Page 1

FRACASO -­‐ ¡Tenías  razón   Bernal…!  Una  vez  más  –exclamó   el  inspector   Plans,   mientras  irrumpía  como  una   exhalación  en  la  sala  de  interrogatorios.  Sin  inmutarse,   la  inspectora  Bernal  permaneció  sentada  a   la  mesa,  hojeando   sus  notas  con   una  expresión   diverEda  en  los  ojos-­‐.  No  tengo  ni  la  más  remota   idea  de  cómo  coño  lo  sabías,  pero  aquí  está…  -­‐dijo  Plans  señalando  con  vehemencia  la  carpeta  que   portaba. >>Según   el   forense   –conEnuó   Plans   ignorando  la   acEtud   indiferente   de  su   compañera-­‐,   y   cito   textualmente,  “la  causa  de  la  muerte  se  debió  a  una  sobredosis  provocada  por   la  administración  de   una  combinación  masiva  de  fármacos  hipnó6cos  por  vía  intravenosa,  entre  los   que  se  han  hallado  rastros   de  propofol,   Eopental,   etomidato,   midazolam  y   ketamina”,   ¡pfff,   menudo  pelotazo!   Además,   el  

perito esEma  que  la  muerte   se   produjo   entre   las  11   y   las  12   de  la  noche,   lo  que   corrobora   la   declaración   del  anestesista  del  hospital:   a  esa  hora  únicamente  la  sospechosa  tenía  acceso  a  los   fármacos  que  produjeron  la  muerte  del  sujeto… >>  ¡Angelito!  Con  esa  carita  de  mosquita  muerta…  ¿Quién  se  lo  iba  a  imaginar…?  Exceptuándote  a   E,  claro  está,   que  eres  medio  bruja.  ¡Mírala…  Pero  mírala!  –le  requirió  infructuosamente  Plans,   al   Eempo  que   señalaba  convulsivamente  el  cristal  de  visión  unidireccional.   Tras  él  se  veía  a  una   mujer   menuda   y   cabizbaja.   Parecía  enfermizamente   ensimismada  en  hacer   girar   la   abigarrada   sorEja  que  lucía  sobre  su  dedo  anular   izquierdo  con   tanta  fuerza  que  ya  se  estaba  formando  un   pequeño  charquito  de  sangre  entre  sus  pies. >>  ¡Pues  se  te  ha  acabado  el  chollito,  doctora  muerte!  –seguía  gritando  Plans  como  quien  habla   con   la   radio,   pues   era   muy   consciente   de   que   sus   alaridos   no   se   oían   desde   la   habitación   insonorizada  donde  la  sospechosa  se  encontraba  recluida-­‐.  Te  has  caído  con  todo  el  equipo  y   vas  a   pasar  una  buena  temporadita  a  la  sombra…  ¡¿Qué  te  pensabas…,  que  no  te  íbamos  a  pillar?! >>  ¡Es  que  te  lo   juro…,   me  dan  un  asco  estos  médicos  que   van  de  humanitarios  y   se  consideran   dios…!   Creen  que  Eenen   el  derecho   de  juzgar   quién  puede  vivir   y   quién  debe   morir…   -­‐conEnuó   desahogándose  el  inspector   Plans  ante  la  indiferencia  cada  vez   más  notoria  de  su  compañera-­‐.   EnEendo  que  habiendo  sufrido  un  accidente  como  ese  el  Epo  se  iba  a  quedar  para  chopped.  Aquí   está  todo  –dijo  Plans  volviendo  a  señalar   la  carpeta  del  forense-­‐:   politraumaEsmos,  quemaduras   de   tercer   grado   en   más  de   la   mitad   de   su   cuerpo,   fractura  de   las  vértebras  C2   a   C7,   daños   irreparables  en  la  médula…  Que  sí:  Carne  de  silla  de  ruedas  fijo.  Y  aún  así,  ¿qué…?  ¿Quién  coño  se   creerá   que  es  para  decidir   sobre   la   vida   de  ese  hombre…?   ¿Qué  pasa…?   –preguntó  girándose   violentamente  hacia  su  compañera-­‐.  ¿Es  que  no  vas  a  decir  nada…? Súbitamente  Plans  sinEó  una  punzada  de  dolor   en  su  mejilla.  Su  compañera  le  había  lanzado,   no   sin  cierta  inquina,  una  de  esas  bolsas  de  pruebas  que  contenía  un  pequeño  objeto  metálico.  Y   ésta   había  impactado  en  mitad  de  la  cara  del  inspector.   Tenía  el  aspecto  de  una  tuerca,  pero  Plans  supo   inmediatamente  que  se  trataba  de  un  anillo.  Una  alianza  que  hasta  un  policía  torpe  y  descuidado   como  él  podría  idenEficar… -­‐  No  me  jodas  –logró  arEcular  el  inspector-­‐.  ¿Qué…?  ¿Quieres  decir  que…,  que  ella  era…?


-­‐ Así  es…,  la  doctora  Frías  era  su  mujer  –sentenció  Bernal  levantando  por  primera  vez  la  vista  de  su   cuaderno  y  enfrentando  con  dureza  la  mirada  de  su  compañero.

Fracaso  

Ruben Chacón. www.rubenchacon.es

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you