Issuu on Google+

piuke1_diario cordillerano 12/02/2014 07:51 p.m. Página 2

ESPECULACIÓN INMOBILIARIA EN CÓRDOBA

AutoridAd indígenA del Pueblo ComeChingón imPutAdA Por usurPACión de su ProPio territorio

E

l pasado miércoles 5 de febrero, Mariela Tulián, autoridad tradicional de la Comunidad Indígena Tulián del Pueblo Nación Comechingón de San Marcos Sierras, fue imputada por usurpadora de su territorio ancestral en una causa iniciada por la fiscalía nº 2 El pasado miércoles 5 de febrero, Mariela Tulián, autoridad tradicional de la Comunidad Indígena Tulián del Pueblo Nación Comechingón de San Marcos Sierras, fue imputada por usurpadora de su territorio ancestral en una causa iniciada por la fiscalía nº 2 del Juzgado de 7º circunscripción de Cruz del Eje. En una confusa situación judicial se encuentra la autoridad máxima de la Comunidad Indígena Tulián del Pueblo Comechingón de San Marcos Sierras. Mariela Tulián, Casqui Curaca de la Comunidad, fue imputada por la fiscalía nº 2 del Juzgado de 7º circunscripción de la ciudad de Cruz del Eje en una causa donde se la acusa de usurpación de un lote de terreno en el que vive. Esta situación es producto de la complicada realidad territorial de la localidad de San Marcos Sierras, ya que en los últimos años se ha vivido una escalada constante de usurpaciones legalizadas a través de los trámites de posesión y la venta fraudulenta de lotes que forman parte del territorio ancestral de esta Comunidad. “Es necesario que la justicia se entere de que nuestro territorio está protegido por la ley nacional nº 26.160 y sus prórrogas, la aplicación de esta ley en el territorio de nuestra comunidad fue iniciada en el año 2.009 y en el año 2.011 el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) nos informó que de acuerdo a la documentación presentada por la Comunidad, estábamos en condiciones de continuar con la aplicación de la ley para la devolución que el Estado se plantea realizar en todos los territorios indígenas del país”, dijo la Curaca Tulián al ser consultada sobre su situación. La ley 26.160 declara la “Emergencia en materia de propiedad y posesión de los territorios que tradicionalmente ocupan las Comunidades Indígenas del país”. El artículo 2 aclara: ”Suspéndase por el plazo de la emergencia declarada, la ejecución de sentencias, actos procesales o administrativos, cuyo objeto sea el desalojo o desocupación de las tierras…” “Nada de esto se cumple en este territorio comunitario, vemos con mucho dolor que cada día nuestro territorio es víctima de una nueva agresión”. Cabe destacar que el pasado 10 de enero un grupo de miembros de la Comunidad recibió amenazas de muerte por intentar frenar el avance de una máquina que realizaba trabajos de desmonte en la “Reserva Forestal Natural Sierras de Cuniputo”, parte del territorio comunitario indígena, Mariela se encontraba entre las personas que recibieron estas amenazas. La reserva se encuentra en la zona roja de bosque nativo, de protección máxima contra el desmonte, pero donde se realiza un importante emprendimiento inmobiliario de loteos ilegales. -“No es la primera ni va a ser la última vez que nos amenacen de muerte, pero el miedo ya no es suficiente para detener el reclamo de nuestra gente”, aseguró Mariela con la firmeza de su estirpe. Por otro lado es importante dar a conocer a la opinión pública que Lautaro, de 7 años de edad, el hijo menor de la Curaca, en el día de la fecha cumple 3 años y medio de encontrarse en estado de coma por haber sufrido un grave de proceso de enfermedad que lo llevó a necesitar de un tratamiento de rehabilitación que desde el año 2010 están tramitando. La familia proyectaba en marzo poder viajar hasta Cuba con el niño para realizarle este tan esperado tratamiento, pero esta imputación, al día de la fecha imposibilitaría a la Curaca a salir del país. -“Están utilizando la desesperación de la familia para obligarnos a ceder ante una injusticia. Parece haber una justicia para los pobres y otra para los poderosos, hace varios años iniciamos un juicio para llevar mi hijo a Cuba, y recién el 24 de febrero se va a realizar la primera audiencia de este juicio, y estas personas de la noche a la mañana nos imputan por el capricho de un niño rico. No nos cabe ninguna duda de que esta acusación es producto de una persecución por la lucha que venimos haciendo desde hace tantos años. Creen que me atacaron en mi punto débil que es mi hijo, pero en realidad mi hijo es mi fortaleza, nadie me va a impedir llevar a Lautaro a recibir su tratamiento en Cuba”, agregó Mariela Tulián.” ■ Fuente: CCAIA

Número 310

NEGRO

TARARÁ

En 1975 Tarará se convierte en campamento para pioneros cubanos divididos en dos períodos:

ra los niños afectados por la catástrofe de la planta atómica de Chernóbil.

*Docente Recreativo: Asistían los pioneros con profesores y personal auxiliar para la realización de actividades docente –recreativas. *Recreativo: En el plan vacacional Julio y Agosto permanecían una semana en compañía de guías y maestros.

El 29 de marzo de 1990 arriban a al país los primeros 139 niños afectados por el accidente, siendo recibidos por el comandante en jefe Fidel Castro Ruz. Se instituye así el Programa Cubano de Atención a los Niños de Chernóbil, auspiciado por el Ministerío de Salud Pública. Se han atendido 25170 niños y adultos. Estos pacientes tienen un amplio programa de salud y recreación que el gobierno revolucionarío brinda de forma gratuita. También se desarrolla un Programa de Salud auspiciado por el MINSAP y el MINED para la atención de niños cubanos que presentan padecimientos crónicos de asma y diabetes.

Entonces la Ciudad de los Pioneros José Martí es visitado por personalidades como los presidentes Salvador Allende y Omar Torrijos. Ante un llamado de las organizaciones y el estado de la antigua Unión Soviética los pioneros cubanos donan su ciudad pa-

desCubRen lAgunA geneRAdA poR CAmbio ClimÁTiCo C

ientíficos colombianos y una comisión de las universidades suizas de Zurich y Lausana descubrieron una laguna surgida del deshielo del glaciar Santa Isabel en la Cordillera Central, a cuatro mil 900 metros sobre el nivel del mar. Especialistas del Instituto Nacional de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) certificaron que hace un año ese cuerpo de agua no existía y lo atribuyeron a los efectos del cambio climático sobre el medioambiente. La laguna fue encontrada por los expertos mientras realizaban un trabajo de campo sobre el re-

troceso y derretimiento del Nevado de Santa Isabel, una de las montañas más altas de la Cordillera Central, cuya cima marca la frontera entre los departamentos de Caldas, Risaralda y Tolima. El director del Ideam, Omar Franco, preciso que la extensión de la laguna es de unos 100 metros de largo por unos 20 de ancho y unos tres metros de profundidad y es un producto evidente de un proceso de deglaciación. En declaraciones a la emisora Caracol Radio, advirtió sobre los graves estragos que está causando este fenómeno climático en los ecosistemas del país. Por su parte Jorge Luis Ceba-

llos, funcionario de esa entidad y responsable del estudio de la dinámica glaciar en Colombia, precisó que esas masas de hielo responden con rapidez a las condiciones de la atmósfera y su derretimiento y retroceso dieron lugar a esta vertiente de agua estancada, de color verdoso. La laguna podría estar catalogada como una de las más altas del país, señaló, y permanecía oculta en un sitio poco explorado entre el borde del hielo y afloramientos de roca volcánica. ■ Ecoportal.net Prensa Latina

CAmbio ClimÁTiCo AfeCTARÁ 600 millones de hAbiTAnTes en lAs CosTAs H

asta 600 millones de personas (alrededor del cinco por ciento de la población mundial) podrían ser afectadas a fines de siglo a causa de las inundaciones costeras provocadas por el cambio climático. El trabajo, dirigido por el Foro del Clima Global con sede en Berlín y la participación de la Universidad británica de Southampton, presenta los resultados completos de simulación global sobre los futuros daños de las inundaciones en edificios e infraestructura en las llanuras aluviales costeras. Según los estudiosos, se esperan aumentos drásticos en los daños debido a los crecientes niveles del mar. Las regiones de Asia y África -precisan los autores- pueden resultar particularmente afectadas, dijo en referencia al crecimiento de ciudades costeras como Shanghai, Manila y Lagos. "Los países deben tomar medidas e invertir en la protección de la costa, como la construcción de di-

ques, entre otras opciones" instó el investigador Jochen Hinkel, autor principal del trabajo. Hinkel afirmó que los países pobres y los pequeños Estados insulares necesitan del apoyo internacional para realizar las inversiones necesarias en aras de paliar los efectos del cambio climático. Si no se reduce rápida y sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, algunas regiones tendrán que considerar seriamente la reubicación de un número significativo de personas, apuntó. Es necesaria -dijo- una acción rápida en Asia y África, donde en la actualidad gran parte de la población costera ya está afectada por las mareas de tempestad y las inundaciones. Asimismo en Europa, como demuestran las recientes inundaciones costeras en el suroeste de Reino Unido, agregó. ■ Ecoportal.net Prensa Latina


piuke1_diario cordillerano 12/02/2014 07:51 p.m. Página 3

rAúl ZibeChi: "los límites del Consumismo tAmbién son internos" La sociedad está en movimiento, crea de forma autónoma, aunque el Estado luego se lo apropie para sus propios fines. Esta es una de las ideas principales de la charla que mantuvimos con el pensador/educador Raúl Zibechi, uruguayo, en la oportunidad de la presentación de su nuevo libro, Preservar y compartir, con Michael Hardt, y editado por Mar Dulce. En la entrevista, nos cuenta que el Buen Vivir es la mejor invención de los movimientos, porque además de criticar al desarrollo propone una "alternativa real". Nos confirma que la cuestión cultural también es estructural. Y en este sentido que el consumismo es un límite interno del colectivo humano. También, que no existe en América Latina el post-neoliberalismo, sino que las carácteristicas principales, como el extractivismo, aún se mantienen. Como sostiene en sus escritos, se trata de un modelo sin productores, como fue la sociedad industrial. Y por ello en este caso el Buen Vivir es una alternativa de quienes producen su vida. ENTREVISTA Por Eduardo Soler

E

mpecemos por el principio: ¿Cómo surgió la idea del libro? -Conozco a Gabriela [Massuh, de la editorial] hace muchos años y ya habíamos publicado un libro colectivo "Renunciar al Bien Común". Ahora surgió esta posibilidad. El libro es básicamente la edición de una larga entrevista que me hizo Hardt para una revista de la Universidad de Duke que salió hace un año en inglés. Se dio la posibilidad de publicarla aquí en español junto a otro ensayo de Hardt y un par de textos míos. Yo conozco a Hardt de hace años y es un referente para mí importante. Nos hemos leído mutuamente. Y él enfoca la entrevista desde un lugar de mucho conocimiento, no sólo del otro, sino de los trabajos y de la realidad latinoamericana. Se dio esa confluencia y los resultados son interesantes. -El libro discute el concepto de "Movimientos Sociales" (MS). -Sucede que uno tiende a nombrar lo nuevo con conceptos viejos. Por una cuestión de inercia. Los conceptos son una caja de herramientas que uno tiene. Y ahí aparece una dificultad que tiene mucho que ver con una cuestión eurocéntrica. La academia ha desarrollado a partir de los años 60 una serie de análisis para nombrar los nuevos movimientos sociales en Europa y Estados Unidos: de mujeres, de minorías, de derechos civiles, los movimientos pacifista y ecológista. Yo creo que este concepto de MS no se adapta o no da cuenta de toda la novedad de acciones, formas de ser y de hacer que conllevan los movimientos latinoamericanos. Que tienen algunas características como el arraigo territorial, la creación de espacios que tejen relaciones sociales distintas a las hegemónicas. -En ese sentido, quisiera preguntarle por otro concepto de Hardt: "Multitud". Y que hace unos días Horacio González lo utilizó para referirse a las protestas recientes. (Nota: Sobre el 8N publicó "Multitud Abstracta" y sobre el 18A ("Multitud volátil"). La idea multitud de Hardt y Negri está ligada a lo que denominan como trabajo inmaterial. Creo que no se puede traspolar y utilizar indiscriminadamente el concepto para cualquier cosa. Yo incluso tengo dudas con el concepto de multitud. Me ofrece algunas dudas. Creo que en América Latina el Grupo Comuna en Bolivia lo ha utilizado desde otro lugar, como "articulación de las diferencias", que es una idea más adecuada a nuestra región. A partir de ahí hay usos y abusos. Yo no comparto del análisis de Horacio González, porque me aparece que allí hay una intencionalidad política de desacreditar al que se moviliza en un sentido opuesto al que yo creo. Lo que me parece interesante es que hoy la sociedad tanto los que están de un lado, del otro, o de ninguno, están en movimiento. Hay una tendencia a la movilización social, y sobre todo a la movilidad social, que es distinto, a personas que empiezan a ocupar lugares distintos. Lo hacen como hicieron otros actores con los que ellos no estaban de acuerdo, como los piqueteros o los caceroleros. Muestra que son formas de acción universales que se utilizan con fines distintos. Me parece que esto es parte del juego real de la sociedad, que no se puede criminalizar o despreciar. En el fondo, cuando la sociedad está muy "movida" (movilizada, moviéndose) los Estados pasan a un segundo plano. -Los movimientos y los pensadores generan nuevos conocimientos y prácticas. ¿Cómo puede hacerse para que no sean apropiados y utilizados en contra de sus creadores? -Yo creo que el conocimiento es libre, y el que no es libre debiera serlo. Cuando una multinacional bloque sus saberes para que no los copien otros lo criticamos. Entonces el conocimiento está ahí y la gente la utiliza y se la apropia de la manera que puede hacerlo. Creo que eso tiene una lógica propia. Puede ser diabólico, pero en toda América Latina los gobiernos han utilizado los saberes de los movimientos en el sentido inverso, para bajar políticas sociales. Como políticas focalizadas contra la pobreza. Eso es algo inevitable. Si uno mirara 40 años del Banco Mundial, empieza a utilizar categorías de los movimientos, como autonomía. El BM, principal difusión de estas políticas sociales, descubrió que son más efectivas si las aplican los mismos movimientos, cooptándolos, como sea. -Hablando de apropiación de conceptos, ¿qué hay del Sumak Kawsay o Buen Vivir cuando pasa de las comunidades al Estado como en Ecuador que hace un Plan de Desarrollo? -Sí, es contradictorio. Es que la vida es un terreno muy resbaladizo. En el terreno de la política también. En estos últimos 15

NEGRO

años, una creación de los movimientos fueron los emprendimientos productivos. El Estado toma esas experiencias, las convierte en economía solidaria y las devuelve como planes. Lo que era una creación emancipatoria es devuelto como una política vertical que la bajan personas que ahora son funcionarios. Por un lado eso se institucionaliza, está bueno que haya un apoyo del Estado, Pero a la larga deja de ser una creación popular. Eso es parte de la vida. No se puede hacer una ley que lo prohiba. Contra eso, lo único que hay es seguir creando. -Pienso que tal vez plantea nuevos ejes de lo pensable. No es lo mismo hablar de "desarrollo sustentable", que también fue apropiado incluso por las mineras, que de Buen Vivir (BV). -Sí, creo que de todas las creaciones teórica-práctica de los movimientos, la idea del BV quizá sea la más removedora. En el sentido de que por primera vez en occidente se acuña un concepto que va a contra-corriente, que no sólo critica el desarrollo (eso hace medio siglo venimos discutiéndolo) sino que además ofrece una alternativa. Que la mayoría tal vez no esté dispuesta a asumirla -acepto- pero una alternativa real de gente que vive de otra manera. La alternativa no es teórica, no es decir que el desarrollo tiene tal y tal efecto negativo, sino que además hay la posibilidad de vivir bien. En armonía con la naturaleza, con otras personas,

con tecnologías dominables por los seres humanos. Vivir en relaciones cara- cara, no anónimas. No es solamente un tema ambiental, eso es una dimensión. Es una filosofía distinta totalmente. Una cantidad de cosas que recién estamos empezando a vislumbrar como una alternativa real a la crisis civilizatoria. Porque lo que muestra el BV no es que haya una crisis ambiental, una humanitaria, una económica. Es que la civilización occidental ha llegado a un punto de no retorno. Y cada vez la gente es más consciente de eso, el problema es encontrar alternativas. -En ese gran cambio, lo escuché decir que contra el impulso emancipatorio está el impulso del consumismo, ¿puede decirse en estos términos? -Sí, puede pensarse de esa manera. Yo lo que trato de decir es que si la emancipación es una tendencia humana, que nace al interior del colectivo humano, los límites no pueden estar afuera. Porque normalmente se tiende a ver esa dicotomía que considero falsa: "Yo quiero emanciparme pero el Mercado o el Estado me lo impiden". Creo que la potencialidad de los límites también son internos. Por eso hablo del consumismo. Nadie te obliga a consumir, nadie te pone una pistola en la cabeza y te dice "consumí". Es una voluntad humana. Manipulada, influida, lo que quieras. Pero cuando llegás a tu casa el que prende la televisión sos vos, no es otro. Entonces creo que hay que ser serios y hay que establecer la tendencia y los límites en ese lugar, en el ser humano. Ahí es donde fallamos, echamos culpas afuera, tiramos la pelota afuera. En el punto en que estamos hoy es que sí, es cierto, hay límites externos, pero no trabajamos suficientemente los límites internos. -También surgió en su presentación considerar los cambios civilizatorios que trae el ascenso de China. ¿Qué tipo de novedad es ésta? -Hay varios cambios. Que Occidente deja de ser la parte hegemónica del mundo es un hecho claro. ¿Hay un capitalismo oriental? Sí lo hay. Me parece que es un capitalismo, y es diferente China a Japón, donde las reglas estatales sujetan todavía de una for-

ma más estricta al mercado, a las multinacionales. Todavía en buena parte de Asia el Estado es capaz de guiar a las multinacionales, y no al revés. Probablemente esta doble dimensión que tiene el capitalismo en Occidente, que es flujos de capital y territorialidad (el Estado), en Oriente funcione de otra manera, con otros equilibrios. Si eso fuera así vemos que la realidad del capitalismo en Occidente difícilmente se reproduzca en Oriente, que sea otro tipo de capitalismo, o algo distinto al capitalismo. Hay muchas corrientes distintas. Hay quienes sostienen que estamos en la etapa final del capitalismo, y hay quienes dicen que China es la que permite que el capitalismo reverdezca. -Hablando de cambios en el capitalismo, un análisis de los gobiernos progresistas es que son post-neoliberales. ¿En qué sentido puede considerarse así? (El neoliberalismo tiene la teoría del derrame que no es muy diferente a decir que hay que crecer para distribuir). -Me parece que el concepto de "Post-Neoliberalismo" no es adecuado. Hoy todavía vivimos en una era neoliberal. La principal categoría es la especulación financiera y lo que se llama "acumulación por despojo o por desposesión". Esa es la principal característica de "el modelo". Ha cambiado la forma de gestionar: en los años 90 fueron las privatizaciones, hoy en día es extractivismo. Me parece que nombrar como pos-neoliberalismo al modelo actual porque haya gobiernos que tienen un discurso progresista me parece poco sólido. Porque fíjese que curioso, hay gobiernos de izquierda extractivos y gobiernos de derecha extractivos. ¿Entonces cuáles son los pos-neoliberal? ¿Cuál es la diferencia de fondo? No encuentro un análisis que me convenza de las características de los gobiernos progresistas comparados con los conservadores. Estructuralmente son lo mismo. Se dice que unos combaten con más fuerza la pobreza, y sería muy discutible. Porque si no tuvieran un ciclo tan altos de los precios de las commodities seguramente no podrían hacer las políticas sociales que están haciendo. Entonces los gobiernos funcionan de una manera muy parecida en unos países y otros. Cerramos la entrevista aquí y retomo el libro para seguir con la argumentación de este último punto, muy relevante: "En todos los procesos hay algo en común: la continuidad del modelo extractivo, ya sea la minería a cielo abierto, la extracción de hidrocarburos o las industrias del agronegocio. En todos estos casos se trata de la producción de commodities. Este es hoy el modo que asume el neoliberalismo en la región". Más adelante dice: "En la medida en que el extractivismo, la apropiación de bienes comunes para convertirlos en mercancía, continúe como eje central del modelo económico no habrá forma de evitar la paulatina marginación de amplios sectores de la población". Esto es porque, a diferencia del modelo basado en la producción industrial, con el modelo extractivo "la mecanización hace irrelevante el trabajo humano". Por tanto, volviendo a la idea anterior: "No hay extractivismo sin una estrategia del Estado para mitigar la pobreza. No por afán de justicia o filantropía, sino para evitar la protesta que genera el aumento de la pobreza causada precisamente por el extractivismo. Este es el motivo por el cual todas las políticas sociales se publicitan a través de una retórica rimbombante en insistentes mensajes publicitarios y discursos políticos. Este es un aspecto muy importante. La renta extractivista permite generar una batería de políticas sociales dirigidas a los sectores más vulnerables". Por todo ello también en una interesante columna había titulado: "Para cortarles las alas hay golpismo hay que salir del extractivismo". Zibechi me explica que existe un "caos sistémico" que debe ser considerado. Así: "Estamos en periodos donde pequeñas acciones producen cambios inesperados". Me cuenta el ejemplo de la peste negra en el siglo XIV de Europa, que algunos autores señalan como impulso del capitalismo por los cambios que trajo, como poca población trabajadora, y afán por aferrarse al consumo material. Y continúa: "Creo que estamos en un periodo así. Catástrofes, hechos imprevistos, guerras, o secuencias de hechos no planificados, o no visibles previamente, pueden generar cosas nuevas. Por eso creo que hay que estar atento a los cambios del mundo". Para finalizar, me confirma la idea que había tomado de otras intervenciones, acerca de que la cuestión cultural también estructural, y que debemos evitar caer en el simplismo del marxismo economicista. La idea se mantiene, la lucha contra el extractivismo es -también- una lucha cultural, al igual que salir de nuestra subjetividad consumista para empezar un nuevo modo de vivir bien. ■ Fuente: Com Ambiental


piuke1_diario cordillerano 12/02/2014 07:51 p.m. Página 4

sigue el engAño de lA mineríA resPonsAble Por Carlos Zorrilla - William Sacher - Alberto Acosta

S

aben cuánto va a utilizar el proyecto, el agua del río (en Quinsacocha)? Uno por ciento, porque se saca el agua y se la recicla, esa es la minería moderna. Presidente Rafael Correa. (1) Cuando se trata de vender la idea de que la minería a gran escala no causará mayores impactos ambientales y sociales, los empresarios mineros y el Gobierno recurren a los mitos de la "minería responsable". Este discurso ha sido diseñado por las grandes transnacionales mineras, en el marco de la Iniciativa Minera Global (Global Mining Initiative), hace más de 10 años. Es un paquete publicitario que incluye la noción de que todos los problemas que la gran minería genera son estrictamente técnicos, y que se pueden resolver con "tecnología de punta". Asimismo, se quiere vender la idea de que la gran minería moderna -con sus pretendidos altos estándares- rompe con las taras de la minería de "antaño" (y las de la pequeña minería) en cuanto a sus impactos sociales y ambientales. Tanto las empresas como nuestros gobiernos invierten millones de dólares en vídeos, spots televisivos, publicidad impresa, foros, entre otros, para promover esta visión de la "minería responsable". A esta se asocian los imperativos del "progreso" y del "desarrollo", cuyas aplicaciones han hecho tanto daño a los pueblos del Sur global, particularmente en América Latina. Con esta narrativa, se quiere convencer al público de que la gran minería no impactará a las comunidades ni al medio ambiente de forma significativa. En el Ecuador, estamos bombardeados por estos discursos. El Gobierno del presidente Rafael Correa, mucho más que en los gobiernos neoliberales, ha sido de los más dedicados a difundir los mitos de la "minería responsable". El mismo presidente, afirmó por ejemplo que "con la minería responsable se puede recuperar el 95% de los impactos". (2) La empresa minera transnacional ECSA y altos funcionarios del Ministerio de Recursos No Renovables, llegaron incluso a afirmar que el agua usada para extraer el cobre de la mina a cielo abierto del proyecto Mirador será devuelta al medio ambiente "en mejores o iguales condiciones que fue captada" (3). Desde su portal de internet, la empresa minera estatal, la ENAMI, irónicamente se compromete por su lado a promover "la minería para el buen vivir", caminando "juntos por una minería responsable" (4). El mito de la minería "responsable" se basa -entre otras características- sobre la premisa que la técnica moderna y la ciencia actual son capaces de diagnosticar, prever y controlar todos los impactos que la minería a gran escala puede provocar. La creencia ciega en la capacidad de la ciencia y la tecnología están muy arraigadas en el imaginario moderno. A esta creencia ingenua, basta oponer la historia reciente de la megaminería en el mundo, que demuestra hasta la saciedad cuáles son sus enormes y nocivas huellas. Una amplia documentación que circula a nivel internacional evidencia los múltiples impactos sociales, ambientales, económicos y políticos que provocan las grandes empresas mineras: contaminaciones crónicas y accidentales de las aguas, del suelo y aire; destrucción irreversible del paisaje; afectaciones graves a la salud pública; pérdida de soberanía alimentaria; destrucción de economías basadas en actividades productivas sustentables; despojos y militarización de territorios; violencias físicas y simbólicas; tráficos ilícitos y explotación de seres humanos; asesinatos; evasión fiscal y violaciones de leyes, derechos humanos y constitucionales; debilitamiento de la democracia; ataques a la soberanía nacional, entre otros. La minería a cielo abierto, como la que se quiere implantar en Ecuador en la zona de Íntag o en la Cordillera del Cóndor, supone la excavación de un tajo de cientos de metros de profundidad y varios kilómetros de diámetro. Esta intervención destruye de

NEGRO

forma permanente la capa vegetal, no solamente del área de la mina en sí, sino también de miles de hectáreas alrededor, las cuales muchas veces son utilizadas como botaderos de desechos sólidos, piscinas de relave y para otras instalaciones sin las cuales las minas no pudieran funcionar. El simple hecho de traer rocas sulfurosas que contienen metales pesados desde el subsuelo hasta la superficie donde están expuestas al aire y las aguas de lluvia, desencadena procesos de contaminación ambiental que perduran siglos. Hay evidencias, por ejemplo, de minas operadas en el tiempo del imperio romano que siguen contaminando fuentes de agua. ¿Una minería social y ambientalmente "responsable"? Si es que algún día existiera una verdadera responsabilidad, esta debería partir por respetar ciertos principios fundamentales, como el derecho de las comunidades y gobiernos locales a decidir sobre la instrumentación de cualquier actividad que represente un riesgo para su bienestar presente o futuro. Sin el respeto de este derecho, simplemente no hay minería responsable. La "consulta" tal como la suelen manejar los gobiernos dedicados a la promoción de la megaminería, no tiene mucho sentido. Las decisiones de las comunidades nunca son vinculantes. Es, lastimosamente, en estas condiciones que se realizaron las consultas en los territorios afectados por los proyectos mineros en el Ecuador. Vale recordar la parodia que fueron las recientes consultas realizadas en la Amazonía Sur del Ecuador en el marco de la Décimo Primera Ronda Petrolera. (5) En lugar de estas mascaradas, y como lo exige el convenio 169 de la OIT (ratificado por Ecuador en el 1998), se debería exigir el consentimiento previo libre e informado de las comunidades. Por otra parte, una minería realmente responsable debería reconocer, en ciertas situaciones y áreas, que la extracción no puede representar el mejor uso del suelo o de emprendimiento económico. Sobre todo en territorios sensibles como son:

- el bosque nublado y páramos que protegen las cuencas hidrográficas y almacenan agua; - las lagunas y ríos, así como manglares y humedales; - donde exista un excepcional potencial turístico, agropecuario, o riqueza arqueológica; - que albergan especies en peligro de extinción; - donde exista grandes riesgos sísmicos; - de alta pluviosidad (lo que exacerba los riesgos de contaminación del agua); - donde la roca tiene altas concentraciones en compuestos sulfurosos (que generan contaminación por drenaje ácido de mina), entre otras. Preguntamos: ¿qué sentido tiene destruir el patrimonio cultural milenario, impactar a las actividades económicas auténticamente sustentables, contaminar de manera irreversible el agua, el aire y la tierra, así como transformar el clima que le da vida a miles de campesinos, pueblos ancestrales, pescadores y recolectores de mariscos, para sustentar una actividad minera altamente destructiva y cuya duración es de apenas un par de déca-

das? Además, una minería "responsable" con el ambiente reconocería que antes de iniciar actividades con tan fuerte impacto ambiental, es absolutamente indispensable contar con largas series de datos históricos (al menos décadas) confiables sobre la hidrometeorología y la sismicidad del área a ser intervenida. En Ecuador, con muy pocas excepciones, estos datos no existen. Por último, la minería "responsable" es imposible si no existen instituciones públicas sólidas e independientes del sector minero, capaces de evaluar y monitorear la actividad. Por ejemplo, no se puede hablar de minería responsable si la gestión minera está a cargo de instituciones que aprueban Estudios de Impacto Ambiental que carecen de rigor científico, como muchos de los que se han elaborado y aprobado en el Ecuador. No se puede hablar de minería responsable cuando una mayoría de las empresas transnacionales presentes en el país usan paraísos fiscales y bancarios como Las Islas Vírgenes, Bermuda, Barbados, Panamá, entre otros, lo que presumiblemente les permite evadir sus obligaciones en términos fiscales en el Ecuador. La minería que se está desarrollando en la actualidad en el país no cumple con todas las características que acabamos de mencionar cuando de responsabilidad se habla, más bien da paso a la peor actividad productiva posible, en los lugares lo menos apropiados, como son las Cordilleras del Toisán y del Cóndor, e incluso en los páramos como en la zona de las lagunas de Quimsacocha. Es así como podemos anticipar que en Ecuador, dadas las condiciones políticas, ambientales y geológicas del país, la minería "responsable" y la recuperación del medio ambiente en las proporciones anunciadas en los discursos oficiales nunca se llevarán a cabo. Menos aún en un país donde no se cumple con la Constitución y tampoco con el Mandato Minero, aprobado en abril de 2008 en la Asamblea Constituyente de Montecristi, con el que se pretendía al menos normar la situación de caos en la minería a gran escala, heredada del modelo neoliberal. En síntesis, ¿es posible creer en una minería bien hecha y responsable, que no ocasione severos impactos ambientales y sociales y que, además, se constituya en la senda para el Buen Vivir? Por supuesto que no. La realidad contradice esta afirmación, que no pasa de ser una burda x alrededor del planeta evidencia un sinnúmero de daños y destrucciones múltiples e irreversibles de la Naturaleza. Por igual son incontables las tragedias humanas, tanto como la destrucción de las potencialidades y riquezas culturales de muchos pueblos. En el ámbito económico la situación tampoco es mejor. Los países de América Latina, África y Asia, cuyas economías dependen fundamentalmente de recursos minerales o petroleros, nunca saldrán de la pobreza. El capital global, en contubernio con gobiernos liberales y "progresistas", una vez más está ganando la partida, y la única forma de parar es con el fortalecimiento de la resistencia pacífica a nivel local y generando alianzas para que cada vez más gente sea conciente de la realidad de la minería y de sus terribles consecuencias. ■ - Carlos Zorrilla: Activista. Cofundador de la DECOIN, de la Asociación de Caficultores de Íntag y de la Red Nacional de Bosques Privados. Residente de la zona de Íntag desde 1978. Autodidacta en impactos de la minería a gran escala. - William Sacher: PhD en ciencias atmosféricas y oceánicas. Candidato a doctor en economía en la FLACSO-Ecuador. - Alberto Acosta: Profesor e investigador de la FLACSOEcuador. Exministro de Energía y Minas. Expresidente de la Asamblea Constituyente. Excandidato a la Presidencia de la República.


Piuke1 diario cordillerano(8)