Issuu on Google+


Contenido PRESENTACIÓN

7

INTRODUCCIÓN

9

ANTECEDENTES

10

TERMINOLOGÍA UTILIZADA

14

RESIDUOS SÓLIDOS URBANOS DENTRO DEL PLAN DE MEJORAMIENTO AMBIENTAL

16

El necesario reconocimiento del territorio Manos a la obra

La necesidad del cambio: un mandato ciudadano

16 18 19

La Educación ambiental: una estrategia de concienciación

19

Recolección diferenciada: un proceso minucioso

22

Clasificación de residuos: el inicio del cambio Disposición final y el relleno sanitario Limitantes del proceso

21 22 24


LECCIONES APRENDIDAS Los aspectos positivos

Los aspectos negativos

¿Qué pasó luego de la intervención?

25 27 28 29

CONCLUSIONES

30

BIBLIOGRAFÍA

32

SIGLAS

31


6


Presentación La Fundación Natura, con apoyo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación – COSUDE, ha impulsado desde 1994 el Programa Manejo Ambientalmente Adecuado de Productos Químicos y Desechos Especiales en el Ecuador (Programa PQ/DE). Este Programa ha brindado una importante contribución en distintas áreas de la gestión ambiental a más de 50 municipalidades del país y su experiencia permite desarrollar un paquete metodológico de amplia utilidad, orientado a garantizar el derecho a un ambiente sano y libre de contaminación.

Como consecuencia del trabajo participativo vivido por el Programa y de su responsabilidad institucional, la Fundación Natura resolvió desarrollar actividades de gestión del conocimiento que permitiesen compartir los aprendizajes múltiples y aportar significativamente a la gestión ambiental y a las propuestas de desarrollo local, regional y nacional. Con esta finalidad, se logró la participación del Consorcio CAMAREN como entidad ejecutora de la estrategia de gestión de conocimientos, del Programa, encargándosele que elabore documentos aplicables a la coyuntura nacional para públicos diversos, con enfoques multi e interdisciplinarios.

Como resultado, se materializa la presente Serie Instrumentos para la Gestión Ambiental Urbana, compuesta por seis trabajos de sistematización y transmisión de la experiencia y las lecciones, esperando que ellos sirvan de guía a los gobiernos locales comprometidos con la gestión ambiental en el territorio de su responsabilidad. La Serie está compuesta por los siguientes cuadernillos:

7


1. Gestión Integral de Residuos Sólidos: elemento básico de la sostenibilidad ambiental. 2. Manejo Adecuado de Desechos Hospitalarios: la clave para proteger la salud y el ambiente.

3. Educación Ambiental: la teoría y práctica para el mejoramiento del ambiente urbano.

4. Participación Ciudadana: un eje articulador de la gobernanza ambiental efectiva y democrática. 5. Normativa Legal: una herramienta para el fortalecimiento de la institucionalidad ambiental local. 6. La Gestión Ambiental Municipal y la Nueva Constitución.

Confiamos en que este trabajo sea aprovechado por los diversos actores de la gestión ambiental urbana en el país y que su publicación permita ampliar aún más el debate sobre las rutas a seguir en el marco del nuevo ordenamiento institucional.

8


Introducción Fundación Natura, con el auspicio de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación-COSUDE, implementa el Programa “Alternativas para un Manejo Ambientalmente Adecuado de Productos Químicos Industriales y Desechos Especiales en el EcuadorPQ/DE”.1 Entre los años 1994 y 2009 se han ejecutado cuatro fases. La primera concluyó en junio de 1998; la segunda en junio del 2001; la tercera en agosto de 2005 y la cuarta y final concluirá en diciembre de este año. En cada una de ellas se ha destacado el apoyo de actores clave: organismos públicos, gobiernos locales, sector industrial y la ciudadanía en su conjunto.

En la cuarta fase del Programa Fundación Natura ha puesto especial interés en el manejo de residuos sólidos urbanos, mediante acciones en las que la participación de las instituciones gubernamentales, municipios, y ciudadanía, ha sido fundamental para alcanzar los niveles de éxito del proyecto PQ/DE orientado a la reducción en origen, reuso, reciclaje y disposición final de desechos sólidos, a través de la creación, socialización y difusión de ordenanzas municipales. Varias estrategias se han implementado durante este proceso, tales como la capacitación a actores locales: personeros y trabajadores municipales, y estudiantes; la entrega de tachos para la clasificación de residuos; la implementación de ordenanzas municipales; la ejecución de centros de reciclaje; el cierre técnico de botaderos; la construcción y mejoramiento de rellenos sanitarios y centros de clasificación; la entrega de incentivos; y la reutilización y reciclaje de ciertos productos. Este proceso ha sido posible gracias al trabajo conjunto de la Fundación Natura, los municipios donde se implementó el Plan de Mejoramiento Ambiental, los centros educativos y la ciudadanía. El compromiso de estos actores ha permitido acercarse al objetivo del programa: construir y consolidar alianzas y sinergias para garantizar la continuidad del proceso, promoviendo un desarrollo sustentable a través del mejoramiento de la calidad ambiental y la participación ciudadana, ofreciendo de esta manera un modelo replicable en otros municipios del Ecuador y del mundo.

1

Dentro de Fundación Natura tomó el nombre resumido de Programa de Productos Químicos o PQ/DE.

9


Antecedentes Entre 1993 y 1994 Fundación Natura realizó, por primera vez en el Ecuador, diagnósticos sobre el manejo de productos químicos industriales y plaguicidas, y de desechos domésticos y especiales. Sus resultados despertaron la atención de COSUDE, logrando su apoyo para arrancar el programa, el que se inicia con cuatro subproyectos vinculados al manejo de residuos industriales peligrosos y tres con el manejo de productos químicos industriales.

Entre marzo de 1997 y junio de 1998 arranca la primera fase del subproyecto “Apoyo a la Gestión Ambiental de Municipios Medianos y Pequeños del País-AGAM”,2 que incluyó tres líneas de trabajo: desarrollo de prácticas sostenibles sobre el manejo de desechos hospitalarios, disminución de riesgos y efectos negativos de la actividad industrial, e impulso de la gestión ambiental en municipios pequeños y medianos del Ecuador. En esta fase se incorporó a los municipios de Manta, Rumiñahui, Latacunga y Santo Domingo. Al concluir la fase se efectuó la evaluación externa, y se propuso concentrar su acción en la consolidación de los subproyectos más sobresalientes.

En la segunda fase se plantearon tres líneas de acción: (1) apoyo a la gestión ambiental de municipios: (2) apoyo a la gestión ambiental responsable de las industrias, mediante el modelo Responsabilidad Integral-RI; y, (3) adopción de medidas concretas para el manejo de desechos hospitalarios-

2

Documento: Sistematización del Proyecto PQ/DE, Subproyecto Gestión Ambiental Municipios. Junio 2006. 10


DH. Es esta fase se sumaron al proyecto 14 nuevos municipios. Con la expedición de la Ley de Gestión Ambiental –en 1999– se estableció la obligatoriedad de que los gobiernos locales creen unidades de gestión ambiental,3 lo que concitó una más amplia participación municipal.

Durante la tercera fase se mantuvieron las mismas líneas de acción, con énfasis en la capacitación a las unidades municipales de gestión ambiental. El subproyecto AGAM priorizó la atención de las demandas de los municipios y su gestión ambiental, de una manera más amplia. En esta fase los municipios crearon, dentro de su estructura organizacional las direcciones ambientales, con responsabilidades exclusivas y capacidad para gestionar recursos financieros y técnicos.4 Al finalizar esta fase se integraron 18 nuevos municipios al subproyecto.

En la última fase del Programa se impulsó una mayor integración de la gestión ambiental en los municipios, los organismos públicos y la ciudadanía; como resultado surgió la necesidad de trabajar en la gestión de residuos sólidos urbanos.

Entre febrero y octubre de 2006, Fundación Natura y las municipalidades seleccionadas elaboraron los planes de mejoramiento ambiental-PMAs, los que responden a la percepción ciudadana sobre los problemas ambientales locales. La información levantada por los estudiantes secundarios, a través de la aplicación de encuestas, fue posteriormente analizada con la participación de actores de la sociedad civil. Luego de socializados los PMAs con la población y aprobados por los concejos cantonales, el proyecto inició la ejecución del plan de actividades. En este proceso se destaca la participación ciudadana promovida por Fundación Natura, la que a su vez dio paso al surgimiento de nuevas acciones conjuntas con la ciudadanía. Ante la necesidad de trabajar en la gestión de residuos sólidos urbanosRSU se realizó una convocatoria a los municipios del país, y luego de un proceso de selección se inició el trabajo con 49 municipios, 39 de los cuales se mantuvieron activos hasta el año 2007. El proceso de selección observó las siguientes categorías: 3 4

“Marco Lógico y Plan Operativo de la cuarta fase”, documento, Fundación Natura, 2005. “Sistematización del Proyecto PQ/DE, Subproyecto Gestión Ambiental Municipios”, documento, Junio 2006.

11


• Categoría 1. Los municipios seleccionados –Tulcán, Montúfar, Otavalo, Pedro Moncayo, Antonio Ante, Puerto Quito, Quinindé, Manta, Portoviejo, Santa Ana, Pelileo, Baños, Gualaceo, Paute, Azogues, Cañar– cuentan con el apoyo y acompañamiento de Fundación Natura.

• Categoría 2. La acción con los municipios de Mira, Guaranda, San Miguel de Bolívar, El Empalme y Patate se inició un año más tarde, replicando las experiencias exitosas de la primera categoría. • Categoría 3. Los municipios de Cayambe, Ibarra, Huaca, Bolívar, Chimbo, Daule, Colimes, Rumiñahui, Ambato, Guano y Riobamba contaron con apoyo puntual, de acuerdo a sus necesidades.

Dentro del PMA se integraron los municipios de Tulcán, Montúfar, Otavalo, Antonio Ante, Puerto Quito, Pelileo, Gualaceo, Azogues, Cañar, Chimbo, San Miguel de Bolívar y Guaranda.

Con los municipios seleccionados se inició un proceso de fortalecimiento de las capacidades y conocimientos de los funcionarios municipales que integran las direcciones de gestión ambiental. Este proceso incluyó la realización de varios talleres, seminarios, prácticas demostrativas, e intercambio de experiencias. Para acompañar el proceso se elaboraron materiales de apoyo: folletos, documentos, trípticos, afiches, videos, etc. Adicionalmente se realizaron actividades de capacitación con trabajadores municipales encargados de la recolección y se brindó asistencia técnica en el diseño, construcción, rehabilitación o cierre de botaderos y rellenos sanitarios, infraestructura para reciclaje, y estaciones para tratamiento de residuos orgánicos.

En algunos municipios esta acción estuvo acompañada por otros componentes de participación ciudadana, incorporando a la población en las campañas impulsadas por los municipios o en actividades de recolección, selección y reciclaje.

12


Esta iniciativa tuvo impacto positivo en la sensibilización de la ciudadanía sobre la problemática ambiental, como lo demuestra la mancomunidad de Tulcán, Huaca e Ipiales, que inició la campaña de gestión integral de residuos sólidos. Como estrategia de seguimiento, se entregaron tachos de basura de diferente color para promover la recolección diferenciada y se establecieron penalizaciones para quienes no acogieran la iniciativa. Con el fin de evaluar el desempeño de los municipios en el manejo de los residuos sólidos, el programa desarrolló indicadores de cumplimiento de la gestión integral para determinar la situación inicial y programar futuras actividades.

En la mayor parte de municipios el proyecto se llevó a cabo satisfactoriamente, mientras que en otros, la falta de recursos, compromiso y apoyo de los gobiernos locales no permitieron concluir algunas actividades críticas, tales como la ejecución de las ordenanzas, la adquisición de carros recolectores y la construcción de rellenos sanitarios. En Pelileo, por ejemplo, no hubo respuesta oportuna en la fase de preparación del proyecto, por lo que el Comité Directivo del Programa resolvió un acercamiento directo con las autoridades municipales para conocer su disposición a participar, lo cual retrasó el cumplimiento de varias actividades.

13


Terminología utilizada5 Los residuos sólidos son los materiales (degradable o no), provenientes de las diversas actividades –domésticas, comerciales, industriales– de una comunidad, que no tienen utilidad práctica para la actividad que los produce, a excepción de las excretas humanas.

Los residuos sólidos se clasifican en orgánicos e inorgánicos. Los primeros son generalmente biodegradables y putrescibles y pueden ser agropecuarios o alimenticios, de jardinería, de animales muertos u otros, exceptuando la excreta humana y animal. Los inorgánicos se consideran “inertes”, pues su degradación no aporta elementos perjudiciales al medio ambiente. Se dividen en residuos sólidos generales y pétreos. Los primeros incluyen: papel, cartón, vidrio, cristal, cerámica, metales, madera, plásticos, gomas, cueros, textiles (trapos, gasas, fibras), y escombros. Los pétreos comprenden: piedras, rocas, escombros de demoliciones y construcciones, cenizas, etc. Estos desechos son generados por toda persona –productor, importador, distribuidor, comerciante o usuario– en el desarrollo cotidiano de sus actividades. Los municipios, en su responsabilidad de recolectar los residuos producidos por la población, se convierten en generadores indirectos de tales desechos. Gestión integral de residuos sólidos refiere al conjunto de acciones, operaciones, prácticas y procesos normativos, financieros y de planeamiento 5

Tomado del “Plan de manejo de desechos sólidos en la gestión ambiental”, SOLVESA, 2007. 14


que se aplica a todas las etapas del proceso –generación, clasificación, recolección, transporte y disposición final– basado en criterios sanitarios, ambientales, sociales, técnicos, operativos y económicos. Los tres mandamientos de un manejo responsable de los desechos sólidos se condensan en las conocidas tres “Rs”: reducción, reutilización y reciclaje.

La reducción en la fuente es una estrategia fundamental para el manejo efectivo de los residuos sólidos, y es la primera manifestación de una población ambientalmente consciente, comprometida con la disminución de los volúmenes de los desechos. Se conoce con el término de reutilización la acción de usar nuevamente un desecho (envases, botellas, empaques, etc.), sin que éste sufra cambios en su forma o naturaleza. El reciclaje comprende toda actividad que, mediante un proceso de transformación, permite aprovechar el material de un residuo (metal, vidrio, papel, etc.), para cumplir su función inicial u otra diferente. Recolección y transporte es la acción de agrupar, recoger y trasladar los desechos a las instalaciones de almacenamiento, transferencia, tratamiento, reuso o a su disposición final.

El tratamiento o procesamiento consiste en la modificación de las características físicas, químicas o biológicas de los residuos sólidos, con el objeto de reducir su toxicidad, controlar su agresividad ambiental y facilitar su gestión. Disposición final es el lugar técnica, sanitaria y ambientalmente adecuado y seguro para depositar, de forma permanente, los residuos sólidos.

El relleno sanitario es el sitio proyectado, construido y operado con tecnología sanitaria y ambiental, en donde se depositan, esparcen, compactan y cubren con tierra los residuos sólidos, contando con drenajes para gases y líquidos percolados.

Los lixiviados son los líquidos producidos por la putrefacción de la materia orgánica, que se han filtrado o percolado a través de los residuos sólidos u otros medios, y que han extraído, disuelto o suspendido materiales contenidos en ellos, algunos de los cuales pueden ser potencialmente dañinos por su reactividad, corrosividad o toxicidad.

15


Residuos sólidos urbanos, dentro del plan de mejoramiento ambiental

El necesario reconocimiento del territorio

Para determinar la situación de los municipios en materia de su gestión de residuos sólidos, al inicio del programa se diseñó un instrumento para explorar diversas líneas de acción, como administración, reducción, recolección, disposición final y manejo de desechos peligrosos. Este instrumento de medición preveía un puntaje máximo de 80 puntos y una calificación de 70 era considerada como aceptable por Fundación Natura. Cada línea de acción evaluaba diversos indicadores considerados indispensables por el programa.

16


Cuadro 1

CRITERIOS DEL INSTRUMENTO DE EVALUACIÓN

Administración

Ordenanzas, reglamentos, aplicación de incentivos y sanciones, planes de contingencia, capacitación, monitoreo, recuperación de costos.

Líne a de acc ió n

Reducción Recolección

Disposición Final Manejo de desechos peligrosos

Pu n t ua ci ó n re f e r e nc i a l

In dic ado r

14 puntos

Planes con empresas comercializadoras, utilización de desechos de mercados y de otro tipo, recolección diferenciada, asociación con informales.

10 puntos

Frecuencia interdiaria, cobertura central y periférica, aseo de calles diaria, de mercados en funcionamiento, de plazas diaria, estaciones de transferencia, ausencia de depósitos informales, transporte diario.

18 puntos

Cobertura inmediata, ausencia de vectores, minadores, recolección y tratamiento de lixiviados, chimeneas, zona de depósito voluntario, maquinaria adecuada, personal protegido, capacitación, acuerdos con la comunidad vecina, planes de cierre.

24 puntos

Ordenanzas; listas de desechos peligrosos, generadores de desechos hospitalarios, industriales, agroindustriales y artesanales; recolección diferenciada, tratamiento, celdas especiales para la disposición final.

14 puntos

Fuente: Diagnósticos municipales de gestión de residuos sólidos, 2006 y 2007.

Este instrumento se aplicó en los diferentes municipios participantes para conocer su gestión y la percepción de la ciudadanía sobre el tema6 cuyos resultados se muestran en el siguiente cuadro. Cuadro 2

SITUACIÓN INICIAL DE LOS MUNICIPIOS

M u ni cipi o

Tulcán Montúfar Otavalo Antonio Ante Puerto Quito Pelileo Gualaceo Azogues Cañar Chimbo San Miguel de Bolívar Guaranda

Fuente: Fundación Natura, 2008.

6

P u nt o s alc an zado s 35 17 60 21 27 28 46 69 41,5 6 16 30

Po r c en t a j e (% ) 44 21 75 26 34 35 58 86 52 8 20 38

“Guía de intervención en temas estratégicos de los PMA‘s”, Manejo integral de residuos sólidos, Fundación Natura. 17


De acuerdo al diagnostico inicial, los resultados no fueron los mejores para la mayoría de municipios participantes, pues la gestión de los residuos sólidos urbanos era todavía un tema incipiente en el país. Únicamente Otavalo y Azogues alcanzaron niveles más altos, pero ni aun ellos superaban las expectativas del PMA. Los municipios de Azogues y Otavalo presentan índices más avanzados en razón de que sus municipios han trabajado cinco años en la gestión de residuos. En 2007 ingresaron al programa de Fundación Natura y su experiencia fue aprovechada en el manejo y gestión de RSU, sirviendo de modelo para otros municipios participantes.

Con ocasión del diagnostico también se realizaron encuestas a la ciudadanía, al sector industrial y hospitalario y a los municipios, con el apoyo de las UGAs municipales y de estudiantes de la localidad.

Estas encuestas reflejaron problemas similares, tales como: deficiente cobertura del servicio de recolección, especialmente en las zonas rurales; descontento con los horarios y frecuencia de recolección; vehículos en mal estado y poco apropiados; personal de recolección poco calificado; quejas por el cobro de la tasa municipal pese a no recibir el servicio.

Manos a la Obra

Luego de identificadas las deficiencias y problemas fundamentales de los municipios en materia de gestión integral de RSU, para lograr que se cumplan las expectativas de los involucrados, el PMA adoptó varias estrategias de intervención, respondiendo a las necesidades específicas de cada Cantón. El Municipio de Santa Ana involucró en el PMA a todos los actores locales públicos y privados preocupados por el tema ambiental: ciudadanía, sector industrial y turístico, instituciones.

18


La necesidad del cambio: un mandato ciudadano

Es un gran logro que la gente se empodere de una cultura de cuidar los recursos Fernando Cedeño, Alcalde de Santa Ana

La participación ciudadana responde a un enfoque dinámico promovido por Fundación Natura con el objetivo de involucrar a la población, conocer sus requerimientos, enriquecer las propuestas y levantar información que contribuya a construir una línea base para la elaboración de los planes de manejo integral de residuos sólidos.

Además, frente a la necesidad de aplicar ordenanzas municipales para otorgar autoridad a la implantación y ejecución del PMA dentro de cada municipio, se trabajó con la ciudadanía en la elaboración, socialización, aprobación y ejecución de estas ordenanzas. En algunos casos, donde ya existían ordenanzas, se elaboraron proyectos de reformas, ajustándolas a las demandas de la ciudadanía o a las nuevas necesidades que surgieron durante la ejecución del programa.

Dentro de la gestión de RSU, el más ambicioso reto planteado por el PMA era la elaboración y mejoramiento de los planes de recolección diferenciada. Esto significó una difícil tarea para los municipios y la Fundación Natura, al tener que reorganizar el sistema de gestión integral de residuos sólidos.

Educación ambiental: una estrategia de concienciación

Los clubes ecológicos sirvieron de puente entre el municipio y las familias, porque es difícil llegar a un hogar y decirles: vamos a reciclar. La gente no da la importancia debida…

Ing. Mauricio Isaacas, Director de la UGA del Municipio de Tulcán

Otro componente del Programa PQ/DE fue la educación ambiental. A través de talleres de capacitación se logró el apoyo de estudiantes de colegios y miembros de clubes ecológicos ya establecidos. El objetivo era crear conciencia en la ciudadanía sobre la necesidad de clasificar los residuos, introducir la práctica de uso de tachos de colores – verde para residuos 19


orgánicos y negro para inorgánicos–, así como la importancia de respetar los horarios y frecuencias de recolección. Complementariamente, y de acuerdo a criterios específicos, se seleccionaron barrios piloto para llevar a cabo experiencia, realizando visitas puerta a puerta a los usuarios del servicio de recolección de basura. En Tulcán, por ejemplo, se tomó en cuenta los niveles de organización así como la situación sociocultural y económica para seleccionar a los moradores para el programa.

Las respuestas de la ciudadanía fueron variadas. En ocasiones se recibió a los estudiantes-promotores de manera positiva; en otras fueron rechazados, sin permitírseles cumplir la labor encomendada. Para contrarrestar estas actitudes se iniciaron campañas de información a través de la prensa, perifoneo, reparto de hojas volantes y trípticos animados. Pepito (el tacho verde) y Rosita (el negro), fueron la principal atracción en los desfiles de Tulcán.

En algunos cantones se realizaron desfiles de motivación, donde los monigotes que representaban a los tachos eran el símbolo central. De esta manera se logró sensibilizar a los usuarios e interesarlos en el tema; la población, especialmente los niños y jóvenes, se apropiaron de la importancia de clasificar los residuos. En Gualaceo, se ampliaron las capacitaciones hacia las escuelas de la localidad. El uso de títeres y demás material didáctico despertó el interés de los niños. También se utilizaron otros monigotes como elemento capacitador: Luisito en Otavalo, y Gualito en Gualaceo. Se logró también que los maestros se involucraran en la actividad. En algunos cantones se realizaron reuniones con los trabajadores de los mercados para conocer sus inquietudes e informarles sobre el programa de separación en la fuente. Las escuelas y colegios de Gualaceo recolectan pilas usadas y el municipio entrega incentivos a quienes recolecten la mayor cantidad de estos residuos.

20


Clasificación de residuos: el inicio del cambio

Luego de la etapa de sensibilización se inició la fase de clasificación, para lo cual el municipio entregó en los barrios piloto tachos plásticos de diferente color. Su valor se recaudaría en 12 cuotas mensuales, junto con la carta de agua potable. En Otavalo, donde el PMA lleva mayor tiempo de ejecución, se ha ampliado el programa en las escuelas mediante un tacho extra para reciclar papel, fomentando la creación de microempresas recicladoras al interior de las instituciones educativas. En otras, el material se reutiliza para elaborar otros artículos, principalmente artesanías; con los residuos orgánicos se elabora abonos y fertilizantes vegetales. El Municipio de Santa Ana fomenta la agricultura orgánica con abono producido con los desechos. Las familias han dejado de usar úrea, beneficiándose su economía, la producción, la salud y el ambiente. Tacho verde: cáscaras, desechos de alimentos, hojas, cortezas, restos de frutas, legumbres y hierbas de jardín. Tacho negro: papel, cartón, vidrio, plástico, latas, alambre, madera, telas, cuero y baterías.

En otros municipios no se utilizaron tachos sino fundas plásticas; sin embargo, la poca resistencia de las fundas no permitió alcanzar los resultados esperados. Además, los desechos separados en la fuente, terminaban mezclándose en el carro recolector.

La clasificación representó también cambios significativos para el personal de recolección. En un inicio se resistieron pues aumentaba la carga y calidad de su trabajo. La capacitación jugó un rol importante en los cambios de actitud de los trabajadores, logrando además elevar su autoestima y la asunción de funciones de mayor responsabilidad, tales como: supervisar la correcta clasificación previa a la recolección o rechazar aquella que no estuviera debidamente clasificada. Los trabajadores del relleno sanitario de Otavalo clasifican los residuos y venden lo útil. Elaboran abonos orgánicos para los parques y jardines de la ciudad. El dinero por la venta de papel, cartón y abono alimenta un fondo de la Dirección de Ambiente para reinvertirlo en la gestión integral de RSU. 21


El éxito del pilotaje en Tulcán, provocó que el sistema de recolección diferenciada domiciliaria, se amplíe hacia otros barrios de la ciudad; lo que se ejecuta desde diciembre de 2008.

Recolección diferenciada: un proceso minucioso

La clasificación domiciliaria demandó que la recolección se realizara de manera diferenciada. Inicialmente se mantenían los mismos horarios y frecuencias para la recolección de los dos tipos de residuos. Esta estrategia no presentó buenos resultados, por lo que en la mayoría de municipios se amplió la frecuencia de recolección: tres días para desechos orgánicos y tres para inorgánicos. El aumento de las frecuencias demandó un mayor número de carros recolectores, adecuados y especializados según el tipo de desecho.

Los horarios también se modificaron para favorecer la presencia de los usuarios en sus hogares y garantizar la entrega y recepción de tachos. El establecimiento de los nuevos horarios tomó en cuenta la opinión ciudadana. Esta nueva modalidad dio a la recolección un carácter personalizado: los trabajadores debían recoger los tachos puerta a puerta y devolverlos de la misma manera; así mismo, involucró más a la población en la labor de recolección, pues se requería su presencia para entregar y retirar los tachos.

Disposición final y el relleno sanitario

Para los municipios que no disponían de relleno sanitario, o debían renovarlo, se determinaron posibles nuevas zonas y posteriormente se elaboraron los respectivos estudios de impacto ambiental. Una vez determinados los lugares para la construcción de los rellenos, se realizó un trabajo de acercamiento y sensibilización con los miembros de las juntas barriales y población de las parroquias cercanas al sitio de los futuros rellenos. Por otra parte, en municipios en los cuales ya estaba en marcha la implementación del relleno sanitario, se realizó seguimiento a la construcción, rehabilitación y mejoras, por parte del equipo técnico de Fundación Natura. En municipios como el de Cañar, se proporcionó asistencia técnica para el cierre técnico del relleno –una vez que se había cumplido su período de vida útil– y para la implementación de uno nuevo. 22


En otros municipios, como Montúfar, donde el relleno estaba en funcionamiento, se efectuó el análisis de lixiviados para un estudio de alternativas de tratamiento de los mismos, a fin de implementar sistemas que permitieran su óptimo manejo. En aquellos municipios donde se estaba implementando un nuevo relleno, se apoyó la tramitación de las licencias ambientales, proceso que aún no finaliza. En los municipios de Imbabura y Carchi, la alianza con el proyecto PRODERENA permitió que se priorice el manejo de residuos sólidos.

Algunos municipios no contaban con el lugar o el presupuesto para la construcción de sus rellenos. Con el apoyo de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME) se conformó la mancomunidad de los Municipios de Guaranda, San Miguel de Bolívar y San José de Chimbo, y Fundación Natura brindó el apoyo financiero para la construcción de un relleno sanitario para los tres municipios. Como mecanismo para afianzar un trabajo más participativo, en la mancomunidad se creó el Comité Ciudadano de Apoyo Técnico (CAT), el cual gestionó la construcción del relleno sanitario ante el Programa de Apoyo al Sector Salud en el Ecuador (PASSE) de la Unión Europea. Para mejorar la gestión de los residuos sólidos, se efectuaron intercambios de experiencias. Así, diversos municipios realizaron una visita para conocer la experiencia que lleva adelante el Gobierno Municipal de Otavalo. En la actividad estuvieron presentes las autoridades de Otavalo: Alcalde, funcionarios de las direcciones de Planificación y Comunicación, la Jefatura de Gestión Ambiental del Municipio y técnicos del Proyecto PRODERENA. Este intercambio incluyó la visita al relleno sanitario de Otavalo, donde la Dirección de Higiene y Gestión Ambiental del municipio compartió su experiencia en el manejo de los residuos sólidos. Otra visita de intercambio se realizó a la ciudad de Cuenca para conocer el relleno sanitario, la planta de oxidación de Ucubamba y el Parque Nacional Cajas.

En Cañar se han cumplido estas etapas, por lo que el municipio ha expresado su interés en el control y tratamiento de lixiviados. En Otavalo, para el tratamiento de lixiviados, se ha implementado dos estanques de sedimentación y dos para almacenamiento. Se recircula el lixiviado mediante pozos de inyección, evitando problemas de olores. El proyecto ha hecho monitoreo constante de la calidad de los lixiviados. Luego de seis meses se realizó una evaluación, la que evidenció su mejoramiento en la calidad. 23


Limitantes del proceso

Uno de los mayores limitantes del proceso ha sido el continuo cambio de los personeros y/o autoridades de las UGAs municipales, retrasando las planificaciones, impidiendo su continuidad o no permitiendo a los responsables del proyecto de Fundación Natura afianzar las actividades del PMA. Esta situación ha llevado a replantear –y en algunos casos reiniciar– el trabajo con los nuevos empleados o autoridades. Algo similar ocurrió con las visitas puerta a puerta: los estudiantes visitaban e informaban a los moradores, pero en múltiples casos en la siguiente visita los recibían otras personas, ocasionando pérdida de tiempo y de recursos.

En ciertos casos, la falta de información también limitó el trabajo, pues la ciudadanía no tenía conocimiento de lo que en su ciudad se pretendía realizar, provocando desconfianza al momento de las visitas puerta a puerta, lo que dificultó el trabajo de los estudiantes y el cumplimiento de su cometido.

Se evidencia dificultad para provocar el cambio de la mentalidad y la adopción de nuevas prácticas por parte de la población, en ocasiones por su incredulidad respecto del trabajo del PMA, debido a los procesos demasiado largos o a la falta de constancia demostrada por los municipios. En las visitas las familias no prestaban las facilidades para el trabajo de los estudiantes o rechazaban las capacitaciones, lo que demandó un trabajo mas especializado, exhaustivo y perseverante para lograr los objetivos planteados. También se pudo constatar el malestar de la población, porque luego de realizada la clasificación en la fuente, al momento de la recolección se mezclaban los desechos. En algunos municipios la fase previa a la recolección (capacitación, y calificación) se había concluido pero al no contar con recolectores aptos o no haberse determinado el sitio para la disposición final, provocó retrasos y pérdida del trabajo. En Santa Ana, ya estaba lista la fase de capacitación y la clasificación pero no se contaba con el relleno, lo que provocó la caída momentánea del programa.

24


Lecciones aprendidas Lo importante es unir fuerzas. Si trabajamos cada cual por su lado, no vamos a llegar lejos.

Policía Ambiental de Tulcán

La reflexión sobre las experiencias surgidas durante el proceso se traducen en aprendizajes para posteriores iniciativas en la gestión de RSU. Entre ellas se destacan las siguientes:

• Es imprescindible la disposición y apoyo municipal, a través de la implementación de una dirección o unidad ambiental que posea las competencias, recursos, personal especializado, materiales necesarios y, sobre todo, un sentido de colaboración para realizar un trabajo conjunto a favor del cantón. • El éxito del proceso responde al compromiso, intervención y contribución de todos los actores involucrados: autoridades, personeros de las UGAs, personal de recolección, maestros y estudiantes miembros de los clubes ecológicos, y moradores. • La gestión de RSU no puede realizarse por sí sola; es un proceso que va de la mano de la participación ciudadana, las ordenanzas ambiéntales y la educación ambiental.

• Es necesaria la difusión no sólo sobre la problemática de los RSU sino sobre todos los temas ambientales. Las campañas informativas –a través

25


de los medios de comunicación, perifoneo, visitas puerta a puerta, folletos y hojas volantes, etc.– generan conciencia e incentivan la participación de la ciudadanía en el programa.

• La participación de personas o instituciones externas en las acciones de acompañamiento y capacitación, ha sido un factor que ha contribuido al éxito del programa.

• El proceso de información y capacitación debe ser continuo, vigoroso y perseverante. Genera interés y desarrolla confianza en la seriedad del programa. • Es fundamental la capacitación del personal y de los estudiantes para lograr su apoyo, permitiendo el conocimiento sobre temas insuficientemente tratados, como el ambiental. Es importante, en este proceso, contar con datos actualizados, material didáctico atractivo (trípticos informativos, presentaciones en Power Point, etc.), visitas de campo y audiovisuales. • La participación de los niños y jóvenes tiene trascendencia porque se convierten en replicadores de información al interior de sus hogares.

• La clasificación y manejo de residuos ha generado mayores fuentes de trabajo y de ingreso, mediante la venta de material útil y producción de abono. Las escuelas venden directamente y evaden la presencia de intermediarios y los abonos orgánicos se utilizan en parques y jardines de las ciudades.

• Es necesario que la ciudadanía participe activamente y se convierta en fiscalizador de sus autoridades, exigiendo el cumplimiento de las actividades planificadas. En Santa Ana, por ejemplo, se creó el Comité Interinstitucional Poblacional Ambiental de Santa Ana (CIPASA), para mejorar la gestión de los RSU. Este comité diseña políticas y ordenanzas ambientales, participa de las decisiones de la UGA y las fiscaliza.

• La creación de alianzas entre instituciones –ONGs, Fundación Natura, Estado– ha permitido generar apoyo técnico, legal, de capacitación, y sobre todo económico, toda vez que por lo general los gobiernos municipales no están en condición de disponer de recursos para los temas ambientales. 26


• El aprender de otras experiencias, de sus errores y aciertos, es un factor de retroalimentación e incorporación de nuevas estrategias. Sirvieron, por ejemplo, para conocer ordenanzas y replicarlas en sus propios municipios.

Los aspectos positivos En Santa Ana antes se quemaba la basura o se la dejaba en la vía; ahora hay conciencia de su clasificación y gestión, ya no hay botaderos etc.

Se observan cambios fundamentales en la ciudadanía: se ha generado conciencia ambiental traducida en prácticas amigables con la naturaleza: cultura de cuidar y preservar los recursos naturales, clasificar y no generar residuos en exceso. Los éxitos alcanzados provocan interés de nuevos vecinos que desean adherirse al programa. Se ha logrado la participación de jóvenes y niños, convirtiéndose en agentes clave para educar a los adultos sobre el reciclaje, la reutilización y el manejo de residuos sólidos.

La ciudadanía se ha involucrado con todos los cambios operados, demuestra satisfacción por lo alcanzado y solicita que continúen las visitas y la capacitación. Es notorio el apoyo de los moradores de los barrios piloto, quienes demuestran interés por continuar y avanzar en el proceso. El ambiente está libre de basura y de contaminación. El trabajo del municipio de Tulcán, en residuos sólidos ha generado la credibilidad para crear el plan binacional entre las alcaldías de Tulcán e Ipiales.

La elaboración de abono orgánico contribuye a un ambiente más sano y una producción más limpia, libre de agroquímicos. El turismo, como en el caso del municipio de Santa Ana, se ha incrementando, ofertando paquetes de “turismo y ambiente sano”. 27


Se prevé que la capacitación en los centros educativos se convierta en materia de especialización en los colegios, con posibilidad de extenderla también a las escuelas.

Ha disminuido la queja de la gente por la basura en las calles. Se han eliminado los botaderos; las ciudades están más limpias y “presentables”. Las ordenanzas sancionan a los infractores que arrojan desechos en la calle o las vías. A través de la capacitación, los miembros de los municipios y centros educativos –institucional y personalmente– han consolidado sus conocimientos y crecido profesionalmente.

Con la clasificación y reciclaje de residuos se han creado microempresas recicladoras, generando fuentes de trabajo y mayores ingresos a las familias que se dedican a estas actividades. Igual ocurre con escuelas y colegios, permitiendo ingresos económicos a las instituciones.

El trabajo con los barrios piloto ha provocado réditos no esperados: se percibe un mayor compañerismo entre los moradores; están más organizados, son más colaboradores, se preocupan por la buena imagen de sus barrios, hay interés por iniciar otras actividades de beneficio colectivo.

Los aspectos negativos

Cuando no ha existido decisión política, esto ha causado retrasos y entorpecido procesos. En algún municipio los miembros del concejo se resistieron a apoyar el proceso, provocando retrasos e incumplimientos. En la actividad de recolección, el mayor problema ha sido la pérdida –por hurto– de los tachos, ocasionado descontento y contrariedad a los afectados, situación que hasta el momento no se ha podido controlar. Lastimosamente la falta de recursos, humanos, físicos y económicos; no permitió ampliar la cobertura hacia todos los barrios o centros educativos. Esto crea ciertas inquietudes entre la población: ¿Por qué a ellos… y a nosotros no? 28


En varios municipios no se dio continuidad y cobertura al proceso. Se motivó y capacitó a la ciudadanía y autoridades, se realizaron algunas actividades, pero éstas no observaron la debida continuidad, convirtiendo en efímero al éxito logrado. Las dificultades de diversa índole no han permitido ampliar la cobertura del programa –por ejemplo, el número de barrios piloto– lo que puede generar en la población no seleccionada sentimientos de frustración y reclamo, sintiéndose nuevamente excluidas de acciones positivas para su comunidad.

¿Qué pasó luego de la intervención?

Con el fin de medir la incidencia del programa en la gestión de los residuos sólidos, se aplicó por segunda ocasión el instrumento de evaluación en cinco de los doce municipios participantes. Los resultados obtenidos se presentan en el siguiente cuadro. Cuadro 3

INDICADORES DE LA SEGUNDA EVALUACIÓN

M un i c i pi o

Tulcán Montúfar Puerto Quito Pelileo Otavalo

Primer diagn ó st ico (% ) 44 21 34 35 75

S eg un d o d iagn ó s ti co (% ) 55 49 63 70 86

M e jo ras (% ) 25 133 85 100 15

Fuente: Diagnósticos de Gestión de residuos sólidos, en los diferentes municipios participantes, 2008.

Con esta segunda evaluación se empezaron a distinguir los primeros resultados. Pelileo logró una gran mejoría en la gestión de RSU, alcanzando la meta establecida del 70%. Tulcán, Montufar y Puerto Quito, aún no alcanzan esta meta pero generaron alta satisfacción entre sus habitantes, y Montúfar evidencia una notable mejoría en la gestión de RSU (del 133%). En Otavalo, el acompañamiento de Fundación Natura reforzó y mejoró la gestión de residuos, que se ya se venía realizando. Estos datos hablan de un impacto socio – ambiental positivo y de la sostenibilidad de los procesos. 29


Conclusiones • Los avances en la ejecución del PMA se deben en gran parte al compromiso, apoyo e intervención de todos los actores involucrados y en la realización de un trabajo conjunto entre autoridades locales, personeros municipales, miembros y coordinadores de los clubes ecológicos y de la población en general.

• La gestión integral de los residuos sólidos debe ir necesariamente acompañada de otros componentes, especialmente el de educación ambiental y participación ciudadana, los que abren el camino para que la acción se convierta en parte sustantiva del interés colectivo y, por tanto, en garantía de su sostenibilidad. • La capacitación, acompañada de las campañas de información y concienciación, consolida las fortalezas en la gestión integral de RSU. Esto consolida la confianza y credibilidad en el programa, y fomenta nuevas prácticas culturales para el manejo de desechos sólidos. • La gestión de RSU demanda implementar eficaces sistemas de recolección, transporte y disposición final, igualmente diferenciados; caso contrario, la municipalidad y el proceso pierden credibilidad frente a la comunidad.

30


Siglas AGAM AME

CAMAREN CAT

CIPASA COSUDE DH

ONG

PASSE PMA

PRODERENA PQ/DE UGA RI

RSU

Apoyo a la Gestión Ambiental de Municipios Medianos y Pequeños del País (Proyecto de Fundación Natura) Asociación de Municipalidades del Ecuador

Consorcio de Capacitación para el Manejo de los Recursos Naturales Renovables Comité de Apoyo Técnico

Comité Interinstitucional Poblacional Ambiental de Santa Ana Agencia Suiza para el desarrollo y la cooperación Desechos Hospitalarios

Organismo No Gubernamental

Programa de Apoyo a la Gestión Descentralizada de los Recursos Plan de Mejoramiento Ambiental

Programa de Apoyo a la Gestión Descentralizada de los Recursos Naturales Productos Químicos / Desechos Especiales Unidad de Gestión Ambiental

Responsabilidad Integral

Residuos Sólidos Urbanos 31


Bibliogra-ía • FUNDACIÓN NATURA. (2001). Gestión ambiental municipal: prevención y control de la contaminación.

• FUNDACIÓN NATURA. (2005). Marco Lógico y Plan Operativo de la Cuarta Fase del Programa PQ/DE. • FUNDACIÓN NATURA. (2006). Ecuador: una experiencia en la gestión ambiental de los Municipios.

• FUNDACIÓN NATURA. (2006). Sistematización del Proyecto PQ/DE (Subproyecto Gestión Ambiental Municipal). • FUNDACIÓN NATURA. (2007). Guía técnica de intervención en temas estratégicos de los PMAs. Manejo integral de residuos sólidos.

• ECUATORIANA DE SOLVENTES S.A. (SOLVESA). (2007). Plan de manejo de desechos sólidos en la gestión ambiental. Seguridad Industrial. • CAMAREN, Visitas exploratorias a los municipios de Santa Ana, Tulcán, Ambato, Pelileo, Otavalo, Rumiñahui, 2008.

• CAMAREN, Entrevistas a los técnicos y autoridades del Programa PQ/DE de Fundación Natura, 2008 – 2009.

32


COSUDE_Sistematizacion_Residuos_Solidos