Page 1

EN F ER M EDAD D E CHAGAS D ra. M agdalena García Rodríguez La Enfermedad de Chagas o tripanosomiosis americana está producida por el protozoo Trypanosoma cruzi y constituye un importante problema de Salud Pública en América, donde afecta a los sectores más desfavorecidos de la sociedad, siendo una enfermedad íntimamente ligada a la pobreza. Esta

situación la sitúa dentro de la lista de enfermedades consideradas como “desatendidas” por la Organización Mundial de la Salud. Como para el resto de patologías, así consideradas, aunque afectan a millones de personas en el mundo existe poca investigación en relación a métodos diagnósticos o tratamientos eficaces lo que incrementa, en gran medida, su morbimortalidad en las personas afectadas. En la mayoría de los casos la infección se adquiere en la infancia a través de la picadura de su vector, una especie de chinche que vive en casas de adobe. Existen otras formas de trasmisión, factibles también en zonas no endémicas, como son la vertical (de madre a hijo) y a través de transfusiones o trasplantes. Tras las manifestaciones iniciales de la infección Fase aguda, la enfermedad de Chagas, no tratada, pasa a una fase crónica. La mayoría de los adultos infectados no presentan afectación orgánica y por tanto manifestaciones clínicas (fase crónica indeterminada); sin embargo, un 40% de estos pacientes pueden presentar afectación cardiaca, digestiva o mixta. Debido al fenómeno de globalización que nos envuelve y con ello los importantes movimientos migratorios, la enfermedad de Chagas constituye un problema de salud emergente en nuestro medio. En estos momentos es una de las enfermedades importadas tropicales más frecuentes en las consultas de Unidades especializadas. La Sección de Salud Internacional de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Consorcio Hospital General Universitario de Valencia, inició su actividad asistencial con pacientes afectados por enfermedad de Chagas en el año 2004 y hasta la fecha hemos continuado intentando mejorar, día a día, la calidad de nuestra asistencia especializada en estos enfermos. Para ello hemos contado con la ayuda indispensable del Servicio de Microbiología que nos ha permitido contar con la técnicas diagnosticas más novedosas. También ha sido crucial el papel de ASAPECHAVAE, como asociación de pacientes, en las tareas de sensibilización, búsqueda activa de potenciales afectados así como en el apoyo a familias y afectados. Cuando el paciente acude por primera vez, a nuestra consulta, realizamos una entrevista sobre sus antecedentes (alergias, enfermedades, tratamientos habituales, tiempo de estancia en España, etc…) en la cual intentamos también detectar síntomas o signos que puedan hacernos sospechar la afectación de algún órgano, fundamentalmente corazón e intestino, por esta enfermedad. Posteriormente el enfermo se realiza una serie de pruebas complementarias (electrocardiograma, radiografía de tórax, analítica de sangre, estudio digestivo radiológico) para determinar el estadio de la enfermedad en la que se encuentra en ese momento. Los resultados de estas pruebas nos permiten informar de la situación, en cada caso particular, y plantear la necesidad de tratamiento, seguimiento o de realización de alguna otra exploración adicional. Siempre preguntamos, en el caso de las mujeres, si tienen hijos ya que resulta imprescindible, ante la posibilidad de transmisión de la enfermedad de Chagas durante el embarazo, la realización de la prueba diagnóstica a todos los hijos de madres afectadas. El tratamiento en los niños presenta tasas de curación cercanas al 100% por lo que el diagnóstico precoz en esta población es fundamental. Las mujeres embarazadas o que estén dando lactancia en el momento del diagnóstico no podrán ser tratadas ya que los dos fármacos disponibles no deben tomarse en ambas situaciones. A lo largo de estos años hemos atendido y acompañado a los pacientes compartiendo con ellos el


duro camino que supone el diagnóstico de una enfermedad con un arsenal muy limitado de tratamiento efectivo y que, en la mayoría de las ocasiones, se suma a una situación personal compleja dentro del contexto de la inmigración. Resulta fundamental el aportar al paciente, recién diagnosticado, toda la información sobre esta enfermedad. Debemos insistir en el dato positivo de que la mayoría de las personas afectadas por enfermedad de Chagas no presentarán, a lo largo de su vida, ningún problema médico relacionado con esta infección. También debe explicarse al paciente que si resulta importante la detección precoz de la afectación orgánica, fundamentalmente cardiaca, y su control por lo que toda aquella persona que tenga factores de riesgo debe realizarse la prueba diagnóstica y si es positivo acudir a una unidad especializada.

Dra. Magdalena García Rodríguez  

Dra. Magdalena García Rodríguez