Page 1

Cirugía Pediátrica HISTÓRICO BREVIARIO DE SUS PRINCIPIOS. RELATO POR UNO DE LOS PIONEROS DE LA ESPECIALIDAD EN MÉXICO.


1

CIRUGÍA PEDIÁTRICA. HISTÓRICO BREVIARIO DE SUS PRINCIPIOS. RELATO POR UNO DE LOS PIONEROS DE LA ESPECIALIDAD EN MÉXICO. (*)

No existe duda sobre la estrecha relación que desde tiempos remotos ha existido entre la medicina interna y la cirugía en su afán de proporcionar salud al ser humano y sus comicios marcharon presumiblemente con simultaneidad. Herodoto ya nos los dió a entender en su Historia. Sin embargo, seguramente antes de Macaonte y Podalirio ya se diferenciaban con claridad sus dos terapias a las cuales más tarde Quiron tipificara con obstinación en la época de la medicina helénica. La historia de la pediatría quirúrgica, de la cirugía pediátrica o de la cirugía infantil se remonta a tiempos inmemorables. Las tres terminologías antes citadas a las que se recurrirá con frecuencia e indistintamente en estos relatos tienen raíces mexicanas, anglosajonas y francesas respectivamente. Como para la mayoría de las ciencias para la medicina pediátrica el hacer un relato de su historia implica el abrevar básicamente a lo tangible de sus libros, artículos, revistas y demás documentos escritos o grabados, razón por la cual a ellos hemos recurrido en esta sinopsis.

(*) Prof. Andrés Ernesto Straffon Osorno

AMC – AMP – AAP – BAPS - EPSA


2

EN EL MUNDO

Los primeros documentos de que tenemos noticias son los Manuales Rusos de Cirugía Infantil de I.V. Bush editados en 1807, el de Cirugía Operatoria de J.J. Salomon en 1840 y el del francés M.P. Guersant del Hospital des Enfantes Malades de Paris quién publica periódicamente como Noticias sus experiencias sobre ésta especialidad entre 1840 y 1860. Por ese tiempo, el también ruso S.F. Jotovitski en 1847 publica temas de pediatría quirúrgica. En 1860, J. Cooper Foster, cirujano del Guy’s Hospital y del Royal Infirmary for Children publica The Surgical Diseases of Children con excelentes litografías de hemangiomas, espina bífida, gastrostomías y colostomías. En el mismo año A. W. Johnson inició sus lecturas sobre The Surgery of Childhood en el Hospital for Sick Children, Great Ormond Street, London, mismo hospital en donde un siglo después en 1963 antecedido por el trabajo de Duhamel leyera mis trabajos de ingreso a la British Association of Pediatrics Surgeons e intitulados: Congenital Hypertrophic Pyloric Stenosis. Neostigmine Test in the Diagnosis and Ladd’s Disease. Information About 36 cases studied in the preoperative, transoperative and postoperative. Las lecturas de T. Bryant iniciadas en 1863 como Lettsomian Lectures sobre cirugía pediátrica y que serian reconocidas

por el Council of the Medical Society of

London. T. Holmes publica en 1869 The Surgical Treatment of Diseases of Infancy and Childhood en el mismo año en que se funda en América el Children’s Hospital de Boston y en el cual en 1953 sería un estudiante de postgrado. Pirogof, quién para mi fuera para la neonatología lo que Vesallius lo fué para la moderna fisiología del


3

adulto, en 1880, con sus notables investigaciones comparativas de la anatomía de los cadáveres de niños sanos y malformados abre las puertas europeas que influirían en Tarnier en ese año y en Budin en 1890. En 1909 S.W. Kelley, siendo President of the Association of American Teachers of the Diseases of Children publica el primer libro de texto de Norteamérica sobre los padecimientos quirúrgicos de los niños. Roux en 1907 lleva el intestino hacia arriba para la reconstrucción esofágica. Años después en 1910 el ruso D.E. Gorójov publica el texto más completo sobre la materia en donde se incluían intervenciones para corregir las deformaciones congénitas y las originadas por la tuberculosis osteoarticular. Hay datos sobre el tratamiento herniotómico, de las apendicectomías, de las intervenciones sobre boca, oidos y garganta; se describen técnicas sobre las sindactilias, corecciones para la fimosis y las parafimosis, hoy obsoletas por la práctica de la Sinequiotomía. Fredet y Ramsted en 1912 publican la piloromiotomía para el tratamiento de la Estenosis Pilórica, a partir de la cual se evitan las derivaciones gastrointestinales. Para 1913 Ritcher inicia la posibilidad de la cirugía en la atresia esofágica aunque el primer intento se atribuye a Steele en 1888. También por el año de 1919, se creó la primera cátedra de cirugía infantil dirigida por F.K. Veber en el Hospital Raujfus de Leningrado. Todo esto acontecía casi con simultaneidad gracias a las cercanias de los paises y a la emigración masiva hacia los U.S.A. que en esos tiempos facilitaban el intercambio. Así, A.V. Reuss, A. Reiche, V. Pfaundler, Barcrof, Hess, V. Jaschke, se interesaban ya no sólo en lo anatómico del niño, sino como también de su fisiología y ya enfocaban sus investigaciones al recién nacido. Como ha sido fácil observar las influencias rusas, inglesas y francesas influyeron preponderantemente en los


4

comicios de la pediatría quirúrgica en América. Por escritos e intercambios personales de quienes escribieron y vivieron por los años veintes del siglo XX, se estima que fue a raíz de esa época el que se consolidó como especialidad importante a la pediatría quirúrgica y se aceptó en definitiva su diferenciación con la cirugía general del adulto. Destacan entre ellos por haber dejado claras constancias: Barrington-Ward de Londres quién entre muchas más dejó constancia de ésta oración: “El adulto puede ser tratado sin peligro como un niño, pero lo inverso puede causar una catástrofe”; Fraser de Edimburgo, Coe de Seattle, Ladd de Boston con sus investigaciones en los cadáveres con diversas patologías de la cavidad abdominal y especialmente de las implantaciones peritoneales anómalas que refiere con Gross en su libro de 1941 intitulado Abdominal Surgery of Infancy and Childhoood; Penberthy de Detroit; Broca, Kirmisson y Ombrédanne de París; Drachter y Gossman de Alemania; Krasnobaev y Terovski de Moscú. Poco tiempo después, allá por los mediados de los treintas, aparecen en la escena W. Potts quién en base a los estudios de Blalock-Taussig practica en los cuarenta la anastomosis aórtico-pulmonar en el Fallot y remata con su extractado y primoroso libro de 1959 intitulado The Surgeon and the Child; a Longino en el Children’s de Boston lo mire practicar estas derivaciones aórtico-pulmonares. R. Gross con su versátil y novedoso tratado The Surgery of Infancy and Chilhood y quién iniciara para el mundo el auge de la cirugía cardiovascular de origen congénito empezando con la sección del conducto arteriovenoso patente en 1938 y su Unidad Sharon de convalecientes en donde acabé de realizar mi tesis. Ehrenpreiss y Bodian con sus aportaciones a las enfermedades ano-rectales congénitas y O. Swenson sobre la


5

etiología del Hirschsprung y el descenso abdominoperineal al que después se le sumaran algunas variantes y que culminara esfuerzos con su práctico y comprensivo libro de 1958 intitulado Pediatric Surgery; M. Grob y G. B. Duhamel, en europa, quienes como la mayoría dejan constancia en sus textos de originales modificaciones a las técnicas clásicas, y destacando M. Févre con sus enormes aportaciones a la ortopedia infantil. Se editan los Atlas de Gross, el de White y el de Ashcraft, con espléndidas leyendas, preciosos dibujos pero carentes de fotografías sobre todo en el transquirúrgico y menos aún en color como las mostradas en nuestro Atlas 2003-2009. Las aportaciones en urología pediátrica de Johnston, de Williams y de Witaker en Inglaterra y los de Hendren en los U.S.A. nos abrieron más posibilidades terapéuticas que pudimos poner en práctica. En 1962 aparecen los 2 tomos de Benson, Mustard, Ravitch, Snyder y Welch también intitulados Pediatric Surgery y que completaron nuestro aprendizaje de ese entonces. Guardo autografiado por Benson un ejemplar. En habla española se edita por el Hospital Central Militar el libro de Pediatría Quirúrgica de J. Lozoya y F. Cacho en 1959, el de Cirugía Pediátrica de F. Beltrán B. en 1969 por el Hospital Infantil y el Manual de Cirugía Infantil de A.E. Straffon en 1971 por el Instituto Mexicano del Seguro Social. Todos con aportaciones originales y con sus estadísticas. De estas obras sólo el de Straffon ha llegado a la 5a edición llevando el título de la última publicada en 1992 de Pediatría MédicoQuirúrgica y remata con el Atlas Compendiado de Pediatría Médico-Quirúrgica del 2003 en texto escrito y del 2011 en DVD Multimedia y las cuales Bayer publicara como Obras magnas y que incluyen su 8 películas docentes. En 1976 el


6

Dr. A. Peña R. edita El Niño Gravemente Enfermo. Terapia Intensiva en Pediatría, el Dr. Gil Barbosa en 1983 produce Procedimientos en Cirugía Pediátrica y en 1988 por el Dr. C. Baeza H. se publica Patología Quirúrgica Neonatal. Al parecer estos fueron los primeros textos conocidos en habla española. Son concomitantes o se suceden, entre otros, los libros y artículos de Soave en Italia, de Pellerin en Francia, de Gans en los Angeles, de Jones en Melbourne y el de Rickham y Johnston sobre Neonatal Surgery

en Londres. Todos ellos llevan consigo innumerables

experiencias y avances de cirujanos pediatras quienes imprimieron modificaciones, sellos de singularidad y aportaron de su peculio técnicas o principios originales. Otros importantes libros que versaban sobre

las consideradas como sub-

especialidades de la cirugía pediátrica aparecieron por esos últimos tiempos pero que escapan al objetivo primordial de relatar lo sobresaliente comprobable de los principios de la especialidad. Mientras tanto se instaura en años recientes la variante de Cirugía de Corta Estancia, la cual previa evaluación del caso, logra que el niño sea reintegrado a su casa a la brevedad posible sin tener la larga estancia hospitalaria que significaba el permanecer hasta el último retiro de sus puntos.

Con ello se ha conseguido

prioritariamente devolver al niño lo antes posible al lugar de sus amores cercanos y además reducir y por ende ahorrar los costos que se generan por las innecesarias y prolongadas estancias hospitalarias. Al mismo tiempo se difunden innovaciones quirúrgicas y tecnológicas las cuales en un principio sólo tenían indicaciones propedéuticas. Se atribuye al médico árabe Abulkasim (963-1013) ser el primero en utilizar una luz reflejante para investigar el


7

cervix; a Kelling en 1901 la endoscopía de la cavidad peritoneal; a Veress en 1938 a su aguja para insuflación de CO en la cavidad abdominal; Kalk en 1951 por sus 2000 casos de laparoscopías diagnósticas. Gans y Berci desde 1971 practican en niños la laparoscopía diagnóstica. A partir de estos hallazgos, así como del chip de computadora adaptado a una cámara de video, los cirujanos encuentran la posibilidad de practicar no sólo la propedéutica sino la cirugía laparoscópica, llamada también de mínima invasión, para los diversos problemas que requieren cirugía

en

la

infancia.

Quizás

el

primer

libro

de

Laparoscopía

y

Toracoscopía Pediátrica fue editado por Thom E. Lobe de Memphis Tennessee y a partir de él, aparecen más y más informes para la corrección de procesos patológicos

antes

reservados a la cirugía clásica o tradicional. ¿Cirugía

laparoscópica fetal? La mejor conseja para los practicantes de ésta cirugía es la de que antes de practicarla tengan una basta experiencia en la cirugía a cielo abierto. Concatenado a lo anterior ocupa un lugar trascendente el que se refiere a los Transplantes. Aunque ya se vislumbraban estos y sus variantes, corresponde a Alexis Carrel, receptor del Premio Novel en 1902, los primeros trabajos con el intento de transplantar órganos entre animales pequeños, el de las anastomosis vasculares y el cultivo de tejidos; al inicio de los transplantes de órganos aparece Housay (1929); Murray, Merril y Harrison (1958) el de riñón; Starzl (1963) de hígado; Hardy (1966) de pulmones; Bernard (1967). Sin embargo, estos con sus variantes, en cuanto a resultados humanistas, prácticos y estadísticos permanecen paupérrimos. Sin el mínimo deseo de malograr o contravenir todos los nobles, encomiables y


8

admirables esfuerzos que se han hecho y que prosiguen haciéndose con el propósito de mejorar todo lo concerniente a los transplantes de órganos, si sugeriríamos suplicantes, que con sus mismos bríos no se dejaran de hacer las investigaciones actuales que se citan más adelante y el de considerar y tener presentes estas reflexiones y elucubraciones relacionadas con la niñez. Recordemos

que los

principios básicos de la bioética referentes a la investigación (Código de Nuremberg (1947), la Declaración de Helsinski

(1964), la Enmienda de Tokio (1975), los

Artículos de Viena (1983), de Hong Kong (1989), de la OMS (1993), coinciden en que son requerimientos primordiales para abordar cualquier investigación humana la autonomía y el consentimiento. Si con buena fe transpolamos con lógica factibilidad dichos postulados al ámbito de la terapéutica sabremos en cuanto a las distintas fases de crecimiento y desarrollo del niño, que esos requisitos son imposibles de cumplirse dejando al crío en la indefensión completa. Por otra parte, los niños no son cosa, objeto o producto de la cual sean los familiares, los tutores o las autoridades sus dueños y quienes con libre albedrío puedan disponer de su vida y por ende optar por decisiones a las que a la mejor el niño, vivo o muerto, no consintiera. En su existencia vital, primordialmente, el niño necesita de demostraciones de amor de parte de sus padres y seres cercanos, de cariños, besos, apapachos, amigos, juguetes y juegos, amigos, mascotas, deportes, escuela, paseos y los cuales en el preoperatorio y en el postoperatorio, tedioso, largo, doloroso y triste al que se ven sujetos, todo eso que es su calidad de vida le es prohibido. Además en todo trasplante existe la azarosa y desesperanzadora sombra del rechazo y la incompatibilidad, precoz o tardía. El Transplante de órganos en pediatría resulta


9

ser en ocasiones un recurso elitista, porque está supeditado a largas listas de espera, a la suerte, la influencia y al dinero. Se auspicia potencialmente al tráfico y a la venta de niños o de sus órganos e insita a la ganancia ilícita en el comercio humano. Al niño se le llega a mirar, potencialmente, como un depósito, bodega, almacén o reservorio de órganos. El procedimiento es muy oneroso y el costo de los medicamentos

para evitar el rechazo, las infecciones, el mantenimiento y las

complicaciones podrían ser derivadas a otras más frecuentes cirugías que reclaman los niños en lista de espera de su cirugía electiva. Por ser la edad pediátrica (desde el primer vagido hasta la adolescencia) en la cual se efectúan los más grandes cambios vitales en cuanto a desarrollo y crecimiento, comprenderemos lo difícil que es conseguir un órgano adecuado. En lo cadavérico, los órganos por transplantar deben proceder de “cadáveres sanos”, de muerte violenta y pronto manejo especializado, lo que en el consuetudinario vivir resulta una rara posibilidad. En teología popular y superficial ¿No se es ingrato o se comete sacrilegio o profanación, si se dona en vida o postmortem los órganos que Dios nos obsequió y a los cuales estamos obligados a cuidar como un todo indisoluble? Con respecto al transplante fatuo e indignante de órganos de animales al niño, todos han resultado en fracaso rotundo. Además de lo citado que invita a la reflexión, para aquellos que hemos transitado cerca de 67 años en la cirugía pediátrica, que hemos compartido más que alegrías,

de las angustias, sufrimientos y congojas de la niñez enferma,

nos

permitimos insistir en que con el mismo tesón que se pregonan los transplantes, se continúen reforzando

las investigaciones en la nanomedicina aplicada, en la

ingeniería biomédica, molecular y genética y se prosigan las indagaciones sobre las


10

células madre, troncales o estaminales, las cuales por cierto ya han probado su utilidad y avances. Mientras tanto debemos hacer gala de conformidad ante la pena de lo difícilmente posible, descorazonante y desesperanzador. Enseñar a fortalecer nuestro espíritu con esa resignación conciente ante lo inevitable. Tener presente siempre al Ser Supremo que rige nuestros destinos y a la naturaleza que gobierna biológicamente la selección natural de las especies.

EN MÉXICO

En la época prehispánica los recursos manuales con fines terapéuticos más que de verdadera arte y ciencia quirúrgica deben de haber sido practicados por las diferentes razas que poblaron el país entre las que destacaban los Olmecas, Teotihuacanos y Toltecas. Nuestros naturales o aborígenes eran más duchos en el manejo de la maravillosa herbolaria. Entre los aztecas se sabe que practicaron trepanaciones, correcciones de fracturas expuestas, devridación de abscesos, cierre de

heridas

y

desgraciadamente

otros

procedimientos

con

fines

curativos.

Ritualística

y

por los sacrificios a sus dioses eran diestros en extirpar

corazones de niños para ofrendarlos los primeros días del mes de febrero correspondientes a nuestra época a Chalchiuhtlicue diosa de Agua y a Tlaloc Dios de la Lluvia. Desafortunadamente también era común la práctica de las punciones o incisiones en las orejas y en el “capullito de su miembrecito”, costumbres adoptadas quizás como un ritual bautismal. Y pensar que a casi cinco siglos más tarde, los mexicanos luchamos contra las marcas y torturas de la niñez e incentivamos la


11

integridad del importantísimo prepucio. En la época de la colonia aparece en 1768 la Real Escuela de Cirugía de México forjada a instancias del preclaro cirujano español Don Pedro Virgili con su inconcevible dualidad de requisitos para los Cirujanos Latinos y para los Cirujanos Romancistas, según tuvieran o no estudios previos y profundos de medicina. La historia de la cirugía pediátrica en ciernes está íntimamente ligada a los nosocomios que contaban con lugar para albergar a niños. Así es de suponer con visos de credibilidad que muchos cirujanos generales de adultos o practicantes de otras especialidades allegadas hubieran intentado la maniobra quirúrgica para tratar, sobre todo, ciertas teratologías o malformaciones congénitas aparentes. En la época independiente el Hospital de Maternidad e Infancia en 1861 se establece en esta Capital. Después de que Maximiliano instala en su Corte la Casa de Maternidad e Infancia se inaugura en 1877 una sala dedicada exclusivamente para niños en el Hospital de San Andrés que dirigiera el Dr. Eduardo Liceaga, una de cuyas instalaciones llevaría también el nombre de Hospital de Maternidad e Infancia. Al inaugurarse en 1905 el Hospital General de México esta última mencionada instalación le es incorporada, no siendo sino hasta 1950 cuando al Hospital General se le dota de un gran pabellón pediátrico. Aunque un esbozo primicial de hospital pediátrico pudiera haber sido el Hospital de la Caridad para Niños de Puebla rehabilitado en 1877, parece ser que el crédito corresponde al Hospital Infantil de San Luis Potosí surgido por la privilegiada mente del Dr. M. Otero Arce quién fundara quizás la primera revista pediátrica del país y de América latina la cual se intitularía Anales del Hospital Infantil de San Luis Potosí.


12

A éste connotado médico se le reconoce ser el precursor de la cirugía pediátrica en México. Como anécdota de primicia con relación a él que se autonombró como el primer cirujano pediatra, está la primera pericardiectomía realizada en México en el año de 1883 con el propósito de extirpar un “gran goma de mediastino”. Es necesario mencionar que a principios del siglo XX el Dr. I. Peón Aznar inicia la cirugía infantil en el viejo Hospital O’ Horán de Mérida. En 1899 el Dr. Roque Macouzet desempeña la Cátedra de Cirugía Infantil después de habérsele otorgado en 1892 al Dr. C. Tejeda el primer nombramiento que hiciera la Escuela de Medicina como Profesor de Clínica de Enfermedades Infantiles. El Hospital de San Pablo se transforma en Hospital Juárez y en 1911 se crean salas de atención infantil, mismo año en que la Academia Nacional de Medicina instala su sección de pediatría con tres sitiales. La medicina interna y la cirugía continuarían hermanadas aunque la primera hubiera sido quién se fraguara a principios del presente siglo con egregias personalidades tales como las de: G.Diaz Lombardo, A. Ortega, F.P. Carral, R. Carillo, A. Pruneda, A.G. Alarcón. Años más tarde les seguirían otros más, varios de ellos con estudios en el extranjero y algunos de los cuales llegaron a ser mis maestros directos: Dr. I. Espinoza de los Reyes fundador de la Sociedad Mexicana de Puericultura en 1928 y simiente de la que 1930 sería la Sociedad Mexicana de Pediatría que conjuntaría a los destacados doctores, M. Toroella, M. Cárdenas de la Vega, de quién por cierto continuaría en niños provenientes del ejército mexicano su discreta casuística sobre antropometría del niño mexicano, tablas de peso-talla y de otras dimensiones que con apocopadas modificaciones aún subsisten. El Corl. M.C. F. Gómez Santos, mi maestro de la Cátedra de Paidología;


13

R. Aguilar Pico, A. Navarro Hidalgo, R. H. Valenzuela y Prado Vértiz, con quienes asistiría como ponente por México, en algunos Congresos Internacionales. En especial rememoro el X de Lisboa porque de ahí surgió la invitación para ingresar a la British Association of Paediatric Surgeons; R. Soto Allende, J. Muñoz Turnbull, quién siempre me apoyara y avalara con mis estudios y especialmente con los entonces controvertidos sobre el prepucio; F. López Clares y etc. Entre estos distinguidos pediatras se atribuye a los doctores A. Marvan y a L. Escontría el haber intervenido quirúrgica y exitosamente a recién nacidos. A todos ellos nuestro reconocimiento, no sólo por ser incentivadoras para la creación del gran Hospital Infantil de México, sino por haber sido los instigadores indirectos del recurso quirúrgico. No podría haber existido pediatría haciendo a un lado a la cirugía. Las pequeñas instalaciones pediátricas como los Centros Materno-Infantiles, como la Casa de Cuna para Niños Expósitos, el Hospital de Niños Dolores Sanz y la paupérrima sala dedicada a los niños en el antiguo Hospital Militar del Cacahuatal y que después pasara a Arcos de Belén, así como las divisiones, los departamentos, las salas ó los servicios infantiles de los grandes hospitales generales fueron a no dudar los primeros protagonistas de la pediatría quirúrgica, puesto que debieron de haber contado con cierta cirugía pediátrica la cual ameritó haber sido practicada, por supuesto, con grandes restricciones por los cirujanos de adultos más habilidosos de esos tiempos. No fue sino hasta la inauguración del Hospital Infantil de México en 1942 por el Corl. M.C. Federico Gómez Santos, (quién por cierto fundara también en 1963 el


14

Hospital Pediátrico del Centro Médico Nacional Siglo XXI e insistiera en otros hospitales pediátricos en el valle de México) y estando como Jefe de Residentes en cirugía el Tte. Corl. M.C. Jesús Lozoya Solís y como Residente Adjunto el Dr. F. Cacho, es cuando en la realidad se crea la pediatría quirúrgica responsable, organizada, académica, docente, investigadora, rehabilitadora y social. Como un puntal aledaño estaba como Jefe de Residentes en Medicina el amable y enjundioso Tte. Corl. Herrera. El maestro Lozoya acrecentó sus estudios pediátricos en el Children Hospital de San Luis Missouri, mismo hospital en donde antes estudió el maestro Gómez Santos al lado de W. Mc. Marriott y para posteriormente

perfeccionar

su pediatría quirúrgica estuvo al lado de Ladd y Gross en el

Children´s Hospital de Boston. Estas circunstancias garantizaban los verdaderos cimientos de la cirugía pediátrica y no sólo de la de México. Por su capacidad y carisma tuvo contacto directo con los representantes quirúrgicos de ese tiempo, lo que le mantuvo siempre actualizado. Fue fundador de la Sección de Cirugía de la American Academy of Pediatrics junto a Coe, Ladd, Gross, Swan, Swenson y Clatworthy entre 1948 y 1953. En 1947 fui medio-interno en el Hospital Infantil de México gracias a que la Cátedra de Paidología y otras que de la Médico ahí se enseñaban y a que el maestro Gómez Santos conocía de mis asistencias quirúrgicas estudiantiles y quién quizás como a otros me llamaba “ mi hijo”, le indicó al administrador, Mayor M.C. Espinoza Ogarrio, que me diera la tarjeta para mis alimentos, la cual era perforada de acuerdo con el día de consumo y que me costaba un peso diario. Fungía como Residente en Medicina y después como destacado Sub-Director el Mayor M.C. L.


15

Benavides, quién además de docente y escritor, ocupara después puestos políticoadministrativos de importancia pediátrica. Los doctores F. Cisneros y G. Zarate Mijangos eran los sub-residentes quirúrgicos. En esa época el Hospital contaba con los brillantes internistas ya citados en líneas anteriores, pero carecía de pediatras cirujanos y por ello invitó a cirujanos del Central Militar quiénes con relativamente poca experiencia pediátrica pero con enorme experiencia médico- quirúrgica en su especialidad acudían al nosocomio y a quienes por órdenes superiores y que bueno que así fuese, los asistiría con frecuencia con mi ayudantía: Torres de Anda en cirugía de tórax; R. del Villar, Becerril Carmona, M Fernández Posada, F. Reyes Rodríguez y Castillo Dibildox en otorrinolaringología; en oftalmología J. Palomino Dena; en neurología y psiquiatría M. Ramos Contreras fundador de la neuropediatría; M. Salas como fundador también de la anatomía patológica pediátrica y uno de sus colaboradores E. Contreras R.; en infecciosos R. Pous Roca; en broncoesofagología E. Echevarria; Álvarez de los Cobos en el incipiente servicio de prematuros; en pediatría ortopédica a L. Sierra Rojas quién por cierto junto a Velazco Z. fundara el primer Banco de Huesos; en cirugía plástica y reconstructiva F. Pérez Gallardo. S. Sariñana estaba en la residencia menor de oncología de la consulta externa vespertina del Dr. Zalce. Desde ese entonces, en los comicios del Hospital Infantil, allá por los años 40 del pasado siglo, siendo aún adolescente, supe que quería ser un cirujano pediatra. Poco tiempo después se presentan en ésta sinóptica historia los doctores F. Beltrán Brown, E. Villalpando, F. León Díaz, O. Navarro y pocos años más tarde en cirugía experimental el Dr. A. Silva Cuevas, llegando a ser el primeramente citado en 1954


16

quién continuara la jefatura que dejara el Dr. Lozoya cuando este se vio precisado por avatares del destino a distanciarse del Dr. Gómez Santos. El Dr. Lozoya allá por 1949, después de mi servicio en el 9o Regimiento de Infantería y cumpliendo el también obligatorio internado rotativo en el Militar, conociendo que ya había entregado mi papelería para ingresar al Infantil, un buen día me espetó que él ya no acudiría a ese Hospital, por lo que si yo quería ser cirujano como reiteradamente se lo había hecho saber, recogiera mi documentación de ingreso al Infantil (cosa que nunca me perdonó el maestro Gómez Santos) e iniciara la Sub-Residencia en pediatría quirúrgica en el Central Militar con la cual no contaba aun el hospital ni el Ejército y que años más tarde se reconocería. Al término de ella se me recompensó con un grande y colorido diploma. Tal vez fui afortunado al saberme el último ayudante que tuviera el maestro Lozoya en su cirugía en el Central Militar y en el quirófano que él consiguiera instaurar en la misma ala dedicada a la pediatría quirúrgica. En éste connotado

Hospital-Escuela

ayudé y realicé de

estudiante de pregrado toda suerte de cirugía, desde cabeza hasta pies. Dado a mi constante asistencia al Infantil, desde sus principios, en 1953, ante la imperiosa necesidad de dar conocer las rutinas de la exploración clínica pediátrica la cual no se enseñaba ni se practicaba uniforme y sistematizadamente terminé el libro intitulado Propedéutica Pediátrica que se convirtió en el primer libro sobre la materia en idioma español y que en su 5a edición del 2001

se llama: Clínica

Pediátrica. (Como preclara anécdota, la edición de éste texto fue costeada por el dueño de Lito Offset y Diseño como pago por haberle salvado la mano derecha a su hijo, la cual querían amputársela en la Cruz Roja y mano la cual sufriera 28


17

fracturas regionales y muchas conminutas, al ser aprisionada esa extremidad por los rodillos de la imprenta). Ahora adulto, éste paciente escribe a máquina fácilmente y juega frontón. El libro colaboró en la investigación antropológica del niño mexicano y en la confección de sus tablas, así como a enseñar las diferentes e indispensables prácticas en la exploración clínica infantil, a deslindar los diagnósticos, a elaborar la Historia Clínica y a facilitar la elección entre la terapéutica médica o la quirúrgica. Tal vez mi Currículum y éste texto facilitaron mi aceptación al Children’s Medical Center de Boston, en dónde aprendería la cirugía cardiovascular congénita, la cual no era practicada en México y que era la que nos faltaba

practicar. Además

tendría la oportunidad de conocer personalmente a Ladd, Gross, Longino, Mac Collum -- el de los 5.000 mil labios y paladares hendidos --, Ingram precursor de la neurocirugía pediátrica, Newhauser pionero en radiología infantil y a quién ayudé a darle vuelta al mecanismo de bicicleta con el cual obtenía las serigrafias, Smith con su paciencia y

su libro de anestesia en pediatría, a Gamble y Metchkoff en

electrolitos y a Farber en histopatología y a los que serían mis compañeros de época: el pelirrojo Wrenn, Bishop, Izant, Martin y Sthal, quienes todos llegaran a ser jefes de cirugía en los principales hospitales infantiles de U.S.A. Acudí a ciertas cirugías con Gross, como segundo y tercer ayudante en algunas intervenciones de coartaciones de aorta, persistencia de conducto arteriovenoso y a las de comunicaciones interceptales,

pero observé todas

sus cirugías. En la Unidad

Sharon dedicada a la convalecencia quirúrgica de las cardiopatías congénitas completé mi tesis con el estudio

sobre 104 intervenciones

investigadas en el

preoperatorio, transoperatorio y postoperatorio y que publicaría también en el


18

Boletín de Sanidad Militar en 1955. Robert Gross le escribiría al Gral. de Brig. Arias Capetillo Director de la Médico Militar solicitándole para mí un tiempo más, lo que no fue concedido por la disposición castrense ante la devaluación de nuestro peso. En mi despedida se dirige a dicho Director en estos términos.... “he has been a most faithful follower of all the work which has been going on in the Surgical Department.”.... A mi retorno y siendo Mayor M.C. fui nombrado, por méritos, Profesor Adjunto en la Cátedra de Pediatría Médico-Quirúrgica de la Médico Militar y entre 1953 y 1957 fungí como Jefe del Servicio de Pediatría Quirúrgica del Central Militar, misma Jefatura que tiempo después llegara a ocupar el Mayor M.C.

A. Peña Rodríguez. Como

digresión a estas líneas es necesario responder a lo que se me ha preguntado con frecuencia, del por que no ejercí la cirugía congénita cardiovascular para la cual había asistido a prepararme con Gross, preciso comentar que: primero, ésta cirugía de referencia se me hacía muy restrictiva y rutinaria en cuanto a lo que sentía eran mis capacidades quirúrgicas y segundo, al que no se me abrieron las puertas para ejercerla y si en cambio se me ofreció el ejercicio amplio de la cirugía pediátrica tanto en el Ejército como en el IMSS en cuyas dependencias no existían aun las subespecialidades. Para regresar al hilo de éste relato, en ese entonces era Jefe de la División de Pediatría el Tte. Corl. R. González Ruiz quién por cierto fundaría el primer sanatorio privado en el D.F. dedicado exclusivamente a los niños y el cual estuviera ubicado en la calle de Tlaxcala en el D.F. y al que recurriríamos para nuestras intervenciones privadas. Posteriormente otros destacados cirujanos pediatras, lograrían construir y equipar el Hospital Infantil Privado el cual sigue


19

funcionando sobre la calle de Río Becerra. En el Central Militar fueron adjuntos en esos tiempos los Mayores M.C. O. Pedraza Chanfreau, E. González Padilla y posteriormente también J. Alamillo Landín, quienes responsable y activamente participaron en la docencia de la especialidad y que hasta la fecha continúan como brillantes pediatras cirujanos. El Mayor M.C. Pedraza Chanfreau junto con el maestro Lozoya hicieron

posible innumerables aportaciones socio-científicas y

publicaciones de relevancia para la cirugía pediátrica de Latino-América en la Revista de Pediatría Quirúrgica Panamericana en la cual fueron publicados varios artículos de investigación de nuestro cuño. A partir de 1958, es decir al año siguiente de haberse fundado la Sociedad Mexicana de Cirugía Pediátrica en cuya iniciación intervinieron al parecer los doctores E. Villalpando del V, F. León Díaz y Sariñana N. y la cual tuviese como primer Presidente al último de los citados, solíamos reunirnos nocturnamente en el Hotel Luma, por invitación expresa del maestro Lozoya y con el propósito de relatar experiencias de nuestros casos quirúrgicos: Cisneros, González Ruiz, Sariñana N., Beltrán B., Trejo, León Diaz, Villalpando, Mar Zuñiga, Pedraza Chanfreau y yo. Fui el tesorero de la incipiente Sociedad con sus contados miembros. Procurábamos asistir siempre al Infantil a las sesiones clínico-patológicas a las 12 horas de los jueves y a las mensuales vespertinas de la Sociedad Mexicana de Pediatría de la cual soy miembro desde 1953 por aceptarse el que para ser cirujano pediatra se debería ser antes un buen pediatra. El Hospital Infantil sigue siendo un gran almácigo de calificados cirujanos pediatras que continúan sus enseñanzas dentro y fuera de la república.


20

En este contexto extractado se percibe la fuerte e indisoluble coalescencia de orígenes de la pediatría quirúrgica de México en los que quedaron amalgamados tres grandes hospitales: por un lado el Hospital Central Militar, que abrió sus puertas en noviembre de 1943 y por el otro el Hospital Infantil de México inaugurado en abril de 1942 en un edificio adaptado que perteneció a Mundet y el añejo Children’s Medical Center de Boston. A partir de éste mancomunado crisol se derramaron cientos de cirujanos pediatras que responsable y activamente ejercen la especialidad en las diversas instituciones pediátricas del país y en algunas del extranjero. Como pediatras o cirujanos de adultos que ejercieron como pioneros la cirugía infantil lo fueron en Jalisco los doctores M. Gómez Orozco, Navarro F. O. y Eguiarte V .F.; en Puebla los doctores F. Marín, Quintana J. R., Vázquez N.E., García Sánchez L. Camacho B.S. y García S. L; en Nuevo León los doctores Madero G. H. y Garza Tamez J.; en Tamaulipas Salinas G.H., Bermudez R.R.; en Yucatán Rendón P.A., Heredia G.C.,Mediana S. R., Navarrete L.A.; en Oaxaca Zárate M. y otros también connotados que se me escapan y que junto con la mayoría de los anteriores tuve la fortuna de contactar en algunos eventos pediátricos en los cuales se cimentó la pediatría quirúrgica antes que en las reuniones de la querida Sociedad Mexicana de Pediatría Quirúrgica. A todos ellos les han seguido brillantes y responsables pediatras cirujanos egresados de los distintos hospitales generales de nivel superior y de los hospitales infantiles actualmente en servicio. Llegó el Día de Reyes de 1955 fecha en la que arrancan los cimientos de la cirugía pediátrica en el Instituto Mexicano del Seguro Social y hoy Centro Médico La Raza


21

con la participación del Mayor M.C. A. Straffon Osorno quién a su vez fungía como Jefe de Pediatría Quirúrgica del Hospital Central Militar y al que se le uniría posteriormente el Dr. O. García Pérez quién acababa de terminar la sub-residencia quirúrgica en el Infantil. Este preámbulo histórico se tratará más ampliamente en líneas que seguirán. A instancias del maestro Gómez Santos ante la regencia de hierro de Uruchurtu por las cuales se insistía en la necesidad de dar atención a la población marginada del D.F. abren sus puertas en 1958 los Hospitales Infantiles del D.F., siendo el de Atzcapozalco el primero. Pero no fué sino hasta marzo de 1961 al abrir sus puertas el Infantil de Moctezuma bajo la dirección del Mayor M.C. A. Amor Villalpando cuando se inicia el programa académico de cirugía pediátrica. Hoy como jefe y titular de la especialidad está el Dr. C. Baeza Herrera. quién continua siendo un destacado y hábil cirujano, investigador y escritor. Han discurrido por los nuevos y diversos Hospitales Infantiles del D.F., imprimiendo su sabiduría los doctores R. Zepeda, E. Villalpando, E. López del Paso, G. Alvarez Amezcua, R. Zelaya, C. Salazar Juárez, C. García Irigoyen, R. Franco Vázquez, G. Trigos y otros. En enero de 1960 se inicia la cirugía pediátrica en el ISSSTE, en el Hospital 20 de Noviembre, con la adscripción del Dr. E. Avendaño Gutiérrez como Jefe -- quién se formara con nosotros en La Raza y el cual junto conmigo lográramos obtener en 1957 un reconocimiento en New York de la American Medical Association por la película titulada “Neostigmine test in diagnosis of

Pyloric Stenosis” --

y los

cirujanos pediatras Guillermo Trigos y G. Guiza Lambarri como sus cercanos colaboradores. A continuación F. Cacho de la Fuente sería el Jefe en 1966 del


22

Servicio de Cirugía Pediátrica del 20 de Noviembre y al cual como Avendaño lo hizo, con frecuencia me invitaba. Cacho ya había publicado en 1954 su libro sobre Labio y Paladar Hendido en el que todos abrevamos. En marzo de 1963 se inauguró el Hospital de Pediatría del IMSS siendo su primer Director el entonces Gral. M.C.

F. Gómez Santos quién invitó como Jefe del

Departamento de Cirugía al Dr. A. Silva Cuevas y como cirujanos adscritos a los doctores J.Rubens Villalvazo, R. Franco Vázquez y L.E. Pedroza Martínez y como Jefe de Residentes el Dr. E. Shor Pinsker, todos ellos muy capaces cirujanos con escrupulosa formación pediátrica y extraídos del Infantil. El antes IMAN -- Institución Mexicana de Asistencia a la Niñez --, fundado en 1970 y cuyo primer Director fue el Tte. Corl. M.C. Alger de León Moreno, distinguido cirujano gastroenterólogo y amigo mío, me invitaría a iniciar la cirugía pediátrica en el nosocomio, lo cual me ví precisado y apenado a rechazar por la gran carga de trabajo quirúrgico y docente en La Raza del IMSS. Al IMAN se le llamaría en 1972 Hospital del Niño IMAN y el que recuerdo fue su Director el Tte. Corl. MC. Lázaro Benavides. Más tarde en 1979 se convirtió en el Instituto Nacional de Pediatría. El servicio de cirugía pediátrica inició sus actividades con el Dr. Bibiano Alva como jefe de la división de cirugía, el Dr. V. Caloca Moreno como Jefe del Servicio de Cirugía General y el Dr. A. Olguín Gálvez como adscrito. Los tres estudiaron en el Infantil de México y tuvieron la oportunidad de salir al extranjero a observar en otros hospitales pediátricos los avances de la cirugía por lo que éste hospital adquirió fama y prestigio mismo que continuarían el Mayor M.C. A Peña Rodríguez y el Dr. M. Vargas Gómez. El primero está ahora en el Schneider


23

Children’s Hospital de New York aportando sus estudios sobre las malformaciones anorectales. En 1987 se reconoce en el Contrato Colectivo de Petróleos Mexicanos la especialidad de pediatría quirúrgica, pero no fue sino hasta 1989 cuando se inicia el curso de especialización con cede en el Hospital Central Sur de Alta Especialidad del D.F. y que fuese reconocido por el Consejo Mexicano de Cirugía Pediátrica hasta 1990. En forma ya oficial quienes forman parte del cuadro docente en la cirugía pediátrica son los Drs. L. Torres C., J. Mora F., H. Mellado de la C. y otros certificados cirujanos repartidos en distintas zonas de la República Mexicana. En el año de 1975 se formó incipientemente el Consejo Mexicano de Cirugía Pediátrica al unísono con otros Consejos de otras diferentes especialidades, con el propósito de cumplir con exigencias profesionales de esa época que comprometían a que el ejercicio de las especialidades fuera realizado con personal reconocido y altamente calificado. Obtuvo su reconocimiento de la Academia Nacional de Medicina en 1976. Fueron entregados hasta 1976 en Morelia-Michoacán los primeros Certificados que avalaban la oportunidad legal de ejercer la especialidad. La Revista Mexicana de Cirugía Pediátrica data del año de 1991, tan deseada y esperada y más para los propensos a difundir conocimientos. Hubo antes intentos fallidos y fines no logrados. La presencia de la Revista fue acunada en la Ciudad de Torreón y hay que atribuírsela al Dr. P. Arenas Aréchiga de Tamaulipas, entonces Presidente de nuestra Sociedad y a los colaboradores cercanos que le ayudaron a editarla. Como ya fue citado en renglones previos, se establece la Cirugía de Corta Estancia


24

con sus indicaciones humanas y económicas. Se han disipado las controversias de su instauración. Se ha comprobado sus beneficios y borrado sus malos entendidos por parte de los familiares que exigían no se les diera de alta a sus pequeños sino hasta que se les quitara el último punto. Por eso pagaban sus impuestos y sus seguros. Así mismo progresaron los avances de la Cirugía Laparoscópica ó de mínima invasión cuyos antecedentes breves ya fueron emitidos en líneas anteriores, la cual ha mostrado su beneficio en distintas intervenciones practicadas antes sólo a cielo abierto, en tanto que el dolor postoperatorio es menor y a que el niño mayorcito se reintegra más rápidamente a sus juegos y a sus labores escolares. En ésta cirugía destacan los trabajos de Héctor Azuara Fernández y colaboradores. A propósito de los Transplantes de Órganos, tema al cual nos referimos al finalizar la parte correspondiente a EN EL MUNDO, habría que acotar que al realizarse la sesión conjunta de la Academia Mexicana de Cirugía y de la Academia Mexicana de Pediatría el 3 de mayo de 2011, Varela Fascinetto, Hernández Plata y Bolio Cerdán presentaron su trabajo elaborado en el Hospital Infantil de México e intitulado Transplantes en Pediatría.

EN EL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL

El Director General informa al H. Consejo Técnico que “el día 1o del presente mes- enero de 1955-- empezó a funcionar el Servicio de Pediatría, que es uno de los más grandes del país, después del Hospital Infantil”......”El dia 6 de enero de 1955


25

estuvieron invitados a partir la Rosca de Reyes con un grupo selecto de enfermeras pediatras -- todas procedentes del Infantil -- los doctores Rogelio Hernández Valenzuela, Roberto Ramos Motilla, Margarito Castañeda, Mario Calles, Rafael Ronces y Andrés Straffon Osorno”. A finales del 1954 yo había sido previamente entrevistado por el Dr. Mauro Loyo Díaz, de origen también castrense, quién fungía como Director Médico del IMSS y él que junto con el Comité de Selección tenía el encargo de elegir al personal idóneo con el propósito de poner en marcha los servicios pediátricos del entonces Hospital de Zona No 1. Sabía de mis antecedentes curriculares por haber obtenido en toda la carrera en la Médico la mayor puntuación entre mis compañeros de generación, estuvo enterado de mi formación de pediatra cirujano en el Hospital Infantil y en el Central Militar, de mi postgrado como estudiante en el Children’s Medical Center de Boston, Mass. y de que en ese entonces era docente adscrito y ocupaba el cargo de Jefe del Servicio de Cirugía Pediátrica en el Militar, razones según él, por las cuales se había fijado en mí para invitarme a integrar la inicial plantilla de pediatría en ese gran hospital. Acepté con la

condición

de

mantener

mi

jerarquía

con

todas

las

atribuciones

y

responsabilidades de un Jefe de Servicio, como así fue desde mi ingreso. Acepté pese a que mis amigos y compañeros me pedían desistir del empeño para no desprestigiarme. La Raza del IMSS, en su preludio tenía muy mala fama. Quién iba a decir que estos antiguos denostadores del IMSS aceptarían ingresar al Instituto e incluso llegaran a ocupar puestos directivos de importancia desde la Sub-Dirección Médica, pasando por la Dirección de hospitales y llegando hasta jefes de servicio. La precaria atención médica que en sus inicios prestaba el Seguro era muy mal


26

vista, severamente criticada y auguraba para el médico el empolvarse y su segura denigración. No exigiéndoseme horario y no teniendo aún un contrato firmado, el que por cierto se concretaría mucho tiempo después,

porque en La Raza estábamos todos a

prueba, acudía un día no y un día si a explorar a algunos niños internados procedentes del Sanatorio México y a invitación de los doctores Ramos Motilla y M. Castañeda. A mediados de enero intervine en la Sala Haile Selassie, (porque la donara para quirófano de pediatría), con su placa conmemorativa que aún debe persistir en el quirófano, al primer recién nacido quién presentaba una hipertrofia congénita del píloro, para lo cual llevé conmigo mi propio instrumental recién traído de Boston. Hubo otras intervenciones de poca monta en los días subsiguientes las cuales realicé gracias a la tranquilidad que me proporcionaban las enfermeras pediatras del Servicio, sobre todo de la Seño Olea,

la Seño Clariza, la Seño

Azcárate, la Seño Hermelinda y de la instrumentista-ayudante Seño Guille quienes fueron siempre para el Servicio la base de que éste se superara y de que se pudieran realizar trabajos de investigación, de docencia y de archivo iconográfico. Semanas más tarde llegaría el doctor O. García Pérez quién había terminado su subresidencia en cirugía en el Infantil. A partir de estas fechas

se suprimió la subrogación dispendiosa que por éste

concepto se pagaba al Infantil. Al principio teníamos casos quirúrgicos desperdigados en los pisos noveno y décimo. Pronto procuramos organizarnos en las 36 camas-cunas del 9o poniente. Era tal el caudal de nuestra cirugía por los casos que nos eran enviados del D.F. y de toda la República e incluso del extranjero, que


27

me fue imperioso dejar la jefatura en el Central Militar en 1957. Después, nos dividiríamos y uno se pasaría al 9o Oriente a atender la cirugía de mujercitas para yo permanecer en el 9o con la responsabilidad de la cirugía de los varoncitos, cirugía que sin desmerecer a la cirugía de las niñas es más en cantidad y más versátil. Como urgente necesidad se solicitaron Residentes. Los primeros lo fueron los doctores Everardo Machuca procedente del Militar y Eduardo Avendaño del Infantil, siendo éste último, como ya mencioné, con quién filmara la primera película docente del IMSS en 1957. Otros más, inmejorables Residentes de los otros servicios que se iban integrando a Hospital acudían prestos a ayudarnos: J. Rodríguez Malpica, R. Fernández, F. Valdivia y O. Barquín. Poco después estarían adscritos los doctores E. Picazo M., J. Bustos, Julio Carvallo y C. Gamboa Navarro, siendo el primero y el último ex-Residentes del Infantil que desearon especializarse en cirugía con nosotros. Desde los comienzos de la formación de los Residentes y a través de ese primicial cuarto de siglo siempre se les inculcó la responsabilidad de su exploración clínica minuciosa, del humanismo, del constante estudio, de la disciplina, del anhelo de mejorar su destreza y superación quirúrgica, de la honestidad, del afán de conseguir primeros lugares en los concursos -- los que en los patrocinados por la Sociedad Mexicana de Cirugía Pediátrica y en otros casi siempre hubieron obtenido --, el que con su esforzada constancia produjeran algo patente para la especialidad y el que en su diario quehacer siempre se mantuvieran alejados de las politiquerías, de las buscas administrativas y de las habladurías envidiosas, argucias que retrazarían su progreso y no les dejaría nada positivo a la posteridad. Con el propósito de que


28

los Residentes sintieran más orgullo, estímulo, prestancia y apoyo moral por su Servicio y por su Hospital, se ingresó a 16 corporaciones Académicas, Asociaciones y Sociedades tanto nacionales como internacionales; actualmente se es Sinior en la BAPS, Emérito en la AAP, Sinior en la European y Emérito en el sitial de pediatría quirúrgica en la Mexicana de Cirugía. De los 44 cirujanos pediatras

que por

espacio no enlisto y que fueron egresados de la Raza en ese cuarto de centuria de su comienzo, con la excepción de 2, estoy muy orgulloso de ellos por la huella que han sabido dejar como hombres y que siguen dejando en beneficio de la especialidad que abrazaron; sin ellos no se hubiera podido realizar toda la investigación, la docencia y la asistencia que prestigió a la cirugía pediátrica y no sólo de la del Instituto sino de la de México. Es una lástima acotar que en todo lo expuesto anteriormente, O. García Pérez a pesar de mi insistencia, me dejó sólo, no apoyó ni aportó nada a la cirugía pediátrica; sus intenciones fueron siempre la de los cargos político-administrativos. En el pináculo de su prestigio, en La Raza se llegó a operar en calidad, versatilidad y cantidad, semanalmente, más niños que en el Central Militar y en el Children’s de Boston juntos. Debido a las exigencias del momento por las que atravesaba el Seguro en esos 25 años de sus principios pediátricos institucionales nos vimos precisados a abarcar a casi todos los procedimientos quirúrgicos en boga y que se hacían en otros hospitales infantiles del extranjero que contaban ya con subespecialidades. Por esto último comprendimos la necesidad de crear grupos que en sus principios llamamos Clínicas y los cuales comprendían las sub-especialidades de neonatología, urología, oncología y de labio y paladar hendido.


29

Se abriría en 1963 el Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional con los bien preparados cirujanos procedentes del Infantil y que ya fueron citados en renglones previos, lo que disminuyó la carga de trabajo. La abertura en 1965 del Hospital de Gineco-Obstetricia No 3, anexo a la Raza, volvió a incrementar afortunadamente nuestra cirugía neonatal. A raíz del movimiento médico de 1964 la plantilla se agrandó con dos magníficos adjuntos: el Dr. Armando Otero Rios y el Dr. Enrique Milán Reyes ex- Residentes de pediatría quirúrgica, ambos formados por el Servicio. Como consecuencia del imprevisto movimiento médico, en 1965 suple al Dr. Milán el cirujano general Rodríguez Mendoza y en 1967 suple al Dr. Otero el cirujano general Aspiroz Contreras; más tarde ingresaría el cirujano general F. Ulloa. Nuestros Residentes fueron partícipes en la enseñanza de la cirugía pediátrica de los anteriormente citados. Se agrega el Dr. Eleazar Valle Mena ex-Residente formado en nuestras filas, quién llegara a ser el Jefe de Quirófanos y el Dr. J. F. Toledo Rosado ex-Residente quirúrgico del Hospital de Pediatría del IMSS, los cuales ampliaron y amainaron favorablemente todas las facetas de nuestra cirugía. En el transcurso de estos años comiciales y cruciales de la pediatría quirúrgica en el IMSS el Servicio inicia y organiza las normas para la enseñanza de la cirugía pediátrica, comienza la investigación antes que otros servicios pediátricos o de adultos, instaura mixturadamente las normas y protocolos del Central Militar, del Infantil de México y de los del Infantil de Boston; realiza y enseña todos los procedimientos quirúrgicos aprendidos, desde cabeza hasta pies y que por cierto la mayoría de ellos en la actualidad siguen de uso corriente en la especialidad y no sólo dentro de los practicados en el Instituto. Una vez instaurada incipientemente la


30

docencia institucional se acopla con el resto de los demás servicios pediátricos y del resto de los servicios que se fueron integrando paulatinamente al nosocomio a fin de colaborar en la introducción de los planes y programas docentes de pregrado

y

postgrado en el propio IMSS, tanto de la Universidad Nacional Autónoma de México como del Instituto Politécnico Nacional, así como indirectamente en los de la Médico Militar. Participamos como preludio, primero en los grupos pilotos y después, directa e intensivamente en la educación médica continua. Para evitar la pérdida de tiempo que representaba el salir a consultar libros y bibliografía y por los deseos de publicar para dar a conocer a la pediatría quirúrgica de La Raza, ante el primer y mejor Director que tuvo La Raza, Dr. Manuel Barquín Calderón, abogamos reiteradamente por la fundación de una biblioteca misma que abrió sus espacios por el año de 1959 en el local que ocupaba la pletórica sala de nuestras urgencias pediátricas. Había mi antecedente de haber contribuido a organizar junto con la bibliotecnista Beristain la biblioteca de la Médico Militar. Justo es mencionar que la mayoría de las editoriales a las que recurrimos a solicitar ejemplares contribuyeron a la integración de la que tal vez fue la primera biblioteca médica en el IMSS. Por nuestro entusiasmo por prestigiar a la Raza y por ende al Instituto y a uno mismo, se llegaron a publicar en su primer cuarto de siglo más de 50 artículos de los cuales fueron de investigación clínica cerca de 30. Como el Boletín del Hospital Infantil de México estaba proscrito a autores que no fueran de extracción del propio hospital la mayoría de los artículos fueron plasmados en la Revista de la Sociedad Mexicana de Pediatría, en la Revista de Sanidad Militar, en la Panamericana de


31

Cirugía Pediátrica, en Cirugía y Cirujanos y en otras de las pocas pediátricas de entonces. Se contribuyó a obtener quizás los primeros premios que en concurso obtendría el IMSS en las Asambleas Nacionales de Cirujanos de los finales de los cincuentas y principios de los sesentas por las películas sobre la Hipertrofia Congénita del Píloro. Valor Diagnóstico de la Neostigmine; Enfermedad de Ladd. Piloroplastía y Nitrofurazona en la cavidad abdominal como modificaciones a la técnica original; Cirugía del Esófago Congénitamente Corto. Para contribuir a la docencia de la cirugía pediátrica, con hechos casos ignorados por otros hospitales, se filmaron además de las citadas, las siguientes películas: Extrofia Vesical. Técnica en Dos Tiempos; Descenso Abdomino-Perineal de Swenson-Hiatt; Disección Anatómica de los Principales Elementos Cervicales Para la Extirpación del Higroma Colli, Quiste de Uraco y tumor desmoide, filmes que por La Raza fueron exhibidas en diferentes eventos científicos e incluso en el extranjero. Se obtuvo Menciones Honoríficas y la Estatuilla de Primer Lugar en las Asambleas Nacionales de Cirujanos, el Premio Nestlé en 1963 por la investigación sobre la Enfermedad de Ladd y el de Montes de Oca de la Academia Mexicana de Cirugía en 1975 por su trabajo sobre Linfangiomas Quísticos Externos. Sabedor de mi entusiasmo el “maese” Valenzuela, hacedor del internacionalmente conocido Manual de Pediatría me invita a iniciar como coautor los capítulos de cirugía a los que después se incorporarían otros coautores. Igualmente se participó como médico del IMSS en otros libros como el de Urgencias Quirúrgicas y en otros impresos de la Academia Mexicana de Cirugía. Se editó como en renglones previos fue mencionado, en 1971 el Manual de Cirugía Infantil, el cual fue prologado por el


32

Dr. Luis Méndez, entonces Director Médico del Instituto, texto que quizás fue, uno de los primeros de cuño Institucional. Después se hizo una nueva edición intitulada Cirugía Pediátrica, otra más con igual título y la cuarta ya en 1992 editada con el nombre de Pediatría Quirúrgica en la que como coautores participaron principalmente ex-Residentes de Pediatría Quirúrgica del IMSS. Como ponente por México y por ende del IMSS, se participó en los Congresos Internacionales de: New York -- 1957 -- , México -- 1958 --, Venezuela -- 1960 --, Portugal -- 1963 -- y Japón -- 1965 --. Como más aportaciones de La Raza a la cirugía pediátrica y por continuar estimulando en su orgullo a los Residentes y alumnos que por sus aulas pasaban,

publica las siguientes entidades antes no

registradas en la literatura pediátrica nacional: Osteogénesis Imperfecta en un Recién Nacido, Síndrome de Cooley Minor, Supercircuncisión, Páncreas anular, Agangliosis

del

intestino

delgado,

Síndrome

de

Parker-Weber,

Esófago

Congénitamente Corto, Síndrome de Chilaiditi, Hamartoma Hepático en un Recién Nacido, Sarcoma Botriode de Próstata en un Niño y Síndrome de Reye. Como cirujano de La Raza expone y publica la Prueba de la Neostigmine para el diagnóstico de la Hipertrofia Congénita del Píloro; la Píloroplastía y la solución de Nitrofurazona en Cavidad Abdominal como Modificación a la Técnica de Ladd; Cirugía a Cielo Abierto para el Manejo de los Grandes Abscesos Hepáticos Amibianos en lugar de las Punciones repetidas; Derivación Ileal en los casos de Colon Tóxico Amibiano; uso del Aspirador común en el Descenso AbdominoPerineal del Lactante; difunde con fines quirúrgicos la Clínica en Pediatría y las Proporciones Anatómicas en la Infancia, destaca el Signo del Rebote para el


33

diagnóstico del Hidrocele Vaginal, clasifica en orden de frecuencia a las atresias esofágicas, en las atresias biliares practica la técnica sugerida por Muñoz K. en el adulto; distingue variantes en la patología ínguino-abdominal y etc. Entre otras actividades dirige tesis de pregrado y algunas de postgrado tales como: Tumores en Pediatría (del Dr. J. Villegas Borrel quién llegara a ser jefe de cirugía en el Hospital Pediátrico del Centro Médico Siglo XXI ), Hipetrofia del Píloro.Valor Diagnóstico de la Neostigmine, Malrotación Intestinal Variedad Ciego No descendido, Criptorquídea, Anomalías Urogenitales Externas mas Frecuentes, Abdomen Agudo en Pediatría, Hernia Inguinal en Pediatría y otras que están asentadas en su Currículum vital iconográfico, el cual en ésta versión es primicial y sui generis. En La Raza, con el material de 108 prepucios recolectados de cadáveres del SEMEFO obtenidos gracias a la amabilidad de su Director, el urólogo y Tte. Corl. Miguel Olvera y que fueron extirpados por las noches y cuyas edades abarcaron desde fetos hasta ancianos, nuestro gran anatomopatólogo José Vargas de La Cruz investiga por microscopia electrónica las muestras, encontrando en todas ellas la presencia de un músculo liso de contexturación plexifome (Dartos de StraffonVargas de la Cruz) y por lo tanto distensible o expandible. El Servicio de Pediatría quirúrgica de La Raza se convierte en el primero en difundir el hallazgo tanto nacional como internacionalmente y hecho que incentivo y dio lugar a diversas investigaciones y por ende a la elaboración de la que en el orbe sería la primera y única Monografía sobre el Prepucio y la cual en éste 2000 entra en su 5a edición. Como consecuencia de estas investigaciones, campañas, talleres, conferencias, artículos y libros, videos, CDs editados al respecto, se consigue iniciar la HIGIENE


34

DEL

NIÑO

NO

CIRCUNCIDADO

echando

mano

del

recurso

de

la

SINEQUIOTOMÍA después de los 3 meses (liberación, ampliación y distensión prepucial), técnica original, que no mutila, fácil, poco dolorosa, rápida, innocua, de resultados nobles y que por décadas ha sido utilizada en decenas de miles de niños incircuncisos y utilizada por la mayoría de los médicos actualizados y honestos que saben de los Derechos Humanos de los Niños y en especial de los del Recién Nacido. Como se mencionó con el recurso de la Sinequiotomía

se consigue la Higiene

Genital Temprana en la Infancia (HGT) antes no conocida como tal. Son por todos estos esforzados trabajos de un cuarto de siglo realizados en La Raza, con mixta simiente del Militar, del Infantil y del Children, como se concibe el óvulo fecundado y cuna de la cirugía pediátrica en el IMSS y como se comprueba su indiscutible y valiosa aportación a la especialidad tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

1.- Garrison F. H. History of Medicine 4a de. Phil.and Lon. W.B

Saunders Cy

1960. 2.- Benson C. D., Mustard W.T. and Ravitch M.M. Pediatric Surgery. Chicago. Year Book Medical Publishers INC 1962 3.- Ladd W. E. an Gross R. E. Abdominal Surgery of Infancy and

Chilhood.

Phil. and Lon. W.B. Saunders Cy. 1941 4.- Gross R. E. The Surgery of Infancy and Childhood Phil. and

Lon. 1953


35

5.- Swenson O. Pediatric Surgery 3rd. Ed. Appleton- Century-

Crofts. New

York. 1969. 6.- Potts W. J. The Surgeon and the Child. Phil. and Lon. W.B.

Saunders Cy.

1959. 7.- Duhamel B. Technique Chirurgicale Infantile. Masson & Cie.

Ed. Paris

1957 8.- Fevré M. Cirugía Infantil y Ortopedia Ed. El Ateneo Barcelona 9.- Straffon O.A. Propedéutica Pediátrica Ed. Lito Ofsset

1968.

México, 1953.

10.- Lozoya S. J. y Cacho de la F. F. Pediatría Quirúrgica Ed.

E. C. L. A. L.

México 1959 11.- Straffon O.A. Manual de Cirugía Infantil 1a Ed. Interamericana México 1971 12.- Kiesewetter W. B. Pre and Postoperative Care in the Pediatric Surgery Patient. Ed. The Year Book Publisher INC Chicago,

1956.

13.- Beltrán B. F. Cirugía Pediátrica Ed. Med. Hosp. Inf. México, 14.- Rickham P.P. and Johnston J.H. Neonatal Surgery

1969.

ButterWorths

London, 1969. 15.- Gans S. L. Surgical Pediatrics

Ed. Grune & Stratton,INC

New York,

1973 16.- Somolinos D.G. Capítulos de Historia Médica Mexicana y el la Fusión Cultural y su Trascendencia Médica.

Fenómeno de

Soc. Mex. de Hist. y Filos.

de la Medicina. T II México, 1979 17.- Valenzuela H. R. Crónica Sobre el Servicio de Pediatría del General del Centro Médico La Raza, IMSS

Hospital

Mimeógrafo México, 1968


36

18.- Lozoya S. J. México Ocupa su Lugar en la Pediatría Mundial

Organizada.

Rev. Mex. Ped. 38: 19 México, 1968 19.- Cárdenas de la P. E. Centro Médico La Raza. Bosquejo

Histórico

Ed.

IMSS México, 1976 17.- Pellerin D. y Bertin P. Técnicas de Cirugía Pediátrica Ed.

Toray-

Masson Barcelona, 1981. 18.- Doletki S. Y. y Isakov Y. F. Cirugía Infantil Ed. JIMS Barcelona. 1974. 19.- Straffon O.A. Pediatría Médico-Qurúrgica Trillas S.A. de

C.V.

México, 1992 20.- Straffon O.A. Historia Clínica de Aner Ed. Tierra Firme

México 1986

21.- Straffon O.A. Sinequiotomía Si--Circuncisión No. Monografía del Prepucio. 4a Ed.

Trillas S.A. de C.V. México, 1991.

22.- Straffon O. A. Clínica Pediátrica Ed. Prado México 2001 23.-

Straffon O. A. Higiene Genital del Niño. La Sinequiotomía. México Ed. Prado 2001

24.-

Straffon O. A. Atlas en Color de Pediatría Médico-Quirúrgica CD ROM Software Jacarandas México 2001

25.-

Straffon O.A. Atlas Compendiado de Pediatría Médico-Quirúrgica. Ed. Bayer México 2003

26.-

Straffon O.A. Atlas Compendiado de Pediatría Médico-Quirúrgica. Libro Electrónico en Versión DVD Multimedia Ed. Bayer Schering Pharma 2011


37

Cirugía Pediátrica  

Cirugía Pediátrica del Dr. Andrés Straffon

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you