__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

REVISTA DE LA ARQUIDIÓCESIS DE PUERTO MONTT

“Nadie se salva solo” Campaña Solidaria

EDICIÓN N˚4

Pág.02

Arzobispo Ordena Diácono a seminarista de la arquidiócesis Pág.17 Católicos llaman a rezar el Rosario Posadas Navideñas en Llanquihue

Pág.23

Pág.26

Pág.11

Pág.29


NOTICIAS

VIDA PASTORAL

Campaña solidaria “Nadie se Salva Solo” Realizó campaña de Navidad

El Arzobispado de Puerto Montt, realizó jornada de evaluación de la primera etapa de la campaña y realizó Campaña Navideña junto a la agrupación Peregrinos Solidarios. El Arzobispado de Puerto Montt junto a la agrupación “Peregrinos Solidarios”, se reunieron en videoconferencia para evaluar el trabajo desarrollado durante los primeros meses de implementación de la campaña “Nadie se Salva Solo”. La jornada de evaluación, realizada durante el mes de noviembre, fue presidida por el Arzobispo de Puerto Montt, Monseñor Fernando Ramos Pérez, junto al Vicario General y asesor de la campaña, Pbro. Daniel Acuña Burgos. El balance del trabajo realizado a seis meses de la implementación y ejecución de “Nadie se salva solo”, arrojó sólo resultados positivos, entregando esperanza y ayuda a través de canastas de alimentos y útiles de aseo, a 1054 familias distribuidas a lo largo de toda

Revista

la arquidiócesis, en un trabajo solidario iniciado en el mes mayo de este año. En la reunión, tanto los encargados, como los agentes parroquiales que trabajaron en esta campaña, señalaron su agradecimiento por la ayuda recibida en cada entrega mensual, evaluando el proceso de manera positiva, recalcando la necesidad de abrir espacios de colaboración a nivel diocesano. Durante el mes de diciembre, el Arzobispado de Puerto Montt y el equipo de “Peregrinos Solidarios”, continuó trabajando esta vez para ir en ayuda de quienes más lo necesitan, reuniendo y entregando canastas navideñas solidarias. Para hacer esto posible, se recolectaron recursos a través de donaciones de dinero a la cuenta corriente N° 28031432 del Banco Scotiabank, a nombre del Arzobispado de Puerto Montt, RUT: 70.208.500-8. Para contacto y sugerencias puede comunicarse al correo: ayudacovid@arzpm.cl

Director: GUILLERMO P. PARADA CONTRERAS Representante Legal: † FERNANDO RAMOS PÉREZ, ARZOBISPO DE PUERTO MONTT Fotografía: GUILLERMO P. PARADA CONTRERAS Foto Portada: NACIMIENTO CATEDRAL “NUESTRA SRA. DEL CARMEN DE PUERTO MONTT”

Benavente 385 • 2do. Piso • Fono: 65 225 2215 ''Las opiniones vertidas en esta revista son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten”

02


EDITORIAL

la Navidad que a todos nos cautiva? ¿por qué creyentes y no creyentes la ¿Qué tiene celebran de alguna forma? Nuevamente

estamos llegando al fin de un año y las fiestas son precedidas justamente por la Navidad. Para muchos, esta fiesta es para encontrarse en familia, hacerse regalos, festejar especialmente a los niños y pensar en momentos de paz y felicidad. Para los cristianos, en cambio, es una celebración que va mucho más allá de un momento del año en que se evocan buenos sentimientos. La Navidad es una conmemoración que recuerda un hecho histórico, que ocurrió hace mas de 2000 años, en un lugar muy lejano. Como conmemoración es más que un recuerdo; es una actualización; es un viaje en la historia para que ese hecho de muchos años atrás, se haga presente en el aquí y ahora. Es traer el pasado al presente. Y no puede ser para menos. Se trata del hecho más significativo de la historia de la humanidad, pues es el nacimiento del Hijo de Dios bajo la condición humana, es decir, como todos nosotros. Que los cristianos reconozcamos en ese pequeño niño que nació en un pesebre de Belén hace muchos atrás, al mismo Dios que se hace uno de nosotros, nos produce un impacto de tal magnitud que nuestra vida se entiende desde este acontecimiento. Por eso Navidad es una fiesta por una parte humilde y sencilla, y por otra con un poder de impacto y trascendencia inigualables. Este año, sin embargo, todo ha sido diferente y Navidad también será diferente. Con la llegada del covid-19 en marzo, todo nuestro modo de vivir se ha visto alterado. Con dolor hemos constatado que este pequeño virus posee una agresividad que puede ser letal para el ser humano. Solo en nuestro país tenemos que lamentar más de 15.000 fallecidos, muchos hospitalizados y una población entera atemorizada y angustiada por los efectos que produce este organismo tanto en la salud como en la economía familiar y personal. Lamentablemente, los efectos negativos de la pandemia en la sociedad aún no somos capaces de cuantificar. Las autoridades sanitarias nos han invitado a tomar varias medidas en estas fiestas de Navidad, evitando especialmente las aglomeraciones y manteniendo las buenas prácticas de uso de mascarilla, distanciamiento físico y lavado frecuente de manos. Sería una gran irresponsabilidad y falta de solidaridad de nuestra parte si no tomamos en serio estas medidas, pues la salud de todos es un imperativo que no podemos descuidar. Con la presencia del coronavirus, nuestra celebración de Navidad también se ve alterada. Dependiendo del paso en el que nos encontremos en cada comuna, habrá más o menos posibilidades de tener algunas

+ Fernando Ramos Pérez Arzobispo de Puerto Montt

celebraciones litúrgicas, siempre respetando los aforos permitidos. Tampoco será posible hacer encuentros familiares muy numerosos, pues también nos piden que no haya reuniones masivas en las casas. ¿Significa esto que no podremos celebrar la Navidad o que la Navidad será sólo a medias? Nada de eso. Tal vez como nunca tenemos la oportunidad de entrar en el misterio del nacimiento de Jesús, despojado de todos los agregados que con el tiempo se han ido poniendo a la Navidad. La excesiva preocupación de comprar regalos, de preparar una fiesta, de arreglar la casa con luces coloridas, nos ha hecho correr el riesgo de tapar el misterio que celebramos en esta fiesta. En cambio, la austeridad que nos imponen las medidas restrictivas por el covid-19, ciertamente nos ayuda a volver a lo esencial, a prepararnos dejando de lado tanto “adorno” navideño y preguntarnos si estamos realmente dispuestos a abrir nuestro corazón para que se haga presente el nacimiento de Jesús en nuestra vida. La fe en Jesucristo no es solo “informativa” acerca de las verdades de fe en las que creemos, sino también “performativa”, es decir, nos transforma de acuerdo a los valores del Reino para que haya en nosotros una verdadera conversión. La noche de Navidad la reconocemos como Noche de Paz y de todos los valores que surgen del Dios-con-nosotros; de esta forma, hemos de preguntarnos si realmente queremos convertirnos en agentes de paz y comunión entre los seres humanos. Los textos del Antiguo Testamento, que se leen en abundancia en la liturgia del tiempo de adviento, nos hablan del Mesías que viene a salvar a su pueblo de todo aquello que lo angustia y oprime. En el contexto que estamos viviendo hoy, esta Navidad puede ser un importante reconocimiento de nuestra profunda necesidad de ser salvados y de que el pequeño Niño de Belén es realmente la fuente de nuestra esperanza y alegría para el futuro.

03


EL MENSAJE DE NUESTRO PASTOR

REFLEXIONES DE MONSEÑOR FERNANDO RAMOS PÉREZ Plebiscito En dos semanas más, todos los habitantes del país que tienen derecho a voto tendremos que pronunciarnos si queremos que permanezca la actual Constitución Política de la República o iniciamos un proceso que concluya con una nueva constitución para el país. Siendo la ley fundamental de la organización política del país, la constitución es clave para el desenvolvimiento de la sociedad civil, fijando principios de organización, estableciendo los organismos del Estado, las responsabilidades y facultades de las principales autoridades, y formulando los derechos de los ciudadanos que han de ser tutelados en cualquier circunstancia. Más allá de la opción que cada uno decida en el santuario inviolable de su propia conciencia, sea por la opción del apruebo o por la del rechazo, ambas legítimas, la pregunta acerca de la ley fundamental del país nos plantea el desafío acerca de los principios que sustentan nuestra sociedad y hacia dónde la queremos conducir. La tradición democrática de nuestro país ha visto siempre como un principio indiscutido e inviolable la dignidad de la persona humana y el derecho a la vida. La percepción de que cada persona es única, irrepetible y absolutamente original naturalmente ha de cristalizar en un cuerpo jurídico que vele y custodie a todo ser humano. Las fuertes contradicciones económicas y sociales, que se han hecho evidentes en el estallido social y en la expansión del covid-19, tienen que ser enfrentadas desde los principios de la solidaridad, subsidiaridad y la búsqueda del bien común. La red de relaciones en la que se desenvuelve nuestra vida, ha de activarse para salir al encuentro de los más vulnerables de nuestra sociedad. Esto evidentemente requiere de las autoridades un compromiso decidido para buscar el bien común y no moverse por intereses personales o sectoriales en el ejercicio de los encargos recibidos. Indudablemente el plebiscito nos pone ante un desafío muy grande. En la medida que todos aceptemos este reto con responsabilidad y con ánimo participativo, podremos sin lugar a dudas ver nuestra democracia fortalecida. Por este motivo, tomando los resguardos

sanitarios que correspondan, la invitación es a que todos los ciudadanos podamos concurrir a los centros de votación el día del plebiscito para emitir nuestro voto. Una vez más Chile necesita del compromiso de todos sus ciudadanos. Sabiduría humana, sabiduría divina Qué duda cabe. Uno de los desafíos más grande que todo ser humano tiene que enfrentar en su existencia, tiene que ver en cómo se han de afrontar los problemas y cuestionamientos inherentes a la condición de toda persona humana. En este sentido, vivimos una paradoja que nos inquieta permanentemente: por una parte, anhelamos llevar una vida plena, sin sobresaltos y grandes dificultades, y por otra, la vida misma nos hace vivir las exigencias del presente y la incertidumbre del futuro. Es una tensión que experimentamos todos. Ante esto, habitualmente valoramos y reconocemos a algunas personas que poseen habilidades y conocimientos con los cuales saben enfrentar la vida. Admiramos muchas veces la calidad humana de estas personas, pues saben relacionarse con todos. Reconocemos la serenidad con la que enfrentan momentos difíciles en sus vidas, sin nunca perder el equilibrio. Notamos la perspicacia y agudeza para darse cuenta lo que está en juego en cada conflicto o dificultad de la vida. Este tipo de personas son las que reconocemos como personas sabias. No necesariamente han estudiado mucho o tienen grandes títulos universitarios en prestigiosos centros de educación superior; tampoco han recibido reconocimientos internacionales, ni menos han hecho descubrimientos trascendentes para la humanidad. Pero son los sabios de la vida cotidiana, aquellos que saben vivir en plenitud.

04


EL MENSAJE DE NUESTRO PASTOR

En el Antiguo Oriente, en Mesopotamia y Egipto, floreció una abundante literatura sapiencial y el pueblo de Israel de aquellos años no se quedó atrás, generando textos de gran profundidad como los libros de la Sabiduría, Proverbios, Eclesiastés, Eclesiástico y Job, todos del Antiguo Testamento. Prototipo del hombre sabio fue el rey Salomón, quien supo gobernar a su pueblo con justicia y equilibrio, porque era un hombre sabio. Ante los nuevos desafíos que hemos de enfrentar como nación, más que expertos, necesitamos de sabios que iluminen el camino. Es una buena ocasión para que todos podamos recorrer las hermosas páginas de estos libros donde la sabiduría de Dios ayuda a la sabiduría humana. Como dice el salmista en su oración al Dios de la vida: «Retraigo mis pasos de toda mala senda para guardar tu palabra […]. Para mis pies antorcha es tu Palabra, luz para mi sendero» (Sal 119, 101.105). Fe y Vida Muchas veces en la vida cuando tenemos que enfrentar alguna dificultad o no sabemos cómo va a concluir un proceso complejo que nos puede afectar, recurrimos al consejo de alguna persona de confianza. No es raro escuchar la recomendación de que tenemos que tener fe de que las cosas se van a solucionar. Pero, ¿qué significa tener fe? Para algunos es tener confianza, para otros expresa una profunda convicción; para quienes tienen una mirada de mayor trascendencia, la fe es seguridad de que Dios intervendrá para nuestro bien. Naturalmente en el Nuevo Testamento se expresan varias aproximaciones de lo que implica la fe. En la carta a los Hebreos, se afirma que «la fe es fundamento de lo que se espera y garantía de lo que no se ve» (Hb 11,1). Desde esta afirmación, el mundo cristiano siempre ha reconocido la fe como un elemento constitutivo de la experiencia religiosa, junto a la esperanza y la caridad (1Co 13,13), que con el correr de los tiempos las ha denominado virtudes teologales, es decir, opciones humanas que se sustentan en un don divino y que tienen como objeto al mismo Dios. Con el advenimiento del racionalismo en el s. XVIII, el mundo occidental comenzó a poner en tela de juicio la fe, ya que, según ellos, pertenecía al ámbito de la oscuridad del conocimiento irracional, mítico y supersticioso que sometía a los pueblos a una perenne ignorancia que la sola razón podría superar. Por este motivo, se intenta examinar y cuestionar la

fe desde la razón. Sin embargo, desde los inicios del cristianismo hay un genuino interés en explicar racionalmente la experiencia religiosa. San Pedro escribía a sus destinatarios que tenían que estar «siempre dispuestos a dar respuesta a todo el que les pida dar razón de su esperanza» (1Pd 3,15). Algunos siglos después San Agustín insistía que la fe ha de seguir los dictados de la inteligencia. Ya en el s. XIII Santo Tomás de Aquino se apoya en la filosofía de Aristóteles para formular los principales contenidos de la fe cristiana. En el actual contexto de gran incertidumbre que vivimos tanto en nuestro país como en el mundo entero, la fe es una gran luz que reafirma nuestra condición de hijos de Dios con una vocación común. No es una fe desencarnada e irracional. Es una fe que se expresa al modo humano, incorporando la inteligencia, los sentimientos, la mente y el corazón. La fe, que articula y ordena la experiencia humana, se convierte así en un gran faro de orientación para la vida. Fe y esperanza ¿Se puede esperar en la vida algo mejor de lo que se está viviendo diariamente? Cuando nos toca experimentar la fragilidad de la existencia y la debilidad de nuestra condición humana, como se ha puesto en evidencia con dramática urgencia en estos tiempos de pandemia, ¿es razonable pensar y anhelar la esperanza de que algo va a cambiar? Una de las características auténticamente humana es la condición de ser sujetos con esperanza o que pueden generar la esperanza. Podemos mirar al futuro como el ámbito del cambio positivo que nos incentiva a superar el presente. Pero ¿de dónde surge la esperanza, de qué se alimenta? Hay una esperanza voluntarista o la que se nutre de las posibilidades humanas de realizar algo sobresaliente. Es la esperanza del súper héroe, que cree vencer la adversidad desde sus capacidades personales y heroicas. Sabemos que en la historia ha habido muchos intentos de este tipo, pero la mayoría ha conducido a una profunda decepción al constatar la limitación humana y su connatural incapacidad de vencer la adversidad a golpes de voluntad. Para los cristianos, las palabras de San Pablo son siempre iluminadoras, pues nos invitan a centrar la esperanza en el don de Jesucristo (cf. Ef 2,12-13), que rompe las barreras entre los seres humanos y

05


EL MENSAJE DE NUESTRO PASTOR

nos acerca a todos a la nueva Alianza con Dios e invita a superar la aflicción de los que viven sin esperanza (cf. 1Tes 4,13). Por eso, Benedicto XVI plantea el valor de la fe para la esperanza: «La fe no es solamente un tender de la persona hacia lo que ha de venir, y que está todavía totalmente ausente; la fe nos da algo. Nos da ya ahora algo de la realidad esperada, y esta realidad presente constituye para nosotros una “prueba” de lo que aún no se ve. Ésta atrae al futuro dentro del presente […]. El hecho de que este futuro exista cambia el presente» (Spe salvi, 7). En este tiempo de adviento, en que nos preparamos para celebrar la Navidad, nuestra esperanza se ve profundamente renovada, pues nos invita a reflexionar en qué afirmamos y sostenemos nuestra existencia. Para algunos, la esperanza se sustenta en los avances científicos, para otros en los logros personales; para los cristianos, sin desconocer lo anterior, desde la fe la esperanza tiene un nombre preciso: Emmanuel, Dios-con-nosotros, y lo podremos contemplar en el niño que se encuentra en el humilde pesebre de Belén. ¿Eutanasia en Chile? Hace algunos días, nos enteramos por la prensa que la Cámara de Diputados y Diputadas de Chile había aprobado en general la idea de legislar una ley que permitiría la realización de la eutanasia en determinados casos. Hace algunos meses un grupo de parlamentarios había presentado este proyecto y de repente, casi sin discusión o debate con la sociedad civil, apareció en tabla y fue votada. A partir de este momento, ha habido tibios intentos para debatir la posibilidad de que en Chile se legalice la eutanasia.

Hay dos aspectos fundamentales detrás de este proyecto. El primero se refiere a la experiencia subjetiva de querer terminar con la propia vida. Es ciertamente una de las decisiones más dramática que una persona humana puede tomar. Habla no sólo del dolor que se padece, sino también de la desesperación ante un futuro que se acaba, el abandono que se experimenta por ausencia de los seres queridos, la constante amenaza de un entorno hostil. Esto nos interpela y nos pregunta ¿y nosotros dónde estamos que permitimos esta sensación de abandono? ¿qué hace la sociedad, la familia, los amigos para salir a su encuentro y acompañarlo? Desde el punto de vista médico, los cuidados paliativos cada vez más abren una puerta de cercanía y atención eficaz ante el sufrimiento de un paciente, pero ¿quiénes tienen realmente acceso a este tipo de cuidados? El segundo aspecto se refiere a ¿quién tiene derecho a quitar la vida de otro ser humano? ¿basta que alguien lo solicite para acceder a su petición? ¿puede el Estado conceder ese derecho? La historia de la humanidad da cuenta de innumerables hechos en que se acaba con la vida de otros, arguyendo los motivos más variados, pero dejando una secuela de dolor y desesperación en los sobrevivientes. Por eso, hace menos de un siglo la humanidad ha establecido que el derecho a la vida es uno de los derechos humanos fundamentales: inalienable, inviolable y universal. ¿Cómo se compatibiliza la eutanasia con esta certeza ética y jurídica? Esperamos que este proyecto tan importante pueda ser debatido con seriedad y sin descalificaciones, para que realmente se tome el peso de que puede llegar a ser, en caso de que se apruebe, un grave retroceso de nuestra sociedad.

Entre los que están a favor, frecuentemente argumentan que una persona tiene derecho a solicitar que terminen con su vida cuando padece un gran sufrimiento por una enfermedad terminal que lo aqueja. Pero ¿es solamente eso lo que está en juego con la eutanasia?

06


EL PAPA

Última Carta Encíclica del Santo Padre Francisco sobre la fraternidad y la amistad social

FRATELLI TUTTI Lineamientos para un Mundo más justo y fraterno

Con un lenguaje conmovedor y cercano, esta carta propone el tipo de fraternidad que requiere nuestro tiempo actual para superar los conflictos sociales y políticos más relevantes. El documento está inspirado en la figura de San Francisco de Asís y en la parábola del Buen Samaritano, con esto el Papa Francisco propone que la fraternidad y la amistad social deben ser los caminos concretos para trabajar por la justicia y por la paz. Por: Andrea Villalobos W.

Junto a la tumba de San Francisco, el 3 de octubre del año 2020, víspera de la Fiesta del “Poverello”, y en el ya octavo año del Pontificado, el Papa Francisco firmó su tercera Encíclica, en la ciudad de Asís, Italia. Titulada “Fratelli TuttI”, que significa “Hermanos todos”, es un escrito que él mismo ha catalogado como una “encíclica social” debido a que en ella busca dar luces y respuestas a cuáles son los grandes ideales y caminos concretos a recorrer

para quienes quieren construir un mundo más justo y fraterno en sus relaciones cotidianas, en la vida social, en la política y en las instituciones. El título de esta nueva encíclica se debe al texto “Admoniciones” de San Francisco de Asís, que usó esas palabras “para dirigirse a todos los hermanos y las hermanas, y proponerles una forma de vida con sabor a Evangelio”, señala el escrito. El Santo Padre, en el primer párrafo plantea: “Allí declara feliz a quien ame al otro «tanto a su hermano cuando está lejos de él como cuando está junto a él». Con estas pocas y sencillas palabras expresó lo esencial de una fraternidad abierta, que permite reconocer, valorar y amar a cada persona más allá de la cercanía física, más allá del lugar del universo donde haya nacido o donde habite. Escrita Para Todos: Dimensión Universal del Amor Fraterno

08


EL PAPA

Se subraya en esta nueva Carta Encíclica, el aspecto del amor fraterno, en el sentido de ser dirigida a todos. “Entrego esta encíclica social como un humilde aporte a la reflexión para que, frente a diversas y actuales formas de eliminar o de ignorar a otros, seamos capaces de reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad y de amistad social que no se quede en las palabras. Si bien la escribí desde mis convicciones cristianas, que me alientan y me nutren, he procurado hacerlo de tal manera que la reflexión se abra al diálogo con todas las personas de buena voluntad”, puntualiza el Papa Francisco. Lecciones de una Pandemia En el contexto de una pandemia mundial que dejó al descubierto nuestras propias vulnerabilidades y lo desconectados que estamos unos de otros, así como la crisis socio-política a nivel mundial y local, el Sumo Pontífice nos insta a tomar consciencia de que estamos todos en la misma barca y que nadie se salva solo. Él recalca que es muy importante reconocernos unos a otros como hermanos e hijos de un mismo creador y miembros de la misma familia humana. Para esto es necesario revisar los valores de nuestra sociedad y establecer como base prioritaria una cultura del encuentro. ¿Cuáles son los grandes ideales, pero también los caminos concretos a recorrer para quienes quieren construir un mundo más justo y fraterno en sus relaciones cotidianas, en la vida social, en la política y en las instituciones? Esta es la pregunta a la que pretende responder principalmente “Fratelli tutti”. El ejemplo del Buen Samaritano La Encíclica Fratelli Tutti es una propuesta para ponerse a trabajar desde ya por esa cultura del encuentro. Luego de un profundo análisis de la realidad que vivimos, el Papa plantea signos de esperanza, desarrolla conceptos de libertad, igualdad y fraternidad. “Un ser humano está hecho de tal manera que no se realiza, no se desarrolla ni puede encontrar su plenitud «si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás», para eso nos plantea líneas de acción para trabajar un diálogo más profundo y fecundo entre las personas y así podamos ser una sociedad más humana y santa. Es en el segundo capítulo, “Un extraño en el camino”, donde habla de la figura del Buen Samaritano, y en

él el Papa destaca que, en una sociedad enferma que da la espalda al dolor y es “analfabeta” en el cuidado de los débiles y frágiles, todos estamos llamados - al igual que el buen samaritano - a estar cerca del otro, superando prejuicios, intereses personales, barreras históricas o culturales. Todos, de hecho, somos corresponsables en la construcción de una sociedad que sepa incluir, integrar y levantar a los que han caído o están sufriendo. El amor construye puentes y estamos “hechos para el amor” (88), añade el Papa, exhortando en particular a los cristianos reconocer a Cristo en el rostro de todos los excluidos . El principio de la capacidad de amar según “una dimensión universal” se retoma también en el tercer capítulo, “Pensar y gestar un mundo abierto”: en él, Francisco nos exhorta a “salir de nosotros mismos” para encontrar en los demás “un crecimiento de su ser” , abriéndonos al prójimo según el dinamismo de la caridad que nos hace tender a la “comunión universal”. Después de todo - recuerda la Encíclica - la estatura espiritual de la vida humana está definida por el amor que es siempre “lo primero” y nos lleva a buscar lo mejor para la vida de los demás, lejos de todo egoísmo.

¿Qué una Carta Encíclica? Son escritos amplios y con relativa sistematización, de contenido doctrinal ordinariamente, y en ocasiones de alcance pastoral y exhortativo. El término Encíclica viene a significar "cartas circulares" (encyclicae) y alude a comunicaciones públicas del Papa que divulga con cierta notoriedad y universalidad. Pablo VI dijo que la encíclica es como "un documento, en forma de carta, enviado por el Papa a los Obispos del mundo entero". Estrictamente no siempre va a los Obispos, pues en algunas ocasiones ha sido dirigida a los sacerdotes y fieles, e incluso con Juan XXIII ("Pacem in terris", 1963) a todos los hombres de buena voluntad. Ordinariamente la encíclica pretende: enseñar sobre algún tema doctrinal o moral; fomentar alguna devoción o adhesión; condenar algún error o actitud nociva; informar sobre algún peligro doctrinal o espiritual; analizar alguna situación cultural o social en clave evangélica para conocimiento de los fieles. Ésta última es el caso de Fratelli Tuti. Fuente: Texto extraído de www. catequesis.lasalle.es

09


REPORTAJE Guillermo Parada Contreras

Ojos que no ven, corazón que sí siente El Arzobispado de Puerto Montt ejecutó proyectos sociales durante el año 2020 junto a la Seremi de Desarrollo Social y Familia, entregando esperanza y calidad de vida a muchas personas que no vemos, quizás absortos en nuestras preocupaciones y en nuestro diario vivir, sin embargo, están ahí y claman por ayuda y dignidad.

Este albergue contó con 20 cupos permanentes y sus residentes guiados e instruidos por los profesionales que Fundación Casa Nazareth contempló para la ejecución del proyecto, en relación a todos los protocolos sanitarios vigentes, prestando además una atención y cuidado integral de la salud de los residentes.

A comienzos de año, el Arzobispado de Puerto Montt puso a disposición de la Seremi de Desarrollo Social y Familia, dos recintos para dar inicio a la implementación del Albergue Protege Calle 24/7 COVID-19 en la comuna de Puerto Montt. Esto con el fin de proteger a las personas en situación de calle, el que cumplió también un rol importante en la prevención del contagio por coronavirus.

Alex Gallardo Campos, Administrador de la Fundación Casa Nazaret y coordinador del Albergue Protege y el Albergue Refuerzo, que gestiona la Fundación junto al Ministerio de Desarrollo Social y Familia de los Lagos, nos proporciona más antecedentes sobre el como se gestó este proyecto de colaboración mutua, “a finales de marzo del año 2020, recibí la llamada de Monseñor Fernando Ramos, Arzobispo de Puerto Montt, donde me comentaba que el Ministerio de Desarrollo Social había hecho una invitación, la que consistía en la posibilidad de poder contar con las casas de la fundación para poder ejecutar este proyecto. La verdad no tuvimos mucho que pensar la situación y finalmente se puso a disposición toda la infraestructura para poder llevar

La mayoría de estas personas, no tiene redes de apoyo social, cuentan con historias de vida asociadas a la vida en la calle, muchas de ellas con dificultades psicosociales y discapacidad intelectual.

11


a cabo este proyecto. Primero comenzó el albergue Protege en el Centro Espiritual Santa Teresa de los Andes, en que se acoge a personas que están en situación de calle, que debido a la pandemia han aumentado, por diversos motivos. Esta acogida se realiza luego de la evaluación social, a cargo de una profesional Asistente Social, y de los profesionales que son parte del equipo de trabajo y que colaboran en la ejecución del programa”. Respecto de lo que ha significado esta experiencia para la Fundación, Alex Gallardo manifiesta que ha “para nosotros es una nueva y motivadora experiencia, ya que la esencia de la Fundación es proveer a la comunidad de un lugar donde principalmente se puedan realizar reuniones de trabajo, retiros espirituales, principalmente con colegios, comunidades cristianas y empresas que han encontrado acá un lugar adecuado para hacer actividades de capacitación. Poco a poco hemos abierto una brecha para trabajar con nuevas empresas, organismos privados y de gobierno, pero nunca habíamos trabajado 24/7 con personas en situación de calle”. En relación con esto último, comenta que en trabajo que ahora estamos realizando, no se acerca a lo que estábamos trabajando, “Cuando vivían religiosas acá, teníamos un comedor abierto donde se entregaban almuerzos, ahí teníamos un poco de contacto, con las personas que acudían y solicitaban alimentación para luego retirarse. Pero vivir con ellos, ha sido una experiencia totalmente nueva. Ha significado harto trabajo, pero nos ha llenado de mucha esperanza y alegría, porque uno va conociendo en lo más íntimo a estos seres humanos que necesitan de ayuda.

Satisfacción por el trabajo realizado La Secretaria Regional Ministerial de Desarrollo Social y Familia Soraya Said, reconoce el trabajo desinteresado y profesional implementado, “Estamos infinitamente agradecidos del Arzobispado de Puerto Montt, por haber sido nuestros colaboradores inmediatos, ante la urgencia y necesidad en pandemia, de ayudar a los grupos más vulnerables y en particular a las personas en situación de calle en la comuna de Puerto Montt. No solamente realizaron un proyecto bajo los lineamientos del convenio, sino que se destacaron por su vocación, por desarrollar un trabajo mucho más allá de los lineamientos y básicamente lo que logramos fue un trabajo que llega al corazón”. También destacó los resultados de esta tarea, “Con este trabajo con las personas en situación de calle, pudimos llegar a conocer lo que hay detrás de cada situación personal y particular de los usuarios. Lo que involucra la familia, el ámbito de salud, lo que involucra la parte más sensible detrás de esta problemática. Este ha sido un gran trabajo, junto a un equipo tremendo; la verdad es que hay que decirlo, un tremendo equipo liderado por el Arzobispado de Puerto Montt, que se puso a disposición de nuestro Equipo Calle para resolver problemas en el territorio”.

De esta forma, y de acuerdo a lo planificado desde un principio con Monseñor Fernando Ramos, es nuestra misión acoger a estas personas, a nuestros hermanos, que son los más necesitados, entregando atención, cariño, amor y dedicación, colaborando en intentar de proveer un vida digna, durante el tiempo de duración de cada uno de los albergues, que en un principio eran tres meses, lo que se ha extendido debido a la pandemia de Covid19. Nosotros hemos tenido la disposición y seguiremos adelante, en cuanto sea requerido. Sin embargo, los dos proyectos tienen fecha de término el próximo mes de enero.

12


Finalmente, la Seremi sostuvo que “el trabajo lo evalúo de la forma más positiva, creo que sin lugar a dudas de esta crisis levantamos una gran oportunidad y desde ahora en adelante estoy segura, y espero que así sea, vamos a tener unos socios estratégicos, de aquí para muchos años con respecto a la problemática de calle. Ellos saben trabajar esta problemática. Me imagino que también fue un descubrimiento, la posibilidad de que la Iglesia, como siempre ha sido, retome el trabajo territorial y el rol social que debe tener con respecto de los grupos más vulnerables”. Un trabajo para el prójimo El comienzo de la ejecución de estos proyectos, se debe a la preocupación constante de Monseñor Fernando Ramos, sobre el rol que debe cumplir nuestra Iglesia diocesana, y como esta se hace cargo de las necesidades de la comunidad, manifestando que “es el interés del Arzobispado de Puerto Montt y de este Arzobispo, colaborar con las autoridades en la implementación de medidas de mitigación para ir en ayuda de la comunidad, para salvaguardar la integridad de la salud de todos, en especial, como es este caso, de todos nuestros hermanos que viven en situación de calle, más aún en época de otoño e invierno donde el frío y la lluvia aumentan en nuestra zona. Esto se hace mucho más grave al considerar la situación de pandemia del Covid-19 que afecta al mundo. Es por esto, que la Iglesia de Puerto Montt no podía estar ausente y pusimos a disposición de

la Seremi de Desarrollo Social las dependencias de la Fundación Casa Nazaret como albergue". Sobre la continuidad del trabajo desarrollado a la fecha, la Seremi Soraya Said manifiesta que “estamos muy contentos y muy orgullosos del trabajo realizado con el Arzobispado de Puerto Montt y sus equipos. Por último la extensión de los proyectos, producto de este éxito, responde además a la disposición de los espacios, que son del más alto standard, la Casa Nazaret en el sector alto, y el Centro de Espiritualidad Juvenil, en el sector de las Quemas. Estamos hablando de casas con el más alto standard de calidad, con habitaciones individuales, con la mayor dignidad que se les puede entregar a las personas en situación de calle, para además trabajar con ellas respecto a la problemática de erradicación, que también ha sido un paso relevante. Los albergues se extienden hasta el mes de enero, siendo el compromiso nuestro por supuesto, el hecho de que esta colaboración y que este apoyo ha sido fruto de un gran trabajo”. Del mismo modo destacó que esto será posible gracias a que “los inmuebles, cuentan con todas las características y condiciones de habitabilidad requeridas para que las personas que viven en condición de vulnerabilidad, puedan mejorar su situación de vida, con la atenta colaboración de los profesionales que trabajaron y trabajan junto a ellos, posibilitando una época invernal segura, periodo en el que se contó con todos los recaudos habitacionales, sociales y psicosociales, además de brindar los cuidados médicos requeridos para ir en su ayuda.

13


Proyecto ad portas

“Fui forastero y me diste abrigo”

Durante los últimos meses del año 2020, la Fundación Casa Nazaret tuvo la visita de la Directora Nacional del Programa Calle. En esta visita ella manifestó el interés de poder seguir contando con los albergues y el trabajo del equipo implementado por la Fundación, en tanto la pandemia de Covid 19 continúe declarada, con el fin de proteger del contagio a los usuarios, con el fin de que permanezcan en un lugar seguro, donde reciban todas las prestaciones sociales, asegurando su salud, con una estadía cómoda y confortable, además de entregarles dignidad y felicidad.

Por otro lado, el Arzobispado a través de la Pastoral Social Caritas Chile, se encargó de llevar a cabo las “Rutas Sociales” o “Ruta Calle” en la comuna de Puerto Montt. Este trabajo de seis meses en sectores céntricos de nuestra ciudad, buscó ir en ayuda de personas que han hecho de la calle su lugar de vida y residencia permanente, y que pese a los intentos por evitar que sigan exponiéndose a los embates del clima y la intemperie, se han negado voluntariamente a radicarse en un lugar permanente o de tránsito que cuente con las condiciones que aseguren una mejor situación de vida.

Del mismo modo, el Servicio Nacional de Discapacidad, ha cursado la invitación para çabrir e implementar una residencia, en la casa central, que es la Casa Nazaret, la que estará dirigida a la atención de personas con discapacidad intelectual, a lo cual Monseñor Fernando Ramos, ya ha entregado todo su apoyo, con lo que se busca ir en ayuda de nuestros hermanos más desposeídos y que más han sufrido los efectos de esta dura pandemia.

Andrea Sanz, coordinadora del Proyecto Ruta Calle, afirma “Este equipo tuvo la responsabilidad de entregar y distribuir alimentación a las personas y familias que no cuentan con un techo, el equipo está compuesto por monitores y asistentes sociales que cada día durante seis meses, no solo pudieron entregar alimentación, sino que además lograron establecer una buena relación con los usuarios, asistiendo en la creación de redes de apoyo, colaborando en algunos casos para su inserción en albergues de invierno.

14


Durante el tiempo de ejecución de la Ruta Calle, se entregaron más de 6000 colaciones a casi una treintena de personas de forma permanente y que viven en lugares públicos distribuidos entre calle Serrano y en centro de nuestra ciudad.

con niños, con jefes o jefas de hogar cesantes y migrantes, lo que totalizó 1054 cajas solidarias. Esta una campaña solidaria, tuvo como fin entregar alimentos y útiles de aseo a familias emplazadas en las distintas parroquias de la diócesis.

“Haciéndonos partícipes del sufrimiento de nuestro hermano”

La mantención de la campaña como la ayuda recibida, fue posible gracias a recursos aportados por empresas locales y particulares a través de depósitos, además de la recolección de productos donados directamente en cada parroquia.

Durante al año recién pasado, el Arzobispado de Puerto Montt, implementó la campaña solidaria “Nadie se Salva Solo”, la que se pudo llevar a cabo gracias a un trabajo conjunto con la agrupación "Peregrinos Solidarios". El balance del trabajo realizado a seis meses de la implementación y ejecución de “Nadie se salva solo”, arrojó sólo resultados positivos, entregando esperanza y ayuda a través de canastas de alimentos y útiles de aseo, a 1054 familias distribuidas a lo largo de toda la arquidiócesis, en un trabajo solidario iniciado en el mes de mayo. El Arzobispado de Puerto Montt focalizó sus esfuerzos para ir en ayuda de quienes más han sido golpeados por los efectos de la pandemia de Covid-19. La distribución y entrega de este aporte se priorizó para familias integradas por Adultos Mayores, familias

Durante el mes de diciembre, el Arzobispado de Puerto Montt y el equipo de “Peregrinos Solidarios”, continuó con la tarea de ir en ayuda de quienes más lo necesitan, reuniendo y entregando canastas navideñas solidarias. Durante esta pandemia, la Iglesia diocesana de Puerto Montt ha continuado con su trabajo, promoviendo la paz social y ayudando al hermano más desposeído atenta a la situación histórica que vivimos, plasmando en su accionar el llamado del Papa Francisco ante las necesidades de la sociedad “a contagiarse de solidaridad, creando lazos de caridad que nos una como comunidades, haciéndonos partícipes del sufrimiento de nuestro hermano”.

15


VIDA PASTORAL

Arzobispo de Puerto Montt

Ordena Diácono en tránsito al sacerdocio a seminarista de la arquidiócesis La ceremonia de ordenación presidida Monseñor Fernando Ramos Pérez, se realizó el sábado 12 de diciembre en la capilla “Sagrada Familia” de la comuna de Llanquihue, bajo estrictas medidas sanitarias y transmitida vía streaming. En ceremonia presidida por el Arzobispo de Puerto Montt, Monseñor Fernando Ramos Pérez y el Vicario General Pbro. Daniel Acuña Burgos se celebró la Ordenación de Diácono en Tránsito al Sacerdocio, del seminarista Javier Alexis Velásquez Angulo, quien fue acompañado por sacerdotes, familiares y amigos. Iniciada la Santa Misa, el Vicario General y párroco de Llanquihue Pbro. Daniel Acuña Burgos, llamó al electo diácono: "Acérquese el que va a ser ordenado diácono", a lo que Javier Velásquez respondió: "Presente". Inmediatamente después, el Padre Daniel Acuña, pidió la ordenación diaconal: "Reverendísimo Padre, la Santa Madre Iglesia pide que ordenes diácono a este hermano nuestro". El Arzobispo Fernando Ramos Pérez preguntó "¿Sabes si es digno?". "Según el parecer de quienes lo presentan, y después de consultar al pueblo cristiano, doy testimonio de que ha sido considerado digno", respondió el Vicario.

Fotografía: Sergio González Alvarez. Reportero Gráfico.

NOTICIAS

"Con el auxilio de Dios y de Jesucristo, nuestro Salvador, elegimos a este hermano nuestro para el Orden de los Diáconos", señaló Monseñor Ramos, para luego dirigirse al postulante, instándolo a ser fiel a su vocación, a trabajar, servir y cubrir las necesidades de la arquidiócesis, de forma dedicada, enfrentado las dificultades que se pudieran presentar, lo que es posible únicamente con la ayuda Dios y a través de una profunda y constante oración. Después de la promesa de perpetuo celibato, junto a la pública intención de servir al Señor en el Ministerio del Diaconado, de rodillas, el postulante prometió obediencia y respeto al Arzobispo de Puerto Montt, Fernando Ramos Pérez y a sus sucesores; “Dios que comenzó en ti esta obra buena, Él mismo la lleve a buen término”, dijo Monseñor. Posteriormente, Monseñor Ramos hizo parte a los asistentes a invocar el auxilio y la gracia de Dios por Javier Velásquez. En oración, los presentes junto al coro invocaron la intercesión de todos los santos, finalizando con la oración: "Señor y Dios nuestro, escucha nuestras súplicas y confirma con tu gracia este ministerio que realizamos, y bendice a quien elegimos para tu servicio, por Jesucristo Nuestro Señor”. El Arzobispado de Puerto Montt, invita a orar por este importante momento para la vida religiosa del Diácono Javier Velásquez Angulo y para la mayor Gloria de Dios.

17


HISTORIA DE LA IGLESIA

COLUMNA

Navidad para cristianos y gentiles

Para nadie es un misterio el hecho de que la navidad es una de las fechas más importantes del mundo cristiano occidental. Pero ¿fue así desde los orígenes de esta religión? ¿O intervinieron otros factores culturales en sus inicios? Navidad es un concepto derivado del latín nativ_tas / nativit_tis, es decir, 'nacimiento'. Para nosotros, en el siglo XXI, es natural asociarlo a la figura de Cristo, por cuanto así nos ha sido enseñado desde niños y niñas. Pero la historia y la arqueología dicen otra cosa, lo cual no debe interpretarse como un ataque a la tradición cristiana, sino que solo dan a conocer, en base a evidencias científicas, lo que se interpreta de esos descubrimientos. En primer lugar, hay que considerar que, en las Sagradas Escrituras, en particular en el Nuevo Testamento, no se menciona una fecha exacta de nacimiento de Jesús. Solo se sabe que nació y con ello se dio inicio a una nueva etapa en la historia del pueblo de Israel, que más tarde, en base a sus mismas enseñanzas, se expandió a judíos y gentiles, dando origen a los seguidores de Cristo, o cristianos. ¿Por qué, entonces, el 25 de diciembre? Existen varios antecedentes documentados. El primero data del año 200 de nuestra era, cuando el 'teólogo' Clemente de Alejandría, miembro de la iglesia cristiana del norte de África, señala que la ya fecha era considerada por algunos estudiosos en Egipto. Un par de décadas después, en 221, el historiador Sexto Julio Africano (considerado el padre de la cronología cristiana), popularizó la fecha por medio de su obra Chronographiai (Crónica), donde señala también ese día como asociada al nacimiento de Cristo. Un siglo más tarde (hacia el año 325) se sabe de la existencia de un dies navitatis et epifaniæ, es decir, un día de navidad y epifanía (del griego epipháneia, 'manifestación'). Recién durante el pontificado de san Julio I, el 350, se estableció la fecha en forma definitiva, fundiendo la tradición cristiana, latina y germánica (pueblos que también veían en el solsticio de invierno un hito ligado a sus divinidades).

del calendario pagano por lo cual instauraron el día del solis invictus, que es cuando 'nacía' el nuevo astro rey. La fiesta con dicho nombre (solis invictus) se prohibió tras la dictación del Edicto de Tesalónica (380) cuando el emperador Teodosio I estableció el cristianismo como religión oficial del imperio romano. En resumen, los cristianos, quienes ya estaban comenzando a ocupar puesto de poder, vieron la importancia que brindaban los pueblos 'gentiles' o paganos este día, por lo que adoptaron (y adaptaron) la fecha, cuyos misioneros les hablaban de que también tenían un Dios poderoso como el sol, que era invicto, todopoderoso, y que había nacido en esa fecha. La idea era mantener la coincidencia de la celebración con la de los pueblos no cristianos (particularmente los así llamados 'germánicos') abriendo de este modo la posibilidad de nuevas y masivas conversiones, aunque, como sabemos, ese fue un proceso lento y muy complejo, pero que ayudó a que Europa fuese un continente completamente cristianizado ya en la Edad Media. Carlos Eduardo Ibarra Rebolledo Doctorando en Historia Director de la carrera de Pedagogía de Educación Media en Historia y Geografía Universidad San Sebastián, sede Concepción.

Para los romanos la fecha coincidía con el solsticio de invierno, es decir, era una importante etapa dentro

18


HISTORIA DE LA IGLESIA

COLUMNA

EL VIAJE DE MAGALLANES: Descubrimientos, comercio, tragedia y fe.

Bastante conocida a nivel mundial, es la hazaña iniciada por el navegante portugués, aunque al servicio de la corona de Castilla (más tarde el reino de España con Felipe II) Fernão de Magalhães, o, como es mejor conocido, Fernando (o Hernando) de Magallanes. Su misión en 1519 era múltiple: primero, encontrar un paso natural que uniera el Mar del Norte (el Atlántico) con el Mar del Sur (que él bautizó como 'Pacífico'), dado que hasta entonces todos los esfuerzos hechos por otros navegantes habían sido infructuosos (Vasco Nuñez de Balboa, en 1513; Juan Díaz de Solis, en 1516). En segundo lugar, una vez hallado el paso, conquistarlo (es decir, incorporarlos como dominios de la corona). En tercer lugar, le correspondería encontrar la tierra de las especias, centro por excelencia de su misión. Y en cuarto lugar estaba el difundir el cristianismo, compromiso del que ninguna empresa de conquista ibérica podía desligarse, toda vez que tanto las coronas de Castilla como la de Portugal habían adoptado este y otros acuerdos en los tratados firmados con el papado a lo largo del tiempo (Alcaçovas en 1479 y Tordesillas en 1494), y en las bulas especialmente expedidas para garantizar la evangelización de los potenciales nuevos 'gentiles', todas fechadas en 1493 (las dos Intercaetera; la Eximiae Devotionis y la Dudum Siquidem). Salvo Alcaçovas, los otros documentos obedecían a las consecuencias del así llamado descubrimiento de América, o encuentro de dos mundos (1492), y viajes subsecuentes. Magallanes partió el 20 de septiembre de 1519 desde el puerto castellano de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Tras su paso obligatorio por las islas Canarias y Cabo Verde, tocó tierra americana en actual territorio brasileño el 29 de noviembre del mismo año. Le siguieron la bahía de Santa Lucía (actual Río de Janeiro), Río de Solís (Río de la Plata), Puerto San Julián, y, el 21 de octubre de 1520, casi un año después de tocar tierra americana, arriban a lo que bautizaron como cabo Deseado. El contexto era muy preocupante a esa fecha. Con naves perdidas e intentos de motines duramente

sofocados y castigados por Magallanes, la certeza de estar en un canal que podía llevarlos al Mar del Sur fue motivo de gran alegría para la tripulación, según lo manifiesta Antonio Pigafetta, cronista del viaje, base de su obra Relazioni in torno al primo viaggio di circumnavigazione (1525). Fue entonces que para ayudar a las otras naves extraviadas y que, pensaban, venían tras de las pioneras, se ponen cruces en distintos puntos, como señales de ruta. Entre la desesperación y la alegría de haber llegado a una parte de la meta, la fe se hacía siempre presente. No obstante, una de las cuatro naves se devolvió a España. El sacerdote argentino Lorenzo Massa (S. D. B.), postula que dicha ceremonia se realizó el 11 de noviembre de 1520. Su planteamiento apareció publicado en su Monografía de Magallanes (1945), y sus argumentos fueron aceptados por la Santa Sede.

19


HISTORIA DE LA IGLESIA

COLUMNA

Desde entonces, la iglesia católica afirma que en puerto Fortescue (bautizado como Las Sardinas por Magallanes), se hizo la primera misa en actual territorio chileno. Anteriormente, ya se había realizado otra en Puerto San Julián, Argentina. En ambas instancias fue fray Pedro de Valderrama (O. S.A.), el encargado de hacer la ceremonia en tierras tan australes.

fue quemada) y con 18 sobrevivientes de los 239 tripulantes originales; 216 murieron en el viaje, 2 fueron dejados en Patagonia, y 3 huyeron en Filipinas, siendo capturados por los portugueses, quienes los liberaron recién en 1525. Pese a todo, se había dado por primera vez la vuelta al mundo cruzando las aguas de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico, toda una hazaña para la época.

Este tipo de rituales cristianos no volverían a verse con una presencia tan estable sino hasta las fallidas expediciones de Pedro Sarmiento de Gamboa, en la década de 1580, y después hasta la toma de posesión del Estrecho por Juan Williams Rebolledo, en 1843, bajo el gobierno republicano de Manuel Bulnes.

Este hito histórico ha servido para realizar una serie de conmemoraciones, no solo por el viaje en sí que, como se ha visto, es muy importante. También lo es por el hecho de que nuestras tierras del extremo austral y sus habitantes oyeron por primera vez la voz del Evangelio. Si bien sus efectos prácticos tardaron en realizarse (hasta la dominación efectiva en el siglo XIX), el simbolismo que implicó el plantar cruces, celebrar misas, dar nacimiento a una nueva ruta comercial y, sobre todo, brindar desde entonces la posibilidad de que el mundo podía circunvalarse, son factores destacables que ayudaron a los navegantes que siguieron a través del tiempo la aventura de Magallanes - Elcano.

Volviendo a los tiempos de Magallanes, se sabe que, en su breve estadía en esas latitudes, los marinos se llevaron a un tehuelche, que no logró soportar las duras condiciones de vida del viaje, falleciendo poco después, pero Antonio Pigafetta señala que el indígena antes de morir pidió ser convertido al cristianismo, besando y abrazando la cruz. Fue bautizado con el nombre de Pablo. Pero, por supuesto, el viaje no se detuvo en tierras fueguinas: Una vez confirmada la existencia del estrecho de Todos los Santos (llamado así por la fecha del primer cruce, el 1 de noviembre) las naves de Magallanes mantuvieron su rumbo hacia el sureste asiático. Sin embargo, la suerte estaba echada para Magallanes: Buscando insumos básicos y, por supuesto, también especias, desembarcó en varias islas de las Filipinas, siendo atacado en una de ellas (Mactán, isla Cebú, Filipinas) donde murió a manos de la tribu del jefe Lapulapu el 27 de abril de 1521. El mando lo tomó desde entonces el guipuzcoano Juan Sebastián Elcano, quien, tras un sufrido viaje, particularmente a causa del escorbuto y del hambre, arribó a Sanlúcar de Barrameda - el puerto de partida - en abril de 1522, con solo dos de las cuatro naves (una desertó y otra

Cabe señalar, en todo caso, que la ruta del Estrecho de Magallanes no fue profusamente usada en los siglos posteriores. Se prefirió pasar por Panamá (por tierra hasta tocar el Pacífico) y el cabo de Hornos. Pero ello no opaca la gran hazaña magallánica, que hace 500 años comenzó con una misa a advertir a las futuras generaciones que Deus ab austro veniet, es decir, Dios vendrá desde el sur, un lema nacido del cántico de Habacuc (Ha 3, 3), e interpretado como una señal para la iglesia austral, tanto chilena como argentina, que hoy se hallan hermanadas en la fe de un mismo Señor. Carlos Eduardo Ibarra Rebolledo Doctorando en Historia Director de la carrera de Pedagogía de Educación Media en Historia y Geografía Universidad San Sebastián, sede Concepción.

20


NOTICIAS

VIDA PASTORAL

HERMANAS ADORATRICES PERPETUAS DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO Celebraron profesión de Votos Temporales de joven religiosa La ceremonia fue presidida por el Arzobispo de Puerto Montt, Monseñor Fernando Ramos Pérez, de acuerdo a los protocolos sanitarios vigentes y fue transmitida vía streaming. El día lunes 7 de diceimbre hizo la profesión de sus primeros Votos Temporales, la Hermana Catalina Natalia Acuña Seguel en la Santa Misa que fue presidida por el Arzobispo de Puerto Montt, Monseñor Fernando Ramos Pérez. Catalina Natalia Acuña Seguel, nació el 16 de abril de 1995, día en que se conmemoraban los 225 años del nacimiento de la beata María Magdalena de la Encarnación, fundadora de la Orden.

La Hermana Catalina, ingresó al Monasterio de Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento, ubicado en la localidad rural de Colonia Tres Puentes, de la Comuna de Puerto Varas, el 13 de marzo de 2016 a la edad de 20 años. Inició el Postulantado el 16 de junio del mismo año, para comenzar su noviciado el 19 de junio del año 2018. El Arzobispado de Puerto Montt, invita a orar por este importante momento para la vida religiosa de la Hermana Catalina y para la mayor Gloria de Dios.

21


NOTICIAS

VIDA PASTORAL

Católicos llaman a rezar el Rosario “para que en la Nueva Constitución de Chile estén presentes los valores del Evangelio”

La iniciativa devocional Un Rosario por Chile convoca a este tiempo de oración entre los días 12 de diciembre de 2020 y el 10 de abril de 2021. Para alentar y enriquecer el proceso constituyente que redactará una Nueva Constitución para Chile, la iniciativa devocional católica Un Rosario por Chile invita a rezar el Rosario, confiando en el poder mediador de la Santísima Virgen, pidiendo a Dios “que en la Nueva Constitución estén presentes los valores del Evangelio”. Con el lema “Recemos el Rosario por la Nueva Constitución”, la Cruzada busca sumar rezos del rosario a lo largo del país, “pidiendo al Espíritu Santo que guíe en su labor a los constituyentes electos”, según destaca el portal web de la Campaña www.unrosarioporchile.cl/nuevaconstitucion. Esta iniciativa cuenta con el beneplácito de los obispos de Chile y en efecto su intención -“para que

en la Nueva Constitución de Chile estén presentes los valores del Evangelio”- acoge el anhelo explicitado en el documento conclusivo de la última Asamblea Plenaria de Obispos (pulse para leer). Al respecto Andrés Giménez Petersen, coordinador nacional de Un Rosario por Chile, destaca que “desde los inicios de nuestra nación, ante las dificultades o hechos trascendentales, los chilenos acuden a la Santísima Virgen orando con devoción. Por ello, exhortamos a todos los católicos a unirse en esta campaña, confiando en que su mediación nos traerá las gracias de Dios necesarias para este momento de la historia”. La Cruzada tendrá una duración de 120 días con presencia digital a través de Youtube, Facebook e Instagram. Para adherir a esta Cruzada, los fieles pueden registrar su compromiso de oración en la página web www.unrosarioporchile.cl/nuevaconstitucion/.

23


NOTICIAS

VIDA PASTORAL

Pastoral de Migrantes de la Arquidiócesis de Puerto Montt Implementó exitoso proyecto en la comuna de Llanquihue

Postulado el año 2019 por la Pastoral de Migrantes de la Arquidiócesis de Puerto Montt, el proyecto fue financiado con fondos de Cuaresma de Caritas. El proyecto fue denominado “Promoviendo el desarrollo de competencias y habilidades en las personas migrantes mediante cursos de capacitaciones en el rubro de la gastronomía y repostería", y benefició a 12 personas migrantes de nacionalidad venezolana, avecindadas en la comuna de Llanquihue. El día domingo 15 de noviembre se realizó la ceremonia de cierre, en la Capilla Sagrada Familia de la ciudad de Llanquihue y contó con la presencia del Vicario General de la Arquidiócesis, Pbro. Daniel Acuña Burgos. En la instancia se hizo entrega de los certificados de acreditación del curso, además de un kit completo de utensilios de repostería, además de

los insumos necesarios para poner en práctica y quizás emprender a partir de lo aprendido. El curso fue impartido por el Profesional en Repostería Sr. Cristian Levican Millaquen, tuvo una duración de dos meses, realizándose en la modalidad on line, producto de la pandemia de Covid-19, contando con la asistencia y activa participación del 100% de los beneficiarios. El proyecto tuvo un presupuesto para su implementación que alcanzó a los $2.600.000. Gracias a los resultados obtenidos y al interés de los beneficiarios, se espera dar continuidad a este tipo de capacitaciones dirigidos a migrantes de la comuna, con el objeto de favorecer la integración comunitaria y social, potenciando el emprendimiento para enfrentar de mejor forma la crisis económica actual y mejorar la economía familiar.

24


NOTICIAS

VIDA PASTORAL

Arzobispo Fernando Ramos Pérez

Instituyó acólitos en preparación al Diaconado Permanente La celebración litúrgica se transmitió vía streaming, a través del Facebook Live de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Puerto Varas y del Arzobispado de Puerto Montt. La ceremonia se realizó el viernes 20 de noviembre a partir de las 11:00 horas, en la Parroquia “Sagrado Corazón de Jesús” de Puerto Varas, sin presencia de

fieles, respetando las medidas sanitarias dispuestas por las autoridades para actos de culto, y evitar así la posibilidad de contagios de covid-19. En este sencillo, pero significativo acto, el Arzobispo de Puerto Montt, Monseñor Fernando Ramos Pérez instituyó ministros acólitos, a los candidatos al diaconado permanente:

- Manuel Antonio Agüero Vera. - Ernesto Wolfgang Ahrens Boskamp. - Pedro Enrique Alfonso Bahamonde Cárdenas. - Rafael Ramón Barría Cheuquelaf. - José Gonzalo Gallardo Téllez. - Cristián Hernán Jiménez Munilla. - Leopoldo Segundo Naimán Chávez. - Erwin Ernesto Vásquez Igor.

25


NOTICIAS

PATRIMONIO RELIGIOSO

Posadas Navideñas en Llanquihue Tradición que acerca al verdadero sentido de la Navidad

Desde el año 2014, y animados por las hermanas Mercedarias, la comunidad parroquial de Llanquihue celebra una festiva procesión que recorre prácticamente todos los sectores de la ciudad. Una actividad centrada en en la espera del Nacimiento de Jesús y que congrega no sólo a niños sino a que a toda la familia y comunidad de la ciudad. A continuación un resumen sobre lo que son las posadas, cómo se han celebrado a lo largo de estos años y cómo se vivirán este año de manera online. Por: Andrea Villalobos W. Nueve días antes de Nochebuena, se realizan las posadas de Navidad en Llanquihue. Una devoción que acentúa el misterio de la Fe, y que tiene que ver con aquellos acontecimientos previos al nacimiento de Jesús y donde cada jornada representa uno de los meses de gestación de la Virgen María. De esta manera, cada día se va recordando y personificando el peregrinaje realizado por la Virgen y José desde

su salida de Nazaret hasta su llegada a Belén. Se hace un recorrido por distintos sectores, pasando por casas de vecinos a los que se les pide posada para esperar el nacimiento de Jesús. Con alegres villancicos la gente se va integrando y disfrutando de esta actividad que impulsa a centrarse en lo realmente importante de estas fechas, dejando de lado el consumismo e individualismo que surge por centrar el foco en las cosas materiales. Este año debido a la pandemia no se realizará como los años anteriores, sino que se llevará a cabo de manera online. Desde el día 16 de diciembre hasta el 24 de diciembre, todos los días a las 19:30 se recorrerá cada posada de manera virtual. Fiesta de Reyes: una celebración de Esperanza que prolonga la Luz de Navidad Otra festividad que la comunidad parroquial de Llanquihue celebra y congrega a mucha gente es la celebración de la Epifanía del Señor, el día 6 de

26


enero. El año pasado fue la tercera vez que al son de alegres villancicos, la comunidad recorrió las calles de la ciudad, con motivo de la Cabalgata de los Reyes Magos, actividad organizada la parroquia San José. Lamentablemente esta celebración no se podrá llevar a cabo este 2021 debido a la pandemia. Esta actividad está inspirada en una antigua y popular tradición española, que también se celebra en México. La actividad ha sido encabezada por el reconocido teólogo y catedrático Español, Padre José-Román Flecha, quién desde hace varios años visita la parroquia San José en tiempo de Navidad y Epifanía. Y la organización está a cargo de la Hermana Myriam Valenzuela, de las Mercedarias del Santísimo Sacramento, quién cuenta con el apoyo de los grupos

Las posadas y la cabalgata de reyes recuerdos de Llanquihue Durante el tiempo de Adviento de los años 2015 al 2018 he tenido la alegría de acompañar a las gentes de Llanquihue en el ejercicio de “Las Posadas”. Es esta una antigua tradición española, especialmente arraigada en México. Del día 16 al 24 de diciembre, recuerda cada tarde el camino de San José y la Virgen

parroquiales que se distribuyen las múltiples tareas necesarias para realizar con éxito esta multitudinaria y festiva cabalgata. Durante la procesión cientos de personas salen al paso de los Reyes Magos quienes regalan caramelos a los niños e invitan a las familias a unirse a la procesión, que luego de hacer un alto frente a la Municipalidad y el templo parroquial, finaliza su recorrido en la Capilla Sagrada Familia, donde se celebra la Santa Misa. Para la celebración se ha contado con la colaboración del Grupo de Formación de Carabineros de Puerto Montt, que ha facilitado los tres caballos y sus respectivos jóvenes jinetes, que son los que representan a los tres Reyes Magos.

María que, llegados a Belén con motivo del censo, van buscando posada o alojamiento, puesto que María está a punto de dar a luz. Son rechazados en dos de las casas en las tocan a la puerta, mientras que en la tercera los reciben con afecto y gratitud. Este camino callejero junto a los cantores y a los fieles me ha dado la oportunidad de conocer de cerca a muchas familias y de anunciar por las calles la celebración del próximo nacimiento de Jesús.

27


Es necesario recordar lo que celebramos en la Navidad. Es especialmente necesario en una sociedad que cifra las fiestas en las compras, el consumo o las comidas. Y en un momento en que San Nicolás el obispo histórico de Mira (Turquía), cuyos restos he venerado en Bari (Italia), ha sido convertido en un personaje mítico que hace olvidar el mensaje cristiano. El recorrido por las calles terminaba siempre con la celebración de la Santa Misa en el sector correspondiente de Llanquihue. Además, he tenido la ocasión de llevar también la procesión de Las Posadas a Los Pellines, a Loncotoro y a Colegual. Además, a partir del año 2016 he tenido la alegría de poner en marcha la cabalgata de los Reyes Magos, que goza de tanta popularidad en España y que tanto entusiasmo ha causado en Llanquihue.

Ha sido siempre admirable la colaboración de la Municipalidad, de los Carabineros y los bomberos, de la escuela Gabriela Mistral y de algunas industrias y personas que han colaborado prestando vehículos, caballos y caballeros. Dadas las circunstancias, este año me veo obligado a saludar a todos desde Salamanca (España). Con nostalgia animo a tantas personas amigas a continuar sosteniendo esas iniciativas y a no perder el profundo sentido religioso que encierran. Jesús viene a nosotros con María y José y llama a nuestra puerta. Recibamos a estos santos personajes con generosidad, en la persona de nuestros hermanos más necesitados

28


NAVIDAD EN NUESTRA POBLACIÓN Pbro. Leopoldo Olivares Valdebenito. Parroquia “El Buen Pastor”.

29


NAVIDAD es siempre tiempo de gracia, de encuentro y de reflexión y claro muchas cosas más, pero me detengo a pensar en estas tres situaciones para que podamos hacer un recuerdo bonito de lo que ha sido la Navidad estos últimos 8 años en Nuestra Parroquia El Buen Pastor de Puerto Montt. Alguien podrá decir, nada nuevo, que no vivamos en nuestras distintas realidades, pero claro que si es nuevo el celebrar cada año, si no caeríamos en la rutina de festejar sin sentido y cumpliendo una nueva etapa de este ciclo rutinario en que hemos transformado la vida, donde solo quemamos etapas cada año. Eso si es grave, porque la vida se nos va de las manos como arena de playa. Es por esto, que es bueno pensar que cada año es una experiencia nueva y única que nos invita a reflexionar y meditar sobre el verdadero significado de la Navidad y que es lo que realmente celebramos, para finalmente poder decir no celebramos solo un rito, un recuerdo simbólico, ni un buen show fiestero. Cada Navidad, celebramos el Nacimiento del JESUCRISTO, HIJO DE DIOS HECHO HOMBRE EN MEDIO NUESTRO. ¿Por qué lo pongo en mayúscula? porque creo que eso es lo esencial y medular de nuestra fe. Teniendo clara la esencia de nuestras fiestas, podremos entender como celebra cada poblador la Navidad en el barrio. El que sufre de algunos males propios de esta sociedad, que clama por justicia social, pero en la práctica vive en la injusticia poblacional, donde reina el individualismo y el que se salve quien pueda. Parece negativo lo que digo y se podrá entender como reclamo. La verdad no lo es, es solo llevarnos a sacar la verdadera esencia de nuestra Navidad en la población, la que tiene dos caras, como el dios Jano de los romanos, una festiva y una espiritual. Hablemos de la Espiritual. Esta nos lleva a recordar con cariño a nuestra Iglesia, llena y feliz durante la noche de la víspera en la Misa del Gallo. Momentos en que aflora el amor que se nota y se siente. Porque

es y ha sido el resumen de un encuentro donde todos hemos tratado de hacer el bien, ya que desde Adviento nos propusimos hacer el bien. Por eso al ver como después de 10 meses de pandemia nuestra comunidad puede mirar a los al Salvador y decir “Señor hemos cumplido con el mandamiento de Amar Al Prójimo”, ya que 46 familias de adultos mayores asistidas en estos tiempos, han recibido no solo el cariño material, sino también el cariño de contención por parte de nuestros bienhechores, quienes escuchan que en estos tiempos se agradece tanto. Por otro lado, da para pensar que hemos cumplido esta Navidad como buenos cristianos y hemos mirado con ojos de acogida al migrante con nuestra preocupación y ayuda, pero ¿qué haremos ahora que no podremos celebrar la santa Misa de Navidad y tantas misas lindas en estos 10 meses pasados?. Ahora surge la alegría de escuchar preguntas y comentarios sobre como el padre transmitirá o transmitió la Misa de Navidad y eso nos lleva a pensar y ver que nuestros fieles no han olvidado su fe ni su participación. Me los imagino hibernando y solo esperando que llegue la primavera, verlos salir de su encierro y volver a vernos y decir “sigo acá”. Ayer una chiquilla me decía en el aeropuerto, “Padre extraño el encuentro de la misa, vernos y saludarnos”. Eso nos ayuda a darnos cuenta que la fe está esculpida en nuestros corazones y aunque el tiempo juegue en contra y tengamos que cuidarnos no implica que la fe se termine. Finalmente es a través de estos gestos, palabras y mensajes, que vemos como en nuestras poblaciones la fe está viva y se transmite en las palabras y actos que tenemos hacia cada unos de nuestros hermanos y hacia nuestra querida parroquia. Mantengamos este espíritu navideño, durante todo el año, para que el amor del Señor, que nos envió a su Hijo por su inmenso amor, sea fecundo día a día y que incluso en pandemia, nos permita vernos a la cara y trabajar por una comunidad más caritativa, humana y solidaria.

30


Mensaje de Navidad 2020 «No teman, pues les anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: les ha nacido hoy, en la ciudad de David, el Salvador, que es el Cristo Señor» (Lc 2,10-11) Navidad, una fiesta para todos

Este año, una Navidad distinta

Como todos los años, Navidad nos convoca para celebrar. Genera en nosotros acti-tudes, acciones y sentimientos de benevolencia, esperanza y bondad. Los niños y niñas son muchas veces el centro de esta fiesta. Nos esmeramos en hacerles regalos, en visitar a nuestros familiares, en celebrar en familia, con aquellos que queremos. Navidad es siempre una buena noticia (cf. Lc 2,10).

Si bien en Navidad siempre celebramos el mismo acontecimiento, el modo que em-pleemos para celebrarla dependerá de cómo nos encontremos en ese momento. Des-de marzo de este año, nuestro modo de vivir se ha visto profundamente alterado por el arribo de un visitante inesperado. En efecto, el covid-19 nos sorprendió de tal forma que en pocas semanas tuvimos que hacer drásticos cambios a cómo estábamos habituados a vivir. No sólo ha causado un gran impacto a la salud de mucha gente - solo en nuestro país tenemos que lamentar el fallecimiento de más de 15.000 perso-nas - sino que también hemos sufrido severas consecuencias económicas, tales co-mo aumento del desempleo, disminución de ingresos familiares y aumento de la an-siedad e inseguridad hacia el futuro.

Sin embargo, esta condición celebrativa y festiva de la Navidad tiene una razón his-tórica que no podemos olvidar. Celebrar la Navidad nos invita a mirar el pasado y encontrarnos con el nacimiento de un niño en un pequeño pesebre de un poblado de pocos habitantes en la Judea de hace 2000 años atrás. El pesebre de Belén de Judá se transforma en la puerta de entrada para encontrarnos con el NiñoDios que irrumpe en la historia de la humanidad entera.

31


El misterio de la Navidad El Dios-con-nosotros

Con justa razón, se han tenido que adoptar medidas que al menos dificulten en algo las posibilidades de transmisión del virus, a fin de que disminuyan los contagios. Esto evidentemente ha repercutido en nuestras actividades litúrgicas y pastorales de la Iglesia que acompañan nuestra vida cristiana. Por eso también esta Navidad será distinta, con menos encuentros masivos, con menos posibilidades de congregarnos tanto para celebrar Nochebuena como para visitarnos unos a otros.

La Navidad es por sobre todo un misterio. Tal vez nunca podamos entender a cabali-dad qué significa que Dios mismo quiera nacer en la fragilidad de un niño en un pe-sebre desprovisto de cualquier comodidad. En la pequeñez y pobreza de Belén, brilla Dios mismo. La encarnación del Hijo adquiere una percepción sensible justamente en el nacimiento de Jesús. Nuestra inteligencia y las categorías de nuestro lenguaje siempre serán insuficientes para tratar de describir lo que implica este misterio. Pero, indudablemente intuimos que es algo maravilloso y representa una llamada a la es-peranza de la humanidad entera: Dios mismo quiere compartir con la obra de sus manos lo que implica y significa ser un ser humano. Desde Navidad, los dolores y tristezas, los logros y sueños, los anhelos y esperanzas de hombres y mujeres de to-do tiempo y lugar son vividos y comprendidos por Dios desde lo que vive y com-prende Jesús de Nazaret. Así se cumple el oráculo del profeta Isaías; el que nace es llamado Emmanuel, Dios-connosotros (cf. Is 7,14).

Sin embargo, esta especial circunstancia no debe conducirnos a no celebrar la Navi-dad; por el contrario, hoy más que nunca la Navidad adquiere una dimensión signifi-cativa para nuestra vida. Justamente porque el covid-19 nos ha desnudado, mostrán-donos nuestra fragilidad, debilidad e inconsistencia, necesitamos entonces volver a lo esencial de nuestra vida, a las fuentes de nuestra existencia, a nuestra auténtica vocación o sentido de la vida. Hoy más que nunca Dios nos habla al corazón y nos ofrece el nacimiento de su Hijo como vía de retorno a lo esencial. ¿Qué significa, entonces, celebrar la Navidad?

32


Vuelta a lo esencial Ante el niño nacido en Belén, frágil y pobre, la actual expansión de la pandemia nos invita a encontrar en la celebración de la Navidad lo que es auténticamente esencial en ella. Tantas veces tapamos esta celebración con una excesiva preocupación con-sumista, comprando muchos regalos, llenando de luces nuestras casas o angustián-donos por no saber cómo preparar la cena de Navidad. Todo eso es secundario. Lo importante es que con fe podamos contemplar el misterio del Dios-con-nosotros que nos invita a dejarnos tocar y transformar por este misterio para abrirnos a su sendero de paz, amor y comprensión, a tomarnos en serio que cada ser humano, por muy pobre, enfermo o herido que esté, es un fiel y nítido reflejo de Dios que está con no-sotros. La esperanza como regalo de Navidad Las actuales circunstancias provocadas por el covid19 y las tensiones y convulsio-nes que hemos vivido en nuestro país en el último año, se encuentran con la celebra-ción de la Navidad. Desde la fe en Jesucristo, podemos decir, con renovada convicción, que Dios no abandona a su pueblo. Nuevamente hoy resuena la voz del profeta Isaías diciéndonos:

«Pueblo de Sion, que habitas en Jerusalén, ya no tendrás que llorar. Él se apiadaráde ti al oír tu gemido: apenas te oiga, te responderá» (Is 30,19). Y responde ciertamente, regalándonos a su Hijo, quien vive con nosotros y nos alienta a emprender un camino con él. Queridas hermanas y hermanos en el Señor. La Navidad siempre es una buena noti-cia que llega a nuestra vida. No nos dejemos arrebatar la esperanza. No permitamos que la pandemia, la enfermedad, las tensiones, las absurdas polarizaciones políticas o la violencia, se apoderen de nuestros sueños y deseos. Hoy tenemos la oportunidad de volver a lo esencial de Belén en la celebración del nacimiento de Jesús, sin tanto consumismo o ruido que nos aleje del misterio del Dios-con-nosotros. Abrámonos a la oportunidad de celebrar en familia, con sencillez, ante un pesebre despojado de adornos superfluos que ocultan la claridad del Niño Dios. Que el Señor los bendiga con la abundancia de su gracia y que tengan una feliz Navidad. Puerto Montt, 25 de diciembre de 2020 + Fernando Ramos Pérez Arzobispo de Puerto Montt

33


ORGANISMOS POLICIALES 134

133


Profile for arzpm

MAR ADENTRO  

MAR ADENTRO  

Profile for arzpm
Advertisement