Page 1

LIMPIEZA DE SANGRE EN UBRIQUE EN EL SIGLO XIX

FERNANDO SÍGLER SILVERA

HISTORIA MANUSCRITO INÉDITO

Limpieza de sangre en Ubrique en el siglo XIX © Fernando Sígler Silvera Doctor en Historia (UNED)

D

ocumentar unos antecedentes familiares exentos de lo que en otra época se consideró contaminación herética fue a lo largo de toda la Edad Moderna una tarea obligada para quienes aspiraban a desempeñar un cargo o a conseguir cualquier merced que permitiera la mejora de sus condiciones de vida y el reconocimiento de su imagen pública. Esta acreditación de una genealogía «pura», exigida desde las instancias oficiales a todo aquel que deseara subir un peldaño en la escala social o dar un paso para su promoción personal, fue una losa que pesó sobre los súbditos de la Corona desde que la Península, a partir de finales del siglo XV, dejara de ser un ámbito de convivencia y mutuas relaciones de las «tres religiones», cristiana, judía y musulmana. Aquella norma que obligaba a todo vecino a demostrar públicamente su ascendencia se tradujo en los llamados expedientes de limpieza de sangre. Éstos sirvieron de fuentes de información de la Inquisición para averiguar si alguna persona tenía antepasados judíos o conversos.

EXPEDIENTE DE LIMPIEZA DE SANGRE DEL UBRIQUEÑO FRANCISCO PADILLA.

Un ejemplo de este tipo de procesos administrativos, desarrollado en Ubrique a principios del siglo XIX, ilustra bien aquella obligatoriedad y sirve al mismo tiempo para descubrir datos interesantes sobre la vida ubriqueña en aquellos tiempos. La familia de Rosario Macías conserva una documentación manuscrita original de primer orden. Se refiere, precisamente, a un expediente de limpieza de sangre de un antepasado suyo de hace casi dos siglos. Se trata de Francisco Padilla, un vecino de Ubrique –que entonces pertenecía al partido judicial de Ronda– que en el mes de abril de 1819 presentó ante las autoridades un expediente de limpieza de sangre con el objeto de enviárselo a un pariente suyo, Antonio Padilla, que residía en México y que lo requería para un asunto personal. En esta documentación figura el motivo de la presentación de la información para el expediente de limpieza de sangre de aquel ubriqueño. Decía Francisco Padilla:

1


LIMPIEZA DE SANGRE EN UBRIQUE EN EL SIGLO XIX

FERNANDO SÍGLER SILVERA

Que para ciertos fines me conviene acreditar que yo y los demás mis ascendientes por ambas líneas soy y han sido cristianos viejos, limpios de toda mala raza de moros, moriscos, judíos, herejes, negros, mulatos y recién conversos a nuestra santa fe católica, sin haber sido contagiados ni penitenciados por el Santo Tribunal de la Inquisición, ni otro alguno, con pena que haya irrogado infamia a la familia, como tampoco han ejercido ni yo oficios viles ni mecánicos con arreglo a la legislación española, antes bien muchos individuos de mi famila han obtenido empleos honoríficos de república y sido encargados con otros destinos de distinción. La ausencia de antecedentes que no fuesen «cristianos viejos», el no haber desempeñado trabajos considerados deshonrosos y la relación familiar con personas de empleos reputados eran los tres pilares sobre los que descansaba la acreditación de pureza de sangre reclamada por aquel ubriqueño. La documentación manuscrita en la que se contiene este expediente resulta útil para averiguar el haz de relaciones de que disfrutaba Francisco Padilla. Entre los parientes a los que cita como garantes de su pureza figuran varios religiosos: Fray Gregorio de Ubrique, sacerdote capuchino, que era su tío carnal; Fray Cristóbal y Fray Rafael Padilla, sacerdotes, sus primos segundos, el primero de la orden de observantes y el segundo de San Gregorio, que ejercían en Sevilla; Fray Josef Padilla, carmelita descalzo, tío de primo hermano; y Fray Antonio y Fray Rafael de Ubrique, sacerdotes capuchinos, también primos suyos. Resulta significativo que el vecino ubriqueño también aduce como argumentos en su favor la existencia de relaciones de consanguineidad con cargos y funcionarios de la administración de aquel principio del siglo XIX. Así, cita a Antonio de Padilla, tío de su primo hermano, que fue alcalde ordinario de la villa de Vejer, y de quien eran hijos los presbíteros José y Antonio Padilla; Pedro del Valle y Padilla, también tío de primo hermano, que fue escribano de Gaucín; Josef Padilla, que fue también escribano, pero de la villa de Jimena y asimismo tío en igual grado; Josef Padilla, del mismo parentesco y capitán de Marina; Manuel de Padilla, catedrático de Medicina en el Real Hospital de Cádiz, primo segundo suyo, de quien era hijo Josef Padilla, beneficiado y secretario interino de la villa de Vejer; otro Josef Padilla, también primo segundo, escribano numerario de la ciudad de Cádiz; y Basilio del Valle, primo suyo y escribano de la ciudad de Arcos de la Frontera.

DOCUMENTO CON EL SELLO DE 1819. 2


LIMPIEZA DE SANGRE EN UBRIQUE EN EL SIGLO XIX

FERNANDO SÍGLER SILVERA

Asimismo, el ubriqueño citaba en su favor a otros parientes: Josef de Reyna, varias veces alcalde ordinario de Ubrique y miembro de su Ayuntamiento, y Cristóbal, su hermano, que fue alguacil mayor y síndico general. Otros parientes alejados a los que apelaba el vecino ubriqueño en defensa de la pureza de su sangre eran de distinta dedicación: Bartolomé de Reyna, presbítero; el licenciado Cristóbal de Reyna y Muñoz, abogado de la Real Chancillería de Granada; Fernando Clavijo, que fue alguacil mayor y síndico general; Juan Clavijo Almendral, hijo del anterior y que en aquel año de 1819 desempeñaba el cargo de alcalde ordinario de la villa de Ubrique, cuyo empleo ya había ejercido antes, así como el de alguacil mayor; el antiguo regidor del concejo ubriqueño Fernando Clavijo y García; los sacerdotes trinitarios descalzos Francisco Josef de la Natividad y Fray Diego de San José; y, especialmente, el padre capuchino Francisco Félix de Ubrique, que había sido predicador de los Reyes Católicos. Además, Francisco Padilla se sirvió de testimonios de varias personas que testificaron en su favor: Miguel López Vega, José de Reyna, Rafael Vegazo y Pedro Fernández. Éstos declaraban ante el escribano ubriqueño, Juan de Luna, que les constaba por los concimientos que ha tenido con esta familia y ser probado y constante entre estos vecinos que el referido pretendiente y sus padres y abuelos por ambas líneas son y han sido tenidos y reputados por cristianos viejos limpios de toda mala raza de mulatos, negros, herejes, moros, ni recién conversos a nuestra Santa Fe Católica ni penitenciados por el Santo Tribunal de la Inquisición ni cometido delito por el que se les haya impuesto pena denigrativa que irrogue borrón a su familia, que no han ejercido oficios viles ni mal recibidos en nuestra legislación española; antes por el contrario han usado de aquellos que ejercen los honrados vasallos, habiendo observado unos y otros un porte de conducta racional y honrada en fuerza de su limpio y claro nacimiento, habiendo en fuerza de todo ello tenido y tener el pretendiente por sus parientes, primos y consanguíneos a los individuos que expresa la pregunta, condecorados y distinguidos los más de ellos con el orden sacerdotal y otros con la prerrogativa de ejercicios decentes y militares y de república (en el sentido de la «cosa pública»).

DOCUMENTO CON LA RÚBRICA DEL ESCRIBANO DE UBRIQUE EN 1819, JUAN DE LUNA.

3


LIMPIEZA DE SANGRE EN UBRIQUE EN EL SIGLO XIX

FERNANDO SÍGLER SILVERA

Junto a su expediente, figuraba el de su mujer, María Josefa García, natural de Jimena. Todos estos datos servían al vecino de Ubrique como «prueba del claro nacimiento y buena ascendencia». Se cumple en este mes de abril la efeméride de aquel proceso. Fue el corregidor de las Cuatro Villas de la Serranía de Villaluenga, Antonio Villalrreal y Sanabria, abogado de los Reales Consejos, quien rubricó el expdiente en Ubrique el 26 de abril de 1819. [Agradecemos a Rodario Macías el habernos facilitado la consulta del manuscrito]

ÁRBOL GENEALÓGICO DEL UBRIQUEÑO FRANCISCO PADILLA.

[Ubrique Información, nº 256, 30/4/2003, págs. 16-17] 4

Limpieza de sangre en Ubrique en el siglo XIX  

Artículo de Fernando Sígler Silvera, publicado en Ubrique Información el 30 de abril de 2003.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you