Page 1

EL NOVIO  DE  LA  MUERTE -­‐   Nadie   en   el   tercio   sabíaaa…  -­‐entonaba   orgulloso   y   viril   el   señor   Fausto,   mientras  “la   Niña”  arrodillada   frente  a  él  le  hacía  uno  de  sus  trabajitos-­‐   …quien  era  aquel  legionaaaa…   -­‐   súbitamente,  el   grave  torrente   cascado   y   cazallero  del  viejo  se  aflautó   hasta  converErse  en  un   agudo   hilillo   de  voz,   que  estalló  en   una   violenta  y  agarrada  tos.  Una  flema  sanguinolenta  surcó  el  mentón   mal  afeitado   del  anciano  antes  de  caer   al   suelo,  junto  a  la  rodilla  derecha  de  “la  Niña”.   -­‐   Debería  usted   cuidarse  más,  señor   Fausto   –murmuró  “la  Niña”   sin   atreverse  a  levantar  la  cabeza.  Nadie   mejor  que  ella  sabía  cuál  era  el   color   que  empleaba  la  muerte  para  hacerse   anunciar.  Su  madre  pasó  a   mejor   vida  escupiendo   los   pulmones  poco  a  poco.   Y   aquel   gargajo   junto   a  su   rodilla  derecha  era  de   la   misma  tonalidad.  De  la  mismita  con   la   que  sus  sábanas  se   teñían  durante   la  noche  cuando  ella  misma   se   ponía  a  morir  con  aquellos  arrebatos  de  tos. -­‐   ¡Mira  lo  que  le  fue  a  decir  la  sartén  al  cazo!  –replicó  el  viejo  cuando  acabó  de  limpiarse  la  boca  con  el  bajo   de  su  roída  y  amarillenta  camiseta  de  hombrera-­‐.  Ni  que  tú  fueses  la  viva  imagen   de  la  lozanía.  Siempre  tan   magriña   y   ojerosa…,  tan   poquita  cosa  –y   dejando   caer   un   enjuto   brazo,  posó   cariñosamente   una  mano   sarmentosa  sobre  la  cabeza  de  la  chiquilla-­‐.  Anda,  tú  sigue  a  lo  tuyo,  ¡que  no   te  pago  por  hablar!  Mira,   si  te   esmeras,  luego  te  daré  una  perra  gorda  para  que  puedas  irte  a  comer  un  buen  plato  caliente  an  cá  la  Emilia,   ¿estamos? El  señor  Fausto  sabía  que  sólo  hasta  que  no  hubiera  completado  la  faena,  no  se  atrevería  “la  Niña”  a  alzar   la   vista.  Entonces  le  preguntaría  la  historia  de  alguno  de  los  tatuajes  que  garrapateaban  su  torso  y  sus  brazos.   A   él   le  gustaba  hacerlo.   Cientos  de  anécdotas,  algunas  reales,  otras  inventadas,  imposible   disEnguir  ya  las   unas  de   las  otras.   Allí  estaba  la  historia  de   su   vida,   marcada  sobre   su   piel,   haciendo   que   su   cuerpo   se   asemejase  a  ese  Corán  barroco  que  le  robó  a  un  moro  cabrón  antes  de  que  casi  le  dieran  boleto  en  Annual. -­‐   Pues   esto   ya  está,   señor   Fausto   –dijo   al   cabo   de  un   rato   “la  Niña”,   poniéndose  en   pie   y   alisándose   el   vesEdo-­‐.  Fíjese,  han  quedado  como  nuevos.  Estará  guapísimo   para  el   desfile,  ya  verá…  Por  cierto,  ¿cuándo   será?  Me  gustaría  ir  a  verle. -­‐   ¡Ah,  está   claro  que  algo   de  atención  prestas  a  lo  que   te  dice  este  viejo  chocho!  –se  sorprendió  el  señor   Fausto.   No  sabía  que   le  hacía   más  feliz,  si   comprobar  que  ya  no  se  pisaba  el   bajo  de  los  pantalones  de  su   precioso   uniforme,  o  senEr  que  aquella  chiquilla  se  preocupaba  sinceramente  por  sus  cosas-­‐.  Será  en  mayo   del   año   que   viene,   durante  los  actos  de  conmemoración  del  25º   aniversario   de  la   creación   del   glorioso   Tercio  de  Extranjeros,  en  el  que  tuve  el  honor  de…   -­‐¡Pero  para  eso  falta  mucho   Eempo  aún,  señor   Fausto!  –le  interrumpió  abruptamente  “la  Niña”,  dejando   traslucir,  muy  a  su  pesar,  su  confusión-­‐.  Tanto  que  si  hoy   tuviese  mi  primera  falta,  para   fecha  tal  ya  sería   madre… -­‐  ¿No  sabes  que  al  que  madruga  dios  le  ayuda…?  –replicó  el  viejo  a  modo  de  excusa  y  rehuyéndole  los  ojos. -­‐  Ya  –musitó  “la  Niña”  con  la  mirada  absorta  en  aquel  turbio  escupitajo  sobre  el  suelo.

El novio de la muerte  
El novio de la muerte  

Ruben Chacón. www.rubenchacon.es

Advertisement