Page 1


PROLOGO El taller de documental comunitario que ha recorrido localidades de Puyuhuapi, Puerto Cisnes y Chile Chico significado para sus habitantes un enamoramiento con historias de su pueblo. Personajes y testimonios simples, cotidiano casi olvidado pasan a ser inmortalizados.

las ha las del

A título personal puedo decir que se trata de una urgencia con la memoria colectiva, con el famoso y premiado “patrimonio inmaterial” desde el oficio o porfía de existir. Un compañero de taller en Chile Chico señaló en su entrevista final: “incluso hasta con mi familia me aportó, llegar a mi casa y preguntarle a mi abuelo por cosas antiguas… cosas que no había preguntado y que estaban ahí… era cosa de sentarme a cenar con mi abuelo, tomarme un vino o un mate y conversar”, reencontrarse con la raíz.

Los Tesoros Humanos Vivos son individuos que poseen en sumo grado los conocimientos y técnicas necesarias para interpretar o recrear determinados elementos del patrimonio cultural inmaterial. Básicamente y cómo se ha enfocado el Taller de Documental Comunitario se trata de registrar personajes de interés para un pueblo sea por su antigüedad, trabajo, discurso o el motivo que sea y quienes conforman el taller, nacidos o quedados en la localidad, consideren sea necesario entrevistar. En mi visita a Caleta Tortel, mientras se ejecutaba este ejercicio audiovisual noté similitudes en la historia y grupo de trabajo; jóvenes no relacionados al documental rescatando oficios. Pareciera que la historia de la región nos ha dejado vacíos en las historias mínimas, sin grandes apellidos ni capitales se deja escrito aquí pasó un hombre que su quehacer diario es una gran resistencia. Que vive en los rincones casi invisibles y nos envuelve, ahí está la esencia de los lugares que habitamos. El poder de la imagen nos presenta en voz y tiempo al entrevistado, la herramienta tecnológica –pese a cualquier críticapasa a ser un aliado en esta historia.

En referencia a lo pedagógico es bueno apostar a desestructurar esquemas establecidos, si algo me cautivó del taller fue la posibilidad de acceder a un ejercicio de educación popular, sin jerarquías, con mucha flexibilidad y tolerancia. La propuesta a grabar está relacionada con el patrimonio inmaterial de una localidad, a su “tesoro humano”, es decir aquellas personas u oficios que se encuentran en vías de extinción según su definición. Para ser más precisos cito a continuación los conceptos.

El documental comunitario es una de esas buenas costumbres no permitidas en la sociedad del éxito efímero e individualista, la gran pantalla nos acostumbra a la tragedia y lo vacío. Por otro lado lo que se dice y escribe de Patagonia trata de lo puro y salvaje como una eterna postal sin actores relevantes. Esta aventura nos dice “esta vez la historia la contamos nosotros y nosotras” y de allí se abre la puerta a un mundo simple y maravilloso. Agricultores, pescadores, jóvenes, curanderas, artesanos y aquellos hombres de la tierra del ciprés nos mostraran la historia de sus pueblos para quienes, por el motivo que sea hemos dejado de observar.

Corina Ainol Oliva / Artesana

Se entiende por salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial las medidas encaminadas a garantizar la viabilidad del patrimonio cultural inmaterial, comprendidas la identificación, documentación, investigación, preservación, protección, promoción, valorización, transmisión –básicamente a través de la enseñanza formal y no formal– y revitalización de este patrimonio en sus distintos aspectos.” (Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial. París, 2003. Artículo 2.3)


GESTACIÓN DEL PROYECTO. En el año 2011 comenzamos a dibujar nuestro proyecto con colores concretos, ya, unos años antes teníamos la inquietud de venirnos a la Patagonia. Yo, porque me había enamorado de este lugar y Cristhian porque quería volver a su tierra, una tierra que lo vio crecer y amaba con intensidad. Estábamos llenos de sueños, dejando en cada rincón de Valparaíso una conversación sobre la Patagonia, y nuestra propia vida unida a ella. Caminamos y aún continuamos caminando, hacía nuestros “ideales” y buscando lo que nos gusta, lo que nos hace bien. En mi corazón tenía ganas de abrazar el mundo y ayudar a que fuera más bonito, Cristhian tenía la experiencia de sus antepasados y la suya propia, una historia que le brota en sus ojos. Juntamos corazón, experiencia, historias y sueños, dándole vida al proyecto “Esta Vez…Nuestra Historia La Contamos Nosotros/as”. En un inicio, como todo proyecto, tenía muchas pretensiones, algunas se han cumplido y otras definitivamente no. Pero también hemos logrado cosas que no esperábamos, cosas positivas. Todo y la vida misma está llena de aprendizajes, y en eso estamos, aprendiendo. Podemos contarles lo que se esperaba en un principio, lo que realmente se ha logrado y sobre qué pasará después, nadie sabe, pero se une sin duda, a la idea y a lo vivido. El concepto de patrimonio cultural inmaterial, que es donde se enmarca nuestro proyecto, tiende a concentrarse en un pasado, en el rescate de un tesoro próximo a extinguirse, dando casi por un

hecho su desaparición o lo que definitivamente se ha perdido. Sin embargo, a pesar de mirar hacia atrás continuamente, miramos hacia adelante, lo que aún se puede rescatar, en sentido de conservación, pero más allá de un libro, un documental o fotografías, conservación en el sentido de valorización sobre lo que se tiene y cómo mantenerlo en el tiempo, que es donde se dirige el taller. Eternización en el sentido material de las artes, pero también, eternización en la memoria y corazón de la comunidad. A nivel internacional hay lenguajes y conceptos sobre lo que es un patrimonio material e inmaterial, está definido, discutido, analizado y escrito sobre ello. Aquí no hay mucho espacio para la subjetividad, y se produce una lucha constante entre quienes ven el “progreso” como un avance hacia la comodidad, que tiende a ser estandarizado, tanto por los materiales ocupados en las construcciones físicas, como en los materiales simbólicos ocupados en la construcción social, donde los saberes se profesionalizan, y las personas de un extremo del mundo a otro, comparten creencias y vestimentas de el mundo moderno, diferenciándonos cada vez menos unos con otros, entendiendo la diferencia no como algo negativo , si no como parte de nuestra propia formación en cuanto a identidad individual y colectiva. Por otro lado, están las apreciaciones sobre los patrimonios que tiene determinada comunidad y no están dentro de la estructura formalizada ni se amoldan a estas, aunque se deje espacio a libertad de cada comunidad para establecer cuales son sus riquezas, primero tienen que reconocerse como comunidad, llegar a consenso y buscar un timbre específico para formalizar lo que


Taller comunitario y ética Patrimonial: han considerado importante, aquí viene nuevamente la línea tenue entre quienes entienden el progreso como conocimiento de lo que se tiene tal cual y su conservación, y quienes esperan lo que la cultura dominante les llama a ser o tener. Aysén al ser una región medianamente joven, posee innumerables riquezas patrimoniales, como su naturaleza, costumbres y saberes. Y aún está a tiempo, no solo de registrar y “envasar su tesoro”, si no, algo que va más allá, aún está a tiempo de seguir dándole vida a estos, en su mantención, entendiendo la relación profunda entre naturaleza y relaciones humanas, imposible de separar en este contexto patagónico. Concientización y educación, herramientas urgentes para lograr un equilibrio entre calidad de vida y vida en sí, entendiendo que sin agua y sin tierra es imposible sobrevivir más que unos cuantos años, y entendiendo además que los conocimientos ancestrales que permitían vivir independientemente, no son conocimientos lindos para contar, son conocimientos que permiten vivir. Para resumir, Los patrimonios culturales inmateriales de Aysén, fueron y son la vida misma, sin ellos es difícil soñar un futuro.

El taller de documental comunitario“Esta vez… Nuestra Historia La Contamos Nosotros/as” cuyo objetivo principal es: “Rescatar Patrimonio inmaterial en las localidades de Aysén, a través de la construcción de documentales realizados por sus propios habitantes”, tiene además muchos objetivos específicos, como lo mencionábamos anteriormente, la valorización de este patrimonio a través de las capacitaciones sociales y audiovisuales, las últimas que permiten dar voz a las comunidades, también permiten re-mirarse a uno mismo/a y su entorno. Y en cuanto a ética, si bien todos tenemos historia y la construimos día a día, existe una historia “oficial” con este concepto no referimos a investigaciones realizadas en la región, que van quedando en un espacio material, como son los libros, retratos de “pioneros” etc etc, pero surge la pregunta, y pregunta que da origen al taller ¿Quién o quienes cuentan la historia de Aysén? ¿Desde dónde se cuenta la historia? ¿Bajo qué ética se cuenta? ¿Con qué parámetros los y las investigadores/as que se dedican al rescate de la historia, se están basando? La ciencia tiene sus propios parámetros, y en cuento a lo cuantitativo, no cabe mucha discusión, pero en cuanto a lo cualitativo sí, y no por ello es menos importante ni menos científico. Por eso apuntamos ahí, ¿es necesario tener estudios profesionales para contar la historia? ¿No es mejor quizás, que la historia la cuenten quienes la han vivido o viven, independientemente del estudio u oficio


que se tenga? ¿Cómo logramos un rescate con menos números y más corazón? La historia nos dice que la historia la viven y hacen los pueblos, pero después la cuentan y la hacen oficiales no precisamente quienes la viven, si no, quienes han tenido el espacio y oportunidad de escribirla, contarla o rescatarla, y para tener este espacio se necesitan ciertos capitales sociales, económicos y culturales, que la historia de la historia nos dice ha sido echa por quienes tienen estos capitales. No pretendemos negar el aporte de buena intención que se esconde en muchos casos en este rescate, sin embargo, tampoco pretendemos darles todos los créditos cómo única forma de rescate, más bien queremos romper con estas estructuras, para generar nuevos espacios y oportunidades, porque sí importa el lugar desde dónde miramos, sobretodo para una investigación, sea corta o de tiempo prolongado, el lugar desde dónde contamos es vital para entender y entendernos. Nuestra cultura Chilena, “la oficial”, la dibujan quienes están en los espacios dominantes, y la “toma” de estos espacios no ha sido fácil ni lo es aún, se ha debido irrumpir, no en el hacer, sino en la visualización, ya que la cultura está ahí en cada comunidad, de echo la forma de sobrevivir a esta región ha dado pie a la propia construcción de la identidad y cultura imperante, es el pueblo que la forja día a día. Uno no va llevando cultura a las comunidades en los bolsillos, es en las comunidades donde está la cultura. Para resumir, entendemos como protagonistas y portadores de patrimonio a la propia comunidad.

Y creemos que son ellos/as quienes deben valorizar, retratar, rescatar, escribir o visualizar su historia. Se necesita brindar los espacios para ello, contemplando trabajo en conjunto y reciprocidad de conocimientos y saberes. No darle tanta importancia al logo, ni quién está dando este espacio, si no, darle más importancia a los portadores del patrimonio en sí y a su entorno. Vemos el taller de documental comunitario, como un espacio que facilita las herramientas necesarias básicas para lograr estos objetivos. A largo plazo buscamos la independencia de estás herramientas, ya que sin esta independencia, el trabajo quedaría un poco inconcluso, si bien existe un material que se puede visualizar en estos talleres, apuntamos a lo inmaterial que se puede generar en el futuro.

Análisis de todos los proyectos: Ya ha pasado casi un año y medio desde el primer taller y unas cuantas semanas del último taller realizado. ¿Qué se puede decir de estas experiencias? Hay sentimientos que se producen durante los talleres, que suelen ser innumerables y distintos ,dependiendo de las personas que participan, del espacio, la época, el entorno, de nuestras propias expectativas y las de quienes participan. No ha sido fácil, ha sido un desafío constante y lo seguirá siendo. Pero lo que se rescata: hemos conocido personas maravillosas que sin esta instancia quizás jamás se hubiera dado la oportunidad. Nos hemos empapado de la realidad de cada pueblo visitado, realidades diversas,


tanto en sus riquezas como en sus dificultades. Ya no somos los mismos, tenemos en nuestra experiencia, la vivida, pero también un poco de la mirada y corazón de quienes participaron en los talleres, haciéndonos personas más grandes, ampliando nuestras visiones del mundo. Ya no podemos analizar nuestra vida sin agradecer en este proceso los abrazos, las caricias, las conversaciones, los paisajes, la ternura recibida. Estamos enormemente agradecidos de esta experiencia, con ganas de seguir, tratando de que el taller sea cada vez mejor aunque cada vez sea siempre distinto, es algo que ya sabemos, que no vinieron a contarnos, que lo vivimos, que lo soñamos y nos caímos ahí mismo, levantándonos hasta llegar al sol, aunque llueva constantemente, el sol saldrá ganando siempre, ese sol simbólico que entrega amor.

Análisis y experiencia en Tortel Estuvimos dos meses y medio viviendo en Tortel, no existe una apreciación única que pueda describir lo que significó para nosotros, no fue suficiente el tiempo , quizás nunca es suficiente. Caminamos una y otra vez por sus pasarelas, de un extremo a otro, fue intenso, cada día pudimos observar cosas diferentes,

porque andábamos dispuestos a observar, más allá del paisaje que es realmente hermoso, queríamos sentir un poco las relaciones sociales, entender las prácticas, las miradas colectivas, los silencios individuales. A modo personal, nos quedamos con la sensación que era un pueblo de lindos “ermitaños” que les tocó o decidieron vivir juntos, sin importar el motivo, ahí estaban, dando la cara todos los días, construyendo su vida en la medida que la naturaleza les permite, en la medida que ellos también le permiten a la naturaleza continuar ahí, con todo el respeto que se merece, eso nos gustó mucho, había una consciencia del espacio habitado y reconocimiento por parte de la comunidad. En cuanto a nuestra manera de ver la vida y lo ermitaños que también somos, nos sentimos parte de todo, jamás extraños. En relación al taller de documental comunitario y la participación, no podemos decir que participaron muchas personas (fueron la misma cantidad de personas que en todos los talleres ya realizados), pero el número no nos importa, importa la calidad, la entrega, las relaciones humanas que se forman, los afectos y ahí fue exitoso. Estuvieron los que pudieron, los que quisieron, y entregaron de la misma manera. Estamos muy agradecimos de quienes estuvieron hasta el final, quienes creyeron en este proyecto y abrieron sus manos para crear. Para los que se retiraron a mitad de camino


Directores del Proyecto

María José Guevara Manríquez / Licenciada en Sociología

porque sentían que no iban a llegar a ninguna parte y no entendieron la metodología de trabajo, igual gracias por intentarlo, no podemos negar que afecta cuando alguien se retira, pero sabemos es absolutamente normal, acá o en otro lugar, y más cuando rompemos con el enfoque profesor-alumno, (y siempre somos más alumnos) y nos negamos a pararnos frente al data a dictar “conocimiento” como nos han enseñado siempre, y a cambio transformamos el taller en una conversación, que a simple vista parece sin importancia, algo que se

Cristhián Andrés Garabito Altamirano / Documentalista

podría hacer en cualquier lugar, es y ha sido nuestra manera de enfocar el trabajo, desestructurando continuamente el aprendizaje y el imaginario de un taller. Es en el compartir transparente donde se aprende, donde se construye, donde se deja el corazón abierto, porque sin este corazón presente no existiría taller, ahí vamos apostando la creación colectiva. Gracias Caleta Tortel, infinitas gracias.


Documental Realizado Durante el Taller de Documental Comunitario “Esta vez…Nuestra Historia La Contamos Nosotros/as” Caleta Tortel 2014. Documental: “CINCO TIRONES” Tortel 2014.


El taller de Documental Comunitario “Esta Vez… Nuestra Historia La Contamos Nosotros/as” Tortel 2014, es la cuarta experiencia en la región de Aysén. Su ejecución ha sido posible gracias al financiamiento del Fondo Nacional de Desarrollo de la Cultura y las Artes convocatoria 2014. También al Patrocinio y apoyo de La I. Municipalidad de Tortel, Agrupación Chonke y Radio Santa María. Su ejecución estuvo a cargo de Cristhian Garabito Altamirano en conjunto con María José Guevara Manríquez quienes componen la Productora Askatasun.

Documental Realizado en Tortel: “CINCO TIRONES” Sinopsis:

Julio con cigarro en mano, navega por las aguas de Tortel, con olor y corazón de Ciprés. Con sus ojos y sonrisa de niño que se fueron formando junto con las pasarelas, nos va sumergiendo en el mundo de sus antepasados, los lleva en la sangre, en la memoria y en su hacer diario. Julio hace madera, pero lo que realmente hace, es construir Historia. Esta producción cinematográfica de realización colectiva, estará disponible para la comunidad en todas las bibliotecas públicas de la región de Aysén y será exhibido en el canal de televisión Regional de Aysén de la Radio Santa María de Coyhaique. A continuación, los invitamos a conocer la apreciación de los Documentalistas de Caleta Tortel y ha conocer un poco más sobre el taller de Documental Comunitario “Esta Vez…Nuestra Historia La Contamos Nosotros/as” Tortel 2014.


Eduardo Zúñiga Borquez


Pertenezco a los chonkes y por eso me enteré del taller y participé porque me llamó la atención que vengan a trabajar con nosotros, con la gente de acá y que se haya registrado lo que hace el julio, que es una forma muy linda de ganarse la vida, honorable y tradicional además. Bueno, las primeras clases fueron de conocer los equipos, cámara, sonido, grabación, me gustó mucho. Ustedes trabajaron bien che, la llegada y lo que han hecho en el pueblo…mira lo que encontré, es que había armonía, hubo comunión, todo bien. Mira, sabes que venga gente a registrar ya es bakan, y que la gente quiera expresar es una manera de que no se pierda la cultura, ya que la cultura maderera se está perdiendo, es importante que se registre, al maderero le queda poco tiempo, son pocos los jóvenes que continúan haciendo esto. Lo que vi ahora, cuando volví (porque me tuve que ir unas semanas a trabajar al mar), fue increíble, me gustó mucho lo que hicimos y lo que hicieron cuando no estaba, me sentí totalmente identificado con julio, él es así y vive así. Yo sé lo que es transpirar en el monte, sacar un rollizo. Lo importante que yo veo, es que la gente que no sabe lo que es esto, lo pueda ver, yo creo que es importantísimo lo que hicieron todos ustedes con los chicos, porque yo estuve al principio y al final. … yo encuentro bakan que la gente sepa como es este trabajo, lo que se filmó, así es. Claro, se veían bonitos los palos bajando, pero la gente no se imagina lo que es esa agua de glaciares y lo rudo que es estar en el

agua, lo frio que es, yo lo encontré bakan y sí dejó algo, es arte del patrimonio, es una cultura maderera. De todos los documentales que he visto sobre Tortel yo creo que es uno de los mejores.


Pamela Paredes Becerra


Me enteré del Taller de documental a través de Eduardo, mi esposo, el me contó y me invitó al Taller de Documental, que vayamos para aprender, para participar y fuimos los tres con nuestro hijo. Me pareció que estuvo súper bueno por la participación que tiene uno en el documental, porque generalmente, claro, te enseñan como ocupar una cámara, como hacer imágenes y cosas así, pero no ha participar en si en un documental, en grupo, entonces eso fue lo más llamativo de participar del Taller de documental y que sea en base a una historia que nosotros mismos formemos. Esta súper bien averiguar más, entrar más en profundo en la historia, que no venga alguien y no se… cuente lo que le parece la comuna, que le pregunte a uno, dos o tres y saque una conclusión y eso lo cuente, por que generalmente no es real, hay que ir a la acción. Si cuento algo sobre el ciprés, anda a ver como trabajan con el ciprés, anda con la persona a ver como trabaja, dónde aprendió, quién le enseño y que no te cuente la historia una persona en su casa sentado, que a lo mejor te puede contar una historia que le dijeron, pero no es como ir a la acción de la historia. Representada sí, por que el (julio) también dice que el ciprés es el origen de la comuna de Tortel y claro, el ciprés le dio vida a Tortel, le dio hogar, le dio trabajo, le dio comida, le dio educación y a toda la comuna, por el ciprés es Tortel. Además aparece mi hijo entonces cien porciento representada. A parte nosotros que vivimos en comunas tan lindas como es Tortel como puede ser cualquier rincón de la Patagonia o del país, es súper lindo, porque te compras una cámara, si no te la consigues y puedes hacer una imagen ya sea de tu familia, de un viaje o de cualquier cosa. Se genera una independencia para contar algo o para mostrar algo que tu crees que es relevante, para otras personas incluso, ya no solamente para ti. También te genera una alerta que venga gente de “afuera” a contar la historia que todos vivimos acá en la comuna,

te dice como ya… “viene una persona de afuera y yo que estoy acá ¿por qué no cuento mi historia o nuestra historia o nuestra juventud, el vivir acá, que significa todo esto”? entonces igual uno como que se empieza a hacer preguntas ¿cómo que podría contar yo la historia de Tortel? Tortel tiene tanta magia que tu dices no se, de repente es difícil encontrar algo para contar habiendo tanta historia, pero igual genera la alerta de que venga gente de afuera a querer contar nuestra historia y que nosotros estemos acá y que no hagamos nada, solamente vivamos acá, pudiendo hacer tantas cosas mas, teniendo las mismas y más capacidades de hacer las cosas.


Eduardo Hidalgo Rodriguez

Principalmente no sabía cómo iba a ser en un principio el taller, pero me sentía comprometido en participar por el mismo hecho de que ayude a coordinar el tema como agrupación Chonke. Después de asistir a la primera clase donde fui con pamela y mi hijo, sentí un poco de incertidumbre, no sabía qué iba a pasar, de qué iba a tratar, cuál era un poco la idea, cómo iban ustedes a focalizar sus conocimientos en cuanto a lo que venían a enseñar, porque normalmente uno piensa que va a un taller y como que mucha materia y de repente te llenan de materia y de un libro de 100 páginas entiendes 10 y si te preguntan normalmente dices que sí entendiste, o si alguien tiene alguna duda nadie pregunta, entonces lo vi como bien liviano en un principio, pero a la vez también bien cercano, entregaron harta información, pero también fueron bien sutiles al entregarla, no fueron como densos, sino que fueron un poco más livianos haciéndolo más dinámico, con harta confianza, no tanto de profesor a alumno si no que un poco más de “oye conversemos esto” , “veamos que podemos hacer”, “cuales son sus ideas”, “miren más o menos de esto se trata grabar un documental”. Fue bien bonito, yo encontré que fue bonito, igual tuvieron harta paciencia porque yo iba con Matías que tiene 3 años, de repente estábamos viendo videos y él se metía, entonces igual era como un poco complicado entre concentrarme en estar tomando atención y un poco tratando de ver que mi hijo no botara algo o no se pegara algún condoro por ahí, entonces ustedes igual lo tomaron con liviandad, fueron bastante accesibles, no le daban mucho realce a las cosas, o sea, hacían participar en el fondo a mi hijo y a todos los que estaban ahí. Trataban de que todos participáramos incluidos los mas niños que de repente no están ni ahí con lo que uno conversa, pero están ahí igual con nosotros y también los hacen ser parte de esto del taller y del documental en si. Recuerdo lo que siempre conversaba pamela, que ella se daba cuenta de que siempre que venían a hacer documentales acá, buscaban como a los más viejitos, al más pionero de los pioneros y a él lo hacían contar como la historia, entonces ella decía: “porque no toman a alguien joven que hace la misma actividad y puede quizás contar lo mismo pero visto desde otro punto de vista, no precisamente de la persona mas conocedora del tema o que ha llegado primero”, pero por ahí partió la cosa. Hicimos un ejercicio grupal y a través de ese ejercicio empezaron a salir varias temáticas y entre esas temáticas estaba el tema de cómo se formó Tortel, cuales eran las principales actividades que en el fondo formaron el pueblo y como que por ahí empezó el tema de que iba a ser el documental y al final se tomó la decisión


de que se iba a ser el documental de una persona que en este caso fue julio, que íbamos a grabar su trabajo, que en este caso también el trabajo es directamente relacionado con Tortel, que es el trabajo en la madera y eso…y bueno, en conjunto decidimos tomar esa línea editorial se podría decir para empezar a grabar el documental. Me sentí bastante bien, igual me hubiese gustado quizás haber grabado más y haber podido jugar un poco más con el tema musical, pero creo que con lo que trabajamos por la parte musical me siento bastante satisfecho y contento igual de poder haber hecho eso, a parte que también tengo entendido que es como el primer documental donde colocan música de una persona y no como en los anteriores que se rescataban piezas de otros, cosas envasadas, entonces igual encuentro que fui un aporte para el documental y algo innovador para el mismo documental. Nosotros esperamos no quedar solamente con este taller, si no, que esperamos poder seguir reproduciéndolo quizás de manera individual, por ejemplo el Iván, yo sé que tiene hartos proyectos individuales que están relacionados a la grabación, a la edición y todo esto, pero el también tiene otro enfoque, un enfoque quizás turístico, de repente también un enfoque ambientalista y como grupo también queremos eso. Bueno, yo fui parte en la mayor parte de las imágenes, estuve ahí, así que siento alegría de que se pudiera concretar, porque en un principio igual como que pensábamos que iba a hacer un poco más difícil, que quizás las cosas iban a costar un poco más, y bueno, se empezaron a dar las cosas de repente, como bien fluidas, hubo harta seriedad también a la hora de trabajar. Igual harto compartir, conversar, echar la talla, yo molesto mucho a julio el igual a mí, entonces dentro de todo ese juego después como que lo traspasamos a un documental… es bonito… a parte que todo el trabajo que hizo julio, quiero acotar que igual yo estaba ahí po jejeje… fui, estuve trabajando con él ese tiempo y no sé, verlo ahora ya hecho un documental es emocionante, igual sale mi hijo, salgo yo, sale julio, sale un poco de la historia que vivimos como Tortelinos día a día. Igual julio es bastante consecuente con lo que dice y creo que la mayoría de las personas que somos Tortelinos nos sentimos identificados también con lo que él habla. Este Taller creo que nos dio la posibilidad de poder nosotros decidir que íbamos a hablar, que íbamos ha dar a conocer, que cosas se iban a decir, entonces podríamos decir que… nosotros

hicimos este documental con el apoyo de ustedes obviamente y con los conocimientos de ustedes que ahora ya son casi parte de nosotros. Quiero darles las gracias por pensar en estas pequeñas comunas de chile que de repente necesitan quizás gente más joven que pueda transmitir sus conocimientos a través de estas herramientas de la comunicación, de quizás poder llegar a las personas en forma más simple, no tan burocrática ni tan cuadrada, si no que llegar de una manera más persona a persona, amigablemente.


Rodolfo Aedo Paredes

Yo por medio del trabajo que se hizo en chile chico cache que había un taller y que probablemente iban a llegar a un producto audiovisual bueno y ahí se generó como expectativa igual, estábamos esperando ver como resultaba eso, además que tenemos buena onda con la gente de chile chico, por ahí supimos. Yo sabía que no iba a poder participar mucho, por tiempo, pero me gustó la parte cuando nos juntamos, me gustó la dinámica que se da, como discutiendo el contenido y eso habrá durado una, dos o tres sesiones en que discutíamos más o menos cuál era el enfoque que le queríamos dar al tema. En ese intercambio

de perspectivas, fue complicado llegar a un consenso, porque hay distintas perspectivas, es lógico que va a ocurrir eso, llegamos a una idea bien positiva dentro de todo. Le contaba a Eduardo que a pesar de que no tiene esa actitud como de reclamo fuerte, deja súper patente que hay un tema de vulnerabilidad en la localidad pero desde una voz romántica, es casi sentimental el resultado y hasta el ritmo, la cadencia que tiene, es como bien piolita, además el testimonio de Julio es súper honesto, le sale del corazón sus palabras y eso le entrega un carácter…romántico, sentimental.


Lo bueno fue que también nos aplicamos con ir a ver la faena, ustedes los realizadores fueron a todas las faenas, yo fui a una no más, ahí cachamos que se sufre… bueno, nosotros mirando no más, capturando las imágenes, pero hasta eso ya es duro. Fue buena experiencia, yo no había ido nunca y ahora me quedó tirando ir, capaz que me anime a ir más al campo ahora.

medio audiovisual y capaz que agarremos vuelo. Súper bueno porque como te comentaba igual las comunidades de estos sectores más aislados no tenemos acceso ha los equipos tecnológicos ni al lenguaje que se utiliza con estas cosas, entonces, empezar a digerirlo como de una manera mas didáctica bajando las revoluciones sin tanto tecnicismo ayuda a que tu vayas agarrando mejor

Desde el aspecto plástico nunca he tenido una cámara buena como esta, puras camaritas media ordinarias con poco megapíxeles, el tema del encuadre me gustaba la luz, todo eso lo manejaba un poco, a parte como a mi me gusta dibujar siento que tenía una cercanía con eso, pero de equipos no cachaba nada y ahí tuve la oportunidad de aprender a jugar con el aparato.

Esa es la diferencia de otros documentales que he visto, porque como les contaba he visto casi todo lo que se ha hecho de tortel en el área audiovisual y considero que esto es lo mejorcito y yo creo que es por la cantidad de tiempo que estuvieron los realizadores, bueno de entraita, los realizadores fueron los mismos locatarios y además ustedes que colaboraron estando más de dos meses … entonces alcanzaron a impregnarse de pequeños detalles que conforman la cotidianidad, así que por eso el trabajo fue más certero, mas intenso en lo que es como la emotividad al detalle .

Me gustó el hecho de que entregan las herramientas para que ha futuro se sigan haciendo más de estas iniciativas, siempre los talleres eran más como de participación no mas, entretenerse poco menos, pero acá quedo pegando ahí el


Iván Valdés Rojas Siempre me ha llamado la atención esto de lo audiovisual, de la fotografía o de poder contar de alguna u otra manera cosas que me ocurren a mí o cosas que ocurren a mí alrededor. Tratar de dejar registrado esos momentos, me pareció una muy buena oportunidad, yo tenia a lo mejor no mucha experiencia, pero tenia claro algunos conceptos, lo que faltaba de pronto era hacer algo un poco mas grande, algo mas oficial, algo mas producido y de mejor calidad. Cuando se presentó esta oportunidad, yo dije bueno, al principio no te voy a negar que no lo tome muy en serio, pero con el transcurso de los días, me di cuenta que si era una muy buena herramienta, eso de manejar los equipos, de conocer otros conceptos, como palabras técnicas, eso fue básicamente lo que me llamo la atención, trabajar con equipos con mejor calidad, para poder hacer algo, y bueno para poder aprender y reafirmar las cosas que yo sabia y a futuro hacer algo por mi mismo, o con los compañeros que estuvimos trabajando en este taller donde la historia la contamos nosotros. Lo que me llamaba mas la atención, era lo que yo quería hacer: estar ahí grabando, buscando nuevas tomas, lugares bonitos para compartir, y lo que me llamó harto la atención después al final del proceso, el tema de poder trabajar en la edición y de poder formar y darle un sentido a toda a esta historia después de todo el tiempo de grabaciones que habíamos tenido, si bien uno puede grabar muchas cosas, finalmente hay que darle un sentido y contar una historia con esto…creo que esa parte voy a tener que afinarla más y preocuparme mas de eso, que es entre comillas la segunda parte o el otro 50% de un trabajo de este tipo. El poder armar bien el cuento para que la gente lo pueda entender bien, como complementar tanto las imágenes y las opiniones que tú vas a poner en ese trabajo, para que la gente lo pueda

recibir de la misma manera que tu estas tratando de expresarlo. Muchas vecesa podemos hacer algo y si no armamos bien una historia, un cuento, un dialogo, la gente puede recibir cualquier mensaje, si es que no le damos bien el orden o el sentido que le queremos dar. Para elegir el tema a tratar fue bastante complicado en un principio, habían muchas opiniones, entonces todos querían poner su opinión o su expectativa de trabajo en el principio. Todos querían hacerlo a su manera. Entonces llegar a un consenso fue… chuta, yo decía como lo vamos hacer, porque en definitiva, en esos momentos yo me imaginaba que posiblemente iba a tener mucho de todo y no iba a estar enfocado en algo específico e iba a tener muchas aristas, y posiblemente iba a ser difícil de comprender y tratar de explicar. Bueno, finalmente gracias al apoyo de los monitores, con su experiencia supieron ayudarnos, para darle un sentido y a mi me pareció bien, lo que pretendía en un principio era poder trabajar, conocer un poco mas de los equipos y de la edición, desde mi punto de vista, eso de contar la historia, yo ya lo tenia un poco claro, lo que me faltaba es poder armar bien el cuento, de crear una idea, porque lo otro,


varios de nosotros lo tienen, eso de ir a terreno y grabar, eso no era preocupante para mi como era sí darle sentido a la historia. Una de las tantas cosas como patrimonio que se puede rescatar es el tema del trabajo con el ciprés, como decía nuestro protagonista, que Tortel está fundado a base del ciprés. Ciprés es el principio, es donde comenzó todo, es el sustento de Tortel. Si tú te fijas Tortel está construido sobre ciprés, las casas son de ciprés, las pasarelas, las embarcaciones, el ciprés todavía sigue siendo una fuente de ingreso para alguna gente de Tortel, y toda la historia que tiene atrás, ya no tan material, pero si como historia, como legado, el echo de trabajar el ciprés tiene una tremenda historia, acá hay muchas familias que se han formado a base del ciprés, hay gente que ha muerto por el ciprés, entonces tiene una tremenda historia. Tortel como pueblo va a cumplir 60 años, y 60 años de historia no es menor. De pronto el echo de querer contar la historia en este caso del ciprés, requiere tanto el trabajo físico, como el compromiso de las personas, el comprometerse de verdad con algo, me sirvió para darme cuenta que cuando uno quiere hacer algo por hacerlo, porque aquí no hay dinero de por medio, no hay un pago, ese trabajo hay que hacerlo bien o tratar de hacerlo bien por lo menos. Me di cuenta que es muy valorable lo que hicimos, cada uno en sus tiempo y medida, y esperamos que a la gente le guste, porque en definitiva es para ellos también, es nuestro trabajo, pero también es lo que queremos contar. Quizás más adelante se va acercar alguna gente y va a

decir, podemos hacer esto o esto, y a lo mejor lo vamos a poder hacer, con un compromiso de hacerlo bien. De eso por lo menos yo me di cuenta, es lo otro que puedo rescatar de este taller documental. Desde el punto de vista crítico mio, hay hartas cosas que me gustaría mejorar, y con ganas de querer hacer más, de seguir trabajando y hacerlo cada vez mejor, y seguir contando historias, que tengo dentro mio y necesito contarlas…no se contarlas con palabras, pero lo puedo hacer con imágenes, que cuenten una historia, y que representen lo que siento o lo que quiero expresar. Creo lo que puedo rescatar con otros talleres, es la cercanía y la confianza de parte mía con ustedes, que es importante para este tipo de trabajos, nos da la posibilidad de criticar entre comillas el trabajo de ustedes o el mio dentro del taller para mejorar, y la confianza que es mas allá del taller, el echo de conocer nuevas personas, nuevos puntos de vista, nuevas opiniones y poder conversar acerca de eso y muchas otras cosas, las cosas que nos rodean, tanto acá en Tortel, en la región, en el país o en el mundo, conversarlas con respeto nos hace mas grande como personas, y es de lo que puedo rescatar de la relación, lo que se formo con ustedes y por lo menos conmigo. Sí, yo creo que sí, esta vez la historia la contamos nosotros, se rescató harto de la historia, que la pudieron contar otras personas que conocían, no fueron personas de afuera, el objetivo de trabajar con gente de acá, en las imágenes y opiniones, se cumplió el objetivo.


Julio Maripillan Vidal

Bueno, a través de algunos amigos, supe alrededor de una semana y media antes creo, que iban a venir unas personas a hacer un taller de documental. Me gustó la idea de que viniera gente a entregar herramientas para poder hacer un documental, para mí era una idea que me daba vuelta hace mucho tiempo y que sentía era necesario para Tortel. Lo que alcance a participar del taller, porque igual no fue lo que realmente quería por un tema de trabajo, me produjo una buena impresión y más o menos era lo que yo esperaba o imaginaba de las personas que venían hacer el taller, era como justo lo que se necesitaba, para primero, conocer en que consiste un documental y después poder desarrollarlo nosotros mismos Mas que ir a dictar un taller a cierto lugar físico, fue involucrarse con la misma gente que participó de esto, conocerlos, conocer sus pensamientos de fondo y en ese sentido fue una buena relación la que se dio, el de darse el tiempo de conocer a las personas, conocer la realidad de nuestra localidad a través de las personas, de sus experiencias de vida, creo que eso ayudo mucho a que lo que se hizo tenga un buen resultado. Siento que al final se pudo rescatar lo que yo imagine que era necesario rescatar en un documental de la historia de Tortel. Las entrevistas que me realizaron ayudo a que de cierta forma pueda decir o expresar bien lo que yo sentía. También, como decía, la cercanía de ustedes que vinieron a dictar el taller produjo ese tipo de cercanía, entonces en ningún momento se sentían tampoco como personas ajenas al circulo que uno tiene normalmente. Ustedes se incluyeron tan bien dentro de lo que fue el documental, que en ningún momento afecto que ustedes anduvieran siempre también ahí detrás de todo. Se dio un buen dialogo, una buena comunicación. Además yo conozco como tu decías a los demás que participaron, y eso me produjo bastante confianza el poder participar de esto.


Con respecto al nombre del taller “Esta vez…Nuestra historia la contamos nosotros/as”, es un nombre que calza, tal cual con lo que ustedes vinieron hacer y con lo que nosotros esperábamos que se pudiese lograr, que se pudiese rescatar. En cuanto a la idea del documental que se hizo, siento que no falto nada y si falto algo en estos momentos no lo podría decir. Lo que sentí fue, en primer lugar, que lo que se quería rescatar con la idea que tenían los chicos sobre el documental de Tortel se da en pleno, siento que mucha gente se va a sentir representada con lo que ahí sale, abran personas que a lo mejor no, pero creo que en su gran mayoría nadie debería sentirse afectado con este documental, mas que sentir que muchas de las cosas que se rescatan ahí o que se dicen ahí, son verdades de nuestra localidad. Me sentí bien, representado por mi mismo y sentí que no faltaba nada de lo que se pudo haber dicho en el documental de parte mía, porque por lo general uno cuando se ve en una grabación siempre dice, pude haber dicho esto o pude haber omitido esto otro. Y siento que en el tema de la edición no se corto nada que pudiera afectar a alguien, en ese sentido fue muy trasparente el taller, yo me siento conforme porque en lo que pude rescatar no falto nada de lo que dije, y tampoco sentí que me cortaran alguna parte algo que yo dije o que podía haber dicho y podía afectar a alguien o algo entonces por esa parte si bien se acortaron las palabras por que fueron, creo más de una hora de entrevista la original. Siento que el sentido de lo que quise decir esta todo reflejado y bien, muy bien.


Sra. ElĂ­a IĂąiguez Gracias bella mujer Patagona, por abrirnos las puertas de tu hogar y entregarnos calor en momentos de frĂ­o.


Maritza Reyes Eres todas las estaciones juntas. Gracias por regalarnos sonrisas y derrumbar la soledad.


Rolando Sabath Viegas / Mimo Matero.


“Esta vez...Nuestra Historia la Hemos Contado Nosotras y Nosotros�


Directores del Proyecto:

María José Guevara Manríquez Cristhián Andrés Garabito Altamirano. Contacto : askatasun.productora@gmail.com

Profile for ASKATASUN

TALLER DE DOCUMENTAL COMUNITARIO  

Durante el año 2014 se desarrolló el Taller de Documental Comunitario "Esta vez... Nuestra Historia la Contamos Nosotras y Nosotros", en la...

TALLER DE DOCUMENTAL COMUNITARIO  

Durante el año 2014 se desarrolló el Taller de Documental Comunitario "Esta vez... Nuestra Historia la Contamos Nosotras y Nosotros", en la...

Profile for askatasun
Advertisement