Issuu on Google+

Manifiesto de la Confederación Estatal de Personas Sordas

IGUALDAD DE OPORTUNIDADES COMO RESPUESTA A LA CRISIS

La Conferencia de Presidentes y Presidentas de las Federaciones Autonómicas miembros asociados de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) y el Consejo de la Confederación, reunida los días 10 y 11 de noviembre, quiere trasladar a todas las personas sordas y personas con discapacidad auditiva de nuestro país y a la sociedad en general las reflexiones que se recogen en el presente documento, y que pretenden responder a la situación de crisis generalizada y cambios sociales en marcha, así como a los retos de futuro que se nos plantean como sociedad. Las personas sordas hemos venido luchando desde hace más de 100 años por nuestros derechos básicos, habiendo alcanzado en ese camino conquistas irrenunciables en ámbitos clave para nuestras vidas como el lingüístico, educativo, el laboral, cultural o en el derecho al acceso a la información y la comunicación y la participación política. Logros insuficientes aún y que deben ser preservados y mejorados. Las personas sordas y nuestras organizaciones, con nuestra capacidad de gestión, representación y decisión, hemos trabajado y trabajamos sin descanso por alcanzar la plena igualdad. Y En en esa lucha proporcionamos riqueza y bienestar al conjunto de la sociedad, prestando servicios de apoyo y atención fundamentales para la vida diaria de las personas sordas, aumentando la participación social, y generando empleo y actividad económica. Cualquier recorte social pone en grave riesgo los logros alcanzados hasta el punto de que algunas de esas conquistas y derechos corren el peligro cierto de verse frenados o peor aún, limitados, haciéndonos retroceder a situaciones ya superadas y condenándonos, de nuevo, al ostracismo.


No se deben confundir las políticas de la dependencia con las de la discapacidad. Cuando esto sucede, las personas sordas arrastramos una dificultad añadida a la situación de crisis debido al hecho de que la discapacidad auditiva no implica una situación de dependencia, a pesar de que los problemas de acceso a la información y la comunicación siguen constituyendo una barrera invisible y gravemente limitante para nuestra autonomía. La Conferencia de Presidentes y Presidentas de las Federaciones Autonómicas miembros de la CNSE hace un llamamiento a la comunidad sorda y a todas las organizaciones en las que se articula, para no cejar en el empeño legítimo de conseguir la plena igualdad social y política de las personas sordas, al tiempo que anima a todas (personas y organizaciones) a abordar con realismo y esfuerzo renovado los nuevos retos y a persistir y reforzar los lazos de unidad y solidaridad que están en la base de nuestra lucha. Una vez más, nos reafirmamos en el compromiso de seguir trabajando en los tres pilares básicos que conforman nuestra razón de ser y que son la mejora de los servicios para todas las personas sordas en cualquier ámbito, el trabajo de reivindicación e incidencia política, y el trabajo de organización y mejora de la participación asociativa. Por todo ello, proponemos un trato a los poderes públicos y los gobiernos: Las personas sordas y nuestras organizaciones continuaremos aportando a la sociedad nuestros valores culturales y lingüísticos, nuestra capacidad de aportar soluciones, nuestra experiencia en el respeto a la diversidad y la lucha por los derechos civiles. Continuaremos, como movimiento asociativo, desempeñando nuestro papel, siendo motores de cuantos cambios sociales y legislativos sean necesarios, ofreciéndonos como referentes e interlocutores. Los poderes públicos y los gobiernos os comprometéis a que la ley se cumpla, a que la crisis económica, la falta de voluntad política o la falta de conocimientos no se lleve nuestros derechos por delante. Debéis contar con la comunidad sorda para


diseñar aquellas medidas que se adopten para salir de la crisis y en las políticas que nos hagan dar un paso adelante en el desarrollo del estado de bienestar Y, a todas y todos, como sociedad, que pongamos nuestro empeño y tesón en continuar creciendo hasta el día en que no haya personas, colectivos en situación de desventaja, y haya sólo ciudadanos y ciudadanas con las mismas oportunidades. La igualdad de oportunidades es garantía sólida para salir de la crisis.


manifiesto CNSE crisis