Page 1

ANAQUEL nยบ 13

REVISTA DIGITAL DEL CENTRO DE ADULTOS DE SANTANDER

Diciembre de 2015


Edita: Centro de Adultos de Santander Coordinación y edición: Julio Díaz Edición nº 13. Diciembre de 2015 Portada: Un aspecto de la sala dedicada al fondo bibliográfico de Mario Camus


ÍNDICE Opinión 6 Convocatorias y Exposiciones… 17 Visto y oído 22 Conversamos con… 31 Rincón creativo 35

ÍNDICE ÍNDICE


2015

Anaquel digital nº. 13

Opinión

Envejecimiento y calidad de vida

Hoy en día nos preocupamos por nuestra imagen tanto que pensamos en cuidarnos más y más. Nos obsesiona el envejecimiento de nuestro cuerpo y tener una mejor calidad de vida. Para ello nos ponemos a dieta. Las hay para todo tipo de situaciones y personas. Están las dietas bajas en carbohidratos, las hipocalóricas, vegetarianas, etc. Al principio seguimos la dieta sin problemas pero conforme vamos avanzando, picamos entre horas, comemos alimentos excluidos de la dieta y sin darnos cuenta la abandonamos. Luego está el deporte. Los médicos recomiendan una hora de ejercicio todos los días por lo

menos, para conservar habilidades físicas y sobre todo para mantener una piel joven y tersa. Es por ello que salimos a caminar, subimos escaleras y nos apuntamos al gimnasio. Muy de moda en los últimos años. Pero no debemos olvidar que el ejercicio en exceso también es malo ya que ocasiona un desgaste de nuestro cuerpo y alguna que otra patología. También están muy de moda las cremas antiedad, según nos anuncian, para eliminar el envejecimiento de la piel, evitando la aparición de arrugas y eliminando las que ya tenemos. Conservar el físico está muy bien pero no debemos olvidarnos de la 6


2015

Anaquel digital nº. 13

calidad de vida en la vejez. Se pierden algunas facultades; cosas que de jóvenes se hacen sin problema, cuando se es mayor cuesta más hacerlas. Caminamos más despacio, nos pasamos muchas horas sentados. Luego está la idea que tienen muchos mayores de que ya no sirven para nada porque sus hijos los eximen de muchas tareas o de todas. Es importante no dejar los hábitos saludables tanto para el cuerpo como para la mente. Si nuestra salud lo permite, no debemos dejar de salir a la calle, de hacer compras, etc. Los jóvenes debemos procurar que nuestros mayores tengan la mejor calidad de vida posible. Ayudándoles siempre que lo

necesiten pero sin hacerles sentir inútiles. Porque a mayores llegaremos todos y también nos gustará que nos respeten. No podemos resistirnos a envejecer, pero si podemos llevar una vida sana que nos permita un envejecimiento progresivo y con una calidad de vida razonable.

Úrsula Fernández Rubio (Acceso Universidad) Ilustraciones: https://www.google.es/search

7


2015

Anaquel digital nº. 13

Opinión

Evolución de la familia en España No hace tanto tiempo, hace apenas solo unas décadas, la familia en España, era toda una institución, la misma era percibida como un núcleo sólido y con una estructura bien definida en cuando todos sus miembros, la familia estaba formada por: un padre, una madre y uno ó varios hijos. En la misma predominaba la figura del padre. Esto siempre se conoció como la familia tradicional en España. Sin embargo, la familia como tantas otras cosas, no ha permanecido ajena a los cambios y evolución que ha sufrido la sociedad en los últimos años y si hablamos de la familia si que ha experimentado cambios significativos. La estructura de la sociedad ha ido cambiando y ha surgido nuevos colectivos, que ha demando diferentes formas de unión y ha reivindicado nuevas formas de entender la vida individual de cada uno y elegir con libertad como y con quién quiere formar una familia y como vivir la vida. Esta fuerte demanda llevo al Gobierno de turno a plantearse muy en serio las inquietudes de estos colectivos, que pedían reconocimiento y 8


2015

Anaquel digital nº. 13

visibilidad, así, nació la Ley que reconocía el matrimonio entre hombres y mujeres del mismo sexo, la misma nació no exenta de polémica, sobre todo para la iglesia y colectivos con ideas conservadoras: para ellos la Ley, era a todas luces una aberración y perversión del concepto de familia. Todo lo contrario para otro amplio sector de la sociedad y para los propios interesados quienes veían en la misma un reconocimiento social y una posición de igualdad con los demás. Los contrarios a la Ley, esgrimieron argumentos como, que no se podía considerar matrimonio, la unión de personas entre mismo sexo y que se desvirtuaba el concepto. Sin embargo, la postura contraria sostiene que lo importante no debe ser la palabra, sino el amplio contenido de la misma. Así el concepto de familia tradicional a dejado de se único y ha tenido que dejar hueco a nuevas formas de entender la familia igual de legítimos que los antiguos, esto no quiere decir que, debamos desterrar lo que ya había, no se trata de eso, pero si debemos de dar respuesta a otras forma de ver ese concepto de familia tan respetable como el que hasta ahora existía. En conclusión, las sociedades modernas deben evolucionar y progresar y eso debe pasar por adaptarse a los cambios que las mismas necesitan y demandan en cada momento. Entiendo que todas las posiciones que suscita ente tema pueden convivir con respeto los unos a los otros. Del mismo modo que se debe entender y respetar que cada uno elija su forma de vivir, siendo igual de legitima uno que otra. Francisco Diéguez (Acceso a Universidad) Ilustraciones: https://www.google.es/search

9


2015

Anaquel digital nº. 13

Opinión

Una mirada hacia el pasado Un alumno argentino narra sus peripecias personales hasta llegar al CEPA adolescencia, la gente de mi entorno comienza con planteamientos existenciales y me formulan preguntas del tipo: “¿Y… qué vas cuando seas grande…? Cuando crezcas y te conviertas en un hombre de provecho para la sociedad…” “Pues... no lo sé…”, respondía con la mayor despreocupación de un pre-adolescente. Reconozco que entonces mi mayor preocupación se centraba en cómo resolver el problema hormonal que no le deja a uno pensar con claridad y determinación sobre las tareas del instituto. De repente, un día aparece mi progenitor -un hombre de

Después de caminar durante varios años a la deriva decidí meditar sobre qué podía hacer. No se me ocurría nada, o eso era lo que me decía una parte de mí, que esquivaba lo inevitable.

Una vista de Mendoza (República Argentina), de donde es oriundo Daniel

Desde mi temprana, más

juventud bien mi 10


2015

Anaquel digital nº. 13

trabajo, de los de antes, aquellos que por principio de vida tenían el “trabajar, trabajar y trabajar”- y me dice: “Hijo de mi vida: ya que eres el mayor debes de ser el ejemplo para tus hermanos de ahora en adelante”. Yo no sabía a qué se refería con esa charla tan informal y sin rodeos; me quería concentrar pero había una figura en mi cabeza que no lograba alejar. Mi padre siguió diciéndome: “Hijo, ¿me éstas escuchando?; presta toda tu atención”. Volví de mis vagos pensamientos y me centré en aquella conversación. Reconozco que no tenía escapatoria alguna, y empecé a tomar conciencia de lo que se me venía encima. Cuando aquel hombre comenzó a explicarse sobre la naturaleza de nuestro encuentro, fui testigo de la historia de un muchacho cuya infancia estuvo llena de pericias, todas de una extrema negatividad. Sufría todo tipo de carencias y malos tratos; era despreciado por su propia madre hasta el punto de generar un odio patente en sus lágrimas al pronunciar cada palabra. Pensé

que aquello era fantástico, irreal, allí estaba la prueba del por qué en mi casa nunca se habló de mi otra abuela…o de mis otros tíos. En fin; la fichas de aquel puzle que no entendí durante doce años comenzaban a mostrarse ante mí y para mi asombro. Mi padre me exponía su vida y a la vez se mostraba cada vez más vulnerable: “Solo te pido, hijo, que seas una buena persona, que respetes a los tuyos y los cuides, que te prepares de la mejor manera para afrontar la vida, que es muy difícil “ser alguien sin estudios… que los estudios permiten triunfar en la vida, y por favor no sigas mi camino, que ha sido muy duro y escabroso” Viendo aquello cualquier persona debería despabilar a tiempo y ponerse manos a la obra, pero el mundo tiene cosas inexplicables. Cuando mi madre entró en la sala y nos llamó para comer, comenzaba a reflexionar seriamente: me encontraba en una situación crítica, mis tripas silbaban y tenía una sed de caballo.

11


2015

Anaquel digital nº. 13

A partir de aquí, y pasado el tiempo, sin pensar en aquello, fueron llegando experiencias y vivencias de todo tipo Hace como treinta años, llegamos a un punto de inflexión. Volvimos a juntarnos en un mano a mano y el planteamiento fue: el desperdicio que realizaba de los recursos aportados por aquel humilde hombre de trabajo. “Hijo, ya no puedo más”, fueron sus amarga palabras. “Te he dado todo lo que estuvo a mi alcance y has demostrado una apatía que nunca me lo esperaba”. “Chico, si no quieres estudiar tendrás que trabajar, porque un pobre obrero no puede mantener vagos en la casa”. Fue allí, en ese preciso momento, cuando acepté los designios de la vida. Y por amor propio o por no tener alternativa acepté el desafío: el de convertirme en uno más del proletariado laboral. O eso pretendí durante años dando palos de ciego en todas direcciones, ocupaciones temporales de las que nadie salía para nada conforme, a todos los

niveles, salarial, laboral, personal, etc. Luego aparecieron otros factores que empezaron a pesar de igual manera al principio, pero con el tiempo fueron creciendo como el efecto de la levadura en la masa del pan. Tomaba conciencia de las palabras de aquel hombre algo sombrío, que ya experiment aba lapsus y silencios prolongados; era un hombre al que cada vez menos le apetecía relacionarse con la gente. Cada noticiario lo ponía de los nervios; reaccionaba de una manera que producía un reclamo al orden y la compostura por parte de mi madre. En esos momentos, mi frase favorita era: “Papá… Cálmate, que no vas a solucionar nada; lo único que conseguirás va ser que te dé algo”. Los hechos fueron sucediendo de una forma algo precipitada, lo que no me permitió tomar conciencia del tiempo transcurrido, y de repente me sorprendió la juventud, la locura y como no, el amor. Esto 12


2015

Anaquel digital nº. 13

ocultó toda la realidad que acontecía por aquel momento, mientras yo navegaba en un universo paralelo.No importaban los hechos que ocurrían, porque no había motivo para creer que “la cosa no iba a cambiar”. Era “cuestión de tiempo”; era eso lo que decían los medios de comunicació n y los tertulianos en cualquier mesa de café de los alrededores. No perdíamos la esperanza ni la alegría; tanto fue así que pasados cuatro años llegó la heredera. En ese momento, fue cuando tomé conciencia de que tenía que pensar con los pies en la tierra. Pensar en la responsabilidad de una vida que se iba malgastando, produjo cambios sustanciales en cuanto al planteamiento de presente y futuro. Cuando realicé un balance de pros y contras, descubrí la diferencia que existía entre ambas realidades. Por supuesto que los contras llevaban una diferencia sustancial a los pros en aquella época.

Cuando analicé con detenimiento la situación me encontraba sin una herramienta fundamental: no tenía graduación secundaria, ni titulación oficial que me permitiera optar a un trabajo estable y apropiado para mantener a un honrado trabajador y su familia. Tenía un problema serio y tenía que buscar una solución acorde con las circunstancia s. Pasando el tiempo la prioridad fue la búsqueda de soluciones inmediatas, dejando pasar el tiempo y alguna oportunidad de continuar los estudios. Ocupado en la supervivencia del día a día, fueron pasando los años. Pero, en un rincón de mi mente, seguía redoblando las palabras de mi querido padre, como campanadas de advertencia ante una catástrofe anunciada. Pensaba que aquello era un llamado a mi conciencia. ¿Será momento de realizar gestas pasadas, como la de dejar 13


2015

Anaquel digital nº. 13

todo lo mundano y conocido para aventurarse en algo nuevo? Fue una pregunta que resonó en mi cabeza, y ante la tormenta angustiosa por la que pasa el aspirante al proletariado, pensé: “¿Y por qué no?”. He perdido la oportunidad de ocupar una plaza laboral en el extranjero por no tener la Certificación Profesional, por no poseer la titulación de la E.S.O. Era otro motivo más poderoso que la búsqueda de la realización personal y la culminación de una batalla inacabada. Me dije en ese momento; “Es la herramienta que tu padre quería darte”. En aquellos años, ya vislumbraba aquel hombre cansado y de mirada triste lo que el mundo guardaba para los que no se preparan. Es triste darse cuenta cuando pasan los años y coges el mismo rol de aquel obrero, que la historia se repite, que no has sido capaz de darte cuenta del mensaje que encerraban aquellas palabras, que no lograbas descifrar. Y entonces tomé la decisión, después de ser aconsejado por una persona que

trabaja en la administración del Gobierno de Cantabria. La decisión era acercarme a la escuela de adultos para informarme de los estudios. Después de pensarlo un fin de semana, me acerque al centro de estudios en que me informaron e inscribieron. Ahora mismo, me encuentro en la recta final del módulo de cuarto de la E.S.O., y debo decir que la experiencia de haber emprendido éste desafío, ha sido de mucho valor para mí, demostrándome que después de tantos años sí se podía. El desafío interior giraba en torno a una cuestión casi metafísica: ¿Cómo podríamos saber que todo lo que llevamos dentro no va morir dentro? Va ser mejor dejar salir algo de lo mucho que aprendido. De este modo, seré capaz de superar las nuevas barricadas que me pongan en el camino. Daniel Omar Antillana Mur (4º ESPA) Ilustraciones: https://www.google.es/search

.

14


2015

Anaquel digital nº. 13

Opinión

Navidad tradicional; navidad comercial un comercio. ¿Ha llegado la navidad?

Ya lo llevaba avisando la prensa local desde la semana pasada, el viernes 27 de noviembre: “el Ayuntamiento de Santander procederá al encendido de las luces de navidad en toda la ciudad en un acto para pequeños y mayores” . Será la hora en que las calles y plazas de la ciudad se iluminen y se engalanen por unos días, pero no lucirán solas; los escaparates de los comercios se sumaran a esta fiesta de colores y luces. Se inaugura así una época señalada, en la que veremos por nuestras calles reyes magos y papás noel dispuestos a atraer a todo aquel que se deje seducir y de paso enseñándole la entrada de

Hubo un tiempo en que el inicio oficial de la navidad estaba claramente definido. Había un día esperado y que creaba gran expectac ión entre todo el mundo; el 22 de diciembr e, el sorteo de la lotería de navidad. De este modo, se daba el pistoletazo de salida a tan entrañables fiestas; todo el mundo amanecía ese día oyendo a los niños del Colegio de San Ildefonso, como cantaban los números. En ese momento, casi todos esperábamos a que saliera el nuestro, aunque al final con tener buena salud nos damos por contentos. 15


2015

Anaquel digital nº. 13

solo para ellos sino para sus seres queridos dejándoles con una impotencia difícil de superar.

Sin embargo, las cosas han cambiado, desde un tiempo a esta parte, la navidad comercial ha ganado a la navidad tradicional. El sector del comercio ha visto en estas fechas, la gallina de los huevos de oro; se lanza a la caza del consumidor de una manera

Particularmente creo que esta fechas navideñas solo se viven en dos ocasiones: cuando eres pequeño, que disfrutas de ellas en primera persona, y cuando tienes

niños pequeños en casa, que lo vives a través de ellos. Hoy en día yo veo estas fiestas como la oportunidad para que los comercios hagan su agosto en diciembre, para que aumenten sus cajas y hagan subir sus beneficios. Todos nos volvemos amables cordiales y receptivos con el prójimo para, en cuanto pase lo época navideña, volver a lo de siempre; si te visto, no me acuerdo. Francisco Diéguez (Acceso Universidad)

atroz, con campañas publicitarias agresivas. Se trata de una estrategia que tiene como objetivo ganarse la confianza del consumidor. De este modo, todo se adelantan para hacer respirar en toda la cuidad ambiente navideño, con el único objetivo de fomentar en el consumidor las ganas de comprar, muchas veces de forma compulsiva y sin necesidad de adquirir ningún producto de los que nos ofrecen muy hábilmente los comercios. Este tipo de actividad puede también generar frustración en la gente, pues habrá personas que quieran y no puedan acceder a tales productos, y no

Ilustraciones: https://www.google.es/search

16


2015

Anaquel digital nº. 13

Convocatorias y Exposiciones

Los cántabros, en la escuela El profesor Miguel A. Sánchez habla sobre la antigua educación primaria en Cantabria Dentro de las charlas y conferencias que el CEPA ha organizado en torno al aniversario de las Escuelas “José María Pereda”, hemos tenido ocasión de escuchar al profesor Miguel Ángel Sánchez, quien ha impartido una interesante conferencia sobre aspectos inéditos de la vida de los pasiegos y cabuérnigos. Especialmente, en lo referente a las migraciones a Andalucía, donde estos cántabros destacaron por su laboriosidad y capacidad de superación. A continuación, el profesor centró su charla en cuestiones de educación y referidas a los pasiegos de otras épocas. Los asistentes siguieron con atención la exposición de datos, hasta ahora inéditos, acerca de la implantación de la educación primaria en los valles pasiegos. Se cerró el acto con un animado diálogo y coloquio entre el ponente y los asistentes.

17


2015

Anaquel digital nº. 13

Convocatorias y Exposiciones

Una biblioteca con mucho fondo Se está concluyendo la catalogación del material bibliográfico de Mario Camus Desde hace tiempo, el CEPA ha venido ofreciendo a Mario Camus una de sus salas como sede permanente de la biblioteca personal del prestigioso director de cine. A falta de los trámites oficiales y administrativos preceptivos, este proyecto bibliográfico está muy próximo a cerrarse y a rubricarse por todas las partes implicadas. Desde el pasado mes de julio, el Centro acoge este importante fondo, e inmediatamente se ha procedido a la revisión y catalogación de todo el material bibliográfico. El experto en biblioteconomía Gonzalo Sánchez ha sido el encargado de la ardua tarea de catalogar y ordenar todos los volúmenes, en lo que era la salita de consulta de nuestra Biblioteca. Un redactor de ANAQUEL ha estado charlando con Gonzalo, quien nos ha puesto al día en el proceso de ordenación: “En este momento, tenemos catalogados y registrados exactamente 2.625 libros, así que calculo que llegaremos o rebasaremos los 3.000 cuando se concluya todo la tarea. Ahora mismo tenemos el fondo distribuido en tres secciones: Literatura extranjera, Literatura española e hispanoamericana, y libros especiales y antiguos.

18


2015

Anaquel digital nº. 13

Gonzalo Sánchez, en pleno proceso de catalogación de libros

Gonzalo es licenciado en Historia, Ciencias Políticas, Sociología y Antropología. Es experto en catalogación, y ha estado trabajando en el Centro de la Imagen de Santander. Nos insiste en que el principal criterio de ordenación del fondo viene marcado por la cantidad y, sobre todo, las características de los materiales reunidos. Si una biblioteca refleja los gustos particulares de su propietario, está claro que las inclinaciones de Mario Camus están bien perfiladas: en el caso de la Literatura extranjera, los gustos van por la novela negra y de intriga (O´Brian, Simenon, Mankel, Patricia Highsmith, Dashiell Hammett). En lo que se refiere a la sección española o hispanoamericana, son muchos los autores representados, y además de ámbitos muy diversos: narrativa, filosofía, ensayo, etc. Parece que Camus tenía preferencia por los novelistas de las promociones de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado: Delibes, Cela, Marsé, Vargas Llosa, García Márquez, etc. Pero la sección que más nos llama la atención es la que alberga a los “Libros especiales o antiguos”. Se trata de unos 150 ejemplares de diversos contenidos y temática. Entre las obras recogidas en esta sección hemos tomado nota de las novelas escritas por Pío Baroja (son un total de 61 las que hemos contabilizado en todo el fondo), una colección de

19


2015

Anaquel digital nº. 13

Una vista de las estanterías del nuevo fondo bibliográfica

narraciones de Dickens, novelas de Cela, las memorias de Arturo Barea (La forja de un rebelde fue adaptado por el propio Camus al cine), los famosos cuentos de Calleja, etc. Presumimos que han sido muchas las horas que Mario ha pasado revisando y cotejando libros en librerías de viejo o en ferias especializadas en este tipo de publicaciones. Desde luego, para cualquier bibliófilo o amante de los libros las primeras ediciones suelen ser las joyas más apreciadas que se pueden encontrar en cualquier anaquel o estante. Nos indica Gonzalo que cerca de un 30% de las obras recogidas en este fondo son primeras ediciones; desde luego, es un dato nada despreciable. Seguimos revisando estas vitrinas de libros especiales y se nos va la vista hacia algunas de las primeras novelas de Palacio Valdés o del propio Pío Baroja. Precisamente, en un ejemplar de la primera edición de El cura de Monleón de 1936, encontramos una curiosa dedicatoria firmada por el propio novelista vasco: “A mi amigo Julián Bergareche. Pío Baroja”. Pero también los deportes recababan la atención de Mario Camus. Especialmente el boxeo, que ha sido el trasfondo de alguno de los muchos metrajes del realizador cántabro. Ya que estamos con el séptimo arte, y como no podría ser de otra manera, comprobamos que son unas cuantas las baldas dedicadas al mundo del cine. Todavía no han sido catalogadas todas las ediciones, pero 20


2015

Anaquel digital nº. 13

hemos visto libros estupendos sobre cinematografía, de gran formato y de diferentes maquetaciones. Los grandes maestros del celuloide (directores, actores, guionistas,..) van a tener un puesto de honor en los anaqueles de este nuevo depósito bibliográfico del CEPA. Precisamente varios de los libros sobre el cine se encuentran ahora mismo a la vista del público y dentro de los expositores del pasillo principal del Centro. Pues ya solo queda esperar que termine todo el proceso de catalogación y que podamos disfrutar de este tesoro cultural y educativo, que debemos a la generosidad y buena disposición de este cántabro con trayectoria internacional. Enhorabuena y agradecimientos a Mario y a todas las personas que están haciendo posible que este gran caudal bibliográfico tenga su sede en nuestro CEPA. Ilustraciones: Archivo fotográfico CEPA Santander

Una dedicatoria de Josefina Aldecoa para Mario Camus

21


2015

Anaquel digital nº. 13

Visto y oído

Sueños, relatos y fantasía El narrador Enrique Álvarez, con los alumnos del CEPA Este curso, el CEPA ha inaugurado un ciclo sobre “Narradores de Cantabria”, coordinado por el servicio de Biblioteca y el Departamento de Comunicación. El objetivo se orienta hacia la promoción de la lectura entre el alumnado de ESPA, esta vez centrado en autores enraizados en la tierra. El narrador Enrique Álvarez, de origen leonés pero residente en Cantabria, ha sido el primero de los invitados en este Ciclo. Previamente, se ha programado uno de los libros de relatos del leonés (Soñar en serio, Valnera, 2014) como lectura obligatoria. A partir de esta lectura, se han analizado los componentes más interesantes de la estructura narrativa: argumento, tema, personajes… Pero especialmente, se ha incidido en algunos de los aspectos más característicos en la prosa de Enrique; tal es el caso del perfil de los personajes, y también lo que concierne a los cierres y finales de las narraciones. Una vez completado todo el proceso de lectura y los comentarios individuales, se organizó un encuentro con el autor, que tuvo lugar el pasado día 25 de noviembre. En el aula 24, y con el aforo lleno, tuvimos 22


2015

Anaquel digital nº. 13

ocasión de intercambiar impresiones con el autor de novelas como Garabandal, la sonrisa de la virgen o El rostro oculto. El acto consistió fundamentalmente en una exposición audiovisual acerca de la biografía y la trayectoria literaria de Enrique. Especialmente fueron interesantes los comentarios del alumnado de 4ª ESPA en torno a los relatos de Soñar en serio; lo hicieron con mucha agudeza y sentido crítico. El autor tuvo ocasión de comentar y precisar algunos detalles de su obra, después de haber escuchado o leído atentamente las reseñas de los alumnos. Como colofón a esta sesión, un grupo de alumnos hicieron una lectura dramatizada del relato “Una mañana con mi primera pareja”, con ilustraciones visuales. En definitiva, una jornada muy instructiva, provechosa y animada, en torno a la literatura y las buenas narraciones. Os dejamos con algunas instantáneas del acto y también con algunos de los comentarios que hicieron nuestros compañeros. Como podréis observar, el listón ha quedado muy alto para la próxima jornada de “Narradores de Cantabria”. Ah! Y no olvidéis que lo mejor para hacer este tipo de comprobaciones es leer buena literatura y buenos relatos… como los que escribe Enrique Álvarez.

Enrique Álvarez, con los alumnos y poco antes de comenzar la sesión

23


2015

Anaquel digital nº. 13

David Bouzo, Alejandro Díaz, Daniel Antillana y Carmen de Isla, en un momento de la lectura de un relato de Enrique Álvarez

* * *

Comentarios críticos a “Soñar en serio” “Una mañana con mi primera pareja” “El Galleguñn es generoso con su sobrino y le da abundante dinero. Pero Carolo “pasa” de su compañero porque ve que todo lo que se dice de su tño no es cierto. Padece una enfermedad pero no es ningñn “raro” y ademñs quiere mucho a su sobrino. Mi final hubiera sido que Carolo obligara a su compañero a entrar en la casa de El Galleguñn y juntos haberlo cuidado y haberse ocupado de él” él (David Quevedo) * * *

24


2015

Anaquel digital nº. 13

No sabemos como es la relaciñn entre Carolo y su tño, pero debe de ser difñcil para un niño contemplar y comprender a su familiar enfermo. Imagino que si El Galleguñn tuviera algñn tipo de comportamiento violento o anormal hacña el niño, ni él ni sus padres desearñan que pasara por aquella casa, ademñs de que, al salir, le da las gracias con total normalidad. Por otro lado, la expresiñn de su cara, ahora dura y seria, su comportamiento esquivo y su silencio nos indican que algo ha pasado, ¿pero el qué? No lo sabemos, no lo podemos saber, sñlo Carolo y su tño lo saben. Lleva una bolsa de plñstico con el negrito (la hucha) dentro, para no mojarse. No sabemos cuñnto dinero ha donado El Gallegñn, si es que ha donado algo. No sabemos hacia donde corre ni por qué con tantas prisas. Intento esclarecer el misterio, comprender a Carolo, comprender a El Galleguñn. Intento encontrar la respuesta entre las palabras no escritas, en los gestos y la lluvia. Tal vez, lo mñs simple sea pensar que Carolo estaba frño y distante, tal vez triste, debido a la impotencia de tener que ver a un familiar en semejantes circunstancias. Tal vez es eso, tal vez sñlo amor, preocupaciñn, el dolor por un ser querido. Tal vez vergüenza por tener que mostrar al mundo mundo

para los niños sus compañeros son un

la terrible realidad de su familia. Tal vez,

acompañando esta mezcla de sentimientos, se encuentre el hecho de que Galleguñn hiciera una donaciñn generosa, lo que les permitirña acabar ya con sus obligaciones, poder disfrutar y almorzar. Tal vez por eso corrña, para entregar la considerable suma de dinero con aire victorioso, o para saciar la gusa que ruge en su estñmago. Una mezcla de la victoria y la derrota. En 25


2015

Anaquel digital nº. 13

la mente de un niño, la realidad y la fantasña se funden, allñ donde el héroe consigue el tesoro. Pero su ser querido sigue sufriendo, acechado por las sombras. (Carmen de Isla)

* * *

Algñn “rifirafe” entre El Galleguñn y El Negrito por ir de nuevo a hablar con Carolo después de todo lo que habña sucedido las cosas no podñan acabar asñ. En la bolsa estaba El Negrito para que no se mojara con la que estaba cayendo en la calle. Yo hubiese hecho como se suele decir “pelillos a la mar” y borrñn y cuenta nueva. Al fin y al cabo la amistad es lo que prevalece por encima de todo. Aunque igual le ponña las cosas en su sitio; las cosas como son y no como las pintan algunos. David Bouzo) * * *

“Una historia reservada” El relato termina de una manera insospechada. No sabemos el contenido de la carta, pero lo intuimos. ¿Cuñl podrña ser? Expresa tu opiniñn acerca de las sospechas infundadas y lo peligrosas que pueden llegar a ser.El contenido de la carta bien podrña la denuncia sobre abusos y vejaciones que sufrña Martñn, por parte del fraile Alejandro. En relaciñn con las “sospechas fundadas”, pienso que, debido a 26


2015

Anaquel digital nº. 13

nuestra condiciñn de “humanos” somos proclives a prejuzgar o sacar alguna conclusiñn, sin tener el cien por cien de certeza sobre

cualquier

cosa,

situaciñn, s

pensamiento

o

el

comportamiento de las personas. En cuanto lo peligrosas que pueden llegar a ser, es que las consecuencias sospecha

de

una

infundada

puede

acarrear un desenlace terrible en el peor de los casos, o en una franca equivocaciñn, la que nos llevarñ sin lugar a dudas

a

un

hecho

desafortunado, el que quizñs nunca podremos enmendar. A lo largo de la historia tenemos ejemplos de grandes tragedias, personales y grupales, seguramente si revisamos la nuestra encontraremos alguna que otra.Daniel Antillana * * *

“Nana” Guillermo lleva a su mujer Nana, con un grave problema en los ojos, a consultar con un supuesto oftalmñlogo (que no es mñs que un “sanador”). La mujer le acusa de tenerla engañada y contar embustes. Para animar a Nana, su marido también le comenta que ha estado con Madeleine, la niña inglesa desaparecida y con la que 27


2015

Anaquel digital nº. 13

su mujer se siente especialmente sensible. Tampoco Nana le cree. Al final Guillermo fallece en la callen y su mujer se queda ciega. El comportamiento de Guillermo lo veo mal porque no se puede estar engañando a una persona siempre. Hay que decir la verdad porque al final siempre te acaban pillando, que las mentiras no llevan a ningñn sitio. No le hubiera creñdo porque ella pensarña que es una de tantas mentiras que le ha dicho ya. Alberto Fernñndez * * *

“Un día y veinte años” Pocos datos tenemos que nos ayuden a esclarecer qué sucediñ entonces, cuñl era la relaciñn entre Alfonso y Estrella y sñ es posible que Camino, en su evidente estado depresivo y su papel como madre, pudiera haber vivido los acontecimientos de una forma poco objetiva. En mi opiniñn, todos actuaron con nobleza a la luz de los datos que se nos aportan. Es posible que Alfonso tuviera un interés oculto hacia Estrella, es posible que en

algñn

momento

el

mutuo

interés

pudiera

haber

desembocado en romance; pero poco sabemos al respecto. Partiendo siempre desde una base objetiva sñlo podemos llegar a interpretar que Alfonso, siendo cura de un pueblo pequeño y muy allegado a sus feligreses, no es de extrañar que tuviera una sana relaciñn de amistad y compañerismo con la hija de Camino. De hecho, ella misma comenta que Alfonso era asñ con todas las personas en el pueblo; Pocos datos tenemos que nos ayuden a esclarecer qué sucediñ entonces, cuñl era la relaciñn entre Alfonso y Estrella y sñ es posible que Camino, en su evidente estado depresivo y su papel como madre, pudiera 28


2015

Anaquel digital nº. 13

haber vivido los acontecimientos de una forma poco objetiva. En mi opiniñn,, todos actuaron con nobleza a la luz de los datos que se nos aportan. Es posible que Alfonso tuviera un interés oculto oculto hacia Estrella, es posible que en algñn momento el mutuo interés pudiera haber desembocado en romance; romance pero poco sabemos al respecto. respecto Partiendo siempre desde una base objetiva sñlo podemos llegar a interpretar que Alfonso, siendo cura de un pueblo pequeño y muy allegado a sus feligreses, no es de extrañar que tuviera una sana relaciñn de amistad y compañerismo compañerismo con la hija de Camino. Camino De hecho, ella misma comenta que Alfonso era asñ con todas las personas en el pueblo. Carmen de Isla * * *

“El fuego breve” Una abuela deja a sus nietos solos en casa y sale a oñr misa, a pesar de lo peligroso que puede ser. En su ausencia, los niños originan un incendio y uno de ellos fallece. La abuela, con remordimientos, acude a confesarse. El cura le habla de “la felicidad eterna” para superar “las quemaduras” de la vida. El cura quiere decir que la abuela tiene que ser mas religiosa y confiar en Dios para poder superar la desgracia. Pero no se pueden tapar las desgracias en la tierra con las creencias y los consuelos del “mñs allñ”. Marcela Pislaru

29


2015

Anaquel digital nº. 13

“La Ley” “Trata sobre un cura al que sus feligreses le tienen por un santo, muy buen hombre, tranquilo… Pero él cree que no lo es. Este pensamiento le viene porque quiere cometer una falta para demostrar a todo el mundo y a sñ mismo que no es tan “santo”. Por ello, desea cometer una falta que le haga caer en pecado mortal. mortal Y lo llega a hacer: se arroja a un rño y se suicida.” Manuel Sñnchez Ilustraciones: Archivo fotográfico CEPA Santander y www.google.es/search

30


2015

Anaquel digital nº. 13

Conversamos con…

Saray González: El baile como divertimento y cultura La alumna de 4º ESPA forma parte del Grupo de Coros y Danza de Santander Nuestro CEPA encierra cientos de historias personales y curiosas, que podemos rastrear sin demasiadas dificultades. Siempre nos gusta que aparezcan en nuestras páginas, de vez en cuando, algún ejemplo de superación y de trabajo bien hecho. Trabajo, estudios, aficiones, hijos… Hay personas que estiran el tiempo y las ganas de vivir hasta el máximo. Y, además, rezuman buen humor, alegría y simpatía personal. Aquí os dejamos una historia interesante y una buena ocasión para conocer a una compañera nuestra: Saray González. Saray; para empezar, ¿puedes contarnos algo acerca de tu presencia en el CEPA: cuántos años llevas aquí, qué estudias y qué piensas hacer una vez que te gradúes? -Yo estoy en este Centro desde hace once meses. Comencé en Segundo ESPA; ahora ya estoy en el último curso. Mi propósito es poder realizar un módulo de auxiliar de enfermería. Pero lo que más me anima a estudiar es poder dar un mejor futuro a mi hija, ya que sin ningún estudio apenas puedes conseguir un buen trabajo, por no decir ninguno Así que yo animo a todos a que 31


2015

Anaquel digital nº. 13

saquen la Secundaria, que aunque a veces tengamos bajones y parece que nos cuesta demasiado trabajo, todos podemos conseguirlo si nos lo proponemos. ¿Por qué elegiste continuar estudios en nuestro Centro? -Elegí este Centro gracias a un amigo. Me habló bien del funcionamiento, de su buen ambiente y de los grandes profesionales que hay en él.

Sabemos que una de tus grandes aficiones es el baile. Eres miembro del Grupo Coros y Danzas de Santander, que ha participado en numerosos certámenes nacionales e internacionales y ha obtenido importantes premios. Cuéntanos cómo surge tu afición por la danza y el baile. ¿Tienes antecedentes en tu familia? -Pues soy miembro de este grupo desde que tengo 15 años; es decir, desde hace 13 años. En realidad, me incorporé gracias a dos amigas que ya estaban integradas. Fui un día a un ensayo y me gustó. El Grupo de Coros en la prensa local

Mi afición al baile y a la música me viene desde muy pequeña. Apenas conseguía andar y ya bailaba. Con tres años empecé en una academia de baile clásico y español. En mi familia sí que tengo antecedentes; a mi bisabuela y mi abuelo maternos les encantaba el baile. Es el día de hoy que mi abuelo, con sus 70 años, todavía baila. En cuanto a mi familia paterna, todos bailan, cantan y tocan instrumentos. También sabemos que ahora mismo has tenido que dejar el grupo circunstancialmente porque tienes una tarea y ocupación mucho más importante; eres madre de una niña de 32


2015

Anaquel digital nº. 13

corta edad. ¿Cómo se pueden compaginar el estudio, los hijos, la casa y también otro tipo de tareas o aficiones? -Pues, como ya he dicho al principio, todo esfuerzo merece la pena. Y más si el esfuerzo que realizas es beneficioso para el futuro de un hijo. Pero, la verdad es que a veces necesitaría más horas para poder hacer más cosas. También he de decir que tengo ayuda de mi familia y de mi pareja para todo. Respecto al estudio, lo realizo por las noches. Alguna tarde, con mi hija cuando tenemos tarea, nos sentamos las dos, y a ella le pongo a hacer dibujos y le digo que tiene que estudiar como mamá. También dedico dos horas, cada dos semanas, a coser. Es una afición que tengo y me relaja de todo; es un tiempo que dedico para mí misma en el taller de costura. Ahí es donde confecciono mis vestidos y los de mi hija; para qué comprarlos si lo puedo hacer yo. Saray González (a la derecha) con dos de sus compañeros del Grupo, en Polonia

¿Qué crees que puede aportar el baile a cualquier persona joven de hoy? ¿Aconsejarías esta actividad a la gente de tu entorno? -El baile aporta muchas cosas, como son el bienestar físico, cultura, un ambiente sano… Te hace más sociable. A la gente joven les vendría muy bien; es una manera de estar entretenidos y ocupados en algo interesante. Hay que intentar dejar los malos hábitos y la vida sedentaria. Es cierto que a la mayoría de los jóvenes les gusta el baile asociado a la música moderna. Pero tú practicas otro tipo de baile, ¿son incompatibles?¿qué aporta el uno y el otro? -Para nada son incompatibles. Cada baile aporta algo peculiar, pero la base de todo es la danza clásica. Cualquier tipo de baile tiene su 33


2015

Anaquel digital nº. 13

estética y su belleza. El baile y la danza tienen tanta variedad porque lo practican personas de todo tipo y de todas las regiones y culturas. Ahora bien; cada modalidad es tan digna como cualquier otra; en eso no pueden establecerse distinciones En cuanto a la diferenciación entre el baile moderno y otros géneros más clásicos o tradicionales, yo creo que si presentan diferenciaciones se deben a los rasgos culturales y de época.

Tenemos entendido que has viajado mucho con tu grupo de baile. Dinos cuál fue el viaje que más te ha gustado y más disfrutaste. -He realizado varios viajes, pero hay uno que fue muy especial para mí y me trae muchos recuerdos. Lo realicé con 18 años; lo hicimos a Polonia, al Campeonato Europeo de folclore tradicional. Fuimos en autobús, por lo que tardamos dos días en llegar. Pero gracias a ese viaje conocimos muchas ciudades y países, y tuve ocasión de encontrarme con muchas culturas diferentes. Aunque no ganamos el primer premio, conseguimos un segundo, que consistía en un hacha de plata, que podéis observar en la fotografía. Para nuestro Grupo fue un orgullo traerla para casa. Lo que sí me gustaría recalcar es que es una pena que no se le de tanta importancia a este tipo de baile. Se trata de una actividad cultural y tradicional que tiene una gran importancia histórica, ya que ya lo bailaban nuestros antepasados

Pues nada más, Saray. Muchas gracias por tus palabras, que tengas mucha suerte y hasta la próxima ocasión. Muchas gracias a vosotros y encantada de estar en la revista ANAQUEL.

34


2015

Anaquel digital nº. 13

Rincón creativo

La noche de los cristales rotos La historia que me dispongo a contar sucedió hace mucho tiempo, aunque de alguna manera mi consciencia aún se despierta con el sonido ensordecedor de los cristales y se acuesta con el dolor inconmensurable de todo lo que se perdió en una sola noche. Los recuerdos permanecen vívidos en la memoria, en ocasiones cierro los ojos y mi mente me juega una mala pasada, haciéndome creer que el tiempo no ha transcurrido. Pero ha pasado, el tiempo y el espacio, el frío y el miedo, la desesperación de morir por nuestra identidad, por todo lo que nos define, por todo lo que nos dio nuestro Elohim que nos ayuda a conformarnos como personas en un espacio abstracto entre el bien y el mal. Cada persona debe tener el derecho a la individualidad y, al mismo tiempo, derecho a encontrarse y a formarse a través de pequeños matices; creencias y tradiciones que nos ayuden a saber quiénes somos. Por eso supongo que aquella noche se perdieron mucho más que cristales, mucho más que propiedades, incluso mucho más que las vidas de todos aquellos que no hicieron más que creer y amar sin esconderse. Recuerdo aquella tarde fría, recuerdo la tensión que se vivía desde hacía tiempo entre los murmullos de las extensas calles. Recuerdo las miradas de odio, las conspiraciones furtivas; las mentiras que servían como un polvorín para alentar a los ciudadanos a transgredir las obligaciones morales que nos atañen como seres humanos. Recuerdo la amenaza en cada esquina y recuerdo como el mundo se volvió sordo ante nuestros desesperados gritos de ayuda.

35


2015

Anaquel digital nº. 13

Aquel 9 de noviembre abrí la tienda dos horas antes en la mañana con el fin de cerrarla también dos horas antes. Hacía dos semanas que había encargado el envío de diversos libros y materiales y, por fin, hoy llegarían con el caer de la tarde. Fue un día bastante tranquilo, relajado; aproveché para hacer inventario y reponer los estantes y cajones con el envío que había recibido la semana anterior. En la calle, decenas de personas cruzaron por delante del escaparate a lo largo del día, pero ninguna parecía estar de paseo, ni tampoco haciendo compras, más bien parecía que les incomodaba permanecer a la intemperie, expuestos al peligro. Era comprensible dada la situación. En un momento dado, mi amigo Mordejai me hizo una visita; parecía alterado. Charlamos un rato acerca de la propuesta de nuestro rabí para que los niños del barrio acudieran al estudio del Tanaj los sábados y domingos en horario de mañana, poco después la charla se convirtió en un acalorado debate sobre temas religiosos; intentábamos evitar hablar de la cruda realidad a la que nos enfrentábamos. Estaba anocheciendo cuando mi hijo Saadia entró por la puerta. Saadia es el mediano de entre mis hijos, un chico inteligente e introvertido. Disfruta ayudándome en la tienda, siempre curioso de las novedades en libros, razón por la cual se ofreció a echarme una mano con el pedido que debía recibir a última hora de la tarde. Y así fue, escasos minutos después, el camión de reparto se situaba justo frente a la puerta. Mordejai, Saadia y yo ayudamos a los repartidores que se encontraban exhaustos después de una larga jornada de trabajo. Cuando hubimos metido todas las cajas en el almacén, los jóvenes repartidores nos pidieron, encarecidamente, que anduviésemos con cuidado y a poder ser en el interior de nuestras viviendas. Al parecer habían presenciado diversos ataques contra judíos en el día de hoy y parecían estar seguros de que algo sucedería en las próximas horas. Mordejai y yo nos miramos, pensando quizá que ese mismo sentimiento se repetía desde hacía tiempo, como desgraciadamente también sucedió con nuestros antepasados. Supongo que fuimos ingenuos al pensar que la relativa calma permanecería, al menos, un día más. Pasadas las diez de la noche, Mordejai decidió subir a su domicilio, dejándonos a Saadia y a mí terminando de colocar el material y hacer caja. No sé cuánto tiempo pasó pero antes de poder darme cuenta el fuego consumía las calles... Gritos, sombras, cristales cayendo, personas 36


2015

Anaquel digital nº. 13

huyendo... y los portadores del fuego caminando a paso ligero, como un ejército; buscando a sus víctimas. El miedo me recorrió el cuerpo, sentí un escalofrío subir por mi espalda, mis ojos se llenaron de lágrimas. Temí, temí por mi hijo que estaba tras de mí. Temí por mi familia, temí por mis amigos, temí por mi Dios. Le pedí que se escondiera y yo permanecí allí, inmóvil, luchando por permanecer en pie. Se hizo el silencio y en un segundo el escaparate de mi tienda se había convertido en millones de cristales, anunciadores del final. Las luces y sombras ayudaban a infundir temor en los corazones de los hombres. Los soldados de la muerte quienes, sirviendo de juez y verdugo, amenazaban con reducir a cenizas todo aquello que no rindiera culto a la oscuridad en sus almas; avanzaban con pies de plomo irrumpieron en mi tienda. Me obligaron a salir y a presenciar la profanación mientras escribían en las paredes consignas como “Juden rauss” o “Achtung Juden”. Uno de los verdugos accedió al almacén y poco después escuché risas y un disparo; mis piernas dejaron de funcionar precipitándome hacia el suelo, mi corazón dejó de latir... mi alma dejó dejó de vivir. Deseé la muerte pero ésta no vino a buscarme. Aquel bárbaro asesino sacó el cuerpo inerte de mi querido hijo y lo tiró cerca de mí, como si fuera un trozo de carne sin valor. Me abalancé sobre él y lloré. Recuerdo cada poro de su piel, recuerdo sus manos y la forma en la que mi alma se aferró a aquellos dulces ojos, carentes de vida. Aquel dolor aún me persigue cada vez que respiro; cuando cierro los ojos y su rostro aparece, cuando hablo con nuestro Ehyé-Asher-Ehyé buscando respuestas, cuando me adentro en el universo viviente en los ojos de mi esposa, cuando abrazo al resto de mis hijos... cuando el frío me encuentra en la soledad de la noche. Gran parte de mi ser murió con él, el resto simplemente sobrevive en el amor de mis hijos. Lo que vino después no me importó, de alguna manera lo deseaba. Fui yo quien mató a Saadia y, por ello aún espero que el Gueinom más doloroso me aguarde en la vida venidera. Las alimañas de la ennegrecida luz aprisionaron a una docena de nosotros y nos llevaron a los campos de concentración. No volví a ver a mi familia hasta el final de la guerra y aún doy gracias a Dios porque todos ellos sobrevivieran a semejante tormento. Lo que en aquella fábrica de dolor y muerte sucedió es otra historia que, sin lugar a dudas, pone en entredicho la naturaleza humana. Lo único que sé es que en las almas de los hombres se albergan los más bellos sentimientos pero, en algún rincón la tentación oscura espera que le abras la puerta y le permitas salir y, nuestra historia, es el vivo ejemplo de las consecuencias de este simple acto. Podemos ser hombres honrados o alimañas sin piedad, podemos ser creadores de bastos imperios o destructores de pueblos enteros. Podemos ser y esperar que esto vuelva a ocurrir pero será nuestra responsabilidad si no aprendemos nada del dolor pasado.

37


2015

Anaquel digital nº. 13

Yo perdí a mi hijo porque no quise ver la amenaza hasta que se encontró frente a mi puerta y me condenaré por ello en esta vida y en la próxima. Por este motivo lo escribo, por este motivo mi alma se sincera con todo aquel dispuesto a escuchar. Carmen de Isla (Nivel 4º ESPA) Ilustración: huelladelotro.wordpress.com

38


2015

Anaquel digital nº. 13

Rincón creativo

Una oportunidad para siempre Cuando a mi buen amigo Pepe Sarmiento le dieron la noticia de que en dos meses se tenía que jubilar saltaron en él todas las alarmas. Pepe, era de las personas que desde los dieciocho años había estado trabajando en una agencia de transportes de su ciudad, primero de mozo de carga y descarga y luego, cuando estuvo en posesión de los permiso pertinentes ascendió a chofer. Pepe era soltero y su vida transcurría entre las líneas blancas continuas y discontinuas marcadas en las carreteras, haciendo viajes provinciales, nacionales e internacionales. Estos viajes a veces le permitían pernoctar en casa y otras no, ya que se encontraba a muchos kilómetros de la misma. El pasado fin de semana estuve tomando el vermú de la una con Pepe. El hombre con honda preocupación me comentaba la noticia de su jubilación. Parecía que en vez de haberle dado una excelente noticia le hubiera clavado un puñal por la espalda. El hombre que toda la vida había estado activo de aquí para allá y sin tiempo apenas para hacer otra cosa que trabajar. No podía entender que de la noche a la mañana iba a disponer de todo el tiempo del mundo solo para él… ¿Y para qué necesitaba él tanto tiempo? ¿en qué carajo lo iba a emplea? Esta reflexión en forma de preguntas sin respuestas le hizo macharse con cierto desasosiego cuando nos despedimos. De este nuestro última encuentro hace ahora cuatro meses. 39


2015

Anaquel digital nº. 13

Hace como cinco meses que no veo a Pepe, me cuenta que hace tres se jubiló, y que desde entonces no para. Se ha apuntado en un Centro Cívico de la Ciudad a sus actividades, y combina la gimnasia de mantenimiento de por las mañanas, con la clases de iniciación a la informática por las tardes y aún. Aún le queda tiempo para acudir a ver alguna película entre semana. También creo que se ha echado un amigo en el Centro Cívico, con el que los fines de semana se va de ruta por los pueblos de la región y visita iglesias de diferentes estilos arquitectónicos: románico, gótico, barroco, etc. Quién se lo iba a decir al bueno de Pepe. Él que estaba todo preocupado por pasar de la actividad frenética de su trabajo a no tener ninguna obligación que le tuviese ocupado, a no parar y tener una agenda de múltiples actividades. El otro día le llamé para tomar el típico vermú de la una, el vermú que hace tiempo no tomamos, y no pudo ser posible pues ese mismo día tenía excursión por la mañana y sesión de cine por la tarde. En fin; no veo a Pepe hace unos meses. Su jubilación, lejos de retirarle de las actividades, le ha reactivado. Pepe se ha dado cuenta de que la actividad laboral es una parte que tenemos que pasar en nuestra vida, pero cuando la obligación se evapora puede nacer otra igual de intensa o más que la anterior. Y solo depende de nosotros subirnos a ese tren. Y, por lo visto, el bueno de Pepe no solo lo cogió sino que continua subido en él y aún no ha encontrado la estación donde apearse. JUAN MACHARGO (Acceso Universidad) Ilustraciones: https://www.google.es/search

40


2015

Anaquel digital nยบ. 13

41

Anaquel n 13 diciembre 2015  
Anaquel n 13 diciembre 2015  
Advertisement