__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

•• CRONICA TRIMESTRAL DE LA CIUDAD DE VALDEPEÑAS DE JAEN

Asociación Cultural «Lugia»

AÑO

v

N. o 17

Abril, Mayo, Junio 1989


Caja de Ahorros de Ronda Fundada en 1909

¿Qué le ofrece la Cuenta de Ahorro-Vivienda? • Rentabilidad • Desgravación fiscal • Preferencia y facilidad crediticias

Oficinas en Valdepeñas de Jaén: Calle Real, 10 - Teléfono 310525


EDITORIAL. . • . . . • . . . • . . . . . . . . . . . . • . • . . •

CRONICA TRIMESTRAL DE LA CI UDAD DE VALDEPEÑAS DE JAÉN DIRECTOR Ánge l Infante Ma r tí nez CONSEJO DE REDACCIÓN Emil i ano P. He rrera Red ondo J ul i án I nfante Delgado J uan In f ant e Mar tí nez José Mar chal Mol in a Dom ing o Molin a Fuen t es Jo sé Luis Pad i lla Ext reme ra Seraf ín Parra Delgado Raf ael Ri vi lla Jo r dá n EDITA Asociac i ón Cul tur al "LUGIA" CI Bahondillo, 41 23150 - Va l depeñas de J aén PRESIDENTE Juan I nf an t e Ma rt ínez SUSCR I PC I ONES Dom in go Moli na Fuentes CI Farjas, 6 . Telé f ono 310058 23150 - Valde peñas de Jaé n

RECUEROOS VAIDEPEÑEROS

- Castillo de Susana.................. - La Ventilla (1)....... ...... . ..... .. NUESTRA PA'IRIA CHICA - Vocabulario val depe ñe r o - Anecdotario valdepeñero .. .. • ••.. •••. - Tradiciones popular es - Maroto, "e l de la moto". . • • • . . . . • . • . - A Antonio, "el pregone ro", en su muer t e. . . . . . . . . . . . . . . . . . • • . . • • . . . . • . . . . .

3 10

19 20 22 23

25

LA ACI'UALIDAO

-

Resumen pluviométri co •. ..••.•.. . •... Demografía. ...... .......... ....... .. Noticias br eves Acuerdos municipales

CON NOMBRE PROPIO - Zapatero, mús i co y a lcal de . . • • • • .. .. - De r omería . . .... . . ........... .. .. . . . - Soneto..... . .. . . . . . .. . . . . ... ... . . . .. - De excur s ión . . . . . . . . . . . . . . . ... . . . . . . PÁGINAS ABIERTAS - En bus ca de un títul o • • ..... .. . • .... - Bi b l ioteca municipal .. • ....... . ..... - Estudio comparativo de la pob lación de Valdepeñas de J aén, l a pr ov i nc i a de J aén y Anda l ucía , s egún l a edad y e l s exo. ...... . . ........... . . . . .. .

26 27 29 34 37 47 SO

51 52 57

58

INTERIOR : Páginas de ocio

COIABORAN CON "LUGIA" EN ESTE NÚMERO:

I LUSTRACI ONES

-

José J . Ar me nte ros J i ménez Emil iano P. Herrer a Redondo Raf ael Rivil l a Jo r dán IMPRIME SOPROARGRA S.A. (Artes Gráficas) Polígono LOS OLIVARES Vil la t orres , 10 JAÉN DEPÓSI TO LEGAL: J -2 19- 1 .985 PORTADA Raf ael Ri vi lla Jordán

2

J uan Manuel. Amate Malina José J a'.'i er Armenteros Jiméne z Juan Antº Cab rera J iméne z J uan Eslava Galán Ángel Fe rnánde z He rvás Antoni o Gallego Estepa Mer cedes Marcha l Guti é r r e z Juan Mar tínez Rojas Franc i sco Martí nez Torres Francisco Milla Día z Roge r Mil la Rui z Josefina Rui z Peña

"LUCIA" no hace necesariamente suyos l os criterios y opiniones de los artículos firmados .

-

1 -


EDITORIAL

Nos complace abrir las páginas d e e s te número d e la Crón i ca Trimestral de la ciudad d e Valdepeñas d e Jaén con la v a l io s a c olaboración d el e s c r i t o r jiennens e JUAN ESLAVA GALÁN, "Premio PLANETA d el año 1.987". Gran conocedor y estudioso de la historia d e Jaén, nos muestra una nueva visión d e estas ti erras del Susana. Le agradecemos sobremanera su aportación, que enriquec e nu es tra modesta obra y pudi era abrir un camino para posteriores

colab~

raciones, tanto de él, como d e otros e s c r i t o r e s que s e interesen por e s te h ermoso rincón que es Valdepeñas, donde gran parte d e sus

rai

c es históricas permanecen aún ocultas . Este sería nuestro más vivo deseo. Los actos programados dentro de la c elebración del "V Aniver sario" de nuestra Asociación Cultural siguen desarrollándose del do previsto. La Exposición de Manuscritos y Publicaciones

m~

Valdepeñ~

ras fue un verdadero éxito, y de ella s e hace mención en estas pág~ nas. Esperamos que las sucesivas realizaciones obtengan la misma acee. tación que esta demostración. Nos hacemos eco del enlace matrimonial de nuestro socio y ami go Domingo Molina Fuentes con la señorita Ángeles Valderas Gallego; les deseamos nuestra felicidad en su nuevo estado y que la mujer le sirva de estímulo para continuar trabajando con el mismo entusiasmo como hasta ahora.

"L

-

2 -

U

G

1

A"


RECUERDOS VALDEPEÑEROS .. ;.,;

"

.-:

Cos/i//e de SUSANA Por: Juan ESLAVA GALÁN (Premi o PLANETA/ 87)

En 913 e l nuevo e mi r d e Có r do ba Abd a l - Ra hman 111 e nv ió u n e jé r cito e x pe d i c i o n ar io c ontra l os r ebeldes e n c a s ti l l a do s e n l a r eg i ó n d e Mo ntilun y Su munt an. Entre l os s eñore s r ebeldes qu e depusieron l as armas y vo l v ie r o n a la o be d ie n c i a d el e mi r e s t a b a un ta l ibn Abé! Allah " n9 cuyo c entro d e poder e r a e l castillo d e Sasaña o Susana. En 1.225 Fernando 111 comanda s u se g u n d a expedic ión p o r t i erra s de l Alto Guadalqui vir. Después d e poner siti o i nf r u c t uo samente a Jaén p ro si g u i ó po r Martas, víb oras, Al caudete, Pr i e g o, La j a y vega de Gra nada. Coinciden e l t e xto de acampo y e l mat ritens e e n q ue e e l r e y aui e toda es sa ti erra as trag ado f a sta Guadalbu ll on; e fa s ta l a s s i e rras d'Susaña d'si mouio e fu es e para Martas . .. e fu es e a Bi v ora s . .. e fu es e s obre Alcaudete. 320 Según Jimen a, en 1 . 2 38 e l mae s t re d e Cal atr a v a don Mar t ín Ruiz conquistó l os castill os d e Lo cubín y Su sana, y a ñade Don Fe r nando d io lu ego e l castillo a la Orden d e Calatra va, más des p ués e n ""t i e mpos del maestre don García d e Padilla (el ecto e n 1.2 9 6, 32~

se pe rdiero n y l os

. ron a g. anar 1 o s mo ro s . 322 va 1 Vle

E l 17 d e sep t iemb re d e 1 .24 0 , Fe r nando 11 1 lo dio a la Orden de Ca l atr a v a,

junto c on e l d e Lo cubín. 3~ En doc ume nto del 25 de ab ri l d e

1. 251 sabemos qu e c ie r t as re n t as da das e n Ar j on a a l a o rde n de Ca l atrava vo lv ie ron a Fernando 111 a c a mb io d e Su s an a y Zambr a, e n t rega das con la o b li gación d e qu e a l os moros d e Zamb r a s e l es g uardasen

-

3 -


o f las costumb r es que el mlsmo r ey l es h a b la re c o nocli d o . 324 Susana y Tornera fueron lugares que mandó poblar Carlos Vi p ero e s t a r epoblación nunca s e ll e vó a buen término.3~ LOCALIZACIÓN Jimen a Jurado dice d e Susana qu e está e n e l término y si erra d e Ja én, que hoy e s t á d estruido e n el sitio y junto al arroyo qu e e s tán e n e l camino d e Jaén a Alcalá la Real, casi a l a mitad del qu e ' , a de llaman Si erra d e Susana y Rl0 de Susana. 326 Más

d e su n omb r e s e

lante e s c r i be : Susana y Tornera fu e la población qu e s e ve arru inad a e n la si erra qu e la general de España, 4 p. f ol. 405 y el libro d e Montería d el r ey Don Alfonso el Onceno llama de Susana y junto al río Susana en la Sierra de Jaén en la mitad del camino que hay de Jaén a Alcalá la Real, de los qual es río y Sierra hace memoria la histori a d el Condestabl e Iranyu. 3V Se conoce que Jimena Jurado anduvo interesado e n el castillo d e Susana, puesto que e n la parte castellológica de sus Antigüedades d e Ja én le r es ervó el folio 138 vuelto, bajo e l e p í g r a fe "Susana y Tor ne r a " , folio que quedó e n blanco, como tantos otros del curioso manuscri to. 328 o, 329 y Torres De 1 ga d o, que escrli.b e: o o o Jlmenez a Jlmena RU1Z S 19uen Sus ruinas en el camino de Alcalá la Real a Jaén en la falda de la o t ema s ubbé t.Lca central. 330 e I a SlS S loerra d e Susana que corres pon d Be r n a r do de Espinalt (1.799) escribe: En el sitio que llaman e l castellón, que dista media l egua del pueblo (Valdepeñas de Jaén), estuvo e l castillo de Susana, de cuyas ru inas se han sacado en estos ti empos 1 ápidas de Romanos, meda 11 as, figuras de metal, flechas y otras . .. d a d . 331 muchas cosas que d enotan su antlgue En el mapa de 1.975 332 aparece Susana en la zona de Valdepeñas en el nacimiento del río Valdearazo, que corre paralelo al Guadalbullón . En esta zona lo sitúa también J. F. Aguirre, que escribe: La fortaleza de Susana o Sasana debió de estar situada en las las cercanías de Valdepeñas de Jaén, donde se ha conservado su nombre en el río Susa-333 na.

-

4


Antes de proseguir, recordaremos que en la época Jimena Jurado se mantenían los dos caminos tradicional es entre Jaén y Alcalá la Real: uno por Valdepeñas, y otro por Martas. Después veremos cómo Susana estaba situado en este último. Si e x a mi n a mo s el documento de donación dado por Fernando 111 e n Córdoba e l 17 de septiembre d e 1.240, en el que s e especificaban los términos del castillo d e Susana y la instancia al maestre d e Cal atrava, en la qu e ordena d eslindar los términos d e Ba ena, Po rcun a, 334, Alcaudete y Alvendín obs ervaremos qu e los t érminos qu e e n su ti~ po fijó e l rey Fernando 111 para todos estos l uga r es, y qu e coincidían con los que los moros habían tenido antes d e la conquista, sigu en siendo básicamente los mismos que manti enen los puebl o s actu ales. De e s te modo podemos s eguir la di vi soria e n t re e l t erritori o d e la orden de Calatrava y e l d el c o nc ej o d e J a én, r e al engo. Esta línea iba de Norte a Sur por e l límite d e los t érminos de Tor r edon j! meno (calatrava)

y Torredelcampo (castill o d e J a én) , Martas (ca la -

trava) y Los Villares (de Ja én), Fuensanta d e Martas (c al atr a v a) y Valdepeñas (de Ja én) y Castillo d e Lo cubín (calatrava). Evidentemente, e l camino más corto entre Ja én y Alc al á e ra e l de Valdepeñas, que, a vuel o de pájaro, ve n d r ía a t ener poco más d e 3 5 kilómetros, mientras qu e e l que pasaba por Martas t endría di e z má s. Sin embargo, e l camino de Valdepeñas t enía e l inconv en i ente de pasar por terreno montañoso y alto, qu e, además d e pres entar grande s cuestas, podía e s t a r nevado en invi erno (Jabal cuz, Si erra Pan d e r a, Si erra de Alta Coloma). El de Martas t enía la ve n ta ja de e s q u i v a r el reli eve d e las alturas antes mencionadas para d i s currir po r e l piedemonte d e Jabalcuz y, lu ego, p or e n t re l as si erra s Pande r a y Ah! 110

(curso d el río Grande-Víboras-Susana), para b ajar l ue go a Al ea

lá y el valle que queda entre las si erras d e Alta Col oma

(este) y

San Pedro-Hortichuela (o este). Si endo así. el castillo de Susana (qu e p ertenecía a l os c a l a t r a vos) d ebía estar situado d entro d e e s t a líne a y no tan al es te , como lo ponen algunos autores, e n l as c ercanías d e Val d e p eñas. Jimena e s algo más e xplícito e n su l o caliz a ción y d ic e qu e e s t á junto al río Susana, a mitad d el camino e n t re Al c al á y Jaén . Es s e -

5 -


ña li zac ión a l go v a ga , po r que e l río e s l a r g o y l o a trav iesa n div er sos c a min o s que po dr ía n s e r e l l l a ma d o camino d e Jaén. Desde Espina l t

l a l o c al i z a ci ó n es co ncre ta : a t r e s k i lóme tros de

Va ld epeñas de J a én . To d os los au to r e s mod ernos siguen a Es p i n a lt y si túan Susana un poco al aza r c erca de Va ldepeñas , e s dec ir , e n la zona qu e no p er t e neció a los calatravos . Esta aparen te i n c o h e r e n c i a nos ll e v ó a intentar l o c al i za r es te cas tillo . Cerca d e Valdepeñas exi ste , en efecto , una cons tru cc ión a 3 k ilómetros d e l puebl o, e n l a f al d a de la s i er ra . Tiene e l aspecto de un ap ri sco d e ganado hec ho co n p i edras s u e l tas . Lo s mur o s apenas montan d el s ue lo y n o se ve

e n s us c er c anía s a mon tonamie n to alguno que

deno te que l o s muros o ri gi na les fu eran mucho más al tos , c omo

co r r e~

ponder ía a un a alb a cara. Los d el históri c o Susana , qu e d eja r a st r o e n l a s c rón ic a s y documentos d e la é p o c a , d ebi eron s e r algo má s impone n t es .

-

6 -


S i b us c a mos sigu i endo e l pare c e r d e J imen a , qu e nos inspi ra mayor con fi a n z a por se r d e la ti erra, ori entaremos nuestras p esqu isas al curs o d e l río Grande-víboras-Susana, curs o que h a s e rvido - en parted e d ivi so r i a d e t érminos e n épo ca medie val. Es cur i oso o b se r var qu e l os t re s n ombres q u e r e c ib e suc es i v amente e s te río parec en r efe ri rs e a sus tr es s ecci ones. Al princ ip io e s Sus an a, luegQVíboras, y luego , cua ndo h a creci do y s e a c erc a a su confluenci a c on e l Guada j oz , se llama Gran d e . Si en e l f r agme nto l lama do d e Ví bo ra s d a n ombre a es te cas t il lo , e s lóg ic o s u po ne r qu e e l Su sana qu e bus camo s d ebe ría e ncon tra r s e e n a gu as a r ri b a. Remontand o e l río, a p art ir d el ca s t i llo d e Ví bo ra s y a n u eve k ilómet ros de e s te , e l va l le , que s u e le s er mu y enca jado en es te r í o, se a b re en u na amp l ia v ega cob ijada en tre la si e rr a de la Gr an a

(e ste) y l a d e l a s Cu erdas del Ca s t i l lo (s u r ) , e n s u e s t r i b a -

ción d e l o s Mad r oño s . En e l c e n tro d e e s t a v e ga h a y un imponen t e

p~

ñón a largado que e l r í o e s q u iv a lamiendo su pi ede monte s ur . El pi e d emonte n o r t e e s rec orrido por otro curso fluvial, e l d e l a r r o yo del Regüel o, e n s u últ i mo t ramo , a n tes de d e s e mb oc a r e n e l río Grande-Ví bora s~Sus an a .

La h orquil l a d e l os dos río s sirv e de f o s o natu ral a l

p e ñón y ac r e ci e n ta s u s c ua lidade s d ef e n s i v as, q u e son - y a d e por s í muy d es tacadas. El p e ñ ó n s e l l a ma "de Su s an a". Es e l e mp l a z a mi e n t o de l h i stóri c o y u bi cuo cas ti llo . De s cas t i llo d el pe ñón de Susan a que d an h o y e s c a s o s vestigios . El e s t r a t o r ocoso a largado q ue l e sirv e d e e je t i ene 1 6 4 me tros d e l ar go y e s t á compu e s to por u na sucesión d e bloqu es y dos claros inte r medios . Lo s b loq u es so n d e forma cas i pr i s má tica, d e mo d o que los más a l tos f unc iona n p r á cti c a me nte como tor r eo n es natural e s . Por e l lado de l r ío e s t a s p eñas d esci enden ve r t i ca l me n te y son i n a c c e sib les. Por e l lado d e l arroyo son me nos e mp i n a d a s y surgen d e u n a mes eta a l t a , t amb i én a l ar gada , q u e era e l es pac io l ib re d e l cas t illo , o patio de armas . Es t a mese ta e s t a b a p r ote g i d a por e l l a d o d e l noroes t e por u n imp r es ionan t e ta l ud d e t i e rr a coronado d e parape to p é treo . El para peto h a d esaparecido casi por compl eto , y , aunqu e q u e d a n v est igios basta n t e sól idos d e é l , sus pied ras s e desc ub ren e s p a rc i d a s por to da l a p e ndie n t e d el t alu d . En la mes eta supe r ior s e ve , l a b r a d a e n la r o c a vi v a , u n a preca ri a e s c a l a d e ac ceso a l a s c úsp ides r o c o s a s más promi n e ntes. Para es -

7 -


culpirlas aprovecharon e l e s c a l ó n natural y asc endente d e un estrato. Los claro s r esultantes e n t re los segmentos d e la cresta rocosa, e n cuya longitud s e articula el castillo, fueron barreados p or un mu r o d e mampuestos , qu e c omp lemen t a b a la c erca natural. Está muy d estruido, p ero sus cimi entos son p erfectamente identific abl es por todas partes. Este muro b aja por la parte d e l sureste , donde e l talud y e l e spi nazo r ocos o pi erden entidad y su s restos s e pi erden e n es t e se c to r . Para a v eriguar hasta dónde ll egaba habría qu e ex c a v a r. Por la parte que mira al suroeste e xiste un terraplén menos imponeQ t e qu e e l de la parte nor este y podría s er natural. De todos modos, c erca d e su arranqu e hay r estos d e muro más bi en d ébil, qu e circund a ba e l castillo por esta parte menos n ec esitada d e d ef ensas artifi c i a le s . La zona donde se alza e l peón de Susana es bastante f értil. Las modestas huertas que vemo s hoy debieron s er mucho más f értil es antes de qu e la emigración a núcl eos urbanos vaciara el campo de sus g ent es . r eg~

La simple constatación d e la ex i s te n c i a d e es te rin cón bien

do y f értil y d e fácil def ens a evoc a irre s istibl emente e l e s t a b l ec i mi ento humano qu e floreció e n este lugar du rante la Edad Media . A nu estro juicio, e l castill o d e Susana r e sponde más bien a l a de nomina ción de "a lbacara" , e s dec ir, recinto defensivo d e no muchos a l ca n c e s, que sirv e d e r efugio a los habitantes de la reg ión y sus

bi~

n es muebles en caso d e incursión d e una fuerza e n e mi g a o de un grupo d e saqueado r es. Creemos que la d enominación d e castillo se aplicaba e n é p o c a medi eval un poco a la ligera a este tipo de e s t a b le c i mie n t os , modestamente fortificados, y que en este s entido hay qu e

int e~

pretar la pléyade de fortalezas que aparecen en las crónicas de la rebelión muladí, en época musulmana, como ubicadas en tierras de Jaén; entre e l l a s , ésta de Susana. Si de tantas de ellas no han quedado trazas, esto se d ebe simplemente al carácter d isponible de sus instalaciones , que siempre aprovec han elementos naturales y los completan con defensas de tierra y madera, difícilmente detectables para el arqueólogo que e n t ie n d a por castillo una sólida y articulada construcción d e piedra u otro mate-

-

8 -


rial semejante. Seguramente, el sentido que los conquistadores dieron al castillo de Susana fue similar al que hasta entonces había tenido: un terreno cultivable y los bienes comunitarios que la albacara protegía (el río, las huertas, los pastos, los molinos y las habitaciones). Esto es, al menos, lo que evidencian casos como los de Susana, Recena, Marquesa, Jarafe y otros castillos rurales del reino de Jaén. Probablemente, la temprana decadencia de Susana como núcleo de

p~

blación se deba al establecimiento, aguas abajo, del sólido castillo calatrava de Víboras, que acabaría actuando como polo de atracción de la población de los contornos,

pa~ticularmente

a lo largo de la

se~

da mital del siglo XIII, en que la región quedó en peligrosa situación fronteriza.

-

9 -


/

"En e l a fio d el

~ efior

d e 1 .5 2 4, l a Seren ísima

R e p ~blica

d e Vene-

cia e nv i aba , como s u e mbajado r ante e l Cé s ar Ca r l os V, a l i n si gne poe ta , human i s ta y d ip lomát i co Andrea Navaggi ero, q ui e n r e cor r e nues t r a patr ia , esc r u tan do con persp icaz y c uriosa mirada cuanto e n e l l a se o f rece . . . . , Y po r e l ve r ge l g r ana d ino ,

l o que a J a én at afi e, d e spué s d e de lei t a rse en . . . , s e di r ig ió po r Pi n os Pu ente a Alcalá l a Re-

a l ... Por e l c amino d e Córdoba siguió h acia Al c au d ete, y d e aquí a Mar t a s ... Por Torr e d el Campo, d ej ando a la izqui erda Torr e J imen a, l legó a J a én e l 11 d e dic i emb r e d e 1 .52 6". El bo r go fió n Ju an d e Vaudeness e , intendente d e Carl os V, e s c ribió e l di ario d e sus v i aje s , publicado por la Academia de Brus elas en e l afio 1. 874: . . . , ve n i mo s e n conoc imi ento de que e l s egundo v i a je a Es pafia, y d e r egreso d e Sevill a, donde

~arlos

habí a contraído nupci as con la

In f an t a d e Portugal, ell a d e d ici embr e de 1.5 26, la c omiti va imper ial , procede n te d e Gr anada, ll e g a b a a Alcal á la Re al ; e l 11, a Mar tas , y e l 12, a Ja én, donde p ermaneció ha sta e l 14, e n cuya fe c ha ll egó a Ba ez a pa r a continuar a 6beda al s igu i ente dí a . . . " Estos dos r elatos n os n arran cómo los vi a je r o s d e otras é poc a s , para marchar d e Granada hasta Jaén, iban por Alcalá l a Re al, Alcau~ ~s, d ee iJ a n d o Sln . o . ~ Al ca utlllzar la Vl~ a natur al, qu e s erla d e te y Mart lá la Real , Charilla, Val d epefi as d e J a én, Los Vill ares y Ja én. mas otra v ez ante e l probl ema d e las comunicaciones qu e hac en

Est~ r esu~

gir d e la nada a unas poblaciones, mient ras se condena al ostraci smo a otras. Este ha sido el sino d e nu estro qu erido Valdepefias de s d e siempre, y que hac e ' no cambiar e l d evenir histórico. Parti endo d e e s t o s comentarios, estudiaremos dos y acimi entos que e s t á n en la Ventilla, y que s epararemos e n dos partes:

*

La aldea, árabe de la Ventilla, y ','

.

.

* El yacimi ento d e la Vereda del Cura.

-

10 -


E(~ó~j

CRRRÍ L

DI: (H iRCflLES

[RI1Quis DELIl VtNrjLLR~

A L O E A

Á R A B E

o

E

L A

V E N T I L L A

S itu ada a 200 metros aproximadamente a l n orte de l co r t ijo de La Ventill a , y en d o p or e l carril q u e a t rav ie s a l a f inc a y qu e n o s ll e v a a l os o l iva re s de l c erro de l mismo n ombre . Es t e ca r r il a traviesa l o qu e fu e la a ldea ár ab e, y par t e d e e l l a e s tá t ap a da p or u n b asu r ero . Po r d eba jo de la a l de a ár ab e se e n c ue n t ra una d e las co ns t ruc c io n es más antiguas d e Va lde peñas , como es l a "Ac equia de l a Ven t i l la " , co n s t r u i d a e n ti e mp o s r omano s co n l a so li dez , e l pr agmatismo y l a pre cisión c a rac te r í s t i cas d e s u s o b ra s .. Hemos d e d e sta car aquí a l g u no s instrumento s ru di mentar i o s ut ili z ados par a cons eguir u n a precisión mínima en e l t r a z a d o de sus obras :

+ El grama , qu e e r a un soporte d e a pro x i ma dame n te un me t ro y 2 0

-

11 -


c entímetros d e altitud, e n cuyo ex t remo superi or s e a poya b a una cruz de cuyas ex t rem i d a de s p endían c ua t ro h il os con un p es o e n su ex t re mo i n f e ri o r ; cuando t o dos los h ilos s e e n con t r aba n paralel os a l a ba rra central, qu ería de c i r que e l grama es t a ba com pl etamente perpe n dicul ar c on r espe cto a l t erreno. Enton c es, s igui end o l as d i recciones s eñaladas por l os brazos d e l a c r uz , p odía n t raz a r s e líne a s exac ta men te perpe n diculares e n t re sí.

»>'

[L GROMR

+ El c o róbate, instrumento d e madera mu y parec ido al actual n i -

ve l , pero d e dimens iones mayores, que s e r vía para d ibujar e l p erfil d el terr eno sobre un mapa, en el qu e s e hací an constar e x a c t a men t e las protuberancias y depresiones del mismo. El coróbate se e n c o n t r a ba en posición horizontal p erfecta cuando las cuatro plomadas de que e s t a b a provisto se e n c o n t r a b a n completamente paral elas a las patas d el aparejo, y cuando e l agua que llenaba un re ci p ie n te encajado en su parte superior no se d esbordaba por ninguno de sus lados. Mirando a través d el coróbate los topógrafos podían trazar una línea im ag inaria horizontal a l o largo d e todo el r ecorrido qu e d ebía s e gu ir l a a ceq u ia y se ña la r s obre esta líne a, a intervalos de 10 metros, las distanc ias v e r t i c a l e s qu e las s eparaban respecto al -

12 -


suelo. Uniendo todos los puntos con una línea se obtenía el perfil exacto del terreno, y los técnicos podían decidir entonces si apoyar los canales en el suelo, o si era necesario hacerlos pasar por debajo del mismo o por encima.

EL [o RÚBRTE

RELiEVE

DEL. TÉRIIElfa

Ni que decir tiene que para los romanos esta obra sería de prmordial importancia, ya que el agua potable sería transportada a la al dea de La Ventilla y regaría sus ricas huertas. Y suponemos que la reconstrucción de esta acequia tendría la misma prioridad para los árabes. Respecto a la aldea árabe, según los restos encontrados, podemos deducir que sus actividades principales eran agrícolas y ganaderas, destacando las parras, olivos, higueras, peras, manzanas y aillendras; chaparros y 'q u e j i go s ; los rebaños de cabras y ovejas; y, sobre todo, uno de los manjares árabes: las colmenas con su miel. Hay indicios de que había unas veinte casas árabes en la aldea, con calles estrechas, con unos pocos espacios abiertos, frecuente-

13 -


mente cubiertas d e yeso blanco y con grandes patios que les procur ban agradable y fresca sombra.

En el yacimiento actual apreciarnos una serie de piedras alineada formando albarradas a dos caras en el muro de contención con argan sa y otras simplemente con barro. En estas piedras alineadas se er cuentran entradas a casas, habitáculos, etc. Entre los restos de cerámica encontrados están una olla y un c ¿ taro árabes.

Material: Arcilla. Cocción: Fuego cerrado. Color: Marrón oscuro. Sin decoración. Cerámica vidr iada.

-

14 -


Material: Arcilla. Cocción: Fuego cerrado. Color: Marrón oscuro. Sin decoración. Cerámica vidriada.

,

[FiNTR RU J1RR BE En cuanto al cortijo de La Ventilla está considerado como uno de los más antiguos del pueblo, y del que se recuerda haber existido una venta, una herrería y una casa de postas. Desde luego, hablando con una antigua dueña del cortijo, y

haci~

do memoria, recuerda que en las cercanías del cortijo había muchos es combros y tejas cuadradas (régulas) que siempre le llamaron la atención, y unas piedras, a modo de lápida, con grabados y letras, que se encontraban en la parte alta del cortijo. Un viajero se llevó las que pudo, y las otras se perdieron para

-

siempre~

15 -


Según nuestras hipótesis, efectivamente la palabra Ventilla puede venir de "venta, mesón o posada en el camino"; pudo ser, incluso, que ya en. tiempos de los romanos existiese una casa de postas, equidistante de Alcalá la Real y Jaén, haciendo un servicio especial de cuadras con caballos y personas encargadas de cuidarlos. Así pudieron surgir otros servicios en torno al de postas, como la herrería y e l mesón o posada de viajeros.

Excursiones por tierras de Jaén y Alcalá la Real por el Rey Enrique IV, con su Condestable Miguel Lucas de Yranzo, en 1.464 . Copias realizadas por el Jefe de la Sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional de Madrid, don José Anguita Valdivia: "AÑO 1.464" (Fol. 139) ... E así en esta ordenan9a el dicho señor Condestable partió de Jahen.. .

(Fol. 139 v , ) Escuderos é capellanes é cria-

dos é oficiales suyos ... desde que vieron partir al dicho señor Con destable con tanta gente, é tan en punto é bien ordenada. Con la cual esa noche fue a dormir a Navasequilla, camino del Puerto Viejo, que es a tres leguas de Jahen. É a otro día, jueves, movió de allí é fue a dormir a otra nava que es a dos leguas de 16 -


Alcalá la Real. (Del Manuscrito 2.092 de la Biblioteca Nacional. Es un códice horadado en letra de fines del s. XV).

"ARo

1.464"

(Fol. 141)

Martes siguiente por la mañana su alteza

partió'p~

ra yr a Jahen, y fue a comer a cuatro leguas de allí, a una nava dicen Susaña, tres leguas de Jahen¡ donde ya el dicho señor Condestable avia mandado traer muchos pescados frescos empanados y en pipotes, y de todas maneras, ca era quaresma, y de muchas

fr~

tas y suplicaciones e otras conservas reales é mucho pan é cenada, é muy finos e diversos vinos. Así para el dicho señor rey (Enrique IV), como para cuantos grandes e menores con su alteza venían¡ en tan grande abundancia, todo puesto en montones, que la voluntad de cada uno fue su medida.

Y como avia ya tres o cuatro

(fol. 141) días que en Alcalá avia fallescido la cenada y pescados, en especial la gente menor é los que con el fardaje venían, desque ovieron comido lo que les pudo bastar facían provisión de levar adelante quanto querían, sin resistencia alguna. De que to dos quantos allí venían se maravillaron mucho de la grande franqueza e buen cora9ón del dicho señor. y

luego como el dicho señor rey ovo comido, partiose para Jahen

do llego un poco despues de completa ... (Tomado del Manuscrito 2.092 de la Biblioteca Nacional. Es un códice horadado en letra de fines del s. XV. Del fol. 141 y 141 v.)

"ARo

1.464"

(Fol 144) ... Y el señor Condestable (Miguel Lucas de Yranzo), con su gente, vino en la retaguardia, fasta que todos fueron en Alcalá. Y el se fue por Chirilla a dormir esa noche al vaho que dicen en Jahen¡ y otro dúa, lunes,

llegó a comer a Susaña. y

po~

que en la hueste avía avido grand mengua de viandas e mantenimien to, allí fizo sala a todos, así de lo que traya en su despensa como de más que avía mandado traer de Jahén (fol 144 v.) É mandó dar de comer ... (Manuscrito 2.092 de la Biblioteca Nacional, fines del s. XV -

17 -


(fol. 144 Y 144 v . ) Estas copias de manuscritos atestiguan que La Ventilla, muy cerca del Castillo de Susana, era buen lugar para dormir y comer. Los escombros y tejas cuadradas (régulas) de los que hablaba la antigua dueña del cortijo de La Ventilla podemos asegurar que eran elaboradas con arcilla del río Susana, introduciéndola en moldes de madera para darle la forma deseada; seguidamente se retiraban estos moldes y se ponían a secar durante algún tiempo, antes de introducirlos en el horno. Para cementar entre sí los ladrillos a los bloques de piedra se empleaba la argamasa, que consistía en una mezcla de arena, cal y agua.

o, .~ TEJRS RDMRNRS y

MDLDE5

Y, por último, respecto a las lápidas romanas, hemos de llamar la atención sobre la costumbre romana de disponerlas a lo largo de los caminos para señalar el lugar de las tumbas, pues nadie tenía permiso para ser enterrado dentro de los límites de la aldea.

Por: José Luis PADILLA EXTREMERA y José Javier ARMENTEROS JIMÉNEZ.

-

18 -


,/.

NUESTRA PATRIA

CHICA

Voc(/Dul(/rio v(/Idepeñero (2) * Bacín * Badana * Bajeras

Persona despreciable, cobarde. Hoja de tocino. Parte baja de las paredes que se suele blanquear más a menudo.

* *

Balumba

Volumen grande, desproporcionado con el peso.

Barcina

Acarreo de la mies a la era.

* Barquinazo * Bestiajo

Caída aparatosa.

*

Culebra.

Bicha

Persona brutal.

~

* Birria

Cosa de poca o ninguna importancia.

* *

Bitango

Desmayo, síncope.

Bozalón

Persona muy habladora y sin fundamento.

*

Braguetazo

Boda de una persona de pocos posibles con unamujer rica.

* Brazo gitano

Dulce de bizcocho, relleno de crema y enrollado.

* *

Bregoso

Persona o animal que "da que hacer".

Bujero

Agujero, orificio.

*

Bulto semanero

Persona torpe o poco cuidadosa.

* * *

Burdeleo

Jaleo, enredo.

Cabaña

Acción de fabricar el queso.

*

Cabezón

Cabañuelas

~.

Previsiones del tiempo para todo el año, según lo que haga en determinados días de agosto. Vino que trastorna con poca cantidad.

* Cabrear

Molestar con bromas o ,pullas a otro, escamándolo.

*

Manchas en las piernas, a consecuencia del calor

Cabrillas

del brasero.

-

19 -


*

Cabronería

Acción de aguantar alguna incomodidad inoportun o grave.

* Cachorreñas * Cagueta

Gazpacho caliente.

*

Calor extremado y bochonornoso.

Calina

Hombre pusilánime, cobarde.

* Camaleja

Ballestilla del trillo.

*

Anilla de hierro u otro material, con cabo de poo

Cáncamo

ta de rosca perdida, y que se mete a tornillo e la madera.

* Cancanilla * Cándalo

Persona a la que le cunde poco el trabajo.

* *

Cansoso

Fastidioso, que causa hastío.

Cantacuco

Olivo de un solo pie y de poco ramón.

*

Cantamisas

De poca personalidad, un "don nadie".

Persona de cuerpo muy enjuto.

* Catalina

Excremento humano.

*

Catre

Cama de madera y cordeladura.

*

Cebollazo

Caída grande y aparatosa.

Por: "L U G 1 A"

o

O

~._------------_.~._--------------~ O O Anectlottlrio vtlltlepeñero Otro personaje valdepeñero de antaño, conocido popularmente por "El padre", tiene un amplio abanico de anécdotas chispeantes y curi sas. Narraremos dos de ellas: A) Nuestro buen hombre era habilísimo artesano del calzado; pen durante la posguerra, la penuria de medios económicos hacía que le encargos fueran muy escasos, abocando al experto zapatero a buscar otro medio de vida más rentable. Decidió dedicarse a hacer tratos, con tal entrega, que abandonó definitivamente la confección de cal zado. Pero un conocido médico de la localidad, sabedor del buen hacer del zapatero, le encargó encarecidamente un par de lujosos zapatos

-

20 -


Corno la entrega se demoraba, el galeno insistía machaconamente para ver cumplido su encargo. Ante tal acoso, "El padre" se decidi6 -al fin- a realizar parte del encargo, pues s610 confeccion6 un zapato, primorosamente acaba do;

~

dirigiéndose a casa del médico, se lo entreg6 diciéndole que

a ver si era capaz de encontrar otro zapatero que le hiciera e l otro. Salvando de este modo su honrilla, evit6 - en lo sucesivo- nuevas propos iciones, y se dedic6 plenamente al trato, del que gustaba, pues se desarrollaba, la mayoría d e las veces, en las tabernas, a las que prestaba especial atenci6n. B) No era ahorrador nuestro zapatero-tratante, y cuentan que no podía acosta rse con nada "suelto" en el bolsillo, pues le molestaba sobremanera y le impedía conciliar el sueño (suponemos que lo

h~

ría vestido) . Cuando regresaba a su casa, y no se había gastado la totalidad del din ero obtenido por las com isiones de los tratos, desde el zaguán, y antes de abrir la puerta, se hurgaba los bolsillos y arrojaba a la calle todo lo que le había sobrado, entrando e n casa tal y como había salido: sin nada. La avisada chiquillería hacía guardia ante su morada para atrapar, entre codazos y pescozones, la calderilla del cur ioso personaje.

1

Con datos facilitados por: Francisco MILLA DÍAZ.

\

1

;

\

~

1

-

21 -


Trfldiciones popu/flres

"'.

HOMBRE ARANDO

Por: Rafael RIVILLA JORDÁN -

22 -


Moroto ""el de /0 moto "" ¡Jesús, María y José! -gritaban las devotas ancianitas, que veían irrumpir en la plaza -a la salida de la misa verpertina- a aquel energúmeno en moto de gran cilindrada, a escape libre y a velocidad inadecuada para circular por el casco urbano. Era Maroto. Su complac iente padre (para premiar su único aprobado en gimnasia durante el curso anter ior)

le había comprado una potente

moto de marchas. -

¡Quiero una moto de marchas, muchas marchas! -gritaba Maroto a

su progen itor¡ y que, sumadas a la "marcha" que llevaba el mozuelo, se convirti6 en un "Rambo" motorizado, que atronaba l a s calles atemorizando a viandantes, semovientes, plácidos conductores de mul illas mecánicas, perros, gatos, gallinas ponedoras en jaulas mínimas, sesteadores de vino tinto, eclesiásticos, pensionistas y un largo etcétera, que es obvio omitir.

Lo primero que hizo Maroto cuando tuvo su flamante moto cia intencionada)

(redunda~

fue serrar .e l tubo de escape y quitar el silenciador,

convirtiendo el artefacto en un trueno prolongado que se dejaba oír en cualqui er rinc6n del pueblo. Muchacho de costumbres noctámbulas, pues "discotequeaba" hasta tarde, se cruzaba de madrugada con s u p a dre, quien -en burra con síntomas de peste equ ina- marchaba a labrar su predio (parte de cuyo fruto se desviaba para pagar las cuentas de la gasolina que retiraba en "ca" Rafalín su mot o r i z a do engendro. -

23 -


Tomó Mar-oto la manía de acudir a todos los actos civiles y religiosos de la localidad¡ y así aparecía -como jinete del Apocalipsisa la salida de misas, entierros, bodas, bautizos, comuniones, plenos municipales ... , con gran temor de los concurrentes, que ponían a vo a sus deudos en aceras y portales, ante la

aparició~

sa~

de bIDEño pe-

ligro. - ¡Josefa, coge a los niños! -

¡Jacinto, el abuelo! po~

Maroto tenía que lavar varias veces al día a su santa madre, que la gente no se andaba con remilgos a la hora de mencionarla.

Las autoridades, como siempre, no se enteraban de estas cosas, y Maroto campaba por sus respetos. En esporádicas ocasiones los ciudadanos descansaron del atronador individuo, pues -aunque -h á b i l con el manillar- se atizó varios

sop~

pos, y el jumento humano y mecánico entraron en talleres para su re paración¡ o cuando Maroto tuvo un callo en "sálvese la parte" de tan to "ligar" sillín, y se le veía caminar con paso de "pingüino hemorróidico".

e ---.-

Altercados con los vecinos tuvo muchos, que solventaba huyendo ve lozmente con su máquina. Pero, como no hay mal que cien años dure, la irresponsabilidad y atrevimiento de Maroto hicieron que se tragase literalmente un camión "Pegaso".

(Y digo "literalmente", porque tuvieron que extraerle del

-

24 -


estómago el emblema del caballito volador que portan estos vehículos. Hoy día, la gente grita:

¡Que viene la silla de Maroto! Y es que

hay individuos que no escarmientan con nada; y así vernos a nuestro personaje a toda velocidad, calle abajo, con su silla de ruedas . Eso sí, no hace ruido, y su padre ha optado por ponerle una "chichonera" pues raro es el día que no llega descalabrado.

¡Y es que tornar las

curvas de las esquinas a cuarenta por hora en su silla de ruedas es un poco arriesgado!

Por: Emiliano P. HERRERA REDONDO.

• ••.¿,••

-.,: .•

A AN'rONIO "EL PREGONERO", EN SU MUERTE

Voz asalariada de cal de Baena y pollos de las "patas gordas". Acaparador d e esquinas, en sombra de sOledades. Triste vino de tabernas y máquinas tragaperras. Sórd ido mundo de simperdones, donde la caridad llaga. ¡Descansa en paz, Antonio!

Por: Emiliano P. Herrera Redondo

-

25 -


,-",

.

ACTUALIDAD

Resumen pluviDmétricD Datos pluviométricos referidos a Valdepeñas de Jaén, y

correspo~

dientes al trimestre ABRIL-MAYO-JUNIO de 1.989. A B R 1 L Día

" " "

2.-

2 litros (lluvia, por la noche) .

3.- 10

" " "

4.- 26 5.-

2

" " " " "

1

10.-

2

11.-

5

12.-

3

13.-

2

" " " " "

25.- 23

"

9

28.-

2

(nieve, por la mañana) . (lluvia, por la noche) . (lluvia, por la mañana) . ( lluvia por la mañana, tarde y noche) . (lluvia, por la mañana) . '

24.- 17 26.-

(lluvia por la mañana, tarde y noche) . (lluvia, por la noche) .

8.- 17

9.-

(Nieve por la mañana, tarde y noche) .

(lluvia, por la mañana) . (lluvia, por la tarde y noche) . (lluvia por la mañana, tarde y noche) . (lluvia, por la mañana) .

"

(lluvia, por la mañana) .

TOTAL MES DE ABRIL: 121 litros/metro cuadrado. MA Y O Día 12.-

" "

14.-

1 litro (tormenta, por la tarde) . 2

22.- 14

" "

(tormenta, por la tarde) . (tormenta, por la mañana y tarde) .

-

26 -


Día 24.-

"

26.-

1 litro (tormenta, por la tarde) . 2

(tormenta, por la tarde) .

"

(lluvia, por la tarde) .

27.- 1 5

" " " "

28.-

1

29.-

8

30.-

6

31.-

1

(lluvia, por la tarde) .

" " " "

(tormenta, por la tarde y noche) . (tormenta, por la tarde y noche) . (lluvia, por la tarde) .

TOTAL MES DE MAYO: 51 litros/metro cuadrado.

J U N 1 O Día 14.-

2 litros (tormenta, por la tarde) .

19.-

4

20.-

2

(tormenta, por la tarde) . (tormenta, por la tarde) .

"

TOTAL MES DE JUNIO: 8 litros/metro cuadrado. TOTAL TRIMESTRAL:

121 +51 + 8 = 180 litros/metro cuadrado.

Por: Francisco MARTÍNEZ TORRES.

tJ)-----H~---------lf

~~~ Relaci6n de "nacimientos", "bodas" y "defunciones" correspondientes al 2º trimestre (abril-maya-junio) de 1.989 referidos a Val depeñas de Jaén: N A C 1 M 1 E N T O S 1.- El ia Fernández Tello

31.03.89

2.- Sandra Santiago Delgado

01.04.89

3.- Manuel Chica Castro

07.04.89

-

27 -


4.- Antonio Manuel Zamora Mora

08.04.89

5.- Manuel Milla Peinado

10.04.89

6.- Rocío Marchal Martínez

10.04.89

7.- José Alberto Torres López

29.04.89

8.- Soraya Rodríguez Ruiz

05.05.89

9.- Ana Mercedes Valdivia Milla

15.05.89

10.- José Miguel Rivilla Moral

17.05.89

11.- María Dolores Jiménez Ortega

19.05.89

12.- Julián Ortega Almagro

23.05.89

13.- Amparo Sánchez Cortés

04.06.89

14.- Jacinto Parra Milla

12.06.89

15.- Juan Antonio Valderas Malina

14.06.89

16.- Félix Sánchez Gómez

22.06.89

17.- María de los Ángeles Montes Nieto .. 23.06.89 18.- Elena Garrido Gallego

o

30.06.89

E F U N C ION E S 1.- Pedro Gallego Peinado

09.04.89

2.- María Virtudes Garrido Cano •....... 25.04.89 3.- María Dolores Torres Valderas

09.05.89

4.- María Utrera Montiel

09.05.89

5.- Antonio López Amate

09.05.89

6.- Dolores Gallego Peinado

28.06.89

7. - Francisca Parra Torres

28.06.89

B O O A S 1.- Vicente Estepa Ortega y Francisca Almagro Jirnénez

01.04.89

2.- Fernando Milla Serrano y Rosa Cabrera Martas

08.04.89

3.- Antº José Machuca Aceituno y Clemencia Jirnénez Tello •... 22.04.89 4.- Francisco Torres García y Mercedes Milla Martínez

23.04.89

5.- Dcmingo Malina Fuentes y Ángeles Valderas Gallego .....•. 20.05.89

Por: Mercedes MARCHAL GUTIÉRREZ.

-

28 -


J10ticias brebeS VALDEPEÑAS DE

JA~N

EN LA REVISTA "CAJASUR"

"Abrir una ventana al pdblico para dar a conocer los aspectos sociales, económicos, históricos y culturales de un pueblo no resul ta fác il, sobre todo por la penuria de medios con que suelen contar las comunidades pequeñas como la nuestra. La oportunidad que nos ha brindado CAJASUR a través de su prestigiosa publicación merece

nue~

tro más sincero agradecimiento, al que procuraremos responder con nues tra modesta aportación". Estas palabras abrían el trabajo preparado por la Asociac ión Cultural "LUGIA" publicado en las diez páginas centrales del ndmero 35 de la publicación trimestral del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba. En ellas se recogían de

maner~resumida

el medio físico,

aspectos socio-económicos, históricos, artísticos, tradiciones

pop~

lares, gastronomía, folklore, semblanza del Cristo de Chircales y la Cofradía, la emotiva historia de la jilguerilla y los aspectos

cult~

rales de Valdepeñas. Todo ello ilustrado con espléndidas fotografías, en una impresión esmerada, que dice mucho del prestigio merecidamen te adquirido por esta publicación tri~estral.

ADQUISICIÓN DE TERRENOS PARA MEJORA DEL CAMINO Y APARCAMIENTO DE CHIRCALES La Cofradía del Santísimo Cristo de Chircales, d e Valdepeñas, adquirió unos terrenos junto al puente del río de "Los Corteses" por valor de 2 .750.000 pesetas, para solucionar el problema de

aparcamie~

to que se ocasionaba, sobre todo, el día de la Romería, y evitar l a peligrosa curva del río, construyendo un nuevo tramo. También se han colocado mil metros de valla protectora a lo largo del barranco. Los gastos ocasionados para el acondic ionamiento de este terreno han sido sufragados por el Ilmo. Ayuntamiento (la mano de obra) y alrededor de 600.000 ptas. por cuenta de la Cofradía. Se encuentra abierta una suscripción para allegdr fondos y cu brir las inversiones efectuadas. Los donativos pueden entregarse e n las diversas entidades bancarias de la localidad y en casa del Depo

f)

-

sitario. -

29 -


INAUGURACI<5N DE LA "CASA DEL PUEBLO" El día 8 de abril fue inaugurada la "Casa del Pueblo", tras la remodelación realizada en el edificio, conservando las mismas carac terísticas arquitectónicas de su construcc ión a primeros de siglo. El importe de las obras realizadas alcanzó la cifra de 8 millo nes de pesetas. La

~asa

es propiedad de la U.G.T., tras la devolución del Pa-

trimonio Sindical. Al acto asistieron don Cándido Méndez (Secretario Regional de U.G.T.) y miembros de la Ejecutiva Provincial y Local. NUEVO CONSULTORIO MÉDICO LOCAL Se ha abierto al público el nuevo Consultorio Médico en locales del Ayuntamiento. El importe de las obras ha sido de alrededor de 7.000.000 de pesetas. Presidió el acto el Delegado Provincial del INSALUD. En estas instalaciones -a pesar de su apreciable modernidadse observa insuficiencia de espacio para el público y accesos dificultosos para inválidos e impedidos ocasionales. NUEVAS PUBLICACIONES Dos nuevas publicaciones aparecieron durante este trimestre en nuestra localidad. Una, editada por la Extensión de Bachillerato de Inb "Fuente de la Peña", de nuestro pueblo, y que lleva el sugestivo nombre de "El Valle". Otra, elaborada por la Biblioteca Municipal,

denomin~da

"Nuestra Patria Chica". Deseamos una feliz andadura a estas publicaciones, que acrecien tan el acerbo cultural de nuestra comunidad. PREMIO AL EQUIPO ECCA DE VALDEPEÑAS DE JAÉN El primero de mayo, el equipo de Educación de Adultos de Valdepeñas de Jaén recibió el 2Q premio por su trabajo presentado para -

30 -


el

"Conc~rso

de Investigaci6n sobre recursos sociales de la locali-

dad", convocado por la Consejería de Educaci6n y Ciencia de la Junta de Andalucía. El premio 1Q qued6 desierto. NOMBRAMIENTO DE DELEGADO PROVINCIAL DE LA HERMANDAD DE LA SAGRADA FAMILIA, DE LA CAJA DE AHORROS DE RONDA En una cena celebrada en Úbeda fue nombrado Delegado Provincial de la Hermandad de la "Sagrada Familia", de la Caja de Ahorros de Ronda, nuestro paisano Manuel Martínez del Moral. Esta Hermandad aglutina los servicios sociales prestados a em pleados y familiares de dicha entidad de ahorro. ROMERÍA Un día espléndido acompañ6 al fervor popular que, materialmeg te, se volc6 en Chircales para honrar al Cristo valdepeñero. De nuevo se ha visto resurgir la costumbre, hace años iniciada, de decorar carrozas para engalanar la fiesta. 7 carrozas, prim2 rosamente adornadas (en las que el ingenio y la paciencia se conjugan) animaron las calles del pueblo y el trayecto hasta la ermita. Por primera vez nuestra Asociaci6n se sum6 al festejo con una carroza, en la que se representaba un cortijo, al que rodeaban niños y niñas ataviados con los trajes típicos valdepeñeros. Un grupo de jinetes, con vistosos corceles, contribuy6 al esplendor de los actos. Estos transcurrieron con toda normalidad, demostrando Valdepeñas -una vez más- que está incondicionalmente al la do de su Cristo. NOMBRAMIENTO DE NUEVO JUEZ DE PAZ El día 12 de junio fue nombrado Juez de Paz de nuestra locali dad don Ángel Infante Martínez, quien fue elegido por mayoría en PIe no Municipal. Ángel es miembro de nuestra Asociaci6n y actual Direc tor de la Cr6nica Trimestral de dicha Asociaci6n Cultural.

-

31 -


FERIA DE "SAN JUAN" Se anticipó la feria de San Juan, como viene siendo habitual, con una verbena popular en el barrio que lleva dicho nombre el día 22 de junio. La Orquesta Brasil y el Recital de Flamenco de Antonio Jaén "movieron" el ambiente. En días consecutivos, pasacalles, desfile de gigantes y cabezudos y, especialmente, el Festival de Flamenco del día 23, "a l que acudieron figuras destacadas de dicho arte. La entrada a la Caseta Municipal fue gratuita, y se contó con la actuación de los grupos musicales "Crucigrama", "Tiahuanaco" y "Sabor Andaluz". Nuestra Asociación contribuyó'~ la celebración de estas fiestas con una Exposición de Manuscritos y Publicaciones Valdepeñeras, que fue favorablemente comentada por el numeroso público asistente. EXPOSICIdN DE MANUSCRITOS Y PUBLICACIONES VALDEPEÑERAS Los días 23, 24 y 25 de por nuestra Asociación para

ju~~o,

dentro de los actos programados

celebr?~ " ~ l

QU I NTO

ANIVERSARIO de su fun-

dación, se organizó una exposición de manuscritos y publicaciones valdepeñeras, para poner en contacto al pueblo (quizás por primera vez en su historia) con los documentos escritos que conforman el devenir de Valdepeñas, y que -en definitiva- son nuestras señas de identidad. Se expusieron todas las publicacion~~ realizadas por nuestra Asociación, todas las publicaciones provinciales y nacionales que

~

cen referencia a nuestra localidad, manuscritos del Archivo Parroquial, Municipal y de la Cofradía del Stmo. Cristo de Chircales, periódicos editados antes y ahora en nuestra localidad, programas de feria, recortes de prensa y monográficos. La asistencia de público fue masiva, ampliándose las horas de visita por esta causa. La opinión general fue muy favorable, dose muchas felicitaciones por esta iniciativa.

-

32 -

recilii~


ACTIVIDADES SOCIO-CULTURALES DEL CLUB DEL PENSIONISTA Son tantas las actividades que de

to~o

tipo realiza este Club,

que nos faltaría espacio material para enumerarlas con todo detalle. Vamos a destacar las más significativas que se han llevado a cabo durante este trimestre: Los días 5, 6 Y 7 de junio se celebraron unas Jornadas SocioCulturales, en las que se programaron numerosos campeonatos y concur sos, así como una exposición de labores y trabajos manuales. La celebración de una Misa Funeral por los socios fallecidos culminó las Jornadas. El día 17 de junio este Club organizó una Convivencia Intercentros, en Valdepeñas, a la que asistieron nutridos grupos de pensionistas de distintas localidades de nuestra provincia, visitando el pueblo y la ermita del Cristo de Chircales. En la Caseta Municipal actuaron grupos de rondallas, teatro y coros, así como recitación de poesías en representación de los distintos Centros participantes. El acto de clausura y entrega de placas conmemorativas fue presidido por el Ilmo. Sr. D. Mateo Herrera, Delegado Provincial de Salud y Servicios Sociales, D. Miguel

Balle~

ta, Gerente Provincial del I.A.S.S. y el Alcalde de Valdepeñas. Nuestros visitantes partieron muy satisfechos de la acogida re cibida en nuestro pueblo, y a buen seguro guardarán un grato recuer do de su estancia entre nosotros. Además de la programación y organización de estos y otros muchos actos de esparcimiento para nuestros mayores merece reseñar que a través del Departamento de Servicios Sociales se realizan gest iones propias de la Tercera Edad, como son: ayudas a domicilio, atención a la problemática social de los pensionistas, tramitación de pensiones, tanto nacionales como del e xtranjero, y un interminabl e etcétera, que facil itan una mejor clase de vida a qui enes tanto se merecen.

Datos facilitados por: Juan Antonio CABRERA

-

33 -

JIM~NEZ


~cutrbos

Jtlunicipa ItS

SESIÓN EXTRAORDINARIA CELEBRADA EL DÍA 17 DE ABRIL/89

*

Se aprueba, por unanimidad, el acta de la sesión anterior.

*

Se celebran las elecciones para Juez de Paz, siendo designado para tal fin don Ángel Infante Martínez. Como sustituto es de signado don Manuel Madera Tello.

SESIÓN ORDINARIA CELEBRADA EL DÍA 27 DE ABRIL/89 + Se aprueba, por unanimidad, el borrador del acta de la sesión

anterior. + Se conceden licencias de acometidas de aguas y juicio favorable para la instalación de una "Estación de Servicio" en la ca rretera que une Valdepeñas con Jaén. + Don Manuel Madera Tello (Alcalde que fue de Valdepeñas en los

primeros cuatro años de los Ayuntamientos Democráticos) hizo un balance de su gestión, recordando a los hombres que le acompañaron en el ejercicio de s u cargo y reiterando su apoyo al actual sistema democrático de nuestra convivencia. + El concejal de IUCA presenta al Pleno una moción que consta de

los siguientes puntos: 1 Q ) Elevar al Gobierno de la Nación el desacuerdo de esta Corporación con la actual participación de las Entidades Loca les en los tributos del Estado, solicitando más para éstas. 22

)

Instar al Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía al cumplimiento del artículo 142 de la Constitución sobre participación de las Corporaciones Locales en los tributos de las

32

)

Comunid~des

Autónomas.

Que el Ayuntamiento Pleno se comprometa a elaborar un Reglamento de participación ciudadana para la mejor marcha de los asuntos que afectan al pueblo de Valdepeñas de Jaén. oída y estudiada esta moción, es aprobada en su punto 3º por unanimidad de los corporativos presentes. -

34 -


SESIÓN ORDINARIA CELEBRADA EL DÍA 10 DE MAYO/89

* Se aprueba, por unanimidad, el borrador del acta de la sesión anterior.

* Se faculta al señor Alcalde para realizar una operación de tesorería con la Caja de Ahorros de Córdoba, por valor de seiscientas setenta y tres mil veinte pesetas, y otra con la Caja de Ahorros de Ronda, por valor de cinco millones de pesetas.

*

Se nombra al señor Jiménez Tello (primer teniente de alcalde) corno representante de este Ayuntamiento en la Mancomunidad del Servicio de Recogida de Basura.

*

Se estudia la no construcción d~ Edificio para Servicios Socia les, sito en la calle Real, incluido en Planes Provinciales/88. Sometido el asunto a votación, es denegado por falta de mayoría absoluta legal.

*

Por falta de mayoría absoluta legal no se aprueba el pliego de condiciones para la subasta del inmueble de la antigua Casa de Teléfonos ..

*

*

Se aprueba el presupuesto municipal ordinario de 1.989: INGRESOS

.

101.305.930 pesetas.

GASTOS

.

100.896.836

Se adjudica el arrendamiento del Kiosco del Chorrillo a D. Francisco Rivilla Serrano.

*

l

Se acuerda suscribir convenios culturales para 1.989 con la

Dip~

tación Provincial, por importe de 1.000.000 pesetas.

*

Se conceden varias ayudas con cargo al fondo .del Pósito Local Agrario.

SESIÓN EXTRAORDINARIA CELEBRADA EL DÍA 15 DE MAYO/89 + Se deja pendiente la aprobación del borrador del acta de la sesión anterior. + Se sortean los miembros de las mesas electorales para las elec ciones al Parlamento Europeo -1.989.

-

35 -


SESIÓN EXTRAORDINARIA CELEBRADA EL 21 DE JUNIO/89

* Se rectifica error en el acta de la sesión anterior, referente al Presupuesto Municipal Ordinario/1.989.

* Se aprueba solicitar subvención para mejoras y conservación de los dos colegios públicos de la localidad para 1.989 y 1990: Colegio Público "Santiago Apóstol

4.650.000 pesetas.

Colegio Público "San Juan"

2.300.000

"

* Se aprueba una operación de tesorería con la Caja de Ahorros de Ronda, por valor de 5.000.000 pesetas.

* Se acuerda solicitar Taller Ocupacional para Minusválidos con un presupuesto total de 23.212.100 pesetas.

* Se aprueban las normas iniciales

subsidiar~as

de Planeamiento

Urbano.

* Se adjudica el arrendamiento del Kiosco-Bar de la Plaza de la Constitución a don Juan A. Castro Jaenes :

S I N

' .

P A L A B R A S

/

/ -:-....,.

) 5

-

36 -


CON NOMBRE PROPIO

Zapatero,

.fflú~ico !' ~lcalbe

Ímprobo es el trabajo que se rre ha impuesto . Es c r i b i r no es fácil; al menos no es caro en un principio pensé que podría ser. Y si difícil es esta tarea, mucho más lo es cuando tratas de hacerlo sobre personas que has conocido y que formaron parte significativa en la vida de un pueblo. Tienes que tener un tacto trerrendo para no herir susceptibilidades, aunque lo que digas sea la pura verdad. Verdad que tienes que conocer de una manera fehaciente; y, aún así, suele m:::>lestar porque a nadie nos gusta que se airee nuestra vida. No es mi objetivo sacar a relucir trapos sucios (si es que los hubiere) de las personas a quienes quieres plasmar en un pequeño boceto literario. No; sólo deseo que el día de mañana puedan ser incorporadas (si es que se escribe) en la HISTORIA DE VALDEPEÑAS. Seré escueto y parco en mi pobre escritura; pero, si por casualidad, alguno se sintiera ofendido, no vea en nú deseo alguno de m:::>lestar o zaherir; pienso sólarrente que mi idea -oorro antes rrenciono- es la de dejar unos apuntes que puedan ser de utilidad a quien quiera o pueda escribir esa HISTORIA que tienen todos los pueblos, y que Valdepeñas también posee y debe dar a conocer a sus hijos. Con este m:::>tivo, deseo que ilustren estas páginas los datos biográficos y vivencias de un hanbre que, por sus circunstancias personales y aquellas que concurrieron en nuestro país en aquellos tiempos, desempeñó un papel de cierta iropoE. tancia en esta historia que hablaba de nuestro pueblo. Me refiero a la década de los años 1.930 a 1.940, en que sucedieron hechos económicos y políticos de tal re levancia que desencadenaron una Guerra Civil, de la que todas las familias españo las guardan algún triste recuerdo. y aquí, en nuestro pueblo, vivió nuestro hanbre, que -para su rrejor identi-

ficación- le llamarem:::>s lo que, bien por vocación o por su propio destino, en rea

-

37 -


lidad fue: ZAPATERO, MÚSICX) y ALCALDE. Nació Pelegrín Martos Peinado el 27 de diciembre de 1.888 en este pueblo se rrano de Valdepeñas de Jaén, y fueron sus padres José Martas y Ana Peinado.

se

instruyó caro pudo, ya que la enseñanza en aquellos tiem¡:x:>s sólo estaba

al alcance de niños cuyos padres disfrutaban de una situación económica desahogada y podían prescindir de cualquier ayuda o prestación de los hijos. No siendo el caso de Pelegrín, ya que su familia era m::rlesta, con pocas reservas económicas, por lo que se hacía necesario que el niño errpezara pronto a aprender un oficio y ayudara a sus padres. No obstante, y con cierto sacrificio, recibió su primera enseñanza haciendo canpatible ésta con el aprendizaje del oficio de zapatero, que su propio padre le enseñó. (Parece ser que antaño se imponía -caro herencia o tradición- la misma ac tividad de padres a hijos). Así, nuestro amigo Pelegrín se convirtió, siendo rrozalbete, en todo un artesano de los zapatos, no sin descuidar su afición a la

l~

tura de todo libro o periódico que venía a sus manos. De ahí que, con las dificu.!. tades de la época, se proporcionó una m::rlesta fonnación que también enriqueció

e~

tudiando nnísica, y que más tarde practicó caro miembro de la Banda IDeal, además de formar parte de un conjunto de aficionados que llegaron a representar alguna que otra zarzuela (o números de algunas de ellas) con los elementos que, para este género artístico, podía contarse en un pequeño pueblo caro Valdepeñas. He de destacar en tal sentido (desviándane un poco de la vida del amigo Pelegrín, y por considerarlo de suma importancia) la vocación artístico-cultural que por aquel tiem¡:x:> (primera y segunda década de nuestro siglo) había en Valdepeñas; no de forma generalizada, ya que herros de tener en cuenta que la mayor parte de la gente tenía -ooro dedicación prirrordial- las faenas agrícolas; y éstas -cuando se trabajaba de sol a sol- no daban lugar a otros menesteres. Pero sí había una clase artesanal y otra de buenas haciendas que cultivaron la cultura caro mejor po-

dfan,

se

cuenta -y aún existen personas que lo recuerdan- que proliferaban grupos

de jóvenes que formaron caupañía de teatro, llegando incluso a las representaciones del género lírico, además de una muy aceptable Banda de Música. Igualmente hay que destacar -porque así lo merece- la existencia de rondallas con instrumentos de viento y cuerda, de bastante calidad, y que no sólo actuaban caro orquestas en los bailes de aquellos tiem¡:x:>s, sino que daban

~as imisrro-

algún que otro concierto de

nnísica clásica. Todo esto, queridos paisanos, dice mucho de la vida de nuestros mayores, que

-

38 -


supieron dar esplendor a nuestro pueblo de mmera altruista y con una enonte carga de afición, ya que -pí.enso- estas cosas no se llevan a cabo con ningún tipo de fin lucrativo.

Ahora, sigarros con nuestro tema. Contrajo matrirronio el señor Pelegrín con su paisana Jacinta cabrera Lendínez, de cuyo matrirronio nacieron cinco hijos: Alicia, Alejandro, Aladino, Aníbal y Celeste. (Obsérvese el caso curioso de los nombres, ya que parecen influenciados por la literatura; el ansia del saber y la instrucción fueron la rreta de este hombre) . Al igual que otros de su edad, Pelegrín fue educado en una escuela de cor-

,

te liberal, y que por aquel entonces dirigía un gran Maestro, hijo asimismo de es te pueblo, don Gregorio Milla, el cual ejerció, caro maestro de enseñanza, en las Escuelas que dirigiera en Cataluña el célebre Sr, Ferrer. Caro consecuencia de es ta formación, abrazó la idea liberal y se hizo republicano-socialista; más que na da a causa de su rebeldía juvenil y oposición a las muchas injusticias sociales y cacicadas que imperaban- en aquel tierrpo. Jamás fue un hombre exaltado; muy al

co~

trario, de carácter sosegado, pacífico, justo y cabal; de una honradez intachable y, aunque ocupó puestos políticos en los que pudo rredrar, en ningún rromento tcm:5 provecho de nada, viviendo con estrecheces y sólo con los escasos beneficios que le proporcionaba su profesión. Consecuente con sus ideales políticos, en el año 1.911 -y junto a otros pai sanos- fundó el Partido Socialista de Valdepeñas; rrotivo éste por el cual, al

pr~

clamarse la Segunda República (en el año 1.931) foIlTÓ parte del Ayuntamiento val-

39 -


depeñero caro Concejal. CUatro años antes (es decir, en 1.927) quedó viudo, afectándole sobremanera la nueva situación a la que se enfrentaba, ya que -además de su precaria econaníale surgía el problema de sus cinco hijos sin madre. A los pocos rneses de proclamarse esta Segunda República fue ncmbrado Alcalde. Entonces comenzó su andadura política, bastante más acusada que años atrás, y con una gestión más llena de buena voluntad que de posibilidades a su alcance, ya que -obviarrente- la econanía municipal difícilrrente resultaba suficiente para pagar a los funcionarios. El principal y mayor problema al que tuvo que hacer frente fue a una situación de paro obrero sin rerredio. (En aquella época no existían ayudas de ningún género, ni incluso a nivel estatal). Este paro generaba con este nuevo sistema democrático (que muchos confundían) polémicas y discusiones que te!: minaban con la formación de grupos portadores de demandas, que -por desgracia- e~

te nuevo Alcalde no podía atender en su totalidad, al no tener "por vara de mando" la magia de todas las soluciones. Ante tal estado, acudió -buscando ayudas o soluciones a corto plazo- ante el Gobernador Civil de la provincia, cuyo cargo era ostentado por el señor Martín de Villodres. La persistencia de Pelegrín en sus frecuentes visitas a esta autori dad, y la perseverancia en conseguir algún rerredio, hizo que se proyectase (y más tarde, se llevase a cabo) la construcción de la carretera de Valdepeñas al castillo de Locubín. ¡Qué duda cabe que este evento constituyó un alivio para gran pa!: te de aquellos obreros que no disponían -en muchas ocasiones- ni tan siquiera del pan nuestro de cada día!

-

40 -


Por cierto -y a título de curiosidad- deseo referir las peripecias que le acontecieron a nuestro Alcalde cuando se desplazó a Madrid a solucionar algunos problemas del Municipio (entre ellos, y caro más importante, el conseguir ayuda financiera necesaria del Ministerio de Obras Públicas para carenzar los trabajos de la carretera a que antes se ha hecho referencia, y cuyas obras eran subvenc.í.o nadas, al cincuenta por ciento, por dicho Ministerio y la Diputación Provincial) . En

este viaje, y dada su costumbre de gran madrugador, deambulaba por las

calles de Madrid, vistiendo sus rrejores galas pueblerinas, cuando unos "avispados de lo ajeno" lo catalogaron caro presa fácil y, en un "encontronazo" maquiavélico, fue despojado de su cartera, perdiendo los treinta duros que -para sus gastos- le dio el Ayuntamiento. ¡Vaya problema el de Pelegrín! ¿Qué hacer en esa situación? Su reacción fue rápida y brillante: recordó que tenía un paisano allí, don Juan Rojas (a la sazón, Inspector del Cuerpo General de Policía, que prestaba sus servicios en la Brigada de Investigación Criminal) a quien acudió a contarle su desafortunado caso. El señor Rojas, veterano policía (que más tarde ostentaría la Jefatura de dicha Brigada) le citó para que le viera al día siguiente, y, haciéndolo así, ¡CUál no sería la sorpresa de Pelegrín! al encontrarse en la Ccmisaría con sus timadores, los cuales le restituyeron la cartera y, por supuesto, sus treinta duros, sin faltar un céntino. Uno de los "cacos" le ccrrentó: ' ''Si hubiérarros sabido que usted era paisano del señor Rojas, no la hubiéserros rrolestado". Menos mal que el problema tuvo un final feliz, gracias -caro digo- al señor Rojas, quien -por otra parte, y de algún nodo- estaba vinculado al Ayuntamiento de Valdepeñas, no sólo por su nacimiento, sino porque su cuñado, don Miguel Martínez Laguna, era Secretario del misrro. En

dicho viaje le aconteció otro suceso¡ éste, de índole distinta y más de

acuerdo con el carácter inquieto de nuestro hanbre: Llevaba ya varios días en Ma drid, pendiente de que el señor Ministro finnara la concesión econánica o licencia para el ccmienzo de las obras de la rrencionada carretera de Valdepeñas a

ca.§.

tillo de Locubín¡ y caro los días pasaban y, con ellos, los gastos de estancia en dicho lugar aumentaban, se propuso (con su constancia característica) realizar al gunas gestiones encaminadas a conseguir que le recibiese personalrrente el Ministro. Y -bien por la tolerancia de los ujieres, o por cualquier otro rrotivo- logró llegar al Secretario del misrro. Con él discutió sobre el rrotivo de su visita y la espera con que ésta se iba produciendo, esgrimiendo -coro arma poderosa- la razón de su viaje y el que sus paisanos pasaban hambre por el retraso de una finna. Y para mayor abundancia,

-

41 -


se manifestó disconfonre -con voz un tanto elevada de tono- con todos aquellos trámites burocráticos que él, con su talante liberal y dem5crata, no podía comprender. Fuese la casualidad o la comprensión del Secretario, lo cierto es que el señor Ministro, don Indalecio Prieto, se apercibió del asunto y éste recibió al Alcalde valdepeñero; y, tal vez por su afinidad política (socialistas ambos) o por el espíritu de justicia del caso, nuestro Alcalde tuvo toda clase de explicaciones por parte del señor Prieto, disculpándose éste por no haberle recibido antes, y con la praresa de que cuando el señor Pelegrín volviese a Jaén, ya estaría en la provincia la concesión que motivara este laborioso y anecdótico via je. Estas gestiones culminaron con el comienzo de las obras, en las que muchos obreros encontraron trabajo para un buen período de tiempo. Ahora pienso yo (como canentario personal) que en el zarandeo de los trenes de aquella época, cuando Pelegrín regresara de Madrid, tendría tierrpo de

~

ditar sobre dos sucesos contrapuestos que le ocurrieron: el prilrero, la excusa de unos rateros por haberle timado; y el segundo, la disculpa de un Ministro por la tardanza en resolverle un problema. Hoy quizás nos parezcan estos hechos de poca importancia; pero, situándonos en el tiempo en que ocurrieron, debernos valorar en su justo término el empeño y sufrimiento de un hanbre que hacía honor a la confianza que su pueblo le había depositado. Por estas fechas en que nos encontrarnos en nuestro relato, Pelegrín

contr~

jo matrimonio, en segundas nupcias, con Filomena Ranero Ortuño, viuda y con tres hijos de su prilrer marido; y que, de este segundo enlace, nacieron otros tres: José, África y Ana. Por lo que quedaron "a las costillas" de este hanbre once hi jos de "tres castas". ¡Qué valentía la de un hanbre que, sin rredios, tenía que afrontar tan pesada carga! He hablado de los problemas que en aquellos tiempos originaba el paro

obr~

ro, no ya a nivel local, sino también en otras zonas agrícolas de la provincia. Entonces, el Gobernador Civil convocó una reunión de Alcaldes con la finalidad de llevar a cabo una rrejor redistribución temporal de trabajadores, trasladando los de términos más necesitados a otros donde la riqueza agrícola demandaba mano de obra campesina. La reunión acordó que para llevar a efecto la información previa sobre el

nÚIrero de trabajadores que podrían emplearse en distintas zonas, era preciso designar un Comisionado que recorriese parte de la provincia con este fin. A tal efecto, el propio Gobernador, Martín de Villodres, pronunció la siguiente frase: -

42 -


"Delego mi autoridad para este asunto en la persona de Pelegrín Martos, mi Alea.!. de de blusa". Así pues, nuestro hanbre errprendió su viaje por estos pueblos jaeneros en calidad de Delegado, para llevar a cabo la misión encarendada. Contaba Pelegrín que en estas otras andaduras le sucedieron casos anecdóti cos, rrotivados por la extrañeza que despertaba su presencia en algunos Ayuntamie!! tos, 'ge ne r a lrnerite cuando no encontraba al Alcalde que buscaba, ya que -previarre!! te- había de identificarse con secretarios u otros funcionarios. Y, claro, dicha extrañeza la originaba un hanbre con atuendo más de corte manchego que andaluz, ya que vestía blusa de color gis oscuro y pantalón 9-e pana (sus prendas favoritas) y que portaba una credencial que le acreditaba caro una autoridad gubernativa, con todas sus prerrogativas. Fue el caso de un secretario que, al preguntarle Pelegrín por el Alcalde, le contestó un tanto agriarrente diciéndole que su señoría se encontraba sesteando, y que no se le podía rrolestar. ¡Claro! ¡ Imagínense la cara del Secretario al decirle Pelegrín que no podía perder tierrpo y

d~

seaba ver al Alcalde! Entonces, el citado funcionario (que, un tanto adormilado, tallaba el fresco a la puerta de la casa Municipal) con evidente malhurror despi-

dió a nuestro hanbre¡ el cual, ante seme jante actitud, exhibió su credencial e invitó a l Secretario a que llamase al Alcalde, ante la sorpresa del secretario, por encontrarse ante una persona que, por su sencillez, lo que nenas podía pensar era que t enía ante sí a un Delegado Gubernativo.

-

43 -


En fin, aquella misión terminó con resultados positivos para la clase tra-

bajadora de muchos valdepeñeros, sin que esto quiera decir que tales resultados fuesen exclusivamente de Pelegrín. El mérito que puede atribuírsele en este caso, caro en todos los que intervino, fue su abnegable buena voluntad de ayudar a su pueblo, según las circunstancias se lo permitían. Así, llegó hasta octubre (fecha en que terminó su mandato), coincidiendo este cese con el período denominado por un sector político caro "bienio negro", etapa de la Ir República cmprendida entre octubre de 1. 934 Y febrero de 1. 936. En el referido mes de febrero del 36 fue designado nuevamente Alcalde, cu-

yo cargo desempeñó hasta el final de la Guerra Civil (finales de marzo de 1.939), la época -caro es de suponer- más difícil, penosa y arriesgada que Pelegrín hubo de soportar. Ahora, vanos con el relato de este otro período, cuyo juicio del que estas líneas escribe, tuvo bastante trascendencia en nuestro puebla, donde -caro en to dos- se desataron tremendas pasiones y desmanes incontrolables, de los que - en rrodo alguno- Pelegrín fue responsable, y a los que siempre se opuso con energía. En este punto se hace preciso recordar que Pelegrín, ante todo, .e r a un "idealis-

ta", que creía firmemente en la justicia social a través de la razón y el diálogo; nunca de la violencia. Hasta tal punto que llegó a jugarse su propia vida, caro inmediatamente vererros. Si aquí, en Valdepeñas, se canetieron algunas atrocidades, todas ellas se llevaron a cabo aprovechando ausencias de su Alcalde en viajes oficiales. Un gran número de detenidos en aquellas primeras fechas del mes de julio del 36 salvaron sus vidas gracias a la negativa del Alcalde de entregar las llaves de la cárcel a unos llamados "dinamiteros", que, en camiones, y de diversos lugares, se dirigían a los frentes de guerra cerca de Granada, y que -al hacer escala en nuestro pueblo- pudieron originar un día de luto. Fue una intervención un tanto atrevida y peligrosa la de"Pelegrín, caro salvador de sus vidas. Supongo que alguno de ellos, al menos, guardaría en su merroria el agradecimiento que este hanbre mereció. Otro caso fue -en aquellos primeros días- que el capitán de la Guardia Civil, don Santiago Cortés, natural de Valdepeñas, y que pertenecía a la Canandancia de Jaén, se desplazó desde esta capital al pueblo, a por su familia, acanpañado de dos guardias. A su llegada, y cuando circulaba por la calle Quesada

(j~

to al Horno del Careto) le sorprendió un grupo de 6 o 7 milicianos armados , que se enfrentaron al capitán, apuntándole con escopetas y creando una situación vio

-

44 -


lenta, sin que el señor Cortés hubiese dado rrotivo alguno para la misma. Pero la vista de su unifo:rne, los aires de desconfianza y confusión que se respiraban en aquellos días y el mal talante de aquellos "valientes" escopeteros, pudieron or!. ginar un verdadero drama; pero, gracias a Dios, y a la oportunísima aparición de Pe legrín , se resolvió satisfactoriamente la cuestión, ya que en ese preciso rromento de las amenazas, se interpuso entre el capitán y los imprudentes milicianos, disolviéndose el grupo y quedando zanjada la cuestión. Esto no le fue demasiado difícil a Pelegrín, ya que gozaba del respeto y obediencia de sus ciudadanos, por ese recto comportamiento que él practicó . El capitán Cortés, tras normalizarse la situación, fue acanpañado por

Pel~

grín a casa de su hermano Pedro, donde permanecieron un buen rato juntos. Posteriormente, el propio Pelegrín subió al Ayuntamiento a poner en libertad al mencionado hermano del capitán, que se encontraba detenido, entregándolo a este, y ordenándole la rápida salida del pueblo al señor Cortés, con toda su familia, no sin antes abrazar errocionadamente a Pelegrín y expresarle su gratitud por haberle salvado de un trance eno:rnemente peligroso. Pasados varios meses, cuando se encontraban concentrados en el Santuario de la Virgen de la cabeza los Guardias Civiles de la provincia (entre los que se hallaban el cabo Juan Manuel Martos Peinado y su hijo José -hermano y sobrino de Pe legrín , respectivamente) el Capitán la canentó a Juan Manuel la escena de Valdepeñas, y le manifestó: "Si salgo con vida de este Santuario, le devolveré a su hermano Pelegrín el gran favor que me hizo y que no se borrará de mi rremoria". A propósito del tema, caro también fueron concentrados en el Santuario los Guardias de Valdepeñas, e s tos dejaron sus ropas y enseres familiares en el CUartel; y para evitar algún posible saqueo en el misrro, el Alcalde precintó con las máximas medidas de seguridad la puerta de entrada del edificio. CUando acabó el asedio del mencionado Santuario, los familiares de los Guardias interesados

rec~

gieron · sus pertenencias, sin haber sufrido deterioro o merma alguna. Fue otro ac to bueno de este Alcalde. Ahora quisiera hablar de la actuación más trascendental e importante que tuvo Pelegrín para con el pueblo. Y digo pueblo, porque en el corazón de todos y cada uno de sus hijos, sierrpre está latente el anor al Santísirro Cristo de Chircales. Fue en aquellos primeros días del Alzamiento (no puedo precisar cronológicamente s i algún relato se desarrolló antes que otros; de cualquier manera, con pequeñas diferencias de tiempo entre unos y otros) cuando Alejandro, hijo de Pe-

45 -


legrín, tuvo conocimiento de que el Sagrado Lienzo había sido sustraído en acto profano por un vecino del puebla, y traído de su ennita al pueblo. Enterado Pelegrín del hecho y con la urgencia que requería el caso, rescató el Cristo con la mayor discreción, y sin levantar sospecha alguna, a fin de evitar que cualquier exacerbado produjese alteración, cuando

(CaTO

vengo señalando) eran días

donde cualquier pasión o violencia podía tener lugar. Claro está, no precí.samen te en personas de orden, sino en atribulados elerrentos incontrolados. Así pues, nuestro amigo Pelegrín, ayu c~

dado por su mencionado hijo Alejandro, locaron cuidadosarrente el Cristo en una

habitación de la casa Consistorial (pero de fonna que pudiera pasar desapercibido)

y allí pennaneció hasta finalizar la Gue rra, siendo expuesto en los primeros días con todos los honores y para regocijo del vecindario en el propí.o -Ayuntanuento,

~

ta su traslado procesional a su casa de Chircales. Deseo quede constancia en este escrito, y para rrerroria de todos, que únicamente ca

nocían de la conservación del Santo Cristo, el Alcalde, el secretario, don Miguel Mart:rnez Laguna, su esposa, doña Vicenta Rojas y Alejandro. Dichas personas visitaban, con frecuencia, al Señor para adorarlo; y de manera especial, doña Vicenta (La "Niña Vicenta", para todos), que lo cuidaba y ayudaba a su conservación y buen estado, con gran devoción. Era una gran y distinguida señora que, por su bondad, se hizo acreedora del cariño de sus paisanos . Al ténnino de la Guerra Civil,pelegrín pudo eludir las primeras horas al lle gar los vencedores a Valdepeñas. Pasó dos días en casa de su amigo, el secretario; pero, al fin, fue detenido y encarcelado, pasando de la prisión de Jaén has ta la de Burgos, y permaneciendo (entre una y otra) más de cuatro años en privación de libertad. Gracias a la "Niña Vicenta" este hanbre no sufrió su condena totalmente, pue.!? to que tenazrrente luchó hasta conseguir su excarcelación.

-

46 -


Creo, sinceramente, que se ccroetió una gran injusticia con la detención de un hcmbre que no hizo mal a nadie; al contrario. Fáci1lrente puede canprobarse en todos los hechos narrados en este escrito (e, incluso, por personas que viven en la actualidad) que fue una persona honrada y trabajadora. Nuevamente, en 1.944, vuelve a reintegrarse a su profesión y a su familia, hasta que en 1.954, víctima de una grave enfennedad, entregó su alma a Cristo. A ese Cristo de Chircales que él mí.srro guardó y al que pudo presentar unas manos completamente limpias. Este fue el hcmbre: el ALCALDE, ZAPATERO Y MÚSICO. Vosotros (que muchos no lo habéis conocido) podréis emitir un juicio más imparcial tras la lectura de es tas líneas; pero, al hacerlo, tened en cuenta lo siguiente: Aunque fuera llamado en el Gobierno Civil con el sobrencmbre de "El Alr:alde Vitalicio" (por el mucho tiempo que ostentó el cargo), cuando cesó (el día 29 de marzo de 1.939) todo el capital e xistente en la casa de Pelegrín era UN BILLETE DE CIEN PESETAS. Su familia fue desalojada en veinticuatro horas de la casa en que vivían (que era de alquiler) y se cobijaron e n el Bahondillo Bajo, en el propio domicilio de un familiar. Creo, amigos, que esto será suficiente para derrostrar su honradez, si

ten~

rros en cuenta que -con cualquier sistema político- el final de un Alcalde no s ería el de PELEX;RÍN.

Por: Juan MARTÍNEZ ROJAS.

K~-------~»:!..===============~~

Día apacible y sereno, hermosa y fresca mañana; la fiesta e mp i e z a de lleno con repiques de campana .

-

47 -


Estampidos de cohetes, con pitidos de trompetas; mocitas y mozalbetes sobre adornadas carretas. La gente toda camina en alegre compañía, y, sin saber, se adivina que van a la romería. Alfombra de mil colores el bello campo aparece, con los pétalos de flores que un viento suave mece. La gente llega a la ermita, y, ante la imagen que adora, se moja en agua bendita, se santigua, reza y llora. ¡Viva el Cristo de Chircales!, dice una voz fervorosa. ¡Viva el Cristo de Chircales! en todo pecho rebosa. y

estando siempre seguras

de hallar remedio a sus males, gritan todas las criaturas: ¡Viva el Cristo de Chircales! Por un estrecho sendero y hasta una tosca explanada, con amor del pueblo entero es nuestra imagen llevada. Se dice la misa. Es todo silencio y recogimiento, y cada uno, a su modo, expresa su sentimiento.

-

48 -


y

entre afecciones festivas

y muestras de amor sin tasa, entre oraciones y vivas, torna el Señor a su casa. Adiós, mi bien, mi consuelo. Adiós, le canta, bien mío; llévame contigo al Cielo cuando mi cuerpo esté frío. Es medio día, y la hora del yantar ya se aproxima. Cada uno, sin demora, a su allegado se arrima. Una fuente cristalina, un prado por blanda alfombra, y de una vetusta encina la tupida y fresca sombra. Se come bien, y con gana; se bebe bien de buen vino; y , hartos de juerga y jarana, se van tomando el camino. y

entre tropezón y queja

se llega a casa ese día, diciendo la gente vieja: ¿Quién verá otra romería?

Por: Antonio GALLEGO ESTEPA. (mayo-junio 1.989)

..

•.~.•

• ! - - -...~ • -•...- --

......

• •• :T"

-

49 -

...

~""


Al Santísimo Cristo de Chircales. (Septiembre, día 1 - 8 de la tarde)

No quedan ya del sol destellos rojos, y las mozas se adornan con mantillas; y personas humildes y sencillas veo a tus plantas yo caer de hinojos. Por caminos de espinas y de abrojos otras gentes te siguen de rodillas; y salen a rodar por sus mejillas lágrimas a raudales de sus ojos. y a Ti se aferran con fervor profundo,

a implorar tu favor, que, desde luego, seguro les darás Tú de por vida ... No voy yo de esa forma por el mundo. Mas si, implorante, a Ti un día llego, ¡no me niegues, Señor, lo que te pida!

Por: Antonio GALLEGO ESTEPA

a -

50 -


De Excursión De madrugada. Las cuatro. Un coche grande, en la plaza del pueblo, espera en silencio que abran sus puertas cuadradas. Personas de edad madura, que viejos no son, avanzan portando maletas, bolsas, ropas de abrigo, paraguas. Un guirigay se forma con lo que unos y otros hablan; que no hay quien articule la más mínima palabra. Se abren las puertas del coche. De una en una y no muy claras la gente se va subiendo por la escalera empinada. Se hace recuento: Diez, veinte, cuarenta, cincuenta. Faltan cuatro. Hay que esperar. ¡Dios santo! ¡Y la hora pasada! Los cuatro, al fin, aparecen, jadeantes y sin habla, maleta y bolso en las manos, andando a grandes zancadas. Tocando un botón, el chófer el motor del coche arranca. Ya están todos; hay silencio. La luz, por dentro, se apaga. Despacio, muy lentamente, el auto se pone en marcha; se hace un silencio profundo y no se siente ni un alma. Cerca de allí, dos personas pasan cruzando la plaza. ¿A dónde van?, dice uno. Y otro: A conocer España.

Por: Antonio GALLEGO ESTEPA. Valdepeñas de Jaén (Abril/l.988)

-

51 -


PAGINAS ABIERTAS

~n

bUs'ca be un titulo Queridos valdepeñeros:

Pasan los meses, y pronto podremos deci r q u e los años¡ ma s nuestro bienamado pueblo, en lugar de mejorar, s e va d eteriorando poco a poco, casi sin darnos cuenta, e xcepto para los que con g ra n pena observamos cómo, día a día, los desperfectos de sus calles, los f eos edificios que uno a uno, despacio pero sin pausa, van levantándos e como horr ibles monstruos, devorando sin piedad el e n t o r n o ,

asfi xia~

do a las casas antiguas, bajas, que son las propias de un pueblo, de un pueblo andaluz como éste. Bueno, eso es un decir, pues a estas al turas va resultando cada vez más d ifícil discernir sobre el origen, entidad o raíces de Valdepeñas¡ y cada vez es más fácil comprender hacia donde se dirige. Un oscuro final se adivina ... Esto, junto a un cúmulo de pequeños -y no tan pequeños- detalles, está influyendo en que Valdepeñas se convierta a ojos vista en un sitio desconocido para sus lugareños y todas esas personas que, a lo largo del año, vienen de tan diferentes lugares de España y parte del e xtranjero . Entre todos estamos construyendo un pueblo sin raíces, sin tipismo o señas de identidad. Un pueblo amorfo, incontrolado ur banística y estéticamente, así como a otros niveles más crudos y d e terminantes. Un enclave atípico en un paraje cada vez más devaluado y menos integral. A este paso, y de seguir esto así -sin un claro criterio urbanista, ni ideas algunas en favor de una conservación, que buscase la "revalorización"-¡ a este paso, decíamos, va a llegar el día en que los que hemos nacido o criado en Valdepeñas, tanto como los que s uelen venir, nos quedemos sin recuerdos, sin esos "lugares pa ra e l r ecuerdo " qu e siempre hay y ha habido en todas partes. -

52 -


No tendremos dónde acudir para, con un paseo, alimentar la melan p~

colía rememorando tantas cosas ... , tantos lugares y personas; no dremos decir: -Aquí, en este árbol, junto a esa fuente le dije ...

-En esta casa nació tal . .. -En esa otra pasó tal cosa, y en aquella nos pasó no sé qué cuando andábamos ... Eso sí, podremos decir muy orgullosamente: ¿Ves allí? Donde se levanta ese mamotreto de "y pico plantas",

junto a esa nave sin para.!!

gón en este pueblo ... ¿Sí?, pues allí había, hasta no hace mucho, un huerto y una era donde ... Podremos sentirnos muy orgullosos; sí, se ñor. Este proceso de cambio en la forma de construir que, desde hace tiempo, está transformando drásticamente la morfología de nuestro

pu~

b lo, se lleva a cabo -además- abusando de los que no quieren o no pueden cambiar la estructura de su v ivi enda. Las calles van perdiendo s imetría y bell eza "popular". Y ¿qué hacemos con nuestro pueblo los que en él vivimos? ¡Nada! Callar o quejarnos entre nosotros, pero sin decir:

¡Basta ya! Sin obligar a que estos atentados ces en. ¿Es que no

hay ley de urbanismo? Pues ¡ h a g a mo s que s e cumpla a rajatabla, para todos por igual!

¿Y las calles? ¿Es que hay qu e d ejarlas que s e conv i erta n tamente en malos carriles? ¡Por favor! Las cosas hay que

compl ~

soluciona~

las lo más pronto posibl e; si s e dejan abandonadas durante t i e mpo, después resultará más caro y difícil de arreglar . . Ya no son únicamen

-

53 -


te calles de aspecto desagradable, sino el peligro que entrañan para la circulación; sus baches pronto serán socavones. ¡Ah! Y hablando de calles ... , nos van a permitir un pequeño lapsus: "La nueva calle del Paseo del Obispo". Lo más sincero sería -al tratarse de una calle tan estrecha- que se cerrase a la circulación de todo lo que no sean personas y bicicletas. ¡Digamos sí a las zonas peatonales! tan escasas aquí en Val depeñas, lo cual no deja de ser una incoherencia. Suponemos que cuando se hizo se le podía haber dado algo más de anchura; pero, puesto que ya está hecho, al menos dejémosla como lu gar de esparcimiento para paseantes, mayores y

~iños,

y ¿por qué no?,

para los "tortolitos". Simplemente, unos cuantos bancos, árboles, farolas típicas y una baranda; el resultado sería

u~

verdadero y

acog~

dar "Paseo del Obispo", un lugar para el recuerdo. Por ahí jamás han circulado coches ni motos; así pues, no canprendemos lo que puede pasar si sigue como hasta ahora. Bueno, en este caso podría llegar a ser mejor. Ya me dirán ustedes la situación,

cu~

do -a pesar del escaso tráfico- se encuentren dos coches. Confiemos en la pericia de los conductores. Otra cosa que resulta preocupante es ver los vertederos incontro lados que van formándose, de un día para otro, en los alrededores de Valdepeñas, a uno y a otro lado de las carreteras y caminos. Fuimos testigos de un caso de lo más abusivo y de falta de educación y con sideración que cabe imaginar. Vimos cómo un "señor" en su coche, con el maletero abierto y lleno de basura (cajas, bolsas, botes vacíos e inmundicias varias)

iba -con el ajetreo de su automóvil- sembrando

la calzada con los desperdicios que salían del maletero, y cómo -al llegar relativamente cerca del pueblo- arrojó todo a un lado de la calzada, quedándose tan fresco. Regresó a Valdepeñas como si hubiese hecho una hazaña valerosa, algo memorable. Estos basureros deberían prohibirse con sanciones, si es preciso; o si no, al menos, quemarlos y limpiar nuestros alrededores de cuando en cuando.

-

54 -


Chircales: LA ROMERÍA Un día estupendo que todos anhelamos con entusiasmo durante 364 días al año. Cuanta más gente, más lucida y mejor resulta la fiesta; pero ... , ¿y después? El personal parece olvidarse de que al año siguiente casi todos volveremos allí. ¿A quién no le gustaría encon trarse con un lugar limpio, radiante, en plena eclosión de la primavera y a tono con la ocasión? Pero, basuras por doquier.

¡qué va! Porquerías, restos y

¡Una vergüenza! La gente parece no darse cuen-

ta de lo rápido y fácil que resulta coger todos nuestros desperdicios e n bolsas, llevarlas de vuelta al pueblo, al igual que por la mañana veníamos cargados de viandas y enseres, y echarlas a la basura. O más fácil aún: Dótese a la zona con la debida infraestructura para la ocasión y ocasiones en que se visita Chircales a lo largo del año; esto es, bastarían unos bidones situados en lugares estratégicos y unos cuantos cartelitos alusivos para hacer la cosa más fácil a los romeros; más fácil, más limpia y más de agradecer por todos. Eso sí, siempre y cuando existiese un control periódico sobre dichos bidones o contenedores. Creemos que no resultaría en absoluto un de rroche dentro del presupuesto de nuestro Municipio. No sé si seremos las personas más adecuadas para exponer lo que sigue; pero no podemos evitar hacer a ustedes partícipes de nuestra -

55 -


opini6n: "El paro". ¿No hay que cotizar un cierto número de días para tener derecho a él? ¡Qué mejor manera de dar trabajo eventualmente que haciendo unas -llamémosles "cuadrillas de limpieza"- para dejar lustrosos cie.!: tos sitios antes y/o después de esas fechas especiales que se dan a lo largo del año: Ferias, Navidad, Romería, Verano! Y ¿por qué no también esos vertederos que ya decíamos? No sé, pero consideramos que es algo que puede y merece ser tenido en cuenta. En fin, exponemos todo esto porque -como ciudadanos de Valdepeñas- nos duele y nos e xaspera ver el camino que llevamos. Pensamos que callando no adelantamos nada; a todo el mundo le cábe que nadie es perfecto, ni podemos andar siempre atentos a cuanto acontece en nuestro alrededor. Por eso ¿qué mejor modo de hacer eco de los pequeños "detalles" que acudiendo a estas páginas? Así pues, gracias a todos cuantos puedan escucharnos y lleguen a interesarse e intenten hacer algo por su parte para dar un toque de luz, formas y color al neblinoso panorama de nuestro pueblo. Pongamos todos de nuestra parte, ciudadanos de a pie y autoridades, para lograr que Valdepeñas vuelva a ser el pueblo andaluz,

pi~

toresco y bonito que no hace mucho era. Acudamos en su auxilio; atendamos el S.O.S. Aún es .t i e mp o de evitar males mayores, aunque lo peor esté ya hecho. Desde aquí:

G R A C I A S

Por: Josefina RUIZ PEÑA y Roger MILLA RUIZ.

PUNTO Y APARTE: En ocasiones, cuando de poner un título se trata, no resul ta demasiado fácil. ¿Es significativo? ¿Contiene bien a la idea, o, por lo contrario, no es eso lo que se pretende? ¿Suena bien? ¿Es atrayente, soso ... ? Por esto y otras consideraciones personales -en las que no vamos a entrar- me gustaría proponerles algo: Ofrecer una serie de posibles encabezamientos (que no títulos) para que cada cual elija el que más le atraiga; o bien, propongo otro diferente, y con

-

56 -


esto y su opinión personal dediquen algo de su estimado tiempo y

e~

criban una carta a la dirección que se indica. Gracias por su interés. Los encabezamientos son: - "Un S.O.S. para valdepefias" - "Sefiores, pensemos ... " - "¿Hacia el 92?" - "Donde vamos". - "Y usted, ¿qué opina?" - "En nuestras manos está" - Etc., etc. Mi dirección es: Roger Milla Ruiz Avda. de Andalucía, 13 23.150 - Valdepefias de Jaén.

. . .~'-4.~---------------- ....~

~:~.>--

• •

BilJliofectl Municiptll Una vez más nos dirijimos a los lectores d e esta Crónica. Esta vez me ha pedido la Redacción que haga un pequefio resumen de lo acon tecido en la Biblioteca de Valdepefias en el aspecto cultural. To man do como etapa el trimestre abril-mayo-junio, podemos sefialar que el movimiento cultural ha sido amplio, a pesar de que nuestra juventud todavía no tiene muy asimilado el término "colaboración" o "participación"; en especial -como he d icho- nuestra JUVENTUD. De este modo, hab iendo hecho el preámbulo, podemos iniciar nuestro resumen: En abri l, "aguas mi 1". No hay s iempre mi 1 aguas como nuestro re fran ero dice, pero sí hay MIL motivos para leer un buen libro; ymás adn, siendo este mes cuando se celebra el "Día del Libro". Y así lo celebró la Biblioteca. Recibió la visita de los alumnos del Colegio pdblico "San Juan",

i

quienes se les estuvo explicando el funciona-

-

57 -


miento interno y externo de la Biblioteca. Los mismos e n t r e g a r o n una s erie de cuentos que se leyeron en e l programa de radio "La ha ra del lector", y quedaron a rchi vados e n la Biblioteca. Además, y por segundo año consecutivo, se entregaron los premios a los mejores lectores. En mayo, nuestra actividad se encaminó hacia e l t eatro. TICA NA representó para los alumnos de 8º de E.G.B.

del C.P. "Santiago

Apóstol" dos obras de los Hermanos Ál varez Quintero (Joaquín y Ser~ fín). Las obras fueron "Mañana de sol" y "Carta a Juan"

(esta dlti-

ma con arreglos de Artº Rosa Jaenes. y en junio,

la poesía fue nuestro fin a perseguir. Como es cos

tumbre, se celebró el 111 Certamen de Poesía "Feria de San Juan/89". Fue escasa la participación, pero muy abundante la calidad. Desde aquí aprovecho para animar a nuestros poetas para que el año que

vi~

ne sea más concurrido. Los ganadores de este año fueron: Francisco Nieto Gallardo, con su poesía "SENCILLEZ", Y Antonio Gallego Estepa, con la poesía titulada "SONETO". Por

ú

I t.Lmo , recordar que la Biblioteca puede hacer estas y más

cosas a nivel cultural; pero también necesita más participación y colaboración. Los habitantes de nuestra localidad tienen que empezar a pensar en la cultura como medio de unión y comunicación para el mejor funcionamiento de nuestra sociedad.

..

Por: Juan Manuel AMATE MaLINA .

•-

-

58 -


ESTUDIO COMPARATIVO DE LA POBLACIÓN DE VALDEPEÑAS DE JAÉN, LA PROVINCIA DE JAÉN Y ANDALUCÍA, SEGÚN LA EDAD Y EL SEXO.

(Con datos e xtraídos del Padrón Municipal de Habitantes de Valdepeñas de Jaén y del Servicio de Estadística de la Consejería de Fomento y Trabajo de la Junta de Andalucía)

V A L D E P E Ñ A S

D E

J

A É N

De un total de 5.046 habitantes, 2 .559 (el 50'71 %) son varones, y 2.487

(el 49'29 %) mujeres. D I S TRI B U CIÓ N

Habitantes de

lO

3 años: 128 varones y 134 mujeres.

4 a 14

457

Y 408

de 15 a 24 de 25 a 44

493

Y 446

529

Y 472

de lO

O a

604 de 45 a 64 De 65 años en ade lante ... . : 348 lO

J

A É N

lO

Y 600

lO

y

427

(P R O V I N C I A)

De un total de 646.849 hab itantes, 319.814 (el 49'44 %) son varo nes, y 327.035 (el 50 '56 %) son mujeres. D I S TRI B U CIÓ N Habitantes de

o a

3 años: 18.376 varones y 17.719 mujeres.

4 a 14

60.520

lO

Y 56 .772

de 15 a 24

62. 493

lO

Y 59.471

de lO

de 25 a 44

lO

de 45 a 64

lO

74.508 70 .851

De 65 años en adelante .. . . : 33 .066

-

59 -

Y 73.482 lO

Y 73 .379 y 46 .212

lO


A N D A L U CíA De un total de 6.787 .747 habitantes , 3 .3 47 .020 (el 49 '31 %) son varones, y 3.440.727 (el 50'69 %) son mujeres. D 1 S TRI B U CIÓ N

Ha b i t a n t e s de

3 años: 197 .645 varones y 187 .866 muj eres .

4 a 14

695 .415

Y 658.305

de 15 a 24

639.763

de 25 a 44

853 .104

Y 614 .253 Y 845 .037

de

" "

O a

de 45 a 64

"

672.205

"

"

De 65 años en adelante .... : 288.888

VALDEPEÑAS DE JAÉN 5 '00 % 17 '86 %

3 años ... :

O a

De

4 a 14

· .. .

De 15 a 24

·. .. · ... · ...

De 25 a 44 De 45 a 64

Y 708 .418 y

" "

426.848

"V A R O N E S"

PO R C E N T A J E

De

" "

De 6 5 en ade lante. :

P O R C E N T A J E

JAÉN 5'75 %

ANDALUcíA 5 '91 % 20 '78 %

19'27 %

18 '92 % 19'54 %

20 '67 %

23 '30 %

19 '11 % 25'49 %

23'6 0 % 13 '60 %

22 '15 %

20 '08

10 '34 %

%

8 '63 %

"M U J E R E S"

VALDEPEÑAS DE JAÉN

JAÉN

ANDALUcíA

3 años . . . :

5 '38 %

5 '42 %

·... ·.. .

16 '41 %

17 '36 %

19 '13 %

17 ' 9 3 %

18'18 %

17 '85 %

· ... · . ..

18 '98 %

24 '56 %

24 '13 %

22'4 7 % 22 '44 %

20'59 %

De 65 en adelante . :

17 '17 %

14'13 %

12'41 %

De

O a

De

4 a 14

De 1 5 a 24 De 25 a 44 De 45 a 64

" " "

5'46 %

Por : Ángel FERNÁNDEZ HERVÁS

60


expert

Hermanos Tello CI. Capitán Cortés¡ 16 - Teléfonos 310068 - 310019

ELECTRODOMESTICOS y ARTICULOS DE REGALO Grandes ofertas en : Vídeos - Televisión - Radiocassettes - Equipos de Mús ica Lavadoras - Frigoríficos y Artículos de Regalo COMPRUEBELO VISITANDONOS

* ADEMAS:

Confecciones, Deportes, Colchones de todas las marcas LAS MEJORES MOrOS A LOS MEJORES PRECIOS

AHORRARA DINERO COMPRANDO EN LOS

ESTABLECIMIENTOS DE HERMANOS TELLO


Profile for asociacionlugia

nº 17  

nº 17  

Advertisement