Page 18

AVANZANDO EN EDUCACIÓN Aunque todavía queda mucho por hacer, el sistema educativo catalán cada vez se adapta mejor a la nueva realidad de la sociedad catalana. Hace ya más de 30 años que llegue a Cataluña desde Marruecos, soy madre de 3 hijos lo que me ha permitido conocer el sistema educativo desde su escolarización hace ya más de 20 años, y en la actualidad sigo también de cerca el sistema educativo catalán gracias a mi trabajo como mediadora. Y he de decir que me siento satisfecha de su evolución, en la época en que mis hijos empezaron a asistir al colegio, no existían ni aulas de acogida ni clases de apoyo, era yo la que tenia que buscar para mis hijos un profesor particular que les ayudara con los deberes y especialmente con el catalán, para que estuvieran en igualdad de condiciones que sus compañeros de aula. Puesto que lo único en lo que yo les podía ayudar era en matemáticas, ya que toda mi educación había sido en árabe y en francés con lo cual a veces una tarea tan sencilla como ayudar a mis hijos en sus deberes escolares podía resultar contraproducente, debido al desconocimiento del idioma que yo tenia por aquel entonces. Al desconocimiento del idioma propio de Cataluña, hemos de añadir que no todos los padres pueden ayudar a sus hijos, en muchas ocasiones debido a todo lo que conlleva el proceso migratorio, ya que es difícil establecerse en otro país y empezar desde cero. Otras veces debido a la falta de tiempo a causa de jornadas laborales interminables que no les permiten apenas estar con la familia y mucho menos dedicar tiempo a la educación de sus hijos.

18

Por otro lado es cada vez más habitual que las personas inmigradas procedan de zonas rurales de países empobrecidos donde no existe lo que aquí conocemos como educación universal, por ello muchos de los padres, especialmente las madres, de alumnos de origen inmigrante no saben ni leer ni escribir en su lengua materna, por ello será mucho más difícil que aprendan a hacerlo en una lengua que no es la propia y por lo tanto que algún día puedan ayudar a sus hijos en las tareas escolares. En mi caso el valor que yo di y doy a la educación de mis hijos y la impotencia de no poder ayudarles, hizo que pagara a un profesor particular para que les ayudara con los deberes y con el idioma. Pero desgraciadamente no todo el mundo puede permitirse pagar a una academia o a un profesor particular que ayude a los hijos. Muchas familias de origen inmigrante sólo cuentan con una nomina y si se tienen varios hijos es difícil, todos sabemos lo complicado que puede ser llegar a fin de mes y más si hace poco que se ha empezado una nueva vida en un país que no es el propio. Ahora llevo más de 3 años trabajando activamente en el ámbito educativo, principalmente como mediadora, por lo tanto acercando a los padres inmigrados al sistema educativo de sus hijos y viceversa. El hecho de trabajar tan de cerca en el sistema educativo me ha permitido ver los cambios que éste ha experimentado desde años atrás cuando hacia poco que yo había llegado y mis hijos empezaron a asistir al colegio.

He de decir que a pesar de que queda mucho por hacer, los cambios hechos hasta la fecha han sido para mejor. Se han creado aulas de acogida y clases de apoyo, que de forma extraescolar sirven de refuerzo para aquellos niños y niñas que lo necesitan. Destacar también el excelente trabajo de la mayoría de los profesionales que se implican y trabajan para que los alumnos y alumnas de origen inmigrante estén en igualdad de condiciones que sus compañeros autóctonos. Además he de decir que en los colegios donde yo he tenido oportunidad de trabajar ante cualquier pequeño problema se ponían inmediatamente en contacto con los padres, casi siempre a través de un mediador para facilitar la comunicación. Me gustaría concluir de forma optimista diciendo que a pesar de todo el trabajo que queda por hacer, de las inversiones que la administración debe hacer en educación, especialmente en la educación de aquellos niños y niñas que llegan a corta edad a un país que no es el suyo y en donde no se habla su idioma, con el objetivo de que todos los alumnos estén en igualdad de condiciones. Como digo a pesar de todo el camino que queda por recorrer, desde mi primer contacto con el sistema educativo catalán hasta ahora hay una gran diferencia y afortunadamente se ha avanzado para mejor, por ello no debemos desistir.

Malika Khaouja

Revista Attawassul Julio-Agosto 2007  

Revista Attawassul Julio-Agosto 2007

Revista Attawassul Julio-Agosto 2007  

Revista Attawassul Julio-Agosto 2007

Advertisement