Issuu on Google+

MENSAJE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE EL SALVADOR CON OCASIÓN DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES RECIEN PASADAS A pocos días de haberse realizado las elecciones presidenciales de nuestro país, los obispos salvadoreños a toda la nación expresamos lo siguiente: 1. En nuestro mensaje ante las elecciones presidenciales instábamos al pueblo salvadoreño a acudir a las urnas para ejercer el sufragio y elegir al presidente y vicepresidente de nuestro país, recordándole que tal ejercicio cívico es un derecho y un deber de todo ciudadano. Hoy le expresamos nuestra sincera felicitación a todo el pueblo salvadoreño, nuestro reconocimiento y nuestra profunda gratitud. Ciertamente nuestro país, El Salvador, ha dado un gran testimonio al mundo de su profunda vocación democrática, al participar del evento electoral de forma masiva y en un ambiente de alegría, paz y fraternidad, con el más alto grado de civismo. 2. El resultado de las elecciones, al dar casi la mitad de sus votos a cada uno de los partidos contendientes, es un sabio mensaje del pueblo salvadoreño, es una auténtica exigencia de unidad, para que se le gobierne en actitud de diálogo y concertación nacional, que nos reconcilie como sociedad, que nos lleve a alcanzar los grandes acuerdos de nación, de modo que trabajando juntos podamos resolver los grandes problemas nacionales y asegurar el bien de todos. El gran ganador de las elecciones debe ser el pueblo salvadoreño. 3. Es normal que después de las elecciones haya un momento de tensión. Pero la nación demanda la concordia, la armonía y la unidad, tan necesarias para la convivencia pacífica de la sociedad. Nos preocupa mucho la situación que se ha generado después del evento electoral, en el recuento de los votos. En esa discusión suscitada, los obispos de El Salvador, no estamos con uno ni con otro partido político, sino con el pueblo salvadoreño, al que acompañamos muy de cerca y velamos por sus justos intereses y aspiraciones. Por eso en nuestra calidad de pastores, hacemos un llamado a los dirigentes de los partidos políticos, demandándoles buena voluntad y recta intención para resolver cuanto antes y de la mejor manera la problemática actual, en beneficio de todos los salvadoreños. 4. En este momento histórico que vivimos hacemos nuestros los sentimientos y las palabras del Papa Francisco, al decirnos: “¡Pido a Dios que crezca el número de políticos capaces de entrar en un auténtico diálogo que se oriente eficazmente a sanar las raíces profundas y no la apariencia de los males de nuestro mundo!.... Es imperioso que los gobernantes y los poderes financieros levanten la mirada y amplíen sus perspectivas, que procuren que haya trabajo digno, educación y cuidado de la salud


para todos los ciudadanos. ¿Y por qué no acudir a Dios para que inspire sus planes?...” (Evangelii Gaudium No. 205). 5. Invitamos a la nación salvadoreña y a sus autoridades a elevar los brazos a Dios para implorar su ayuda, y a la vez a trabajar juntos, aportando nuestros mejores esfuerzos para el bien de todos los salvadoreños. Dado en la sede de la Conferencia Episcopal de El Salvador, el día 15 de marzo de 2014.

Mons. José Luis Escobar Alas Arzobispo de San Salvador Presidente de la CEDES

Mons. Rodrigo Orlando Cabrera C Obispo de Santiago de María

Mons. Fabio Reynaldo Colindres A. Obispo del Ordinariato Militar Vicepresidente de la CEDES

Mons. Miguel Ángel Morán Aquino Obispo de San Miguel.

Mons. Elías Samuel Bolaños Avelar Obispo de Zacatecoluca. Mons. José Elías Rauda Gutiérrez Obispo de San Vicente Mons. Luis Morao Obispo de Chalatenango

Mons. Constantino Barrera Morales Obispo del Sonsonate

Mons. Fernando Sáenz Lacalle Arzobispo Emérito de San Salvador

Mons. Gregorio Rosa Chávez Obispo Auxiliar de San Salvador

Mons. Eduardo Alas Alfaro Obispo Emérito de Chalatenango


Mensaje de los Obispos con ocasión de las elecciones presidenciales.