Page 1

EL CLUB -­‐   La   cuenta,   por   favor   –murmuró   Hilario,   vocalizando   exageradamente,  mientras   con   un   gesto   de   la  mano   hacía   como  que  escribía   sobre  el  aire.  Uno  de  los  camareros  que  permanecía  hieráEco   a  la  sombra  de  un  gigantesco  roble,   rompió  su  rigidez  con  una  inclinación  de  cabeza,  dando  a  entender   que   había   captado  el  mensaje-­‐.  Espero  que  este   pequeño  fesHn   haya  sido  de   vuestro  agrado.   Aunque  tú   apenas  has   probado  la   comida  –le  reprochó  cariñosamente   a  su  única  hija. -­‐   Porque   me  parece   obsceno   –musitó  su   hija  Nina,  con   la   vista   fija  en   el   plato  de   fina  porcelana,   al   Eempo  que   se   limpiaba  la  boca  con  una  servilleta  bordada-­‐.  Con  la  mitad   de  la  comida  que  han  servido  a   nuestra   mesa  se  podría   haber   alimentado   a   toda   una   aldea.   Personalmente   habría   quedado   saciada   con   menos   de   la   décima   parte…   Y   mucho  más  saEsfecha,  eso  por  descontado.   A  pesar   de  la  dureza  de  sus   palabras,  la  expresión   vacía   de   los  ojos  de   Nina  imposibilitaba  añadir   carga  semánEca   alguna  a  sus  palabras,  por   lo   que  Hilario  decidió   atribuir   aquel  comentario  a   una   más  de  tantas  manifestaciones  del   cinismo  hiriente  tan  caracterísEco  en  su  hija. -­‐  No  le  hagas  caso  Hilario:  ha  sido   un   banquete  magnífico  –aseguró  su  suegra,  Francisca,  quien  trataba  de  ocultar   en   vano  su   avanzada  edad   tras  un  porte  de  dignidad  muy  sobreactuado-­‐.  Seguro  que  le   ha  encantado…  Si   conoceré   yo  a   mi   nieta.   Anda   Nina,   sé   una   buena   hija   y   muéstrate   agradecida   con   tu   padre.   En   mis   Eempos,   este   Epo   de   exquisiteces   tan  sólo  estaban  al  alcance  de   la   realeza.  Y,  al   fin  y   al   cabo,   si  nuestra  familia  es  uno  de  los   miembros   más   relevantes   de   este   presEgioso   Club   se  lo   debemos   a   los   enormes   esfuerzos   de   mi   querido   yerno   –concluyó   guiñándole  un  ojo  al  susodicho.   -­‐   ¿Acaso  os   creéis   de  verdad  que  teníamos  otra  opción…?  –preguntó   desafiante   la  joven   alzando  los  ojos  pero  sin   fijarlos  en  nadie  en   parEcular-­‐   ¿Acaso   le   importa  a  alguien  mi  opinión  al  respecto…?   –la  animosidad   de  las  palabras   de  Nina  iba  a  juego  con  la  furia  de   su  mirada,  que  fue  a  clavarse  sobre  su  padre-­‐.  ¡Y   tú,  ¿qué…?  ¿Cómo  siempre,  no   tendrás   nada  que  decir…?  –esta  vez,  el  reproche   iba   dirigido  hacia  su  madre,  la  fiel   y   abnegada  esposa  de   Hilario,  la   silenciosa   y  sumisa  Maruja,  quien   se  limitó  a  bajar  aún  más  la  cabeza  y  concentrarse,  como  si   le  fuese  la  vida  en  ello,   en  dividir   con  cuchillo  y  tenedor   el  úlEmo  arándano  que   quedaba  sobre  su  plato-­‐.  Y,  ahora,  si  me  perdonáis…,  tengo   que   ir   a   vomitar   al   baño   –concluyó   Nina   arrastrando   ruidosamente   su   ornamentado   butacón   y   dejando   caer   la   servilleta  arrugada  sobre  el  asiento. Hilario   se  afanaba  por   verbalizar   sin   éxito  algún   comentario   que   le  restase   hierro   al   asunto.  Francisca  meneaba   la   cabeza  con  resignación.  Maruja  se  limitaba  a  constatar  con  la  vista  cómo  su  hija  se  alejaba  con  paso  firme  y  decidido,   a   pesar  de  que   la  hierba  amorEguaba  el  sonido  de  sus  pisadas.  ¡Era  tan  guapa…!  Muchísimo  más  atracEva  que  ella   cuando  tenía  su   edad.  Comprobó  con   muda  saEsfacción  cómo   varios  miembros  de   otras  ilustres   familias  giraban  el   cuello   para  fijarse  en   su   Nina.  Y,  aunque  a  su   hija   no  le   agradase   ser   socia  del   Club,  era  de  ley  reconocer   que   era   aquel  y  no  otro  el   escenario  natural  al   que  Nina  pertenecía,  donde  más  posibilidades  tendría  de  forjarse  un  porvenir   tan   espléndido   como   su   belleza.  Sencillamente   no   se   la   imaginaba   en   ningún   otro   contexto   que   no   fuese   aquel   exclusivo   y  paradisíaco  entorno,  a  salvo  de  todas   las  amenazas  exteriores,  de  las  que  ella  no  quería  o   no  parecía  ser   consciente.   La   llegada  del   camarero   con   la   cuenta  les   otorgó   la   excusa   perfecta  para  disipar   de   sus   cabezas   aquel   nubarrón.   Arrebujándose   en   sus   respecEvos   asientos,   los   tres   parecían   senEr   un   gran   alivio.   Su   ingenuidad   no   les  permiHa   darse  cuenta  de  que  estaban  trocando  incómodos  vientos  por  la  inclemencia  de  un  huracán… -­‐  ¡Espere…!  –el  tono  agudo   y  algo  desesperado  en  la  voz   de  Hilario  alarmó  a  los  comensales  más  próximos-­‐   Disculpe,   debe  de  tratarse  de   un  error   –dijo  tratando  de  conferir  a  su  voz  toda  la   calma  y  la  confianza  que   no   senHa,  al  Eempo   que  extendía  de  vuelta  hacia  el  camarero  el  elegante  sobre  que  contenía  el  coste  de  aquella  colación.  


Tanto su   esposa   como   su   suegra   presuponían   que   el   precio   a  pagar   sería   elevado.  “Y   así   ha  de   ser”,   pensaba   la   anciana.  Al  fin  y  al   cabo  ellos  eran  tan  miembros  del   club  como  los  que  más.  Habían  sido   muchos  años  soportando   lacerantes   miradas   por   encima   del   hombro.   Nadie   contaba   con   ellos.   Y,   ahora   que,   para   sorpresa   de   propios   y   extraños,  se  codeaban   con  la  flor   y  nata,  le   llenaban   de  orgullo   las   miradas  cargadas  de  celos   que  les  dedicaban  el   resto  de  las   familias  cada   vez  que  servían  un   nuevo   manjar  a  su   mesa.   Era   como  si  las  envidias  ajenas  confiriesen  a   aquellas  deliciosas   viandas   de  un   sabor   aún   más   refinado   y  exquisito.  No   obstante,   el   rostro   exangüe   de   Hilario,   aquella  expresión  estúpida   y  pánfila  que  de  pronto  se   había  adueñado   de  su  semblante,  parecía   presagiar  algo  más   que  un  ligero  contraEempo. Presa  de  la  curiosidad,  Francisca  se  giró  hacia  su  hija,  apremiándola  mediante  gestos  a  que  consultase   a  Hilario   sobre   el  moEvo   de  tanto  suspense.   Maruja   por   su  parte,  con  un  ostentoso   encogimiento  de  hombros,  le  dio  a  entender  a   su   señora   madre   que,  si   bien  no  conocía  el  pesar  que  afligía  a   su  esposo,  de  haberlo  sabido,  igualmente,  se  la  traería   al  pairo. -­‐   ¿Algún…,  ejem,  existe   algún   inconveniente,  querido   yerno…?  –espoleada  por   la   pasividad   de  su   hija,   incapaz   de   seguirse  mordiendo  la  lengua,  Francisca  decidió  pasar  a  la  acción. -­‐  Esperadme  aquí,  os  lo  ruego.  Yo  solucionaré  esto…  –fue   la  única  respuesta  por  parte  de  Hilario,  quien  se  levantó  de   su  asiento  y  se  encaminó  presuroso  hacia  las  oficinas  del  Club. “Comienza   a  anochecer”,  pensaba  Maruja,  mientras  contemplaba  impasible  la  galopada  de  su  marido.  Sin  embargo,   pese  a  lo   tardío   de   la  hora,  el   Club   estaba  a  rebosar.   Nadie   parecía  querer   marcharse.  El   ambiente,  por   lo  general   sereno  y  elegante,  se  encontraba  esa  noche  algo  turbado.  Los   miembros  de  las  disEntas  familias,  que  casi   siempre   permanecían   sentados   en   sus   respecEvas   mesas,   salvo   para   los   perEnentes   saludos   de   rigor,   aquella   noche   formaban  corrillos  heterogéneos   por   todo  el   jardín.  Nunca  se  escuchaba  una   voz   más  alta   que   otra,  pero  durante   aquella  velada,  había  quienes   intentaban  hacer  oír  su   voz  por   encima  de   las  demás.  Caras  largas,  gestos  airados  por   doquier…  Algo  no  iba  bien. -­‐  ¿Dónde  está  mi  padre…?  –preguntó  al  cabo  de  un  rato  Nina,  que  regresaba  en  aquel  momento  del  aseo. -­‐  Precisamente  eso  mismo  estaba  pensando  yo  –replicaron  al  unísono  su  madre  y  su  abuela. -­‐  ¡Aquí  estoy  queridas!  –exclamó  Hilario  que  se  aproximaba  a  la  mesa  apretando  el  paso. -­‐  ¿Va  todo  bien?  –preguntaron  esta  vez  las  tres  mujeres  a  coro. -­‐  Por  supuesto  que  sí…  Por  supuesto  que  sí  –respondió  Hilario  con  una  sonrisa  falsa  prendida  en  los  labios. -­‐   Perfecto,  porque  ya  estoy  cansada  de  este   siEo   y  quiero   volver   a  casa  cuanto  antes   –replicó  Nina,  que  no   estaba   dispuesta  a  abandonar  su  postura  combaEva. -­‐   Pero  eso  es  imposible,  Nina,  querida  mía  –arguyó   Hilario,   posando   firmemente  una  mano   sobre   el   hombro  de   su   hija  hasta  que  Nina,   desconcertada,   volvió  a  tomar   asiento-­‐.  Precisamente  los  dirigentes  del  Club   están  preparando   algo  muy  especial  para  vosotros,  los  jóvenes…  ¡Verás  que  sorpresa! -­‐  Pero  yo…,  yo  no…  –balbució  la  chica. -­‐   Tú  te   quedas  aquí   mientras  yo   acompaño   a  tu  madre   y  a  tu   abuela  a  casa  –ordenó  Hilario   sin  tener   en   cuenta  la   voluntad  de  su  hija.  Tras  una  pausa,  suavizó   el   tono   y,  dotando  a  su   voz  de  toda   la   persuasión  con   que  los  años  de   experiencia  ungen  a  los  políEcos,  sentenció:  Eres  joven…  La  noche  te  pertenece.

El Club  
El Club  

Ruben Chacón. www.rubenchacon.es

Advertisement