Page 122

Revista de la Asociación Diplomática y Consular de Colombia

ambientales -, y se descuidó lo realmente importante como son los instrumentos internacionales en materia de derecho internacional ambiental y de protección de los derechos humanos, dentro de los que se ubican los derechos colectivos como el del medio ambiente. La acción de gobierno en el siglo XXI es inescindible de la gobernanza ambiental, los efectos sobre este tema son evidentes, y Colombia, a pesar de su privilegiada situación ambiental, tiene muchos problemas al respecto. Para mí el tema ambiental es fundamental, me defino como un ambientalista y en mi gobierno esto será una prioridad, mi visión de país tiene un eje transversal compuesto por la sostenibilidad ambiental. Mi acción de gobierno va encaminada a la protección de páramos, compromiso que asumí desde 2014, con la minería responsable, con conservar produciendo y producir conservando, con el fortalecimiento de familias guardabosques, la delimitación de parques y áreas, y la producción limpia. Impulsaré la adhesión de Colombia a la mayor cantidad de instrumentos internacionales en materia de protección del medio ambiente, y espero poder lograr la ratificación del Convenio de Minamata para erradicar de una vez por todas el uso del mercurio. Ninguna agenda de gobierno de siglo XXI puede desarrollarse sin considerar como prioridad el tema medioambiental, así lo creo, así lo he escrito, y así está consignado en mi documento programático “IndignAcción” y mis 162 propuestas, de hecho, la imagen de mi propuesta es un árbol y sus frutos, lo que no es solo simbólico, sino que da cuenta de mi compromiso real con el tema. Orbis: ¿Cómo vislumbra la relación política con Venezuela? ¿Tiene identificada

120

una estrategia que permita enfrentar los desafíos y potenciar las oportunidades que se presenten con el país vecino? 


La relación no podrá mejorar hasta tanto la democracia y el respeto por los derechos humanos no se garantice. No podemos ser ajenos a los crímenes de derecho internacional que se cometen allí. El hecho de que las relaciones diplomáticas se fracturen en nada tiene porque afectar las tareas consulares y los derechos humanos, en este tema es imperativo que se respeten las garantías de nuestros connacionales, que se puedan repatriar prontamente los 58 colombianos privados injustamente de su libertad en Caracas desde 2016, y que el gobierno de Nicolás Maduro permita unas elecciones libres y verificadas internacionalmente. Otro desafío es lograr el pago de la deuda a nuestros empresarios, las reparaciones a quienes fueron injustamente expropiados, y que nuestros empresarios estén preparados para reinvertir en Venezuela cuando la situación económica lo permita, y que los venezolanos puedan retornar a su país. La estrategia seguirá por la vía de coadyuvar multilateralmente el cambio de las condiciones humanitarias y el privilegio de la democracia, seguiré denunciando los crímenes de derecho internacional cometidos por el régimen como ya lo hice ante la CPI en julio pasado, y haré todo lo que esté a mi alcance para que los venezolanos puedan retornar a su país y que nuestra relación bilateral pueda volver a ser fluida en todos los aspectos. Orbis: ¿Considera que los acuerdos comerciales, de protección de inversión y para evitar la doble tributación han sido beneficiosos para el país? ¿Cómo planea impulsar el comercio exterior y la inversión extranjera? 


Revista ORBIS No. 22  

Revista de la Asociación Diplomática y Consular de Colombia

Revista ORBIS No. 22  

Revista de la Asociación Diplomática y Consular de Colombia

Advertisement