   qué  me  parecía  más  asqueroso,  si  que   el  pekinés  se  cagase  en  la  entrada   misma   del   portal  comunitario,  o   que  su   dueña  y,   a  la  sazón,  mi   vecina  no  sólo  lo  permi@ese,  o   que  no   se  lo   hiciese   pagar   con   el  precep@vo   restregón   de  morros  por   la  aún  humeante  caquita.  Lo  que  me   hacía   dudar  de   la   intrínseca  repugnancia  de  la  escena  en   su  conjunto,  no   es  que  mi   señora  vecina  no  se  dignase   en  recoger   aquel  oscuro   y  chuchurrío  excremento,   con  el  que  no  pocos  días  imprimo   mis   huellas  en   la   acera  camino   del  metro,  sino  que  ni  tan  siquiera  le  concediese  la  menor  importancia  al  por   canino  no  menos  apocalíp@co   acto.   Tras   sopesarlo   unos   instantes,   los   veredictos   de   Luis   nunca   se   hacen   esperar   en   demasía,   mi   amigo   carraspeó,  le  dio  un  breve  sorbo  a  su  té  verde  y  me  dijo:   -­‐   Lo  que  daría  yo  por  poder  ser  como  el  perro   de  tu  vecina  –como  la  pausa  se  prolongaba  y  Luis  no  parecía   dispuesto  a  darme  más  explicaciones,  le  apremié  con  un  gesto  de  impaciencia-­‐.   Sí  querido…  -­‐con@nuó  para   agradarme-­‐.   Tú,   yo   mismo,   todos   somos   como   ese   can:   pequeños,   desnudos,   feúchos   y   con   una   nomenclatura  arbitraria  con  la  que  debemos  cargar  lo   queramos  o  no  toda  la  vida.   Pero,  a  diferencia  de  él,   todos   llevamos   atados  al  cuello   una   correa   sujeta   firmemente   desde   el   otro   extremo   por   un   complejo   sistema   de   creencias,   usos,   costumbres,   normas   y   leyes  exclusivamente   diseñados  para   la   represión,   la   coacción  y   la  amenaza,  so  pena  de  restregarnos  el  hocico  por  nuestros  propios  excrementos  si   la  cagamos.   Por  eso  le  tengo  tanta  envidia  al  perrito  de  tu  vecina.

La caquita de perro  
La caquita de perro  

Ruben Chacón. www.rubenchacon.es