Page 1

DE SUR A SUR ANDALUCÍA

www.aspa-andalucia.org

Nº 61 abril 2015

El Mediterráneo de autopista de culturas a fosa común El Mediterráneo, que fue durante siglos, autopista de culturas, se ha convertido en los últimos 15 años en un cementerio para más de 20.000 emigrantes y refugiados que buscaban protección y una vida mejor en Europa.

habrían muerto 1.500 inmigrantes en el Mediterráneo, a los que habría que sumar los de la nueva jornada trágica, también en las aguas del Mediterráneo, del día 20, donde al menos tres personas han muerto al encallar una embarcación con unos 200 inmigrantes a bordo ante las costas de la isla griega de Rodas, en el archipiélago del Dodecaneso. Hay que recordar que según la Agencia Europea de Fronteras (Frontex), la UE registró en 2014 una cifra récord de 270.000 inmigrantes llegados en situación irregular.

El acento de esta situación dramática lo ha puesto el naufragio de un pesquero en aguas del Canal de Sicilia, entre las costas de Italia y Libia, en la madrugada del domingo, día 19, causando la mayor tragedia ocurrida en el Mediterráneo en las dos últimas décadas, con cerca de 700 personas desparecidas.

La envergadura de un drama humano, sin precedentes, ha provocado la repulsa de las organizaciones sociales, que llevan lustros reclamando más medios; y del Papa, que pidió a la comunidad internacional actuar con "decisión y rapidez". Quien no ha reaccionado con determinación es la UE, que estos días celebra una reunión conjunta de los ministros del Interior y de Exteriores, pero que aún no ha sido capaz de articular una política migratoria global, estable y eficaz. Ya en octubre, Amnistía Internacional y las principales ONG advirtieron de que "el mundo se enfrenta a la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, y la UE debe garantizar una sólida capacidad de búsqueda y salvamento".

Venían hacinados en un pesquero de 30 metros de eslora, entre ellos había bebés, niños y adolescentes. Al entrar en pánico, tendieron a pegarse unos a otros, como hacemos todos los animales cuando buscamos protección, y desde ese lado de la desesperación volcaron su ataúd flotante. De esas 700 personas no hemos visto ni una cara, y de las 28 que han podido ser rescatadas apenas hemos vislumbrado a una mujer con un bebé en los brazos, que era conducida por un agente a algún lugar incierto. Si se confirman las cifras de la catástrofe de esta nueva tragedia, en lo que va de año

El naufragio ocurrió a 118 millas (190 kilómetros) de la costa de Libia. Técnicamente, está fuera del ámbito de Tritón, pero cabe recordar que esta operación está dotada de menos dinero y menos alcance geográfico que la italiana


Mare Nostrum. Además, está concebida para controlar las fronteras mientras que la de Mare Nostrum, era salvar vidas.

Rajoy reiteró el mismo día 19 que no hay ningún país del mundo que pueda por sí solo hacer frente a estos acontecimientos. El argumento del presidente lleva implícita la preocupación por un asunto que coloca a España, junto a Italia y Grecia, en una posición geoestratégica delicada. La UE debe asumir que la frontera sur del continente no solo compete a los Estados implicados, sino al conjunto de Europa, máxime teniendo en cuenta la creciente presión migratoria que representa no solo el flujo de ciudadanos que desean huir de sus países, sino de aquellos que lo hacen de los territorios en conflicto, un hecho que agiganta aún más el reto que supone la inmigración. La respuesta pasa inexorablemente por Europa. Y, a ser posible, sin las dilaciones burocráticas habituales. La izquierda europea demanda un programa urgente de salvamento marítimo y facilidades de asilo. Ahora sólo falta que los lamentos no se queden en nada y que las exigencias se traduzcan en iniciativas concretas. Estos 700 últimos ahogados son víctimas del tratamiento de la inmigración desde la óptica exclusivamente policial. De esa óptica que anuló el programa Mare Nostrum porque era caro. Se puede pensar en esas víctimas como un problema para Europa, que no sabría qué hacer con ellos; como un activo político para la

ultraderecha, que los utiliza para aterrorizar a los europeos, a los blancos; como un negocio entre la UE y los países que pueden contener su flujo; como una cifra disuasoria; como falaz cooperación. Pero eran personas con un nombre y una cara. Víctimas del terror de los estados, de los gobiernos, de las mafias, de los esclavistas, de la economía. Tomados uno a uno, una a una, esas víctimas eran vida. Cada una de ellas, una vida particular, con sus aspiraciones, sus intereses y hasta sus sueños. Probablemente, un único sueño: sobrevivir. Por eso subieron a ese barco. Con su bebé en los brazos, con un niño cogido de la mano. Con su terror a cuestas, con su muerte.

¿Europa va a seguir mirando hacia otro lado, apoyando a las multinacionales que esquilman África y provocan el éxodo, apoyando a sus sátrapas, provocando luchas intestinas? ¿Cuándo Europa se refiere a los derechos humanos a qué humanos se refiere? ¿Los subsaharianos tienen derechos? ¿Son humanos? Acaso si conociéramos sus nombres, sus caras, sus circunstancias familiares, profesionales; si las portadas y las pantallas se llenaran, apenas unos días, con su foto y su historia; si viéramos lamentarse a sus padres, a sus hijos, a sus hermanos, a sus amigos, tomaríamos conciencia de que eran individuos, vidas como la nuestra pero con un destino excedente. Llegamos a conocer muchos detalles de la vida privada del piloto de Lufthansa. Llegamos a conocer los nombres y apellidos, las caras, los estudios,


las circunstancias profesionales y familiares de muchas de sus víctimas. Excepto las personas vinculadas con todos ellos, la mayoría ya los hemos olvidado, pero durante varios días ocuparon nuestras portadas, nuestras pantallas, nuestro corazón. Es comprensible que las 150 víctimas de esa enorme tragedia impongan su actualidad. También a través de los datos personales de estas 700 personas tomaríamos conciencia de que han sido víctimas también de un piloto homicida y que sus cuerpos han sido arrojados a la fosa común del Mediterráneo. La inmigración es con certeza uno de los asuntos más preocupantes que afronta Europa en los albores del siglo XXI. Tomar conciencia de las proporciones de este desafío y esbozar las soluciones adecuadas constituye una obligación inexcusable para los dirigentes comunitarios. La ONGs

sugerimos sobre todo incidir en estudiar las causas de esta permanente tragedia. Con estos objetivos y clamando porque el Mediterráneo deje de ser una fosa común se celebraron en Málaga, organizadas por la Plataforma de solidaridad con los inmigrantes, el pasado fin de semana, las XIX Jornadas de Inmigración bajo el título de la vulneración de los derechos humanos en la frontera de Ceuta y Melilla, en el centro municipal de la plaza Montaño. Que no sea al mar, como recordaba Lorca, el único que recuerda de pronto el nombre de sus ahogados.

Luis Pernía Ibáñez (ASPA) Publicado en Diario Málaga Hoy

Actividades de ASPA Campaña de Objeción Fiscal a los Gastos Militares La Objeción Fiscal al Gasto Militar es un acto de Desobediencia Civil que consiste en la no colaboración con el Estado a la hora de sufragar los gastos empleados en preparación de guerras y mantenimiento de la estructura militar, ejército y otros cuerpos armados destinados al control social. Técnicamente se desobedece de forma activa en el momento de realizar la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) mediante el desvío de una parte de esos impuestos a un proyecto que trabaje por la justicia social. Puntos informativos y sitios que pueden ayudarte a hacer objeción fiscal 

En Córdoba hay un punto informativo todos los jueves, de 17 a 19 horas, en el Centro Social Rey Heredia (entre el 16 de abril y el 21 de mayo)

En Granada en la sede de ASPA. Es necesario ponerse previamente en contacto por correo electrónico (granada@aspa-andalucia.org)


Desde ASPA recomendamos este año un proyecto concreto, que es la financiación de las becas escolares de 40 niñas en Niantougou (Togo), dirigiendo la donación al Banco Mare Nostrum (CajaGranada) a la cuenta ES40 0487 3195 9520 0001 3087

Caseta del ENTENDIMIENTO en la Feria de Córdoba La caseta en la Feria de Córdoba. A veces nos hemos sorprendido las personas que pertenecemos a ASPA, mirando como en un trozo de tierra de 700 m2, se junta tanta gente, de tan diversas edades, tan distintas en vestimenta, de distintas culturas… y con sólo el afán de pasarlo bien sin molestar a las demás. A veces en un pequeño trozo de tierra se produce el milagro del entendimiento y de la aceptación del otro sin prejuicios, aunque sea por las ganas de divertirse.

A veces por el ruido, las luces, la alegría, perdemos la perspectiva de lo que está pasando; -

en una mesa de la caseta está sentada una familia entera, desde los abuelos hasta los nietos los cuales juegan por todo su territorio, mientras sus mayores disfrutan de un asado uruguayo,

-

en un rinconcito dos personas inician, mantienen o mejoran una relación sin importarles que nadie los mire, porque saben que en ese trozo de tierra nadie les va a prejuzgar,

-

al fondo un grupo de jóvenes, que sólo vienen a Córdoba por feria, se vuelven a reencontrar después de haber recorrido muchos kilómetros, y se dan abrazos, y besos…y se acercan a la barra de los mojitos cubanos para regar con la bebida de otro pueblo el regocijo del momento.


-

al ritmo de todas las músicas todos y todas quieren divertirse sin importar que lo que suene sea de ruman@s, de colombian@s, de vasc@s, de rus@s, de catalanes, de andaluces, de marroquíes… o de tod@s a la vez.

A veces entre todxs, amigxs, voluntarixs y miembros de ASPA hacemos ese milagro tan terrenal del ENTENDIMIENTO. Pues con el mismo objetivo de otros años, nos planteamos este volver a formar ese espacio. Aunque sabemos que cada año nos cuesta más y que por momentos tiraríamos la toalla por el cansancio, no queremos que ese pequeño trozo de tierra se pierda. Queremos volver a configurar ese espacio, PERO NECESITAMOS VUESTRA AYUDA, necesitamos que si podéis y queréis, participéis con nosotrxs en la creación de ese momento de la feria que todos y todas hacemos inolvidable. Nuestra dirección en el recinto ferial es Calle Judería, nº 7 (Esquina con la calle de Enmedio)

Para finalizar compartimos los últimos artículos subidos a la web de ASPA: -

Un año más, gracias al voluntariado, vuelve la Caseta de ASPA a la Feria de Córdoba

-

Objeción fiscal ¡No confirmes su borrador! Borra el Gasto Militar de tu declaración: ¡Infórmate y actúa!

-

Arde la memoria: Poesía y música contra la intolerancia

-

ASPA apoya a las victimas de Texaco en la Amazonía ecuatoriana

-

¿Cuántos muertos serán necesarios para que Europa tome conciencia del drama de su frontera sur?

-

22 de Abril día de la Madre Tierra

Para más información sobre ASPA y nuestras actividades puedes visitar nuestra web y seguirnos a través de las redes sociales (twitter y facebook).

Profile for Asociación ASPA

Boletín de Sur a Sur, nº 61  

Boletín de Sur a Sur, nº 61  

Advertisement