Issuu on Google+

 

Saludo  de  bienvenida     Buenas  tardes  y  bienvenidos  todos  a  este  encuentro.  Gracias  por  dejar  vuestras  comunidades   y  familias  y  dedicar  dos  días  a  esta  importante  asamblea.  Gracias  en  especial  a  quienes  llegáis  de   más  lejos  y  habéis  hecho  mayor  esfuerzo  para  desplazaros  hasta  aquí.     Caros   educadores   da   Província   de   Compostela,   bem-­‐vindos   a   esta   Assembleia   de   Missão.   Convido-­‐vos  a  sentirem-­‐se  em  casa.  E  proponho-­‐vos,  a  partir  do  primeiro  instante,  que  esta  reunião,   este   encontro,   esta   assembleia,   a   construamos   juntos.   Convido-­‐vos   e   desafio-­‐vos   a   somar   vidas   e   multiplicar  horizontes.  E  convoco-­‐vos  a  participar  ativamente,  para  que  todos  nós,  aqui  presentes,   sejamos  os  protagonistas  do  encontro:  na  educação  não  há  expectadores,  e  em  família  (e  na  família   marista  também  é  assim)  todos  somos  necessários  e  importantes.     Por  eso,  porque  todos  somos  necesarios  y  juntos  vamos  a  construir  esta  Asamblea,  os  animo   vivamente  a  la  participación  y  el  compartir:     +     Como   todos   sabéis,   nuestra   asamblea   no   comienza   hoy,   pues   llevamos   todo   un   curso   de   proceso  y  reflexiones  en  los  claustros,  los  Equipos  directivos  y  de  animación  y  en  otros  foros,…   Todo  eso  lo  traemos  hoy  aquí,  junto  a  nuestro  quehacer  educativo  cotidiano,  el  de  nuestros   compañeros  educadores,  el  de  nuestros  alumnos…  Sumando  vidas.     +   Y,   a   la   vez,   nuestra   Asamblea   no   acabará   el   próximo   sábado…,   porque   mira   hacia   adelante,   tiene   vocación   de   futuro   y   quiere   desembocar   en   propuestas   y   líneas   concretas   de   crecimiento  para  nuestra  misión…  Abriendo  horizontes.     Creemos   en   la   educación   y   la   evangelización,   y   apostamos   por   ellas   y   por   su   necesidad,   su   urgencia,  su  futuro;  porque  entendemos,  como  decía  Unamuno,  que  en  esta  apasionante  vocación   de  educar  siempre  tenemos  que  procurar  ser  “más  padres  de  nuestro  porvenir  que  hijos  de  nuestro   pasado”.     Pues   eso   os   deseo   y   a   eso   os   invito   hoy:   a   entrar   a   fondo   en   esta   Asamblea   Provincial   de   Misión   que   comenzamos;   a   seguir   construyendo   la   misión   educativa   y   evangelizadora   de   nuestra   Compostela  marista;  y  a  hacerlo  juntos.  Muchas  gracias.  

 


1. Saludo de bienvenida