Issuu on Google+

DIGITAL

15 de enero de 2017 Nº 1174 • AÑO XXV

1

Semanario de las Iglesias de Granada y Guadix-Baza


vozdelPapa

Protección, integración y soluciones estables Extracto del Mensaje del Papa con motivo de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado que el domingo día 15 celebramos en la Iglesia con el lema Emigrantes menores de edad, vulnerables y sin voz. “El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado”. Con estas palabras, los evangelistas recuerdan a la comunidad cristiana una enseñanza de Jesús que apasiona y, a la vez, compromete. Estas palabras en la dinámica de la acogida trazan el camino seguro que conduce a Dios, partiendo de los más pequeños y pasando por el Salvador. Precisamente la acogida es condición necesaria para que este itinerario se concrete: Dios se ha hecho uno de nosotros, en Jesús se ha hecho niño y la apertura a Dios en la fe, que alimenta la esperanza, se manifiesta en la cercanía afectuosa hacia los más pequeños y débiles. La caridad, la fe y la esperanza están involucradas en las obras de misericordia, tanto espirituales como corporales, que hemos redescubierto durante el reciente Jubileo extraordinario. (…)

2

Con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, que se celebra cada año, deseo llamar la atención sobre la realidad de los emigrantes menores de edad, especialmente los que están solos, instando a todos a hacerse cargo de los niños, que se encuentran desprotegidos por tres motivos: porque

Los emigrantes menores de edad

son menores, extranjeros e indefensos; por diversas razones, son forzados a vivir lejos de su tierra natal y separados del afecto de su familia. Hoy, la emigración no es un fenómeno limitado a algunas zonas del planeta, sino que afecta a todos los continentes y está adquiriendo cada vez más la dimensión de una dramática cuestión mundial. No se trata sólo de personas en busca de un trabajo digno o de condiciones de vida mejor, sino también de hombres y mujeres, ancianos y niños que se ven obligados a abandonar sus casas con la esperanza de salvarse y encontrar en otros lugares paz y seguridad. Son principalmente los niños quienes más sufren las graves consecuencias de la emigración, casi siempre causada por la violencia, la miseria y las condiciones ambientales, factores a los que hay que añadir la globalización en sus aspectos negativos. La carrera desenfrenada hacia un enriquecimiento rápido y fácil lleva consigo también el aumento de plagas monstruosas como el tráfico de niños, la explotación y el abuso de menores y, en general, la privación de los derechos propios de la niñez sancionados por la Convención Internacional sobre los Derechos de la Infancia. (…) Es necesario centrarse en la protección, la integración y en soluciones estables. (…) Dirijo a todos un vehemente llamamiento para que se busquen y adopten soluciones permanentes.


Editorial

El camino de la reconciliación Cuando el comité nacional alemán de planificación se reunió en otoño de 2014, enseguida se vio con claridad que los materiales para esta Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos tendrían que poner dos énfasis: por un lado, debería haber una celebración de la gracia y el amor de Dios, la “justificación de la humanidad a través de la sola gracia”, reflejando la preocupación principal de las Iglesias marcadas por la Reforma de Martín Lutero. Por otro lado, también se debería reconocer el dolor por las profundas divisiones subsiguientes que afligieron a la Iglesia, hablar claramente de culpa y ofrecer una oportunidad para dar pasos hacia la reconciliación. Finalmente, fue la exhortación apostólica del Papa Francisco de 2013 Evangelii gaudium (La alegría del Evangelio) la que aportó el tema de este año, al utilizar la cita: “El amor de Cristo nos apremia). Con este texto de la Escritura (2 Cor 5, 14), tomado en el contexto de todo el quinto capítulo de la segunda Carta a los Corintios, el comité alemán formuló el tema para la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2017. El texto bíblico subraya que la reconciliación es un don de Dios destinado a toda la creación: “Porque sin tomar en cuenta los pecados de la humanidad, Dios hizo la paz con el mundo (kosmos) por medio de Cristo y a nosotros nos ha confiado ese mensaje de paz”. Como consecuencia de la acción de Dios, la perso-

na que ha sido reconciliada en Cristo está llamada a su vez a proclamar esta reconciliación con palabras y obras: “El amor de Cristo nos apremia”. “Somos, pues, embajadores de Cristo y es como si Dios mismo os exhortara sirviéndose de nosotros. En nombre de Cristo os pedimos que hagáis las paces con Dios”. El texto pone de relieve que esta reconciliación no se da sin sacrificio: Jesús entregó su vida, murió por todos. Los embajadores de la reconciliación están llamados, en su nombre, a dar su vida de forma parecida. Ya no viven para sí mismos; viven para aquel que por ellos murió. El amor de Cristo nos apremia a orar, pero también a ir más allá de nuestras oraciones por la unidad entre los cristianos. Las Iglesias y las congregaciones necesitan el don de la reconciliación con Dios como fuente de vida. Pero aún más, lo necesitan para su testimonio común ante el mundo: “Te pido que todos vivan unidos. Como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros. De este modo el mundo creerá que tú me has enviado” (Jn 17, 21). El mundo necesita embajadores de reconciliación que rompan barreras, construyan puentes, hagan la paz, abran puertas a nuevas formas de vida en el nombre de aquel que nos reconcilió con Dios, Jesucristo. Su Espíritu Santo nos conduce por el camino de la reconciliación en su nombre.

3


Sumario Directora: Paqui Pallarés García Redacción: Rosa Die Alcolea María José Aguilar Colaboradores: Antonio Gómez Casas (Guadix) Ignacio Fernández González

Edita: ARZOBISPADO DE GRANADA Plaza Alonso Cano, s/n 18001 GRANADA tel.: 958 215 675 e-mail: mcsgranada@planalfa.es • revistafiestadigital@gmail.com www.diocesisgranada.es http.//diocesisgranada.wordpress.com Diseño y maquetación: Secretariado de Medios de Comunicación de la Archidiócesis de Granada

Sumario 02. La voz del Papa Protección, integración y soluciones estables Los emigrantes menores de edad

11. A fondo El amor de Cristo nos apremia Unidad de los cristianos

03. Editorial El camino de la reconciliación

17. Cultura Testigos cristianos en el Japón del siglo XVII “Silencio”

05. Mirada • Apertura del Año Santo en Caravaca de la Cruz • Celebración de la Jornada Mundial del emigrante y del Refugiado en la diócesis • La televisión local de Baza retransmitirá los sábados la Misa desde La Piedad • Agenda 10. Textos El escándalo del Cristo Roto Paul Couturier

4

19. Testimonio Padre e hijo unidos en el testimonio de Cristo en el martirio Mártires de Almería (I) 21. Signo y gracia Vivir la Eucaristía Redemptionis Sacramentum

23. Luz de la Palabra “Este es el Cordero de Dios que quita el peca do del mundo” II Domingo del Tiempo Ordinario


Mirada

Apertura del Año Santo en Caravaca de la Cruz La Santa Misa de apertura fue presidida por el cardenal Mons. Agostino Vallini, y concelebrada, entre otros, por su obispo anfitrión Mons. José Manuel Lorca Planes, nuestro Arzobispo Mons. Javier Martínez, que es arzobispo metropolitano de la Provincia Eclesiástica de Granada, y el obispo de Guadix, Mons. Ginés García. El Año Santo en Caracava de la Cruz, en la Diócesis de Cartagena, ha comenzado, tras la Eucaristía con la que se inauguró este Año Jubilar y que tuvo lugar ayer domingo, 8 de enero, fiesta del Bautismo del Señor, en la Basílica Menor Santuario Vera Cruz. La celebración estuvo presidida por el Cardenal Agostino Vallini, Vicario General de Roma, que inauguraba este tiempo jubilar para todos los peregrinos que acudan a Caravaca de la Cruz: “Para gloria y exaltación de nuestro Señor Jesucristo, para testimonio del amor misericordioso y redentor de Dios a la humanidad, para aumento de la fe y de la vida cristiana en el pue-

Peregrinaciones desde Granada y Guadix

blo fiel, declaramos abierta la celebración del tercer Año Jubilar perpetuo en esta Basílica-Santuario de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo”, afirmó el cardenal Vallini. Entre los obispos que concelebraron, además de su obispo anfitrión Mons. José Manuel Lorca Planes, estaba nuestro Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, y de Guadix, Mons. Ginés García. En sus palabras iniciales para saludar a los asistentes y agradecer al cardenal Vallini su visita, Mons. Lorca Planes recordó que la Cruz de Cristo es la meta de la peregrinación en este Año Jubilar, informó la Diócesis de Cartagena. “Caravaca de la Cruz es una ciudad privilegiada, porque guarda un tesoro, el tesoro del alcance del amor y de la misericordia de Dios, ¡un amor hasta la Cruz! Precisamente, en esta Cruz que besamos, es donde estuvo clavado el Salvador del mundo”.

5


Mirada

Por su parte, el comisario del Año Jubilar y párroco de El Salvador de Caravaca, Jesús Aguilar, leyó la carta enviada por Nunciatura Apostólica con un mensaje del Santo Padre. El Papa Francisco animaba a los presentes “a vivir este tiempo de gracia para que, contemplando el Misterio de la Encarnación y del sacrificio redentor de nuestro Señor Jesucristo en la cruz, los confirme en la fe, la esperanza y el amor”. El Obispo de Cartagena indicó al Vicario de Roma que las limosnas de los peregrinos recogidas durante este Año Jubilar tendrán dos destinos: una parte se enviará a la Santa Sede, para que el Papa disponga según las necesidades de la Iglesia, y la otra se destinará a Proyecto Hombre en la comarca del Noroeste de la Región de Murcia. INDULGENCIA PLENARIA Los días en que podrá obtenerse Indulgencia Plenaria son el 3 de mayo, festividad del hallazgo de la Cruz, el 14 de septiembre, festividad de la exaltación de la cruz, y en las celebraciones de apertura y clausura del Año Jubilar. También podrá obtenerse esta Indulgencia concedida por la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede una vez al día que libremente elijan los fieles, cuando se peregrina por devoción en grupos al santuario, y en los días en que el obispo presida algún rito solemne.

6

Asimismo, para recibir la gracia del Jubileo se requiere visita y participación en cualquier celebración en el santuario de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, con la devoción e intención de ganar el Jubileo y rezar por las intenciones del Santo Padre, es decir, que no se obtiene el Jubileo con la mera visita turística. En caso de no poder participar en una celebración, es suficiente la visita al Santuario y la recitación de una oración por la paz del mundo e intenciones del Santo Padre. También es necesario para obtener la Indulgencia Plenaria la confesión sacramental y la comunión eucarística. PEREGRINACIONES Viajes San Cecilio, del Arzobispado de Granada, está trabajando en la organización de peregrinaciones al santuario en Caravaca de la Cruz, donde el grupo podrá obtener este Jubileo. Para consultar fechas e itinerarios las personas interesadas pueden ponerse en contacto en el teléfono 958-21-59-09, info@viajessancecilio.com y en la web www.viajesancecilio.com. Asimismo, se espera que la Diócesis de Guadix organice también peregrinaciones para favorecer a sus diocesanos la obtención de la Indulgencia Plenaria con motivo de este Año Santo.


Mirada Celebración de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado en la diócesis

La Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado 2017 se celebrará el domingo 15 de enero bajo el lema: Menores migrantes vulnerables y sin voz. A cargo de la Delegación de Migraciones de la Archidiócesis de Granada esta Jornada Mundial por los menores emigrantes y refugiados se celebrará el próximo domingo en todas las parroquias de la diócesis invitando a la solidaridad y acogida de estos niños que sufren el abandono y la soledad como resultado de la huida de sus países natales en conflicto. El Papa Francisco en un mensaje publicado con motivo de la Jornada, llama a la Iglesia a fijar la mirada en esta situación: ”Deseo llamar la atención sobre la realidad de los emigrantes menores de edad, especialmente los que están solos, instando a todos a hacerse cargo de los niños, que se encuentran desprotegidos por tres motivos: porque son menores, extranjeros e indefensos; por diversas razones, son forzados a vivir lejos de su tierra natal y separados del afecto de su familia”, afirmó.

Proyecto País El Proyecto País es una iniciativa a cargo de la Pastoral de Migraciones de la Archidiócesis que presta asistencia y acogida a jóvenes y madres con niños de origen subsahariano en pisos sostenidos con el apoyo de Cáritas y otros movimientos religiosos presentes en nuestra diócesis. “Queremos promover los derechos e integración de los emigrantes prestando especialmente atención a la vulnerabilidad de los niños. Con las palabras del Papa para la próxima Jornada Mundial del Emigrante recordamos que quién acoge a un niño, acoge a Cristo”, resaltó el delegado de migraciones, Manuel Velázquez. Para ser colaborador o voluntario del Proyecto País se puede contactar con la Delegación de Migraciones llamando al 958 16 25 14. Ver vídeo de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2017

7


Mirada La televisión local de Baza retransmitirá los sábados la Misa desde La Piedad

La televisión local de Baza, Doce TV, va retrasmitir todos los sábados la Misa y la sabatina y lo va a hacer en directo. Las retransmisiones tendrán lugar desde el templo de la Patrona de Baza, la Virgen de la Piedad, y comenzarán este sábado 14 de enero, fruto de un convenio entre Doce TV y el obispado accitano. De esta manera, se pretende facilitar que los ancianos y los enfermos, que tienen más dificultades para desplazarse hasta el templo, puedan participar de estos actos litúrgicos y de la devoción a la Virgen de la Piedad. Han sido los mismos usuarios del canal de televisión los que han solicitado dichas retrasmisiones. Y, felizmente, Doce TV ha asumido el reto. Desde el templo de la Piedad, su rector, el sacerdote Emilio Fernández, cree que estas retransmisiones van a ayudar a muchos bastetanos a vivir su devoción a la Virgen de la Piedad.

todos los sábados desde la Iglesia de la Piedad la Santa Misa y el Oficio de la Sabatina, debido a una demanda de los clientes, especialmente enfermos e impedidos, que, de esta manera, podrían seguir los oficios religiosos desde sus hogares. Esta solicitud fue trasladada por el Rector del Templo al Obispado de Guadix, quien autorizaba dichas retransmisiones, para lo cual se requería la firma de un convenio entre ambas partes, el Obispado y Vivacable, cuya redacción ha sido elaborada por la Delegación Diocesana de Medios de Comunicación. Las retransmisiones, desde la Iglesia de la Piedad, serán a partir de las primeras vísperas del Segundo Domingo del Tiempo Ordinario, sábado 14 de enero (todos los sábados que haya celebraciones de la Eucaristía), en el horario ordinario parroquial, a las 19:30 horas, en otoño-invierno, y a las 20 horas, en primavera-verano.

Fruto de un convenio Antonio Gómez Al finalizar el mes de agosto, la Directora de Vivacable en Baza, Luisa López, proponía y solicitaba al Rector de la Iglesia de la Piedad, D. Emilio José Fernández, que la televisión local de Baza, Doce TV pudiera retransmitir

8


Mirada AGENDA

• Curso monográfico de Mariología. Organizado por el Movimiento Cursillos de Cristiandad de Granada. Las clases se imparten todos los lunes del 16 de enero al 6 de marzo, de 19 a 20 horas, en el Seminario Menor Virgen de Nazaret. D. Miguel Ángel Morell, Consiliario del Movimiento, impartirá el curso. Inscripciones: 620-310-436. • Mater Christi. Retiro el día 21 de 17:30 a 19:30 horas en el convento de las Siervas del Evangelio (C/ Obispos Hurtado, 6). Más información en el teléfono 958-162-799. • Ntra. Sra. de los Dolores. La cofradía celebra el domingo día 15 a las 11 horas sus cultos mensuales en honor a su Titular, en la parroquia de San Pedro y San Pablo, con la participación en la Santa Misa que presidirá su consiliario D. José Gabriel Martín Rodríguez. Los cantos de la celebración estarán animados por el coro de la Hermandad y la Eucaristía finalizará con el canto de la Salve a la Virgen de los Dolo-

res 
Una vez finalizada la Eucaristía, el Cuerpo de Hermanos Costaleros de la Real Cofradía hará entrega de las distinciones de Costaleros de Honor. El acto finalizará con la realización de la primera levantá. • CC. Nuevo Inicio. Exposición Bajo el signo del crismón. Los orígenes del cristianismo a través del cómic, organizado por el Centro Cultural Nuevo Inicio del Arzobispado, en colaboración con el Centro de Estudios Bizantinos, Neogriegos y Chipriotas de Granada, la Univesidad de Almería y el Grupo Universitario de Investigación Ciudades Antiguas, Turismo y Sostenibilidad. La muestra se inaugura el día 20 a las 19:30 horas en el Edificio de la Curia Metropolitana (Plaza Alonso Cano). Podrá visitarse gratuitamente hasta el 28 de abril, en horario de 10 a 13:30 horas de lunes a viernes, con posibilidad de visitas guiadas previa petición. • Vídeo del Papa. La intención universal del vídeo del Papa para el mes de enero es rezar por la unidad de los cristianos y su común compromiso por la paz. El vídeo está disponible en nuestra web www.archidiocesisgranada.es.

9


Textos

El escándalo del Cristo Roto Del horroroso escándalo de la división surgirá un día victoriosa, bajo la presión de la oración, la Unidad total, es decir, la Unidad visible. Para que este día llegue se necesita una oración universal, ardiente, ansiosa, ininterrumpida. La oración de todos los cristianos por la Unidad no sería lo que es, si todos, católicos y no-católicos, se hubiesen dado cuenta en el fondo de su alma del horroroso escándalo de sus separaciones ante las miradas de los incrédulos que buscan, de los ateos que se burlan, de los paganos que vacilan y se desorientan frente a los misioneros frecuentemente heroicos pero divididos hasta la oposición, ante el mundo moderno desconcertado cuya vida exuberante y desordenada exige oscuramente el mensaje evangélico del Amor, el único que es capaz de organizarlo en la armonía de la paz. La humanidad en peligro de muerte se detiene ansiosa ante los cristianos divididos que ofrecen a sus miradas inseguras el espectáculo de un Cristo aparentemente “roto”. Si volvemos nuestra vista atrás, ¿no comprobamos que los “siglos de hierro” han coincidido con la se-

10

Paul Couturier

paración del Oriente consumada en 1504, y que el Renacimiento pagano coincidió con la separación del protestantismo y la del anglicanismo? ¿Hubiera podido mantenerse la persistencia milenaria, o varias veces secular, de estas rupturas si hubiera sobreabundado la oración y la caridad de todos los cristianos? Nosotros los católicos deberíamos más que nadie sentir el dolor del escándalo dado al mundo por la división de la cristiandad, y marchar en cabeza por el camino de la caridad comprensiva y expiativa por medio de la humildad, de la oración y de la penitencia. Sólo el sufrimiento de la desunión puede abrir los corazones de todos los cristianos y hacer que presten atención al dolor escondido en la oración que Cristo dirigía a su Padre en la noche de la Santa Cena: “No ruego sólo por éstos, sino también por aquéllos que, por medio de su palabra, creerán en mí. Que todos sean uno. Como Tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que Tú me has enviado” (Jn 17, 20-21). Su oración debe venir desde esta noche lejana a cada una de nuestras almas para que él la repita en nosotros, porque él es el Eterno siempre vivo.


aFondo

El amor de Cristo nos apremia Unidad de los cristianos La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos de 2017 tiene lugar en el año en que se conmemora el 500 aniversario de la Reforma. Ofrecemos el Mensaje de los Obispos españoles de la Comisión de Relaciones Interconfesionales, que preside nuestro Arzobispo Mons. Javier Martínez, en el marco de dicha efeméride.

preparando desde hace ya varios años, sobre todo por parte de la Iglesia evangélica de Alemania, que ha querido también involucrar a sus interlocutores ecuménicos, incluida la Iglesia católica. El consenso al que se ha llegado para poder conmemorar juntos este aniversario es que sea una celebración de Cristo y de su obra reconciliadora.

Según muchas crónicas, el 31 de octubre de 1517 el monje agustino alemán Martín Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg, dando así inicio a un proceso que llevó tristemente a la división del cristianismo occidental. La conmemoración de este acontecimiento se ha venido

En este sentido, se invita a las distintas Iglesias y comunidades eclesiales a dar gracias a Dios por los dones espirituales y teológicos de la Reforma, pero también al arrepentimiento por la división causada y mantenida en el Cuerpo de Cristo y los demás pecados cometidos, y a fortalecer nuestro testimonio co

11


aFondo mún del Evangelio de la misericordia en el mundo y nuestro compromiso de caminar juntos en el futuro. Una de las notas más destacables de este centenario es que tiene lugar por primera vez en una época ecuménica, después de años de diálogo y de varios acuerdos teológicos alcanzados en temas importantes, habiéndose hecho un importante esfuerzo por dejar atrás la mutua desconfianza y las lecturas parciales y tendenciosas de la historia. Por todo esto, los católicos somos invitados a conmemorar conjuntamente este aniversario con nuestros hermanos de las Iglesias y comunidades eclesiales surgidas de la Reforma. Por otro lado, la labor de la Comisión Luterano-Católico Romana sobre la Unidad se ha plasmado en el documento Del conflicto a la comunión, conmemoración conjunta luterano-católico romana de la Reforma en el 2017, que tiene un anexo con una propuesta para una Oración común. El trabajo de esta Comisión y los documentos que ha promulgado han sido el marco que ha impulsado y dado forma al reciente viaje apostólico del papa Francisco a Suecia, en el que, en la catedral luterana de Lund, el papa y el obispo Munib Yunan, presidente de la Federación Luterana Mundial, firmaron el pasado 31 de octubre una declaración conjunta que afirmaba, entre otras cosas, lo siguiente: Aunque estamos agradecidos profundamente por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma, también reconocemos y lamentamos ante Cristo que luteranos y católicos hayamos dañado la unidad visible de la Iglesia. Las diferencias teológicas estuvieron acompañadas por el prejuicio y por los conflictos, y la religión fue instrumentalizada con fines políticos. Nuestra fe común en Jesucristo y nuestro bautismo nos piden una conversión permanente, para que dejemos atrás los desacuerdos históricos y los conflictos que obstruyen el ministerio de la reconciliación. Aunque el pasado no puede ser cambiado, lo que se recuerda y cómo se recuerda puede ser trasformado. Rezamos por la curación de nuestras heridas y de la memoria, que nublan nuestra visión recíproca. Rechazamos de manera enérgica todo odio y violencia, pasada y presente, especialmente la cometida en nombre de la religión. Hoy escuchamos el mandamiento de Dios de dejar de lado cualquier conflicto. Reconocemos que somos liberados por gracia para caminar hacia la comunión, a la que Dios nos llama constantemente. En este espíritu celebramos este año la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, esa cita anual que nos damos los creyentes en Cristo para orar por la plena unidad visible de la Iglesia según el deseo

12


aFondo

del Señor. Los materiales de este año, propuestos a todos los creyentes en Cristo por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Comisión “Fe y Constitución” del Consejo Mundial de Iglesias, han sido elaborados inicialmente por un grupo alemán que se ha inspirado en un pasaje del capítulo quinto de la segunda carta de san Pablo a los Corintios (2 Cor 5, 14-20). En este texto el Apóstol habla de la obra reconciliadora de Dios por medio de la muerte de Jesucristo y del cambio que se produce en los que viven “en Cristo” que se transforman en una nueva criatura, de la gracia e iniciativa de Dios y del amor de Cristo que nos apremia a ser embajadores de reconciliación. Es un pasaje denso y de hondo significado teológico y espiritual, que se nos va desgranando en las meditaciones propuestas para cada día del Octavario, de modo que podamos acoger y vivir esta buena noticia de la reconciliación con Dios y entre nosotros. Los obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales, al servicio de los obispos de las diócesis españolas, ponemos a su disposición estos materiales que se nos proponen y que están pensados para ser utilizados durante el Octavario, pero también a lo largo de todo el año, tanto en la oración personal como en la plegaria comunitaria.

ración conjunta con su santidad Karekin II, patriarca supremo y catholicós de todos los armenios; su difícil viaje a Georgia en el mes de septiembre y el encuentro con su santidad y beatitud Elías II, catholicós y patriarca de toda Georgia. De los seis viajes apostólicos del papa Francisco fuera de Italia en 2016, cinco tuvieron un marcado carácter ecuménico. Junto a estos viajes, en el año pasado también han visto la luz importantes documentos, con frecuencia fruto del trabajo de muchos años, como el de la Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa, titulado: Hacia una comprensión común de la sinodalidad y la primacía al servicio de la unidad de la Iglesia. También cabe señalar la declaración conjunta de anglicanos y católicos a favor de un “ecumenismo audaz y real”, firmada por el papa Francisco y su gracia Justin Welby, arzobispo de Canterbury, en la Iglesia romana de san Andrés y san Gregorio en el Monte Celio el pasado 5 de octubre.

El año transcurrido ha estado repleto de acontecimientos ecuménicos en la Iglesia universal, lo que demuestra que la unidad de los cristianos es una de las prioridades del papa Francisco. Entre ellos podemos mencionar el viaje del Santo Padre a la isla griega de Lesbos el pasado mes de abril, recibido por su santidad Bartolomé, patriarca ecuménico de Constantinopla; su viaje a Armenia en el mes de junio, participando en la divina liturgia en Echmiadzín y firmando una decla-

13


aFondo

Comisión Episcopal de Relaciones Internacionales, presidida por Mons. Javier Martínez.

De todos estos acontecimientos y documentos del año pasado, queremos destacar dos que nos parecen de mucha importancia a la hora de indicar un camino para el futuro. Uno de ellos es el encuentro del papa Francisco con el patriarca Kiril en La Habana el pasado 12 de febrero. Más allá de la declaración conjunta que se firmó, este primer encuentro oficial entre el sucesor de Pedro y el patriarca de Moscú y de todas las Rusias constituye un sólido fundamento para nuestra esperanza de que el restablecimiento de la plena comunión con las Iglesias ortodoxas esté más próximo. Es también digno de nota el hecho de que uno de los motivos principales que llevó a organizar este encuentro entre el papa Francisco y el patriarca Kiril fue la persecución que están sufriendo los cristianos en muchos países. El segundo acontecimiento ha sido la celebración tan esperada y preparada durante muchos años del Santo y Gran Concilio de la Iglesia Ortodoxa en Creta el pasado mes de junio. Los obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales felicitamos a nuestras Iglesias hermanas por la celebración de esta importante reunión que concreta y hace visible la sinodalidad de toda la Iglesia. Los documentos promulgados por este Concilio, especialmente el que trata “las relaciones de la Iglesia ortodoxa con el resto del mundo cristiano”, nos impulsan a comprometernos con más fuerza en los diá-

14

logos ecuménicos en sus distintos niveles para llegar pronto a un mutuo reconocimiento de la validez de los sacramentos y del ministerio eclesial. En el ámbito del diálogo interreligioso que tanta importancia tiene en nuestro mundo globalizado y lleno de conflictos, nos limitamos a destacar la trascendencia de la Jornada de Oración por la Paz, que se celebró el pasado 20 de septiembre en Asís, convocada por el papa Francisco con el lema Sed de paz. Religiones y culturas en diálogo. Este encuentro interreligioso se ha celebrado en lo que se ha venido a llamar “el espíritu de Asís”, que inició proféticamente san Juan Pablo II cuando convocó hace 30 años en la ciudad de san Francisco a los líderes religiosos para rezar por la paz y que el papa Benedicto XVI también impulsó en 2011, a los 25 años del primer encuentro, volviendo a convocarlo con el lema Peregrinos de la verdad, peregrinos de la paz. La Jornada del pasado mes de septiembre tuvo dos momentos destacados: la oración ecuménica en la basílica inferior de san Francisco y el encuentro interreligioso en la plaza delante de la basílica. En ellos el papa Francisco habló del “paganismo de la indiferencia” que hace que apeguemos el grito de socorro de las víctimas de las guerras y de la violencia, su sed, con la misma frialdad con la que se cambia el canal de la televisión. Afirmó que “sólo la paz es santa. ¡Sólo la paz es santa, no la guerra!”. En el llamamiento


aFondo que firmaron los representantes religiosos presentes en el encuentro se afirma lo siguiente: Quien invoca el nombre de Dios para justificar el terrorismo, la violencia y la guerra, no sigue el camino de Dios: la guerra en nombre de la religión es una guerra contra la religión misma. Con total convicción, reafirmamos por tanto que la violencia y el terrorismo se oponen al verdadero espíritu religioso. Hacemos nuestras estas palabras del llamamiento firmado en Asís el pasado 20 de septiembre y que nos animan a intensificar el diálogo interreligioso también en España. Hoy, muchos de los que padecen el terrorismo, la violencia y la guerra son cristianos de distintas confesiones que viven en regiones que fueron la cuna del cristianismo, en las que durante siglos hubo una convivencia pacífica y mutuamente enriquecedora entre personas de distintas religiones. Es el “ecumenismo de la sangre” del que habla el papa Francisco. El siglo pasado fue un siglo de mártires, un siglo de testigos de la misericordia en un mundo inmisericorde, de inocentes que entregaron su vida como el Cordero sin mancha que

quita el pecado del mundo. Los totalitarismos ateos del siglo XX, negando a Dios socavaban a la vez la dignidad de todo ser humano. Hoy esas mismas amenazas renacen en la forma de nihilismo y de un fanatismo disfrazado de religión. Mientras hacemos un llamamiento para que cese la persecución de los cristianos y para que se haga todo lo posible para socorrer y ayudar a estos hermanos nuestros que sufren en sus regiones, también animamos a que abramos el corazón y nuestras casas a la acogida generosa de las personas y familias que huyen de la guerra y de la violencia. ¡Que esta Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2017 impulse nuestro camino hacia la plena unidad visible de la única Iglesia de Cristo y nuestro compromiso a favor de la paz! Los obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales

15


aFondo El texto 2 Cor 5, 14-20 da forma a las reflexiones de los ocho días, que desarrollan algunas de las enseñanzas teológicas de los diferentes versículos, como sigue: Día 1: Uno murió por todos Día 2: Ya no vivan más para sí mismos Día 3: A nadie valoramos con criterios humanos Día 4: Lo viejo ha pasado Día 5: Una nueva realidad está presente Día 6: Dios nos ha reconciliado con él Día 7: El ministerio de la reconciliación Día 8: Reconciliados con Dios En la celebración ecuménica, el hecho de que Dios ha reconciliado consigo el mundo es motivo para celebrar. Pero esto también tiene que incluir nuestra confesión de pecado antes de escuchar la proclamación de la Palabra y beber del profundo pozo de la misericordia de Dios. Sólo entonces podremos dar testimonio ante el mundo de que la reconciliación es posible.

EucaristíaS y celebraciones ecuménicas en Granada con motivo del octavario

EucaristíaS Y ACTOS ECUMÉNICOS • Lunes 16, a las 19:30 horas, parroquia de San Emilio •Miércoles 18, a las 19 horas, en la parroquia de San Agustín •Jueves, 19, a las 20:30 horas, en la iglesia de San Francisco

CELEBRACIONES ECUMÉNICAS • Lunes 16, a las 20:15 horas en la parroquia de San Emilio • Jueves 19, a las 20:30 horas, en la iglesia de San Francisco • Sábado 21, a las 19 horas, en la Iglesia Evangélica Española

• Viernes 20, a las 19 horas, parroquia de San Rafael • Lunes 23, a las 19 horas, en la iglesia Espíritu Santo • Domingo 22, a las 13 horas, en la parroquia Nuestra Señora de las Angustias • Miércoles 25, 8 horas en la Casa de post noviciado de Salesianos

16

• Martes 24, a las 20 horas, en el Seminario Mayor


Cultura

Testigos cristianos en el Japón del siglo XVII La película Silencio se presentó a finales de noviembre en Roma ante 400 jesuitas, en una proyección especial. Uno de los invitados fue el jesuita estadounidense James Martin, que asesoró a los actores antes del rodaje. Después de ver la película, Martin la calificó de “obra maestra, que muestra a la perfección las complejidades de la fe y el viaje espiritual de los hombres”. Según el jesuita “conectará con la gente, creyentes y no creyentes”. La película está basada en la novela homónima escrita por Shüsaku Endo y ambientada en la segunda mitad del siglo XVII. Narra las aventuras de dos jesuitas que son enviados a Japón al llegar a Roma. El P. Cristóvão Ferreira (Liam Neeson, en el film), misionero portugués, tras ser torturado, ha renegado de su fe. Los dos jóvenes jesuitas -P. Sebastiao Rodrigues (Andrew Gardfield) y Francisco Garupe (Adam Driver)- sufrirán en sus propias carnes la persecución y los suplicios a los que se vieron sometidos numerosos cristianos de Japón en aquella época.

“Silencio”

El film se sitúa en un contexto histórico real: sakoku o nación cerrada. Una época de la historia del país que se caracterizó por el cierre del país a cualquier influencia. Este periodo duró desde mediados del siglo XVI hasta mediados del siglo XIX. Tres siglos en los que las relaciones comerciales con el exterior fueron mínimas y en los que la persecución contra los cristianos fue absoluta. Silencio, novela publicada en 1966 por el escritor japonés Shüsaku Endo, fue reconocida ese mismo año con el premio Tanizaki, uno de los más prestigiosos galardones literarios japoneses. Es el trabajo más conocido de su autor, y suele citarse como su obra maestra. Shüsaku End es uno de los grandes escritores japoneses del siglo XX, con la particularidad de ser cristiano católico, religión en la que fue bautizado a los once años por deseo de su madre, en un país en el que la población cristiana no llega al 1%. Fue presidente del Pen Club japonés y su nombre sonó en numerosas ocasiones como candidato a recibir el Premio Nobel de Literatura. La religión es un tema presente en varias de sus obras.

17


Cultura Tu gracia vale más que la vida En un momento histórico en el que los cristianos vuelven a ser brutalmente perseguidos y cruelmente asesinados, casi 2.000 años después de los circos de Roma, es de agradecer que una película ponga sobre el tapete esta cuestión a la que tantos no quieren mirar. Martin Scorsese lleva a la pantalla una adaptación de Silencio, la novela histórica del católico japonés Shusaku Endo, publicada en 1966, sobre los misioneros jesuitas portugueses en el Japón del siglo XVII. La trama principal gira en torno al personaje real de Cristóbal Ferreira, un jesuita que apostató públicamente tras sufrir torturas y ver morir a sus compañeros. La novela –y la película– siguen los pasos del padre Rodrigues, un joven jesuita que viaja desde Macao a Japón para averiguar qué ha sido de Ferreira, su antiguo maestro, y ayudar a los cristianos perseguidos. Scorsese leyó la novela en 1989 y un año más tarde compró los derechos para adaptarla al cine. Desde entonces ha estado en su cabeza dando vueltas, tomando forma, hasta que finalmente se ha podido rodar y estrenar. Al margen de la historia, como aventura o peripecia dramática, a Scorsese le interesaba sobre todo reflexionar sobre algunas cuestiones relativas a la fe, a la gracia, a la redención. Y este terrible episodio le permitía hacerlo de una forma muy personal. Silencio es un largometraje crepuscular, muy largo (160 minutos), lento, muy contemplativo…, incluso lánguido a pesar de lo impactante e hiriente de muchas imágenes. Refleja la miseria silenciosa en la que eran obligados a vivir tantos japoneses cristianos perseguidos que podían ser asesinados en cualquier momento. Unos cristianos sencillos, muy pobres, desclasados, desprotegidos, y a los que solo se les pedía un gesto muy sencillo: que pisaran un cuadrito de estaño en el que se representaba a Cristo. Por no hacer eso se les torturaba hasta morir. Pero también el filme nos muestra a cristianos que sucumben, apostatan por miedo al dolor, y que luego se acercan a la confesión buscando la misericordia de Dios. Porque Scorsese levanta la película sobre dos pilares: la fragilidad humana –tema que trató polémicamente en La última tentación de Cristo– y la gracia, que siempre está ahí, a pesar de todo, disponible, inagotable.

18

Son muy interesantes las conversaciones entre el padre Rodrigues (Andrew Garfield) y los japoneses, el inquisidor y su ayudante, que tratan de minar la fe del jesuita por la vía del discurso racional. Sin embargo, parece que la argumentación del jesuita no está a la altura apologética que se podría esperar, y no trasmite con fuerza la novedad del anuncio cristiano. Esa carencia es característica de casi todos los cristianos que salen en el filme, y que no contagian ninguna alegría o esperanza presente. Más bien parecen tristes resignados con la desgracia que les ha tocado en suerte, y no brilla en ellos el consuelo del Resucitado. Esta es quizá la principal deficiencia de un filme imponente, profundo, honesto, aunque también frío y desabrido, como todas las películas de Martin Scorsese. Imprescindible. Juan Orellana Publicado en Alfa y Omega


Testimonio

Padre e hijo, Rafael y Jaime Calatrava

Padre e hijo unidos en el testimonio Mártires en de Cristo en el martirio Almería (I)

El pasado 7 de noviembre, en el contexto de la Jornada martirial, se leyó el listado de los mártires de Almería que van a ser beatificados, una vez que así lo ha decretado el Santo Padre y tras años de estudio de la Causa y pormenorizado examen de la misma. Los mártires incluidos en la Causa José Álvarez Benavides y de la Torre y 114 compañeros muertos en odio a la fe serán beatificados en la Diócesis de Almería en fecha cercana. Entre los beatificados se encuentran algunos mártires de origen granadino. Iniciamos la serie de estos mártires para acercarnos a su vida y su entrega a Cristo hasta la muerte.

Siervo de Dios Rafael Calatrava Ros

Bautizado en la almeriense parroquia de san Pedro, D. Rafael Calatrava Rosa, nacido en Almería el 9 de agosto de 1888, se doctoró en Derecho en la Universidad de Granada. Abogado ejemplar y respetado por sus colegas, publicó algunas obras que muestran su gran saber. Más lo que verdaderamente lo distinguía

era su compromiso vital para con la justicia, sin reparar en sacrificios y siempre desde la humildad. Muy devoto de la Santísima Virgen y de santa Teresa de Jesús, perteneció a la Adoración Nocturna. Auténtico caballero cristiano, era íntimo amigo del Siervo de Dios don José Álvarez Benavides de la Torre. Junto a éste y a otros distinguidos católicos se ocupó, por disposición de los Prelados, del Monte de Piedad del Obispado. El once de septiembre de 1911 casó con doña Carmen Romero Martínez – Carrasco en la Iglesia Parroquial de santa Escolástica de Granada. En sus veinticinco años de amor matrimonial, formaron una familia de once hijos que fueron Iglesia doméstica. Al inicio de la Persecución Religiosa fue detenido junto a su hijo, el Siervo de Dios don Jaime Calatrava Romero, y sufrieron juntos prisión. Ya que su hijo se negó a separarse de él, también unidos dieron testimonio de Cristo en el martirio. El Siervo de Dios tenía cuarenta y cuatro años.

19


Testimonio Su hija doña Concepción recordaba así a su padre: “Mi padre era un hombre muy recto, muy caballero, le teníamos mucho cariño. Como cristiano puedo decir que era un católico practicante convencido. Tenía caridad con el prójimo; era buen esposo, buen padre, daba muchas limosnas a los pobres, pero no alardeaba por ello. En la Persecución no se acobardó; al contrario, pudo esconderse y no lo hizo. Se entregó dócilmente y con gran valentía soportó la prisión y el martirio”. Encontró la muerte en el martirio el 25 de septiembre de 1936 en Tahal. Siervo de Dios Jaime Calatrava Romero

Nacido en Granada el 20 de diciembre de 1913, en una familia auténticamente cristiana, como monaguillo se ganó la admiración de todos por su piedad y simpatía. La devoción a la Santísima Virgen del Mar, patrona de Almería, marcó su existencia. Ni un solo día dejó de acudir a su Santuario para encomendarse a la Madre de Dios. Despierto e inteligente, comenzó sus brillantes estudios en el Colegio de la Salle. En la Universidad de Granada se licenció en Derecho, trabajando desde entonces como abogado en el despacho de su padre. En los difíciles tiempos de la II República fundó la Asociación de Estudiantes Católicos e ingresó en la Acción Católica para promover la evangelización. Como adorador

20

nocturno, tomaba de la Eucaristía las fuerzas para su incesante apostolado. Vinculado a los Padres Dominicos, ingresó en el noviciado de Almagro pero descubrió que su auténtica vocación era el matrimonio. El uno de febrero de 1936 contrajo matrimonio con doña Elvira Enciso Reynaldo en la Iglesia Parroquial de Santiago de Almería. Detenido junto a su padre, el Siervo de Dios don Rafael Calatrava Ros, sufrieron prisión junto a los Beatos Ventaja y Medina Olmos. El veintiséis de septiembre sucedió lo que recordaba un testigo ocular: “Por referencias recogidas de los que sobrevivieron al martirio en el barco prisión Astoy Mendi, el Siervo de Dios no iba en la lista de esa saca, pero al escuchar el nombre de su padre se levantó para acompañarlo a donde fuera trasladado. Le dijeron que a él no le habían nombrado, a lo que Jaime respondió: ‘No importa, yo voy donde vaya mi padre’. Le dijeron: ‘No te conviene’, pero él contestó: ‘No importa’. Los condujeron juntos a los pozos de Tabernas donde fueron martirizados. No hubo juicio ni defensa, sólo matar”. Fue asesinado el 26 de septiembre de 1936 en Tahal. Tenía veintidós años y sólo había transcurrido medio año desde su enlace. Su esposa, doña Elvira, se encontraba embarazada del primer hijo del matrimonio.


SignoyGracia

Vivir la Eucaristía

Redemptionis Sacramentum

La instrucción Redemptionis Sacramentum, describe detalladamente cómo debe celebrarse la Eucaristía y lo que puede considerarse como “abuso grave” durante la celebración.

Se debe recordar que la fuerza de la acción litúrgica no está en el cambio frecuente de los ritos, sino, verdaderamente, en profundizar en la palabra de Dios y en el misterio que se celebra.

Una vez que hemos finalizado el tiempo de Adviento y las fiestas navideñas, volvemos a retomar el comentario a la instrucción Redemptionis Sacramentum.

Conviene que se distribuyan y realicen entre varios las tareas o las diversas partes de una misma tarea.

La participación de los laicos en la Eucaristía

La participación de los fieles laicos en la celebración de la Eucaristía, y en los otros ritos de la Iglesia, no puede equivaler a una mera presencia, más o menos pasiva, sino que se debe valorar como un verdadero ejercicio de la fe y la dignidad bautismal.

Se alienta la participación de lectores y acólitos que estén debidamente preparados y sean recomendable por su vida cristiana, fe, costumbres y fidelidad hacia el Magisterio de la Iglesia. Se alienta la presencia de niños o jóvenes monaguillos que realicen un servicio junto al altar, como acólitos, y reciban una catequesis conveniente, adaptada a su capacidad, sobre esta tarea.

21


SignoyGracia

La celebración correcta de la Santa Misa

La Plegaria Eucarística

La materia de la Santísima Eucaristía el pan a consagrar debe ser ázimo, de sólo trigo y hecho recientemente.

Sólo se pueden utilizar las Plegarias Eucarísticas del Misal Romano o las aprobadas por la Sede Apostólica. Los sacerdotes no tienen el derecho de componer plegarias eucarísticas, cambiar el texto aprobado por la Iglesia, ni utilizar otros, compuestos por personas privadas.

No se pueden usar cereales, sustancias diversas del trigo. Es un abuso grave introducir en su fabricación frutas, azúcar o miel. Las hostias deben ser preparadas por personas honestas, expertas en la elaboración y que dispongan de los instrumentos adecuados. Las fracciones del pan eucarístico deben ser repartidas entre los fieles, pero cuando el número de estos excede las fracciones se deben usar sobre todo hostias pequeñas. El vino del Sacrificio debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas. En la celebración se le debe mezclar un poco de agua. No se debe admitir bajo ningún pretexto otras bebidas de cualquier género.

22

Es un abuso hacer que algunas partes de la Plegaria Eucarística sean pronunciadas por el diácono, por un ministro laico, o bien por uno sólo o por todos los fieles juntos. La Plegaria Eucarística debe ser pronunciada en su totalidad, y solamente, por el sacerdote.

Ignacio Fernández González Sacerdote Diócesis Granada


luzdelaPalabra

“Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”

II Domingo del Tiempo Ordinario

Isaías 49, 3. 5-6. Salmo 39 1 Corintios 1, 1-3

porque existía antes que yo. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel”.

Juan 1, 29-34

Y Juan dio testimonio diciendo: “He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo. Y yo lo he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios».

Al día siguiente, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: “Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: Tras de mí viene un hombre que está por delante de mi,

23


luzdelaPalabra

Pecar es buscar la felicidad propia a consta de los demás.

Con este domingo comenzamos lo que se llama el tiempo ordinario. En este tiempo vamos a hacer un recorrido por la vida pública de Jesús, vamos a ir conociendo su Palabra y sus hechos más significativos que nos narran los evangelistas.

Pecar es mentir, quitarles la verdad a otros y poner mi mentira para conservar mi poder. Pecar es fomentar la intolerancia para acabar con la paz social y así cometer todo tipo de injusticias y sembrar odios en la familia, en el trabajo, en la política, en la Iglesia.

El Evangelio de san Juan nos presenta a Juan el Bautista que da testimonio de que Jesús es el Hijo de Dios, que viene a quitar el pecado del mundo.

Pecar es vivir en la oscuridad, alejándonos de los demás y al alejarnos de los hombres nos alejamos también de Dios. Pero el pecado no sólo existen en las personas, existe también en las instituciones, porque las instituciones están formadas por personas.

¿Pero qué es el pecado? Pecado es el mal que podemos hacer, pero también el bien que dejamos de hacer; es hacernos daños a nosotros mismos y a los demás, es lo que destruye la felicidad de nuestra vida y ofende a Dios. Nosotros pecamos cuando nos servimos de nuestro pequeño o gran poder económico, físico, intelectual, sexual, político, para oprimir, dominar y lograr nuestra felicidad a costa de otros. Pecar no es sólo no robar, es también no pagar nuestros impuestos, no pagar nuestras deudas; es quedarme con un dinero que no lo he ganado con mi trabajo. Pecar es subir los precios injustamente. Pecar es darle un puesto de trabajo a un familiar por encima del que lo ha ganado justamente. Pecar es atentar contra la vida, solucionar los problemas con violencia, olvidarme del pobre, del que sufre. Pecar es discriminar a la mujer, practicar la violencia familiar, romper la paz social.

24

Cristo viene a traernos el perdón de Dios, cuando nos reconocemos pecadores y pedimos su ayuda. Cristo viene a quitar el pecado del mundo, es decir, a liberar a la sociedad de las cadenas de la injusticia, de la violencia, de los atentados contra la vida. Como cristianos hemos de estar dispuestos a perdonar y también a promover la paz, el entendimiento entre todos, el progreso social. Cristo viene a ayudarnos en esta difícil tarea. No lo olvidemos, merece la pena quitar el pecado de nosotros y del mundo y vivir en paz con los hermanos, vivir en paz con Dios.

Ignacio Fernández González Sacerdote Diócesis Granada


laPuntada Reflexiones para náufragos

Qué pequeña me parece la tierra cuando miro al cielo San Ignacio de Loyola

25


Fiesta 1174