Page 1

Newsletter Nº 38

ACSRM

::   

Octubre 2018 Participan:

Enzo Pace :: Daniel Levine :: Ana María Bidegain & Ernesto Fiocchetto :: Juan Cruz Esquivel & Mari-Sol García Somoza (Coords.) ::

:: Asociación de Cientistas Sociales de la Religión del Mercosur ::


Newsletter Nº 38 :: Octubre 2018

Índice

Editorial :: Juan Cruz Esquivel

Presentación | Mirar América Latina cruzando experiencia, teoría y acción :: Mari-Sol García Somoza Artículo | Un cambio de paradigma. Reflexiones sobre la Iglesia (católica) ‘en salida’ entre Europa y América Latina :: Enzo Pace Ensayo | Desaprender para poder aprender. Mi experiencia con el estado del arte :: Daniel H Levine

Conversaciones | Miradas sobre el estudio de la religión y América Latina :: Ana María Bidegain & Ernesto Fiocchetto

Novedades Editoriales

Reseñas de libros

Libros

Revistas

2

4 7 12 16

21

31

40


Editorial

En mayo 2018 en el newsletter número 37, la presentación de Uruguay contribuyó con

un abanico de investigaciones sobre la dinámica de las transformaciones religiosas en

Estimados/as colegas de la ACSRM,

A

l iniciar nuestra gestión, junto con la

Comisión Directiva y el Consejo de la

dicho país, tenendo presente que su población es considerada como una de las menos creyentes de América latina en los diversos

registros cuantitativos que se tienen releva-

Asociación, planificamos los contenidos de dos hasta hoy en día. los Newsletter que publicaríamos a lo largo

de los años 2016, 2017 y 2018. Allí defini- Y nos quedaba un último número del newsmos dedicar a cada país miembro de la ACS- letter, no por ello menos importante, para RM un número con el objetivo de visibilizar el cerrar este ciclo. Convocamos a tres recoestado de discusión en las ciencias sociales nocidos/as especialistas, que participan frede la religión en cada país.

cuentemente en nuestras Jornadas pero que

sus vidas académicas transcurren fuera de

En la edición de mayo de 2016 (número 33), América latina, para que nos aportaran sus los/as colegas de México aportan distintas miradas sobre la producción de las ciencias reflexiones sobre la visita realizada por el

sociales de la religión en la región. La apues-

año. En el número 34 de octubre, el equipo

e intercambio en nuestra Asociación y, en

en la sociedad chilena contemporánea.

prevalecen en otras latitudes. Los artículos

Papa Francisco a México en febrero de ese

ta es seguir abriendo espacios de diálogo

chileno compiló una serie de notas con di- simultáneo, potenciar ámbitos de discusión versas miradas sobre el fenómeno religioso con las diversas matrices conceptuales que de Enzo Pace, Ana María Bidegain y Daniel

Para mayo de 2017 fue el turno del newsle- Levine se inscriben en esa senda completantter sobre Argentina. En esa edición número do la edición número 38. 35, se presentaron artículos que analizaron

las manifestaciones religiosas presentes en

En otro orden, queremos anunciarles que en

octubre, bajo el newsletter número 36, los/

de forma libre, tanto el libro “Religiones en

dos regiones del país. En la secuencia, para

la página de la ACSRM, se puede descargar

as colegas de Brasil reunieron, en formatos

cuestión: campos, fronteras y perspectivas”,

variados, las perspectivas de investigadores

acerca de los entramados relacionales entre religión y política.

que reúne las conferencias brindadas en las Mesas Redondas de las XVIII Jornadas sobre Alternativas Religiosas en América Latina,

llevadas a cabo en la ciudad de Mendoza

2


(Argentina), como las Actas de dichas Jornadas, con las exposiciones de los Grupos de Trabajo.

Nos encontraremos próximamente en Santiago de Chile en nuestras XIX Jornadas. Será

el momento de presentar, junto con el resto de la Comisión Directiva y el Consejo, un

balance de nuestra gestión al frente de la ACSRM.

Reciban un saludo cordial,

Juan Cruz Esquivel

Presidente de la Asociación de Cientistas

Sociales de la Religión del Mercosur

3


Presentación Mirar América Latina cruzando experiencia, teoría y acción

M

irar hacia el sur, sí; pero ¿cómo? Esta es la pregunta de partida que propusimos a los tres autores que integran el presente Newsletter. Desde diferentes registros cada uno exploró esta pregunta sin dejar por fuera su propia experiencia, su propia mirada. La teoría no alcanza si no se contrastan distintas miradas sobre un mismo objeto. Y la experiencia del lugar se enriquece con los resultados generados en la continua práctica investigativa. Así experiencia, teoría y acción se enlazan y dialogan en estas tres miradas. Estudiar la religión y las religiosidades en los distintos terrenos de una extensa América Latina plural y diversa implica “desaprender lo aprendido” como nos invita Daniel Levine, cambiar un punto de vista de partida para “volver a casa con otra mirada más rica” como nos cuenta Vicenzo Pace, y también adentrarse en el terreno para “derribar las barreras” académicas y del prejuicio trazando nuevas geografías científicas como nos recomienda Ana María Bidegain. En los últimos 5 años el panorama político y social latinoamericano ha evidenciado giros inusitados: un Papa “del fin del mundo” con nuevos métodos a la cabeza del primado católico que genera nuevas preguntas en los investigadores europeos y una vuelta a repensar lo que sucede en América Latina; un continente latinoamericano que vira poco a poco a formas de gobierno de derecha

liberal y, en algunos casos, a la derecha más conservadora y tradicional que evidencian vínculos con distintos sectores o grupos religiosos… En suma, cambios que necesitan ser analizados cruzando miradas. Particularmente 2018 se presenta como una año de fuertes cambios políticos y de recambios presidenciales. Y en estos cambios se han evidenciado los efectos y los impactos de lo religioso en la política local extendiéndose en nuestras sociedades latinoamericanas. La reciente elección presidencial en Brasil, por ejemplo, es un excelso testigo del fuerte vínculo entre religión y política que ya está generando preguntas en los investigadores de todas partes del mundo. Pensar América Latina desde adentro es un ejercicio que los cientistas sociales latinoamericanos desempeñan cotidianamente; pero también pensar y mirar América Latina desde afuera -con un fuerte vínculo en el terreno y en continuo diálogo con los científicos locales- es también un ejercicio que debemos realizar más a menudo. De allí entonces la elección de acercarnos a las miradas externas como tema principal para esta nueva entrega del Newsletter de la ACSRM. Un artículo, un ensayo y una conversación en donde sus autores nos cuentan cómo miran hacia el sur y cómo analizan los cambios recientes en el terreno de la religión y las religiosidades del continente americano. Los cambios nos fuerzan a observar la realidad de distinto modo. Ahora bien, ¿cómo? Para empezar, Pace analiza el panorama actual de la Iglesia católica, ofreciéndonos un análisis rico en detalle sobre los cambios incorporados en la organización del primado católico y así comprender cómo piensa una

4


institución de salvación que a través de un Papa que viene del fin del mundo da cuenta de la pérdida de centralidad del modelo eurocéntrico de iglesia. Para Pace, el Papa Francisco cultiva una idea de iglesia que no pone en discusión el poder central y absoluto del Papa en términos organizativos, pero que incorpora un cambio en el modo del ejercicio del poder. Es decir, se ejerce la misma doctrina -hasta ahora- pero con otro método. En este nuevo método el ejercicio del poder papal, según Pace, es imaginado por Bergoglio como un momento de síntesis de decisiones descentradas, en donde el punto central del proyecto de reforma de la iglesia consiste en la reconfiguración interna del proceso decisional. Pero para entender esto, Pace nos señala la importancia de los intercambios con los cientistas latinoamericanos para incorporar el punto de vista sobre el cristianismo del sur del mundo y así profundizar en la comprensión de los cambios actuales que se están desarrollando en el seno de la Iglesia católica romana. Pues, hoy en día, “la cuestión Bergoglio constituye un buen laboratorio sociológico para cruzar nuestras miradas”.

movimientos de izquierda y de derecha religiosa en varios puntos del continente, que lo conducen a pensar lo religioso con otra lente. Levine estaba siendo testigo de las transformaciones sociales en América Latina que más tarde se plasmarán en una marcada presencia de la religión en la esfera pública. De esta forma nos confía que esta realidad no lo deja inmune sino que fue el desencadenante que le “permitió abrir los ojos” para poder “ver todo desde otro ángulo”. Pues “era necesario despertar y volver a pensar” -y repensar- señala, aquellos supuestos teóricos fuertemente establecidos desde las academias del norte. Captar la realidad cambiante desde adentro y estar alerta a esos cambios es fundamental para entender el poder social y los sentidos de lo religioso en las sociedades latinoamericanas. En suma, mirar la realidad de frente y desde adentro para poder comprenderla y explicarla, así como para entender hacía dónde nos llevan los cambios que en ella se suscitan.

Finalmente, Ana María Bidegain nos habla en el marco de una conversación con Ernesto Fiocchetto. Su mirada sobre el fenómeno rePor su parte, Daniel Levine en un ejercicio de ligioso está fundada en el esfuerzo académiensayo en donde pone foco en su experiencia co y en las diversas geografías pues es a trade más de 30 años de investigación, subraya vés de ellas que observó y sigue observando que es necesario “desaprender para poder al continente latinoamericano. aprender algo útil y válido sobre religión, so- Estas geografías son clave en la mirada de ciedad y política en América Latina”. En sus Bidegain, en donde Miami y la Florida Interaños de estudiante la religión por definición national University se vuelven puntos neuera vista como aquella aliada al “desorden rálgicos de encuentros entre el norte y el establecido”; era la representante perfecta sur. Este puente entre las dos Américas es de la “tradición” frente a lo “moderno”. Pero fundamental en muchos aspectos, señala: al llegar a Venezuela y Colombia encuentra recursos, intercambios y solidez académica. una realidad muy distinta, con profundos Para la mirada de Bidegain “todo tiende al cambios que surgen del Concilio Vaticano diálogo entre el Sur y el Norte con el fin de Segundo, las reuniones de Medellín, los orí- romper prejuicios, enriquecer perspectivas y genes de la teología de la liberación y de los seguir profundizando el rol de la religión en

5


Latinoamérica”.

Abrimos aquí un nuevo Newsletter y espe-

Puntos de vista que se complementan, exploraciones del terreno como base para la solidez científica y geografías que se trazan

como puentes, tres experiencias recorren estos tres textos y se convierten en instancias de intercambio y diálogo por y para el sur.

Experiencia, teoría y acción, así puede resumirse nuestra práctica científica. Observa-

ramos que disfruten de su lectura.

Mari-Sol García Somoza

Canthel-Université Paris Descartes

Universidad de Buenos Aires

k

mos nuestros terrenos de investigación, los miramos y trabajamos en ellos descentrando

nuestros preconceptos, reformulando viejas

teorías, incorporando la experiencia del lugar,

sistematizando conocimientos y poniéndolos

de nuevo en práctica y en cuestionamiento. Este ejercicio constante que la investigación

nos ofrece se revela como el poema 23 de Alejandra Pizarnik cuando escribió “una mira-

da desde la alcantarilla puede ser una visión

del mundo / la rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos”.

Mirar el fenómeno religioso en América Latina

desde el norte puede ser una visión mundo,

analizarlo con la experiencia del lugar y el intercambio con los investigadores locales desde el sur y para el sur se promete revelador para abrir nuevas lecturas de nuestra propia

realidad y para pulverizar los viejos contenidos. Abrir así nuevos caminos en la construcción científica de forma profunda, critica y activa.

Cambiar el rumbo de la mirada es una exigencia que nos viene de la realidad misma, aquella que emerge y transcurre en cada uno de nuestros terrenos.

6

Volver al índice


Artículo

Un cambio de paradigma. Reflexiones sobre la Iglesia (católica) ‘en salida’ entre Europa y América Latina

Enzo Pace Universidad de Padua

L

a Iglesia ‘en salida’, predicada por el Papa Francisco, quizás terminará por salir de Roma. Dicho en otras palabras, el ex obispo de Buenos Aires devenido Papa: ¿logrará emancipar a la Iglesia católica del Vaticano modificando la histórica relación centro-periferia entre Roma y las iglesias nacionales? El obstáculo que por el momento parece frenar este proceso es la persistencia de una estructura organizativa tipo-iglesia y un sistema de gobierno y poder que encuentra en la curia vaticana su punto de fuerza. El nuevo obispo arzobispo de La Plata (nombrado en junio de 2018), Víctor Manuel Fernández1, que colaboró activamente en la redacción de los documentos papales como Evangelii Gaudium o Amoris Laetitia, lo afirmó de manera clara en una entrevista dada a un periodista del Corriere della Sera:

“La Curia vaticana no es una estructura esencial. El Papa podría incluso vivir fuera de Roma, tener un ministerio en Roma y otro en Bogotá, comunicarse inclusive a través de teleconferencias con los expertos de la liturgia pastoral que residen en Alemania. Los mismos cardenales pueden desaparecer, en el sentido de que no son esenciales. Esenciales son el Papa y los obispos” 2.

______________ [1] Vale la pena recordar que fue Rector de la Universidad Católica Argentina y que en 2011 se le debe la creación de la Facultad de Ciencias Sociales. [2] M. Franco, “Los fieles están con Francisco. La Curia? No es esencial”, entrevista a Víctor Manuel Fernández, Corriere della Sera, 10 de mayo de 2015.

7


No se trata solo de reconocer que el baricentro del catolicismo se desplazará cada vez más al Sur del mundo. Hay algo más: la idea de que sea necesario superar la estructura eclesiástica que fue moldeada a lo largo de los siglos y que después de la Reforma protestante, salió fortalecido por el Concilio de Trento. Cuando se habla del modelo tridentino, se alude a la forma política del catolicismo romano que discutía Carl Schmitt3. Dicho en otros términos, la Iglesia católica es un sistema organizado de creencias, prácticas y normas morales que ha tenido la pretensión de ser un modelo de sociedad tout cout, una organización que es, al mismo tiempo, templo viviente y principio ordenador de la civitas o polis terrenal. Tal visión del mundo implicaba necesariamente, para retomar la idea de Ernst Troeltsch, el compromiso con el mundo. La iglesia se ofrecía como ejemplo de sociedad perfecta porque se consideraba el custodio de la verdad sobre los destinos de toda la humanidad. Extra ecclesiam, nulla salus: el conocido dicho atribuido al obispo de Cartago, Cipriano (210-258 d.C) fue codificado por el Concilio de Trento en el artículo 114 sobre el catolicismo de la Iglesia. El modelo organizativo que emerge del Concilio de Trento es el de una Iglesia confesional, en el sentido de que la pertenencia a ella no se basa solo en la adhesión a un credo, sino sobre una profesión explícita de obediencia al jefe supremo, el Papa, y de manera vertical, a sus delegados y representantes “en la tierra”, desde el obispo diocesano al párroco a quien es encomendado el cuidado de las almas de una parroquia. El cristiano se convierte en un creyente-fiel vinculado a la virtud de la obediencia, es decir reconoce la autoridad del clero (del vértice a las bases) depositario del saber y del poder religioso (monopolio de la lectura e interpretación de la Biblia, la exclusiva gestión de los ritos, el reconocimiento de la potestas indirecta en las esferas no estrictamente religiosas). ______________ [3] C. Schmitt, Römischer Katholizismus und politische Form, München, Theatiner Verlag, 1925 (Catolicismo romano y forma política, Madrid, Editorial Tecnos, 2010). [4] E. Troeltsch, Die Soziallehren der christilichen Kirchen und Gruppen, Tübingen, Mohr, 1912.

La salvación de las almas es el objetivo primario y fundamental de una institución como la Iglesia católica, y es, desde el punto de vista organizativo, operativamente confiado al cura-cuidador de almas y titular de una célula territorial, la parroquia. Desde el Concilio de Trento toma forma la civilización parroquial en Europa. El sacerdote desempeña un rol para el cual es preparado y formado en los seminarios. Para este oficio que desempeñará la Iglesia tridentina reconocerá un beneficio. En otros términos, se forma en los seminarios una clase de funcionarios, profesionalmente preparados para difundir a nivel social de manera extensiva en el territorio (a través de las parroquias, al menos en Europa) la doctrina definida de la autoridad suprema de la Iglesia. La centralización y jerarquía que resultan, con el curso del tiempo producen el ajuste de un órgano de gobierno -la curia romana- y una autonomía relativa de los obispos -convertidos desde el 1600 en responsables de amplias diócesis- nombrados por el Papa y con el consenso de los jefes de gobierno de los Estados nacionales. El Concilio Vaticano II comenzó a discutir tal modelo, ya sea desde el punto de vista teológico como organizativo. En el primer caso, introduciendo la noción de Iglesia “pueblo de Dios”, con el agregado principio del sacerdocio universal. Tal principio comenzó a tomar forma concreta en la reforma litúrgica que pondrá en el centro de la acción la asamblea de la que participan, si bien con distintas funciones, clero y laicos. La superación del latino como lengua sacra de la liturgia estaba acompañado con el reconocimiento de la centralidad de la Biblia. En fin, el Concilio Vaticano buscaba superar la doctrina de potestas indirecta reconociendo la autonomía relativa de las esferas mundanas respecto a la esfera religiosa. De esta manera, más allá de legitimar la idea moderna de la libertad religiosa, también de parte de los creyentes cuando actúan como ciudadanos, se colocaban las premisas históricas para la superación de la unidad de los católicos en política. El capítulo escrito por los padres conciliares sobre la necesidad tanto del diálogo ecuménico como interreligioso muestra el alcance del proyecto innovador que no es una mera actualización doctrinaria del Vaticano II. Finalmente, desde el punto de vista estrictamente organizativo, el modelo de iglesia que se

8


proponía aparecía menos piramidal y con un mayor reconocimiento de la comunidad de creyentes sobre el poder clerical. Del mismo modo, se concedía una mayor autonomía a los obispos y los episcopados nacionales y se reconocía el rol (no más secundario) de los laicos, participantes del sacerdocio universal, pese a la división del trabajo sagrado entre ellos y el clero. Más allá de las cuestiones teológicas que el asunto implica y sobre el cual ya se discutió bastante en el seno de la Iglesia misma, el principio de exclusividad de la iglesia católica para la salvación de la humanidad toda puede ser leído como la expresión verbal de un principio organizativo del modelo-iglesia. Tal principio, si adoptamos el lenguaje de la teoría de los sistemas, constituye la autoreferencialidad de un sistema de creencia consciente de tener límites que la vuelven autosuficiente respecto al funcionamiento de otras esferas de la vida social (de la economía a la política, de la ciencia al derecho). Al mismo tiempo, justamente por ser autosuficiente, es capaz de encontrar internamente las referencias para relacionarse con el mundo externo. Este mundo es, por definición, desde el punto de vista de la organización-iglesia, lo que tiene que ser reconducido al modelo de sociedad virtuosa que la Iglesia católica imagina para el mundo. La sociedad humana es percibida como una anticipación del Reino, una obra abierta donde la Iglesia cree que puede definir los detalles de su funcionamiento en la medida que se deje guiar, confiada, por el magisterio de la Iglesia. En algunas sociedades de Europa marcadas históricamente por el catolicismo este proyecto llegó a segmentar a la sociedad por corporaciones de artes y profesiones, por diferencias de género y generación, para los trabajadores y los emprendedores, los médicos, las enfermeras y las obstetras, con la idea de formar para cada una de estas categorías una específica organización católica: lo que ha sido estudiado como forma de organización corporativa de la sociedad con guía eclesiástica. Una sociedad clerical paralela frecuentemente funcional a la legitimación y la reproducción de la clase política en el poder o como matriz ideológica y organizativa de formas de resistencia a los regímenes de tipo soviético5.

Para la Iglesia de Roma todo esto fue un modo de contrastar la avanzada de la sociedad moderna que se confirmará a partir de las grandes revoluciones (políticas y económicas) del siglo XVII-XVIII. La modernidad (o lo que convencionalmente llamamos así) representa, a lo largo de la historia, la progresiva autonomía de las esferas de la vida social respecto a la religiosa. La economía, la política, la ciencia, el derecho, la esfera del eros6 se constituirán gradualmente como sistemas de significado regulados cada uno por un código de funcionamiento propio que poco tienen que ver con el código universal de la religión. Además, en la época moderna del quinientos en adelante la capacidad del catolicismo de ser la conciencia colectiva de pueblos enteros y el fundamento moral del vínculo social de muchas sociedades (en Europa como en América Latina) se fue debilitando gradualmente. En algunas sociedades queda como rastro cultural de la memoria colectiva pero que tuvo que dar cuenta de la diferenciación de la sociedad en tantos sistemas de funcionamiento autónomos que hace tiempo fueron excluidos de la influencia de la religión católica. En el mismo catolicismo, además, existe una diferenciación interna por la cual es correcto, desde el punto de vista sociológico, hablar de catolicismos, católicos e iglesias católicas. El plural es, de hecho, más apropiado que el singular para describir, en modo sintético, la realidad del catolicismo contemporáneo. El deseo de catolicidad queda pero se enfrenta siempre a una amplia variedad de modos de sentir y de ser católicos. Esto significa que la diferenciación interna del catolicismo, desde las parroquias a los movimientos eclesiales, desde los ambientes enrarecidos y silenciosos de la teología a las ______________ [5] L. Donatello, F. Mallimaci, J. Pinto (coords.) Nacionalismos, religiones y globalización, Buenos Aires, Editorial Bliblos, 2017 [6] M. Weber, “Religionssoziologische Skizzen. Zwischenbetrachtung“, in Archiv für Sozialwissenchaft und Sozialpolitik, 41, 387-421 (IntermediaryReflections. ReligiousRejectionsofthe World andtheirDirections, in H. Gerth and C.W. Mills (eds.), From Max Weber, London, RKP, 1948); si vedaanchesull’autonomia della sferaerotica in Weber, F. Pierucci, O desencatamento do mundo, São Paulo, Editora 34, 2003.

9


distintas sensibilidades críticas presentes en las filas del clero, desde el mundo monástico a las órdenes religiosas femeninas en crecimiento en algunas áreas del mundo (Estados Unidos y Australia) ha llegado a un nivel de complejidad tal que ninguna autoridad parece en grado de reducirla y reconducirla a la unidad. La forma romana, específica de la unidad de la iglesia, que el catolicismo conoció en el curso de la historia del cristianismo no parece estar más a la altura de garantizar una efectiva comunión y un modo unitario de ser iglesia. Las distintas iglesias católicas, fuera de Europa, se comparan con las historias culturales y sociales específicas de países de grandes continentes como África, Asia y América Latina. En tales países las diferentes iglesias nacionales son desafiadas por los nuevos movimientos pentecostales y carismáticos que están escribiendo, quizás, una nueva página de la historia post-colonial de pueblos enteros desde el punto de vista religioso. El espíritu sopla también en el interior de la iglesia católica. En Filipinas, por ejemplo, el movimiento El Shaddai de Mike Velarde7 reúne a millones de fieles; los datos confiables estiman diez millones de seguidores. Por otros aspectos, es similar a muchos otros movimientos nacidos entre 1970 y la actualidad en América Latina y en África Subsahariana, como en varios países asiáticos (desde Indonesia a Corea del Sur y China): centrados en el primado del líder carismático, propagadores del evangelio de la prosperidad, con estilos comunicativos y litúrgicos no convencionales respecto de las formas canónicas católicas, más interesados en la experiencia religiosa directa de lo sagrado y menos en las doctrinas y las refinadas reflexiones de teólogos, sobre todo de matriz europea. El mismo espacio del rito es pensado según un modelo arquitectónico nuevo: mega-estructuras similares a auditorios o estadios de fútbol8. ______________ [7] K.L. Wiegele, Investing in Miracles. El Shaddai and the Transformation of Popular Religion in the Philippines, Quezon City, Ateneo de Manila University Press, 2007. [8] E. Pace, Cristianesimo extra-large, Bologna, Edizioni Dehoniane, 2018.

Parafraseando a Mary Douglas9, el análisis de las políticas de modernización dirigidas por el Papa Francisco es también un intento de comprender cómo piensa una institución de salvación como la Iglesia católica que a través de un Papa que viene del fin del mundo toma conciencia de la pérdida de centralidad de Roma. O mejor aún, toma conciencia de la estructura eurocéntrica que hasta la llegada de Bergoglio la Iglesia católica dio la impresión de querer conservar pensando que la forma romana era el único modelo posible de iglesia exportable a todos lados10. Tal conciencia ha sido elaborada desde hace tiempo en la Iglesia católica gracias a la nueva manera de entender la misión y la relación entre el mensaje cristiano y el llamado proceso de inculturación11. Luego de los primeros cinco años de su pontificio, se tiene la impresión de que el Papa Francisco está convencido de que llegó el momento de reformar la estructura de gobierno de una organización compleja como la de la Iglesia católica romana. Por lo tanto, el impacto de su pontificado sobre la forma política de la Iglesia parece relevante y destinado a producir efectos que no son pequeños en las modificaciones del modelo de funcionamiento de ésta. El Papa Francisco cultiva una idea de iglesia que en buena parte no pone en discusión a la raíz del primado de Pedro o, en términos organizativos, al poder central y absoluto del Papa. Por lo realizado hasta ahora, para él se trata más bien de cambiar el modo en el cual tal poder debe ser ejercitado. No es una cuestión de doctrina sino de método. Si cambiando el método se puede llegar también a reformar la doctrina lo veremos con el pasar del tiempo, proceso propio de una institución secular como la Iglesia católica. ______________ [9] M. Douglas, How Institutions Think, Syracuse, Syracuse University Press, 1986. Lynch, P. Andrew. 2018. Global Catholicism in the Twenty-first Century. New York, Springer. [10] P.A.Lynch, Global Catholicism in the Twenty-first Century. New York, Springer, 2018. [11] T.N. Jennings, (ed.), Contextual, Complexity and Variety, in Missiology: An International Review, 2010, n. 34.

10


El primado o el poder absoluto del papado es imaginado por Bergoglio como un momento de síntesis de decisiones descentradas. En otras palabras, el punto central del proyecto de reforma de la forma-iglesia consiste en la reconfiguración interna del proceso decisional. Para usar una imagen tradicional y ya gastada, se trata de superar la estructura piramidal a favor de un modelo estrella: sin un monarca absoluto en el vértice pero con un jefe espiritual respetado que hace funcionar una serie de organismos colectivos que saben tomar decisiones, compartir elecciones y responsabilidades sin dejar solo a quien debe decidir en última instancia. Aquí no se trata tanto de los contenidos de la decisión sino más bien del modo en el cual se llega a asumir ésta colegiadamente para tomar posición erga omnes en materia de fe o de moral o relacionada con una dirección pastoral. Justamente porque se trata de alcanzar a todos (erga omnes), la decisión debería ser compartida, puesta como exigencia con convencimiento y no impuesta como un deber al que hay que obedecer. Además, el tiempo de la virtud de la obediencia ya es pasado en la vida de muchos fieles católicos. Es como si Bergoglio hubiese hecho propia la teoría de Robert Michels sobre la ley férrea de las oligarquías con referencia a los partidos políticos. Pero también sin Michels, Bergoglio conoce bien la ley de inercia de una gran estructura eclesiástica que en el curso del tiempo se convirtió en un aparato burocrático con elevados grados de autonomía; un aparato que a menudo frena y bloquea las nuevas ideas que un Papa o un grupo de obispos pueden promover desde el seno de la iglesia.

ahorré tiempo, volví a casa y era como si hubiera leído cien libros en pocos días. Un viaje que me condujo lejos no sólo físicamente desde el punto de vista eurocéntrico. Un cambio del que estaré siempre agradecido a los amigos y amigas de la ACSRM y donde la cuestión Bergoglio constituye un buen laboratorio sociológico para cruzar nuestras miradas. [**]

k

Volver al índice

El tema afrontado hasta aquí puede parecer sectorial. Aunque si se mira bien no lo es porque por un lado obliga a los estudiosos europeos a ser menos eurocéntricos y, por el otro, hace emerger la gran cantidad de estudios desarrollados en todos estos años por los estudiosos latinoamericanos sobre el fenómeno religioso entre pre moderno, moderno y modernisimo (pienso en el uso de los medios de comunicación de las grandes iglesias carismáticas latinoamericanas). Además, lo dije en voz baja cuando tuve la suerte de participar de las XVIII Jornadas so- ______________ bre Alternativas Religiosas en América Latina de la [**] Traducción del italiano al español de Agostina Zaros, ACSRM: en una semana aprendí a cambiar mi pun- CEIL-CONICET. to de vista sobre el cristianismo del sur del mundo,

11


Ensayo

Desaprender para poder aprender. Mi experiencia con el estado del arte Daniel H Levine Universidad de Michigan (*)

E

sta es una reflexión personal sobre lo que tenía que desaprender para poder aprender algo útil y válido sobre religión, sociedad y política en América Latina. Hablo en base de mi propia experiencia. Hace más de 50 años llegué por primera vez a América Latina. Venía directamente del posgrado, donde me habían educado en la sabiduría convencional de aquel tiempo con énfasis en conceptos como modernización y secularización, los cuales supuestamente iban juntos en un proceso lineal e irreversible de progreso. Desde esta perspectiva la religión era un fósil estático que a largo plazo estaba destinado a desaparecer frente al avance de la ciencia y la educación y, a corto plazo, a perder miembros y posición pública. La religión se veía como por definición aliada al “desorden establecido”; representante perfecta de la “tradición” frente a lo “moderno”. Al llegar a Venezuela y Colombia me encontré con una realidad bien distinta. Eran momentos de gran cambio. En la Iglesia católica se veían los primeros impactos del Concilio Vaticano Segundo, las reuniones de Medellín, los orígenes de la teología de la liberación y de los movimientos tanto de izquierda como de derecha religiosa surgir en varios países. También era posible entrever los comienzos del surgimiento de las iglesias evangélicas y pentecostales que pronto se transformarán en una oleada que a lo largo de los años cambiaría la vida y la práctica religiosa, hacía una marcada presencia de la religión en la esfera pública. Hasta el momento mi formación académica me había dejado con una mirada inocente frente a los cambios que estaban en marcha y mal preparado para verlos, mucho menos para entender su significado. ______________ [*] Profesor emérito de Ciencia Política de la Universidad de Michigan. Profesor Honorario de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica del Perú

12


Soy politólogo de profesión, y en mi disciplina es común trazar líneas claras entre religión y política. Ambos términos identificados concretamente con las figuras de “iglesia y estado”. Se trabajaba con el concepto de “politización de la religión”, como si fuera un termómetro que pudiera mostrarnos el nivel de politización, en donde un nivel alto indicaba supuestamente un mal grado mientras que un bajo nivel indicaba un buen grado. Pero claro, viendo el proceso desde otro ángulo hubiera sido útil y posible preguntarse no solo por las líneas de separación, sino también por la síntesis. Es decir, reconocer que lo interesante no estriba solamente en un supuesto grado de politización (si fuera posible en realidad medirlo) sino también en preguntarse quién está activo, con qué fines, aliados y recursos, en qué sitios, bajo qué condiciones, etc. Son buenas preguntas, pero en mi caso llegaron más tarde con el impacto de la experiencia que distaba mucho de lo que mi educación y me preparación me disponían a esperar. En 1970 organicé mi primer trabajo que estaba directamente dirigido al estudio comparado de la religión en Colombia y Venezuela. Ambos terrenos vistos como casos distintos de iglesias que están reaccionando frente al cambio y frente a la vida moderna. Lo que encontré fue muy diferente a lo esperado. Encontré una iglesia católica en fermento con grandes debates internos. Aquí el cambio no venía exclusivamente como reacción a lo externo, sino también y, notablemente, como efecto de transformaciones internas, debates de ideas y conflictos entre grupos sobre todo con respecto a cuál debía ser el rol social y político, tanto de las instituciones como de la gente motivadas por su fe. En Colombia pocos años antes se había muerto en combate Camilo Torres, un ejemplo temprano de cura guerrillero. Para él, la revolución era famosamente un ‘imperativo cristiano’ y portar armas era un acto de caridad en pro de la justicia. Aquella época era también el momento del surgimiento de Cristianos para el Socialismo en Chile, de los Sacerdotes del Tercer Mundo en Argentina, junto con grupos parecidos en otros países, por no mencionar aquellos alistados a la derecha. Se publicaban los primeros textos sobre la teología de la liberación la que

-entre otras cosas- rechazaba de cuajo la separación entre religión y política como excusa para seguir afirmando lo ya establecido. Mantenerse neutro era visto como ilusión. Incluso todavía recuerdo el impacto del primer gran libro de Gustavo Gutiérrez que salió a finales de 1971. Todo esto me afectó como una alarma interna. Me permitió abrir los ojos y me hizo ver todo desde otro ángulo. Era necesario despertar y volver a pensar. Tuve que volver desde otro punto de vista a lo que me habían enseñando y tomar otros conceptos, otras metodologías si quería captar la realidad que tenía por delante. Repensar el presupuesto de cambio solamente como reacción a presiones externas. Repensar el supuesto de que la separación entre religión y política era una lógica deseable e inevitable. En suma, tuve que desaprender lo aprendido para luego poder aprender, para poder observar y captar la realidad del terreno que me rodeaba. Ante todo era necesario deshacerme de las teorías dominantes sobre la modernización y la secularización. Pero esto era lo más fácil pues confieso que el concepto de modernización nunca me había convencido del todo. Me parecía demasiado neto, lineal y no creía en lo “supuestamente irreversible”. Era común hablar del “despegue” cuando todos sabemos que despegar no garantiza la calidad del vuelo. Por ello he preferido trabajar con cosas y conceptos mas básicos, tales como ideas, organizaciones, conflictos y poder, para observar hasta dónde me llevarían con respecto a la secularización en particular y a los presupuestos sobre una separación necesaria entre fe y acción, religión y política, tampoco servían frente a la realidad observable. Lo que veía no era una línea fija de separación sino más bien varios esfuerzos de síntesis con lógicas y legitimaciones contrastantes. Desde luego que era necesario también ampliar los conceptos básicos de religión y política, mirando más allá de las estructuras formales, los pactos legales los y documentos o declaraciones de élites. Entonces empecé con lo que sería un largo proceso de mirar la realidad desde la base para buscar nuevas fuentes (notas de campo, entrevistas, folletos y audios) que me permitan estudiar la creación de las

13


una sociedad civil dentro de las iglesias -es decir, grupos tendencias, instituciones, publicaciones, esEn aquel momento, desafortunadamente, la gran cuelas, universidades-. mayoría de la bibliografía disponible sobre el tema de religión, sociedad y política era obra de historia- Se empieza a tomar en cuenta el rol de las grandes dores, y por demás historiadores bastante tradicio- transformaciones demográficas y culturales (los nales. Con raras excepciones trabajaban con un en- procesos de migración, la alfabetización masiva, el foque narrativo, centralizado en el binomio iglesia acceso a los medios de comunicación e internet) y estado, y tomaban como datos básicos los docu- como elementos que nutren el cambio religioso. mentos formales de las instituciones. El criterio de Estos elementos proporcionan a los individuos una selección de datos (casi nunca formalizado) era si mayor capacidad para optar, formar afiliaciones y tenía que ver -o no- con lo formal y lo legal. Es decir, lealtades nuevas. Todo esto ilumina a la noción de un enfoque estrechamente institucional. El estado secularización desde un nuevo e interesante ángudel arte de la sociología de la religión tampoco ayu- lo. Lo que tenemos por delante será, como lo ha didaba pues era demasiado formal y, al menos en los cho José Casanova, una secularización con vitalidad Estados Unidos, estaba dominado por presupues- y diversidad religiosa, un proceso que surge de una tos funcionalistas que tenían como fundamento nueva capacidad de decisión de las personas y los la idea del consenso como elemento básico para grupos. la modernización. Estos supuestos se presentaban como conceptos de poca utilidad en momentos de Me parece también de suma importancia el hecho conflicto y cambio. Y por ende me era de poca ayu- de que en las ciencias sociales se empiece a tomar en serio el contenido de la fe y las creencias, así da en el empeño de captar la realidad. como también es necesario reconocer la espirituaEntro en tanto detalle autobiográfico para subrayar lidad y el poder carismático como fenómenos reaalgo central para el estado del arte en la sociología les e importantes. Si bien todo esto deja incómodos de la religión y, en verdad, para cualquier campo a muchos analistas que formados en tradiciones de estudios. La realidad cambia más rápidamente científicas privilegian la idea de tomar distancia que los conceptos. Por eso, debemos mantenernos para mantenerse neutros. Así también conozco a siempre abiertos a las sorpresas, listos para tratar muchos otros que son capaces de hablar un sin fin de captar lo que no cuadra en nuestros esquemas. sobre la religión en abstracto pero que suelen queCaptarlo y buscar cómo entenderlo, cómo hacerlo darse mudos al observar el fenómeno del exorciscuadrar dentro de otro marco teórico. Lo dicho has- mo público, por ejemplo, que congrega a miles de ta ahora me lleva a una pregunta por demás obvia: personas gritando al unísono “Fuera el Diablo”. Estos ¿hemos progresado? ¿estamos mejor que hace 50 analistas evitan mirar de frente un altar de santería. años? Sinceramente creo que sí, estamos bastante Puede que señalar todo esto nos deje incómodos mejor. A continuación, presento algunos elementos pero insisto que es preciso -en lo posible- entrar en este mundo para entender su poder social. que me dan certeza de ello. organizaciones y los movimientos sociales.

Primero, en el estado de arte como lo yo entiendo creo que el enfoque exclusivo en las estructuras formales está superado. Ya existe una riqueza suficiente de estudios que analizan la realidad de la “religión” en distintos niveles de la sociedad civil. Asi también se reconoce el pluralismo religioso como un hecho, como contexto de innovación cultural y de competencia. Además, ya no se concibe exclusivamente a las religiones como entidades monolíticas, sino que se reconocen múltiples tendencias internas,

Un elemento notable ha sido la profunda y conflictiva transformación de todo el campo de investigación vinculadao a las sexualidades, el género y las identidades. Hace 50 años atrás esto se estudiaba, sobre todo, en conjunto con una serie de temas tales como el control de la natalidad, el divorcio o la legislación familiar. Claro está que estas temáticas siguen siendo importantes, pero la diferencia que ahora se hace presente es la apertura del campo al reconocimiento del impacto de los movimientos

14


sociales pro-derechos dentro de la sociedad civil. Estos movimientos promueven nuevas cuestiones sociales como los derechos de género e identidad sexual, el matrimonio igualitario y, últimamente, todo aquello relacionado con el abuso sexual, que además viene cambiando la relación entre religión y política desafiando al mismo tiempo la posición otrora protegida por las iglesias. Ya existen bastantes trabajos sobre estas cuestiones pero de seguro vendrán muchos más.

s í un recurso efectivo en la medida en que se abren las posibilidades de acción y se amplia el repertorio posible de acciones y aliados.

Todo esto sugiere la necesidad de elaborar una metodología mixta que combina datos de diverso tipo: documentos formales con folletos sueltos, entrevistas a fondo con sondeos, sitios web con iconografía y música. Desde luego cualquier metodología requiere una base teórica explícita. Pues sin teoría es imposible saber cuáles son datos relevantes, cómo Limitaciones de tiempo y espacio me hacen im- separar una unidad de análisis de la rica confusión posible profundizar en otros elementos más solo de una realidad en continuo movimiento. mencionar aquellos que conforman un estado del arte mejorado. Existe una rica bibliografía sobre la ¿Cuál podría ser entonces el enfoque teórico que relación entre religión y violencia, religión, ciudada- organice nuestra realidad? A lo mejor no hay uno nía y democracia y nuevas generaciones de líderes solo, pues como sabemos ya no vale ningún prinreligiosos. Las distintas generaciones de científicos cipio general que pretenda organizar todo por sí sociales latinoamericanos, entre ellos colegas y ex solo. Sería mejor trabajar con teorías de mediano estudiantes míos, han sido líderes avanzanzo en la alcance, usar conceptos que precisan los elemeninvestigación y enriqueciendo al estado del arte tos que integran una realidad múltiple y compleja, produciendo libros y artículos en la región sobre es- identificar sitos de encuentro, conflicto y canales tas temáticas. de acceso, asi como dejar un amplio espacio para cuestiones de significación. Si no entendemos qué Aprovecho el espacio que me queda para formular es lo que motiva a las personas, qué es aquello que otra pregunta indispensable. Si en efecto se ha me- les parece legítimo y posible, y por qué encuentran jorado el estado del arte actual, superando los de- sentido en esto que llamamos “religión”, en suma si safíos del cambio, me pregunto si ¿seremos capaces no observamos esta realidad de frente, entonces de sobreponernos a futuras sorpresas? Es imposible será difícil ver el ritmo del cambio y entender hacía estar seguros de ello, pero sí creo -y espero- que ten- dónde nos pueda llevar. gamos a mano elementos teóricos y metodológicos que nos den posibilidades de éxito. Mirando al estado de arte actual, observo que es posible una una mayor capacidad para ubicar cualquier fenómeno específico dentro de un contexto que traza relaciok nes entre la vida cotidiana y las macro estructuras, o como decía Wright Mills (en la Imaginación Sociológica) entre biografía y historia, punto de encuentro indispensable para el trabajo sociológico. Esto nos Volver al índice abre la posibilidad de entender cómo se forman y se mantienen los lazos que unifican los distintos niveles: individual y colectivo, local y regional, nacional y transnacional. Reconociendo una realidad más rica y más compleja, también es posible examinar lo que se trasmite a traves de estos lazos: desde ideas y personas hasta recursos materiales, finanzas y modelos de organización y de legitimación. El mero hecho de tener una conexión puede ser en

15


Conversaciones

Miradas sobre el estudio de la religión y América Latina Ernesto Fiocchetto Florida International University Ana María Bidegain Florida International University

S

on alrededor de las 4 de la tarde en la Universidad International de Florida, Miami. Café de por medio, en la sala de lectura de la librería, tengo el gusto de sentarme una vez más a charlar con Ana María; pero esta vez de otro modo: no hablamos de la universidad, ni de proyectos, ni de la vida (tres temas recurrentes en nuestros diálogos), sino de su camino académico que la ha llevado por varias latitudes. En cada tiempo y en cada espacio ella ha mirado, estudiado y aportado al estudio del fenómeno religioso en América Latina. La Dra. Ana María Bidegaín es uruguaya, nacida en Colonia Suiza. Estudió historia en su país natal y en Bélgica, donde se doctoró en la Universidad Católica de Lovaina. Desarrolló gran parte de su carrera académica en Colombia, país en el que vivió y enseñó por más de 20 años y en el que cumplió un rol de gran importancia: fundó el Departamento de Historia en la Universidad de Los Andes, abrió el campo de estudio sobre religión en la Universidad Nacional de Colombia, dirigió entre 2003 y 2004 el Centro de Investigación de Ciencias Sociales de esta misma universidad. Ana María llega a Estados Unidos invitada por la Universidad de Harvard en la cátedra de estudios sobre la mujer en el programa de religión. Sus publicaciones son numerosas y de gran importancia. Ha pasado sus últimos años dedicada a la investigación y la docencia en Florida International University en donde todavía se encuentra ofreciendo una vital y fecunda tarea. Desde su llegada a Miami, sus temas principales de investigación han sido la presencia de la mujer en la historia del cristianismo en América Latina y la experiencia religiosa de migrantes de América Latina y el Caribe.

16


Habla desde la academia y habla desde la vida. Su exitoso camino académico está marcado y enriquecido también por el exilio, la persecución, el dolor de la pérdida injusta de un ser querido, un compromiso profundo con su fe, su familia, el amor a sus estudiantes, la fortaleza de nunca resignarse a pensar sino de decir y aportar críticamente esté donde esté: frente a sus estudiantes en un aula o frente al Papa como lo hizo en marzo pasado en su visita a Roma invitada por la Pontificia Comisión para América Latina a disertar sobre el rol de la mujer y la iglesia1. Su mirada sobre el fenómeno religioso está fundada en su esfuerzo académico, en las diversas geografías desde donde miró y sigue mirando al continente y desde su propia vida. Como buena historiadora, su desarrollo ante mis preguntas empieza desde el pasado, llega al presente y se proyecta hacia el futuro de los jóvenes investigadores. Mirada hacia el pasado Según su perspectiva, el estudio de la religión en América Latina experimenta un giro de vital importancia a fines de los 80 con un grupo de intelectuales que se formaron en Europa y al que ella pertenece. Estos hombres y mujeres que volvieron al sur hacia mediados de los 90, lograron empezar a ubicar en el mapa de las universidades y centros de investigación públicos el campo de estudio sobre lo religioso, ya sea en sociología, historia, ciencia política o antropología. Al contar esto, comienzan a caer sobre la mesa nombres y lugares de estos pioneros que para Ana María son sus colegas y amigos, y que para cualquier estudiante latinoamericano que se interesa en el estudio de la religión son referentes ineludibles: Fortunato Mallimaci en Argentina, Cristian Parker en Chile, Pedro Riveiro y Luiz Alberto Gómez de Souza en Brasil, Catalina Romero en Perú, entre otros. Ana María recuerda de esta manera cómo en esa época van surgiendo figuras que instalan el estudio de la religión en los espacios públicos y en el área de la investigación, especialmente en las universidades cuya importancia radica en que se fortalece una visión del análisis social del fenómeno religioso dentro el ámbito universitario, otrora asimilada hacia una visión más cercana al catequismo pero que tampoco llegaba a ser análisis teológico. En esta

realidad, pensar la importancia que la religión tiene para las ciencias sociales era algo que no estaba dentro de los horizontes posibles. En este sentido, Ana María es pionera en Colombia cuando logra desarrollar la línea de investigación en Historia de las Religiones en el Departamento de Historia de la Universidad Nacional de Colombia. Cuando ella empezó a hablar de lo religioso recuerda cómo sus colegas “empezaron a darse cuenta de que era un fenómeno esencial y que había que estudiarlo”. Es así cómo esta generación hizo su gran aporte. El otro agente que destaca Ana María en su relato sobre el estudio de la religión en Latinoamérica son los propios estudiantes. “Algunos de los chicos y chicas formados ahí” se empiezan a mover. Por un lado desde esos núcleos de estudiantes se fueron profundizando las investigaciones pertinentes a lo religioso como fenómeno social, y por otro lado, se fueron despertando nuevos intereses que devinieron en la difusión de tópicos y perspectivas hacia otras universidades. La investigación sobre la religion y las espiritualidesde se fue extendiendo poco a poco hacia los lugares en donde estos jóvenes investigadores llevaban adelante su labor académica, pero también hacia otras zonas y universidades. En pocas palabras, “los muchachos y muchachas que se forman en esta disciplina van y abren otros espacios.” Así, por ejemplo, recuerda cómo en Colombia, William Plata y Helwar Figueroa abrieron el espacio para el estudio de lo religioso en la Universidad Industrial de Santander y Azucena Reyes Suárez hizo lo propio en la Universidad Nacional de Cuyo. Consecuentemente, estudiar el fenómeno religioso comienza a presentarse con esta nueva impronta como un tema pertinente en las asociaciones de estudios de sociología, historia y otras ciencias sociales y humanas. Surgen, entonces, las primeras instancias continentales al respecto. Modelo de estos espacios latinoamericanos es el grupo de Enrique Dussel que desde 1972 comienza a llamar la atención ______________ [1] Bidegaín, Ana María. “Obstáculos y puntos de apoyo para la promoción de las mujeres en la realidad latinoamericana.” Reunión Plenaria de la PCAL. Roma: 6 de marzo de 2018. Disponible en: https://tinyurl.com/y7d5mnto.

17


sobre la necesidad de una historia de la iglesia en América Latina. Sin dudas, para Ana María, el acontecimiento de Medellín ayuda a la consolidación de una iglesia que deja de ser reflejo de la europea y que comienza a pensar la experiencia religiosa desde sí misma. Si bien al inicio Dussel pensó la comisión como una instancia dentro de la Iglesia Católica, desde los primeros momentos se vislumbra una fuerte participación de las iglesias de la reforma generando un espacio que alienta a la comprensión del cristianismo en América Latina. La realidad eclesial y del CELAM explica el florecimiento de los estudios religiosos desde las ciencias sociales asi como también ayuda a entender cómo a partir del cambio experimentado a partir de la llegada de López Trujillo, estas líneas de pensamiento comienzan a ser perseguidas en todo el continente. Ad intra de la iglesia se reproduce lo que va sucediendo ad extra lo que tambien en la mayoría de los países del continente implica las experiencias más dolorosas en el ámbito socio-político-eclesial: persecuciones, desapariciones de personas, combates contra intelectuales, violaciones de derechos humanos, avances contra los sistemas democráticos, etc. Para muchos de estos académicos, esta etapa implicó la necesidad del exilio. Sin embargo, el grupo fundado por Dussel se fortalece, continúa y desarrolla una importante producción.

académica, también está siempre presente la barrera del prejuicio. Al respecto recuerda una charla con Daniel Levine, en Buenos Aires, donde ella le manifestaba su preocupación porque al comparar la experiencia de las reuniones de cientistas sociales de Estados Unidos sobre religión en Latinoamérica y la que estaban viviendo en Argentina, experimentaba la gran profundidad de esta última contra la perspectiva a veces sólo descriptiva de las primeras. Levine, considerado uno de los cientistas políticos más respetados en la academia norteamericana, le dice que en efecto es así, y que por eso él va hacia el sur, porque “aprende muchísimo” estando allí. Ana María concluye que si él así lo manifiesta “es porque de alguna manera en América Latina le estábamos dando en el palo”. Entre los aporte que Ana María destaca que nos ofrece la academia norteamericana son su aproximación profundamente rigurosa y sistemática. El manejo de la evidencia, las fuentes primarias y la relación con el objeto de estudio son algunos de los aspectos que nos enriquecen los estudios del norte. A su vez, subraya la importancia de los recursos invertidos en la investigación que permite una gran movilidad y posibilidades para quienes se dedican al estudio de este campo. También llama la atención los pocos estudios realizados por los cientistas norteamericanos sobre Latinoamérica a disposición en los archivos nacionales. A raíz de un descubrimiento en el archivo de Washington a partir de los trabajos realizados en la FIU y en la Universidad de Notre Dame (Indiana), se ha comenzado una investigación más sistemática, por lo que Ana María supone que, dentro de un tiempo, podremos contar con un núcleo de desarrollo de pensamiento sobre América Latina en torno a una cantidad de fuentes que están en el mismo país del norte pero cuyo acceso todavia no se ha democratizado.

Con los años, progresivamente van apareciendo otros espacios internacionales para el estudio de la religión en el continente desde distintos horizontes y bajo la influencia de distintas academias, lo cual ha sido muy enriquecedor para América Latina. Según su mirada, dos centros son de gran importancia y producción: por un lado, el de México con Elio Masferrer Kan y la gente de la ALER (Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones), más centrado en la antropología, y por el otro, el núcleo de la Universidad de Buenos Aires creado por Fortunato Mallimaci con una impronta interdisciplinaria Hoy en día su ubicación geográfica es clave. Miami pero con un fuerte énfasis sociológico. es un puente entre las dos Américas en muchos aspectos y, Ana María insiste y trabaja para que tamMirada al presente desde el Norte bién lo sea a nivel académico. Sus esfuerzos y los de su equipo de trabajo han sido muchos y datan ya Desde la academia de Estados Unidos, Ana María de varios años. Todo comenzó en una de sus clases piensa que “quien no se ha acercado esto no lo ve, ni sobre Religión y Migraciones en la FIU, donde se da saben que existe”. Si bien encontramos una barrera una discusión sobre la inexistencia de un espacio

18


para reflexionar más a fondo sobre América Latina porque en aquel entonces el LACC (Latin American and Caribbean Center) estaba muy orientado hacia problemas de seguridad y el Departamento de Estudios Religiosos se encontraba enfocado principalmente en el fenómeno religioso del continente asiático. Surge así, el LACIIR (Latin American and Caribbean Interdisciplinary Initiative on Religion) que ha cumplido, bajo su coordinación y acompañamiento, un rol importante y, sin dudas, está llamado a cumplir un papel mucho más profundo aún. Ana María considera que Miami es un punto estratégico de encuentro entre América del Sur y América del Norte, y de algún modo también con Europa, pues la ventaja de que la FIU está dispuesta a apoyar y alentar estas iniciativas vuelve este espacio un nucleo central de encuentro entre el norte y el sur. Hace ya varios años se está trabajando en el “Archivo de Movimientos Socio-Eclesiales de Liberación de América Latina” que reúne miles de documentos que habían sido de su esposo Carlos Urán -dirigente de estos movimientos- y otros documentos que ella misma fue reuniendo a lo largo de toda su vida académica y que donó a la FIU para que se iniciara un gran archivo digital. Este cumulo documental fue creciendo con los años con los aportes de varios centros en diversos países que se suman a la iniciativa: Argentina, Uruguay, Brasil, Perú, Colombia, entre otros, más al apoyo de otras dos universidades de Estados Unidos -Princeton y Notre Dame- que se encuentran comprometidas en este espacio. El objetivo es aprovechar de la plataforma de la FIU y democratizar el conocimiento construyendo un archivo digital sobre los movimientos de liberación en Latinoamérica. Por otro lado, el grupo de Ana María ha publicado recientemente un libro que reúne la colaboración de más de 20 investigadores de todo el continente y que contiene 21 trabajos científicos sobre la trayectoria pastoral de algunos obispos que participaron en la conferencia de Medellín a partir de la memoria viva que hoy existe sobre ellos en sus diócesis. Entre manos hay muchos proyectos: simposios, jornadas, propuestas de investigación… Todo tiende al diálogo entre el Sur y el Norte con el fin de romper prejuicios, enriquecer perspectivas y seguir profundizando el rol de la religión en Latinoamérica.

Mirada esperanzada hacia el futuro Docente de alma, Ana María apuesta a la continuidad y a la superación motorizada por las nuevas generaciones de investigadores para que puedan dar a este espacio de estudio el futuro de la semilla plantada. Al finalizar la entrevista, las preguntas giraron en torno a qué le diría a un joven investigador latinoamericano. Tres respuestas de una gran riqueza sirven de conclusión a este relato. En primer lugar, Ana Naría nos llama a valorar el presente que vivimos. “A nosotros nos tocó. No nos fuimos porque quisimos. Nos sacaron.” Se habían cerrado todos los espacios políticos. No había opción. Había una persecución muy grande de la juventud. “Ser joven y pensante en esa época era complicadísimo”. Hoy, en América Latina la realidad no es sencilla, pero es bien distinta. Ella nos invita a valorar que hay academias bastante fortalecidas. “Entonces es importante mantener esa raíz.” Manteniendo lo primero, Ana María nos sugiere no cerrarnos, especialmente en una época en la que es grande la facilidad y la libertad en la movilización estudiantil, pero también en la posibilidad del acceso a otras academias sin la necesidad de migrar. “El trabajo con otras experiencias académicas es interesante.” Hay que seguir haciendo los esfuerzos que siempre se hicieron en América Latina de leer en inglés, francés, italiano, etc. Abrirse a nuevos horizontes, dejarse enriquecer y enriquecerlos, ahí está el desafío. Por último, ella considera que la movilidad estudiantil -no sólo del Sur al Norte- es de gran enriquecimiento. “A mí me gustaría que gente de aquí se fuera a estudiar a Buenos Aires, por ejemplo.” La interesaría explorar las posibilidades de hacer doctorados en dos o tres tiempos y en diversos lugares que pusieran en diálogos las académicas sudamericana, norteamericana y europea. “Yo creo que fortalecería mucho la academia.” El café se ha terminado, aunque los temas entre un estudiante argentino y una profesora uruguaya difícilmente se terminen. Las miradas de Ana María sobre el estudio de la religión y América Latina

19


ayudan a comprender cuánto esfuerzo ha implicado lo que para muchos de nosotros hoy es cotidiano y casi natural; ayudan a comprometernos en la posibilidad de un diálogo entre las academias del norte y del sur mucho más profundo y enriquecedor; ayudan a seguir entusiasmándonos con la importancia que tiene el fenómeno religioso latinoamericano para comprender “quiénes somos, quiénes fuimos y adónde vamos”.

k

Volver al índice

20

Novedades Editoriales


Reseñas de libros Aparición mariana, símbolos religiosos y sanaciones. Peregrinaciones y conflictos en Tres Cerritos, Salta, (2016) Aldo Ameigeiras & Ana Lourdes Suárez

E

l estudio de las apariciones marianas cuenta en los últimos años con una importante cantidad de trabajos. Desde el trabajo clásico de Eric Wolf a fines de la década de 1950 sobre la Virgen de Guadalupe en México ha corrido mucha tinta. Sin embargo, el interés renovado en el fenómeno está íntimamente ligado a la transformación misma del catolicismo contemporáneo, sobre todo a muchas de las sensibilidades católicas posconciliares. En ese contexto, las apariciones de la Virgen han entrado en un ciclo novedoso, más cercanas a las experiencias de tipo espiritual o carismático que al modelo de las Vírgenes nacionales del catolicismo romanizado de finales del siglo XIX como, por ejemplo, las de Luján en Argentina, Aparecida en Brasil o Guadalupe en México. Esas “Vírgenes espirituales y globalizadas” son parte de esa tendencia, como ha sugerido Rita Segato y también la importante compilación de ensayos organizada por Carlos Steil, Cecilia Mariz y Mísia Reesnik en Brasil, o incluso el libro fundamental de Elisabeth Claverie sobre las apariciones en Medjugorje en la ex Yugoslavia.

Aparición mariana, símbolos religiosos y sanaciones. Peregrinaciones y conflictos en Tres Cerritos (Salta) de Aldo Ameigeiras y Ana Lourdes Suárez viene a sumarse a ese grupo de trabajos. Junto a la compilación reciente de Fogelman, Ceva y Touris sobre el fenómeno de Luján y San Nicolás, es uno de los primeros análisis en Argentina que analiza ese fenómeno. Además, lo hace sin remitirlo a la “reproducción ideológica” o la “función social” (o “psicológica”). de la Virgen, perspectivas todavía muy habituales en Argentina. Por el contrario, los capítulos se desarrollan planteando una discusión analítica con la bibliografía internacional y regional más relevante, desarrollada en el capítulo 1, para proponer la importancia de una mirad etnográfica que recupere

la lógica especifica de la “creencia”. Los capítulos 3, 5 y 6 se concentran en ese movimiento, con una interesante articulación entre las experiencias reflexivas de campo de Ana Lourdes y Aldo y un análisis muy específico de las apariciones, los menajes a la “vidente” María Livia, los grupos de oración, la espacialidad, las trayectorias y los motivos de los peregrinos, de diferentes mundos sociales, pero donde se desataca un reclutamiento social medio-alto. Llama la atención allí el tema de la “sanación” y las experiencias de bienestar personal como parte de una relación “íntima” con El Espíritu Santo y una construcción de “cercanía” con la Virgen. Ese análisis, como muestra el capítulo 2 y el capítulo 4, no está exento de una génesis histórica del proceso a la luz de los modos institucionales de reproducción del catolicismo y la Iglesia Católica en Salta. El volumen está llamado a consolidar un campo de estudios nuevo en Argentina y a convertirse en una referencia ineludible en todos los análisis futuros sobre el marianismo contemporáneo y los que estén interesados en las mutaciones del catolicismo, las sensibilidades carismáticas y la denominada “espiritualización” de lo que muchas veces se identifica con la individualización religiosa. Pero también es un aporte a una línea de trabajo sobre peregrinaciones y/o “turismo religioso”, que en Argentina todavía posee un lugar periférico en los estudios sobre religión. En un sentido mucho más amplio, y sin que el libro lo haga explícito, el análisis que propone tiene consecuencias inesperadas. En primer lugar, resulta un aporte original para entender las transformaciones religiosas en una región específica de Argentina, con una historia y una configuración regional “periférica”, pero también con elementos socio-culturales de una fuerte impronta jerárquica si se los compara con los presentes en las ciudades del litoral pampeano. Contra la idea del “catolicismo argentino” como un todo, el libro es una interesante reflexión sobre modos de transformación de un catolicismo singular como el de las sociedades urbanas del Noroeste Argentino. Clásicamente analizadas sobre el foco de la “religiosidad popular”, pero muy poco sobre cuál es la religiosidad de sus elites o los sectores más legítimos. En ese movimiento, el libro es

21


también un gran aporte para ayudarnos a mirar Inclusão Digital & Judaísmo Ortodoxo: Edumejor y más de cerca a las elites provinciales, sus cação Judaica Ortodoxa Paulistana, (2017) estructuras de sensibilidad y sus modos de subjeDaniela Guertzenstein tivación.

E

l libro de autoría de Daniela Guertzenstein consNicolás Viotti tituye una investigación sistemática sobre un FLACSO- CONICET tópico poco estudiado en América Latina: la injerencia de la computadora y de internet en la vida privada y pública de los judíos ortodoxos, más precisamente, de las comunidades ortodoxas de San Pablo. De modo general, las comunidades mencionadas en esta parte del continente americano han sido poco estudiadas. Con algunas excepciones en Brasil y en Argentina1, a pesar del crecimiento y expansión de las mismas, son raros los investigadores que se aventuran a trabajar con este grupo. Conocimiento precario de judaísmo, intimidación por el aislamiento de la sociedad mayor y la cerrazón que caracteriza a la ortodoxia judía, mistificaciones de todo tipo y cuestiones políticas han desembocado en una omisión por parte de las ciencias sociales en relación a las comunidades de judíos observantes. Frente a este panorama, el libro de Guertzenstein debe ser leído como un texto que rompe con esta tendencia, más aún, la autora no sólo se dispone y logra mostrar la complejidad de las comunidades ortodoxas en Brasil, sino que focaliza la atención en un tópico de gran relevancia en la actualidad: cómo la computadora y la internet reconfiguraron algunos rasgos identitarios de estas comunidades. Observamos situaciones diferentes, como el uso de internet en escuelas para mujeres y en escuelas para varones, el uso furtivo de internet por algunos actores sociales y como las autoridades rabínicas lidian con las múltiples facetas de este nuevo fenómeno. Aquí es necesario recordar que a priori, la internet fue prohibida y luego considerada un mal necesario por los Grandes Rabinos, legisladores de la Ley Judía y responsables por cómo la misma debe aplicarse en la actualidad. En el análisis de Guertzenstein el lector se depara con la multiplicidad de corrientes ortodoxas, desmitificando así la idea de que la ortodoxia judía constituye un bloque homogéneo. Consecuentemente, las directrices en torno a quien, cuándo y cómo puede hacer uso de la computado-

22


ra y de internet cambian según de qué corriente ortodoxa se trate, poniendo en relieve las ambigüedades que esto genera entre los miembros de las diferentes comunidades ortodoxas en San Pablo El anclaje teórico de la autora son clásicos, como las obras de Marshal MacLuhan y Manuel Castells, y textos de autores medulares para comprender la “modernidad tardía” o la “modernidad líquida”, a ejemplo de Giddens y de Bauman. La bibliografía sobre judaísmo ortodoxo es extensa además de ser inédita en libros y artículos escritos en portugués, algo que configura una doble conquista: elaborar contrapuntos con comunidades ortodoxas de otras regiones y países, y difundir textos de gran relevancia sobre el tema para el lector brasileño en particular, y para el latinoamericano en general. El tránsito de diferentes grupos ortodoxos con edades distintas por la cibercultura es un fenómeno que aún exige respuestas que permitan comprenderlo en toda su complejidad y contradicciones. De este modo, Guertzenstein nos abre un mundo en el cual son pocas las certezas y muchos los interrogantes. Por último, no es una exageración afirmar que Inclusão Digital & Judaísmo Ortodoxo constituye una reflexión relevante sobre la identidad de las comunidades ortodoxas, y de cómo las mismas se están configurando y reconfigurando en las últimas dos décadas al incorporar, parcial o totalmente, el uso de la computadora y de internet. En ese sentido, estamos frente a una investigación que discute problemáticas de suma actualidad sobre la identidad étnico-religiosa de grupos minoritarios. Sin lugar a duda, Inclusão Digital & Judaísmo Ortodoxo es un libro pionero en su área.

k A contrução do diálogo: o Concílio Vaticano II e as Religiões, (2018) Frank Usarski

D

eve ser saudada com alegria e reconhecimento a importante contribuição de frank Usarski para os estudos do Concílio Vaticano II com a presente publicação.

Foi só no apagar das luzes do evento conciliar que foi aprovado e promulgado, a 28 de outubro de 1965, o documento Nostra Aetate, Declaratio de Eccelesiae habitudine ad religiones non-cristianas, ou seja, Declaração sobre a atitude da Igreja em relação Marta F. Topel às religiões não cristãs. Embora seja o menor dos Antropóloga, Directora del CEJ/USP documentos conciliares, a Declaração só viu crescer (Centro de Estudios Judaicos de la sua relevância e atualidade com o correr dos anos. Universidad de San Pablo). Num momento em que as migrações em larga escala e a globalização romperam fronteiras culturais e linguísticas e arrancaram dos seus casulos e domínios reservados as religiões, todas elas foram colocadas em relação entre si, abrindo caminhos

23


inusitados para o conhecimento das riquezas Concílio, como a da liberdade religiosa, com a Depróprias de cada uma e para inesperados campos claração Dignitatis Humanae, que está à espera de de diálogo e cooperação, mas suscitando, igual- um estudo mais amplo e profundo aqui no Brasil. mente, fricções, estranhamentos e conflitos. O pluralismo e não mais o exclusivismo religioso, passou a ser o ambiente em que se movem hoje as pessoas José Oscar Beozzo e instituições em quase todas as sociedades. CEHILA-CESEP A orginalidade, porém, do estudo de Usarski é oferecer acurada recuperação histórica do tumultuado percurso do projeto inicial de uma declaração conciliar sobre os judeus e que acabou se convertendo na declaração mais ampla acerca da atitude dos católicos perante as religiões não cristãs. Além de percorrer passo a passo as várias redações, emendas e supressões a que foi submetido o esquema inicial, Usarski propõe um exame atento de cada uma das partes do documento e das diferentes maneiras para se abordar a sua leitura. O Concílio colocou-se à escuta das interpelações do Judaísmo, Islamismo, Budismo e Hinduísmo; reconheceu que o Espírito se fa presente na busca empreendida por homens e mulheres nessas diferentes religiões, que são, para estas pessoas, caminhos ordinários de salvação. Procurou também superar os impasses teológicos e pastorais advindos do axioma Extra ecclesiam, nulla salus, “Fora da Igreja não há salvação”. Não se pode ocultar, porém que o Concílio não se abriu ao apelo advindo de bispos da África negra que pediam que fossem tomadas em consideração no debate conciliar as religiões originárias dos Continente, impregnadas de profundo senso do sagrado e de entranhada espiritualidade, tratadas, porém, como religiões “primitivas”. É claro, por outro lado, que também as religiões do Continente africano e as dos povos indígenas da América e de outros recantos do mundo entram, todas elas, debaixo do mesmo princípio de sincera acolhida e respeito aos praticantes de qualquier religião, que se encontra claramente enunciado na Nostra Aetate e que deve reger a atitude de todos os católicos. Só podemos augurar que o autor desse estudo sobre a Nostra Aetate continue colocando seu talento e preparo na investigação de outras áreas do

24


Religiosas católicas en la ciudad de Aguascalientes: una mirada sociocultural desde los relatos de vida, (2017) María Eugenia Patiño López

E

ste libro se adentra en un colectivo social: las congregaciones religiosas femeninas, que hace décadas está atravesando profundas transformaciones. Estos cambios sustentan búsquedas tanto de nuevos sentidos y roles dentro de la Iglesia y de la sociedad, como de nuevos formatos institucionales que brinden espacios significativos para mujeres que buscan en las comunidades religiosas un lugar donde transitar sus vidas. Búsqueda que va acompañada por los desafíos que enfrentan por la constante baja numérica de las religiosas, los noviciados vacíos, el alto promedio de edad, y las grandes dificultades para sostener sus obras. El libro entra en este “agitado” mundo, escasamente abordado desde las ciencias sociales, visibilizando así un colectivo de mujeres que ocupan un lugar relevante en el campo religioso católico, con mayor peso numérico que el que ocupan los varones de este campo, pero mucho menos reconocido, destacado y estudiado

Parte importante de su formación es profesional para la asunción de roles en diversos espacios sociales. Sus pares varones (muchos de los cuales son sacerdotes), son menos; ocupan roles de gobierno y control en la Iglesia para los cuales han sido formados. En la segunda parte, más extensa que la primera, María Eugenia Patiño recupera las trayectorias de vida de cuatro religiosas de distintas congregaciones. Los vívidos, profundos y sinceros relatos de las religiosas dan cuenta de la “expertice” de la investigadora quien supo crear la confianza para que las narrativas de las entrevistadas transitaran por variados temas evocando situaciones dolorosas, conflictivas, críticas; dotándolas de agudos sentidos. Logró que ahondaran en dinámicas y procesos personales y comunitarios con narrativas que permiten al lector entrar en la vida cotidiana de las comunidades religiosas y lo que comporta habitar estos espacios.

El análisis de la investigadora resalta las narraciones de las religiosas como ciclos en los que la presencia de momentos nodales o ritos de paso van definiendo el rumbo de las trayectorias. Recorre las etapas que van marcando el progresivo ingreso a El libro presenta los resultados de un trabajo de inves- las congregaciones, con agudos análisis de la carga tigación abordado con un diseño flexible. La autora, María Eugenia Patiño, nos sumerge en el proceso de su trabajo. Nos hace partícipes de las elecciones de su excelente encuadre conceptual, reelaborado y precisado en el transcurrir del trabajo; de sus técnicas de recolección de datos, de la selección de personas a entrevistar, y de su proceso de análisis. Lo que se lee en el libro denota una investigación sólida, madurada en el tiempo, garantía de calidad y validez. En la primera parte la autora describe el campo de la vida religiosa femenina en Aguascalientes, destacando su presencia social en la Diócesis. Se evidencia el mayor peso de este colectivo en comparación con sus pares varones, en áreas como la educación, la salud, la asistencia a los vulnerables. Presencia cargada de entrega y profesionalismo, muchas veces poca advertida y silenciosa. La situación que se analiza a través de diversas fuentes de datos secundarias en la Diócesis de Aguascalientes ilustra lo que sucede en la mayoría de los territorios: las religiosas se agrupan en “numerosas” y variadas congregaciones.

25


simbólica de los rituales institucionalizados que acompañan el camino, y de las acciones personales que representaban cambios significativos en la transición y construcción de sus nuevas identidades, selladas en la profesión de los “votos perpetuos”. El libro se adentra asimismo en el camino que recorren las religiosas luego de la crucial instancia de los “votos” que marca pertenencia y su reconocimiento comunitario como “religiosa”. Una pertenencia, y una identidad que deben ser constantemente resignificadas. Ambas son desafiadas por las propias dinámicas de las comunidades que integran, por los roles y responsabilidades sociales que asumen en sus trabajos, por las tensiones del campo eclesial y por el peso de esta estructura en sus comunidades y en sus vidas.

destacando como estos procesos maduran y se alimentan en apropiaciones individuales y comunitarias. Celebro la aparición de este libro. No caben dudas de su valor y contribución a los estudios del campo religioso en América Latina. Invito a seguir adelante con la lectura entrando así en un mundo vivaz, dinámico, marcado por el compromiso de mujeres que merecen mayor visibilidad.

Adentrarse en la vida de las congregaciones religiosas femeninas da una ventana privilegiada para entender tendencias, tensiones, resistencias, cambios y contramarchas en el campo de la Iglesia católica, sobre todo los que vienen teniendo lugar luego de la “renovación” que habilitó el Concilio Vaticano II. Desde mediados del siglo pasado el proceso de resignificar la vida religiosa fue acompañado asimismo por algunas instancias que dejaron una fuerte impronta en la vida religiosa femenina latinoamericana. La conformación de la Confederación Latinoamericana de Religiosas y Religiosas (CLAR), la de Conferencia de Superioras Mayores Religiosas (CoSMaRaS) - luego “Conferencia de Religiosas” (CONFER), que habilitaron espacios de diálogo y de planificación estratégica. Asimismo las conferencias latinoamericanas, particularmente la celebrada en Medellín (1968), marcan hitos relevantes en la renovación de la vida religiosa. Fueron éstos los espacios que marcaron, como señala Ana Quiñones “la evolución de la teología de la vida religiosa, desde el “estado de perfección” hasta la vida junto a los más necesitados. Este libro permite adentrarse en este espacio agitado por la transformación desde las prácticas, percepciones y significaciones de sus propias protagonistas,

26

Ana Lourdes Suárez Conicet-Universidad Católica Argentina


Entre Dios y el César. El impacto político de los evangélicos en el Perú y América Latina, (2017) José Luis Pérez Guadalupe

E

existem inúmeros fatores conjunturais nas estruturas das igrejas e denominações que permitem assimilar o impacto interno que as clássicas ou novas perspectivas éticas e teológicas irão reverberando nas suas bases sociais. Constatamos que, ao longo de dois séculos de presença evangélica na América Latina, é possível observar como há diversas tensões internas que nascem nas discussões teológicas e tem seus reflexos nas posturas políticas que as lideranças religiosas e/ou indivíduos crentes assumem com o apoio de suas igrejas, denominações, confederações para concretizar sua inserção na esfera política.

ntre Dios y el César é um texto que responde ao esforço de compreender a participação política do cristianismo não católico no Continente Latinoamericano. A partir de uma abordagem émica – entendida como a inclusão na análise dos dados empíricos da produção dos intelectuais nativos – , o autor traça em três movimentos as nuances do mundo identificado genericamente sob diversos termos como: protestante, evangélico, evangelical, pentecostal, pentecostal renovado, carismático e ainda neopentecostal. Percurso demonstrado historicamente com as incipientes repúblicas latino-americanas da metade do Ao longo do segundo capítulo, cada uma dessas de- século XIX que, segundo Guadalupe, conduziram ao signações irão adensando-se com a descrição histó- protestantismo de migração a procurar apoios polírica de seu aparecimento e os usos geográficos que ticos entre os liberais para segurar, minimante, sua foram sendo atribuídos com o passar do tempo. A sobrevivência social. Entretanto, a inflexão teológitítulo de curiosidade ficamos sabendo que, o termo ca sofrida nas igrejas norte-armericanas, das primeiprotestante é antes de mais nada uma reação políti- ras décadas do século XX, permearam o segundo ca do que doutrinal, ao mesmo tempo que a palavra momento de expansão evangélica, a pentecostal, evangélico foi apropriado inicialmente pelos protes- que aos poucos tenderá a ser criolla e indigenizatantes para dar um caráter de unidade ao setor cris- da. O pentecostalismo irá metabolizar, de maneitão não católico, embora a almejada unidade nunca ra peculiar, o maniqueísmo latente nas posturas se concretizou. Mais, o autor desenha com rigor o contexto em que tem surgido as inúmeras tipologias que emergem nas diferentes análises, tanto de acadêmicas quanto entre os próprios intelectuais evangélicos, percebendo-se assim as diversas genealogias do pensamento em torno do protestantismo. A partir da literatura especializada e dos dados estatísticos disponíveis no The Pew Forum on Religion & Public Life e no Latinbarômetro, Pérez Guadalupe oferece ao leitor no primeiro capítulo uma visão sucinta das mudanças substanciais que o cristianismo latino-americano tem sofrido, o que redesenha o mapa religioso das últimas décadas. Mais adiante, será preocupação do autor desconstruir possíveis interpretações que reduzem a dois as gerações políticas dos evangélicos. A geração apolítica e a que rompe com a visão teológica de fuga mundi e embarca na missão de conquistar o poder secular nas empreitadas eleitorais. Nesse entremeio, no segundo capítulo do texto, mostra-se como

27


teológicas fundamentalistas e seu reflexo na esfera pública. No entanto, no final do século XX a geografia evangélica do Continente terá robustos exemplos das profundas mudanças nas igrejas, deixando para atrás os tempos de demonização da política.

para a construção de projetos que façam de sua participação um bom governo. As referências comparativas com o modo católico de fazer política que o autor faz, na procura de respostas, contribui para incentivar o leitor a perceber o modus operandi político do cristianismo à moda latino-americana.

Compreende-se que as perguntas que costuram o texto sejam: quais os dispositivos conjunturais que permitem abraçar os ideários liberais na gênese do protestantismo latino-americano? Quais as inflexões ético-teológicas que legitimam o protestantismo liberal? Porquê as nuanças teológicas notearmericanas levam a posturas antiseculares, na medida que se consolida o pentecostalismo? Atualmente, o que legitima ética e tecologicamente as incisivas campanhas de representação partidária e disputa eleitoral dessa grande família protestante? As respostas a essas e outras questões serão encontradas no terceiro capítulo e explicitarão o subtítulo do livro: “el impacto político de los evangélicos en el Perú y América Latina”. As riqueza do arsenal de dados empíricos, dos mais diversos países, aliada ao uso de categorias sociológicas permite mostrar como o corpus evangélico contemporâneo se caracteriza pela relevância das igrejas e de seus pastores, em contraposição à visibilidade denominacional e congregacional de outrora. Essa relevância do pastoreio permite apreender deslocamentos interessantes como: de missionários estrangeiros passa-se para pastores nacionais, do púlpito para às urnas, de pastorear ovelhas para monitorar votos, o que no seu conjunto desagua num outro protagonismo social da presença religiosa no Estado laico latino-americano. Duas hipôtese atravessam transversalmente as 234 páginas. A primeira sugere que o atual estágio do neopentecostalismo responde a um processo de ressacralização do campo político, mais do que uma afirmação da presença religiosa pelas vias democráticas na esfera pública. O que levaria, segundo Guadalupe, a processos de sacralização do Estado, ameaçando assim a secularização do mesmo. A segunda hipótese descansa no questionamento do por quê a força tarefa evangélica fica apenas no patamar de integração partidária e ganho eleitoral, sem constituir uma proposta incisiva de estratégias

28

Brenda Carranza Pontifícia Universidade Católica de Campinas


Religião, História e Sociedade: Ensaios em homenagem a Benedito Ferraro e Luiz Roberto Benedetti, (2018) Breno Martins Campos & Paulo Sérgio Lopes Gonçalves (Orgs.)

com os tradicionais usos do “poder simbólico” sacerdotal para a perpetuação da hierarquia do clero sobre o leigo, ou da própria ordem política vigente.

No caso do sociólogo Benedetti, sua contribuição se deve não apenas ao legado sociológico de sua obra – cujas bases teóricas nos permitem analisar as presente coletânea reconstitui as trajetórias relações entre religião popular e sociedade, sobrede dois padres e estudiosos da religião, trilha- tudo nas interfaces com a cultura e com a política, das na confluência entre vida pastoral, militância e na contemporaneidade -, mas ao fato de extrapolar academia: o teólogo Benedito Ferraro e o sociólo- a práxis acadêmica para a militância religiosa e polígo Luiz Roberto Benedetti. À luz de testemunhos tica, comprometida com causas populares. que, além do respeito e tributo pessoal aos personagens em questão, revelam uma sólida formação Nesta coletânea, portanto, ao serem apresentados intelectual e um inegável comprometimento com a os percursos individuais de dois religiosos estudioconstrução do conhecimento científico, a obra nos sos da religião, recolocam-se, simultaneamente, diconvida a refletir, ao longo dos seus treze capítulos, lemas e desafios específicos à própria constituição sobre momentos decisivos na configuração institu- de uma área do conhecimento que, nos últimos cional da Igreja Católica no Brasil da segunda me- anos, vem se constituindo de maneira multidisciplitade do século XX e primeiras décadas do XXI, bem nar: as Ciências da Religião. No caso específico do como acerca de suas articulações com a política e a Brasil, a maioria dos Programas de Pós-Graduação sociedade da época, a partir de questões plurais e na área contam com a presença ainda estruturante da Teologia e da Filosofia, que, ao lado das Ciências recortes diversos. Sociais, tendem a reproduzir o dilema que esteve Esforço digno de nota, as reflexões aqui reunidas na gênese dos estudos de religião: “De um lado é nos permitem contemplar facetas singulares da re- e quer ser Ciência da Religião (sistemática) e está lação entre religião, história e sociedade, capazes de informar uma práxis histórica libertadora, que constitui a principal singularidade das duas trajetórias - pessoais, acadêmicas e religiosas -, descritas na obra a qual, exatamente por isso, inspira reflexões centrais e urgentes, que ainda hoje – e sobretudo hoje – tocam à complexidade do campo religioso brasileiro.

A

Da sua leitura, se por um lado é inegável reconhecer a condição do catolicismo como modelo e referência para o que historicamente se convencionou definir como prática religiosa no Brasil, por outro, constata-se o quanto os vínculos entre religião católica, política e sociedade civil foram, também, moldados pela ação de sujeitos que, de dentro da própria Igreja, revelaram-se comprometidos com a transformação revolucionária das contingências históricas de sua época. Nesta obra, portanto, a trajetória pessoal, pastoral e acadêmica do padre Ferraro desafia, ela própria, interpretações clássicas das Ciências Sociais no Brasil, não se coadunando

29


em franco contato com a filosofia e a teologia. De outro é Ciências da Religião, agregado de disciplinas que buscam objetividade e cientificidade em seu discurso”. A trajetória dos dois personagens contemplados pela presente coletânea nos obriga, necessariamente, a problematizar visões que até recentemente insistiram na diferença entre os enfoques do teólogo e do cientista da religião, supostamente capazes de tornar o diálogo entre ambos incompatível. Seriam os teólogos especialistas religiosos enquanto os cientistas especialistas em religião? Até que ponto é legítimo afirmar que, no interior dos Programas da área, o teólogo se empenha na busca da chancela científica para “proteger e enriquecer sua tradição religiosa” e a partir de quando a práxis religiosa, na sua interação com a sociedade e a cultura, não permitiria aos que professam a fé e a instrumentalizam como força transformadora conceberem a religião menos como “sentimento e expressão de uma transcendência” e mais como produto da vitalidade social, historicamente demarcada? Estas e outras questões são inspiradas pelas trajetórias de Benedito Ferraro e Luiz Roberto Benedetti, as quais se construíram não apenas nas fronteiras entre a perspectiva do religioso e a do cientista da religião, mas, conforme prefaciado neste livro, nas próprias fronteiras entre diferentes disciplina.

Ana Rosa Cloclet da Silva Pontifícia Universidade Católica de Campinas

30


Libros Los Evangelios Chaqueños. Misiones y estrategias indígenas en el Siglo XX, (2017) César Ceriani Cernadas (Ed.)

E

sta compilación es la primera en su clase para los estudios antropológicos de las poblaciones indígenas de la Argentina en donde se toma como objeto de análisis las misiones cristianas establecidas específicamente en la región chaqueña. Se trabajan de forma original estos procesos de misionalización como verdaderas configuraciones sociales, enfatizando fronteras, mediaciones y procesos. En estos, los misioneros se revelaron como agentes interculturales, brokers entre los indígenas y colectivos sociales sentidos como siempre hostiles por los primeros (léase, criollos, estancieros y cualquier fuerza armada cercana). En estos espacios se construyeron inéditos ejercicios recíprocos de traducción y mediación cultural. En este libro se observa la construcción meritoria de agendas de investigación comparativa que tienden a una unificación, la del campo religioso misionero chaqueño, que es un hallazgo conceptual importante y necesario. El avance del

conocimiento etnográfico e histórico permitirá reforzar este campo de análisis, lo cual, a su vez, generará nuevas convergencias y discusiones a las que afortunadamente les ha tocado el turno de existir. Por último, esta obra es una verdadera buena nueva tanto para la antropología de la religión como para los estudios antropológicos e históricos chaqueños

Con los ancestros en la espalda. Etnografía transnacional de la santería-Ifá cubana en Santiago, Chile y La Paz, Bolivia 1990-2015, (2018) Juan Manuel Saldivar Arellano

D

on Fernando Ortiz, célebre antropólogo cubano, reconocía los aportes culturales de los esclavizados africanos en tres grupos étnicos: los yorubas, de los cuales proceden creencias religiosas de la santería e Ifá; los congo, quienes propiciaron las tradiciones del palo monte mayombey; los carabalíes, quienes introdujerons el raigambre de la regla secreta abakuá ñañíguismo. Una de las características con las que se identifican a estas tradiciones culturales es justamente la relación con la brujería a través del conocimiento de la naturaleza y la manipulación

31


de energías derivadas del entorno psicofísico. La noción de brujería cubana se refiere a la práctica de creencias mágico-religiosas de origen africano, prevaleciendo la atribución de la magia para los negros, como cosa de negros, en comparación de la hechicería como un distintivo para los blancos. En la actualidad, este tipo de tradiciones culturales sincréticas han dejado de permanecer a un lugar en

particular -Cuba-, para ensamblarse en diferentes espacios del globo, siendo las capitales de Sudamérica lugares recientes de concentración. Este proceso religioso es conocido como la transnacionalización de los orichas que, después de los años 90 con la desprotección de la Unión Soviética y el inicio del Periodo Especial en la isla, fueron motivadas debido a los desplazamientos de cubanos hacia diferentes lugares del mundos.

Periferias Sagradas en la modernidad argentina, (2018) Pablo Wright (Ed.)

L

a modernidad argentina puede identificarse con la expansión de modelos del capitalismo europeo condensados en modos de producción económica y en lógicas de organización cultural (un territorio, una lengua, una religión). El proceso histórico nacional invisibilizó las denominadas “minorías religiosas”, construyendo una ideología donde rasgos diferentes de los del catolicismo estaban ausentes de los diacríticos simbólicos de la argentinidad.

contacto con grupos “extraterrestres”. Todos ellos, como relecturas críticas de la modernidad latinoamericana, nos muestran en sus mitos, sus cosmovisiones y sus ethos, en sus rituales, en sus formas de organización, en sus contradicciones, en sus ideales utópicos, profundas reflexiones sobre la constitución del ser-en-el-mundo en esta parte del mapa geopolítico.

En este libro se analizan grupos e instituciones que no pertenecen al mainstream del campo religioso argentino. Se dedica a lo que los autores denominan periferias sagradas, integradas por grupos e instituciones heterodoxos dentro del universo socio-religioso que se relacionan con los cambios sociales y culturales ligados al proyecto de la modernidad. Es el caso de los grupos espiritistas, las escuelas esotéricas como el rosacrucismo y la antroposofía, los experimentos sincréticos brasileños del Santo Daime, la internacionalización del budismo zen y los metasincretismos propios de la Nueva Era, que mancomunan desde terapias neochamánicas hasta nuevas geografías sagradas reveladas a partir de

32


Entre Dios y el César. El impacto político de los evangélicos en el Perú y América Latina, (2017) José Luis Pérez Guadalupe

L

a llegada del cristianismo al continente americano fue un hecho político, o si se quiere, consecuencia e un hecho político, ocurrido hace más de 500 años. Descubrimiento o cubrimiento, evangelización o conquista, salvación o exterminio, encuentro o choque, son criterios dicotómicos que se han utilizado innumerables veces para analizar lo sucedido; pero, lo cierto es que el cristianismo llegó a estas tierras junto a -ocomo consecuencia de- un proceso violento, traumático e impositivo de dominio militar y político que impuso el catolicismo a todos sus habitantes y sus descendientes. Por eso creemos que, aunque en el examen histórico de este proceso no es fácil separar la evangelización de la conquista, ni la cruz de la espada, si es necesario y pero esta vez empoderados por la fuerza de los votos, debido al número creciente de sus miembros. saludable diferenciaslas. Sin embargo, luego de cinco siglos de monopolio católico y convivencia política con las instancias de poder, ahora en toda américa Latina surgen movimientos religiosso que hacen el camino inverso y quieren establecer sus modelos políticos a través de la conquista religiosa de sus habitantes. Estos nietos de protestantes europeos, hijos de los ‘evangelicales’ y pentecostales norteamericanos; estos exmarginados sociales y religiosos, invisibles en las encuestas de opinión, ahora llegan a la mayoría de edad y se alzan con banderas políticas en todo el continente, partiendo de sus convicciones religiosos;

Por eso, algunos líderes evangélicos pretenden extender su militancia religioso al fuero oúblico y convertir ese bien ganado ‘caìtal religioso’ en un rentable ‘capital político’. De esta manera, han surgido partidos confesionales que buscan ser los ‘brazos seculares¡ de sus iglesias -con la intención de equipararse o, simplemente, reemplazar a la Iglesia Ca´tólica-. Pero, como veremos a lo largo de este libro, la historia política de los evangélicos en América Latina es mucho más rica y compleja, y no se limita a esos intentos de mesianismos politicos con visiones ‘reconstruccionistas’.

¿Dejar las drogas con ayuda de Dios? Experiencias de internamiento en centros de rehabilitación fronterizos, (2018) Olga Odgers Ortíz & Olga Lidia Olivas Hernández (Coords.)

E

n numerosas ciudades latinoamericanas, los centros de rehabilitación han pasado a ser parte cotidiana del paisaje. Estos espacios, casi siempre evangélicos y frecuentemente precarios, suelen ser vistos por sus vecinos con sospecha, catalogándo los –ante el misterio de lo que sucede dentro–como un mal necesario, debido al incremento constante de la farmacodependencia y la insuficiencia de

alternativas clínicas para su atención. ¿Cómo surgen los centros de rehabilitación?, ¿por qué predomina la orientación cristiano-evangélica?, ¿qué diferencia existe entre los centros religiosos y los que siguen el modelo de los doce pasos? y ¿cuál es el papel que se otorga a la fe y los rituales religiosos dentro de su modelo terapéutico? Estas preguntas guiaron un vasto proyecto de investigación –realizado en la

33


región fronteriza de Baja California–, cuyos primeros resultados se presentan en este trabajo. Desde múltiples perspectivas, se abordan aspectos tan diversos como el respeto a los derechos de los internos, la influencia de los contextos culturales en la concepción del “adicto”, la experiencia de encierro, las características cambiantes del campo religioso en donde surgen los centros, el cuerpo, los proyectos de vida y las diferencias por género, entre otros. Lejos de pretender una revisión exhaustiva, esta publicación busca contribuir, desde las ciencias sociales, al conocimiento de los modelos de atención terapéutica de los centros de rehabilitación.

El poder de su santo, (2018) Juan P. Romero

E

sta publicación habla de San La Muerte, teniendo en cuenta al Folklore como ciencia de estudio, y a partir de ahí, la identidad, símbolos y códigos transmitidos a partir de este sistema de creencia, asociado con el culto al santo en contextos específicos. Trata de justificar el tema de investigación teniendo en cuenta las cuestiones que encierra este culto “pagano”. Entre los atributos del santo, dicen algunos testimonios que figura la posibilidad de pedirle que realice algún daño a alguien; pero no todos sus seguidores lo sienten de esa manera. Debido al desconocimiento acerca de su veneración; desde el catolicismo canónico a los medios de comunicación actuales, el culto es asociado inclusive con el satanismo, la delincuencia, etc. Pero, ¿por qué hay muchas familias que lo reconoce como símbolo de amor?

34


B

Bom Jardim dos Santos: plantas, religiosidades populares e seus fluxos em Guarani das Missões, (2016) Juliano Florczak Almeida

om jardim dos santos consiste em uma etnografia com as plantas que participam de práticas das religiosidades populares em Guarani das Missões, município do noroeste do Rio Grande do Sul. O autor, que nasceu em Guarani e para lá retornou como aprendiz de etnógrafo e de jardineiro, conduz o leitor pelos caminhos das plantas, trajetórias que colocam em questão uma série de dicotomias, como natureza e cultura, dádiva e mercadoria, tradicional e moderno, popular e erudito. Circulando com flores e folhagens por jardins e hortas, floriculturas e redes de reciprocidade, capelas e cemitérios, infusões e xaropes, a etnografia desafia os limites das plantas, enfatizando os fluxos que as atravessam. Carregadas de poesia, as páginas do livro garantem uma viagem pelas antropologias dos materiais, da religião e do corpo e da saúde. A pesquisa recebeu o primeiro lugar no prêmio Heloísa Alberto Torres, oferecido pela Associação Brasileira de Antropologia (ABA) em 2014.

Devote della Vergine: histórias de mulheres em Nova Trento, (2017) Elis Facchini

E

l libro-reportaje Devote della Vergine: histórias de mulheres em Nova Trento presenta el perfil de mujeres de la sociedad de Nova Trento (Santa Catarina - Brasil), tanto en lo que se refiere al contexto religioso cuando al día a día de cada una de las personajes. Para ello, se retratan las particularidades de la ciudad de Nova Trento: la inmigración, las influencias religiosas, las instituciones comandadas por la Iglesia Católica y, aún, el papel de las mujeres en las relaciones de trabajo. Este libro-reportaje se concretó a través de historias orales de la comunidad, principalmente por personas ancianas ligadas o no a organizaciones que disciplinaron a las mujeres, desde principios del siglo XX hasta mediados de la década de 1960. Entre las entidades, destaca la Pia Unión de las Hijas de María, la Congregación de las Hermanitas de la Inmaculada Concepción y el Apostolado de la Oración. Por último, el gran legado de esta publicación es traer la mirada femenina de la historia de la ciudad de Nova Trento.

35


Do espírito na saúde - oferta e uso de terapias alternativas/complementares nos serviços de saúde pública no Brasil, (2018) Rodrigo Toniol

C

omo terapias alternativas/ complementares são oficializadas no SUS? E o que esse processo nos diz sobre a legitimação da espiritualidade no campo da saúde? Este livro não é somente sobre a instituição das terapias alternativas/complementares no SUS, sobre políticas estatais, sobre os meandros da saúde pública, sobre secretarias e postos de saúde ou sobre o papel de legisladores, enfermeiras, parapsicólogos, pacientes. É também sobre agulhas, chás, espiritualidades e muito mais. E tudo isso em um emaranhado de múltiplas conexões, que mostram não apenas as habilidades e sensibilidades do antropólogo em fazer emergi-las, porém nos obrigando também a ter que reconhecer e lidar com esse mundo tão múltiplo, instável, inesperado. Afinal, ou reconhecemos e aprendemos a lidar também na pesquisa com esse tipo de mundo ou nos conformamos com o conforto e as consequências de nossos velhos clichés.

Conservadorismos, fascismos e fundamentalismos: análises conjunturais, (2018) Ronaldo de Almeida & Rodrigo Toniol (Orgs.)

C

onservadorismo, fascismo e fundamentalismo são categorias associadas a eventos históricos específicos. No entanto, essas palavras tornaram-se comuns no debate público brasileiro contemporâneo, sendo constantemente acionadas nos noticiários, na imprensa escrita e nas redes sociais na internet. Ao dar centralidade a essas categorias, este livro reflete sobre o seu valor analítico e a sua capacidade descritiva. Os protestos de massa no Brasil, o processo de impeachment de Dilma Rousseff e seus desdobramentos, a eleição de Donald Trump e a participação dos evangélicos na política nacional são alguns dos focos empíricos analisados por pesquisadores de diferentes áreas das Humanidades. Este é um livro que nos ajuda a entender a crise política depois das manifestações de junho de 2013 e também nos dá pistas sobre o que podemos esperar para os próximos anos.

36


Argentina Evangélica. Estudios socioantropológicos sobre misiones e iglesias César Ceriani Cernadas & Mariana Espinosa (Eds.)

L

a variada presencia de iglesias evangélicas en espacios urbanos, suburbanos y rurales que atraviesan el paisaje nacional, y se visibiliza en humildes u orgullosos edificios de culto, constituye un rasgo importante de la cultura argentina contemporánea. La innovación de esta expresión religiosa en sus formas rituales, su presentación pública y mediática, su expansión y particular arraigo en el país justificó en las últimas cuatro décadas diversos estudios sobre la misma. En sintonía con la conmemoración de los 500 años de la Reforma Protestante esta obra selecciona un conjunto de artículos académicos sobre la presencia evangélica en Argentina, publicados originalmente entre 1989 y 2014. Su propósito es poner a disposición de un público amplio trabajos que simbolizan, en sus diferencias y confluencias, tanto la diversidad de este fenómeno religioso como la consolidación de una temática de estudio en las ciencias sociales locales, en especial la antropología y la sociología. El libro compendia diecisiete artículos que indagan

desde enfoques teóricos críticos y aproximaciones empíricas particulares, tópicos sociológicos, culturales, históricos y políticos sobre iglesias, misiones y movimientos evangélicos en estas tierras. La obra aspira así a constituir un cuadro de situación abarcativo sobre una de las vertientes religiosas más dinámicas de la diversidad cultural en Argentina.

Religião, História e Sociedade: Ensaios em homenagem a Benedito Ferraro e Luiz Roberto Benedetti, (2018) Breno Martins Campos & Paulo Sérgio Lopes Gonçalves (Orgs.)

E

sta obra se fundamenta no legado construído por dois pensadores brasileiros da área das Ciências da Religião e Teologia – os padres e estudiosos da religião Benedito Ferraro e Luiz Roberto Benedetti –, tanto na Universidade em que trabalharam por muitos anos, quanto em outras instâncias de desenvolvimento acadêmico e pastoral. Trata-se de uma abordagem que possibilita a articulação entre teoria e prática, propiciando a emergência da práxis teórica na análise da religião. Ao demonstrar as possibilidades de contribuição entre perspectivas construídas na confluência do mundo acadêmico e da

sociedade, a obra enfrenta alguns dos mais espinhosos debates que atravessam a construção da área do conhecimento em questão. Por um lado, ao iluminar o lugar e a época de onde falam estes estudiosos da religião, bem como suas crenças pessoais, recoloca a questão sobre a própria relação entre sujeito e objeto, inquirindo até que ponto a fé de um indivíduo influencia sua percepção do objeto religião e, reversivamente, em que medida a imersão numa totalidade viva e humana (como é a religião) afeta seus sistemas de crenças. Por outro, levando-se em conta que do ponto de vista institucional

37


as Ciências da Religião têm assumido o perfil de um campo de pesquisa autônomo, multidisciplinar e interdisciplinar, a obra nos instiga a problematizar os limites e possibilidades da compatibilidade epistemológica entre as disciplinas que a estruturam – o que, no caso em questão, coloca em relevo seu diálogo com a Teologia.

Mismos pasos, nuevos caminos. Transnacionalización de la danza conchero azteca, (2018) Renée de la Torre & Cristina Gutiérrez Zúñiga

L

as danzas conchero aztecas son expresiones rituales sincréticas del catolicismo popular que guardan algunos trazos de las culturas de los antepasados indígenas, en constante tensión con la inculturación católica. En el pasado siglo XX fueron retomadas por el nacionalismo cultural mexicano como una expresión viva de la herencia prehispánica. En la actualidad las danzas han experimentado diferentes desplazamientos, tanto geográficos como culturales. Los danzantes ejecutan los mismos pasos, pero innovando caminos que le imprimen novedosos sentidos, a veces esencializados y a veces híbridos. La danza viaja hacia diferentes confines del mundo: ha sido retomada como herencia ancestral de los chicanos en Estados Unidos para exigir ser tratados como pueblos originarios del territorio de Aztlán, ha encabezado una peregrinación para la reconquista espiritual de Europa emprendida por la ruta de Santo Santiago, e incluso tiene presencia en Brasil, en Chile, Argentina y Uruguay como parte de

los circuitos alternativos de terapias holísticas. Con los mismos pasos y coreografías inspiradas en el pasado, la danza busca trazar nuevos horizontes para imaginar alternativas de futuros posibles a problemas propios de nuestra condición contemporánea.

38


Evangélicos y poder en América Latina, (2018) José Luis Pérez Guadalupe

Fabio Lacerda (Brasil), Claire Nevache (Panamá), Guillermo Sandoval Vásquez (Chile), Juan David Velasco Montoya (Colombia), Hilario Wynarczyk (Argentina) y César Zúñiga Ramírez (Costa Rica).

E

n este riguroso trabajo académico se analiza el fenómeno del crecimiento evangélico en el Perú y América Latina. Este estudio presenta aportes que sistemáticamente describen el “cuando” y sobre todo el “cómo” se desarrolló el ingreso de los evangélicos a la escena política en latinoamericana. Los evangélicos latinoamericanos que participan actualmente en política ¿son en verdad líderes políticas? ¿O siguen siendo o sintiéndose líderes religiosos? ¿Su motivación es política o religiosa? ¿Son políticos evangélicos o evangélicos políticos?, se pregunta el autor. Esta obra, sin duda, marcará un antes y un después en el trabajo académico que estudia los movimientos y grupos evangélicos en América Latina. El libro cuenta con 12 autores, incluido Pérez Guadalupe, entre los que figuran: Oscar Amat y León Pérez (Perú), Álvaro Bermúdez Valle (El Salvador), José Mario Brasiliense Carneiro (Brasil), Claudia Dary (Guatemala), Carlos Garma Navarro (México),

Obispos de la Patria Grande. Pastores, profetas y mártires., (2018) Ana María Bidegain (Ed.)

E

sta obra trata de una obra que recoge las trayectorias pastorales de veinte obispos latinaomericanos que estuvieron en el Concilio Vaticano II, firmaron un pacto por constuir una iglesia pobre y para los pobres, (Pacto delas Catacumbas) y tuvieron un papel decisisvo en la redacción y puesta en práctica de lo acordado en la Segunda conferencia del Episcopado Latinoamericano, reunido en Medellín, en Septiembre de 1968. Fue un tiempo sumamanete complejo, de rupturas de paradigmas y de grandes innovaciones, de graves conflicto ssociales y de doloroso choques políticos y culturales. La importancia de la obra radica justamente en reconocer el testimonio de los protagonistas de esta obra que, en diversos contextos geográficos, emergieron como voz de los sin voz y como luces orientadoras para todos.

39


También se incluye un capitulo sobre la trayectoria copado y buscó una estrecha colaboración entre el del primer obispo latino/ hispano en los Estados el norte y el Sur y que sus feligreses hispanos manUnidos, quien acompaño a sus hermanos en el epis tuvieran sus raices religiosas latinoamericanas y con fuerte compromiso social.

Revistas A presencia de la religión en el espacio público latinoamericano (Vol 65, nro 4, octubre 2018) Juan Cruz Esquivel & Rodrigo Toniol (Coords.)

A

religião retornou à esfera pública na América Latina? Ou ela nunca se retirou de lá? Se concordarmos que sua presença tem uma longa duração no continente, cabe perguntar: quais são suas formas, seus modos de legitimidade e suas lógicas de atuação? E ainda, quais são os atores que dinamizam a relação religião, esfera pública e Estado na América Latina? Reconhecendo a pertinência de cada uma dessas questões, podemos ainda submetê-las ao vetor analítico da história. Assim, transformamos uma constatação -os modos de presença e de legitimidade da religião na esfera pública são resultados de processos históricos particulares- em um desafio analítico. O presente dossiê de Social Compass se propõe, por um lado, a refletir sobre a configuração pública das religiões nas complexas e heterogêneas sociedades latino-americanas a partir de uma chave comparativa. Por outro lado, trata-se também de repensar categorias analíticas e interpretativas, desconstruindo e reconstruindo-as a partir de reflexões ancoradas em casos nacionais. O que está em jogo, portanto, não é fixar um quadro unívoco sobre religião e esfera pública na América Latina, submetendo os casos empíricos analisados a um gradiente orientado por modelos ideais de laicidade e de secularismo, por exemplo. Antes disso, estamos interessados em apresentar como os modos de presença e de legitimidade da religião no espaço público foram estabelecidos na Argentina, Brasil, Uruguai e México.

40

Continuar leyendo. Acceso al dossier aquí


Instituir lo sagrado: observaciones para la comprensión del hecho institucional en contextos religiosos (Vol 28, nro 50, octubre 2018) Mariela Mosqueira, Joaquín Algranti & Damián Setton (Coords.)

E

n las últimas décadas, las metáforas de la disolución y la crisis se han transformado en un lugar común y cómodo para producir diagnósticos sobre la vida social. Los mundos sociales son constantemente tematizados como de descomposición tanto por discursos cotidianos y periodísticos como por las más sofisticadas investigaciones académicas. La imaginería nuclear de este consenso sobre la “crisis” de la sociedad es el colapso de las instituciones modernas, sus proyectos y sus programas de acción. La familia, la fábrica, el Estado, la cárcel y también las instituciones religiosas, son puestas en cuestión como realidades instituidas y al mismo tiempo los órdenes que representan, los sentidos colectivos que sedimentan y las fuentes de autoridad que legitiman. La propuesta de este dossier es revisar este nuevo “consenso ortodoxo” sobre la disolución de las instituciones en las sociedades contemporáneas poniendo la lente analítica en los complejos procesos de institucionalización acaecidos en contextos religiosos. Concretamente, nos motiva la idea de re-pensar la teoría de la desinstitucionalización religiosa.

Continuar leyendo. Acceso al dossier aquí

41


Configurações da Laicidade na América Latina Contemporânea (Vol 38, nro 2, maio/ago 2018) Roberto Blancarte, Juan Cruz Esquivel, Karina Felliti Christina Vital da Cunha & Paola Lins (Coords.)

A

“invenção” da laicidade foi produto de circunstâncias muito concretas e específicas que remontam ao século XVI, com o surgimento do protestantismo na Europa e com a necessidade de fazer frente à inevitável diversidade religiosa, às guerras de religião e aos desafios que representavam a nova realidade do mundo cristão Europeu ocidental, em termos das formas de convivência social até então inusitadas. Em outras palavras, os regimes ora chamados laicos, que levaram séculos a se construírem formalmente, substituíram um regime cristão que se mostrava in- suficiente para responder às novas necessidades dos Estados Modernos que surgiram com o Tratado de Westfalia, em 1648. As ideias de pluralidade e tolerância foram rompidas, infelizmente, com o intuito de promover paz entre as nações e, depois, entre os indivíduos, com o amparo de um Estado que foi concebido para garantir o direito à diversidade. Nos países que seriam chamados de “América Latina”, ao con- trário, os Estados laicos não foram produto, mas sim garantidores de uma diversidade confessional até então inexistente, uma diversidade religiosa sempre presente, mas não reconhecida. Com efeito, nos países que se criaram na América, após a indepen- dência das coroas ibéricas, a pluralidade religiosa sempre existiu, não na forma de ins- tituições independentes, mas através de distintas expressões de religiosidade popular.

a principal resistência aos novos regimes liberais e protolaicos vinha da Igreja Católica: até mais da metade do século XX, ela não aceitou a ideia da liberda- de de consciência, de religião e muitas outras liberdades que supunham e exigiam uma separação entre os assuntos da(s) igreja(s) e os de Estado. No entanto, diferentemente do que houve na Europa, onde a Igreja Católica contemporizou com o sistema fascista, na América Latina ela fortaleceu regimes populistas de corte católico-nacionalista e Todos se assumiam católicos, mas as diferenças nas apagou qualquer intuito de construção de Estados formas de crença, os conteúdos e práticas religiosas laicos... eram evidentes. Entretanto, não foi para sancionar uma pluralidade confessional já existente que surgiram os Estados protolaicos, mas para garantir uma liberdade de consciência em matéria religiosa que Continuar leyendo. ainda não existia. Dito de outro modo, se na Europa Acceso al dossier aquí a laicidade foi fruto da pluralidade, ela foi, na América Latina, a condição para que pudesse emergir uma diversidade não permitida antes. Pela mesma razão,

42


Salud y religiones: prácticas y sentidos en diálogo y en disputa (Vol 14, nro 2, agosto 2018) Verónica Giménbez Béliveau, Gabriela Irrazábal & Mar Griera (Coords.)

A

“ Desde el efecto de las creencias sobre las terapéuticas en enfermedades crónicas y terminales, aasta las interpelaciones mutuas de las instituciones religiosas, médicas y políticas en torno a la salud, la religión no ha dejado de estar presente en los discursos sobre la salud individual, comunitaria y colectiva y sobre las políticas públicas alrededor de la salud. El campo de la salud en su intersección con el religioso ofrece un interesante espacio analítico para pensar la sociedad contemporánea: las definiciones de malestar(es) y su forma de abordaje, la producción de políticas y sentidos en el campo de la salud, la construcción de subjetividades entorno de identidades múltiples y la gestión del cuerpo, la vida (su reproducción) y la muerte. Desde una perspectiva interseccional, este número temático reúne trabajos que abordan la relación entre salud y religión en la sociedad contemporánea. Se trata de artículos que analizan tanto las demandas y aspiraciones individuales como las de las instituciones religiosas y sus intervenciones públicas en cuestiones de salud. También se presentan investigaciones que toman como objeto de estudio el diseño de políticas públicas y las interpelaciones estatales a las religiones en el ámbito de la salud. En su mayoría, los Estados nacionales, en consonancia con organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud, definen la salud de un modo multidimensional que contempla el bienestar físico, mental y social y que no está relacionado solo con la presencia o ausencia de enfermedad. Sin embargo, desde las ciencias sociales ha sido señalada la vigencia del modelo médico hegemónico en el mundo contemporáneo y la expansión de la biomedicina como una exportación ideológica del proceso colonial de las sociedades europeas.

43

Continuar leyendo. Acceso al dossier aquí


:: Asociación de Cientistas Sociales de la Religión del Mercosur ::

ACSRM Autoridades Comisión Directiva Presidente: Juan Cruz Esquivel (Argentina) Vicepresidente: Ricardo Mariano (Brasil) Secretario General: Javier Romero (Chile) Prosecretaria: Mari-Sol García Somoza (Argentina) Tesorero: Néstor Da Costa (Uruguay) Consejo Pablo Semán (Argentina) Nicolás Viotti (Argentina) Brenda Carranza (Brasil) Rodrigo Toniol (Brasil) Lorena García Mourelle (Uruguay) Luis Bahamondes (Chile) María Eugenia Patiño (México)

Contacto Sitio Web: acsrm.org Facebook: Acsrm Mercosur Twitter: @jornadasACSRM Boletín: boletin.acsrm@gmail.com Academia: JornadasACSRM Instagram: jornadas.acsrm YouTube: ACSRM

Coordinación editorial: Mari-Sol García Somoza

Newsletter Nro. 38 | Octubre 2018  

Editorial :: Juan Cruz Esquivel Presentación :: GARCÍA SOMOZA, Mari-Sol. "Mirar América Latina cruzando experiencia, teoría y acción" Artí...

Newsletter Nro. 38 | Octubre 2018  

Editorial :: Juan Cruz Esquivel Presentación :: GARCÍA SOMOZA, Mari-Sol. "Mirar América Latina cruzando experiencia, teoría y acción" Artí...

Advertisement