Page 1

El nacimiento de Askapena Siguiendo   el   esquema   del   trabajo   de   combinar   bogas   de   actualidad   con   unos   más   "históricos",  expondremos en este documento la coyuntura internacional y nacional en la que se enmarca el nacimiento, en  1987, de la organización internacionalista vasca Askapena.

Coyuntura internacional Durante la década de los 80 se mantiene con toda crudeza la guerra fría en la que el imperialismo  norteamericano va ganando terreno. Lenta pero implacablemente, va resquebrajando la unidad y la moral de  lo   que   se   entendía   como   Bloque   Socialista.   Neutralizada   la   repulsa   mundial   a   los   golpes   militares   en  Latinoamérica, el imperialismo gestiona la nueva y favorable situación en los países "saneados" (Uruguay,  Argentina, Chile). Durante esta etapa, el foco de confrontación imperialismo­ antiimperialismo se traslada a  Centroamérica. En esta zona se vive un proceso muy duro: el exultante idealismo de la década anterior tiene  que medirse con la cruda realidad de un imperio que se empleará a fondo para acabar con los movimientos  insurreccionales. Nicaragua   es   un   referente   que   provoca   grandes   simpatías   a   nivel   mundial.   En   el   ámbito   de   las  relaciones   internacionales,   se   aproxima   al   Movimiento   de   Países   no   Alineados.   Para   los   movimientos  revolucionarios de El Salvador, Guatemala y, en menor medida, Honduras, es un aliciente y un respaldo. Pare  el pueblo y el gobierno cubanos, un nuevo espacio libre al que había que apoyar para que se consolidara el  gobierno sandinista. Para el pueblo nicaragüense, la oportunidad de materializar los muchos sueños que  abrigaron durante los años de guerra contra Somoza. Para el imperialismo, liderado por Washington, un  frente virulento y amenazante que había que liquidar.

Victoria sandinista


El 23 de enero de 1981, a los 10 días de iniciar su mandato, Reagan cancela la entrega de los últimos  quince millones de dólares de un préstamo pendiente. Es la primera medida contranicaragüense de carácter  económico a la que le seguirán otras: el 10 de febrero cancela la compra de 60.000 toneladas de trigo, el 1 de  abril corta todos los créditos a Nicaragua y en 1982 veta los préstamos de otras instituciones financieras que  controlaba. El bloqueo económico es el primer paso de la política agresiva por la que apuesta la nueva  administración.   En   1981,   Nicaragua   se   ve   abocada   a   otra   guerra   promovida   desde   el   exterior.   Muchos  miembros de la ex Guardia Nacional, reforzados por mercenarios, se organizan como ejército "contra" en las  fronteras de Honduras y, desde ahí, emprenden un acoso militar al incipiente proceso revolucionario. La  población civil, las cooperativas campesinas, los transportes y escuelas son blanco de estos ataques. El nuevo  gobierno tiene que desviar recursos que no tiene para reparar los destrozos que ocasionan los sabotajes de la  contra.   Y,   además,   se   ve   obligado   a   adoptar   medidas   muy   impopulares:   imponer   el   Servicio   Militar  Obligatorio para incrementar el contingente del Ejercito Popular Sandinista. También tiene muy mal encaje el  traslado de 42 comunidades de miskitos a un asentamiento conocido como Tasba Pri.  El malestar que genera este tipo de medidas es aprovechado por los sectores de la contra política ­muy  destacado el papel de la iglesia­ que los utilizan para deslegitimar al Frente Sandinista y restarle la base  social. A medida que se va materializando el proyecto surgen continuas tensiones tanto con el empresariado  como   con   organizaciones   y   grupos   de   izquierda.   Los   primeros   consideran   que   la   revolución   se   ha  marxistizado,   los   segundos,   que   se   ha   descafeinado.   Nunca   se   recondujeron   estas   diferencias,   más   al  contrario,   se   fueron   agudizando.   En   las   elecciones   de   1990   el   Frente   Sandinista   fue   derrotado   por   una  coalición que encabeza Violeta Chamorro. Pero estos datos quedan fuera del tiempo que contemplamos. En Guatemala se producen durante esos años dos luchas simultáneas. Por uno lado, se vive una intensa  lucha   de   poder   entre   los   distintos   sectores   de   de   la   oligarquía   y   el   ejército.   Por   otro   lado,   se   sigue  desarrollando una lucha terrible de los aparatos del Estado contra el movimiento guerrillero. En 1982 toma el  poder el militar Efraín Ríos Montt, el pastor evangélico sanguinario que llegó a decir respecto a los indígenas  "si están de acuerdo con nosotros, que se unan y si no están de acuerdo con nosotros, hay que matarlos". Al  comienzo de la década, la guerrilla contaba con 25.000 combatientes. Los norteamericanos dirigían la guerra  y aplicaron en Guatemala métodos que habían ensayado en Vietnam: las patrullas de autodefensa civil (PAC),  "polos   de   desarrollo",   "aldeas   modelo"...   experiencias   para   separar   a   la   población   civil   de   los   núcleos  guerrilleros, aislarlos a estos privándolos del respaldo social con que contaban y así poder exterminarlos sin  contemplaciones. La Conferencia Episcopal de Guatemala denunció la militarización de la vida civil y las  masacres que se estaban cometiendo. Dos años más tarde se produce un golpe militar mediante el cual Humberto Mejía desplaza a Ríos  Montt. Se inicia un periodo constituyente, se celebran elecciones en base a la nueva Constitución aprobada  en 1985; en enero de 1986 accede a la presidencia del país un civil, Vinicio Cerezo. La URNG concede una  oportunidad al nuevo gobierno e interrumpe por un tiempo la actividad armada. En nuevo Gobierno exige a  las organizaciones armadas que se desarmen para poder iniciar las conversaciones. Estas comprueban que no  hay por parte del Gobierno verdadera voluntad negociadora. Esta impresión es confirmada posteriormente  por   un   representante   gubernamental   "lo   que   llamábamos   diálogo   era   un   eufemismo   para   conseguir   la  desmovilización". La actividad armada se reanuda, el ejército se rearma, las conversaciones de paz continúan  pero todo ello corresponde a un tiempo posterior al que estamos analizando. El   Salvador   conoce   una   trayectoria   insurreccional   muy   tortuosa.   La   ofensiva   de   1981   que   fue  presentada como ofensiva final, fracasó. No se consiguió la insurrección generalizada que se esperaba. Se  produjeron   muchas   bajas   y   se   agudizaron   las   enormes   diferencias   que   existían   entre   los   grupos   que  conformaban el FMLN. Una de las expresiones más cruentas de estos desacuerdos fueron los asesinatos en  1983 de Ana María y de Marcial, cuadros muy significados del las FPL. El año siguiente, 1984, el Presidente  Duarte abre un proceso de conversaciones con la guerrilla; se produjeron dos encuentros que no dieron el  resultado apetecido pero que abrieron las perspectivas de una acuerdo de paz. Mientras se producen los  primeros escarceos negociadores la guerra se mantiene con toda su crudeza. Varias ofensivas generales del  FMLN confirman la incapacidad de derrotar militarmente a un ejército sostenido por el imperialismo. Se  calcula  en  más  de   1.000  millones  de  dólares,  amen  de   asesores,  material   bélico...  la  ayuda  que  destinó 


Estados Unidos al ejército salvadoreño para mantener a raya la rebelión. En 1987 es el FMLN el que presenta  una propuesta de paz condensada en 18 puntos. En 1989 el FMLN presenta en Washington su plataforma  para negociar el final de la guerra. Hechos que trascienden el tiempo que estamos analizando.

Coyuntura nacional El período comprendido entre el 1980­87 es muy clarificador en el panorama político vasco. De los  partidos nacidos en la década anterior, alguno de ellos desaparece: Langile Abertzale Iraultzaileen Alderdia  (LAIA)   se   disuelve   en   1984;   el   Partido   Comunista   Vasco   (EPK)   y   Euskal   Iraultzarako   Alderdia   (EIA)  acuerdan en 1981 su confluencia y reconversión en Euskadiko Ezkerra. EMK nace en 1983 al desvincularse del Movimiento Comunista de España. Mantiene su dinámica de  trabajo  aunque   ensaya   varias   fórmulas   buscando   buenos   resultados   electorales:   participa   en   la   coalición  Auzolan (1983­86) para reconvertirse en Navarra en la organización Batzarre (desde 1987 hasta ahora). LKI  participa también en distintas coaliciones electorales hasta que en 1991, lo mismo que EMK, se disuelven  para dar lugar a Zutik. El espacio político de la izquierda abertzale experimenta durante esos años un importante proceso de  asentamiento.   Herriko   Alberdi   Sozialista   Iraultzailea   (HASI)   se   ha   consolidado   (1983)   como   partido  comprometido en el proyecto de la izquierda soberanista y está muy presente en las estructuras de Herri  Batasuna. Langile Abertzaleen Batzordea (LAB) reconsidera su decisión anterior y en 1980 se reincorpora a  KAS. En 1985, tras un intenso debate, se reafirma en la lucha frontal contra los enemigos de pueblo y de  clase. Se produce un importante reforzamiento interno y una expansión continuada abriéndose, como espacio  sindical, a las distintas luchas sectoriales. Desde 1980 la Koordinadora Abertzale Sozialista (KAS) queda  estructurada como bloque dirigente de la revolución vasca. Dicho bloque cuenta con un colectivo armado  (ETA), un movimiento de comités de lucha popular (ASK), un sindicato (LAB), una organización juvenil  (Jarrai) y , desde 1988, un colectivo feminista (EGIZAN). En su manifiesto fundacional, KAS contempla el  internacionalismo como uno de sus rasgos identitarios. Simultáneamente, se va consolidando la coalición electoral Herri Batasuna (HB) que recoge el voto a  favor de un proceso rupturista. En marzo de 1979, y a pesar de incluir personas presas en sus listas, obtiene  un impensado éxito electoral. El conglomerado entendido como Movimiento de Liberación Nacional Vasca  (MLNV) va adquiriendo una fortaleza que alarma al Estado. Este sujeto político supone un serio riesgo para  su proyecto de transición sin cambios. En esta década la represión del Estado se va a cebar en los diferentes  sectores del MLNV: atentados contra militantes y cargos de Herri Batasuna (1979­80), detenciones masivas  de cargos electos (1981) múltiples procesos judiciales (1982), aparición del terrorismo de Estado, los Grupos  Armados de Liberación (GAL), asesinato de Santi Brouard, secretario general de HASI (1984).

Los organismos y sectores sociales que conforman el Moviendo de Liberación Nacional Vasco no se  dan por vencidos, por el contrario, se reafirman en su apuesta por la independencia y el socialismo. Hacen  frente a la violenta represión del estado de diferentes formas: participación en procesos electorales con el 


lema   "Luchamos   para   vencer"   (1982),   importantes   movilizaciones   con   el   lema   "Soberanía   Nacional   y  normalización  democrática"   (1983),   encierros   de   protesta   (catedral   de   Baiona)   y   huelga   general   (1984),  campaña para desbloquear el aislamiento "Alegres y firmes en la lucha" (1985), campaña propia "Sí a Euskal  Herria,   no   a   la   OTAN"   (1986)   que   obtuvo   en   Hegoalde   un   rechazo   masivo   al   ingreso,   elecciones   al  Parlamento Europeo (1987) donde se obtuvo un diputado. Durante los siete años a los que nos estamos refiriendo, se produce in proceso de organización de la  izquierda vasca también en Iparralde. Nace Euskal Batasuna (EB) con una perspectiva similar a la de la  izquierda soberanista de Hegoalde. Aunque no compartía la estrategia de la lucha armada, apuesta por la  consecución de un marco territorial vasco respecto al Estado francés. Ezkerreko Mugimendu Abertzalea  (EMA)   surge   en   1985;   no   consideraba   necesario   desmarcarse   de   la   lucha   armada   para   conseguir   sus  objetivos. En 1988, EB y EMA presentan listas conjuntas a diferentes comicios electorales de Iparralde. La  organización   armada   Iparretarrak,   permaneció   silenciosa   entre   1981   y   1983   pero   reanudó   su   actividad  armada a partir de ese año.  Dado el tema que nos ocupa, merece la pena incidir en la proyección y reconocimiento internacional  que, durante esos años, va consiguiendo el Movimiento de Liberación Nacional Vasco. En la campaña que  desarrolla en 1982 cuenta, entre otros, con el respaldo de Lola Grimau; se trata de la hija de Julián Grimau,  dirigente del Partido Comunista de España y fusilado en 1963. Cuando hace su aparición el GAL (1984) se  hace una recogida de firmas de adhesión a un documento "A los Pueblos y Naciones del Mundo"; las muchas  firmas recogidas fueron entregadas al Presidente del Parlamento Europeo. La campaña que se desarrolló en  1985  "Alegres   y   firmes   en   la   lucha"   contó   con   significativas   adhesiones   de   fuera   de   Euskal   Herria:   el  secretario de CCOO del campo andaluz José Antonio Romero, el cantante Ramoncín, los periodistas Álvarez  Solis y José Luís Morales... En las elecciones al Parlamento Europeo la Unidad Popular ­HB­ obtuvo en el  Estado español el respaldo de 112.000 votos. En   esta   línea   de   apertura   a   los   escenarios   internacionales,   merece   destacar   la   participación   en   la  Conferencia de Naciones sin Estado de Europa (CONSEU). Esta iniciativa nace en Catalunya en 1980 para  crear un marco europeo en defensa de las naciones sin Estado de Europa. La Unidad Popular ­HB­ participó  activamente en un encuentro de París donde participaron numerosos grupos europeos. Este encuentro dio  lugar a la Conferencia de Naciones Sin Estado de Europa Occidental (CONSEO) que celebró su primera  Asamblea   en   Barcelona   (1985)   El   intenso   trabajo   internacional   del   MLNV   era   evidente   en   los  multitudinarios   Aberri   Eguna   (día   de   la   patria)   de   aquellos   años   a   los   cuales   acudían   amplias  representaciones   del   ámbito   internacional.   También   se   consiguió   el   reconocimiento   oficial   del   Frente  Sandinista y de otras fuerzas revolucionarias.

El nacimiento de Askapena La   Coordinadora   de   Comités   de   Solidaridad   de   Euskadi   desarrollo,   desde   su   orígenes,   un   trabajo  importante de concienciación, sensibilización y movilización. Fue abriendo una red de contactos con los  medios de comunicación para hacerles llegar la información sobre los acontecimientos que consideraba de  interés y la valoración sobre los mismos. En ocasiones distribuía la información de los Frentes y, en otras, era  la propia Coordinadora la que ofrecía artículos de opinión suscritos por ella. Estuvo muy presente en la calle  por   medio   de   concentraciones,   manifestaciones,   carteles,   murales,   mesas   de   información   y   de   venta   de  materiales de forma que la sociedad tuviera a su alcance una información objetiva. Inicialmente, era la propia  Coordinadora la que promovía actos, exposiciones, proyecciones de carácter informativo... A medida que iba  consolidándose el reconocimiento social, actuaba en respuesta a las numerosas demandas de actos públicos,  charlas, mesas redondas organizadas por otros grupos y que requerían la presencia de algún miembro de la  Coordinadora o de algún experto que ella pudiera facilitar. Dada la autoridad moral que le concedían las  diferentes fuerzas políticas y sociales, la Coordinadora convocó en numerosas ocasiones unidades de acción  para que las distintas organizaciones aunaran esfuerzos respecto a alguna iniciativa de solidaridad concreta. Otra de sus labores fue la de acoger y abrir puertas a las diferentes delegaciones de los países en 


conflicto. Las organizaciones en lucha consideraban en aquel tiempo de gran interés las giras por Europa con  la finalidad de trasladar información directa del proceso y también de recaban fondos. La Coordinadora  ofrecía toda su infraestructura y contactos para que dichas giras obtuvieran el máximo resultado al menor  costo posible. El bloqueo económico que el imperialismo había impuesto al proceso sandinista obligó a derivar una  gran cantidad  de  tiempo y esfuerzo para  paliar  las  carencias  económicas.  Se  promovieron  campañas  de  recogida de los materiales más diversos respondiendo a las demandas que llegaban desde Nicaragua. Aunque  se intentaba dar a estas campañas un componente político, actuábamos en ocasiones como organizaciones de  beneficencia.   Se   estableció  una   red   de   envíos   para   hacer   llegar   estos   materiales   a   sus   destinatarios.   Se  promovió la presencia de brigadistas que acudieran a Centroamérica. Sobre todo a Nicaragua, para colaborar  en   la   reconstrucción.   Se   trabajó   en   la   línea   de   apoyo   a   proyectos   concretos   financiados   desde   la  Coordinadora. Aunque pudiera resultar paradójico, este trabajo solidario con Centroamérica dinamizó las relaciones  de Euskal Herria con Europa. Por un lado, se establecieron contactos con otros grupos integrados en la  Coordinadora Europea de Solidaridad con Nicaragua. Por otro lado, se aprovecharon los viajes de brigadas  para reforzar estos contactos. También pudieron constatar los brigadistas vascos el rechazo de los brigadistas  españoles a que viajaran como realidades nacionales diferenciadas. Durante aquellos años, y en contra de lo  que  suele   creerse,   no fue  sólo Centroamérica  ­y   menos  aún   Nicaragua­   el   único   polo   de  referencia  del  internacionalismo   vasco.   También   se   abrió   el   horizonte   hacia   otros   pueblos   y   otros   procesos.   La  Coordinadora se convirtió en referente para los representantes de otros procesos que estaban afincados en el  Estado y promovían redes de solidaridad: Pueblo kurdo, saharaui... Bastantes de las delegaciones que nos  visitaban, por ideología o por falta de información, eran muy reacias a dar a la Coordinadora tratamiento de  organización nacional. Buscaban el respaldo del PSOE ­en el poder desde 1982­ y sabían que las relaciones  con los vascos de izquierda serían mal vistas en los ámbitos oficiales donde ellos buscaban apoyos. La  Coordinadora mantuvo una relación estrecha con personas que desempeñaban algún grado de representación  del MIR chileno y que se hacían presentes en Euskal Herria. Este   trabajo   unitario   e   intenso   no   estuvo   exento   de   contradicciones,   alguna   de   ellas,   insalvable.  Progresivamente,   y   con   distinto   grado   de   aceptación   por   parte   de   la   militancia,   fue   cambiando   la  caracterización de la Coordinadora definiéndose como organización nacional y diferente a la del Estado  español. Por otro lado, las tensiones que se producían en los países centroamericanos tenían su reflejo en la  Coordinadora: el Gobierno Sandinista concedía en Nicaragua un reconocimiento preferente al MLNV, y  mantenía fuertes tensiones con grupos de izquierda de su país; grupos con los que se identificaban sectores  integrados en la Coordinadora; cada vez era más intenso el debate ¿apoyamos al pueblo nicaragüense o al  Gobierno sandinista como expresión más cualificada de ese pueblo? Otro tanto sucedían con el apoyo al  FMLN. Las severas fracturas que se mantenían en su seno también se trasladaron a la Coordinadora; las  diferentes delegaciones, tras una apariencia unitaria, aprovechaban las afinidades con determinados sectores  de la Coordinadora para canalizar los apoyos con intencionalidad partidaria; incluso se produjeron intentos  para crear una red solidaria paralela. Influyó también la rivalidad dentro de las distintas tendencias de la  izquierda vasca para ganar referencialidad, las diferentes valoraciones respecto a la lucha armada en Euskal  Herria. La interlocución preferente con los distintos Frente daba lugar a continuos recelos. Otro foco de  fricciones   eran   los   proyectos   a   apoyar;   cada   brigadista   que   regresaba   y   cada   una   de   las   tendencias  incorporadas en la Coordinadora trataban de hacer valer la prioridad de sus proyectos. La débil dirección de  la Coordinadora se veía desbordada por las iniciativas particulares que se promovían en su nombre y con las  que todo el colectivo se veía comprometido. Pero hubo un elemento que condujo a la Coordinadora a un callejón sin salida. Se trataba de una crisis  de madurez y de identidad. En sus orígenes se había optado por una caracterización bastante genérica para  salvaguardar la unidad entre la diferentes sensibilidades. Los años y el trabajo internacionalista realizado  elevaron el nivel de conciencia de muchos de sus participantes. Se sentían parte de un pueblo que lucha de  mil formas para conseguir la independencia y el socialismo. Concebían la relación con los Frentes de lucha  desde experiencias afines; cada vez eran más las compañeras y compañeros que luchaban por una Euskal 


Herria soberana y socialista. Entendían el internacionalismo como uno de los rasgos fundamentales en la  construcción nacional en la que se sentían implicados (varios militantes internacionalistas están hoy presos  en las cárceles españolas y una compañera murió acribillada por la policía vasco española del PNV). Para  todo este contingente militante ­cada vez con más peso y presencia­ la difusa caracterización de los Comités  de Solidaridad les resultaba insuficiente.  Definitivamente,   la   Coordinadora   de   Comités   de   Solidaridad   de   Euskadi   les   quedaba   corta.  Reclamaban un movimiento internacionalista mucho más entroncado en el proceso de liberación nacional y  social que vive nuestro pueblo. Por eso, y para eso, nació Askapena en octubre de 1987. 


boga5  

Siguiendo el esquema del trabajo de combinar bogas de actualidad con unos mas historicos, expondremos en este documento la coyuntura interna...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you